"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Los hombres gais y bisexuales podrán donar sangre en Israel a partir de abril sin restricciones de abstinencia sexual

El Ministerio de Salud de Israel ha modificado el procedimiento de donación de sangre y, a partir del próximo mes de abril, los varones gais y bisexuales ya no serán excluidos, como venía ocurriendo hasta ahora. El año pasado se anunció que se les abriría la posibilidad de ser donantes, siempre y cuando no hubieran mantenido relaciones sexuales con personas de su mismo sexo en los últimos 12 meses. Un extremo que fue rechazado por el activismo LGTB, por considerarlo discriminatorio, así como “irrelevante y poco realista”. La activista Chen Ariely considera que la apertura de la donación de sangre a hombres gais y bisexuales sin exigirles abstinencia “posiciona a Israel como uno de los países más avanzados del mundo en este campo y encomiamos estos importantes pasos hacia la igualdad”.

Las autoridades sanitarias israelíes han llegado a un acuerdo con las organizaciones LGTB del país para permitir que los hombres que tengan sexo con otros hombres no sean discriminados a la hora de donar sangre. Eso sí, la iniciativa no supone igualar las condiciones con el resto de donantes, sino que en aquellos casos en los que no se ha guardado la mencionada abstinencia de 12 meses se aplicará un protocolo especial, que se hará efectivo a partir de abril. Según este protocolo, las unidades de plasma se separarán, congelarán y mantendrán en condiciones especiales de enfriamiento (cuarentena) durante cuatro meses. Al final de ese período, cuando el donante vuelva a donar sangre y todas las pruebas de la nueva donación sean negativas para las enfermedades infecciosas que pueden transmitirse en transfusión, las unidades congeladas se aprobarán como tratamiento para los pacientes. El comunicado de Magen David Adom (MDA), el servicio de emergencias que gestiona la donación de sangre en Israel, no detalla qué uso se hará de los componentes de la sangre que no se puedan congelar durante ese tiempo. El protocolo se aplicará en forma de programa piloto durante dos años, plazo tras el cual se reevaluarán sus resultados y se decidirá si modificarlo.

Oded Frid, miembro de la junta directiva de la organización LGTB israelí The Aguda, ha explicado a través de su cuenta de Facebook que “después de años de lucha y docenas de discusiones, reuniones, investigaciones y documentos, estamos haciendo otro gran movimiento hacia la igualdad de las donaciones de sangre de hombres que tienen relaciones sexuales con hombres”. En este sentido, Frid alega que “lentamente el estigma se desmorona”.

Por su parte, la diputada de la Knéset (parlamento de Israel) Meirav Ben-Ari, perteneciente a la formación Kulanu, ha dicho sentirse “feliz de participar en la solución del problema de la donación de sangre de la comunidad LGBT”, ya que ha colaborado con la MDA para desarrollar una política no discriminatoria. Ben-Ari explica que “durante años, hubo una situación frustrante en la que las personas LGTB no podían donar sangre, y cuando lo hicieron, tuvieron que mentir sobre su orientación sexual. Hoy, este es un paso histórico importante hacia la igualdad, y he tenido la oportunidad de ayudar a encontrar la solución. Felicito a Eli Bin, Director General de la MDA y al Ministerio de Salud por su importante decisión. Esta es una gran noticia para la comunidad que ampliará el banco de sangre y ayudará a salvar vidas en Israel. Continuaré trabajando para ayudar a la comunidad en cualquier campo necesario”.

Prejuicios y discriminación en la donación de sangre

Son muchos los países en los que el peso del prejuicio es mayor que la evidencia científica. Es el caso de los Estados Unidos, donde en 2010 la FDA sorprendía al decidir el mantenimiento de la prohibición pese al ya entonces criterio favorable de instituciones como la Cruz Roja, la Asociación Médica Americana o la Asociación Americana de Bancos de Sangre. El propio comité reconocía entonces, curiosamente, que dicha postura excluía muchas donaciones de bajo riesgo mientras que permitía otras potencialmente más peligrosas… Cuatro años más tuvieron que pasar para que la FDA “levantase” la prohibición, pero solo para los gais célibes durante un año.

Una medida similar a las adoptadas por Suecia (en 2009), Reino Unido (en 2011) y Alemania (en 2017), que también exigen a los hombres que mantienen relaciones con otros hombres y quieren donar sangre un periodo de abstinencia, aunque menos rígida que la de Canadá, que desde 2013 exige a los gais donantes de sangre cinco años sin mantener relaciones sexuales. Los últimos países de nuestro entorno en sumarse a esta posición han sido Portugal y Francia (este último caso es especialmente sangrante, dado que las autoridades francesas llegaron a elevar el tema hasta la justicia europea para conseguir mantener la discriminación).

Bastante más razonables han sido los cambios de normativa en MéxicoChile y Argentina, por mencionar tres países de América Latina con una normativa más acorde a la evidencia científica, y que eliminaron en 2012, 2013 y 2015, respectivamente, la prohibición de donar a hombres homosexuales y bisexuales, supeditando la selección no a la orientación sexual, sino a la existencia o no de prácticas de riesgo previas.

En España, por fortuna, este es uno de los campos en los que no hay discriminación expresa. La ley establece la exclusión de la donación de sangre en función de la existencia previa de conductas de riesgo, con independencia de la orientación sexual. Tras el cese de la conducta de riesgo la ley marca que se excluya la donación “durante un periodo determinado por la enfermedad en cuestión y por la disponibilidad de pruebas apropiadas en cada caso”. En la práctica este periodo suele ser de un año. Hay que tener en cuenta que la sangre donada es sometida a tests de VIH, entre otros agentes infecciosos. Y aunque existe la posibilidad de que una infección recién transmitida no sea detectada debido a la existencia de un “periodo ventana” entre el momento preciso de la transmisión y el momento en que las pruebas dan positivo, la introducción de pruebas más sensibles (que detectan material genético del virus en lugar de anticuerpos) ha reducido este periodo ventana al mínimo. De hecho, desde hace más de una década no se ha producido en nuestro país ni un solo caso de transmisión del VIH debido a una transfusión de sangre o hemoderivados.

Veces compartido
Comentarios
  1. Robert
  2. Flick
    • Robert
  3. BANCO DE SANGRE
  4. Flick

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido