"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

En una motivada y emotiva sentencia, un juez federal declara inconstitucional la prohibición del matrimonio igualitario en Oregón

El juez federal Michael McShane ha dictaminado este lunes 19 de mayo que la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo recogida en la legislación del estado de Oregón viola la Constitución de los Estados Unidos. La sentencia, cuya ejecución no ha sido suspendida por el juez McShane, probablemente tampoco será apelada por la Fiscalía General del estado, que ni siquiera llegó a defender la legislación vigente en Oregón ante el tribunal. Si no se presenta alguna apelación admisible en el plazo establecido, la sentencia adquirirá firmeza, convirtiendo a Oregón en el decimoctavo estado de los Estados Unidos en permitir el matrimonio igualitario.

Dos parejas del mismo sexo eran quienes demandaban al estado de Oregón por impedirles contraer matrimonio al aplicar la enmienda a la Constitución del estado, aprobada en 2004 por el 57% de los votantes, que establece que la única forma de matrimonio reconocida por el estado de Oregón es la formada por la unión de un hombre y una mujer. Las parejas arguían que impedirles el matrimonio debido a estar compuestas por dos personas del mismo sexo violaba el derecho a la igual y protección y al debido proceso recogidos en la 14ª Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos.

La fiscal general de Oregón, Ellen Rosenblum, anunció en el mes de febrero que no defendería la prohibición del matrimonio igualitario ante el tribunal federal puesto que dicha prohibición “no podría resistir una impugnación constitucional federal en virtud de cualquier norma a examen”. Ya en octubre de 2013, un informe favorable del Departamento de Justicia del estado ocasionó que los matrimonios del mismo sexo celebrados en otras jurisdicciones donde estaban permitidos fueran reconocidos por el estado de Oregón. Por su parte, el gobernador John Kitzhaber no consideró la contratación de otro equipo legal que defendiera el ordenamiento constitucional de Oregón al respecto.

Debido a ello, la organización homófoba National Organization for Marriage (NOM) presentó una solicitud ante el juez McShane en la que se abogaban la representación de quienes habían votado a favor de la enmienda constitucional en 2004, instando al juez a que les permitiera ser quienes la defendieran ante su tribunal. El magistrado finalmente denegó la solicitud, al estimar que la organización apenas si tenía afiliados en el estado de Oregón como para atribuirse una representación semejante.

Resolución favorable

Sin defensa de la prohibición constitucional al matrimonio entre personas del mismo sexo, se esperaba que la resolución del juez McShane fuera favorable. La circunstancia de que se tratara de un juez abiertamente gay alimentaba también esa esperanza, aunque desde su entorno se declarara inmediatamente que cualquier resolución que tomara estaría motivada por los méritos del caso, no por cualquier circunstancia personal.

Pero la resolución, efectivamente, ha sido favorable, y el juez Michael McShane ha dictaminado que los derechos constitucionales de los demandantes se menoscababan debido a la prohibición estatal de sus matrimonios. La sentencia, que no ha sido suspendida cautelarmente por el juez, ha sido acompañada por una orden ejecutiva en la que se obliga a los funcionarios del estado de Oregón a que proporcionen licencias de matrimonio a las parejas del mismo sexo que las soliciten.

La National Organization for Marriage presentó inmediatamente una solicitud de suspensión de la sentencia ante la Corte de Apelaciones del 9º Circuito, solicitud que ha sido denegada con la misma prontitud.

De hecho, las primeras licencias de matrimonio ya han sido proporcionadas a las parejas del mismo sexo que las han solicitado. Eso sí, las leyes de Oregón establecen un plazo de tres días tras la emisión de la licencia matrimonial antes de que la boda pueda tener lugar, por lo que habrá que esperar ese plazo para contemplar las primeras ceremonias nupciales.

Una motivada y emotiva sentencia

Los fundamentos legales de la sentencia del juez Michael McShane han respondido a los méritos del caso, y están en la línea argumental de las sentencias del mismo tipo dictadas en Utah, Oklahoma, Texas, Virginia, Michigan, Arkansas e Idaho. Sin embargo, el juez se ha permitido, como es su prerrogativa, concluir su resolución con unos comentarios que indudablemente están ligados a su experiencia personal. La de él y la de muchos, que sin duda se verán reconocidos en ellos.

Estos son los párrafos finales, que merecen una lectura:

Oregon reconoce un matrimonio por amor de la misma manera que reconoce un matrimonio de conveniencia. Se ofrece el mismo conjunto de derechos y privilegios a Tristán e Isolda que a una celebridad de Hollywood que se despierta en Las Vegas con la memoria borrosa y un anillo en el dedo. Sin embargo, no permite esos mismos derechos a las parejas de gais y lesbianas que desean contraer matrimonio dentro de los límites de nuestras fronteras geográficas.

Generaciones de estadounidenses, incluido yo mismo, se criaron en un mundo en el que se creía que la homosexualidad era una perversión moral, un trastorno mental o un pecado mortal. Recuerdo que uno de los juegos de recreo más populares de mi infancia se llamaba ‘manchar al maricón’ y se jugaba con gran celo sin pensar un momento en la corrección política de hoy. A un nivel más profundo, la misma visión del mundo dio lugar a un ambiente de crueldad, violencia y odio a sí mismo. Tan solo era 1986, cuando el Tribunal Supremo de los Estados justificaba, sobre la base de una ‘enseñanza moral de milenios’, el encarcelamiento de los hombres gais y las mujeres lesbianas que participaban en actos sexuales de mutuo acuerdo…

Incluso hoy en día me viene a la memoria ese legado que hemos dado como herencia a la generación actual, cuando mi hijo mira con desdén el suéter que le regalo para la Navidad y, volteando los ojos, dice ‘papá… es tan gay’.

Mi decisión no será la última palabra sobre este tema, pero en lo que respecta al matrimonio me llaman más la atención nuestras similitudes que nuestras diferencias. Creo que si somos capaces de pasar por alto el género y la sexualidad, podremos ver en estos demandantes ni más ni menos que a nuestras familias. Las familias que esperaríamos que nuestra Constitución protegiera, incluso exaltara, en igual medida.

Con ese discernimiento no vemos las sombras que acechan en los armarios o los estereotipos de lo que antes se creía; más bien, vemos familias comprometidas con un propósito común de amor, devoción y servicio a la comunidad en general.

¿A dónde nos conduce esto? Sé que muchos sugieren que vamos por una pendiente resbaladiza que no tendrá límites morales. Para aquellos que realmente abrigan estos temores, tan solo puedo decir esto: miremos menos hacia el cielo para ver lo que nos podría caer; en vez de ello, mirémonos los unos a los otros… y elevémonos.

Continúa la avalancha

Desde la sentencia del Tribunal Supremo de los Estados Unidos que derogaba la parte de la DOMA que impedía el reconocimiento federal de los matrimonios entre personas del mismo sexo en junio de 2013, se han presentado varias decenas de demandas en diversos estados, en las que de una u otra forma se desafía la prohibición del matrimonio igualitario. Oregón se une a los estados en los que las sentencias han dado resultados favorables, como en el caso de Utah, OklahomaVirginia, Texas, Michigan, Arkansas e Idaho. En todos ellos, sin embargo, las sentencias están en suspenso mientras se resuelven las apelaciones.

En Kentucky y Ohio se ha resuelto a favor del reconocimiento de los matrimonios del mismo sexo celebrados en otros estados donde están permitidos, con las sentencias también en suspenso. En Tennessee e Indiana ese reconocimiento se circunscribe únicamente a las parejas demandantes, aunque el precedente ya se ha establecido.

En dosmanzanas también hemos aludido a algunas otras de las que están en proceso (como las de Nevada o Pensilvania), pero en realidad el proceso alcanza ya a treinta estados que cubren todos los territorios judiciales del país. Todo apunta a que esta auténtica avalancha judicial tendrá que culminar más pronto que tarde en una nueva sentencia del Tribunal Supremo que aclare la situación.

Actualmente, y en espera de que se resuelvan las diversas apelaciones y procesos, en los Estados Unidos el matrimonio entre personas del mismo sexo es legal en California, Connecticut, Delaware, Hawaii, Illinois, Iowa, Maine, Maryland, Massachusetts, Minnesota, New Hampshire, Nueva Jersey, Nueva York, Nuevo México, Oregón, Rhode Island, Vermont y Washington. A estos 18 estados se unen además Washington DC (la capital federal) y ocho jurisdicciones tribales.

Veces compartido
Comentarios
  1. iñigo
  2. Jacko
  3. Nazareno
  4. iñigo
  5. NazarenoDM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido