"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

La Fiscalía solicita 13 años de cárcel para el autor principal de la brutal agresión homófoba de Sitges, que estuvo a punto de costarle la vida a la víctima

El pasado miércoles se celebró en la Audiencia Provincial de Barcelona el juicio contra Abdelhakim E.H., acusado de una gravísima agresión homófoba que en 2016 estuvo a punto de costarle la vida a un joven en Sitges. La Fiscalía pide para él 13 años y medio de prisión, una solicitud que las acusaciones particular y popular (ejercida por el Ayuntamiento de Sitges) elevan a 14 años y medio. Un segundo agresor, menor de edad, fue condenado en 2017 a cuatro años de internamiento en un centro de régimen cerrado, otros tres años de libertad vigilada y el pago de 10.537 euros.

Se trata de una agresión de la que ya hemos dado cuenta en esta página. Los hechos sucedieron el 6 de octubre de 2016, aunque los detalles no se conocieron públicamente hasta unos meses después. Todo empezó cuando en un local de ocio varios jóvenes comenzaron a burlarse de un grupo de amigos gais que se habían desplazado a Sitges. En aquel momento la agresión no fue a más. Pasado el tiempo, ya cuando se había quedado solo y hacía tiempo hasta que saliese el primer tren de la mañana (él se volvía temprano a Barcelona), la casualidad quiso que se encontrase de nuevo con los agresores. Ya solo, decidió refugiarse en la estación, con la esperanza de que la presencia de otras personas le sirviese de protección. No fue así, y de hecho los agresores le siguieron. “Mientras esperaba en un banco, uno de esos chicos se pone a mi lado y me amenaza, justo cuando noto un fuerte golpe por detrás, en mi cabeza. Me levanto mareado y al girar veo mi sangre en una piedra de un palmo que sostenía uno de ellos mientras sonreía”, contó en su momento a El Periódico. Los agresores continuaron arrojándole piedras, golpeándole y dándole patadas.

El joven acabó sobre las vías, aturdido, donde bien pudo morir atropellado poco después. Los agresores robaron además a la víctima el teléfono móvil y la cartera con el dinero. Por fortuna, un tercer joven que los acompañaba y que no participó en la agresión física decidió auxiliarle y junto a otros testigos lo subió al andén. Tras recuperarse de los golpes, la víctima ha continuado sufriendo secuelas físicas (mareos) y psicológicas, de las que poco a poco se recupera.

La Fiscalía pide 13 años de cárcel

La Policía Local de Sitges y los Mossos d’Esquadra lograron identificar a los agresores. Uno de ellos, menor de edad, fue juzgado hace menos de un año. Reconoció los hechos y mostró su conformidad con la pena solicitada por la Fiscalía por un delito de tentativa de homicidio, con el agravante de actuar movido por la orientación sexual de la víctima, y de otro de robo con violencia. Fue condenado a cuatro años de internamiento en un centro de régimen cerrado, otros tres años de libertad vigilada y el pago de 10.537 euros.

Ahora se ha celebrado el juicio contra el agresor mayor de edad, para el que la Fiscalía solicita una pena de 13 años de cárcel por un delito de homicidio en grado de tentativa y robo con violencia con uso de instrumento peligroso. “Te vamos a matar con piedras como matamos a los maricones en nuestro país”, ha asegurado la víctima que le dijeron los agresores, de origen marroquí. La Fiscalía considera suficientemente acreditado el ataque, así como que hubo un concierto previo para la agresión y que la motivación fue la orientación sexual de la víctima, además de destacar que las lesiones, según los forenses, pudieron haber sido mortales.

La defensa admite un delito de lesiones, castigado con tres años y medio de cárcel, pero niega la tentativa de homicidio y la motivación homófoba. Su línea argumental es que antes de la agresión hubo una discusión y que fue el agredido el que hizo primero un gesto violento. Una versión que sin embargo los Mossos d’Esquadra niegan, de acuerdo a las imágenes grabadas por las cámaras de vigilancia. Las acusaciones particular y popular (ejercida en nombre del Ayuntamiento de Sitges) solicitan por su parte que la pena sea de 14 años y medio por los agravantes de abuso de superioridad y discriminación por la orientación sexual.

El Observatori contra l’Homofòbia ha aplaudido que Fiscalía y acusaciones tengan en cuenta la motivación homófoba de la agresión. Su presidente, Eugeni Rodríguez, se ha mostrado satisfecho por la labor que en este caso han desarrollado tanto las administraciones (con el Ayuntamiento de Sitges como acusación popular a la cabeza) como el juez instructor de la causa. “Desde un primer momento todo se hizo bien”, ha declarado. Rodríguez ya solo espera una condena justa.

Veces compartido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido