"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Los deseos afines

Desayuno en Urano

Hemos devorado de un tirón el segundo título que ha caído en nuestras manos de la nueva editorial Dos Bigotes, que se ha empeñado en recorrer los territorios en los que impera la homofobia, empezando por Rusia, siguiendo por África, quizá para recordarnos que vivimos en un oasis.

Los deseos afines. Narraciones africanas contra la homofobia recopila dieciséis cuentos y dos extractos de novela, entre los que se hallan grandes nombres de las letras africanas contemporáneas como Monica Arac de Nyeko, Beatrice Lamwaka (finalista al premio Caine y al PEN Literature Award), K. Sello Duiker, Richard de Nooy, Dolar Vasani, Annie Holmes (nacida en Zimbawe, también cineasta) entre muchos otros.

En general, la mayoría de los relatos se leen estupendamente bien. Quizá sea la tradición oral africana, quizá que los autores están hablando de cosas sobre las que les va la vida en ello, quizá en el fondo seamos todos africanos, quizá sea que de lo que se habla en el libro es de lo que de verdad importa, quizá sea la dimensión mítica que siempre tienen las historias sobre el continente africano (aunque eso quizá sea también un mito).

Los dos relatos que abren el libro son dos obras maestras de la literatura breve que uno no puede parar de releer: Pellizco (de Martin Hatchuel), una amistad desde la infancia que se convierte en amor en el peor momento y que nos deja con escalofríos y angustia por lo breve, por lo intenso, por lo bello y por lo trágico, y que será una característica de la mayoría de los relatos, pero que refleja, desgraciadamente, la situación de las personas LGTB en el continente africano: brevedad, intensidad, belleza y tragedia.

En El baño (de Wamuwi Mbao) sentimos la nostalgia por un amor perdido y la autora se deleita (a veces la nostalgia es muy necesaria) en su pérdida preparando un baño para ella y su recuerdo, en uno de los relatos de amores lésbicos más bonitos que recuerdo haber leído nunca, una absoluta joya de la literatura breve, exquisita en su melancólico discurrir, deslumbradoramente hermosa. Pero entonces llega Monica Arac de Nyeko, con El jambul. Y uno ya no sabe con qué relato quedarse. Y, felizmente, no hay que quedarse con ninguno sino disfrutar de todos.

Pero hay mucho más: Un muchacho es un muchacho (de Barbara Adair) relata la historia de un joven en un vagón de tren con unos soldados que le utilizan para satisfacer sus instintos animales. El chico también disfruta, por cierto.

Los dos extractos de novelas que aquí se presentan nos dejan con ganas de más, especialmente Capítulo trece de K. Sello Duiker, que falleció en 2005 y de cuya novela Thirteen Cents se ofrece aquí un extracto admirable.

Al final, uno se queda con la sensación de que ha conocido otra parte de África, esa que nunca se muestra en las películas ni en los documentales. Y si es verdad que hay puestas de sol esplendorosas, aldeas con techos de uralita polvorientos, vestidos de colores, armas y soldados, corrupción y animales exóticos, también hay amor entre personas del mismo sexo, entre hombres y hombres, entre mujeres y mujeres.

El prólogo de Eduardo Mendicutti convierte al libro en una obra indispensable y redonda.

Otros libros en Desayuno en Urano
elputojacktwist@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido