Según informa el diario Público, el presidente del Congreso de los Diputados, José Bono -católico practicante y uno de los dirigentes del PSOE de posiciones más conservadoras- habría manifestado en un encuentro con periodistas que cometió “un error” al pensar que las uniones entre personas del mismo sexo debían denominarse con un término distinto al de matrimonio.

Al parecer, con el paso del tiempo Bono se habría convencido del acierto que supuso la aprobación en 2005 de la ley que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo y de la utilización explícita de la palabra “matrimonio” para designar la que es una única institución jurídica, independientemente del sexo de los contrayentes.

Aunque Bono nunca llegó a manifestarse de forma explícita contra la aprobación de la ley (como si hizo, por ejemplo, el entonces senador socialista Francisco Vázquez, que llegó a ausentarse de la cámara para no votarla) no era un secreto para nadie su preferencia por una legislación de uniones civiles.  

Nunca es tarde si la dicha es buena…