"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

La muerte de Zerolo suscita reconocimiento en ambientes católicos. Al tiempo, se hace público que el papa recibirá a un activista LGTB en su visita a Paraguay

Entre las diversas reacciones generadas por el fallecimiento de Pedro Zerolo creemos de interés destacar algunas de las que han tenido lugar en el entorno católico. El nuevo arzobispo de Madrid ha dado personalmente el pésame a su viudo, Jesús Santos. Por otro lado, un conocido jesuita ha expresado públicamente una valoración positiva y un reconocimiento a la lucha del activista LGTB y político socialista. Reacciones que coinciden en el tiempo con la noticia de que el papa Francisco se encontrará con otro importante activista LGTB en una próxima visita a Paraguay.

La postura oficial de la Iglesia católica se opone diametralmente a las grandes reivindicaciones en materia de igualdad que encarnó Pedro Zerolo. Sin embargo, en esta ocasión los cambios de forma que están suponiendo el pontificado de Francisco se han hecho notar. Así ha sido, muy en especial, con el nuevo arzobispo de Madrid, Carlos Osoro. Según cuenta Religión Digital, Osoro dio el pésame personalmente al viudo de Pedro Zerolo. Fue a través del padre Ángel, fundador de la ONG Mensajeros de la Paz, que acudió a la capilla ardiente. Poco después de rezar ante el féretro, el padre Ángel recibió una llamada del arzobispo. En ese momento le pasó el móvil a Jesús Santos, que recibió personalmente el pésame de Osoro.

Además de esta reacción, nos permitimos señalar otra que representa bien los movimientos que se están produciendo “hacia dentro” en el mundo católico. Se trata de un llamativo mensaje en Facebook del conocido jesuita José María Rodríguez Olaizola, autor de varios libros de temática religiosa y espiritual. En su perfil de Facebook, accesible públicamente, Olaizola se hacía eco de la muerte de Zerolo recordando “su implicación en la lucha a favor de la igualdad de derechos para las personas homosexuales, y por su activismo para ayudar a las mujeres en situación de maltrato”. Olaizola señalaba, anticipando algunas reacciones, que “muchos no compartirán su lucha, o no estarán de acuerdo con sus reivindicaciones”, añadiendo acto seguido un sentido reconocimiento: “Pero de lo que no cabe duda es de que ha sido una persona comprometida con lo que creyó justo. Que consagró a ello vida, proyecto y opción por la transformación política. Y que fruto de ese compromiso ha habido más de un cambio en nuestra sociedad que para muchas personas ha supuesto liberación, reconocimiento y alivio de situaciones vividas en mucha soledad. Estoy seguro de que su camino no sería fácil. Tendría que escuchar las descalificaciones de quien no comprendía o no compartía su manera de ver las cosas. Sin embargo, qué falta nos hacen, en la sociedad, personas de verdad comprometidas con una causa. Y dispuestas a pelear por dicha causa en la arena de la política”.

Muy significativamente, teniendo en cuenta lo que pasó después, el jesuita apuntaba la conveniencia de que Jesús Santos, como viudo, recibiera el pésame de alguna autoridad eclesiástica: “No sé si alguna voz eclesial de relevancia pública ha hecho alguna declaración dando el pésame a su familia. Quizás la haya habido. De veras, no lo sé. Pero creo que tendría mucho sentido, dada la significancia social de Zerolo. Porque demostraría que, más allá de diferentes perspectivas, cabe una palabra de respeto y reconocimiento a las personas. Demostraría que una cosa es la diferencia, y hasta conflicto cuando se ve la realidad de maneras distintas, y otra que eso se convierta en campo para un rechazo, descalificación o silencio personal”. Acababa señalando que “el mundo solo lo cambia quien consigue ver posibilidades donde otros solo ven muros”. Un mensaje, por cierto, muy compartido.

Posiciones que contrastan, desde luego, con declaraciones del pasado sobre Zerolo que suscitaron una indignación generalizada, como las palabras del sacerdote Jesús Calvo, que hace un año se refirió al cáncer de Pedro Zerolo como un castigo fruto de «la divina providencia”. Palabras ante las que su obispo tuvo que reaccionar públicamente, aunque el sacerdote no recibió por ello ningún tipo de sanción disciplinaria.

El Papa se encontrará con un activista LGTB de Paraguay

Siguiendo con las noticias que nos llegan desde la Iglesia católica, hemos conocido que el papa Francisco se encontrará con un representante de una organización LGTB. Será en su próxima visita a Paraguay, en pocos días. Así lo ha confirmado el militante de SomosGay, Simón Cazal, convocado junto con otros representantes de la sociedad civil paraguaya. Para Cazal, la invitación supone un gesto histórico, que podría “marcar una ruptura con la retórica de los sectores ultraconservadores de la iglesia católica”. Tiene además especial importancia por el peso de la Iglesia católica en Paraguay, especialmente entre las personas LGTB. “Una gran mayoría de las personas LGTB en Paraguay son también profundamente católicas… Muchas personas gais, lesbianas, bisexuales o trans en Paraguay permanecen atormentadas por una ficticia contradicción que los sectores retrógrados de la Iglesia establecen entre la fe religiosa y la orientación sexual”, añadió. Igualmente, Cazal hizo notar que en Paraguay hay centros que pretenden “curar” la homosexualidad y que “se mantienen con apoyo de organizaciones religiosas«. Por todo ello, el activista espera que la visita del papa “deslegitime el discurso homófobo» y «alivie el dolor y sirva como reparación«.

Simón Cazal -activista paraguayo casado en Argentina, país de origen del actual papa- es confundador y director ejecutivo de SomosGay, que como organización considera positivo el encuentro. «En consulta con nuestra amplia base social, ella nos ha encomendado responder en los mismos términos de apertura al diálogo [que el papa Francisco] y promoción de una cultura democrática de inclusión. Creemos que en un país como Paraguay, ya bastante dañado por la desarticulación y el enfrentamiento, es necesario iniciar un proceso de diálogo más amplio, que reconozca la diversidad de posturas y las diferentes visiones que sostenemos. En ese sentido, esperamos que este gesto trascienda lo simbólico y traiga consigo avances más sustantivos en las actuales posturas de la jerarquía católica paraguaya», puede leerse en la página web de este colectivo.

Los límites de los gestos y lo ¿inevitable? de dar un paso más

Está por ver qué se sacará en claro de este encuentro. De momento, y pese a ciertos traspiés recientes, parece mantenerse la apuesta de Francisco por la política de gestos hacia las personas LGTB. Es indiscutible que ello supone un salto cualitativo respecto a la situación anterior, que comenzó con el célebre “quién soy yo para juzgar”, siguió con la entrevista que el papa mantuvo con una persona transexual y ahora parece continuarse con el reconocimiento, más o menos tímido, a activistas LGTB. Aunque establecer causas y efectos requeriría de mucha más información y análisis, resulta difícil no ver la cercanía en el tiempo entre el resultado en Irlanda (con su profundo impacto en la Iglesia católica) por un lado, y las reacciones al fallecimiento de Zerolo  y la entrevista con Cazal, por otro.

El autor de esta entrada se permite para acabar un comentario propio. Parafraseando a Olaizola, muchos no entenderán las dificultades a las que todavía se enfrentan, en el seno del mundo católico, las personas LGTB. Pero algunos apreciamos el cambio cualitativo en gestos como los reseñados, más incluso si se da rango de interlocutor a un activista LGTB. A otros les parecerá que simplemente llegan tarde, pero quien quiere abrir puertas debe aceptar el riesgo del rechazo por quien ya se ha cansado y comprensiblemente ha perdido la paciencia. Por supuesto, habrá que ver que si esta política de gestos representa el inicio de un proceso largamente esperado o se limita a una táctica mediática para quedar bien. Ver posibilidades donde otros ven muros tiene sentido si luego uno se atreve a pasar la raya del antiguo muro y no limitarse a saludar desde el otro lado.

Veces compartido
Comentarios
  1. DexterMorgan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido