"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Isaac Katz, hijo del científico homófobo Jonathan Katz, sale del armario

Hace unos meses contábamos la historia de Jonathan I. Katz, físico estadounidense que fue incluido en un comité de sabios creado para ayudar a controlar el vertido de petróleo en el Golfo de México, y que fue despedido horas después tras hacerse pública su virulenta homofobia. Hoy sabemos que Katz tiene un hijo abiertamente gay.

El científico es autor de escritos como En defensa de la homofobia, en el que se define como “homófobo orgulloso de serlo” y compara a los “sodomitas” con el Ku Klux Klan, acusándolos de querer transmitir deliberadamente el sida a pacientes que necesitan transfusiones. El asunto fue objeto de polémica, incluso entre personas LGTB, que opinaron entonces que quizá lo más importante era contener la marea negra. Otros, en cambio, indicaron que no se trataba de cuestionar el derecho de Katz a ser homófobo, sino de que alguien capaz de anteponer sus convicciones morales a la lógica no sería probablemente la mejor elección. También se ha señalado que, de haberse proclamado como un orgulloso racista o antisemita nunca habría sido seleccionado.

Pues bien, ahora el joven Isaac Katz, de 22 años, hijo de Jonathan I. Katz, ha querido hacer pública su condición de gay, que no reveló a sus propios padres hasta este verano, conmovido por la ola de suicidios de adolescentes gays que azota Estados Unidos.

Katz ha redactado un escrito en el que, con un enfoque positivo y optimista, cuenta su propia historia. Katz se ve con fuerzas, incluso, para hacer cambiar de opinión a su padre. «No puedo cambiar la forma de pensar de mi padre de la noche a la mañana», reconoce. «Sus opiniones, y las de otros homófobos, se sostienen en la creencia de que la homosexualidad no está realmente arraigada en gays y lesbianas, de que alguien que se siente atraído por otra persona de su mismo sexo debería elegir no ser un ‘homosexual practicante’. Es una idea que debería resultar absurda para las personas heterosexuales, a no ser que identifiquen algún periodo en sus propias vidas en el que eligieron ser heteros, y no homosexuales», es una de las ideas que el joven Katz expone.

Un escrito lleno de esperanza que termina con la frase «It gets better» («La cosa mejora»), convertida ya en todo un lema contra el acoso a adolescentes LGTB en Estados Unidos. Como también os contábamos hace unos días, «It gets better» es el nombre del último proyecto del conocido columnista y activista Dan Savage, que ha lanzado un canal en YouTube donde recopilar vídeos de personas LGTB que quieran dirigirse a dichos adolescentes para decirles que no estan solos, y que su situación mejorará después de los difíciles años de la educación secundaria.

Puedes leer la carta completa de Isaac Katz (en inglés) aquí.

Comentarios
  1. Despotorramiento feroz
  2. Rodrigo
  3. Ben Gabirol
  4. Paco
  5. Gay orgulloso de serlo
  6. Policía_Nacional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.