"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

El Gobierno de Escocia retrasa su decisión sobre el matrimonio igualitario

Se retrasa la decisión del Gobierno de Escocia, que el pasado 10 de julio debía haber anunciado si promueve o no la apertura del matrimonio a las parejas del mismo sexo una vez finalizado el proceso de consultas. Pese al posicionamiento previo a favor del propio Ejecutivo y de toda la oposición política, todo apunta a que el Gobierno escocés ha caido presa del vértigo ante la furibunda respuesta de las iglesias más importantes del país, y muy singularmente de la iglesia católica escocesa.

Una semana después de la primera fecha sugerida se esperaba que este martes se produjera por fin el anuncio, pero tampoco ha sido así. Todo indica que el Gobierno escocés, en línea con lo ya expresado al principio del proceso, está a favor de promover el cambio legal salvaguardando eso sí la libertad de las iglesias para celebrar o no matrimonios religiosos, pero se resiste a dar el paso. Un portavoz del Gobierno confirmaba a última hora que efectivamente el asunto se había discutido pero no se había adoptado una decisión. «Este es un asunto importante y es justo que el gabinete se tome su tiempo», ha afirmado. El portavoz ha anunciado que el asunto seguirá en manos de un comité ministerial presidido por el viceprimer ministro para acabar de pulir todos los detalles y emitir una respuesta definitiva «antes de que acabe el mes». Lo que sí ha confirmado el portavoz es que la opción de un referéndum, tal y como había solicitado en los últimos días la iglesia católica escocesa, no está sobre la mesa.

El periodo de consultas, abierto en septiembre del año pasado, recabó más de 50.000 respuestas, lo cual lo convierte en el más amplio hasta la fecha. Aunque no es descartable que un número importante de las mismas sean contrarias al matrimonio igualitario, debido a la intensa movilización de los sectores homófobos, las encuestas realizadas a lo largo de los últimos meses muestran claramente que una mayoría de escoceses están a favor. Solamente una encuesta conocida hace unos días, y promovida por la organización conservadora Scotland for Marriage, arrojaba un resultado supuestamente contrario. Las organizaciones de defensa de los derechos LGTB, sin embargo, criticaron con dureza esta encuesta, dado que la pregunta que se hacía estaba de partida sesgada: no se preguntaba sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo, sino sobre si «el matrimonio debía seguir siendo definido como hasta ahora: un compromiso exclusivo y por toda la vida entre un hombre y una mujer», afirmación con la que estuvieron de acuerdo el 55% de los encuestados.

El Gobierno de Escocia, que al principio del proceso se mostró partidario de la modificación, está sustentado por la mayoría absoluta del SNP, en el cual las opiniones están algo más divididas. Su líder y primer ministro Alex Salmond se ha manifestado a favor, aunque a título personal. Laboristas, liberal-demócratas e incluso los conservadores (al menos su líder en Escocia, la abiertamente lesbiana Ruth Davidson) están también a favor.

La oposición más clara procede del ámbito religioso. La iglesia de Escocia, cuya asamblea general ha aprobado la posibilidad de ordenar pastores homosexuales que mantengan relaciones de pareja, se pronunció en contra. Lo hizo, eso sí, a través de su comité de asuntos jurídicos y sin que la asamblea general discutiera el tema. Mucho más rotunda ha sido la oposición de la iglesia católica, que como mencionamos antes ha exigido un referéndum. También en el campo religioso se han escuchado voces a favor, sin embargo. En septiembre del año pasado, un grupo de confesiones minoritarias solicitaron que se permitiera la celebración de matrimonios entre personas del mismo sexo al entender que su prohibición suponía una intrusión del estado en la libertad religiosa. También el reverendo David Chillingworth, cabeza de la iglesia episcopaliana escocesa (rama escocesa de la comunión anglicana) se ha mostrado a favor del proceso abierto.

Escocia, que forma parte del Reino Unido, dispone de la misma ley de uniones civiles que Inglaterra y Gales, dado que el Parlamento escocés autorizó en su momento al Parlamento de Londres que legislara el “Civil Partnership Act” también para su territorio; pero puede modificar su propia legislación matrimonial y abrir el matrimonio a las personas del mismo sexo. Algo que la Comisión para la Igualdad y los Derechos Humanos de Gran Bretaña recomendó en su momento al Gobierno escocés.

Veces compartido
Comentarios
  1. Gióniver Castillo Santana
  2. Llanito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido