"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

La ciudad de Houston (Texas) aprueba una ordenanza que protege a las personas LGTB de la discriminación

Por una mayoría de 10 votos contra 6, el Consejo de la ciudad de Houston (Texas) ha aprobado la Ordenanza de Igualdad de Derechos, que protegerá a las personas LGTB, entre otros colectivos, de la discriminación en los ámbitos del empleo, la vivienda y las prestaciones de servicios. Los opositores a la igualdad habían amenazado con promover la destitución de la alcaldesa de Houston, la abiertamente lesbiana Annise Parker, y los concejales adeptos si la ordenanza era aprobada.

Houston es la ciudad más poblada del estado de Texas y la cuarta en población del conjunto de los Estados Unidos. También era hasta ahora la única gran ciudad del país que carecía de políticas antidiscriminatorias. Por ello, tras su reciente reelección como alcaldesa, Annise Parker decidió presentar la Ordenanza de Igualdad de Derechos ante el Consejo de la ciudad.

La ordenanza aprobada dicta la protección contra la discriminación por razón de sexo, raza, color, etnia, origen nacional, edad, estado civil, condición militar, religión, discapacidad, orientación sexual, información genética, identidad de género y embarazo. Afectará a los ámbitos del empleo, la vivienda, servicios públicos y proveedores de servicios.

Los opuestos a la igualdad de derechos LGTB se mostraron indignados por la inclusión de la orientación sexual y la identidad de género en la ordenanza, arguyendo que protegerlas de la discriminación contravendría el derecho a la libertad religiosa. Ponían como ejemplo que un comerciante cristiano se vería obligado a prestar sus servicios en una boda entre personas del mismo sexo, a pesar de que fuera en contra de sus creencias.

Debido a ello reclamaron que la ordenanza fuera puesta a votación entre la población de Houston antes de ser considerada por el Consejo de la ciudad, propuesta que fue denegada. También amenazaron con recoger firmas para promover la destitución de la alcaldesa Parker y los concejales que apoyaran la ordenanza por “incompetencia, mala conducta y falta de aptitud para el cargo”.

Estos argumentos contrarios, al igual que otros muchos favorables, fueron expuestos por unas doscientas personas ante el pleno del Consejo antes de proceder a la votación. El resultado final fue de 10 votos a favor y 6 en contra, por lo que la Ordenanza de Igualdad de Derechos fue finalmente aprobada y los ciudadanos de Houston se han unido a los de otras ciudades del estado de Texas, como Austin, Dallas o San Antonio, en el fortalecimiento de sus derechos.

Esta ordenanza no ha sido la primera medida de la alcaldesa en contra de la discriminación, pues, poco después de ocupar su cargo, ordenó que se aplicaran los beneficios establecidos para los cónyuges de los empleados municipales a las parejas del mismo sexo legalmente casadas en los estados donde se permite el matrimonio igualitario. Recordemos que un tribunal federal declaró inconstitucional la prohibición del matrimonio igualitario en el estado de Texas, pero que esa sentencia se encuentra en suspenso hasta que se decida la apelación.

También en Texas, una pareja gay discriminada en un restaurante

Una ciudad texana que no dispone de ordenanzas que protejan contra la discriminación hacia las personas LGTB es Pittsburg. En ella se encontraba el pasado martes 27 de mayo la pareja formada por Collin Dewberry y Kelley Williams. Ambos decidieron desayunar en el restaurante de comida familiar Big Earl’s Bait House and Country Store antes de continuar con su viaje.

Tras consumir su desayuno y pagarlo, procedieron a abandonar el establecimiento, pero antes de hacerlo fueron interpelados por la camarera que les había atendido, hija de los dueños del negocio, que les espetó: “aquí no servimos a maricones”, y les indicó que no debían volver entrar en el local en el futuro, mientras les señalaba un cartel pegado a la puerta del restaurante en el que se podía leer “Bienvenidos a Big Earl’s, donde los hombres se comportan como hombres y las mujeres se comportan como damas. No se permiten los pantalones caídos. Nos reservamos el derecho a rehusar servir a cualquier persona”.

Al parecer, Collin y Kelley habían contravenido esos requerimientos al haber tenido algún tipo de contacto físico entre ellos mientras consumían su desayuno, como cogerse de las manos o acariciarse la rodilla. El mismo comportamiento que habría sido tolerado sin problema alguno en una pareja formada por un hombre y una mujer.

Collin y Kelley comentaban que han vivido toda su vida en el este de Texas y “nunca nos han demostrado un odio semejante”. Afortunadamente, según han comprobado, los comentarios en redes sociales son abrumadoramente favorables a ellos y muy críticos con el restaurante.

Desde la aprobación de la Ley de Derechos Civiles de 1964, es ilegal discriminar a los clientes en locales públicos (como hoteles, restaurantes, cafeterías o salas de cine) en base a su raza, color, religión u origen nacional en todos los Estados Unidos. Algunos estados y ciudades han añadido a esa lista la orientación sexual y la identidad de género. En aquellos lugares en que esa protección no existe, como Pittsburg, las personas LGTB pueden ser tratadas como Collin y Kelley con absoluta impunidad.

Veces compartido
Comentarios
  1. Seba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido