"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Naciones Unidas reconocerá todos los matrimonios del mismo sexo de sus empleados

Mediante un comunicado, Naciones Unidas informaba el pasado lunes 7 de julio que reconocerá a todas parejas del mismo sexo que hayan contraído matrimonio en países donde es legal las prestaciones y beneficios establecidos para sus empleados casados. La medida será de aplicación también a los trabajadores de las distintas agencias de las Naciones Unidas, como la Unesco o UNICEF.

Hasta ahora, Naciones Unidas tan solo reconocía los matrimonios del mismo sexo de sus empleados que provinieran de países donde el matrimonio igualitario es legal. La nueva medida establece que se reconocerán todos los matrimonios entre personas del mismo sexo legalmente contraídos, sea cual sea el país de origen de los contrayentes.

De esta manera, los cónyuges del mismo sexo de un empleado de Naciones Unidas podrán beneficiarse, entre otras prestaciones, de su seguro de salud o el acceso a visados de residencia extraordinarios. Anna Guerraggio, una ciudadana italiana que trabaja para Naciones Unidas en Nueva York, se felicitaba de la nueva política, porque podrá contraer matrimonio con su pareja, la también italiana Flamina De Agostini, en su ciudad de residencia y que esta acceda así a todas esas prestaciones. Con la normativa anterior, al ser ambas ciudadanas de un país como Italia, que no reconoce el matrimonio igualitario, los beneficios al cónyuge les estaban vedados.

También se felicitaba UN-Globe, un grupo de defensa de los derechos de los empleados LGTB de Naciones Unidas que ha luchado desde 1997 para que esta medida se llevara a cabo. Hyung Hak Nam, su presidente, calificaba de “enorme paso adelante” a la nueva normativa, aunque consideraba que “demasiados de nosotros hemos sufrido bajo la anterior política. Demasiados de nosotros no hemos podido obtener, por ejemplo, visados de residencia o prestaciones sanitarias para nuestros cónyuges, debido a una política discriminatoria que se negaba a reconocer a nuestras parejas legales».

Farhan Haq, portavoz de Naciones Unidas, comunicaba que la medida había tomado efectos desde el pasado 26 de junio, y afectará a más de 43.000 empleados de Naciones Unidas en todo el mundo, incluidos los trabajadores de las distintas agencias y organismos especializados, como Unesco, UNICEF, FAO o ACNUR.

La normativa ha sido aprobada a iniciativa del secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, que se ha mostrado repetidamente favorable a la igualdad de derechos para las personas LGTB. Para Anna Guerraggio, esta medida materializa lo que reflejaban sus discursos. “Desde hace un par de años, el secretario general ha hablado audazmente sobre la igualdad para todas las personas, y ahora ha sido lo suficientemente valiente como para llevarla a cabo”, apreciaba la empleada de Naciones Unidas, añadiendo que “está defendiendo a sus propios empleados, y es digno de apreciar”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.