"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Chelsea Manning es liberada de su encarcelamiento por desacato tras concluir la labor del gran jurado ante el que se negó a declarar

La exsoldado transgénero Chelsea Manning ha sido puesta en libertad tras la conclusión de la labor del gran jurado ante quien se negó a declarar en el caso que mantiene la administración estadounidense contra Wikileaks y Julian Assange, lo que causó su encarcelamiento por desacato. Su liberación ha tenido lugar un día después de que intentara suicidarse en el centro penitenciario, si bien sus abogados han comunicado que se restablece adecuadamente en un hospital. Sin embargo, el tribunal ha mantenido la fuerte sanción económica con la que también se quiso forzar su declaración.

Tras haber recibido el indulto del presidente Barack Obama por su condena por revelación de secretos de Estado, Chelsea Manning aún sigue enfrentándose a la justicia federal estadounidense por asuntos estrechamente relacionados con su antigua actividad. Desde su liberación por aquellos cargos, ha permanecido encarcelada en dos ocasiones por negarse a declarar ante el gran jurado en el caso del estado federal contra Wikileaks y Julian Assange.

En ambas ocasiones, Manning se negó a prestar testimonio por considerar que estaba siendo utilizada y puesta en riesgo por intereses espurios, remitiéndose a la declaración efectuada en el consejo de guerra en el que fue condenada anteriormente. Su primera citación ante el gran jurado tuvo lugar en marzo de 2019. Tras su negativa a declarar, el tribunal dictó prisión por desacato, como medida coercitiva para provocar su colaboración. En esta ocasión, fue internada en una prisión femenina, si bien fue sometida a largos días de casi total aislamiento. El 9 de mayo se dictó su liberación por haber expirado el plazo establecido para que resolviera  el gran jurado. Sin embargo, recibió una nueva citación para presentarse ante otro gran jurado, ante el cual volvió a rehusar prestar declaración.

De nuevo se produjo la acusación de desacato y su internamiento en la misma prisión del estado de Virginia, acompañada por una fuerte sanción económica por cada día de retraso en prestar declaración. Manning se declaró insolvente, permaneciendo en encarcelada hasta que el pasado 11 de marzo intentó suicidarse, tan solo dos días antes de la vista programada para un recurso sobre su liberación. Sin embargo, el día 12 el tribunal dictó su puesta en libertad al haber concluido la labor del gran jurado y no ser su declaración necesaria. Según sus abogados, Manning se está restableciendo adecuadamente en un hospital.

No parece, sin embargo, que los problemas de Chelsea Manning hayan acabado, pues el tribunal ha mantenido la sanción económica acumulada, que asciende a 256.000 dólares (230.000 euros), estipulando que deben ser abonados de manera inmediata.

Siete años de encarcelamiento en condiciones muy duras

Chelsea Manning estuvo en prisión desde 2010 hasta 2017, tras un consejo de guerra donde fue declarada culpable de 22 cargos relacionados con la revelación de secretos de Estado. Durante su encarcelamiento, fue sometida a condiciones de máxima vigilancia y aislamiento extremo que en su momento fueron muy criticadas por organizaciones humanitarias. Desde el día siguiente a su condena se declaró públicamente como una mujer transexual, expresando su intención de iniciar su proceso de reasignación. Sin embargo, se vio obligada a demandar al Gobierno estadounidense por la negativa de las autoridades penitenciarias a ofrecerle la asistencia precisa. No fue hasta abril de 2015 que consiguió la autorización para iniciar el tratamiento hormonal.

Los continuos castigos a un durísimo aislamiento por las faltas más leves y la lucha continuada por ejercer sus más elementales derechos la condujeron a dos intentos de suicidio, uno en julio de 2016 y otro en octubre de ese mismo año. También llevó a cabo una huelga de hambre ante la negativa de las autoridades de la prisión a que se pudiera someter a cirugía de reasignación, algo que el propio equipo médico había recomendado. Solo cuando la situación fue denunciada por la asociación ACLU, los mandos penitenciarios se comprometieron a facilitar el proceso.

Dada la precaria situación en prisión de Chelsea Manning, la medida de gracia había sido solicitada repetidamente, incluso por otros responsables de WikiLeaks acogidos fuera de los Estados Unidos, como Edward Snowden o Julian Assange. Finalmente Barack Obama accedió a la petición, que se materializó el 17 de mayo de 2017. En 2018, Manning comunicó su intención de dedicarse a la política.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.