"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Los 10 mejores libros de temática LGTB del 2016

Apolo vive enfrente - banner

El año pasado aterricé en esta columna a final de año y tan sólo pude ofreceros un humilde (aunque lleno de calidad) top 5, pero esta vez he podido leer una infinidad de obras de temática LGTB, lo que me ha permitido elaborar este variado top 10. Aun así, múltiples son los libros que por motivos diversos no han llegado a mis manos, con lo que espero que lo tengáis en cuenta a la hora de juzgar un artículo que, como todos, nace tanto de mi respeto a la objetividad como de la siempre inevitable subjetividad. (Recordad que el requisito de inclusión es haber sido editado por primera vez en España durante el 2016, lo que explica la amplitud de fechas originales.)

10. Mis noches en el Ideal Room, de Mila Martínez (Egales). El mayo valenciano de 1937 acoge por arte de magia tanto al lector como a la protagonista de la primera novela de Mila Martínez independiente de la serie iniciada en 2009 con No voy a disculparme (cuya última entrega, La daga fenicia, posee el Premio Fundación Arena de narrativa LGTBQ del 2013). Su protagonista es una fotógrafa y madre soltera a la que la mítica cámara Leica traslada al pasado, permitiéndole conocer a la famosa fotógrafa de guerra Gerda Taro (1910-1937, pareja personal y profesional de Robert Capa y primera fotoperiodista que cubrió un frente de guerra), así como a otros personajes históricos que la autora retrata con gran fidelidad, respetando con exactitud los detalles que se conocen y rellenando los huecos con sensibilidad. Así, la crudeza de la guerra se entremezcla con los bohemios encuentros en el Café Ideal Room (recreado a partir de documentación de la época), así como con una historia de amor tan bella como a todas luces imposible. [Crítica completa próximamente]

9. El muchacho (Der Puppenjunge, 1926), de John Henry Mackay (Amistades Particulares). Pese a combinar una peculiar historia de amor con un seductor retrato de la subcultura gay del Berlín de los años 20, esta novela nunca antes había sido traducida al español. John Henry Mackay (1864-1933) fue muy conocido en la Alemania de su tiempo, donde, bajo el seudónimo Sagitta, escribió varias obras acerca del amor por los muchachos, muchas de las cuales serían quemadas por los nazis por ser consideradas “degeneradas”, lo que llevó al autor a la muerte (probablemente por suicidio) tan sólo diez días después. Entre aquellas joyas se encontraba este relato sobre la relación entre dos jóvenes llegados por motivos diversos a un Berlín donde la libertad está al alcance de la mano siempre y cuando esté uno dispuesto a entregar el alma (o al menos el cuerpo) a cambio. [Crítica completa próximamente]

8. A Virginia le gustaba Vita, de Pilar Bellver (Dos Bigotes). Un encomiable trabajo de documentación ha permitido a esta escritora andaluza convertir el relato incluido el año pasado en la antología Ábreme con cuidado [crítica] en una obra completa acerca de la relación amorosa entre las escritoras Vita Sackville-West y Virginia Woolf . “Mi amor por ti es absolutamente verdadero, vívido e inalterable”, escribió la primera a la segunda en una de las múltiples cartas que intercambiaron, las cuales sirven de base para el imaginario —pero siempre respetuosa con una realidad en la que la autora se respalda en todo momento a través de citas y datos históricos— romance epistolar que acogen las páginas de una novela que puede antojarse ardua y edulcorada para quienes no conecten con su tema pero conquistará a todo aquel interesado en tan apasionado romance. [Crítica completa próximamente]

7. El guardián de los secretos, de Óscar Hernández (Egales). Catorce años después de que la icónica El viaje de Marcos (2002) viera la luz, llega una novela mucho más madura donde Óscar Hernández vuelve a conjugar pasado franquista y presente democrático para explorar la aceptación de la homosexualidad en dos momentos de corte opuesto. En esta ocasión, la Guerra Civil envuelve la triste historia de amor de Miguel, quien permite al final de su vida escucharla a la supersticiosa enfermera Enara, encargada de su cuidado. Entre sonrisas, lágrimas y toques de magia, los destinos de ambos personajes se entrelazan, surgiendo una entretenida novela que resulta tan desgarradora como esperanzadora. [Crítica completa y entrevista al autor]

6. Andarás perdido por el mundo, de Óscar Esquivias (Ediciones del Viento). Tras Pampanitos verdes (2011) y La marca de Creta (2008), este escritor y filosófo nos ofrece un tercer libro de relatos, protagonizados todos ellos por personajes perdidos en la existencia, a menudo a raíz de una homosexualidad que, por su edad o contexto, no terminan de comprender del todo. Una gran variedad temporal y espacial acoge catorce bellos relatos que pueden degustarse juntos o por separado (todos ellos han visto la luz de una manera u otra durante el último quinquenio, si bien nos hallamos ante versiones revisadas y definitivas). Los sentimientos despertados por todos ellos varían, pero la melodiosa prosa y el sutilísimo humor están omnipresentes. [Crítica completa próximamente]

5. Tim, una historia de vida escolar (Tim, a story of school life, 1891), de Howard O. Sturgis (Amistades Particulares). Publicada en España más de un siglo después de su creación, la primera y más exitosa novela de Howard O. Sturgis (1855-1920) no es autobiográfica, pero indudablemente guarda gran relación con la vida del autor, un chico sensible y retraído que estudió en Eton y Cambridge y mantuvo una amistad muy especial con Henry James, su mentor literario. El famoso E. M. Forster calificó esta historia (publicada originalmente a modo anónimo) de hermosa y melancólica. Y es que abundante es la hermosura y la melancolía que destilan las páginas de una novela sobre el dolor que conlleva enamorarse de alguien incapaz de corresponder a sentimientos que ni siquiera se comprenden a sí mismos. Pese a que el propio protagonista no hace mención directa a la (homo)sexualidad prohibida que lo oprime, sus sensaciones generan a día de hoy la misma empatía que se ganaron en su día. [Crítica completa]

4. Todas están locas, de Eley Grey (La Calle). Los placeres de la locura y la importancia del seno familiar aun cuando esté lejos de ser el ideal constituyen el corazón de esta hilarante radiografía de la familia contemporánea. La sinopsis es sencilla, pero efectiva: la matriarca de una familia desestructurada, la peculiar abuela Grisalda, reúne a sus seres queridos para dar una noticia que pondrá todo patas arriba. Huyendo de los estereotipos, la autora crea personas de carne y hueso a las que son precisamente los claros defectos los que dotan de humanidad. Breve pero intensa, esta ingeniosa novela se lee con rapidez gracias a su claridad formal y sencillez estilística, lo que la vuelve ideal como la clásica lectura ligera que termina dándonos mucho más de lo que esperamos. Que los dramaturgos estén alerta, ya que podría dar pie a una fantástica obra teatral. [Crítica completa]

3. El arte de ser normal (The Art of Being Normal, 2015), de Lisa Williamson (Planeta). Trabajar en el Servicio de Identidad de Género permitió a Lisa Williamson conocer a múltiples adolescentes con problema de identidad, lo que la llevó a explorar la transexualidad juvenil como casi nadie lo ha hecho antes. Tan entretenida como instructiva, esta joyita permite a los adolescentes trans identificarse por fin con una historia escrita (o dos, según se mire) y al resto de los mortales empatizar con lo que supone sentir que tu propio cuerpo no te pertenece precisamente en el momento en que todo el mundo empieza a explorar el suyo. Gracias a las carismáticas voces en primera persona de David y Leo, la novela atrapa al lector con rapidez, siendo su narración especialmente recomendada para jóvenes pero perfectamente correcta de cara a satisfacer a todo tipo de lectores. Además, aunque la transexualidad es innegablemente el tema central, la novela también guarda cabida para la diversidad racial, el vegetarianismo, la discapacidad intelectual o las diferencias sociales, lo que la convierte en todo un canto de respeto al diferente. [Crítica completa]

2. Todo esto te daré, de Dolores Redondo (Planeta). La novela receptora del último Premio Planeta es perfecta muestra de literatura negra ideal para entretener a todos los públicos, sean cuales sean su nivel cultural y su interés por la temática LGTB. La obra nos traslada a la Ribeira Sacra, donde Álvaro sufre un accidente que acabará con su vida, dejando a su marido Manuel con innumerables dudas sin resolver; con la ayuda (e inesperada amistad) de un guardia civil jubilado y un joven sacerdote, el protagonista deberá enfrentarse a su recién descubierta familia política para revelar verdades mucho más importantes de lo que cree. Elaborada pero nunca embarullada, esta intrigante historia insta al lector a sentirse un detective en toda regla gracias a la elegante dosificación de información, sirviendo también de perfecto bálsamo contra todo tipo de prejuicios. [Crítica completa]

1. El amor del revés, de Luisgé Martín (Anagrama). Este año el aplaudido autor de La muerte de Tadzio (2000), La mujer de sombra (2012) y La vida equivocada (2015) ha llevado a cabo un acto tremendamente valiente: repasar toda su vida, desde su nacimiento en pleno franquismo (que le inculcó una homofobia que tardaría décadas en desprenderse) hasta su feliz enlace con su actual pareja. Así, la obra permite tanto descubrir las sensaciones que conllevaba ser homosexual durante la segunda mitad del siglo XX a las nuevas generaciones, como rememorar aquellos tiempos a quienes los vivieron. Todo ello a través de una prosa sencilla y honesta plagada de citas para enmarcar. [Crítica completa y entrevista al autor]

  • Premio Apolo al mejor libro LGTB español del 2016:

El amor del revés, de Luisgé Martín

  • Premio Apolo al mejor libro LGTB internacional del 2016:

El arte de ser normal, de Lisa Williamson

Espero que os haya gustado este viaje por la mejor narrativa LGTB del 2016. Aprovecho también para instar a autores, editores y autoeditores a cuidar más las ediciones de sus obras, pues múltiples han sido las lecturas lastradas este año por problemas estéticos, narrativos y, lo que es peor, ortográficos (a propósito de esto último, os remito a mi blog de ortografía y, ya puestos, ofrezco mis servicios editoriales). Un buen libro puede durar eternamente: entreguémoslo a la posteridad en el mejor envoltorio posible. Dicho esto, recordad que la semana que viene conoceremos a los ganadores de los II Premios Apolo de cine LGTB. ¡Feliz 2017!

Veces compartido
Comentarios
  1. Daniel
  2. JL
  3. León

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido