España baja otro puesto y se sitúa en la 12.ª posición, por carecer de leyes de ámbito estatal protejan específicamente la orientación sexual y la identidad de género, debido al inmovilismo legislativo.