"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

El profesor que desde la Universidad Rey Juan Carlos ataca la adopción homoparental asegura tener «bastantes amigos gays»

Diego Poole, profesor de Filosofía del Derecho de la Universidad Rey Juan Carlos (una universidad pública dependiente de la Comunidad de Madrid), utiliza el manual de estudio de la asignatura «Teoría del Derecho» de primer curso de grado para atacar la adopción por parejas del mismo sexo, entre otras afirmaciones polémicas. Ante las acusaciones de homofobia, el profesor Poole, numerario del Opus Dei, afirma sin embargo que tiene «bastantes amigos gays» con los que incluso se ha ido «varios días de excursión».

El fragmento del manual en el que Diego Poole ataca la adopción homoparental afirma que «En nombre de la igualdad, se reclama ‘el derecho al hijo por parte de parejas homosexuales’. Cuando resulta que esos niños no gozan de iguales condiciones que los demás niños, pues, entre otras cosas, a la hora de definir su identidad sexual conforme a su naturaleza no disponen de la necesaria referencia a un hombre (el padre) o a una mujer (la madre), de la que (o del que) ellos por principio carecen».

No se trata, sin embargo, del único fragmento del texto teñido de ideología ultraconservadora. «Uno es demócrata, ante todo en la medida en que respeta la común dignidad de todos los seres humanos. Son, por eso, tremendamente injustos y antidemocráticos los que defienden el aborto o la eutanasia, porque excluyen a otros hombres del derecho humano más básico, que es la vida, sobre el que se fundan todos los demás», afirma también el profesor Poole. O «Como consecuencia del relativismo ético se llega a situaciones verdaderamente ridículas, donde según las preferencias de un grupo se alterará llamativamente la jerarquía de valores. Por ejemplo, (…) se obliga a poner en los paquetes de tabaco ‘el tabaco mata’, lo cual es cierto, pero mucho más verdad es que la píldora abortiva también puede matar, pero no lo advierten, y mata a un inocente que no tiene culpa de nada, y que ni siquiera fuma».

El hecho fue puesto en conocimiento del diario 20 Minutos hace varios días por una alumna. «El profesor intenta inculcar a los alumnos sus ideas: opina de forma evidente en lugar de enseñarnos la teoría de forma aséptica», declaró la chica, que prefirió mantener el anonimato. El texto mereció de inmediato fuertes críticas del Sindicato de Estudiantes o de Izquierda Unida, que considera que Poole «quiere imponer a su alumnado una visión que denigra a mujeres y homosexuales». Para este partido las afirmaciones del profesor suponen «un intento de imponer un único modelo familiar, un modelo heteropatriarcal que ningunea a la mujer y la considera como una ciudadana de segunda cuyo único papel es el de madre y ama de casa».

Poole y la Universidad Juan Carlos se defienden

Diego Poole, numerario del Opus Dei (como él mismo ha reconocido), se defendía en un primer momento aludiendo a la libertad de cátedra. «Nunca me había ocurrido algo similar. La universidad es el lugar donde se puede hablar con libertad, exponer teorías y luego debatirlas. Si ya no se puede hablar en libertad en la universidad, apaga y vámonos. Animo a que se lean el texto completo», declaraba a 20 Minutos, diario al que enviaba finalmente una carta abierta en la que se llega a considerar víctima de un intento de censura inquisitorial. «Por mi parte estoy dispuesto a contratar mis opiniones con quien quiera. Lo que me da pena es que una alumna, en lugar de decir con respeto y claridad su opinión, y debatirla conmigo y con los demás, escriba a los periódicos denunciando mis opiniones como si yo fuera un delincuente», sostiene. «Con razón juzgamos negativamente los abusos de la Inquisición, pero estas actitudes que tratan de censurar a los profesores por conductos ajenos al debate y al diálogo, cuyo foro natural es el aula y los propios foros online que mantengo con los alumnos, son lo más parecido a una especie de Inquisición», llega a escribir.

Sobre el fondo del asunto, Diego Poole reitera en la carta implícitamente su ideología homófoba al sostener que «buena parte del problema se debe a que los alumnos de primero, recién salidos del instituto, están acostumbrados al mantra de lo políticamente correcto y no comprenden que la Universidad es tradicionalmente el lugar donde se puede pensar y dialogar con libertad, juzgando incluso el modelo de Estado y sus proyectos de ingeniería social que se presentan como dogmas indiscutibles».

Desde la propia Universidad Rey Juan Carlos, por otra parte, también defienden la «libertad de cátedra de cualquier profesor para impartir el temario sin injerencias». «Estos temas de colisiones entre derechos siempre traen polémica, pero si en este caso concreto se ha excedido o no la libertad de cátedra habrá que verlo. También es cierto que el Rectorado no ha recibido ninguna queja formal de ningún alumno en este sentido», afirmó en un primer momento a 20 Minutos un portavoz del campus.

Tiene «amigos gays» con los que se ha ido «de excursión»…

Más jugoso resulta un segundo texto también divulgado por Diego Poole, expresamente dedicado a desmentir que sea homófobo. El profesor, por cierto no muy original, recurre al ya clásico argumento de los «amigos gays». «Yo no soy homófobo, ni nunca lo he sido, ni en mis publicaciones he es­crito nada en contra de los  homosexuales. Tengo bastantes amigos gays a los que quiero mucho y ellos  a mí (pueden avalar lo que digo; algunos son estudian­tes de la universidad, con los que me he ido varios días de excur­sión). Obviamente, esta amistad no significa que yo sea homosexual ni que aplauda la práctica homosexual», afirma.

…y defiende de forma sibilina la homofobia de estado rusa

Más desapercibido resulta el hecho de que Diego Poole aproveche el texto para dar su apoyo, aunque sea de una forma muy sibilina, a las recientes leyes homófobas aprobadas por el Parlamento ruso, entre las cuales se encuentra la prohibición de que las parejas del mismo sexo extranjeras accedan a la adopción de niños rusos. Un apoyo que, como ya hemos referido en anteriores entradas, está articulando a su alrededor una verdadera internacional homófoba de grupos ultraconservadores.

«Lo único que he dicho y he escrito, y todavía sostengo, es que la adop­ción  por parte de las parejas homosexuales, aunque esté permitida legal­mente,  engendra una desigualdad entre los niños por ellos adoptados y los adoptados por  parejas heterosexuales. Que es una desigualdad es evidente; que sea perjudicial  para los niños, puede ser discutido. Y yo lo discuto. Pero nada más. Aunque  quizá me equivoque, también discuto que un grupo de amigos y, en determinados  casos, una persona soltera heterosexual pueda adoptar, porque creo que el hijo  no es un objeto de derecho, que se pueda reclamar sólo por propio interés. La  adopción es una institución jurídica dise­ñada en primer lugar en beneficio  del menor, y es su interés lo primero que hay que considerar. Insisto que puede que me equivoque, lo mismo que puede equivocarse la totalidad del Parlamento ruso. Sólo pido que me dejen expresar esta opinión en la Universidad y que me  permitan justificarla», escribe.

Diego Poole afirma, eso sí, que «los homosexuales merecen el mismo respeto que cualquier persona» aunque matiza que «el fundamento de ese respeto no es tanto su homosexualidad, como su  personali­dad, que tienen en común con todos los hombres. Creo que es un exceso tachar de homófobo a todo el que cuestiona cualquier reivindicación de un  homosexual, porque a veces, igual que los heterosexuales, puede recla­mar cosas injustas».

El Foro de la Familia lo defiende

Poole ha encontrado respaldo, como por otra parte era de esperar, en organizaciones homófobas como el Foro de la Familia, que le ha transmitido su «reconocimiento y respeto» por «defender la libertad de pensamiento y la libertad de cátedra» y «negarse a las presiones quienes quieren imponer un pensamiento único en materia de sexualidad y de derechos humanos».

Asociaciones universitarias LGTB denuncian el discurso de Poole

Las asociaciones LGTB de la Universidades Rey Juan Carlos, Entendidos URJC, y de las Universidades Politécnica y Complutense de Madrid, Arcópoli, han emitido por último un comunicado conjunto en el que denuncian «el discurso homófobo y machista» de Diego Poole. «Consideramos que este discurso difunde ideas erróneas en el alumnado y ataca de frente la dignidad tanto de las mujeres, al cuestionar su derecho a decidir sobre su propio cuerpo y salud, como de las personas  LGTB, al ignorar los numerosos estudios que demuestran que los hijos de parejas homoparentales viven una vida plena y saludable del mismo modo que lo hacen los hijos de familias heteroparentales», expresa el comunicado.

«De la misma forma que la libertad de expresión tiene límites, la libertad de cátedra no puede usarse para verter en un aula declaraciones que atacan frontalmente a una parte del alumnado y que además merman significativamente la calidad educativa de nuestras universidades públicas. Por ello, exigimos que  la Universidad Rey Juan Carlos dé los pasos necesarios para proteger a todo su alumnado frente a declaraciones de este tipo y evitar que el profesor emita desde su posición de poder prejuicios realmente perjudiciales en el alumnado», continúa el comunicado.

Comentarios
  1. odin
  2. shog
  3. Llanito
  4. javi
  5. Gióniver Castillo Santana
  6. Gióniver Castillo Santana
  7. enrique
  8. Despotorramiento feroz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.