"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Respuesta a un padre que quiere cambiar la orientación sexual de su hijo

Amy Dickinson es una columnista que ofrece consejos sobre asuntos familiares y domésticos a los lectores de varios periódicos estadounidenses, entre los que se encuentran el Chicago Tribune o el Washington Post, en una sección titulada “Dear Amy”. Hace unos días dio respuesta a la consulta de un padre que se sentía “traicionado” porque su hijo es homosexual y no quiere dejar de serlo. Si la homofobia siempre provoca indignación, cuando anida dentro de la propia familia causa estupor. Y un infinito dolor en quienes la sufren. Amy Dickinson quiso utilizar como arma la ironía frente al fanatismo y la incomprensión, dejando, eso sí, las cosas meridianamente claras.

Esta fue la consulta:

 Estimada Amy:

Recientemente he descubierto que mi hijo de diecisiete años es homosexual. Formamos parte de un grupo de la iglesia y temo que la gente de ese grupo se vaya a burlar de mí por tener un hijo gay.

Él no atiende a razones y no va a dejar de ser gay. Creo que lo hace por vengarse de mí porque me olvidé de su cumpleaños los últimos tres años. Tengo un horario de trabajo muy apretado.

Por favor, ayúdele a hacer lo correcto en la vida y que no sea gay. A mí no me quiere escuchar, pero puede que le escuche a usted.

Sintiéndome Traicionado.

Y la respuesta de Amy:

Estimado Traicionado:

Puede darle a su hijo una importante lección cambiando su propia sexualidad para enseñarle lo sencillo que es. Trate de hacer esto en el año entrante: deje de ser heterosexual para demostrarle a su hijo que la sexualidad de una persona se puede elegir, y que debe ser dictada por los padres, la iglesia de los padres y la presión social.

Supongo que mi sugerencia le provocará el sentimiento de que su sexualidad forma parte de lo que es usted esencialmente.  Lo mismo le ocurre a su hijo. Él tiene derecho a ser aceptado por sus padres exactamente tal y como es.

Cuando usted “olvida” el cumpleaños de un niño, básicamente le está negando como persona. Le está diciendo que ha olvidado su presencia en el mundo. Es algo muy triste para él.

Presionar a su hijo para que cambie su sexualidad es un error. Si no puede aprender a aceptarle como lo que es, quizás sería mejor que viviera en otro lugar.

Un grupo que puede ayudarle a usted y a su familia a encaminar todo esto es Pflag.org. Es una organización que se creó para padres, familiares, amigos y aliados de las personas LGBT, y ha ayudado a muchas familias a superar este desafío. Por favor, busque y contacte con una delegación local.

Comentarios
  1. Grano Grueso
  2. uke
  3. Despotorramiento feroz
  4. constante
  5. Pústula
  6. Franico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.