"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Ataques y detenciones en Rusia en la conmemoración del Día de Salir del Armario

La escalada homófoba en Rusia no se detiene. Durante las celebraciones del Día de Salir del Armario, los activistas que se han manifestado han tenido que sufrir tanto ataques por parte de la población civil como detenciones por parte de las fuerzas policiales. Grupos de homófobos organizados intentaron sabotear con violencia un evento organizado por los activistas LGTB, justo en la víspera del día dedicado a reivindicar la visibilidad de un colectivo al que las autoridades rusas pretenden relegar a la ocultación y el anonimato. Dos días después eran detenidos siete activistas que reivindicaban su derecho a no ser invisibles.

El pasado 10 de octubre, víspera del Día de Salir del Armario, se celebraba en el Centro Sajarov de Moscú un evento dedicado a esa conmemoración. El acto convocó a unos cincuenta participantes, lo que, dada las dificultades legales a que se enfrenta cualquier iniciativa de reivindicación de los derechos LGTB en Rusia, fue considerado todo un éxito. Los participantes  compartieron sus historias personales sobre su salida del armario ante familiares, allegados y el resto de la sociedad, respondiendo a la campaña “sé abierto y tu mundo se volverá más amplio” que presidía el encuentro.

Mientras se desarrollaba el evento, decenas de homófobos se agolparon a las puertas del Centro Sajarov, dirigidos por el conocido activista ortodoxo Dmitri Tsorionov, con intención de entrar en sus salas e impedir la continuidad del acto. Rompieron puertas y ventanas, pero tanto el servicio de seguridad del centro como los propios activistas allí reunidos les impidieron el paso. Frustrado su intento, comenzaron a arrojar huevos contra el edificio, profiriendo proclamas insultantes y amenazando con violencia a quienes intentaban abandonar el centro, mientras enarbolaban iconos y pancartas con eslóganes homófobos. Mientras, se dedicaban a hacer declaraciones difamatorias a los medios de comunicación que habían acudido, acusando a los participantes del acto de abusar sexualmente de niños.

Los efectivos policiales tardaron más de media hora en acudir a las llamadas de los activistas atrapados, siendo recibidos por parte de los agresores homófobos con insultos y lanzamiento de huevos. Ante esta situación, decidieron abandonar el Centro Sajarov y a las víctimas del acoso y la intimidación. Solo la intervención de la Fiscalía de Moscú, a instancias de los responsables del centro, pudo conseguir que, otra media hora más tarde, las fuerzas policiales regresaran y procedieran a detener a los homófobos más violentos.

Sin embargo, una vez que accedieron al Centro Sajarov tras las clausura del acto, los agentes del orden pidieron la documentación a todos los participantes con la excusa de comprobar si había algún menor entre ellos y por lo tanto se estaba violando la ley contra la llamada “propaganda homosexual” vigente en el país. En el comunicado que la autoridades policiales ofrecieron posteriormente a los medios de comunicación, calificaron el ataque homófobo de “protesta pacífica”.

Detenciones por reivindicar los derechos LGTB

Dos días más tarde, el 12 de octubre, un pequeño grupo de activistas LGTB se manifestaba cerca de la estación de metro de Sokolniki, también en reivindicación del Día de Salir del Armario. A los pocos minutos de iniciarse la concentración, se presentó un grupo de la policía de Moscú, que procedió a solicitar la documentación a todos los congregados.

Según los agentes, la naturaleza del acto no coincidía con “los objetivos declarados” cuando se solicitó la autorización. Tras una larga discusión, los activistas accedieron a dispersarse y quitar la cartelería reivindicativa, pero se presentó una nueva patrulla policial que procedió a detener a varios de ellos, acusados de “desobedecer una orden legítima de un agente de la policía”. Según testigos presentes, la policía contó para la detención con la colaboración de ciudadanos civiles, que se comportaban de manera muy agresiva y proferían todo tipo de insultos homófobos.

Entre los detenidos estaban Reida Lynn, Nick Nemeni, Dmitri Svetlyi, Marta Hromova, Maria Goncharova, Vladimir Komov y Svetlana Danchenkova. Fueron conducidos a la comisaría de Sokolniki, de donde, según un comunicado, salieron con cargos a las siete de la tarde.

Veces compartido
Comentarios
  1. Dr.Turbio
  2. Calibán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido