"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Libros visibles: «Ilusiones de marfil»

Escribí la última página de la novela en el patio interior ajardinado de un pequeño hotel de Montmartre. Cerré la tapa del portátil y me tomé una cerveza para celebrar que los meses de trabajo habían terminado… o al menos eso creí, porque después vendrían los interminables retoques y los envíos infructuosos a editoriales… hasta que un año más tarde, «Ilusiones de marfil» quedó guardada en una caja, en mi escritorio. Ni siquiera me enfadé, solamente me conformé, pero seguí escribiendo.

Este mismo año me animé a publicarla en Amazon en formato electrónico y en apenas tres meses, he alcanzado la posición número dos en temática Gay/Lesbiana y número catorce en Humor. No es la gran parrafada filosofal, quizá tenga en algún momento un diálogo frenético… pero no falta el humor, desde luego, que fue mi propósito: entretener de una forma divertida.

No me extenderé con mis agradecimientos porque los encontraréis en el blog (ellos saben que les quiero con locura), pero sí quiero decir que mi marido es el mejor apoyo que he podido tener.

Aquí os dejo el Facebook, el blog y para comprarlo por amazon.

Sinopsis

Parece que Vicente Lardín lo tiene todo: a sus treinta y seis años posee un buen trabajo con coche de empresa, una casa domótica preciosa con increíbles vistas sobre la ciudad de Barcelona y una moto de la que está enamorado. Pero no es oro todo lo que reluce: en su entorno familiar nos encontramos con unos padres que viven lejos, los que cuando era niño, le dejaron con su abuela materna, cosa por la que siempre ha mantenido una distancia emocional con ellos. Tiene una buena relación con su único hermano y el hecho de que Vicente sea gay, jamás le ha supuesto el más mínimo problema.

Se independizó a los dieciocho años y no perdió el tiempo: acabó sus estudios y con los años se licenció en Psicología, aunque nunca ejerció. La mente humana le aburre demasiado. El amor nunca le ha quitado el sueño, aunque está enamorado de Rubén, al que jamás se lo confesó durante mucho tiempo por miedo a ser rechazado.

Cuenta con Esperanza, su mejor amiga. Se conocen desde niños y han sido siempre sus pilares emocionales. Incluso son vecinos en Vallvidrera.

En tres semanas, durante una Navidad, ocurren un seguido de circunstancias un poco atípicas en las que le queda claro que si algo tiene que ocurrir, no tiene que sentarse a esperar a que suceda, por lo que pone remedio al asunto, obteniendo uno de los mayores chascos de su vida.

Aún así, siempre intenta ver el lado positivo de la situación, porque si vemos como ha sido su vida, no sólo nos veremos reflejados y entenderemos sus miedos, comprenderemos que todos queremos lo mismo: no sentirnos solos.

Nota de dosmanzanas: Los libros visibles es un espacio gratuito para que los usuarios de dosmanzanas conozcan tu obra. Aquí tienes más información sobre esta sección.

Comentarios
  1. pepón
  2. Sergi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.