Logo de dosmanzanas

Un tribunal de San Petersburgo ha confirmado el despido de una profesora de música, que fue separada de sus labores educativas por el hecho de ser lesbiana. La educadora, que mantenía su orientación sexual en el ámbito privado, fue despedida tras la denuncia de un activista homófobo, que se jacta de haber conseguido que otros 28 profesores hayan perdido su trabajo. Para la dirección del centro, su orientación sexual suponía la vulneración del artículo 81 del código de trabajo ruso, que permite despedir a trabajadores del sector educativo por cometer “actos inmorales”. Lamentablemente, esta consideración ha sido sustentada ahora por un tribunal. Los abogados de la profesora han manifestado su intención de apelar la sentencia.

La profesora de música, de quien tan solo ha trascendido que se llama Alevtina y que tiene 27 años, no ha sido nunca activista LGTB, ni había mencionado su orientación sexual a sus compañeros de trabajo, ni mucho menos a sus alumnos (niños discapacitados). Lo que sí hacía, confiada, era colgar fotos en redes sociales en las que, entre otras cosas, se la podía ver con su pareja. Eso fue suficiente para ser detectada por un activista de la organización homófoba Padres de Rusia, Timur Bulatov (que utiliza también como pseudónimo el nombre de Timur Isayev), que se dedica a rastrear en redes sociales para encontrar pistas que le revelen la condición homosexual de personas que trabajen como profesores para después notificarlo a los colegios y conseguir su despido.

El 8 de diciembre de 2014, Bulatov denunciaba a Alevtina ante la escuela número 565 de San Petersburgo en los siguientes términos: “Esta profesora se muestra abiertamente en redes sociales como una persona amoral, que según los datos de las redes sociales vive con otra mujer igualmente enferma”. El director del centro educativo, Stanislav Vinogradov, llamó a capítulo a la profesora y le pidió que dimitiera. “No puedes trabajar con niños”, le dijo.

“Salí de la oficina del director casi histérica”, recuerda Aletvina, ”no sabía qué hacer. Tenía tantos planes creativos con mis estudiantes…  Había puesto toda mi alma en este trabajo, y también sabía que yo no era culpable de nada”. Debido a ello, se negó a presentar su dimisión, por lo que el colegio procedió a despedirla acogiéndose al punto 8 del artículo 81 del código de trabajo ruso, que permite despedir a trabajadores del sector educativo por cometer “actos inmorales incompatibles con actividades pedagógicas”, una acusación que suponía acabar con su carrera como educadora.

Alevtina procedió a recurrir su despido, para lo que contó con el apoyo legal del colectivo LGTB Coming Out, y solicitó tanto la restitución en su puesto de trabajo como una compensación por el salario perdido y por los daños morales sufridos. Pero lamentablemente, el pasado jueves, una de los miembros del equipo legal, Ksenia Kirichenko, anunciaba que el tribunal de San Petersburgo, donde se había celebrado el juicio a puerta cerrada, había fallado en contra de Alevtina y confirmado su despido.

Según Kirichenko, al menos seis profesores homosexuales, o que han mostrado su apoyo a los derechos LGTB, fueron víctimas el año pasado de las denuncias de Timur Bulatov. Tres de ellos dimitieron, siendo Alevtina la única en plantar cara legalmente a la injusticia de su despido. Y aún continúa en su empeño, pues Kirichenko también ha comunicado que va a presentar la correspondiente apelación contra la sentencia del tribunal de San Petersburgo.

Por su parte, Timur Bulatov ha tenido que cesar en su labor de caza de homosexuales. Actualmente permanece en prisión tras ser arrestado en diciembre de 2014, al ser identificado por la policía rusa como un condenado a dos años y seis meses de prisión por malversación de fondos, fugado de la justicia desde 2005, antes de que pudiera cumplir su sentencia.

Un ambiente de opresión y violencia

Es obvio que los actos de Tumur Bulatov, la reacción del director del centro y la decisión del tribunal de San Petersburgo responden al clima de pronunciada homofobia reinante actualmente en Rusia. Homofobia institucionalizada desde que se empezó a tramitar la legislación aprobada en 2013 por su Parlamento, que prohíbe informar positivamente sobre “relaciones no tradicionales” a menores y que ha servido para acallar cualquier reivindicación de los derechos LGTB, con continuadas detenciones de aquellos activistas que valientemente se resisten a permanecer en silencio. También han tenido lugar despidos de funcionarios, como en este caso, de cuya orientación sexual se ha tenido conocimiento  y cierres de medios que respaldan las reivindicaciones de los activistas.

A la homofobia de estado, se une la violencia social, tanto contra individuos aislados (es el caso de la violenta red de grupos homófobos Occupy Pedofilyaj, que retiene y tortura a personas a las que suelen tender una trampa) como contra locales de ambiente y por supuesto contra activistas que reclaman sus derechos (el último episodio del que nos hicimos eco ocurrió apenas hace unos días, cuando dos activistas sufrieron daños tras ser atacada la sede de una organización LGTB en Múrmansk).

El Estado Islámico (ISIS) prosigue con lo que bien podríamos calificar ya como su política de exterminio de las personas LGTB, y muy singularmente de los varones que mantienen relaciones con otros hombres o que son percibidos como homosexuales. Cada cierto tiempo son difundidas imágenes terribles de ejecuciones, que dosmanzanas ha decidido dejar de mostrar. Las últimas, las de dos hombres a los que además se les dijo, pocos segundos antes de ser lapidados hasta la muerte, que habían sido “perdonados”.

Poco importa de si se trató de un mero perdón religioso, que según algunos de los seguidores del Estado Islámico sería un ejercicio de “compasión” destinado a faciilitarle su camino hacia la vida eterna libres de pecado, o de si, como interpreta por ejemplo el diario El Mundo, no fue más que un ejercicio de crueldad sobreañadida. Los dos hombres, en cualquier caso, tras ser conducidos a una explanada con los ojos vendados y abrazarse a uno de sus verdugos fueron lapidados hasta la muerte por una horda enfervorecida que continuó lanzándoles piedras incluso cuando era ya evidente que habían fallecido. Ocurrió en un lugar indeterminado de Siria.

La muerte de estos dos hombres es uno más de los actos de barbarie contra los homosexuales llevados a cabo por el autoproclamado Estado Islámico, varios de las cuales hemos recogido a lo largo de estos últimos meses. Como el degollamiento de cuatro jóvenes en Mosul, ciudad iraquí en manos de los islamistas en la que semanas antes otros dos hombres eran arrojados desde lo alto de un edificio; la muerte de otro joven arrojado al vacío en Raqqa (Siria); la muerte por lapidación de dos hombres en la provincia siria de Deir ez-Zor; el asesinato de otro hombre en un lugar indeterminado, arrojado también desde lo alto de un edificio, o el asesinato de otro hombre de unos cincuenta años arrojado también al vacío en Tal Abyad (Siria), que fue luego lapidado al sobrevivir a la caída. Y son solo algunas de las muertes que han trascendido.

Como siempre hemos destacado, resulta prácticamente imposible disponer de información contrastada sobre estos asesinatos. En realidad es difícil saber si se trata de homosexuales o simplemente de opositores al Estado Islámico a los que se acusa de serlo como pretexto para asesinarlos y utilizar sus muertes como propaganda. Organizaciones en favor de los derechos LGTB hacían en enero un llamamiento a la prudencia, con objeto de no exacerbar el miedo de las personas LGTB que viven en la zona y causar daños mayores. Sin embargo, cada vez resulta más difícil pensar que no asistimos a un proceso que bien podríamos calificar como de exterminio, máxime cuando hay testimonios que aseguran que los islamistas se hacen pasar por homosexuales como “gancho” para así atrapar a sus víctimas.

Las actuales Siria e Irak, un infierno para la comunidad LGTB

Siria e Irak, en el pasado estados de tradición laica (vinculada al baazismo gobernante) en los que las personas LGTB podían encontrar pequeños espacios de libertad, han acabado por convertirse para ellas en un auténtico infierno con la consolidación del Estado Islámico.

En Irak, la homosexualidad fue legal hasta 2001, cuando Sadam Hussein, para contentar a los sectores religiosos, decidió castigar las relaciones homosexuales con cárcel y, en caso de reincidencia, con pena de muerte (aunque la legislación no llegó a ser aplicada). “Entonces teníamos clubes nocturnos, bares, áreas de encuentro y una red de asambleas sociales”, explicaban en su momento desde la organización Iraqi LGBT. Tras la invasión, la situación legal de la homosexualidad se sumió en un estado de confusión. La entonces autoridad administrativa estadounidense ordenó en 2003 retrotraer los códigos penal y civil a la situación vigente en los 70, pero la diversidad de autoridades existentes según la zona del país, así como el papel preponderante que los líderes religiosos alcanzaron, facilitó que la persecución de las personas LGTB fuera en aumento. En los años sucesivos la situación no hizo más que empeorar, y las denuncias sobre el secuestro, la tortura y el asesinato de homosexuales, involucrando además a las fuerzas de seguridad, no hacían sino aumentar en todas las zonas del país.

En el caso del área suní, la situación de profundo descontento con el régimen surgido de la invasión, unida a la difusión de las ideas religiosas más radicales, terminó por cristalizar en el surgimiento del Estado Islámico, que también controla ya una parte importante del territorio sirio. Y es que en Siria la revuelta contra el régimen de Bashar al-Asad, alentada en sus inicios desde los países occidentales (y de la que ya en 2013 conocíamos sus terribles consecuencias para los homosexuales sirios) ha confluido finalmente en ese mismo fenómeno.

Nuevamente la historia de un niño transexual conmueve a los estadounidenses. En esta ocasión se trata de Jacob, de cinco años, cuyos padres han hablado en un reportaje de la NBC de lo orgullosos que se sienten de su hijo y de cómo ha sido el proceso de aceptación de su identidad de género. Historias como las de Jacob y su familia ayudan sin duda a visibilizar una realidad, la de los niños y niñas transexuales, que aún choca con los prejuicios y la ignorancia.

En el reportaje, Mimi y Joe Lemay cuentan cómo su hijo, nacido de sexo femenino, ha manifestado una evidente identidad de género masculina desde los dos años de edad. Como suele suceder, al principio los Lemay pensaron que sería simplemente una “obsesión” pasajera. Pronto se dieron cuenta de que no era así, y se sintieron confusos y desorientados. De hecho, conforme pasaba el tiempo la necesidad de su hijo de ser percibido como un niño y no como una niña se intensificaba en todo momento y circunstancia.

Los Lemay buscaron asesoramiento especializado y finalmente decidieron tratar a su hijo como a un niño. Como cuentan en el reportaje, uno de los momentos más felices de la vida de Jacob fue cuando toda la familia fue a Disney World, y mientras sus dos hermanas se disfrazaban de princesas, él lo hacía de príncipe. Los Lemay, de hecho, decidieron cambiar a su hijo de colegio, para que desde el principio fuera percibido por sus nuevos compañeros como un niño. “Eso es lo que quiero. Quiero ser un chico siempre, un chico que se llama Jacob”, cuentan que les respondió su hijo al ser preguntado si le parecía bien.

Según explica en el reportaje la doctora Michelle Frocier, especialista en estudios de género del Hospital Infantil Hasbro (Rhode Island), por desgracia son numerosos los casos de niños y niñas transexuales a los que se reprime su identidad de género y acaban por ello desarrollando diferentes problemas psicológicos (ansiedad, depresión, tentativas de suicidio). Para Frocier, debe actuarse cuánto antes para evitar este riesgo. “El error más grande que pueden cometer los padres es no hacer nada”, afirma. La madre de Jacob, por su parte, no muestra dudas acerca de la conveniencia de actuar cuanto antes. “El corazón de una madre sabe cuando su hijo está sufriendo”, asegura:

Historias como las Jacob, o como las de Ryland Whittington, otro niño transexual de seis años, que tuvo que luchar además contra la sordera con la que nació, cuyos padres dieron a conocer su historia el año pasado, son todo un ejemplo que ojalá sirva de inspiración a muchas familias que se encuentren ante una realidad parecida, como lo son también los de otras madres de menores transexuales españolas a las que también hemos hecho referencia en entradas anteriores.

Un hito reciente de visibilidad de la realidad de los menores transexuales en España ha sido también el reportaje El sexo sentido, de Documentos TV, galardonado con un Premio Triángulo por COGAM y hace solo unos días con uno de los Premios Pluma de la FELGTB.

A todas aquellas familias que se puedan encontrar desorientadas sobre cómo proceder les recordamos además que en España pueden contactar con Chrysallis, Asociación de Familias de Menores Transexuales, a cuya web se puede acceder pinchando aquí.

 El poeta y dramaturgo Federico García Lorca fue fusilado en Granada junto a otra persona en 1936 por fuerzas falangistas por su condición homosexual. Así lo demuestra un informe del año 1965 redactado y emitido por la Jefatura Superior de Policía de Granada, difundido por la cadena SER. Dicho documento revela que el poeta era “socialista y masón” y le atribuye “prácticas de homosexualismo”.

Lo cierto es que el régimen franquista nunca reconoció su implicación en el crimen de García Lorca. Es más, Franco llegó a afirmar a la prensa, tal y como se recoge en su libro Palabras del Caudillo, lo siguiente: “Se ha hablado mucho en el extranjero de un escritor granadino; se ha hablado mucho, porque los rojos han agitado este nombre como un señuelo de propaganda. Lo cierto es que en los momentos primeros de la revolución en Granada, ese escritor murió mezclado con los revoltosos; son los accidentes naturales de la guerra”.

Sin embargo, este documento, dirigido al gobernador civil de Granada y mecanografiado veintinueve años después del crimen por un policía que no se identifica, no deja dudas sobre la responsabilidad política del ejército franquista en la detención y asesinato del poeta en 1936. “En el cuartel de Falange, instalado en la calle San Jerónimo, se hallaban el jefe de bandera don Miguel Rosales Camacho cuando en él se presentaron el diputado obrerista por la CEDA, don Ramón Ruiz Alonso, don Juan Trescastro, don Federico Martín Lagos y algún otro que no ha podido precisarse, con una orden de detención dimanante del Gobierno Civil contra FEDERICO GARCÍA LORCA, para cuyo cumplimiento requirieron al señor Rosales Camacho al objeto de que éste les franqueara su domicilio, al que se dirigieron en compañía de este, quien advirtió al llegar al mismo que había sido rodeado con gran aparato por milicias y guardias de asalto que tomaron todas las bocacalles y tejados próximos”, consta en dicho escrito.

Asimismo, en el documento se explica que la detención del poeta tuvo lugar en la vivienda de sus amigos, los hermanos Rosales, donde Lorca se había refugiado. También se apuntan las razones que motivaron su detención. La primera fue que Lorca era “un masón perteneciente a la logia ALHAMBRA en la que adoptó el nombre simbólico de HOMERO, desconociéndose el grado que alcanzó la misma”. Además, el texto apunta que Lorca “estaba conceptuado como socialista por la tendencia de sus manifestaciones y por lo vinculado que estaba a Fernando de los Ríos, como también por sus estrechas relaciones con otros jerifaltes de igual signo político”.

“Prácticas de homosexualismo”

Pero la misma nota ‘acusa’ a Lorca de homosexual. Concretamente, asegura que el poeta granadino “estaba tildado de prácticas de homosexualismo, aberración que llegó a ser voxpópuli, pero lo cierto es que no hay antecedentes de ningún caso concreto”.

El mismo documento, que al parecer fue redactado a petición de una escritora francesa que pretendía publicar una biografía del poeta, la policía da detalles de la ejecución de Lorca. Fue sacado del Gobierno Civil por fuerzas dependientes del mismo y conducido en un coche al término de Viznar (Granada) y en las inmediaciones del lugar conocido como ‘Fuente Grande’, en unión de otro detenido cuyas circunstancias personales se desconocen, fue pasado por las armas después de haber confesado”. Una presunta confesión, esta última, que de ser cierta tampoco se detalla en ningún momento.

Por último, y sin que quede claro cuál es el lugar exacto donde se enterró al poeta —asunto que a día de hoy sigue sin poder determinarse, pues nunca han llegado a aparecer restos que pudieran ser vinculados al escritor— se revela que Lorca fue enterrado “en un barranco situado a unos dos kilómetros a la derecha de dicha Fuente Grande, en un lugar que se hace muy difícil de localizar”.

De cualquier forma, el descubrimiento de este documento, de alto valor histórico, arroja luz sobre uno de los episodios más tristes de la época más negra de nuestra historia reciente.

Suele decirse que detrás del odio a la diversidad sexual puede esconderse una homosexualidad -o bisexualidad- no asumida. Lo que quizá no sea tan habitual es que un acosador homófobo salga del armario, pida perdón a su víctima y que además lo haga relativamente pronto en su vida.

Es lo que ha ocurrido en este caso, difundido a través de Reddit. James, de 18 años, ha escrito una entrada dirigiéndose a quien acosó en la escuela hasta los 13 años, cuando cambiaron de colegio. Ha perdido todo contacto con él y no logra localizarlo en las redes sociales. Por ello ha decidido escribir el mensaje, esperando que le llegue. Por el momento, lo que sí ha ocurrido es que su historia ha tenido una gran difusión en internet.

Es un relato escrito de una manera muy directa. Afirma así por ejemplo que cuando estaba en la escuela antes de los 13 años “acosaba a otros estudiantes que tenían aspecto femenino y que eran abiertamente gais. Yo era el típico acosador cristiano homófobo. Crecí en un hogar completamente cristiano. Mi padre con frecuencia publicaba imágenes antigais o contra los demócratas, las imprimía y las ponía en la puerta de la nevera. Constantemente me enseñaba que la homosexualidad estaba mal”. Con este trasfondo, no es raro que tuviera una actitud hostil hacia sus compañeros LGTB: “En la escuela, había un alumno al que llamaremos ‘Nate’ (…) Le llamaba continuamente ‘marica’,’ maricón’, ‘chico gay’, ‘rarito’ y otras cosas. No me hizo nada malo pero yo le tenía tanto miedo que me puse a insultarlo”.

Por ello, ahora desea pedirle disculpas: “por las cosas que le dije, querría pedirle perdón (…) Pero por desgracia no tengo ahora modo de contactarle”. Pero no solo pide perdón. También llama a no actuar como hizo él: “Si estáis en mi situación, por favor, no recurráis al abuso verbal en cosas que os dan miedo o terror. Sed fuertes. Hablad con la gente de manera civilizada y abriros a ellos. Yo sé que soy gay. Creo que acosé tanto a Nate porque tenía miedo de ser así. Quería ser el chico fuerte y hetero que mi padre siempre quiso“.

Y también se dirige a quien pueda estar sufriendo acoso: “Por favor si estás en la situación de Nate, permanece fuerte. No has hecho nada malo (…), eres perfecto tal y como eres”. Por último, se dirige a Nate: “Siento todo el acoso verbal que te hice pasar. La verdad es que te encontraba majo y más bien atractivo, y eso me frustraba. Siempre fuiste el más fuerte de los dos. Estabas orgulloso de ser tú y mantuviste la cabeza alta”.

Ignoramos si Nate ha recibido el mensaje de su antiguo acosador gracias a la difusión. En todo caso, sí es alentador ver que alguien educado en un entorno homofóbico pueda superarlo, asumir su sexualidad y pedir perdón con 18 años.

De cara a las próximas elecciones locales y autonómicas del 24 de mayo, la Coordinadora Estatal de VIH y sida, CESIDA, propone 21 acciones, recogidas bajo el lema “Vota salud y derechos / Porque quiero recuperar mi derecho a la sanidad y a la no discriminación”, que desde distintas áreas de gestión de los gobiernos autonómicos y locales se pueden poner en marcha para avanzar en los retos que plantea la respuesta al VIH y al sida.

Estas medidas hacen referencia a políticas que desarrollan o puedan desarrollar diferentes Consejerías o Concejalías de Bienestar Social, Cultura, Educación, Sanidad, Justicia y Administración Pública o Participación ciudadana. Cinco áreas recogen todas estas medidas solicitadas: Prevención del VIH y otras ITS, Atención, Social, Político y Educación.

CESIDA pide a los partidos políticos que se adhieran al Programa de Naciones Unidas, estrategia que sigue la regla del 90-90-90, que tiene como objetivo conseguir en el año 2020 que el 90 % de las personas con VIH estén diagnosticadas, que de éstas, el 90% reciba tratamiento antirretroviral y que el 90% de éstas presenten carga viral indetectable.

Para ello, la Coordinadora estatal de VIH y sida incide en que es necesario un refuerzo e implementación de medidas con eficacia demostrada que disminuyen las nuevas infecciones, tales como realización de campañas de prevención del VIH y otras ITS y de promoción del diagnóstico precoz, especialmente dirigidas a las poblaciones más vulnerables.

“En los últimos años hemos visto cómo eran recortados muchos de los derechos conquistados y cómo esto no nos ha permitido avanzar en nuestros objetivos en la respuesta al VIH y el sida. Hemos visto claramente en muchas comunidades autónomas y en muchos ayuntamientos, cómo hay partidos políticos para que los que la salud pública no es un derecho fundamental y siguen recortándolo. Para recuperar esos derechos, CESIDA solicita a los partidos políticos que se constituyan de nuevo las secretarías autonómicas sobre el VIH y el sida en aquellas comunidades autónomas donde han sido suprimidas y que se recapitalice tanto económica como técnicamente para poder asumir el liderazgo y la coordinación de las políticas de prevención, asistencia, cooperación internacional e investigación relacionadas con el VIH, el sida y otras ITS”.

Es por eso que este año por primera vez en la historia de CESIDA realizarán una campaña en la que “ejerzamos nuestro derecho a demandar que nuestras reivindicaciones sean incluidas en los programas electorales de aquellos partidos que se presenten a las próximas elecciones locales y autonómicas”, apunta Juan Ramón Barrios. El presidente de CESIDA añade que “solicitamos al electorado que vote teniendo en cuenta qué candidatos y candidatas recogen nuestros derechos, que son los derechos fundamentales de toda la ciudadanía”.

La Coordinadora estatal tiene previsto realizar un informe en el que hará público el compromiso de los distintos partidos políticos respecto a las demandas trasladadas por la organización a cada uno de ellos.

Puedes descargar el documento que detalla las 21 medidas aquí.

Una nueva iniciativa legislativa podría volver a poner en el punto de mira a la comunidad LGTB de Uganda. El Gobierno presidido por Yoweri Museveni ha presentado un proyecto de ley para regular las organizaciones no gubernamentales (ONG) que, con su redacción actual, podría suponer la disolución de cualquier grupo de lucha por los derechos LGTB o de lucha contra el VIH.

Cada pocos meses, la homofobia de Estado revive en Uganda. En esta ocasión de manera indirecta, por medio de una iniciativa destinada a dotar de poderes al ministerio del Interior para “supervisar, aprobar, inspeccionar y disolver” cualquier ONG o asociación comunitaria. Los criterios para prohibir una organización son que sus actividades sean contrarias al Gobierno o a “la dignidad del pueblo de Uganda”. Si el Parlamento aprueba la ley, cualquier asociación deberá pedir permiso para constituirse; la autorización podrá ser denegada si el ministerio opina que la formación del grupo en cuestión no responde a un “interés público” sin definir.

Una formulación vaga cuya interpretación podría abrir perfectamente una vía legal para perseguir y castigar con penas de hasta ocho años de prisión a los dirigentes de organizaciones LGTB, entre otras, que no se disuelvan si no cuentan con el permiso gubernamental. Así lo ha denunciado Human Rights Watch (HRW), quienes alertan de que la nueva ley podría “negar la misma esencia de la libertad de asociación y expresión”. HRW explica que las ONG pro derechos humanos y contra la corrupción se encuentran cada vez con más dificultades para llevar a cabo su trabajo, y que la aprobación de esta iniciativa haría imposible esta tarea. Desde Sexual Minorities Uganda (SMUG) también temen que este “peligroso” proyecto los dejaría “sin ninguna oportunidad de continuar su labor y su activismo.

Uganda, en proceso de aprobar una nueva ley homófoba

Como es bien conocido, el clima de odio hacia las personas LGTB en Uganda se ha exacerbado con motivo del proceso de discusión y aprobación de una ley que pretendía endurecer el trato penal a la homosexualidad, una ley que ha sido anulada por el Tribunal Constitucional de Uganda por un defecto de forma, a pesar de lo cual ya se puso en marcha otra iniciativa el año pasado para aprobar una nueva ley que sustituya a la anterior. Una norma que eliminaría las referencias directas a la homosexualidad, que sería sustituida por el eufemismo “prácticas sexuales antinaturales” y se centraría en castigar con penas de cárcel cualquier actividad considerada como “promoción” de las relaciones no tradicionales.

Una jugada con la que el presidente Yoweri Museveni intentaría mantener su popularidad sin poner en riesgo la ayuda externa que recibe el país. Aunque el presidente amagó en su momento con vetar la anterior ley, al final optó por sumarse a la corriente homófoba y apoyarla; una decisión adoptada en clave interna, pero que a nivel internacional no le trajo más que quebraderos de cabeza, incluyendo sanciones económicas en forma de reducción de la ayuda exterior.

Un informe elaborado por Sexual Minorities Uganda en mayo de 2014 denunciaba el extraordinario aumento en los ataques contra las personas LGTB en el país desde que se inició todo este proceso legal. Desde su aprobación inicial y hasta la fecha de elaboración del informe, se habían producido 162 de estos incidentes, que incluían linchamientos, violencia colectiva, incendio de hogares, chantaje, pérdida de puestos de trabajo, detenciones, expulsiones y suicidios. El informe denunciaba el ambiente de hostilidad creado durante todo el proceso de tramitación de la ley, cuyo fruto es la autoridad práctica para perseguir a las personas LGTB con total impunidad. Un terrible ejemplo de este clima asfixiante lo recogíamos el pasado enero, cuando nueve hombres homosexuales sufrieron un intento de linchamiento y la policía, en lugar de protegerlos, los detuvo y sometió a torturas.

Según asegura el semanario satírico francés Le Canard Enchaîné, el papa Francisco recibió el pasado sábado a Laurent Stéfanini para explicarle las razones de su negativa a aceptarlo como embajador de Francia ante la Santa Sede. Francisco habría comunicado a Stéfanini, abiertamente gay aunque católico practicante, que personalmente no tiene “nada contra él” pero que el rechazo es expresión, entre otras razones, de su malestar por la aprobación de la ley de matrimonio igualitario en Francia. El Gobierno francés ha confirmado el encuentro pero sigue esperando una respuesta oficial.

Ya desde el principio todos los medios franceses otorgaban veracidad a la información adelantada este miércoles por Le Canard Enchaîné, según la cual el papa habría recibido el pasado sábado 18 de abril a Stéfanini durante un cuarto de hora, de forma muy discreta, para explicarle de primera mano las razones de su rechazo. Un rechazo que sería en primer lugar expresión del descontento papal con el proceso de aprobación de la ley de matrimonio igualitario en Francia, que como bien recordamos fue combatida por los sectores conservadores próximos a la Iglesia católica con una hostilidad sin parangón en ningún otro país. A esto se añadiría el malestar generado por el empeño del Elíseo de mantener la candidatura de Stéfanini a sabiendas de que contaba con el rechazo del Vaticano.

La reunión entre Stéfanini y Jorge Bergoglio era luego confirmada por el portavoz del gobierno francés, Stéphane Le Foll, que sin embargo negaba que el rechazo papal se hubiera producido todavía. “Nada ha cambiado: Francia ha propuesto un candidato y por el momento estamos esperando la respuesta del Vaticano”, ha declarado.

Del “quién soy yo para criticarlo” al rechazo a un embajador gay

Como adelantábamos hace un par de semanas, lo cierto es que desde que el 5 de enero el Consejo de Ministros francés diera el visto bueno a la decisión de François Hollande de proponer a Laurent Stéfanini como embajador ante la Santa Sede, esta no ha dado sino la callada por respuesta. Un silencio que todos interpretan como un rechazo a Stéfanini pese a ser católico practicante y haber trabajado en la Embajada francesa ante la Santa Sede entre 2001 y 2005. Luego fichó como asesor para asuntos religiosos del Ministerio de Exteriores. Incluso el cardenal arzobispo de París André Vingt-Trois, conocido por su virulencia contra la ley de matrimonio igualitario, ha reconocido los méritos de Stéfanini para el cargo (así se lo hizo saber por carta a Jorge Bergoglio en febrero). Poco ha importado: pese a ser un gay “aceptable” para el Vaticano, no parece haber sido suficiente. Y el empeño de Francia de mantener la candidatura cuando ya era evidente el rechazo parece haber reforzado -salvo sorpresas del última hora- la negativa.

Lo sucedido con Stéfanini no es en definitiva sino otra muestra de la doble moral de Bergoglio por lo que a las personas LGTB se refiere. El mismo que siendo arzobispo de Buenos Aires llegó a calificar al matrimonio igualitario, que entonces se discutía en Argentina, como “pretensión destructiva al plan de Dios” movida por el mismo demonio, aseguraba después, siendo ya papa, que ”no es necesario estar hablando sin cesar” del tema. También era ya papa cuando hizo sus famosas declaraciones, durante su viaje de vuelta de la Jornada Mundial de la Juventud celebrada en Río, en las que afirmaba que “si una persona es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para criticarlo?”. Pero en otro viaje, en esta ocasión a Filipinas, insistía en que el matrimonio igualitario suponía una “amenaza a la familia”. De la misma forma, pocas semanas después de recibir en el Vaticano a un católico transexual español, se conocían los detalles de una entrevista en la que el papa comparaba la “teoría de género” con las armas nucleares.

Son solo algunos de los ejemplos que hemos recogido en el pasado y que muestran como, aun apreciando un cierto avance en las formas respecto a sus predecesores, hasta el momento no puede decirse que el pontificado de Francisco haya supuesto cambios de calado en la consideración de la jerarquía católica hacia las personas LGTB, como sí se han producido en otras iglesias cristianas.

Algunos personajes públicos (artistas, deportistas, políticos, etc.) utilizan su orientación homosexual o su identidad de género para abrir puertas, defender los derechos del colectivo y se convierten en referentes positivos. Sin embargo, el modisto Giorgio Armani se une a la penosa lista de gais que exterioriza su homofobia internalizada. En este sentido, Armani aseguraba en declaraciones a The Sunday Times que un gay “no necesita vestir como un homosexual”. Hace solo unas semanas, los diseñadores Domenico Dolce y Stefano Gabbana arremetían contra las familias homoparentales y expresaban su rechazo hacia, según sus propias palabras, los “úteros de alquiler” y los “niños sintéticos”. Todo ello a pesar de que son abiertamente gais, igual que Giorgio Armani.

Cuando todavía colea la polémica por la entrevista a los diseñadores Dolce & Gabbana, Giorgio Armani (también diseñador e igualmente italiano) ha decidido tener su propio minuto de “gloria” en relación al colectivo LGTB. Para Armani, “un hombre homosexual es un hombre 100%, no necesita vestir como un homosexual”. Lo que parece molestar al modisto milanés es la supuesta necesidad de algunos gais de demostrar su orientación sexual a través de su vestuario, ya que “eso no va conmigo”. En opinión de Armani, “un hombre tiene que ser un hombre”.

La controversia no acaba ahí. Armani ha calificado de “idiotez” el aumento de senos por parte de las mujeres. También ha reconocido que prefiere a “una mujer natural” y añade que “una mujer debe ser valiente al cumplir años, y no desesperarse para parecer más joven, con respecto a su edad”. Y como el modisto octogenario tenía para todos, sobre los hombres ha dicho que “me gusta alguien sano, alguien fuerte, que se preocupa de su cuerpo” pero “sin demasiados músculos”.

Armani, asimismo, ha revelado una supuesta conversación privada que mantuvo con el diseñador Gianni Versace (muerto a tiros en el verano de 1997). Tal y como aseguraba Armani, Versace le habría dicho que “yo visto a prostitutas, tú vistes a mujeres de iglesia”. Estas palabras no le han hecho ni pizca de gracia a la hermana del modisto fallecido, Donatella Versace, a la sazón vicepresidenta de la firma. “Es muy desagradable y de mal gusto que el señor Armani haya vuelto a poner palabras en boca de mi hermano, sobre todo porque, por desgracia, ya no está entre nosotros para responder”, ha admitido una disgustada Donatella Versace en el magazine Page Six.

Donatella recuerda que esta es la segunda ocasión en la que Armani revela supuestas palabras dichas por Versace, una vez fallecido. “La primera fue inmediatamente después de su muerte, y él me pidió disculpas. Cuando mi hermano hablaba de moda, la única palabra que salía de su boca era ‘glamour’. Lo que hay que decir acerca de mi hermano es: Que Gianni Versace descanse en paz”, concluye.

Hace tan solo unos días, dosmanzanas publicaba la crónica de los premios Plumas y Látigos 2015 de la FELGTB. El “Látigo”, precisamente, se lo llevaban Domenico Dolce y Stefano Gabbana “por su homofobia interiorizada, mostrada en unas impactantes declaraciones contra la diversidad familiar”. Giorgio Armani, tras estas declaraciones, también habría sido merecedor de este antipremio, que penaliza a las personas o entidades que perjudican al colectivo LGTB.

Todos los días son buenos para regalar un buen libro. Todos los días deberíamos pasar un rato sumergidos entre esas páginas que nos transportan a otros mundos. Todos los días deberían ser viernes, el día en el que nuestro compañero elputojacktwist nos recomienda nuevas y no tan nuevas lecturas. Hoy no es viernes, pero sí es el Día del Libro, y por eso os ofrecemos una pequeña lista de libros que al equipo de dosmanzanas nos han parecido destacables.

Si tenéis que hacer un regalo -puede ser a vosotros mismos- no os harán quedar en mal lugar…

El año de las mil noches de Lluís Maria Todó

El año de las mil noches nos cuenta la historia de la libertad ¿recuperada, descubierta? de Víctor, un hombre casado con una señora estupenda, que descubre con la llegada de la democracia que había otras cosas de las que no se había hablado durante cuarenta años y que empezaban a resurgir (los paseos de Ocaña por la Rambla, ya míticos, como epítome).

Todó habla con nostalgia (pero me parece que esa nostalgia la sentimos muchos) de esa época del nacimiento de los locales “de ambiente” en los que se concentraba una fecunda mezcla de personas de diversos pelajes (y diversas narrativas: coincido con el Víctor que dibuja Todó en la importancia que nuestro deseo erótico da a las narrativas, a los cuerpos que nos cuentan historias, frente a los cuerpos desnudos que no nos dicen nada), cuando lo mismo podías ligar con un príncipe árabe, un pescador tarraconense, un guardia civil malagueño o un futurible ministro del psoe sin moverte de la barra del bar. Pero también (y eso es una seña del autor catalán) critica el monolitismo paleto y exclusivista que invadió su ciudad tras 1980 (pero vamos, que eso no es patrimonio de Cataluña, me temo).

Para las personas que han conocido Barcelona en aquellos años, la obra ofrece además el interés de documentar la existencia de todos esos bares que aparecen y desaparecen (junto con su público: el público de un bar desaparece con él, misteriosamente) y que forman parte, claro está, de nuestra historia colectiva.

Compra este libro o lee la reseña completa

Palabra y Pluma. Textos políticos y otras mariconadas de Gustavo Pecoraro

En la primera parte del libro (Editoriales vahídas) se recogen alguno de los textos que Pecoraro escribe para su programa radiofónico El Vahído (en el que he tenido el honor de colaborar esta última temporada): tocando todos esos temas que son tan habituales en esta web (desgraciadamente, casi diríamos): el aborto, la identidad de género, el VIH, el papa Francisco, los asesinatos de Pepa Gaitán o Daniel Zamudio…

En la segunda parte (Entrevistas y notas periodísticas) se incluyen una serie de entrevistas a personas conocidas por todos nosotros a este lado del océano (Boti García Rodrigo, Javier Sáez, Boris Izaguirre) y otras que, no siendo quizá tan conocidas por aquí, hacen que se despierte nuestro interés por ellas: Susy Shock, Vida Morant, Alejandro Modarelli, Lohana Berkins, Ilse Fuskova, etc. Se incluye además una entrevista con el director de cine Américo Ortiz de Zárate (¿se acuerdan de Otra historia de amor?). Y además, unos textos (notas) de diversos temas (la decadencia de Chueca, la vida con VIH) de esclarecedora y emocionante (incluso poética, no olvidemos su faceta de poeta) visión.

Para finalizar, un poco de humor: en Otras mariconadas, una serie de crónicas de Enrico Pomodoro, un alter ego loquísimo en los 90 que retoma ahora, desvelan su lado camp a la Moix, en un particular roman à clef que se lee con el mismo gusto pese a desconocer muchas veces la clef, donde demuestra que el humor puede ser una herramienta de trasformación social, el humor como refugio de los desesperados. Pero también con la rabia del que quiere llevárselo todo por delante si es que se tiene que ir.

Compra este libro o lee la reseña completa

Perros de verano de Josa Fructuoso

Marina es una chica que estudia Filosofía en las postrimerías del franquismo y se ve obligada a marchar a París (su activa vida política ha hecho que por “un error de forma” no pueda matricularse en ninguna universidad española para acabar los estudios). En los primeros capítulos nos vamos cayendo por un tobogán: Marina encuentra a la mujer que fue el amor de su vida a la salida de un concierto en 1994, retrocede veinticuatro años hasta 1970, en París, cuando la conoció, y aún más lejos, hasta una de las cabalgatas de los Reyes Magos de la infancia (cuando descubrió la verdad sobre el mundo que la rodeaba, o una de las verdades sobre el mundo que la rodeaba), e incluso hasta el momento en que sus padres se conocieron. La guerra y la postguerra en una familia de las que perdieron, marcarán el desarrollo sentimental e intelectual de Marina, que se encontrará perdida en esa España gris y garbancera. Pero además, el descubrimiento de su orientación sexual coincidirá con la llegada a Francia, que resulta así aún más liberadora y apetecible (¡ese primer verano en Menton, lleno de luz!).

Josa Fructuoso escribe muy bien. Los diálogos, las reflexiones, están cargadas de sensatez, de esa sensatez y sentido común que da la vida, que suponemos larga y llena de experiencias, como la de la protagonista de su libro.

Compra este libro o lee la reseña completa

49 goles espectaculares de Davide Martini

La nueva novela de Editorial Dos bigotes escrita por Davide Martini, autor italiano residente en Madrid. La novela fue publicada originalmente en Italia y nos llega ahora traducida (impecablemente, creemos) por Elisa Rossi Hernández.

Bajo el título futbolero se esconde una novela de iniciación sexual de un adolescente italiano, que se enamora de un compañero de clase. No es, sin embargo, una novela para adolescentes sino sobre adolescentes. En cualquier caso, convendría dejarla a la vista de los jóvenes: les ayudará.

Davide Martini consigue que la levedad de los diálogos sea solo aparente: los grandes temas de las grandes novelas están presentes en las charlas de los muchachos, que a veces recuerdan a Corazón, la fantástica novela de Edmundo de Amicis que marcó mi infancia, y otras a Proust, que marcó mi vida (como probablemente marcó la de Martini: “¡Si no has leído En busca del tiempo perdido no puedes ser escritor!”) y que además está presente durante todo el tiempo.

Compra este libro o lee la reseña completa

Lo que no se dice de varios autores

Lo que no se dice, en la que colaboran once autores de varias generaciones. Esta vez se trata de un libro de encargo en el que se propuso como tema revisar los tópicos de las masculinidad castiza desde un punto de vista gay. Porque vale: ustedes tienen más o menos asumido que los gays somos estupendos peluqueros y escaparatistas, faranduleros, presentadores de televisión e incluso jueces pero ¿y qué pasa con los futbolistas, los toreros, los militares, los obreros de la construcción (que los hay, se lo digo yo)? Repasaremos los relatos de los once autores. Bueno, solo de diez, porque el que suscribe colabora con un relato algo friki que se llama Hipocampos y del que prefiere no hablar por prudencia y modestia (falsa).

Compra este libro o lee la reseña completa

Sebastián en la laguna de José Luis Serrano

Puede parecer poco objetivo, pero no nos importa. Nuestra última recomendación es la última novela de quien a su vez nos recomienda lecturas en dosmanzanas. Pero no solo nosotros hablamos bien de la obra. “La memoria y el deseo vuelven a encontrarse en esta última novela de José Luis Serrano, y lo hacen de nuevo con afilada delicadeza y una punzante añoranza de la pasión. Una prosa limpia y sabia para contar un tiempo luminoso, una edad palpitante, un amor perturbador, el resplandor dolorido de los cuerpos felices”, escribía Eduardo Mendicutti.

Compra este libro o lee la reseña completa

El 23 de abril, es el Día del Libro, una fecha que el grupo de educación de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales, FELGTB, celebra invitando a los centros escolares a crear “Bibliotecas de colores”, espacios donde docentes y niños y niñas de Infantil y Primaria puedan encontrar libros que aborden la diversidad familiar, afectiva y de género.

En su propuesta, la FELGTB recoge una cuidada selección de cuentos y guías que superan los modelos tradicionales que habitualmente recoge la literatura infantil, ayudando a abordar la diversidad fuera del heteropatriarcado y el machismo.

Abordar la diversidad a través de referentes positivos ayuda a las y los menores a trabajar la discriminación antes de interiorizarla y les da herramientas para enfrentarse a realidades conocidas o desconocidas como las familias con dos madres, las parejas del mismo sexo o la diversidad de género.

Tal y como destaca Uge Sangil, responsable del equipo, “hemos constatado que cuanto antes se empieza a trabajar la diversidad sexual y de género más posibilidades hay de que no se produzcan situaciones de acoso en un futuro. Deseamos que esta guía sea de utilidad las y los maestros y que, de una vez por todas, la diversidad sexual y de género ocupe un espacio en las estanterías de las bibliotecas de todas las escuelas y ponga al alcance de nuestros pequeños y no tan pequeños una realidad: Somos personas diversas, sentimos de maneras diferentes y eso es algo positivo que nos enriquece”.

Accede desde aquí a la guía Bibliotecas de colores.

El ministro de Comunicaciones de Australia, el liberal Malcolm Turnbull, ha declarado, en un foro organizado a las afueras de Sídney, que antes de finalizar este año el matrimonio igualitario será debatido en el Parlamento australiano y que los diputados que sostienen al gobierno liberal-conservador dispondrán de libertad de voto. Una petición, la de que se permita el voto en conciencia, repetidamente efectuada tanto por los miembros de los partidos pro-LGTB en la oposición como por la propia ciudadanía australiana, que recientemente hizo llegar más de un millón de correos electrónicos a sus representantes en el Parlamento.

Todos los observadores dan por seguro que, en el momento en que los diputados liberales tengan libertad de voto, el matrimonio igualitario será una realidad en Australia. Precisamente el pasado 26 de marzo, el senador liberal demócrata David Leyonhjelm decidía no presentar a debate el proyecto de ley que permitiría el matrimonio entre personas del mismo sexo, cuya tramitación inició el pasado mes de noviembre, al no garantizarse que existiese el voto en conciencia. Apenas una semana antes, el mismo Senado, a iniciativa de los Verdes, había instado al Gobierno de Tony Abbott a que diera libertad de voto a sus correligionarios. Sin embargo, Abbott, un católico conservador opuesto al matrimonio igualitario, sigue sin reconocer ese derecho a los miembros de su partido.

Por ello han destacado las declaraciones del componente más veterano del Gobierno australiano, el ministro de Comunicaciones Malcolm Turnbull, efectuadas durante la celebración de un foro a las afueras de Sídney el pasado 16 de abril. Acompañado de Fiona Scott, miembro local del Partido Liberal, Turnbull fue interrogado sobre el matrimonio igualitario y los recientes acontecimientos en el Senado australiano. Turnbull aseguró a los allí presentes que el proyecto de ley que permitirá el matrimonio entre personas del mismo sexo será debatido antes de que finalice el año, y que los diputados y senadores liberales que sostienen al Gobierno de Tony Abbott gozarán de libertad de voto al respecto. Fiona Scott, por su parte, aseguraba que intentaría reflejar el punto de vista de sus votantes cuando se debatiera este asunto en el Parlamento.

Según Wayne Chilver, activista LGTB presente en el foro, Scott pidió al público presente que alzara su mano si apoyaba el matrimonio igualitario. Lo hicieron entre un 70 y un 80 % de los asistentes. Para Chilver, “fue genial ver ese fuerte apoyo en una audiencia que es una muestra representativa de la comunidad”, por lo que espera que Fiona Scott “escuche a los foros de la comunidad como esta y vote por el matrimonio igualitario cuando llegue el momento”.

Voto en conciencia de los dos grandes partidos

Como señalábamos anteriormente, aunque en este momento no es posible asegurar un resultado, todo apunta a que si a los liberales se les permite votar en conciencia una parte significativa de ellos apoyará el matrimonio igualitario. Junto al voto de la que en buena lógica debería ser la mayoría de los laboristas (y de los Verdes, que tienen solo un voto en la Cámara de Representantes pero disponen de 10 escaños en un Senado de 76 miembros) debería bastar para inclinar la balanza.

Hay que tener además en cuenta que desde septiembre de 2012, última vez que se votó el tema, la coyuntura internacional ha cambiado mucho en países con los que Australia mantiene estrechos vínculos. Además de los avances experimentados en Estados Unidos, el matrimonio igualitario ha sido aprobado con grandísimo consenso en la vecina Nueva Zelanda (que de hecho se ha convertido en destino preferente de las parejas australianas del mismo sexo) así como en Inglaterra y Gales y Escocia. Irlanda celebrará un referéndum al respecto el próximo mes de mayo.

En Australia, la vía de los estados, que los partidarios del matrimonio igualitario también han intentado, está definitivamente cerrada. El Territorio de la Capital Australiana (ACT), donde se ubica Canberra, la capital federal, aprobó de hecho una ley de matrimonio igualitario en octubre de 2013, pero fue inmediatamente recurrida ante el Tribunal Supremo, que le dio la razón al Gobierno federal en diciembre de ese mismo año. El alto tribunal dejaba abierta eso sí la puerta a un posible cambio en la legislación matrimonial siempre que fuera a nivel federal.

Importante sentencia de la Corte Suprema de Casación de Italia, según la cual el matrimonio de Alessandra Bernaroli (una mujer transexual) con otra mujer es válido a todos los efectos. La sentencia, que pone punto final a un largo litigio, aplica lo ya determinado por la Corte Constitucional hace un año: que la norma que obliga a disolver un matrimonio cuando uno de los cónyuges es reconocido como de sexo contrario al que tenía legalmente cuando lo contrajo es inconstitucional. La actuación de la justicia italiana deja de nuevo en evidencia a su clase política, incapaz hasta el momento de aprobar una ley que equipare los derechos de las parejas del mismo sexo.

La historia de Alessandra Bernaroli la venimos contando desde 2009: tras cinco años de matrimonio, el cónyuge que ante la sociedad era el marido se sometió a un proceso de reasignación de sexo para acomodar su cuerpo a su identidad femenina. Su matrimonio con otra mujer, al que ninguna de las dos quería poner fin, quedaba sin embargo disuelto en virtud de la normativa italiana que regula la modificación registral de sexo, que data de 1982 aunque fue modificada parcialmente en 2011. La pareja divorciada a la fuerza inició una batalla legal. Un tribunal de primera instancia les dio la razón pero en 2011 la Corte de Apelaciones de Bolonia consideró que las mujeres estaban en efecto divorciadas.

La pareja, que ha sido asesorada por el colectivo de abogados LGTB Rete Lenford, recurrió ante la Corte de Casación, que solicitó a la Corte Constitucional que aclarara la situación. Esta declaraba por fin en 2014 que la norma que obligaba a disolver sin más el matrimonio de la pareja era inconstitucional, argumentando como causa de inconstitucionalidad que la norma no prevé una regulación jurídica de la convivencia entre las dos personas “que tutele adecuadamente sus derechos y obligaciones” con la modalidad que el legislador decida (puedes acceder al texto de aquella sentencia, la 170/2014, pinchando aquí). La Corte Constitucional invitaba así al Parlamento italiano, de forma bastante explícita, a regular la situación de las parejas del mismo sexo.

Sin embargo, el texto de la sentencia de la Corte Constitucional no entraba en si el matrimonio de Alessandra seguía siendo válido o no, y de hecho era posible encontrar interpretaciones opuestas en los medios. Debía ser la Corte de Casación, de la que partió la consulta a la Corte Constitucional, la que determinase qué hacer en su caso concreto. Y finalmente la Corte de Casación ha optado por considerar nula la separación y dar validez a todos los efectos al matrimonio de Alessandra y su esposa hasta que exista una figura jurídica que les permita ejercer sus derechos como pareja (puedes descargar íntegramente la nueva sentencia, 8097/2015, pinchando aquí).

La justicia italiana, por delante de su clase política

La sentencia, conviene aclararlo, no supone el reconocimiento general del matrimonio entre personas del mismo sexo, pero deja claro que para la justicia italiana las parejas del mismo sexo merecen una protección jurídica que el actual marco legal italiano no les da. Sigue, en este sentido, la estela de otras sentencias previas, como la de marzo de 2012, cuando la Corte Suprema de Casación italiana determinó que las parejas del mismo sexo tienen derecho a una vida familiar con los mismos derechos que las parejas de distinto sexo, o la más reciente de febrero de este año,  que determinó que la negativa a permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo no viola la Constitución italiana (ninguna sorpresa: ya la Corte Constitucional dictaminó en 2010 que la Constitución italiana no obliga a reconocer el matrimonio igualitario, aunque tampoco impide que pueda ser aprobado) pero insistía en que bajo una forma u otra los derechos de las parejas del mismo sexo deben ser reconocidos.

Algo que el Parlamento italiano aún no ha hecho, pese a disponer de una mayoría teóricamente suficiente salida de las elecciones de 2013. Significativa es la posición del primer ministro italiano, Matteo Renzi (Partido Democrático), que el pasado verano supeditaba la aprobación de una ley de uniones civiles al éxito de su paquete de reformas políticas. Veremos lo que sucede finalmente. Por el momento, el proyecto presentado por la senadora Monica Cirinnà en junio de 2014, que reconocería a las parejas del mismo sexo su derecho a contraer una unión civil con derechos similares a los del matrimonio salvo la adopción conjunta (sí permitiría, bajo ciertas circunstancias, la adopción de los hijos que ya tenga la pareja) ha recibido el visto bueno de la Comisión de Justicia del Senado, pero aún le queda una larga rodadura.

El director ejecutivo y fundador de Grindr (una aplicación para poner en contacto a personas gais de una misma zona), Joel Simkhai, ha dicho que se siente “muy orgulloso” de que la app cuente con usuarios en países donde la homosexualidad es ilegal. No obstante, la app ha estado envuelta en la polémica hasta hace unos meses, puesto que fallos en su seguridad permitían la localización exacta de los usuarios, exponiéndolos a situaciones de riesgo (como denunció un informante anónimo en agosto de 2014). Para evitar sucesos desagradables, Grindr anunciaba el pasado septiembre la desactivación del posible uso de datos de ubicación y localización.

Joel Simkhai ha puesto como ejemplo de uso de Grindr estados como Irán o Afganistán y ha añadido que “en muchos lugares, Grindr es casi en exclusividad una forma de contacto para los hombres gais”. En más de 70 países “no hay bares gais, no hay vida gay”. Como consecuencia de esta utilización en países hostiles con la comunidad LGTB, el hecho de ofrecer una vía de contacto mediante Grindr a personas que no tienen apenas otra posibilitar de hacerlo hace sentir a Simkhai “muy orgulloso”.

Según argumenta el máximo responsable de Grindr, “ofrecemos un gran servicio, y eso es de lo que se trata todo esto. Estamos sobre nuestros clientes, sobre todo dándoles una experiencia que es útil para ellos, y así resolvemos un problema”.

Luces y sombras de las apps de citas

Desde dosmanzanas, desgraciadamente, nos hacemos eco a menudo de la violación de derechos que sufre el colectivo LGTB, muy especialmente en aquellos países donde existe persecución legal y social como consecuencia de la orientación sexual. Las aplicaciones (apps) y las redes sociales son herramientas útiles de sociabilización entre personas LGTB en estos países, ya que les permiten interactuar y pueden servir para evitar el aislamiento. Sin embargo, son un arma de doble filo ya que, un mal uso de esta y otras apps análogas, pueden suponer un riesgo para sus usuarios. Un ejemplo fue lo ocurrido en enero de 2012, cuando saltó a la luz una lista publicada por un cracker con información sobre miles de usuarios  de Grindr australianos que permitía suplantar a cualquiera de ellos.

Asimismo, el mal uso no solo afecta a fallos de seguridad (que la propia app ya ha anunciado haber solucionado) sino a la “caza”, mediante engaños, a manos de grupos violentos y homófobos. El pasado mes de febrero recogíamos la alerta en Irlanda por la amenaza de un grupo ultra que utilizaba conocidas aplicaciones de contactos para contactar con jóvenes gais y lesbianas y atacarlos. En 2013 un joven era brutalmente agredido en Texas a manos de un desconocido con el que había entrado en contacto a través de MeetMe. Y la historia más terrible quizá sea la del asesinato a sangre fría de dos jóvenes gais en Seattle (Estados Unidos) tras contactar el verdugo por Grindr con sus víctimas.

Otro asunto preocupante, como decíamos, es la utilización de las redes sociales para localizar y detener a los ciudadanos LGTB, por parte de los Estados que castigan la homosexualidad como un delito. A este respecto, tanto en 2012 como el año pasado informábamos de fallos de seguridad en Grindr que permitían determinar la localización exacta de sus usuarios desde cualquier lugar del mundo, o acceder a sus datos de perfil y contraseña para suplantarlos. Una situación muy peligrosa en países como Arabia Saudí, donde las autoridades ya han utilizado Twitter y otras redes sociales para encontrar y castigar con cárcel y latigazos a hombres homosexuales.

Necesarias precauciones

En este sentido, y aún en sociedades menos hostiles con los derechos de las personas LGTB, conviene que los usuarios de las apps de contacto como Grindr tomen algunas precauciones a la hora de citarse con otras personas: no facilitar la dirección ni datos personales que puedan ser comprometedores a desconocidos y quedar la primera vez en un lugar público y concurrido. Por otra parte, en un post reciente publicábamos los resultados de una encuesta que revelaba los hábitos de los usuarios de las apps de citas gais, como que 3 de cada 10 admitía haber mentido sobre su edad, altura o peso o que el 83 % reconocía haber enviado fotos de su pene.