"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

El primer ministro australiano, el laborista Kevin Rudd, promete ahora aprobar el matrimonio igualitario si gana las elecciones

Ahora sí. A menos de un mes de las elecciones generales en Australia, y cuando las encuestas muestran que la posición de los candidatos sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo puede ser decisiva entre los votantes más jóvenes, el primer ministro laborista y candidato Kevin Rudd ha anunciado que en caso de victoria su gobierno presentará en los primeros 100 días un proyecto de ley de matrimonio igualitario. Se da la circunstancia de que los laboristas australianos han actuado como freno a la aprobación del matrimonio igualitario a lo largo de los últimos años.

Hasta hace pocas semanas, recordemos, la primera ministra era Julia Gillard, radicalmente opuesta al matrimonio entre personas del mismo sexo, y que durante los últimos años no ha dudado en maniobrar para impedir que los partidarios de dicho derecho dentro del Partido Laborista -en teoría mayoritarios- trasladaran su criterio al Parlamento. Y ello pese a que en su último congreso nacional, celebrado a finales de 2011, los laboristas decidían incorporar a su ideario la defensa del matrimonio entre personas del mismo sexo. Pero Julia Gillard se encargó de convertir ese mismo ideario en papel mojado al imponer que los legisladores laboristas tuvieran libertad de voto. Una libertad de voto que el liberal Tony Abbott negó a los suyos (pese a existir partidarios del matrimonio igualitario entre sus filas) y que finalmente desembocó en el fracaso de la iniciativa a nivel federal.

El empecinamiento de Gillard contra el matrimonio igualitario dejó en cualquier caso heridas internas a los laboristas, que se sumaron  al severo deterioro global de la popularidad de la primera ministra. Las encuestas, de hecho, auguraban a los laboristas una contundente derrota en las próximas elecciones. La situación era tal que en junio Kevin Rudd desafiaba a Gillard y le arrebataba el liderazgo del partido y por ende el puesto de primer ministro (Rudd le devolvía la jugada a Gillard, que hace tres años hizo exactamente lo mismo con él).

Semanas antes, Rudd había hecho público, casualmente, su apoyo al matrimonio igualitario… Y es que la anterior etapa de Rudd como primer ministro se caracterizó también por un rechazo frontal al matrimonio entre personas del mismo sexo e incluso a las uniones civiles. “Tengo una visión bastante básica en esto, como se refleja en la posición adoptada por nuestro partido, y es que el matrimonio es entre un hombre y una mujer”, afirmaba justo antes de su elección en 2007. Rudd, sin embargo, admitía ahora haber cambiado de postura gracias a la influencia de sus hijos, que lo tacharon “dinosaurio”. “Creo que el estado secular de Australia debería ser capaz de reconocer el matrimonio entre personas del mismo sexo”, aseguraba ahora…

Habrá que ver qué sucede en septiembre, pero lo cierto es que desde que Rudd sustituyó a Gillard al frente de los laboristas estos han recortado la distancia que les separaba en las encuestas de los liberales, que siguen siendo favoritos. Serán en cualquier caso unas elecciones poco previsibles desde el punto de vista del matrimonio igualitario. Aun en caso de victoria de los liberales a estos les será complicado mantener la disciplina de voto en esta materia, como su propio líder ha reconocido. También será importante el resultado de los Verdes, decididos partidarios del matrimonio igualitario, y ver qué influencia tendrá en el resultado final la participación de Julian Assange, fundador de WikiLeaks, que presenta su candidatura al Senado.

La vía de los estados sigue viva

En cualquier caso, no está de más recordar que pese a que la discusión alrededor del matrimonio igualitario en Australia parece retornar al nivel federal la vía de los estados sigue viva. En anteriores entradas nos hemos hecho eco de diferentes iniciativas en este sentido, ninguna de las cuales se ha materializado todavía, entre otros factores debido a las dudas sobre si los estados y territorios australianos tienen o no competencias para modificar la legislación matrimonial, clásicamente atribuida al nivel federal.

Pero el reciente dictamen de una comisión parlamentaria de Nueva Gales del Sur, afirmando que los estados sí tienen capacidad de legislar en esta materia, ha despertado de nuevo las esperanzas de que esta vía se materialice. La propia Nueva Gales de Sur y el Territorio de la Capital Australiana (ACT), donde se localiza Canberra, la capital federal, parecen los candidatos más probables.

Veces compartido
Comentarios
  1. Bernardo YOEL SHALOM
  2. daros
  3. Australia
  4. Nazareno
  5. Xavi2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido