"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Italia sigue listando expresamente algunos casos de lesbianismo como enfermedad mental

Polémica en Italia tras desvelar el semanario L’Espresso que el Ministerio de Salud italiano sigue listando el «lesbianismo egodistónico» como una enfermedad. El artículo publicado por el semanario de izquierdas apareció en uno de sus últimos números, que dedicó su portada a las familias LGTB con el titular “También somos familia”.

Hace algunas semanas hacíamos referencia a la denuncia de una congresista de Alberta (Canadá) de que su provincia sigue listando la homosexualidad como una enfermedad mental. Ahora L’Espresso ha revelado que algo similar sucede en Italia. Según el artículo “Le lesbiche? per lo stato sono malate” («¿Las lesbianas? para el estado son enfermas») el Ministerio de Salud sigue listando el lesbianismo egodistónico como enfermedad. No se trata de una cuestión baladí. Los lectores de dosmanzanas recordarán, por ejemplo, como las autoridades italianas han denegado en más de una ocasión la renovación del permiso de conducción a personas homosexuales alegando que padecen “graves patologías”.

La raíz del problema está en el hecho de que Italia no ha actualizado los códigos diagnósticos que utiliza su sistema de salud. Para ello utiliza la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE, o ICD en inglés) de la Organización Mundial de la Salud. En Italia se sigue empleando la CIE-9-CM, una versión anterior a la actualización que en 1990 eliminó la homosexualidad como enfermedad mental. La CIE-9-CM, en su apartado 302 («Trastornos sexuales y de identidad sexual») contiene el epígrafe 302-0, «orientación sexual egodistónica», que a su vez contempla el «lesbianismo egodistónico» y el «trastorno por conflicto de orientación sexual». El término «egodistónico» se refiere a la homosexualidad no asumida.

La CIE-10, actualmente en vigor, eliminó las referencias expresas a la homosexualidad y al lesbianismo, incluyendo sus variedades egodistónicas. Sí que contempla, y conviene tenerlo en cuenta, epígrafes referidos a personas que debido a su orientación sexual buscan ayuda psicológica dentro del apartado F-66, tras precisar que «la orientación sexual por sí misma no debe ser considerada como un trastorno».

Sea como sea, las revelaciones del semanario han desatado la polémica. La diputada de Italia de los Valores (IdV), Silvana Mura, ha anunciado que interpelará al ministro de Salud, y la diputada abiertamente lesbiana del Partido Democrático (PD), Paola Concia (recientemente entrevistada por dosmanzanas) ha calificado el anacronismo de “escalofriante”  y ha pedido a la ministra de Trabajo y Protección Social, Elsa Fornero, que desde que ocupa ese cargo ha destacado por su sensibilidad frente a la realidad LGTB, que actúe de inmediato para rectificar esta situación.

Veces compartido
Comentarios
  1. lol
  2. yosi
  3. En fin
  4. En fin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido