"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Un británico de 69 años, condenado a cuatro meses de prisión en Marruecos por homosexualidad y finalmente liberado

Ray Cole, un turista británico de 69 años, ha sido condenado en Marruecos a cuatro meses de prisión por homosexualidad, aunque este martes era por fin liberado. Cole, natural de Deal, al sur de Inglaterra, se encontraba en Marrakech para visitar a un joven marroquí al que había conocido a través de Internet cuando fue detenido por la policía en una parada de autobús.

Cole y su amigo Jamal Jam Wald Nass, de 20 años (al que visitaba por segunda vez en su país) fueron arrestados por varios agentes el 18 de septiembre bajo la sospecha de ser homosexuales, circunstancia que en Marruecos se castiga con multas y penas que van desde los seis meses hasta los tres años de cárcel en virtud del artículo 489 del Código Penal. La familia de Cole, que conocía la condición homosexual de este desde hacía poco tiempo, temió que pudiera haber desaparecido después de perder el contacto con él durante casi una semana, justo desde el día de su detención. No obstante, Cole pudo contactar con su familia haciendo una llamada al teléfono de casa, el único que recordaba en ese momento, desde el teléfono de un compañero preso. Tanto Cole como Jam Wald Nass fueron condenados a cuatro meses de prisión el 2 de octubre, después de que la policía supuestamente encontrase varias fotos de contenido sexual en sus móviles.

Adrian Cole, de 41 años e hijo del detenido, se trasladó hasta Marruecos para visitar a su padre y para pedir explicaciones a las autoridades marroquíes, que no informaron ni a la familia ni al consulado británico sobre la detención. “Es muy duro. Está con pedófilos, asesinos y personas que han cometido  crímenes espantosos”, aseguró Adrian, cuyo padre dormía el suelo de una celda de la prisión de Oudaya junto a otras sesenta personas. “El Consulado intentó visitarle, pero en un primer momento se les negó, y dijeron que él [Ray] había rechazado verles. Pero cuando conseguimos hablar con él, nos dijo que no sabía nada de eso”, detalló Adrian, que sostiene que su padre fue arrestado “por proteger a Jam Wald Nass”. Adrian Cole consideró el juicio contra su padre “una farsa total”.

El Ministerio británico de Exteriores confirmó la detención “de un hombre británico en Marruecos” y aseguró que “estamos proporcionando asistencia consular”. Por su parte, una hija de Cole ponía en marcha una petición de libertad para su padre en la plataforma change.org y la Asociación Marroquí de Derechos Humanos lanzaba una campaña a través de las redes sociales promoviendo el hashtag #Freeraycole.

A última hora de este martes se conocía por fin que Cole había sido ya liberado. Según las primeras versiones, se esperaba que pudiera volver a su país tras personarse el miércoles ante un tribunal de apelaciones. Finalmente parece que Cole ni siquiera tendrá que cumplir ese trámite y en el momento de escribir esta entrada estaría ya camino del Reino Unido. Los mismos medios que informan de la liberación de Cole, sin embargo, nada dicen sobre el destino de Jamal Jam Wald Nass, su amigo marroquí.

Una norma que no suele aplicarse, pero que sigue vigente

Lo cierto es que la aplicación del artículo que penaliza las relaciones homosexuales en Marruecos se considera relajada en comparación con otros países musulmanes. No es ningún secreto que en Marruecos existe además una realidad homosexual relativamente tolerada. Ello no impide que en los últimos años asistamos a un endurecimiento de la actitud de las autoridades, quizá en relación con el clima sociopolítico derivado del ascenso islamista. En mayo de 2013 ya tuvimos que informar sobre la condena a dos años de prisión dictada contra dos hombres por mantener una relación durante diez años. Pocos días después, dos jóvenes eran condenados por otro tribunal a cuatro meses de cárcel por haber sido sorprendidos realizando actos sexuales en el interior del coche de uno de ellos.

En mayo de este mismo año recogíamos también la condena a otros seis hombres (uno de los acusados fue de hecho el hijo del hombre que presentó la denuncia contra el grupo por entender que estaban “convirtiendo” a su hijo en homosexual). Eso sí, en ningún caso la condena implicó a ciudadanos occidentales, como ha ocurrido ahora.

Veces compartido
Comentarios
  1. Gióniver
  2. Attitude

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido