"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Con el Orgullo no se juega

La Asociación de Empresas y Profesionales para Gays, Lesbianas, Bisexuales y Transexuales de Madrid (AEGAL) y su marca Madrid Orgullo (MADO) deberían poner más cuidado si no quieren ser abiertamente acusadas de instrumentalizar el Orgullo LGTB de Madrid, una celebración que nos pertenece a todas y todos, en favor de una opción política, la del PP, y más en concreto de la facción que representa su candidata a la alcaldía de Madrid Esperanza Aguirre. Si ya de por sí produce cierto bochorno el cariz propagandístico de la reunión que Aguirre ha mantenido con algunos empresarios LGTB, resulta especialmente sonrojante el comentario que uno de los altos cargos de la organización del World Pride 2017 ha hecho en Facebook y que se ha difundido como la pólvora en redes sociales.

«Hoy nos hemos reunido los responsables de la organización de Mado (Madrid orgullo) y Madrid Worldpride 2017 con Esperanza Aguirre, candidata a la alcaldía de Madrid. Muy satisfecho tras comprobar su entera disposición a poner el apoyo institucional a servicio del mayor evento de la ciudad. Somos una gran ciudad y nos merecemos una gran alcaldesa como ella», escribía en Facebook Emilio Aguilera, vicepresidente -según figura en la web de MADO– del Comité Ejecutivo del World Pride 2017.

Esperanza Aguirre, en efecto, se reunió este lunes con empresarios LGTB en un conocido restaurante del barrio de Chueca de Madrid. Allí Aguirre prometía su apoyo al Orgullo LGTB de Madrid, porque «no solo beneficia a los empresarios de Chueca, sino a Madrid entero», y se mostraba partidaria de que la Marcha del Orgullo volviese a la Gran Vía. «Considero que la Castellana debe cortarse lo menos posible, porque colapsa Madrid. Hay que estudiar la forma de que el Orgullo por Gran Vía cumpla todas las normas de seguridad, y si hay que dejar un carril abierto para que puedan circular los servicios de emergencia, se hace. Además, considero que si es algo que nació en Chueca, debería mantenerse por esa zona”, declaraba. Posteriormente Esperanza Aguirre mantenía un breve encuentro con algunos representantes de colectivos LGTB madrileños.

Que Esperanza Aguirre haga este tipo de declaraciones tiene sin duda interés, sobre todo si se tiene en cuenta que según algunas encuestas cuenta con serias posibilidades de ser la próxima alcaldesa de Madrid con el hipotético respaldo de Ciudadanos. No está de más recogerlas y hacerse eco de las mismas. De ahí sin embargo a permitir que su campaña instrumentalice el Orgullo, un evento tan importante para la memoria y los afectos de tantas personas, va un mundo. Muy especialmente si se tiene en cuenta que desde 2004 Aguirre preside (y lo hace con mano de hierro) el PP madrileño, fuerza política que se ha caracterizado por su oposición activa a cualquier mejora legislativa en la situación de las personas LGTB y que hablando del Orgullo -precisamente- ha maniobrado durante años para degradarlo.

Desde dosmanzanas, una modesta web que no recibe apoyo de ningún colectivo ni organización y que carece de ánimo de lucro, hemos defendido durante años -con frecuencia a contracorriente de muchos de nuestros propios seguidores- el modelo de Orgullo LGTB de Madrid, que combina los aspectos festivo y comercial con el reivindicativo. Un equilibrio difícil de mantener, pero claramente exitoso. Ahora bien, si el Orgullo acaba siendo instrumentalizado en favor de un pequeño grupo apoyado además en una opción política que tradicionalmente ha dado la espalda a los derechos LGTB dejaremos de hacerlo. Seguiremos apoyando una manifestación política convocada por los colectivos LGTB, pero no otras cosas. Ni aunque se revistan de internacionalidad. Otros World Pride han fracasado, y si lo que se busca por parte de sus organizadores es hacer del Word Pride 2017 una feria a mayor gloria de la señora Aguirre, el de Madrid también lo hará.

Por lo que se refiere a la hipotética vuelta de la marcha del Orgullo LGTB a la Gran Vía, dosmanzanas ya ha dejado clara su opinión contraria, salvo que exista un compromiso firme y riguroso de las autoridades madrileñas de garantizar la seguridad del recorrido con suficiente personal y medios, y sin que ello interfiera la naturaleza reivindicativa del evento. Seguir haciendo de este debate un arma arrojadiza es además una trampa en la que los colectivos no deberían entrar.

Nota (09/05/2015): con posterioridad a la publicación de esta entrada, FELGTB y COGAM se han desvinculado de la reunión y aclarado que esta fue mantenida por AEGAL y no por MADO, que según aclaran está formado por las tres entidades. Añaden que «FELGTB y COGAM son las únicas entidades organizadoras de la Manifestación del Orgullo, por lo que esta no ha podido discutirse en el mencionado acto de precampaña». Más información en esta entrada.

Veces compartido
Comentarios
  1. abosham
  2. abosham
  3. Héctor
  4. Hespe
  5. Anita
  6. Daniel
  7. Oscar
  8. Héctor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido