"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Tim Cook sale del armario: «No me considero un activista, pero comprendo lo mucho que me he beneficiado del sacrificio de otros»

Tim Cook, el consejero delegado de Apple, ha salido públicamente del armario en un artículo firmado por él mismo que publica la revista BusinessWeek. Hasta ahora, y pese a que su condición de gay no era un secreto, Cook había evitado manifestarse públicamente sobre el tema. Ahora lo hace, y de una forma ejemplar: Cook explica que él no se considera activista en materia LGTB, pero reconoce que si su vida como gay es la que es se debe a la lucha de otros, y que ahora ha decidido devolver así lo recibido. «Si el hecho de saber que el consejero delegado de Apple es gay puede ayudar a alguien que está luchando consigo mismo por aceptarse, o puede llevar consuelo a alguien que se siente solo, o inspira a personas a seguir luchando por su igualdad, ya solo eso compensa el sacrificio de mi intimidad», explica.

Cuando hace pocos meses, apenas dos días después de que un columnista de The New York Times se refiriera a su orientación sexual en televisión, Tim Cook se presentó por sorpresa en el Orgullo LGTB de San Francisco junto a sus empleados vistiendo una camiseta diseñada especialmente para la ocasión pocos podían imaginar el gesto que el hasta ahora tímido consejero delegado estaba dispuesto a protagonizar. Y es que, filias y fobias aparte, Apple es una de las compañías más importantes del planeta, una marca global como posiblemente ninguna otra, y el hecho de que su máximo responsable se visibilice de una forma tan explícita y con unos argumentos tan sólidos ayudará sin duda a millones de personas.

Por su significación, reproducimos a continuación (en traducción propia) el texto publicado por Cook en BusinessWeek:

A lo largo de toda mi vida profesional he tratado de mantener un nivel básico de privacidad. Tengo raíces humildes, y no me gusta atraer la atención sobre mí. Apple ya es una de las empresas más observadas del mundo, y me gusta mantener el foco de atención sobre nuestros productos y las cosas increíbles que nuestros clientes hacen con ellos.

Al mismo tiempo, creo profundamente en las palabras del Dr. Martin Luther King, cuando dijo: «la pregunta más persistente y urgente de la vida es, ‘¿Qué haces por los demás?'». A menudo me hago a mí mismo esa pregunta, y he llegado a comprender que mi deseo de privacidad personal me ha frenado a la hora de hacer algo más importante. Eso es lo que me ha llevado a este punto. Durante años, he sido abierto con muchas personas sobre mi orientación sexual. Muchos compañeros en Apple saben que soy gay, y eso no supone una diferencia en cómo me tratan. Por supuesto, he tenido la buena suerte de trabajar en una empresa que ama la creatividad y la innovación y que sabe que estas solo puede florecer cuando aceptas la diversidad de las personas. Pero no todos son tan afortunados. Aunque nunca he negado mi sexualidad, tampoco he hablado públicamente de ella, hasta ahora. Así que déjenme ser claro: estoy orgulloso de ser gay, y considero que ser gay uno de los más grandes dones que Dios me ha dado.

Ser gay me ha permitido comprender de una forma más profunda lo que significa pertenecer a una minoría y me ha abierto una ventana hacia los desafíos a los que las personas de otras minorías se enfrentan a diario. Me ha hecho más empático, lo que me ha permitido tener una vida más rica. Ha sido duro e incómodo a veces, pero me ha dado la confianza para ser yo mismo, para seguir mi propio camino y superar la adversidad y la intolerancia. También me ha hecho desarrollar piel de rinoceronte, lo que por cierto viene muy bien cuando eres el consejero delegado de Apple.

El mundo ha cambiado mucho desde que era un niño. América avanza hacia la igualdad en el acceso al matrimonio, y los personajes públicos que valientemente han salido ya del armario han ayudado a cambiar las percepciones y han hecho a nuestra cultura más tolerante. Aún así, todavía siguen existiendo en la mayoría de los estados leyes que permiten a los empleadores despedir a personas solo por su orientación sexual. Todavía en muchos lugares los propietarios de viviendas pueden desalojar a sus inquilinos por ser homosexuales, o en los que se nos prohibe visitar a nuestras parejas enfermas y ser sus herederos legales. Innumerables personas, especialmente niños, se enfrentan a diario al miedo y al abuso debido a su orientación sexual.

No me considero un activista, pero comprendo lo mucho que me he beneficiado del sacrificio de otros. Si el hecho de saber que el consejero delegado de Apple es gay puede ayudar a alguien que está luchando consigo mismo por aceptarse, o puede llevar consuelo a alguien que se siente solo, o inspira a personas a seguir luchando por su igualdad, ya solo eso compensa el sacrificio de mi intimidad.

Admito que ha sido una elección fácil. La privacidad sigue siendo importante para mí, y me gustaría retener una pequeña parte. Apple es el trabajo de mi vida, y voy a seguir dedicando todo mi tiempo a conseguir ser el mejor consejero delegado que sea capaz. Es lo que nuestros empleados merecen, y lo que nuestros clientes, desarrolladores, accionistas y proveedores merecen también. Parte del progreso social consiste en comprender que a una persona no la define solo su sexualidad, su raza o su género. Yo soy ingeniero, tío, amante de la naturaleza, apasionado del ejercicio, hijo del sur, fanático de los deportes, y muchas otras cosas. Espero que la gente respete mi deseo de centrarme en las cosas para las que estoy mejor preparado y en el trabajo que me hace feliz.

La empresa que tengo la fortuna de dirigir ha defendido durante mucho tiempo los derechos humanos y la igualdad. Dimos nuestro apoyo al proyecto de ley de igualdad en el trabajo discutido por el Congreso, igual que nos posicionamos a favor del matrimonio igualitario en California, nuestro estado natal. También nos pronunciamos en Arizona cuando la legislatura de ese estado aprobó una ley discriminatoria contra la comunidad gay. Seguiremos luchando por nuestros valores, y estoy seguro de que cualquier consejero delegado de esta empresa increíble haría lo mismo, sin importar la raza, el sexo o la orientación sexual. Y yo personalmente seguiré apoyando la igualdad para todas las personas hasta que me llegue la hora.

Cuando cada mañana llego a mi oficina me saludan los retratos enmarcados del Dr. King y de Robert F. Kennedy. No pretendo que escribir estas palabras me situe a su altura. Pero me permite mirar esas fotos y saber que estoy haciendo mi parte, por pequeña que sea, para ayudar a otros. Juntos construimos, ladrillo a ladrillo, un camino iluminado por el sol hacia la justicia. Y este es mi ladrillo.

Veces compartido
Comentarios
  1. Oscar
  2. Attitude
  3. odin
  4. Carrington
  5. Despotorramiento feroz

Responder a Carrington Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido