Un apunte de sociedad, aunque con trasfondo político. Mary Cheney, la hija abiertamente lesbiana de Dick Cheney (vicepresidente de Estados Unidos con George W. Bush), ha contraido matrimonio con su pareja, Heather Poe, en Washington D.C. La capital federal de Estados Unidos permite que las parejas del mismo sexo contraigan matrimonio desde hace más de dos años.

Mary Cheney y Heather Poe, madres de dos hijos, han contraido matrimonio coincidiendo con el vigésimo aniversario de su primera cita, según ha contado en Facebook la propia Mary Cheney.

No es casualidad que Dick Cheney sea prácticamente el único político del ala dura del Partido Republicano que se ha posicionado públicamente a favor de los derechos LGTB. Cheney mostró en 2010 su apoyo a las intenciones de la administración Obama de revocar el “Don’t ask, don’t tell”, la ley que por entonces impedía a gays y lesbianas servir en el Ejército a no ser que mantuvieran en secreto su orientación. Y en junio de 2009 se posicionaba a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo, aunque dejando claro que en su opinión la legislación matrimonial debe seguir siendo competencia de los estados. La postura de Cheney era ya conocida en círculos políticos desde que, siendo vicepresidente, trascendiera su oposición a las intenciones de Bush de promover una enmienda a la Constitución de Estados Unidos para prohibir el matrimonio entre personas del mismo sexo en todo el país, que no llegó a prosperar.

El matrimonio de Cheney y Poe, por cierto, no será oficialmente reconocido en su propio estado de residencia, Virginia. En Estados Unidos, a día de hoy, el matrimonio entre personas del mismo sexo es legal, además de en la capital, en Massachusetts, Connecticut, Iowa, Vermont, New Hampshire y Nueva York.  También lo es en las reservas indias Coquille (Oregón) y Suquamish (Washington).

Leyes de matrimonio igualitario han sido aprobadas ya también por los estados de Maryland y Washington, si bien en estos casos la entrada en vigor de la ley está supeditada a sendos referéndums que se celebrarán en noviembre. Hay además unas 18.000 parejas casadas en California, un estado que permitió durante unos meses el  matrimonio entre personas del mismo sexo y que todo apunta volverá a permitir por decisión judicial.