"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Ratzinger califica el matrimonio igualitario de «atentado» a la familia que altera la visión misma del ser humano

Nuevo y profundo ataque de Joseph Ratzinger al reconocimiento jurídico de la diversidad afectivo-sexual. En esta ocasión el Papa católico ha utilizado su tradicional discurso de Navidad al colegio de cardenales para atacar de nuevo el matrimonio entre personas del mismo sexo y la supuesta ideología de género que a su juicio lo sustenta. Ratzinger ha hecho también un llamamiento al entendimiento interreligioso sobre la cuestión. No en vano el Papa ha utilizado como argumento la reciente toma de postura contra el matrimonio igualitario del gran rabino de Francia, Gilles Bernheim.

«El gran rabino de Francia, Gilles Bernheim, en un tratado cuidadosamente documentado y profundamente conmovedor, ha mostrado que el atentado, al que hoy estamos expuestos, a la auténtica forma de la familia, compuesta por padre, madre e hijo, tiene una dimensión aún más profunda. Si hasta ahora habíamos visto como causa de la crisis de la familia un malentendido de la esencia de la libertad humana, ahora se ve claro que aquí está en juego la visión del ser mismo, de lo que significa realmente ser hombres», afirmó Ratzinger, en referencia al pronunciamiento del gran rabino de Francia, al que desde que en octubre hizo público su posicionamiento la iglesia católica ha venido utilizando como referente contra el matrimonio igualitario en su afán de demostrar que la oposición al proyecto que en estos momentos tramita la Asamblea Nacional de Francia no es solo católica.

Razinger continuó citando a Bernheim. «Cita [el gran rabino de Francia] una afirmación que se ha hecho famosa de Simone de Beauvoir: ‘Mujer no se nace, se hace’ (…). En estas palabras se expresa la base de lo que hoy se presenta bajo el lema ‘gender’ como una nueva filosofía de la sexualidad. Según esta filosofía, el sexo ya no es un dato originario de la naturaleza, que el hombre debe aceptar y llenar personalmente de sentido, sino un papel social del que se decide autónomamente, mientras que hasta ahora era la sociedad la que decidía. La falacia profunda de esta teoría y de la revolución antropológica que subyace en ella es evidente», afirma el Papa. «El hombre niega tener una naturaleza preconstituida por su corporeidad, que caracteriza al ser humano. Niega la propia naturaleza y decide que ésta no se le ha dado como hecho preestablecido, sino que es él mismo quien se la debe crear. Según el relato bíblico de la creación, el haber sido creada por Dios como varón y mujer pertenece a la esencia de la criatura humana. Esta dualidad es esencial para el ser humano, tal como Dios la ha dado. Precisamente esta dualidad como dato originario es lo que se impugna. Ya no es válido lo que leemos en el relato de la creación: ‘Hombre y mujer los creó’ (Gn 1,27). No, lo que vale ahora es que no ha sido Él quien los creó varón o mujer, sino que hasta ahora ha sido la sociedad la que lo ha determinado, y ahora somos nosotros mismos quienes hemos de decidir sobre esto. Hombre y mujer como realidad de la creación, como naturaleza de la persona humana, ya no existen. El hombre niega su propia naturaleza. Ahora él es sólo espíritu y voluntad. La manipulación de la naturaleza, que hoy deploramos por lo que se refiere al medio ambiente, se convierte aquí en la opción de fondo del hombre respecto a sí mismo. En la actualidad, existe solo el hombre en abstracto, que después elije para sí mismo, autónomamente, una u otra cosa como naturaleza suya. Se niega a hombres y mujeres su exigencia creacional de ser formas de la persona humana que se integran mutuamente», continúa Ratzinger, en una alambicada argumentación contra la «ideología de género» que tanto parece aborrecer.

«Ahora bien, si no existe la dualidad de hombre y mujer como dato de la creación, entonces tampoco existe la familia como realidad preestablecida por la creación. Pero, en este caso, también la prole ha perdido el puesto que hasta ahora le correspondía y la particular dignidad que le es propia. Bernheim muestra cómo ésta, de sujeto jurídico de por sí, se convierte ahora necesariamente en objeto, al cual se tiene derecho y que, como objeto de un derecho, se puede adquirir. Allí donde la libertad de hacer se convierte en libertad de hacerse por uno mismo, se llega necesariamente a negar al Creador mismo y, con ello, también el hombre como criatura de Dios, como imagen de Dios, queda finalmente degradado en la esencia de su ser. En la lucha por la familia está en juego el hombre mismo. Y se hace evidente que, cuando se niega a Dios, se disuelve también la dignidad del hombre. Quien defiende a Dios, defiende al hombre», continúa.

Joseph Ratzinger, que hizo de esta argumentación el eje central de su discurso, acabó con un llamamiento al entendimiento entre las religiones para abordar juntas este tipo de cuestiones. «Este diálogo de las religiones tiene diversas dimensiones. Será en primer lugar un simple diálogo de la vida, un diálogo sobre el compartir práctico. En él no se hablará de los grandes temas de la fe: si Dios es trinitario, o cómo ha de entenderse la inspiración de las Sagradas Escrituras, etc. Se trata de los problemas concretos de la convivencia y de la responsabilidad común respecto a la sociedad, al Estado, a la humanidad», explicó.

Referencia obsesiva

Lo cierto es que, sin nos atenemos a sus alocuciones, Joseph Ratzinger parece querer hacer de la oposición al matrimonio igualitario el eje fundamental de la acción católica. No hay argumento que no le sirva para introducir este elemento como parte de su discurso. Hace pocos días, con motivo de la denominada “46 Jornada Mundial de la Paz”, que la iglesia católica celebra el próximo 1 de enero, Ratzinger no dudó en incluir el matrimonio entre personas del mismo sexo como uno de los elementos que a su juicio amenazan la paz mundial.

Comentarios
  1. .teri
  2. jose felix
  3. Quique
  4. Sergio
  5. Grano Grueso
  6. Nazareno
  7. Nazareno
  8. Gabriele
  9. Gabriele
  10. Gabriele
  11. Gabriele
  12. Gabriele
  13. Gabriele
  14. Gabriele
  15. lajusticia
  16. clota

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.