"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Relaciones poliafectivas, una realidad que se abre paso

Dos noticias conocidas estos últimos días han puesto sobre la mesa una realidad que poco a poco se abre paso: la existencia de modelos familiares distintos al articulado en torno a la pareja (en sus diferentes variedades) y que muy posiblemente dará lugar en un próximo futuro al debate sobre cómo reconocerlos jurídicamente, al menos en las sociedades más desarrolladas. En Canadá, un matrimonio de chicos se ha divorciado para incluir en su relación, en igualdad de condiciones, a un tercer chico. En Brasil, tres mujeres han registrado su unión ante notario.

Adam Grant (27 años) y Shayne Curran (29 años), una pareja de chicos residentes en la provincia canadiense de Nueva Escocia, decidieron divorciarse para incluir en su relación en igualdad de condiciones a Sebastian Tran, un chico de 29 años al que conocieron en una salida nocturna en septiembre de 2012 y del que se confiesan enamorados. La pareja se había casado un año antes, después de dos años de noviazgo (Canadá, como bien sabemos, permite el matrimonio igualitario desde hace una década).

Aunque en aquella época Adam y Shayne sí que habían decidido experimentar y mantener relaciones con otros hombres, nunca pensaron que ello daría lugar a una relación estable a tres bandas. Pero lo cierto es que el trío permanece unido y compartiendo el mismo techo desde entonces. La familia, de hecho, estudia en estos momentos tener un hijo, para lo cual contarían con la ayuda de una hermana de Shayne (que actuaría como madre subrogada) y de la hermana de Sebastian (que actuaría como donante del óvulo).

El trío también valora, con ayuda de sus abogados, qué tipo de vinculo legal establecer entre sus miembros, que por el momento deberá ser de carácter privado dado que Canadá no reconoce por el momento este tipo de relaciones a tres bandas. Y ello a pesar de que es uno de los países más adelantados del mundo por lo que al reconocimiento de nuevos modelos familiares se refiere. Ya en 2007, por ejemplo, un tribunal de Ontario reconoció como padres de un niño en igualdad de condiciones a tres personas: sus dos padres biológicos y la compañera sentimental de su madre. Canadá también permite la gestación subrogada siempre que no medie interés económico.

En Brasil, mientras tanto, son tres mujeres (dos de ellas de 32 años y una tercera de 34) las que tras convivir durante tres años han decidido formalizar su unión en una notaría de Río de Janeiro. El trío persigue que tanto su futuro hijo (una de ellas tiene previsto quedar embarazada próximamente por inseminación artificial) como las tres progenitoras gocen de las garantías legales asociadas a este tipo de registros. La escritura las reconoce como familia, establece la separación de bienes y da potestad a cada una de ellas para decidir sobre cuestiones médicas de las otras en caso de necesidad. Las contrayentes se benefician en este caso del amplio margen de actuación con el que cuentan las notarías brasileñas para registrar uniones de hecho, aunque habrá que ver que recorrido jurídico acaba teniendo el acuerdo. No se trata, por cierto, del primer caso de unión a tres registrada en Brasil: según informa El País, ya en el año 2003 se registró en São Paulo una primera unión entre dos mujeres y un hombre.

La notaria que ha formalizado la unión, por cierto, ha argumentado que los fundamentos por los cuales el Supremo Tribunal Federal de Brasil reconoció en 2011 a las parejas del mismo sexo el derecho a constituir una unión estable con derechos similares a los de los matrimonios heterosexuales (y que acabó desembocando dos años después en la legalización del matrimonio igualitario) sirven para justificar la constitución de una unión poliafectiva.

La polémica está servida

Estamos seguros de que este tipo de noticias dará cada vez más que hablar. Por un lado, se trata de reconocer modelos familiares que van más allá de los tradicionalmente aceptados (y entre estos últimos incluimos ya a las parejas del mismo sexo con hijos). Por otro, no faltarán los que intenten utilizar estas noticias para justificar su oposición al matrimonio igualitario argumentando que abre las puertas a la temida poligamia. Otros se mostrarán simplemente espantados ante lo que considerarán una banalización de las relaciones afectivas y de la parentalidad… De lo que no cabe duda es de que nos encontramos ante una realidad emergente y posiblemente no tan marginal como algunos puedan pensar.

Os dejamos, para finalizar, con un reportaje de The Daily Mail (en inglés, eso sí) sobre la primera de las uniones de la que os hemos hablado, la de los tres chicos del Canadá:

Veces compartido
Comentarios
  1. dan
  2. Iñugo
  3. Fenix
  4. Mambrú
  5. eliocesar
  6. odin
  7. Despotorramiento feroz
  8. Franico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido