"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

«Te voy a hacer heterosexual a hostias»: la agresión que ejemplifica, en la víspera del Día del Orgullo, la homofobia y el rechazo a las expresiones de género no normativas

Sucedía pocas horas antes del 28 de junio, Día del Orgullo LGTB, en un establecimiento de la cadena de hamburgueserías McDonald’s en Barcelona. Un individuo agredió verbalmente (y amenazó con agredir físicamente) a un joven por considerar inadecuada su apariencia para estar en «un sitio público». Las imágenes se viralizaron a lo largo del día de ayer, han sido recogidas por numerosos medios de comunicación y han suscitado una ola de apoyo al joven en redes sociales. Y es que pocas veces como en esta ocasión vemos reflejada en imágenes la homofobia, muy especialmente cuando se dirige contra las expresiones de género no normativas.

Las imágenes y la conversación mantenida entre agresor y víctimas hablan por sí solas. Insertamos a continuación el tuit de @paleo_20, el usuario de Twitter y amigo de la víctima que difundió el vídeo (grabado por otro amigo):

«¡Córtate un poco, que estás en un sitio público», le gritaba el agresor, visiblemente molesto por la forma de vestir y moverse de la víctima. «Y tú también estás en un sitio público, contrólate», le respondió el joven. «Pero yo visto bien», le respondió el agresor. «Bueno, que tú vistes bien…», le respondió con ironía el chico, cuya sangre fría y aplomo resultan admirables.

La agresión verbal fue a más, sin que el vigilante de seguridad del establecimiento, auténtico convidado de piedra, interviniera para frenarla. «Es el Día del Orgullo», se defendió el joven. «A mí me da igual, también es el día de soltar hostias. ¿Quieres ver como te las suelto? (…) Te voy a hacer heterosexual a hostias», le replicó el agresor, invitándole a salir del establecimiento. «Yo voy a coger mi hamburguesa, me siento y me la como, y tú a mí no me tienes que decir nada, porque yo no te he hecho nada», le respondió el joven, tras lo cual el individuo continuó amenazando con agredirle cuando saliera del local. No faltó, por cierto, la referencia a que en este había «niños por delante».

Identificado el agresor

Los Mossos d’Esquadra han investigado lo sucedido, y al parecer ya han identificado al agresor. La policía autonómica catalana remitirá el correspondiente atestado a la Fiscalía de Delitos de Odio y Discriminación de Barcelona, para que esta determine si emprende acciones legales. La víctima, por su parte, rechazó en un primer momento presentar denuncia, aunque no se descarta que lo haga finalmente.

El presidente del Observatori contra l’Homofòbia, Eugeni Rodríguez, ha confirmado que su entidad está también trabajando en el caso, junto al Ayuntamiento de Barcelona. Precisamente la alcaldesa de la capital catalana, Ada Colau, condenó en Twitter lo sucedido y animó a participar este sábado en el Orgullo barcelonés como muestra de rechazo:

Un rechazo ampliamente extendido en redes sociales, que en pocas horas se llenaron de apoyo al joven agredido, alabando además su actitud controlada y su valentía a la hora de defenderse. Por el contrario, la actitud pasiva del vigilante de seguridad ha generado numerosas críticas, al considerar que no frenó como debiera la agresión que estaba sufriendo un cliente en el interior del establecimiento.

No podemos concluir sin una reflexión final: en estos días en los que abundan bienintencionados mensajes de solidaridad con el colectivo LGTBI del tipo de «Love is love», «Ama a quien quieras», etc., es más necesario que nunca recordar que una reivindicación central del Orgullo es el derecho a ser como somos, a poder expresar nuestra identidad sin cortapisas, a poder desarrollar nuestra personalidad sin imposiciones. Estemos en pareja o solos. Amemos a otra persona, o a muchas, o a ninguna. El joven agredido en Barcelona lo fue por ser y mostrarse como es. Fue un ataque homófobo, sí, pero sobre todo un ataque plumófobo. El agresor se sintió insultado por la pluma del joven, por su imagen andrógina, por su feminidad. Fue un ataque por ser gay, pero sobre todo contra su expresión de género no normativa. No lo olvidemos (sobre todo, cuando muchos hombres gais son también participes de este rechazo a lo diverso y participan de una homofobia internalizada que no dista demasiado de lo que vimos en el McDonald’s de Barcelona…).

Veces compartido
Comentarios
  1. Sss

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido