"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

El COI pide que los Juegos de Sochi transcurran sin discriminación. Harvey Fierstein, más claro, habla del precio “de tolerar la intolerancia”

El Comité Olímpico Internacional (COI) ha emitido un comunicado en el que describe el deporte como un derecho que debe estar a disposición de todos, sin distinción de raza, sexo u orientación sexual. A su vez, afirma seguir trabajando para que los próximos Juegos Olímpicos  de Invierno de Sochi (Rusia) transcurran sin incidentes discriminatorios, todo ello a pesar de las leyes homófobas recientemente aprobadas por el Parlamento ruso, que ponen en peligro a atletas, espectadores y medios de comunicación LGTB.

Organizaciones en defensa de los derechos LGTB como Human Rigts Watch han solicitado repetidamente al  COI que tome medidas encaminadas “a presionar a las autoridades para que declaren públicamente que, como sede olímpica, Rusia garantizará, sin distinción, la seguridad y la libertad de expresión y asociación de todos los atletas, entrenadores, aficionados y público en general que asistan a los Juegos de Sochi”. El temor de que la ley que prohíbe la llamada “propaganda homosexual” sea aplicada a todo aquel que manifieste simplemente ser una persona LGTB se ha avivado tras la reciente detención de tres turistas holandeses.

La respuesta del COI ha llegado a través de un comunicado, en el que define el deporte como “un derecho humano que debe estar disponible para todos sin distinción de raza, sexo u orientación sexual”. También afirma que “los Juegos en sí deben estar abiertos a todos, sin discriminación, lo cual es aplicable tanto a espectadores, como a trabajadores, medios de comunicación y por supuesto a los atletas. Nos oponemos enérgicamente a cualquier acción que ponga en peligro este principio”.

En referencia específica a las leyes homófobas rusas, el COI se muestra mucho más precavido: “como es sabido, esta legislación acaba de ser aprobada y queda por ver cómo se implementará, en particular en lo que respecta a los Juegos de Sochi. Como organización deportiva, lo que debemos hacer es seguir trabajando para garantizar que los Juegos puedan desarrollarse sin discriminación para los atletas, trabajadores, espectadores y medios de comunicación. Cuestiones políticas más amplias tendrían mejor tratamiento en otras organizaciones internacionales más adecuadas para esa labor”.

Recordemos una vez más que la legislación aprobada establece penas de arresto de varios días y sanciones económicas, que varían según se trate de ciudadanos individuales, funcionarios o empresas y grupos sociales. Las multas podrán variar entre los 115 y los 35.000 euros. Para los ciudadanos de otros países, como sería el caso de la mayoría de espectadores, medios de comunicación y atletas, además de la sanción económica se establece una pena de arresto de quince días y la expulsión del país.

El precio de tolerar la intolerancia

En referencia a las leyes discriminatorias aprobadas en Rusia y a la celebración de los Juegos Olímpicos de Invierno en el país, el conocido guionista, actor, autor teatral y director abiertamente gay Harvey Fierstein ha escrito un encendido artículo en The New York Times. El comienzo es ya contundente: “el presidente Vladimir Putin ha declarado la guerra a los homosexuales. Hasta el momento, el mundo ha permanecido en silencio”.

Fierstein denuncia cómo la ambigüedad de la ley contra la llamada “propaganda homosexual” puede hacer, de hecho, que en los Juegos Olímpicos “cualquier atleta olímpico, entrenador, periodista, miembro de la familia olímpica o aficionado que sea gay, o sospechoso de ser gay, o simplemente acusado de ser gay, pueda ir a la cárcel”.

Para el autor de Trilogía de Nueva York también están claras las intenciones políticas que se esconden tras la legislación homófoba, al igual que sus consecuencias: “la campaña de Putin contra las personas lesbianas, gais y bisexuales es una distracción, una estrategia para demonizar a una minoría con fines políticos tomada directamente del manual nazi. ¿Podemos permitir que esta guerra contra los derechos humanos quede sin respuesta? Aunque el Sr. Putin crea que puede controlar su creación, la historia demuestra que no se puede. Las condenas que establece son un permiso para cometer actos de violencia contra gais y lesbianas. En mayo un joven homosexual fue asesinado en la ciudad de Volgogrado. Fue golpeado, su cuerpo violado con botellas de cerveza, la ropa quemada, la cabeza aplastada con una piedra. Lo más probable es que esto solo sea el principio”.

Por último, Harvey Fierstein cierra con un recuerdo a otra situación histórica que encuentra paradigmática: “en 1936 el mundo asistió a los Juegos Olímpicos de Alemania. Casi ningún participante dijo algo sobre la campaña de Hitler contra los judíos. Los partidarios de esta decisión destacan con orgullo el triunfo de Jesse Owens, mientras yo destaco con pavor el Holocausto y la Guerra Mundial. Hay un precio por tolerar la intolerancia”.

Veces compartido
Comentarios
  1. Xavi2
  2. neike

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido