"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

La victoria de Syriza despierta esperanzas de mejora de la situación griega en materia LGTB

En el momento de redactar esta entrada, la Coalición de la Izquierda Radical (Syriza) se encuentra a solo dos escaños de la mayoría absoluta en el Parlamento griego. Con algo más del 36 % del voto total (unos 8 puntos más que la conservadora Nueva Democracia), y gracias además a los 50 escaños de «premio de mayoría» a la lista más votada, Syriza se coloca en posición de intentar poner fin a años de durísimas exigencias de austeridad por parte de los poderes económicos transnacionales, que han sumido a buena parte de la población griega en la miseria. No lo tendrá fácil… Con todas las precauciones -la agenda económica será la que marque el paso- la victoria de Syriza supone también una esperanza de mejora en materia de derechos LGTB.

De las grandes fuerzas políticas griegas, Syriza es con diferencia la más pro-LGTB. En su Congreso de 2013, el primero que convocaba como partido unitario, la formación se comprometió a «combatir la violencia racista y homófoba y todas las discriminaciones basadas en el origen racial o nacional, religión, color de la piel, discapacidad, edad, orientación sexual o identidad de género» así como a promover los cambios legislativos correspondientes, incluyendo el derecho a la autodeterminación de género y el matrimonio entre personas del mismo sexo con iguales derechos. En este sentido, Syriza asumía la tradición pro-LGTB de Synaspismos, el más importante de los partidos que formaban la coalición original.

Nada que ver con el otro gran partido griego, Nueva Democracia, que se opone a cualquier tipo de reconocimiento de derechos en materia LGTB (en su momento, por ejemplo, promovió una ley de uniones solo para parejas heterosexuales). Por lo que se refiere al PASOK (Movimiento Socialista Panhelénico, de centro-izquierda) se mostró en el pasado favorable a la aprobación de leyes similares al PACS francés, que sin embargo no fue capaz de promover cuando gobernó. El PASOK, que ha gobernado Grecia durante buena parte de su periodo democrático, y que ahora gobernaba en coalición con Nugeva Democracia, ha quedado reducido en cualquier caso a un partido residual en las elecciones de este domingo.

Capítulo aparte merece el partido neonazi Amanecer Dorado, abiertamente homófobo, tercera fuerza política griega con algo más del 6 % de los votos.

Una sociedad, en cualquier caso, profundamente homófoba

Dicho esto, el que Syriza haya conseguido este magnífico resultado no es garantía de que sus promesas en materia LGTB se vayan a materializar en el corto plazo. Conviene tener en cuenta, por un lado, cual es la realidad de la Grecia moderna, una sociedad muy homófoba en la que la influencia de la Iglesia ortodoxa sigue haciéndose notar.

Todavía pervive, por ejemplo, alguna disposición discriminatoria (la edad de consentimiento para las relaciones homosexuales masculinas es superior a la de las heterosexuales, 17 años frente a 15). En dosmanzanas nos hemos hecho eco de diversos episodios de homofobia que son buen reflejo de la situación social, como la censura de un inocente beso entre dos hombres en una serie de televisión o el intento de sabotaje al Orgullo LGTB de Salónica en 2012 por parte de un grupo de salvajes animados por las arengas homófobas del obispo ortodoxo. Por no hablar de la violencia homófoba ejercida por los simpatizantes neonazis, denunciada repetidamente por los colectivos LGTB griegos desde hace años. OLKE (Comunidad Lésbica y Gay de Grecia) llegó a dirigir una carta a otras organizaciones LGTB europeas en 2012 en la que ya manifestaba su preocupación por el incremento de las agresiones homófobas y tránsfobas acaecidas en el país.

Las parejas del mismo sexo carecen de reconocimiento alguno, pese a que dos de ellas se casaron en 2008 aprovechando un vacío legal. Sus matrimonios, sin embargo, fueron posteriormente ilegalizados. Ha habido intentonas de aprobar leyes de unión civil, pero nunca han prosperado. Ni siquiera cuando en noviembre de 2013 el Tribunal Europeo de Derechos Humanos decretó que la exclusión de las parejas del mismo sexo de la actual normativa griega sobre uniones civiles viola la Convención Europea de Derechos Humanos. El Gobierno griego de coalición entre Nueva Democracia y PASOK anunció que modificaría la legislación para dar cumplimiento al fallo de la corte europea, pero el cambio no ha llegado a producirse. Tampoco existe legislación que regule la modificación registral de las personas transexuales sin necesidad de someterse a cirugía.

Marcha atrás sobre adopción homoparental

De hecho, el propio Alexis Tsipras, líder de Syriza y probable próximo primer ministro, arrojaba un jarro de agua fría a los que esperaban que su victoria supondría que Grecia se incorporaría sin más a los países de vanguardia en materia de derechos LGTB. Preguntado en concreto sobre si se permitiría la adopción homoparental, Tsipras respondía que «es un tema difícil, que requiere diálogo. Hay contradicciones en la comunidad científica sobre esto y no lo incluiremos en nuestro programa de reformas». La discusión sobre la adopción homoparental había sido introducida en el debate político griego pocas semanas antes por el ministro de Justicia, Charalambos Athanasiou (Nueva Democracia), que precisamente justificaba el retraso en hacer caso al fallo del Tribunal Europeo de Derechos Humanos argumentando que ello llevaría de forma inmediata a discutir si las parejas del mismo sexo podían adoptar. No pocos han querido ver en la posición de Tsipras sobre la adopción un movimiento algo cobarde para evitar atraer la atención del electorado griego sobre este tema, lo que posiblemente hubiera beneficiado a Nueva Democracia.

De ahí a acusar a Syriza de partido «homófobo», como se ha podido leer estos días en redes sociales, va en nuestra opinión un largo trecho. De las diferentes posibilidades que podían arrojar las urnas griegas, la victoria de Syriza es desde luego la que más esperanzas genera en materia LGTB. Como mínimo, debe otorgársele el beneficio de la duda y esperar a que su gestión cristalice. No se trataría, en cualquier caso, de la primera vez que líderes y partidos de izquierda, reales o presuntos, actúan como freno a los avances en materia LGTB. En la actualidad lo están haciendo Matteo Renzi en Italia, Manuel Valls en Francia o el Partido Socialdemócrata alemán. En la propia España, el PSOE, que con José Luis Rodríguez Zapatero al frente promovió grandísimos avances en materia LGTB, votaba hace pocos meses a favor de un convenio de adopción con Rusia que incorpora la discriminación de las parejas del mismo sexo, al priorizar el desbloqueo de las adopciones que ese país mantenía retenidas sobre el derecho a la igualdad jurídica de todas las parejas.

Ojalá en un plazo razonable podamos redactar otra entrada anunciando avances significativos en materia LGTB en Grecia. Si no así, no dudaremos en sumarnos a las críticas.

ACTUALIZACIÓN (27/01, 01:00 h.)

La situación se mueve a velocidad de vértigo. Alexis Tsipras ya ha jurado como primer ministro (en una ceremonia que por primera vez en la historia de la moderna Grecia ha tenido carácter laico, sin Biblia y sin la presencia del arzobispo ortodoxo de Atenas) después de anunciar un acuerdo con la formación derechista Griegos Independientes (Anel). Se trata de una escisión de Nueva Democracia que comparte -acentuado- su conservadurismo social, pero que paradójicamente es la formación política más próxima a Syriza por lo que a su oposición a las políticas de austeridad respecta.

Una alianza que puede sorprender -especialmente fuera de Grecia- pero que de hecho se consideraba una de las posibles antes de las elecciones, teniendo en cuenta la dificultad para Syriza de pactar con el Partido Comunista (KKE), que por activa y por pasiva había dejado claro que nunca les apoyaría. El KKE es un partido comunista «clásico» que defiende como condición sine qua non la salida del euro, de la Unión Europea y de la OTAN, el impago de la deuda y la «socialización de los medios de producción».

Más realista parecía la posibilidad de pacto con la centrista To Potami («El Río»), partidaria de políticas más alineadas con la austeridad, aunque en condiciones más relajadas que hasta ahora (prolongar los plazos para pagar la deuda, pero rechazando una posible quita). Queda claro que Syriza, en su línea de priorizar por delante de cualquier otra consideración una posición de fuerza ante Europa, ha preferido sin embargo al partido que más apoyo le ofrece en este aspecto.

En términos de derechos LGTB, el pacto con Anel no es una buena noticia, y contribuye de hecho a aumentar el escepticismo sobre si Syriza -que finalmente quedó a dos escaños de la mayoría absoluta- está dispuesta a promover avances reales: aunque no haya hecho pública la existencia de líneas rojas en el acuerdo, la oposición de Anel a cualquier avance en materia LGTB es conocida. Habrá que mirar con lupa todo lo que suceda a partir de ahora, pero lo que parece claro es que la intención de Tsipras de subordinarlo todo a la renegociación de la deuda es firme.

Una primera prueba de fuego será conocer qué sucede con la aplicación de la ya mencionada sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos y si el nuevo gobierno abre así su ley de uniones a las parejas del mismo sexo. Simplemente con ese gesto Grecia adelantaría por ejemplo a Italia y a todos sus vecinos de los Balcanes ortodoxos. Seguiremos atentos a lo que suceda.

Veces compartido
Comentarios
  1. Andalucía LGBT
  2. Andalucía LGBT
  3. Juan
  4. Juan
  5. noctua
  6. Juan
  7. Mambrú
  8. Ryszard
  9. Ryszard
  10. Flick
  11. Juan
  12. Juan
  13. Seba
  14. Juan
  15. Juan
  16. Felis Catus
  17. Nazareno
  18. Juan
  19. Juan
  20. Juan
  21. Juan
  22. Felis Catus
  23. Juan
  24. Juan
  25. Juan
  26. Rubén Lodi
  27. Ernesto
  28. Juan
  29. Juan
  30. Ryszard
  31. Ryszard
  32. Flick
  33. Daniel
  34. Castillo
  35. Daniel
  36. Castillo
  37. Castillo
  38. David
  39. David
  40. David
  41. Castillo
  42. Felis Catus
  43. Ryszard
  44. Seba
  45. odin
  46. iñigo
  47. manu
  48. Daniel
  49. Ryszard
  50. iñigo
  51. Despotorramiento feroz
  52. Despotorramiento feroz
  53. Felis Catus
  54. Carrington
  55. Castillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido