"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Múnich celebra un año más el Domingo Gay de la Oktoberfest

La semana pasada dio comienzo la conocida Oktoberfest de Múnich (Alemania), y como viene siendo tradición, el segundo día de la fiesta tuvo lugar el Domingo Gay en la caseta Bräurosl. La asistencia fue multitudinaria.

La Oktoberfest es una fiesta popular que dura entre 16 y 18 días, entre el final de septiembre y el primer fin de semana de octubre. Más de cinco millones de visitantes acuden anualmente al que está considerado uno de los acontecimientos más famosos de Alemania y la fiesta más grande del mundo. Los orígenes de la Oktoberfest se remontan a 1810 y forma ya parte de la cultura bávara, aunque ha sido también exportada a otras ciudades del mundo.

El Domingo Gay tuvo sus comienzos en los años 70 del siglo pasado, cuando un grupo de gays de estética leather conocido como Munich Lions Club comenzó a reunirse el primer domingo de la fiesta en la carpa Bräurosl, perteneciente a la cervecería muniquesa Hacker-Pschorr. El acontecimiento fue ganando popularidad y quedó establecido a partir de la década de 1990. En la actualidad es el segundo evento LGTB más importante de la capital de Baviera después del Christopher Street Day, y atrae todos los años a más de 8.000 personas.

Del interés que despierta este día pueden dar cuenta las largas colas que se forman para acceder a la caseta. «Es una imagen muy curiosa«, comenta Gunar Hoffman, perteneciente a un grupo bear de la ciudad. «Llegas a la Oktoberfest a las 9 o las 10 de la mañana y todas las demás carpas están vacías«. «Y entonces llegas a la Bräurosl y hay esta marea humana alrededor de la carpa esperando para entrar. Es de locos«, remacha. El joven de origen turco Kadim Cimen destaca la oportunidad que representa el Domingo Gay para conocer gente de otros lugares. «A los gays no les importa si llueve, nieva o graniza. Sólo quieren pasarlo bien«, comenta.

A Thomas Niederbühl, concejal por Rosa Liste, lo llena de orgullo la normalidad «porque no sólo puedes ser gay o lesbiana en Bräurosl, sino en toda la Oktoberfest«. «Es una señal clara de que, contra todo pronóstico, mucho ha cambiado para los gays y lesbianas de Múnich«, añadió. El partido por los derechos de gays y lesbianas Rosa Liste tiene representación en el ayuntamiento de Múnich desde 1996 y ha abogado por ampliar la oferta cultural y de ocio LGTB, incluyendo el turismo. El alcalde de la ciudad, el socialdemócrata Christian Ude, acude cada año a la carpa de Bräurosl para dirigir la banda de música, algo a lo que Niederbühl se refiere como «un gran gesto político«.

Comentarios
  1. Ookami Neko

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.