"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Espantoso linchamiento de un joven LGTB en Jamaica

Otro espantoso crimen contra una persona LGTB ha tenido lugar en Jamaica en los pasados días. Una turba furiosa ha asesinado a un joven supuestamente homosexual a pedradas, mientras las terribles imágenes eran grabadas en vídeo. Este horrible crimen se suma a la sangrienta lista de asesinatos, linchamientos y ataques violentos que sufren los miembros de la comunidad LGTB en el país caribeño, ante la impasibilidad, cuando no la colaboración, de las autoridades. Desde dosmanzanas hemos decidido no reproducir en la noticia las estremecedoras imágenes, aunque se puede acceder a ellas en la página que aquí enlazamos. Advertimos de que son de una crudeza y brutalidad insoportables.

Dwayne Brown, un activista LGTB jamaicano que actualmente reside en el exilio en Nueva York, daba noticia del terrible vídeo, que había sido difundido en la página de Facebook del sitio de noticias caribeño On-the-ground-news. Las espantosas imágenes muestran a un joven yaciendo en el suelo, con la cabeza sobre un charco de sangre, con restos de lo que parecen cuerdas o cables alrededor de su cuerpo, mientras sus verdugos le destrozan el cráneo con grandes piedras y profieren insultos homófobos. Uno de ellos le grita repetidamente «Batty-man yuh fi dead», una expresión jamaicana que se puede traducir como “gay, tienes que morir”.

Brown refiere la conmoción, y el terror por sus propias vidas, que han causado estas imágenes en las personas LGTB jamaicanas. También denuncia el “mortal silencio” tanto de las autoridades como de los medios de comunicación e incluso de la propia comunidad LGTB, silencio que “fomenta y hace que proliferen este tipo de actos inhumanos contra los LGTB jamaicanos”. El activista recuerda el espantoso linchamiento de la adolescente transgénero Dwayne Jones en junio de 2013, que fue golpeada y apuñalada hasta la muerte por una multitud tras ser reconocida como mujer transexual. Desde entonces no se ha acusado ni detenido a nadie relacionado con ese asesinato.

El activista Dwayne Brown declara con indignación apenas contenida que «ya es hora de que la persecución de las personas LGBTI llegue a su fin. El silencio de nuestro gobierno, el silencio de nuestros políticos, el silencio de nuestra comunidad permite que este tipo de comportamiento continúe. Hasta que no se rompa ese silencio seguirán muriendo personas como resultado de ataques homófobos. La gente tiene que alzarse contra ello y pedir que se realice una investigación completa sobre este vídeo. Debemos tener pruebas concluyentes de quién era esta persona. El hecho de que alguien pueda ser golpeado hasta la muerte por varias personas, y no pase nada por ser lo que era es asqueroso. No es nada nuevo, pero tiene que cambiar».

Un infierno para las personas LGTB

Así se suele describir a Jamaica, y no solo por la discriminación oficial, sino sobre todo por la virulencia de su LGTBfobia social. Las relaciones homosexuales masculinas están castigadas en Jamaica con penas de hasta 10 años de cárcel, aunque apenas se hace uso de esta legislación, pero la gravedad de la existencia de esa ley empequeñece comparada con el hecho de que el acoso, la violencia y el asesinato de personas LGTB están a la orden del día.

En dosmanzanas hemos recogido numerosos episodios de esta violencia a lo largo de los últimos años. En diciembre de 2010 era asesinado un activista gay que, según informó entonces el colectivo J-FLAG (Jamaica Forum for Lesbians, All-sexuals and Gays) había sido previamente amenazado. En junio de 2012 eran asesinados otros dos hombres gays. A finales de ese mismo año, dos jóvenes descubiertos manteniendo relaciones en los baños de la Universidad Tecnológica de Jamaica caían en manos de una muchedumbre enfurecida y uno de ellos era golpeado brutalmente por los guardas de seguridad.

En septiembre de 2013, conocimos el caso de un joven que escapó milagrosamente de un linchamiento homófobo. Tan solo dos semanas más tarde, cuatro hombres homosexuales que compartían vivienda vieron cómo un grupo de agresores le prendían fuego. Esa misma casa había sido también el último lugar en el que vivió la anteriormente citada Dwayne Jones, joven adolescente transgénero asesinada por una turba de personas que descubrió su condición.

En junio de 2014, por cierto, mientras otros lugares del mundo celebraban el Orgullo LGTB, por las calles de Kingston, la capital jamaicana, tenía lugar una manifestación homófoba, alentada por los líderes de varias iglesias de Jamaica, contra la “agenda gay” y lo que denominan “creciente amenaza de la homosexualidad”.

Denuncias de las organizaciones de derechos humanos

Esta terrible realidad ya ha sido denunciada por ejemplo por la CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos), que en un informe sobre la situación de los derechos humanos en Jamaica publicado en 2012 puso de manifiesto la vulnerabilidad de su colectivo LGTB. El informe (que se puede descargar en castellano aquí) dedicaba quince páginas a la discriminación basada en la orientación sexual e identidad de género (páginas 105 a 120). Como respuesta, el Gobierno de Jamaica anunció la aprobación de una normativa antidiscriminatoria contra las minorías que por el momento no se ha materializado.

Precisamente la CIDH tiene pendiente de resolución la denuncia de Gareth Henry, un activista jamaicano que obtuvo asilo político en Canadá debido a la persecución que sufría en su país debido a su orientación sexual. Henry, que fue líder de J-FLAG, vio morir asesinados a 13 de sus amigos y él mismo fue objeto de amenazas de muerte por parte de la policía

En octubre de 2014, Human Rights Watch detallaba también, en un completo documento de 86 páginas (que puedes descargar en PDF aquí) hasta 56 casos de violencia contra personas LGTB, en muchos de los cuales ni siquiera se llevó a cabo investigación policial. Denunciaron 19 víctimas, pero solo fueron tenidos en cuenta 8 casos, y de estos solo en 4 hubo detenciones. En algún caso los propios policías contribuyeron a la agresión.

El informe también recogía casos de discriminación flagrante, llevada a cabo tanto por instituciones públicas como privadas, así como la situación de personas LGTB que, repudiadas por sus propias familias, se ven obligadas a malvivir por las calles.

Veces compartido
Comentarios
  1. iñigo
  2. Jota L. Prieto
  3. odin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido