"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Liberia: ataques a miembros de la comunidad LGTB tras ser acusados por iglesias cristianas de causar la epidemia de ébola

Activistas LGTB de Liberia denuncian que miembros del colectivo están siendo atacados y acosados después de que desde las iglesias cristianas se les haya culpado de la epidemia de ébola que sufre el país. Para los líderes religiosos, el ébola es un castigo divino causado por la corrupción y los actos inmorales como la homosexualidad.

En Liberia, uno de los países afectados por la epidemia de ébola, los principales líderes de las iglesias cristianas, entre los que se encontraba el arzobispo católico de Monrovia, Lewis Zeiglier, se reunieron el miércoles 30 de julio con el fin de dar una respuesta espiritual a la crisis. De la reunión, en lugar de un mensaje de consuelo y misericordia, como se podría esperar, lo que salió fue un intento de utilizar el tema para denunciar “el homosexualismo” como una de las causas de un supuesto enfado de Dios hacia Liberia que habría desencadenado una “plaga”.

Ya en el pasado mes de abril, el principal representante de la Iglesia católica liberiana había responsabilizado de las diferentes catástrofes a las que se enfrenta Liberia a las supuestas ofensas de sus ciudadanos a Dios. Por supuesto, no olvidó condenar la homosexualidad. “¿Hacia dónde nos dirigimos como liberianos si defendemos la homosexualidad? ¿Acaso no estamos atrayendo la maldición sobre nosotros mismos? Que un hombre se case con otro hombre, esto es abominación. Estas son las mismas cosas que hicieron caer a Sodoma y Gomorra”.

Tras este cúmulo de declaraciones, los miembros del colectivo LGTB liberiano han tenido que sufrir el acoso de sus vecinos y ataques tanto contra sus personas como contra sus bienes. Leroy Ponpon, un conocido activista LGTB residente en Monrovia, denunciaba que “desde que los ministros de la iglesia declararon que el ébola era una plaga enviada por Dios para castigar la sodomía en Liberia, la violencia hacia los homosexuales se ha intensificado. Incluso están pidiendo la pena de muerte. Vivimos con miedo”.

François Patuel, representante de Amnistía Internacional en África Occidental, corroboraba las declaraciones de Ponpon, señalando que ha habido informes de amenazas y violencia contra la comunidad LGTB en Monrovia desde las declaraciones incendiarias hechas por los líderes cristianos locales. “Amnistía ha recibido imágenes de coches, al parecer pertenecientes a homosexuales, con las ventanillas rotas, así como informes de homosexuales que han sido obligados a abandonar sus hogares y han tenido que pasar a la clandestinidad”, confirmaba dijo Patuel a la Fundación Thomson Reuters.

Leroy Ponpon, que debe ocultarse día y noche desde que la prensa local publicara su fotografía en portada, solicita el amparo del gobierno de la nación para las personas LGTB. “Ahora mismo, lo único que queremos es protección”, afirma, ”queremos que el gobierno se ponga al frente y diga que se trata de un grupo minoritario y que se merece los mismos derechos que cualquier otra persona, y entonces la gente dejará de atacarnos “.

En Liberia, la homosexualidad es ilegal

En Liberia las relaciones homosexuales son ilegales y no existe previsión alguna de que ello vaya a cambiar en el futuro. En 2012, de hecho, el Senado de Liberia votó unánimemente a favor de modificar la Constitución del país para incluir en ella la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo (que en cualquier caso no estaba permitido) e incluso se llegó a plantear que las relaciones homosexuales fueran consideradas delito grave de primer grado.

Una propuesta que se produjo después de una campaña de activistas del movimiento LGTB liberiano que desató una enfurecida reacción de las iglesias cristianas de Liberia, que amenazaron con una revuelta si se llegaban a aprobar medidas favorables a las personas LGTB. La propia presidenta del país, Ellen Johnson Sirleaf, que poco antes había recibido el Premio Nobel de la Paz, se mostró en contra de la despenalización de la homosexualidad, declaraciones que luego matizó.

Veces compartido
Comentarios
  1. Oscar
  2. odin
  3. Oscar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido