Una pareja de lesbianas fue salvajemente agredida en octubre por un hombre y dos mujeres de ideología neonazi, en presencia de la hija menor de una de ellas y del padre enfermo de esta última. El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (MOVILH) ha presentado una querella contra los agresores, que continúan hostigando verbalmente y amenazando a la pareja.

Los hechos ocurrieron el 16 de octubre, cuando  las afectadas atendían su negocio, ubicado en el domicilio que comparten con la hija de una de ellas y el padre de esta en Viña del Mar. Allí se presentaron los agresores, que insultaron a las mujeres, a las que llamaron “lepra de la humanidad” y “mariconas”, efectuando en medio de los insultos y amenazas el saludo fascista y gritando “Heil Hitler”. “¿Quieren que las mate ahora misma mariconas de mierda? ¿Quieren que les raje la  guata mariconas? Ven lo que tengo aquí”, dijo el hombre mientras les mostraba una esvástica tatuada.

En ese momento las mujeres llamaron a la policía. Minutos después salieron a la calle para ver si por fin acudía esta, y fue en ese momento cuando los agresores se abalanzaron sobre ellas propinándoles golpes y puñetazos. Una de ellas perdió brevemente la conciencia. Al recuperarla escuchó la voz de su hija. En ese momento, y frente a la menor, los agresores volvieron a golpearla. El padre de la menor, enfermo de cáncer y que comparte domicilio con las agredidas, intentó defenderlas, pero recibió otro golpe en el vientre. Las dos mujeres agredidas, M.C (de 39 años) y P.A (de 42), sufrieron contusiones, hematomas e incluso una de ellas una fractura facial.

La ideología nazi de los agresores queda fuera de toda duda. Del agresor varón, Felipe Andrés Villarroel, circulan fotografías en las que luce tatuadas tanto la esvástica como la doble S rúnica y muestra armas de fuego y cuchillos en pose amenazante (fotografías que el MOVILH ha recopilado en Flickr). La acción legal ha sido presentada también contra las otras dos agresoras, Claudia Catalina Acevedo y  María Cristina Torres.

Las afectadas denunciaron en su momento la agresión, y Villarroel llegó a estar preso durante algunas semanas, pero según ha informado el presidente del MOVILH, Rolando Jiménez, siguen siendo hostigadas verbalmente y temen por su vida. Villarroel, de hecho, vive a pocos pasos de su propia casa. “Antes de la agresión, ambas teníamos una vida normal, y ahora vivimos atemorizadas. Incluso a veces no podemos abrir nuestro negocio, ya que a pesar de contar con medidas de protección y prohibición de los atacantes de acercase a nosotras o nuestros domicilios, circulan por los alrededores burlándose o diciendo ofensas”, han declarado.

El MOVILH denuncia perfil nazi en Facebook

El MOVILH también ha denunciado un perfil de Facebook donde el denominado “Movimiento de Acción Nacional-Socialista” difunde mensajes homófobos, promueve el racismo y la xenofobia (en especial contra los ciudadanos peruanos) y alaba la figura de Hitler.