"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Muere José Mantero, el sacerdote que con su salida del armario marcó un antes y un después en la visibilidad LGTB en España

Ha fallecido José Mantero, el sacerdote de Valverde del Camino (Huelva) que con su aparición en el número 36 de la revista ZERO marco un antes y un después en la historia de la visibilidad LGTB en España. «Doy gracias a Dios por ser gay», rezaba aquella inolvidable portada. Suspendido a divinis de su actividad sacerdotal, Mantero nunca dejó de ser un referente, no solo para las personas LGTB cristianas, sino para todos aquellos que hemos admirado su valentía.

José Mantero ha fallecido en el Hospital Comarcal de Riotinto. Según el diario El Mundo, su muerte ha sido consecuencia del agravamiento de una pericarditis por la que llevaba varios días hospitalizado. En cualquier caso, la noticia ha causado sorpresa. Ayer mismo, 17 de agosto, Mantero rendía homenaje a la ciudad de Barcelona en su cuenta de Twitter con motivo del aniversario del atentado de Las Ramblas, sin abandonar el tono mordaz que caracterizaba muchos de sus mensajes.

Su salida del armario fue histórica, aunque con el paso de los años su recuerdo se tornó agridulce. «Han pasado algo más que los años. Lo más importante, la libertad personal y el propio crecimiento espiritual, interior, humano, humanista si lo prefieres. En aquel momento de mi salida del armario, hubo muchas sonrisas y buenas caras, que más tarde se revelaron como lo que en verdad eran, o son… y bueno, guardo muy buenos recuerdos de aquel tiempo, aunque no de todas las personas», nos contaba en 2015 en una entrevista a la sección La pluma en el armario, al preguntarle sobre aquel momento.

El paso de los años agudizó su escepticismo sobre la posibilidad de que la Iglesia católica cambie desde dentro, a pesar de los gestos del papa Francisco. «Pienso que es un tipo hábil, sí, pero falso. Una cáscara de huevo que rascas y no hay nada. Dime si no en qué ha cambiado el pensamiento católico sobre, por ejemplo, las personas LGTB. En nada, cero. Eso sí, en el avión y siempre ante periodistas, micros y cámaras, Bergoglio dice que quién es él para juzgar a los gais. Pero de hecho les está juzgando, pues mantiene la misma línea discursiva teológico─moral de sus predecesores. Para él seguimos siendo desórdenes morales subjetivos. Oye, chico, ¡y tan a gustito! Me encanta el desorden», añadía en la entrevista.

«La Iglesia es el reino y reinado de la doble moral, de la falsedad y la hipocresía. Se basan en un axioma para ellos sagrado: no es pecado mientras no se sepa», nos había contado semanas antes, en referencia al caso de un hombre trans y católico al que la Iglesia negó la posibilidad de ser el padrino del bautizo de su sobrino. «Jesús les llamó ‘camada de víboras, sepulcros blanqueados, tumbas sin señal’ en el santo Evangelio. Hemos de recuperar el discurso de la indignación, que es un discurso crístico y cristiano».

Mantero no echaba de menos su actividad sacerdotal. «Desconozco si ella me echa de menos a mí. El trabajo ‘pastoral’ fue muy importante en mi vida, pero ahora estoy, digamos, en otra longitud de onda», nos comentó en la ya mencionada entrevista. A pesar de todo, Mantero había mantenido de alguna forma viva su antigua vocación. «Ya no mantengo correspondencia tan habitualmente con curas gais. En parte porque he pasado página de mi vida anterior y, en parte, porque ellos se habrán cansado. Me refiero al mundo católico. Con anglicanos y presbiterianos sí que mantengo. Incluso he oficiado bendiciones nupciales de clérigos de la comunión anglicana chico-chico», nos revelaba.

«Lo que llamas purismo sexual no es más que un invento de cuatro maricas amargadas y un par de docenas de monjas neoyorkinas psicoanalizadas», nos respondía, en otro momento de la entrevista. «Precisamente, el acierto de la sexualidad es la contaminación y yo soy más del ‘contamíname’ que del ‘por-favor-manténme-puro», añadía, sin pelos en la lengua. Como vivió su vida.

Descansa en paz.

Veces compartido
Comentarios
  1. Unai

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido