"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

El cine LGTB del 66º Festival de San Sebastián: críticas de «El ángel», «Las herederas», «Las hijas del fuego», «Marilyn», «Enigma», «Julia y el zorro», «I Hate New York» y «Girl»

Durante los últimos años, el Festival de San Sebastián ha sido un fantástico escaparate para el cine de temática gay, lésbica, trans y queer, ofreciendo a menudo la posibilidad de acercarse antes que nadie a películas que nunca llegan a las salas comerciales. La 66ª edición ha contado con la extraordinaria cinta belga Girl, receptora del Sebastiane a mejor obra LGTB del certamen, de la que ya os hablé a mi paso por el Festival de Toronto, pero las demás comparten lengua: el español. (He esperado hasta hoy para para escribir este artículo porque muchas de las películas que lo integran estarán pronto disponibles, al menos en Madrid.)

La sexagenaria y debutante Ana Brun encarna en Las herederas a una mujer de alta alcurnia de la sociedad paraguaya que debe afrontar al mismo tiempo la partida del dinero que tan cómoda le ha hecho la existencia y la de la mujer con la que se ha acostumbrado a compartirla. De pronto, el sentimiento de soledad aflora y, con él, una crisis existencial que le lleva a explorar sutilmente pasiones largo tiempo contenidas mientras, en el fondo, se mantiene fiel a su acogedora rutina. A través de sutiles gestos llenos de significado, respetuosos primeros planos y encuadres generales que son al tiempo discretos y voyeristas, el también primerizo Marcelo Martinessi (formado, no por casualidad, en el terreno documental) retrata el dolor que a menudo acarrea estar vivo con suma delicadeza, ganándose con sigilo nuestra empatía por un personaje colmado de matices al que no siempre llegamos a entender del todo. La fotografía juega con el fuera de campo y la música extradiegética brilla por su ausencia, vocablo este último que define a la perfección el existir de la protagonista y la puesta en escena confeccionada por quien la mira. Ganadora del Sebastiane Latino, esta película protagonizó anoche la sesión de apertura del LesGaiCineMad, el festival de cine LGTB de Madrid.

El ángel, que llegará a las salas españolas el próximo 31 de octubre, cuenta la historia de Carlitos (carismático Lorenzo Ferro en notable debut), un joven de diecisiete años con fama de estrella de cine, rizos rubios y cara de bebé que se embarca en un disparatado viaje criminal junto al hombre que le atrae, Ramón (Chino Darín, hijo de Ricardo Darín). Debido a la apariencia angelical bajo la que cometió once homicidios, el verdadero Carlitos fue denominado “El ángel de la muerte”; a día de hoy, Carlos Robledo Puch es el preso que más tiempo lleva en prisión en la historia de Argentina (más de 45 años). Tras las series Historia de un clan (2015) y El marginal (2016), Luis Ortega ofrece un explosivo thriller colmado de sarcasmo e irreverencia cuya hipnótica puesta en escena parece hacerse eco de Almodóvar, Scorsese o Tarantino. Resulta algo estridente, pero es difícil apartar la mirada de la pantalla. Por cierto, es la apuesta argentina para los Premios Óscar.

En la cárcel se encuentra también la protagonista real de Marilyn, primer largometraje de Martín Rodríguez Redondo, quien decidió dedicarse a él al no encontrar ninguna producción argentina centrada en un joven trans en pleno proceso de cambio. Y es que en 2009 tuvo lugar en Argentina un dramático suceso en torno a un peón de campo del que es difícil hablar sin hacer spoiler de una película cuyas intenciones son mejores que los resultados. De tono costumbrista y estilo austero, esta nos sumerge en la Argentina profunda con realismo, haciéndonos partícipes del día a día de sus habitantes hasta contagiarnos nosotros mismos de rutina, frustración y anhelo por algo mejor. Walter Rodríguez ofrece un trabajo bastante potente, ganándose la empatía del espectador sin necesidad de grandes aspavientos, pero las acciones de su contradictorio personaje no llegan a tener sentido, desembocando en un final que resulta tan impactante como frustrante.

En la chilena Enigma, otra ópera prima con tintes criminales (de Ignacio Juricic Merillán, en este caso), una mujer (sutil Roxana Campos) recibe la oferta de un programa de televisión sobre misterios sin resolver para participar en el capítulo que contará la historia de su hija, una joven lesbiana asesinada a golpes ocho años (cuyo crimen aún no ha sido resuelto). La protagonista se enfrenta a su familia y a las versiones que cada uno tiene de lo sucedido, mientras decide si participar en el espacio y reencontrarse con quien fue su hija. Juricic y su director de fotografía (Danilo Miranda Cares) arriesgan con curiosas composiciones que elevan el interés de un drama lleno de matices.

Julia y el zorro, segundo trabajo de la argentina Inés María Barrionuevo (Atlántida, 2014) es un bien ensamblado pero demasiado pausado drama sobre una actriz (excelente Umbra Colombo) en proceso de duelo tras la muerte de su marido y una niña (su hija) llena de curiosidad. El relato de un desventurado zorro que, habiendo perdido la cola, aconseja a todos los demás cortarse la suya sólo para compartir la tristeza (algo que la más sabia del clan puntualiza) sirve de introducción para un desconsolado drama romántico-familiar que se antoja tan correcto como olvidable pese a la triste belleza de sus imágenes y el buen hacer de actores cuyos personajes no terminan de llegar a ninguna parte. Potencial, hay; pero falta algo.

Por su parte, Alberta Cari revolucionó la siempre arriesgada sección Zabaltegi Tabakalera del certamen con Las hijas de fuego, producción abiertamente pornográfica que comienza con una mujer masturbándose, sigue con un coito en pareja y, tras irse sumando toda una serie de curiosos personajes femeninos hasta formar una orgía, regresa al placer de la masturbación en forma aún más gráfica. Entretanto, el guion reflexiona sobre la belleza de los cuerpos desiguales y el goce de ellos derivados, elevándose como un impactante canto feminista que, eso sí, llevó a más de uno a dejar la sala tan acalorado como indignado. Forma parte de la programación del recién iniciado LesGaiCineMad.

Por último, I Hate New York, que también podrá verse en el LesGaiCineMad, nos hace partícipes de una década en la vital Nueva York (2007-2017): rodando solo con una cámara doméstica y sin guion, Gustavo Sánchez se adentra en las vidas íntimas de Amanda Lepore, Chloe Dzubillo, Sophia Lamar y T De Long, cuatro mujeres artistas y activistas transgénero de la subcultura underground de la ciudad. Sus testimonios van desvelando poco a poco retazos del extraordinario pasado que formó sus identidades y transformó sus vidas. La cinta busca que el público pase de tener un punto de vista externo a verse emocionalmente implicado en sus destinos y, por momentos, lo consigue.

Concluyo con la belga Girl, repitiéndome, lo admito (ya hablé de ella a su paso por el Festival de Toronto). Esta cinta cuenta la durísima pero esperanzadora historia de una adolescente trans deseosa de llegar cuanto antes hasta el final del proceso de “ser mujer”, siendo incapaz de ser feliz y disfrutar de la vida mientras siga poseyendo resquicios masculinos que llevan a quienes la rodean a no verla tal y como ella quiere ser vista. Victor Polster ofrece una interpretación valiente y sincera que le valió el reconocimiento a “mejor actuación” (sin género) de la sección Una Certain regard de Cannes, donde la cinta también se alzó con el prestigioso FIPRESCI y la cámara de oro a mejor ópera prima para Lukas Dhont, quien ciertamente ha debutado por la puerta grande con un guion honesto y una puesta en escena directa. Por suerte, ya la tenemos en cartelera.

Como ya he avisado, Las herederas, I Hate New York y Las hijas del fuego podrán verse en el LesGaiCineMad, al que me dedicaré en la próxima columna. El ángel pasará pronto por la cartelera española, donde ya puede verse Girl, pero para las demás habrá que esperar, siendo bastante probable que queden relegadas al visionado online. No dejéis de seguirles la pista.

Veces compartido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido