"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Sin emitir sentencia, el Supremo de Estados Unidos apuntilla a los homófobos permitiendo el matrimonio igualitario en cinco estados más

Como ya sucediera en 2013 el caso de California, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos ha rechazado estudiar las apelaciones de los contrarios al matrimonio igualitario en cinco estados en los que la justicia federal ya lo había dado por bueno en el nivel inferior. El Supremo parece optar por examinar la cuestión solo en el último momento, cuando la fuerza de los hechos haga muy difícil un fallo contrario… o incluso no pronunciándose nunca si no se producen sentencias contradictorias entre las diferentes Cortes de Apelaciones.

Llevábamos semanas esperando que el Supremo decidiera en su nuevo turno de aceptación de casos estudiar los recursos a las sentencias de tres diferentes Cortes de Apelaciones (el escalón intermedio entre la justicia federal a nivel de los estados y el Tribunal Supremo), que a lo largo de este año han considerado que prohibir el matrimonio entre personas del mismo sexo viola el derecho al debido proceso y a la igual protección garantizados por la 14ª Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos. Se trata del 10º Circuito (que ha emitido dos sentencias referidas a Utah y Oklahoma), la del 4º Circuito (que ha emitido una sentencia referida a Virginia) y la del 7º Circuito, que ha emitido una sentencia referida a Indiana y Wisconsin. En todos los casos las sentencias han sido emitidas por un panel de tres jueces (en los tres primeros por dos votos a uno, y en el tercer caso por unanimidad de los tres).

En los cinco estados los recurrentes (en la mayoría de los casos sus fiscales generales) habían renunciado al derecho que tenían a ser escuchados por el pleno de cada una de las Cortes de Apelaciones y apelaron directamente al Supremo, al que solicitaron que aclarase definitivamente la cuestión. Pero para sorpresa de muchos el Supremo ha vuelto a hace oídos sordos y ha preferido no aceptar ninguno de estos casos, lo que supone dar validez a las sentencias previas, cuya ejecución permanecía cautelarmente suspendida, y que las bodas entre personas del mismo sexo comiencen a celebrarse en los cinco estados: Utah, Oklahoma, Indiana, Wisconsin y Virginia. De hecho, en el momento de escribir esta entraba ya se han celebrado bodas en Oklahoma y Virginia.

Es más: dependiendo de las interpretaciones judiciales, la “no decisión” del Supremo puede suponer un efecto arrastre en el resto de estados sometidos a la jurisdicción de los circuitos afectados y en los que aún no es legal el matrimonio igualitario: en el caso del 10º Circuito, Colorado (donde de hecho ya se ha producido otra sentencia favorable al matrimonio igualitario emitida por un juez federal), Kansas y Wyoming, y en el caso del 4º Circuito, Virginia Occidental, Carolina del Norte y Carolina del Sur. En el caso del 7º Circuito la cuestión ha quedado ya cerrada en todos sus estados.

El Supremo rechaza pronunciarse ahora… ¿Quizá nunca?

Lo cierto es que las opiniones de los observadores sobre lo que el Supremo haría al final han ido cambiando a lo largo de las últimas semanas. Si en el verano la mayoría apuntaba a que el alto tribunal no tendría más remedio que pronunciarse ya, recientes declaraciones de Ruth Ginsburg, una de los miembros del Supremo a las que se considera un voto seguro a favor del matrimonio igualitario, hacían prever en los últimos días que el Supremo se abstendría de decidir sobre el tema en este momento.

Ginsburg, que semanas antes había declarado que el tema estaría resuelto en junio de 2016, “y posiblemente un año antes”, aclaraba después que si todas las sentencias de las Cortes de Apelaciones eran unánimes no había necesidad alguna de que el Supremo se precipitara a estudiar la cuestión. En ese sentido, Ginsburg dio gran importancia a la futura sentencia del 6º Circuito de Apelaciones, que debe decidir sobre los recursos de Kentucky, Michigan, Ohio y Tennessee, y que ya ha escuchado a las partes. Se trata, según los analistas, de uno de los circuitos que más probabilidades tiene de emitir una sentencia desfavorable al matrimonio igualitario.

Conviene recordar de todas formas que de lo que se trata es de dilucidar si el derecho de dos personas del mismo sexo a contraer matrimonio goza de protección por la 14ª enmienda a la Constitución de los Estados Unidos, y por tanto no hay estado que pueda impedir su celebración. En el caso de que el Supremo se pronunciara en contra, cada estado podría decidir celebrar o no bodas en su territorio. Hay que recordar a este respecto que el Supremo ya se pronunció sobre el tema hace más de un año, cuando declaró inconstitucional la sección 3 de la DOMA (Defense of Marriage Act, la norma que impedía el reconocimiento por parte de la administración federal de los matrimonios entre personas del mismo sexo celebrados en aquellos lugares donde fuera legal). Una sentencia que está en el origen de toda la escalada judicial, y que echando la vista atrás ha resultado pieza clave en el avance del matrimonio igualitario en Estados Unidos.

Mientras, la escalada judicial no se detiene

Pero ni mucho menos la avalancha ha cesado: están pendientes de ser estudiadas por las correspondientes Cortes de Apelación sentencias favorables al matrimonio igualitario en FloridaIdahoKentuckyMichiganOhioTennessee y Texas. Y además del ya mencionado 6º Circuito también ha escuchado ya a las partes el 9º Circuito, que debe decidir sobre Idaho y Nevada (en este último estado la situación es algo diferente, ya que el caso ha llegado a la Corte de Apelaciones por otra vía jurídica, sin que exista una sentencia anterior que declare inconstitucional la prohibición del matrimonio igualitario).

También ha habido sentencias favorables en Oregón y Pensilvania, pero estos dos casos adquirieron firmeza al no presentarse apelación. Por el momento solo ha habido un estado en el que un juez federal ha considerado constitucional prohibir el matrimonio igualitario: Luisiana. En Arkansas, es la Corte Suprema del estado la que debe revisar una decisión favorable al matrimonio igualitario emitida por un juez estatal, no federal. En Misuri, finalmente, un juez estatal ha ordenado el reconocimiento de los matrimonios celebrados en otros estados.

El siguiente mapa, tomado de Freedom To Marry, muestra cual es la situación en el momento actual:

Veces compartido
Comentarios
  1. YoClaudio
  2. odin
  3. Ryszard
  4. Pepón
  5. Oscar
  6. Flick
  7. Seba
  8. Seba
  9. odin
  10. odin
  11. odin
  12. odin
  13. Facu
  14. Ryszard

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido