A pesar de algunos pequeños avances en derechos, persiste la criminalización de las relaciones homosexuales en 73 países y territorios del mundo.