"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Italia: una nueva sentencia reconoce el derecho de un hombre a beneficiarse de la cobertura sanitaria de su pareja masculina

Nueva e importante sentencia de un tribunal italiano, que ha reconocido a la pareja masculina de un empleado de banca el derecho a beneficiarse de la cobertura sanitaria que la empresa proporciona a las parejas de sus empleados. La sentencia se conoce días antes de que la Cámara de Diputados decida sobre una petición similar de la diputada lesbiana Paola Concia, que ha pedido que se extienda a su pareja Ricarda Trautmann, a la que está unida civilmente en Alemania, la cobertura sanitaria que el Parlamento proporciona a las familias de los diputados.

El tribunal de apelación de Milán ha reconocido a un hombre (cuya identidad no ha sido revelada), pareja de hecho de un empleado de banca, el derecho a ser beneficiario del seguro sanitario de su compañero. El solicitante cumplía los requisitos exigidos, pero la petición le fue denegada por tratarse de una pareja del mismo sexo. La pareja decidió entonces emprender una acción legal contra la mutualidad. Ganaron en primera instancia, y ahora el tribunal de apelación ha confirmado la sentencia afirmando que el concepto de “convivencia marital” que prevé la mutualidad no excluye la convivencia entre personas del mismo sexo.

El tribunal ha aplicado en su sentencia el principio afirmado por la Corte Suprema de Casación italiana en una histórica sentencia que recogíamos el mes pasado, en la que se afirmaba que las parejas del mismo sexo tienen derecho a una vida familiar con los mismos derechos que las parejas de distinto sexo. Ya un mes antes, a mediados de febrero, nos hacíamos eco de otra importante sentencia de un tribunal de Reggio Emilia que reconocía a un ciudadano uruguayo casado en España con un ciudadano italiano el derecho a residir en Italia.

Se da la circunstancia de que en próximos días está previsto que la Cámara de Diputados italiana decida por fin sobre la petición de la diputada de Partido Democrático (PD), Paola Concia -recientemente entrevistada por dosmanzanas– que ha pedido que se extienda a su pareja Ricarda Trautmann la cobertura sanitaria que el Parlamento italiano proporciona a los diputados y a sus familiares. Concia hizo su petición a comienzos de la legislatura, hace ya cuatro años, pero la Mesa de la Cámara había hecho caso omiso de la misma. Ahora, sin embargo, las cosas parecen haber empezado a moverse en la buena dirección. El presidente de la Cámara de Diputados, Gianfranco Fini, se ha pronunciado a favor de la petición y ha convocado una reunión de la mesa para decidir sobre el asunto. Estaremos atentos a lo que sucede, ya que algunos miembros de la mesa estarían buscando excusas para no acceder a la misma.

Conviene subrayar que aunque la unión civil de Paola Concia y Ricarda Trautmann no es reconocida en Italia, el reglamento de la Cámara incluye en la noción de “familiar” de un diputado también a los convivientes. La pareja de hecho de Fini, por ejemplo (Elisabetta Tulliani) se beneficia ya de estas prestaciones.

Grandes resistencias

Hasta ahora, cuando por fin los tribunales empiezan a cubrir poco a poco el vacío legal existente, el Estado italiano no ha reconocido derecho alguno a las parejas del mismo sexo. Los medios de comunicación mayoritarios insisten en presentar una Italia católica, monocultural y heterosexual, e incluso institutos sociológicos como Istat (el INE italiano) o Censis (Centro Studi Investimenti Sociali, uno de los institutos de investigación socio-económica más importantes de Italia) siguen presentando datos que, como ha reconocido recientemente el sociólogo Marzio Barbagli, no reflejan correctamente el fenómeno de las llamadas “nuevas familias”. Resulta muy simbólico, por ejemplo, que el propio presidente de Censis, el sociólogo católico Giuseppe de Rita, se haya reafirmado en su negativa al mero reconocimiento estadístico de las uniones entre personas del mismo sexo con el argumento de que es demasiado pronto para ver si son «una realidad sociológica estable”.

Y sin embargo se mueve

Sin embargo, y a pesar de todo, la sociedad italiana está evolucionando y se parece cada vez menos a la imagen estereotipada que de ella presentan medios y políticos. Cada vez son más los que eligen vivir en pareja de hecho y muchos niños viven hoy en familias no tradicionales. El semanario L’Espresso estima que en Italia las familias compuestas por gays y lesbianas ascenderían hoy a 3 millones y habría más de 100.000 niños criados en el seno de familias homoparentales. Otro dato interesante que se ha dado a conocer recientemente es el de las hipotecas contraídas por parejas del mismo sexo que habrían sido 16.000 en el año 2011. Un dato que supone un aumento significativo respecto a años anteriores, y ello a pesar de que en Italia muchos bancos simplemente se niegan a conceder hipotecas a parejas del mismo sexo.

Veces compartido
Comentarios
  1. Marcos Aldana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido