"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Activistas lesbianas de Sudáfrica promueven campaña contra las “violaciones correctivas”

En diversas ocasiones nos hemos referido en dosmanzanas a las “violaciones correctivas” de mujeres lesbianas, crímenes atroces cuya frecuencia se ha incrementado, especialmente en Sudáfrica, en paralelo a la mayor visibilidad lésbica alcanzada en ese país en años recientes. Por eso activistas sudafricanas han promovido una campaña de sensibilización ante esta barbarie y han pedido a las autoridades que tomen cartas en el asunto.

El colectivo lésbico Luleki Sizwe ha movilizado, a través de la plataforma change.org, a más de 170.000 peticionarios de todo el mundo para demandar a las autoridades sudafricanas que dejen de ignorar el problema. Con todo este apoyo detrás, activistas del grupo se han manifestado este lunes ante el Parlamento y han conseguido ser recibidas por representantes del Gobierno sudafricano, a los que han demandado que las “violaciones correctivas” sean consideradas crímenes de odio, y no delitos comunes. Han solicitado además que se desarrolle un plan nacional contra la violencia sexual. La buena noticia es que el Ministerio de Justicia ha coincidido en resaltar la gravedad del problema y se ha comprometido, ante un grupo de representantes del colectivo, a implementar medidas para combatir esta lacra.

Las “violaciones corrrectivas” persiguen un doble objetivo: “curar” a las mujeres lesbianas de las cuales se conoce su homosexualidad y, en último término, “castigarlas”. Según adelantábamos hace unos meses, solo en Ciudad del Cabo se producirían cada semana hasta diez de estas violaciones, que en ocasiones culminan con el asesinato de las víctimas. Lo peor es que muchas de estas agresiones quedan impunes, incluso aunque las mujeres conozcan a sus autores. Con frecuencia la Policía prefiere no investigarlas, y díficilmente llegan a los tribunales.

Y es que la homosexualidad femenina, invisible hasta hace no demasiado tiempo, es percibida como una amenaza a la cultura tradicional por una parte de la sociedad sudafricana, fuertemente machista y homófoba. Una realidad social que contrasta con el avanzado marco jurídico del país, nacido del fin del apartheid, y que garantiza constitucionalmente la no discriminación por razones de orientación sexual.

Veces compartido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido