"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

En el Día de la Visibilidad Lésbica, la FELGTB rinde homenaje a las mujeres que acuden a sus puestos de trabajo pese al estado de alarma y no pueden ser visibles

Este 26 de abril se celebra, un año más, el Día de la Visibilidad Lésbica. Una jornada que tiene lugar en circunstancias muy particulares, debido al estado de alarma generado por la pandemia del coronavirus. Es por eso que la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB) ha querido rendir este año homenaje a las mujeres lesbianas que siguen acudiendo a sus puestos de trabajo pese al estado de alarma, y muy especialmente a aquellas que no pueden ser visibles. La organización también insiste en la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran en estos momentos muchas chicas confinadas con familias que no respetan su orientación sexual o su identidad de género.

«Hay profesionales sanitarias, del sector de alimentación, de la limpieza, de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, etc., que en estos días tienen la presión añadida de tener que fingir en su trabajo ser quienes no son porque no pueden visibilizarse como lesbianas por miedo al acoso, o al rechazo o incluso a una futura pérdida de empleo», recuerda Cristina Pérez, coordinadora de políticas lésbicas de la organización. «Nosotras, las mujeres lesbianas, también somos la limpiadora, la cajera de supermercado, la guardia civil, la policía, la bombera, la celadora, la enfermera, la médica, la técnica de ambulancia, la taxista, la periodista y tantas otras que hoy salen a la calle y queremos ver garantizado nuestro derecho a ser visibles. Sin embargo, la realidad es que las mujeres lesbianas, al igual que las trans y las bisexuales, seguimos siendo menos visibles que los hombres del colectivo en el entorno laboral porque sufrimos una múltiple discriminación por nuestra condición de mujeres, nuestra orientación sexual y, en el caso de las mujeres trans lesbianas, nuestra identidad de género», añade.

Cristina Pérez explica, además, que el vigente estado de alarma está agravando la situación de discriminación que ya de por sí sufren muchas mujeres lesbianas. Así, recuerda la situación en la que se encuentran por ejemplo muchas jóvenes confinadas con familias que no respetan su orientación sexual o su identidad de género, o aquellas que ni siquiera han podido visibilizarse en casa por miedo al rechazo y ahora viven 24 horas al día fingiendo ser quienes no son. Una situación sobre la que ya la FELGTB alertó hace escasas semanas, y que es común a otras personas LGTB, especialmente las más jóvenes. Uno de los testimonios que entonces aportaba la organización, por mencionar solo un ejemplo, era el de Sukaina, una chica lesbiana de 24 años que forma parte de una familia musulmana. «Creo que soy otra persona delante de mi familia. Nunca saco el tema así que no suelo tener situaciones complicadas pero sí hay momentos incómodos en los que tengo que fingir claramente que soy lo que no soy. Cuando era muy reciente, me provocaba muchísima ansiedad pensar que no podía contarle a mi familia cómo soy realmente por miedo a represalias pero ahora que me he aceptado totalmente, lo llevo mejor», afirmaba.

Pero la FELGTB también expresa su preocupación por la soledad a la que se enfrentan en la actualidad muchas mujeres mayores lesbianas, a las que la presión social les impidió formar una familia o que las formaron con hombres de los que se separaron cuando el contexto sociopolítico se lo permitió y que ahora se encuentran confinadas en sus domicilios, solas (tal y como reveló un estudio de la organización, más de la mitad de la población LGTBI mayor de 65 años vive sola, frente al 24% del total de la sociedad española de esa edad). «La actual situación vuelve a destapar nuestra vulnerabilidad ante las discriminaciones, surgen el miedo a la soledad, la incertidumbre y las dudas porque existen derechos que todavía no tenemos reconocidos ni consolidados. Por ello, es tan importante una Ley Estatal de Igualdad LGTBI que nos ampare. Es necesario un marco legal amplio de referencia estatal ya», reivindica la coordinadora de políticas lésbicas de la FELGTB.

Línea Arcoíris de la FELGTB

Recordamos una vez más que la FELGTB ha puesto a disposición de todas las personas LGTBI que se encuentren en situación de especial vulnerabilidad en la situación actual la Línea Arcoíris, en el número de teléfono 91 360 46 05 (en horario de lunes a viernes de 8:00 a 15:00 horas). También puedes escribir a info@felgtb.org

Además de todo lo expuesto, la Línea Arcoíris puede informar, apoyar o derivar a otros recursos a personas LGTBI con consultas relacionadas con el VIH, recursos disponibles para personas sin hogar, solicitudes de asilo, violencia intragénero, opciones para personas migrantes en situación irregular que requieran de medicación, redes para personas trans, para familias LGTBI o apoyos para trabajadoras y trabajadores del sexo, entre otros aspectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.