"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

El historiador Niall Ferguson se disculpa tras relacionar la sexualidad de Keynes con su pensamiento económico

El historiador británico Niall Ferguson, profesor en la Universidad de Harvard, ha pedido disculpas por haber manifestado en una conferencia pronunciada en California que John Maynard Keynes, sin duda uno de los más influyentes economistas del siglo XX, era indiferente a lo que sucediera en el futuro lejano… por el hecho de ser homosexual y no tener descendencia.

Ferguson hizo su comentario en referencia a una famosa frase de Keynes, «en el largo plazo, todos estamos muertos». Frase que suele utilizarse para expresar la idea keynesiana de que, dado que el libre mercado por sí solo no es capaz de alcanzar el equilibrio económico, en momentos de crisis son necesarios estímulos ambiciosos a corto plazo aunque puedan generar otros problemas en el largo plazo. Sin embargo, Ferguson, un académico muy crítico con el keynesianismo, interpreta la frase (o así lo expresó en su comentario) como muestra de la indiferencia de Keynes hacia el futuro por el hecho de ser homosexual (en realidad, era bisexual) y no tener descendencia. El propio Ferguson, sin embargo, ha reconocido posteriormente en una entrada publicada en su blog que dicho comentario fue «estúpido e insensible». «En primer lugar, es obvio que las personas que no tienen hijos también se preocupan por las generaciones futuras. Segundo, olvidé que la esposa de Keynes, Lydia, tuvo un aborto», añadía. «Mis desacuerdos con la filosofía económica de Keynes nunca han tenido nada que ver con su orientación sexual. Resulta simplemente falso sugerir, como yo hice, que su aproximación a la política económica estaba inspirada por aspectos de su vida personal», se retractaba a continuación.

El comentario de Ferguson -un historiador ya de por sí polémico, que ha defendido por ejemplo las bondades del colonialismo- ha servido en cualquier caso para recordar un hecho que mucha gente desconoce: la rica vida afectivo-sexual de John Maynard Keynes (1883-1946), que durante buena parte de su vida mantuvo numerosas relaciones homosexuales, que por cierto no ocultó. Ya en la cuarentena Keynes acabó sin embargo contrayendo matrimonio con una mujer, la bailarina rusa Lydia Lopokova, después por cierto de mantener durante una larga temporada dos relaciones en paralelo: una con la propia Lopokova, otra con el psicólogo y escritor Sebastian Sprott. Una circunstancia, la de la sexualidad de Keynes, que por cierto ha sido utilizada en numerosas ocasiones en el pasado para desacreditar sus teorías.

Veces compartido
Comentarios
  1. elio cesar
  2. Odysseus
  3. Ben Gabirol
  4. iñigo
  5. Ignacio
  6. Héctor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido