"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

La iglesia de Escocia se pronuncia oficialmente contra la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo en ese país

La iglesia de Escocia, a través de su comité de asuntos jurídicos, ha expresado una postura oficial contraria a la posible aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo en ese país. La más importante de las confesiones religiosas escocesas, cuya asamblea general aprobó hace varios meses (no sin oposición interna) la posibilidad de ordenar pastores abiertamente homosexuales y que mantengan relaciones estables de pareja, se ha inclinado en esta materia por satisfacer a su sector más conservador.

«La propuesta del Gobierno altera fundamentalmente el matrimonio tal y como se entiende en nuestro país y en nuestra cultura, como una relación entre un hombre y una mujer», expresa la iglesia de Escocia (una iglesia presbiteriana) en un comunicado de respuesta al proceso de discusión abierto por el Gobierno escocés sobre la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo. Para la iglesia de Escocia, abrir el matrimonio a las parejas del mismo sexo tendría «repercusiones en el bienestar de las familias, comunidades e individuos que no han sido adecuadamente consideradas», según el comunicado, que considera que el matrimonio no debe alterarse solo para «acomodarse a los deseos de algunas parejas del mismo sexo». La iglesia de Escocia acompaña dicho posicionamiento, eso sí, de buenas palabras hacia las personas homosexuales -a las que recuerda que acoge como pastores- y condena la homofobia, que considera «pecado».

El comunicado de la iglesia de Escocia, cuya oposición se suma a la de la iglesia católica (ya conocida desde el principio) ha merecido ya una primera valoración negativa por parte de Willie Rennie, líder de los liberaldemócratas escoceses, que ha recordado que varias confesiones religiosas desean poder celebrar matrimonios entre personas del mismo sexo. «¿Si dos personas quieren casarse y una iglesia quiere celebrar el servicio, por qué alguien debería impedirlo?», ha declarado. También un sector de la propia iglesia de Escocia parece molesto con la rotundidad expresada en un documento elaborado por un comité sobre un tema sobre el que la asamblea general, órgano supremo de gobierno de la iglesia, no se ha pronunciado.

Escocia, que forma parte del Reino Unido, dispone actualmente de la misma ley de uniones civiles que Inglaterra y Gales, dado que el Parlamento escocés autorizó en su momento al Parlamento de Londres que legislara en esta materia también para su territorio; pero puede modificar su propia legislación matrimonial. Un proceso que podría producirse pronto en todo el Reino Unido, a tenor del reciente posicionamiento a favor del primer ministro británico, David Cameron.

Una discusión abierta, también en el campo religioso

En Escocia, al igual que en el resto del Reino Unido, la discusión sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo tiene una dimensión religiosa que no se dado en otros países, al existir confesiones minoritarias que sí desean celebrar uniones religiosas entre personas del mismo sexo pero a las que no se les permite hacerlo con validez legal. La actual legislación de uniones civiles, por ejemplo, que otorga a las parejas del mismo sexo derechos similares a los del matrimonio, no permite su celebración en iglesias y templos. Precisamente en estos momentos el Parlamento británico tramita una reforma legal que sí permitiría celebrar uniones civiles en iglesias y que pese a contar con el apoyo del Gobierno está levantando ampollas tanto entre los diputados más conservadores de la Cámara de los Comunes como en la Cámara de los Lores.

Hace pocas semanas, de hecho, un grupo de confesiones religiosas de Escocia (incluyendo por ejemplo a los cuáqueros, que llevan reclamando desde 2009 que el matrimonio religioso entre parejas del mismo sexo sea reconocido civilmente por el Reino Unido) solicitaron al Gobierno escocés que permita la celebración de estos matrimonios. Estas confesiones religiosas consideran que su prohibición supone una “importante intrusión” del estado en la libertad religiosa. También el reverendo David Chillingworth, cabeza de la iglesia episcopaliana escocesa, se ha mostrado públicamente a favor del proceso abierto en Escocia (la iglesia episcopaliana de Escocia es la rama escocesa de la comunión anglicana, y aunque cuenta con muy pocos fieles, no deja de tener peso simbólico).

Veces compartido
Comentarios
  1. Nazareno
  2. Flick
  3. Nazareno
  4. Nazareno
  5. Nazareno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido