Logo de dosmanzanas

Un representante de Jodie Foster ha confirmado que la actriz se ha casado este pasado fin de semana con la fotógrafa Alexandra Hedison. Ambas comenzaron a salir en el verano de 2013, aunque el hecho no fue conocido hasta meses después. Con anterioridad, Hedison había mantenido una relación de algo más de tres años con la también actriz y presentadora Ellen DeGeneres.

Todos los medios LGTB se han hecho eco de la exclusiva difundida por la web de crónicas sociales E! News, a quien un representante de la actriz ha confirmado el feliz enlace. Sin embargo, no se ha dado ningún detalle de la ceremonia, ni siquiera el día exacto en que tuvo lugar, tan solo que ocurrió el pasado fin de semana.

La misma web dio a conocer en octubre de 2013 la relación que Foster, que actualmente cuenta con 51 años de edad, y Hedison, de 44 años, mantenían desde el verano del mismo año. Según sus fuentes, la relación había fructificado con rapidez y por aquel entonces ambas ya estaban “totalmente enamoradas”.

Poco se puede decir que no se conozca acerca de la carrera de Jodie Foster, que comenzó cuando tan solo contaba tres años de edad. Precisamente en homenaje a esa carrera se le concedió en enero de 2013 el premio Cecil B. de Mille durante la ceremonia de entrega de los Globos de Oro. En aquella ocasión la actriz ofreció un controvertido discurso en el que comunicó su orientación sexual ante el gran público. En el mismo discurso agradecía el premio, entre otros, a la que fue su pareja sentimental durante más de veinte años Cydney Bernard, con quien comparte la maternidad de sus dos hijos.

Menos conocida por ese gran público es la actividad profesional de Alexandra Hedison, que actualmente se dedica en exclusiva a su vocación como fotógrafa. Pero Alexandra, hija del actor David Hedison, también tiene una corta carrera como actriz, que abandonó porque, según declaró, “los actores necesitan ser el centro de atención todo el tiempo. Eso no es para mí”. Su último trabajo, precisamente, fue en la serie de temática lésbica The L Word, donde interpretó durante tres años al personaje de Dylan Moreland. En cuanto a su vida personal, fue pareja de la actriz y presentadora Ellen DeGeneres después de que esta última terminara su relación con Anne Heche. Su historia sentimental, que duró algo más de tres años, concluyó en 2004, cuando DeGeneres conoció a su actual esposa Portia de Rossi.

Por supuesto, les deseamos lo mejor a las recién casadas.

“Es un viejo lujurioso que dejó sonados casos de homosexualidad durante mas de 40 años pasados y ahora, aunque tiene más de 70 años de edad, está impaciente por casarse con otro maricón”. Es la frase que dedica la agencia oficial de noticias de Corea del Norte (en su versión en castellano) al juez australiano Michael Kirby, a quien el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas encargó dirigir la elaboración de un informe sobre la situación de los derechos humanos en ese país, que fue presentado en febrero y cuyas conclusiones son demoledoras.

Puedes descargar un resumen del informe sobre la situación de los derechos humanos en Corea del Norte en castellano pinchando aquí. El informe completo, de 372 páginas y en inglés, puede ser descargado pinchando aquí. El documento es demoledor y denuncia violaciones de derechos humanos cuya gravedad, escala y naturaleza “revelan un Estado sin paralelo en el mundo contemporáneo”. “Estos crímenes contra la humanidad incluyen exterminación, asesinato, esclavitud, tortura, encarcelamiento, violación, aborto forzado y otros tipos de violencia sexual, así como persecución por razones políticas, religiosas, raciales y de género, trasferencia forzada de poblaciones, desaparición forzada de personas y el acto inhumano de causar intencionalmente hambre prolongada”, señala el informe, que recomienda que la situación sea puesta en conocimiento de la Corte Penal Internacional para que rindan cuentas los responsables de tales violaciones.

Un informe que no ha gustado nada a las autoridades de Corea del Norte, uno de los regímenes dictatoriales más férreos del mundo, y que no han tenido mejor idea para descalificarlo que atacar la homosexualidad de Michael Kirby, un prestigioso jurista abiertamente gay que fue miembro de la Corte Suprema de Australia entre 1996 y 2009 (en 2011 hacíamos alusión a él, cuando como asesor de la Commonwealth recordaba que la existencia en numerosos países de leyes que criminalizan las relaciones homosexuales se debe en realidad a la persistencia de la vieja legislación colonial británica). “Es un viejo lujurioso que dejó sonados casos de homosexualidad durante mas de 40 años pasados y ahora, aunque tiene mas de 70 años de edad, está impaciente por casarse con otro maricón. El que se atreve a atender el problema de DDHH de un país es ese ‘pájaro’ que no puede existir en la RPDC [República Popular Democrática de Corea, nombre oficial de Corea del Norte], donde reinan la idea sana y la ética noble, y causa escandalo social hasta en los países occidentales”, argumenta la versión en castellano de la agencia oficial de noticias de Corea del Norte.

Más explícita es la versión en inglés en su rechazo a la homosexualidad. ”He is a disgusting old lecher with a 40-odd-year-long career of homosexuality. He is now over seventy, but he is still anxious to get married to his homosexual partner. This practice can never be found in the DPRK boasting of the sound mentality and good morals, and homosexuality has become a target of public criticism even in Western countries, too. In fact, it is ridiculous for such gay to sponsor dealing with others’ human rights issue”, expresa (la web de la agencia de noticias de Corea del Norte, avisamos, se carga con gran dificultad).

Escasa información sobre la situación de las personas LGTB

La realidad política de Corea del Norte impide tener información contrastada de la situación de las personas LGTB dentro de sus fronteras. Oficialmente la homosexualidad no está considerada un delito, pero desde luego carece de presencia pública alguna, y demostraciones oficiales de homofobia como esta no resultan precisamente tranquilizadoras.

Según una página web afín al régimen norcoreano que enlazábamos en septiembre de 2011 (enlace que ya no está activo) “como país que abraza la ciencia y el racionalismo, la República Popular Democrática de Corea reconoce que muchos individuos nacen homosexuales como un rasgo genético y los trata con el debido respeto. Los homosexuales en la República Popular Democrática de Corea nunca han sido sometidos a represión, como sucede en muchos regímenes capitalistas del mundo. Sin embargo, los norcoreanos dan gran importancia a la armonía social y a la moral. Por tanto, la República Popular Democrática de Corea rechaza muchas de las características de la cultura gay occidental, que en opinión de muchos abraza el consumismo, el clasismo y la promiscuidad“.

En aquella ocasión nos hacíamos eco de la posible ejecución de dos mujeres por mantener relaciones homosexuales, una noticia difundida por medios surcoreanos que no pudo ser confirmada.

Los activistas del estado norteamericano de Ohio se han puesto manos a la obra a recoger firmas para llevar a referéndum el fin del veto constitucional al matrimonio igualitario, vigente desde el año 2004. La propuesta, aceptada el pasado martes por la comisión electoral, podría ser sometida a votación en 2016.

La iniciativa, apoyada por el movimiento a nivel federal Freedom To Marry, se presentó en septiembre del año pasado y consiguió reunir más de 650.000 firmas antes de ser anulada por motivos de formulación que ahora han sido subsanados. La propuesta contenía una cláusula para permitir a las instituciones religiosas negarse a celebrar enlaces entre personas del mismo sexo, exclusión que con la nueva formulación queda limitada a los “lugares de culto religioso”. Según el activista Ian James, esta redacción -contestada por grupos conservadores- pretende evitar que se pueda discriminar en “un hospital, un centro de día, un centro educativo, un lugar en el que por poner un crucifijo sobre la puerta ya eres una institución religiosa”.

Los organizadores del referéndum tienen que recabar un número de firmas superior al 10% del total de los votos emitidos en las elecciones a Gobernador que se celebrarán el próximo mes de noviembre. Los apoyos, además, deben provenir de, como mínimo, la mitad de los 88 condados de Ohio, y en cada uno de esos condados, sumar al menos el 5 % de los votos que se registren en los comicios mencionados.

Las encuestas, además, permiten ser moderadamente optimistas con respecto al resultado de un posible referéndum: las más recientes sitúan el apoyo al matrimonio igualitario por encima del 50 %.

En paralelo a la batalla judicial

El uso de referéndums como vía para conseguir la aprobación del matrimonio igualitario (está previsto que en noviembre de 2014 se celebre otro en Oregón) queda en cualquier caso supeditada a la evolución de la lucha en el frente judicial. Recordemos que en este momento se encuentran en marcha numerosos procesos, varios de los cuales ya han arrojado resultados favorables y se encuentran en fase de apelación. Una situación que tendrá que culminar en algún momento en una sentencia del Tribunal Supremo que aclare la situación más allá de lo que lo ha hecho hasta ahora.

Por lo que se refiere en concreto a Ohio, hace tan solo una semana que, en una decisión completamente independiente de la propuesta de referéndum, un juez federal dictaminaba que ese estado deberá reconocer los matrimonios entre personas del mismo sexo celebrados legalmente en los lugares donde ello es posible (la sentencia se encuentra en suspenso pendiente de apelación). Todo empezó en julio del año pasado, cuando un enfermo terminal y su marido, recién casados en Maryland, demandaron al estado para ver reconocido allí su matrimonio. La justicia dio la razón al cónyuge ya viudo y ahora ha ampliado su fallo a todas las parejas del mismo sexo casadas en otras jurisdicciones.

La Asociación de Profesores Católicos Anglófonos de Ontario (Ontario English Catholic Teachers’ Association, OECTA) enviará una representación al próximo World Pride, que tendrá lugar en Toronto el próximo 29 de junio. Esta organización quiere así enviar un mensaje claro de apoyo a los estudiantes y profesores LGTB. La decisión ha causado polémica en ámbitos católicos de Canadá y ha merecido la condena del cardenal Thomas Collins, arzobispo de Toronto.

El hecho de que este año 2014 el World Pride se celebre en Toronto, capital de la provincia canadiense de Ontario, ha llevado a la OECTA a querer demostrar mediante su participación en el evento su apoyo a las denominadas “alianzas gay-hetero”, a cuya formación en las escuelas de Ontario los obispos se oponen, así como a apoyar a estudiantes y profesores LGTB contra la discriminación y el acoso de la que son con frecuencia objeto. La decisión de la OECTA fue adoptada por los más de 600 delegados que representando a sus 45.000 miembros se reunieron el pasado 10 de marzo en su reunión anual. Conviene precisar, en este punto, que la provincia de Ontario dispone de una red de colegios de ideario católico sostenidos por fondos públicos pero sobre los que la Iglesia católica no tiene autoridad directa (a diferencia de lo que sucede por ejemplo en España, donde incluso los profesores de Religión de los centros públicos son seleccionados y pueden ser despedidos por decisión de los obispos).

La decisión de los profesores católicos ha sido recibida con evidente malestar por la jerarquía y los sectores más conservadores del catolicismo canadiense. El cardenal Thomas Collins, arzobispo de Toronto, la ha considerado “errónea” y ha llegado a acusar al equipo dirigente de la OECTA y a los profesores que decidan marchar el próximo 29 de junio de tener un “entendimiento equivocado de su fe”. Por su parte, la organización de padres católicos “Parents As First Educators” ha puesto en marcha una iniciativa online para pedir a la OECTA que no participe en el World Pride, que por el momento ha reunido algo más de 2.000 firmas.

¿Se puede ir a prisión por mandar un SMS de amor? ¿Hay operaciones de cambio de sexo en África? ¿En qué países africanos hay manifestaciones del orgullo? ¿Cómo es una boda clandestina? ¿Hay brujos que cambian tu orientación sexual? ¿Qué significó la Primavera Árabe para gais y lesbianas? ¿Hay canciones de amor gay en el norte de África? ¿Qué pasa con una lesbiana en un país con la mutilación genital femenina? ¿Es verdad que hay lugares donde una mujer se puede casar con varias mujeres? ¿La represión a la diversidad sexual es igual en toda África o en algunos lugares la situación es mejor que en nuestro país? ¿Qué les pasa a las personas intersexuales africanas?

El periodista Marc Serena tenía en la cabeza infinitas preguntas. Como no sabía quién podía respondérselas se cargó la maleta y decidió cruzar África de cabo a rabo a la búsqueda de lesbianas, gais, bisexuales, trans e intersexuales. El resultado aparece esta semana en el libro: ¡Esto no es africano! Del Cairo a Ciudad del Cabo a través de los amores prohibidos (Xplora).

¿Por qué Etiopía aprobó hace unas semanas una ley que equipara a los homosexuales con terroristas? ¿Por qué siguen las detenciones en Egipto? Son preguntas que encontraréis en este inmenso relato de viaje que incluye quince países. Una investigación periodística de primer nivel hecha por un periodista de manera independiente –y con sus ahorros– para entender el porqué de una de las principales agresiones a los derechos humanos que existen.

Dejamos link a la Editorial:

Nota de dosmanzanas: Los libros visibles es un espacio gratuito para que los usuarios de dosmanzanas conozcan tu obra. Aquí tienes más información sobre esta sección.

En presencia del arzobispo de Panamá, José Domingo Ulloa, y del presidente de la Alianza Evangélica de Panamá, Rolando Hernández, los principales candidatos a la presidencia de Panamá han suscrito el denominado “Compromiso Nacional por la Vida y la Familia”, por el cual se comprometen a “defender el matrimonio entendido como la unión entre hombre y mujer” y que simboliza el grado de sometimiento de la clase política panameña a las exigencias de los grupos religiosos. “No estamos aquí firmando nada en contra de nadie, estamos firmando a favor de la familia (…) Uno de ustedes será el próximo presidente y se va a cambiar su chaqueta de partido y se va a poner la chaqueta de Panamá, y va ser presidente de las minorías, pero también de las mayorías”, arengó el arzobispo de Panamá a los candidatos presidenciales.

Cinco de los siete aspirantes a la presidencia de Panamá participaron en el acto auspiciado por la denominada “Alianza Panameña por la Vida y la Familia” y celebrado el pasado 15 de abril en la Universidad Santa María La Antigua. Se trata de José Domingo Arias, de Cambio Democrático (centro-derecha); Juan Carlos Navarro, del Partido Revolucionario Democrático (que se presenta como de centro-izquierda y que pertenece a la Internacional Socialista); Juan Carlos Varela, del Partido Panameñista (de corte nacionalista) y los independientes Esteban Rodríguez y Gerardo Barroso. Estos cinco candidatos, entre los que casi con total seguridad se encuentra el próximo presidente panameño, se han comprometido a “garantizar la libertad religiosa de cada ciudadano, establecer un sólido ordenamiento jurídico para salvaguardar a las familias, el reconocimiento y la defensa del matrimonio, entendido como la unión entre hombre y mujer, que es el fundamento de la familia, y el derecho primario de los padres a educar libremente a sus hijos en sus principios morales y religiosos”.

Solo dos de los siete candidatos rechazaron la invitación de los grupos religiosos a pronunciarse explícitamente en contra del reconocimiento de los derechos de las familias LGTB. Se trata de Genaro López, candidato del Frente Amplio por la Democracia (izquierda) y del independiente Juan Jované. Este último ha enviado una carta abierta a la Alianza Panameña por la Vida y la Familia en la que expresa sus reticencias hacia “lo planteado en la parte resolutiva de la declaración, que nos parece contraria a los derechos de los hombres y de las mujeres. Respetamos el derecho de todos los hombres y mujeres a establecer relaciones que no riñen con la ley ni con la moral. Este es un principio que aparece en la Constitución Política de la República e igualmente, en la Declaración de los Derechos Humanos de la ONU. Así mismo, creemos que las mujeres tienen derechos inalienables que se refieren a su integridad como personas”.

Jované considera en su carta que “todo lo concerniente a la familia debe ser debatido y discutido en foros públicos, abiertos a todas las tendencias. El programa de gobierno que le he presentando al pueblo panameño no sienta premisa alguna que, en primer lugar, no se discuta y acuerde entre todos. Queremos eliminar de nuestras prácticas, tan comunes en nuestro pasado, los veredictos de alguna ley superior, que no es conocida por la gente”.

Activistas protestan por lo sucedido

El acto de firma del compromiso comenzó por cierto con retraso debido a las protestas de un grupo de activistas en favor de los derechos de las personas LGTB, que se presentaron en el recinto portando pancartas en las que podía leerse “¿Quién soy yo para juzgar a los gays?” (en alusión a las ya famosas declaraciones del papa Francisco del pasado julio) y “sí a la diversidad familiar”. Los activistas fueron desalojados por la policía panameña.

Miembros del grupo El Kolectivo justificaron la protesta argumentando que el compromiso firmado por los candidatos anula “cualquier posibilidad de que uniones conformadas por personas homosexuales, bisexuales, transexuales y transgénero puedan ser reconocidas y respetadas justamente dentro de un marco legal que les permita acceder al goce de sus derechos y deberes ciudadanos”. “El compromiso del futuro Presidente de Panamá es para con todos/as y cada uno/a de los habitantes de este país y en esa dirección deben apuntar sus esfuerzos”, añadieron.

A menos de dos meses de que comience el Mundial de Fútbol de Brasil, la venta y distribución de todo tipo de mercancía relacionada con el evento deportivo se ha multiplicado. La marca brasileña Sergio K ha diseñado unas camisetas que exhiben mensajes cuyo objetivo es denigrar a determinados jugadores de otros países, y con ello exaltar a sus aficiones. Algunos de esos mensajes pretendidamente denigratorios hacen referencia a la orientación sexual de los jugadores, como los que proclaman “Maradona maricón” o “C. Ronaldo es gay”.

El dueño de la firma, Sergio Kalamakian, niega que esos mensajes sean homófobos, considerando que son simplemente “irreverentes”. Otros modelos llevan incorporados textos como “Messi cabrón”, “Balotelli is a loser” (“Balotelli es un fracasado”) o “Zidane is over” (“Zidane está acabado”). “Estas camisetas se han hecho para los que quieren animar a Brasil, pero que no desean llevar la camiseta oficial. Soy una persona de espíritu abierto”, ha declarado, añadiendo, como no podía ser de otra manera, que sus mejores clientes son “tiendas gais”.

En protesta por estos textos denigrantes, se han abierto varias peticiones online para que las camisetas sean retiradas del mercado. En una de ellas la petición se argumenta de la siguiente manera:

Es increíble y absurdo que una tienda de ese tamaño distribuya camisetas con frases homófobas en los centros comerciales de todo Brasil, incluyéndolas en un lugar destacado en los escaparates donde, obviamente, pueden ser vistas por niños y adolescentes. Una de las camisetas tilda al jugador Maradona de ‘maricón’ término homófobo extremadamente ofensivo en español. Otra sugiere que Cristiano Ronaldo es gay. ¿No basta con la homofobia presente a diario en los estadios?, ¿ahora tenemos a las venta en los centros comerciales camisetas para reforzarla?

Estas camisetas usan la homosexualidad como si fuera un insulto, un ataque, una forma de reducir a las personas y ridiculizarlas. En su página de Facebook, el diseñador Sergio K deja claro el propósito de las camisetas: ‘¿qué problema hay en provocar a los argentinos con una frase estampada en una camiseta que pone en duda la masculinidad de Maradona?’. No, ser gay no le hace a uno ‘menos hombre’ y decir de alguien que es gay no debe utilizarse como ‘provocación’.

¡Nunca vamos a tolerar que algo así se considere normal! Así como una camiseta racista que tilde a los jugadores de otros países, o a cualquier persona, de ‘mono’ sería absolutamente inaceptable, también es totalmente inaceptable que se venda y exhiba en los centros comerciales una camiseta que use términos homófobos para ofender a los demás.

¡Repudiamos con vehemencia la venta de estas camisetas por esa red de tiendas y pedimos que se retiren de inmediato! ¡Por el fin de la homofobia en el fútbol!”.

Sin embargo, Sergio Kalamatian declaraba al diario Folha de São Paulo que, tras la controversia, las ventas habían aumentando hasta el punto de que las camisetas se encuentran ahora mismo agotadas en las tiendas.

La preocupación por lo que supone esta sintomática normalización de la homofobia es comprensible, pues Brasil es un país que, pese a sus avances en el reconocimiento jurídico de las parejas del mismo sexo, registra una importante LGTBfobia social, responsable de la muerte violenta de varios cientos de personas cada año (338 en 2012, según cifras del Grupo Gay de Bahía). Este mismo año nos hemos hecho eco de un asesinato homófobo ocurrido en ese país, el de Bruno Borges de Oliveira, un muchacho de 18 años que volvía a casa en compañía de dos amigos tras disfrutar de una noche de fiesta.

Diversas ONG que trabajan en favor de las personas con VIH y/o con hepatitis C se han unido para pedir que el laboratorio farmacéutico Gilead Sciences facilite mediante programas extensos de uso compasivo el acceso a sofosbuvir a las personas que más lo necesitan. Se trata de un fármaco que según los ensayos clínicos consigue tasas de curación de la hepatitis C crónica cercanas al 100 % incluso en personas que han desarrollado cirrosis o que padecen una coinfección por el VIH.

“En enero de 2014, Sovaldi® recibió la autorización de comercialización por parte de la Agencia Europea del Medicamento. Sin embargo, el acceso es limitado. El laboratorio ha facilitado una cantidad insuficiente del fármaco de forma gratuita a través de los programas de uso compasivo por lo que únicamente unos pocos países pueden proporcionarlo a los pacientes debido a elevado precio fijado por Gilead”, argumentan estas organizaciones.

“En Estados Unidos, un ciclo de tratamiento típico de 12 o 24 semanas supone un desembolso de 84.000 a 168.000 dólares (de 61.275 a 122.550 euros, al cambio actual). En el Reino Unido, Sovaldi® cuesta de 35.000 a 70.000 libras (de 42.310 a 84.620 euros, al cambio actual) y en Francia, de 54.000 a 108.000 euros. En la mayor parte de los países de la eurozona, el coste de Sovaldi® oscila entre 50.000 y 60.000 euros para un tratamiento de 12 semanas, y el doble en el caso del de 24 semanas”, explican.

Las organizaciones peticionarias consideran que este precio no es sostenible para la mayor parte de los sistemas sanitarios. “Es demasiado caro para países de ingresos medios como Ucrania, donde la epidemia de hepatitis C está fuera de control. Aunque Gilead ha ofrecido un descuento considerable a Egipto (uno de los países con la tasa más elevada de hepatitis C del mundo), el precio sigue siendo demasiado elevado. Por todas estas razones, los activistas y organizaciones de pacientes de hepatitis y VIH de Europa y España exigimos a Gilead que se comprometa a implementar un amplio programa gratuito de acceso temprano a Sovaldi® tanto en países donde todavía no está aprobado como en países en los que sí lo está. En ambos escenarios, el fármaco no está disponible para los pacientes debido a que el sistema sanitario público –como es el caso de España– no puede permitirse pagar el elevado precio fijado por Gilead Sciences”, argumentan.

“Recordamos a Gilead que los programas de uso compasivo tienen como objetivo facilitar un medicamento, por razones humanitarias, antes de su autorización a pacientes que padecen una enfermedad crónica o gravemente debilitante o que se considera pone en peligro su vida y que no pueden ser tratados satisfactoriamente con un medicamento autorizado. Por tal motivo, querer obtener un beneficio económico de la administración del fármaco a través de los programas de uso compasivo convierte el acceso temprano en una estrategia de pre-márqueting, un comportamiento, en nuestra opinión, éticamente cuestionable y moralmente inaceptable”, añaden.

Enorme diferencia entre el coste de producción y el precio fijado

Los expertos calculan que el coste de producción de Sovaldi® oscila entre 50 y 99 euros para un ciclo de 12 semanas de tratamiento, lo que supone unos 2 euros por comprimido, en lugar de los 642 que ha fijado Gilead. “Creemos que si Gilead reduce drásticamente el precio de Sovaldi®, las ventas se incrementarían tanto que el volumen compensaría la reducción del precio, lo que permitiría al laboratorio continuar manteniendo sustanciosos beneficios”, expresan las ONG. “El valor de las acciones de Gilead ha aumentado de forma espectacular en los últimos años. Primero, gracias a las ventas de su fármaco antirretroviral, Truvada®, y ahora está alcanzando nuevos máximos debido a Sovaldi®. Los analistas económicos están convencidos de que las ganancias de Gilead se incrementarán enormemente en 2014, debido especialmente a las primeras ventas de Sovaldi®. A pesar de haber estado apenas un mes en el mercado, los ingresos alcanzaron los 140 millones de dólares en el último cuatrimestre del año 2013. En 2014, los expertos predicen unas ventas que supondrían unos ingresos de 7.000 a 12.000 millones”, especifican.

Exigimos a Gilead Sciences que actúe ya porque al menos otras 4 empresas (Bristol Myers-Squibb, AbbVie, Janssen y Boehringer Ingelheim) están desarrollando fármacos contra el VHC que se espera que estén disponibles en un plazo de aproximadamente de 12 a 18 meses, y porque sabemos que estas empresas ya están basando su política de precios en función de los fijados por Gilead. Es probable que sus fármacos cuesten lo mismo o solo un poco menos, lo que contribuirá a que el tratamiento contra el VHC siga siendo inalcanzable económicamente”, explican finalmente.

Organizaciones firmantes

Las organizaciones que firman esta petición son el Grupo Europeo de Tratamientos contra el Sida (EATG); el Foro Español de Activistas en Tratamientos del VIH (FEAT); la Asociación Catalana de Enfermos de Hepatitis (ASSCAT); la Coordinadora Estatal de ONG de VIH (CESIDA); la Federación Nacional de Enfermos y Trasplantados Hepáticos (FNETH); el Comitè 1r de Desembre; el Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt-VIH) de Barcelona; Adhara (Centro Comunitario de Atención e Información sobre VIH y otras Infecciones de Transmisión Sexual en Sevilla); AVACOS (Asociación Valenciana de VIH, Sida y Hepatitis); la Asociación Itxarobide de Bilbao; Apoyo Positivo; la Asociación Nacional para la Defensa y Ayuda de los Afectados por la Hepatitis C (ANDAAHC); EUSKALSIDA (Federación de ONG de lucha contra la Sida en Euskadi); la Plataforma Ciudadana Ya; la Coordinadora de Lluita contra la Sida de la Comunitat Valenciana (CALCSICOVA); OMSIDA (Asociación para la ayuda de personas afectadas por VIH/sida en Zaragoza) y la Asociación T4 de Bilbao.

Jessica Dutro, de 25 años, ha sido condenada a cadena perpetua por el asesinato de su hijo Zachary, de 4 años. La terrible historia, ocurrida en 2012 en Oregón (Estados Unidos), ha tenido repercusión en medios LGTB dado que una de las pruebas que la acusación utilizó para demostrar el desprecio que la mujer sentía hacia su hijo fue un mensaje de Facebook en la que se lamentaba ante su novio de que el pequeño “andaba y se expresaba” como si fuera homosexual, usando además un insulto homófobo.

El pequeño Zachary Dutro-Boggess murió en agosto de 2012 tras ingresar de urgencia en un hospital. La sentencia considera probado que Jessica Dutro, con la colaboración de su pareja, le había propinado dos días antes una paliza que le produjo graves daños internos, sobre todo a nivel del abdomen. El pequeño sufrió como consecuencia una rotura intestinal que derivó en una infección mortal, a pesar de lo cual la pareja solo lo llevó al hospital cuando su estado ya era crítico.

Hay pruebas evidentes de que Jessica Dutro también había infligido malos tratos a otros dos hermanos de Zachary, un niño de 3 años y una niña de 7, todos ellos hijos de una relación anterior a la que mantenía con Brian Canady, su pareja actual, con la que tiene otro hijo que no presenta signos físicos de maltrato. Por eso resulta simplista considerar que la muerte del pequeño Zachary se debió en exclusiva a la homofobia de su madre. Pero no por ello deja de resultar terrible pensar que una de las cosas que rechazaba Jessica Dutro era la posibilidad de que el pequeño fuera gay, dado que según sus propias palabras “andaba y se expresaba” como si lo fuera. “Tenemos que solucionar eso”, le llegó a escribir a su pareja. Mensajes que fueron utilizados por la acusación contra Jessica Dutro durante el juicio.

Dutro fue finalmente encontrada culpable de asesinato, entre otros cargos. Ha sido condenada por ello a cadena perpetua, una condena que no podrá ser revisada durante los primeros 25 años. Su novio ha sido condenado a 12 años y medio de cárcel tras reconocerse culpable de homicidio y actuar como testigo de cargo contra la mujer.

Tras la detención de su madre los tres hermanos de Zachary quedaron al cargo de los abuelos y hermanas de Jessica Dutro, que se han desvinculado del comportamiento de esta. Al parecer la situación de los niños, a los que se hace un seguimiento, ha mejorado mucho en este tiempo. Ojalá puedan crecer y llevar una vida feliz, algo que la crueldad de su madre negó al pequeño Zachary.

Se estrena en Francia El ejército de salvación, dirigida por Abdelá Taia y basada en la novela escrita por él mismo. Tras pasar por varios festivales internacionales, incluido el Festival Nacional de Cine de Tánger, la película llegará a las pantallas comerciales en el país galo el próximo 7 de mayo.

Hace unos años un joven autor marroquí, Abdelá Taia, irrumpía en Francia con su primera novela El ejército de salvación, de la que ya en 2007 se informó en esta página. Una obra que a su vez era un relato autobiográfico, con la cual Taia se presentaba como una de las primeras figuras públicas de Marruecos en hacer pública su homosexualidad. Es esta primera obra la que ha sido adaptada ahora al cine bajo la dirección del propio autor.

En El ejército de salvación, Taia habla de su vida en Marruecos. Narra cómo fue tomando conciencia de su sexualidad. Describe la atracción por su hermano 20 años mayor que él y admirado por toda la familia. Muestra igualmente sus encuentros callejeros con hombres mayores, un aspecto de la realidad marroquí conocido en su país pero que no se quiere ver. Además se habla de su compleja relación con su madre y hermanas, en una narración efectuada desde la perspectiva de un Abdelá varios años mayor  y ya instalado en Europa.

La novela, y ahora la película, describen un Marruecos que condenaba a la marginalidad a quienes eran como él. No en vano, Taia se esforzó por aprender francés para abandonar Marruecos. Ya en Europa, y tras unos años haciendo diversos trabajos de subsistencia, publicó El ejército de salvación, que inició una carrera literaria proseguida por títulos como Una melancolía árabe, Mi Marruecos (de la que nuestra sección Desayuno en Urano publicó en su momento una reseña) o El día del rey. La película muestra primero al joven Abdelá en Marruecos con su familia y posteriormente al mismo Abdelá varios años más tarde en Suiza. Su objetivo, como en la novela, es mostrarnos qué le ha pasado para convertirse en el tipo de persona que es ahora, qué le ha hecho pasar del joven dulce y deseoso de agradar al hombre endurecido del presente.

Una relación compleja con su país y su familia

No cabe duda de que el autor y director ha conocido un destino mejor después del momento en que termina el relato de El ejército de salvación. Tras el dolor del exilio, sólo a medias voluntario, llegó el éxito como artista y la presencia pública como gay árabe. Sin embargo, Taia conserva aún el dolor de la separación y las relaciones con su familia no han acabado de restituirse. Como él mismo cuenta, cuando hizo pública su sexualidad, “lloraron y gritaron. Cuando me llamaban, lloraban. Pero no pediré perdón. Jamás”. En la actualidad, sigue distante de su hermano mayor aunque mantiene un trato afectuoso con sus hermanas. No obstante, donde se aprecia un mayor cambio es en las nuevas generaciones, representada por sus más de 40 sobrinos y sobrinas.

Tampoco puede Taia pensar seriamente en volver a su país, del que denuncia la homofobia social que niega las relaciones homosexuales, por más que se sepa que existen: “Mucha gente en Marruecos sufre abusos por parte de un primo o un vecino pero la sociedad no los protege. Allí la violación resulta insignificante. No hay nada que puedas hacer. (…) Muchos hombres en Marruecos tienen relaciones con hombres. Pero yo tenía aspecto femenino así que yo era el único homosexual”. No obstante, algo parece cambiar lentamente en Marruecos. De hecho, la película ha sido proyectada en el festival de Tánger, celebrado en febrero pasado.

Os dejamos con el tráiler de la película, que ha sido bien recibida por crítica y público en diferentes festivales. Especialmente significativa fue su presencia en los festivales de Toronto, Venecia, Rotterdam o Angers, ganando el Grand Prix de este último.

Una campaña tailandesa para promover la seguridad en las relaciones sexuales ha decidido acudir al humor, y a las peores pesadillas, para incitar a los jóvenes y adolescentes a que se hagan la prueba del VIH regularmente. Y lo hace por medio de un vídeo que ya se ha convertido en viral. El objetivo es que los gais y bisexuales más jóvenes tengan toda la información posible para que puedan decidir cómo mantener relaciones sexuales de forma segura. ¿La moraleja del vídeo?: ¡hay cosas peores que hacerse la prueba!

El vídeo ha sido realizado por Asia Pacific Coalition on Man’s Health, quienes a través de la web TestBKK promueven tanto el uso del condón como la realización regular de la prueba del VIH. Titulado “Sorpresa de cumpleaños”, nos presenta a un adolescente en plena sesión de autoerotismo en la privacidad de su habitación… que recibe la peor sorpresa imaginable. Podéis comprobarlo a continuación, con la recomendación de que lo veáis hasta el final:

La campaña tiene como lema, precisamente, “hay cosas peores que hacerse la prueba”, y acompaña al vídeo con el siguiente texto, razonablemente explícito dada su misión:

“Este momento sería la pesadilla de todo adolescente.

Estés soltero, en una nueva relación, formes parte de una pareja o disfrutes de la compañía de muchos;  te guste chupar o prefieras follar; todos tenemos que cuidar de nuestra salud sexual y nuestro bienestar.

En TestBKK estamos para ofrecerte más información sobre el proceso necesario para hacerte la prueba, y así te asegures de que tienes la información que necesitas para tomar las decisiones correctas para ti y la gente con la que disfrutas.

Para obtener más información, visita http://www.testbkk.org”.

En una nueva encuesta realizada por el prestigioso instituto de investigación social estadounidense Pew Research Center, España aparece a la cabeza de los países con mayor aceptación de la homosexualidad. Según el estudio, tan solo un 6 % de los españoles estima que la homosexualidad es “moralmente inaceptable”, el menor porcentaje de los cuarenta países en que se ha realizado el sondeo. Un 93 % de los españoles, por el contrario, opina que la homosexualidad es “moralmente aceptable” o que ni siquiera es un problema moral. Este resultado corrobora el estudio de parecido signo realizado en 2013 por el mismo instituto de investigación, en el que España también aparecía a la cabeza del mundo en cuanto a la aceptación de la homosexualidad.

La encuesta, realizada en cuarenta países de los cinco continentes, forma parte del estudio Global Views on Morality, que investiga cómo son percibidas en los distintos países cuestiones como las relaciones extramatrimoniales, el juego, la homosexualidad, el aborto, el sexo prematrimonial, el consumo de alcohol, el divorcio o el uso de anticonceptivos.

Ciertamente, entre esos cuarenta países faltan algunos de los que se muestran más favorables a los derechos LGTB, como los países escandinavos, Holanda, Bélgica o Uruguay. Pero, sin salirnos de Europa y América, tampoco aparecen lugares tan contrarios a esos mismos derechos como Hungría, Ucrania, Croacia, Jamaica o Barbados. Fuera de ese ámbito, tampoco están incluidos países donde la homosexualidad está castigada con fuertes penas de prisión, o incluso la pena de muerte, como Arabia Saudí, Irán, los Emiratos Árabes Unidos, Qatar o Yemen. Se debe entender, por lo tanto, que los datos de posicionamiento se refieren siempre al conjunto de los países integrantes de la encuesta.

Tomando como referencia el indicador que se refiere a aquellos que consideran la homosexualidad como “moralmente inaceptable”, encontramos que en más de la mitad de los cuarenta países la mayoría de la población se muestra contraria a aceptar a los homosexuales.

Es en Europa y América donde se obtienen los mejores resultados en cuanto a aceptación de la homosexualidad. Como adelantábamos, España es el país con un mayor índice de aceptación, pues tan solo un 6 % de su población la considera “moralmente inaceptable”. En el ámbito europeo, tras España se sitúan Alemania (8 %), la República Checa (14 %), Francia (14 %), el Reino Unido (17 %) e Italia (19 %). El porcentaje se incrementa considerablemente en los casos de Polonia (44 %) y Grecia (45 %), aun quedando por debajo de la mitad de la población. Tan solo Rusia, uno de los países donde la legislación homófoba se ha endurecido recientemente, supera esa barrera, con un 72 % de la población que  desaprueba la homosexualidad.

En América, el país donde hay una mayor aceptación es Canadá (15 % de contrarios a la homosexualidad), seguido de Argentina (27 %), Chile (32 %), Estados Unidos (37 %), Brasil (39 %), México (40 %) y Venezuela (49 %). Los países donde más de la mitad de la población se muestra contraria a la homosexualidad son El Salvador (70 %) y Bolivia (51 %).

En todos los países de África y Oriente Medio la población se muestra abrumadoramente contraria a aceptar la homosexualidad, con la excepción de Israel, donde el rechazo es de un 43 %. En países como Uganda y Nigeria, donde también se han endurecido recientemente las leyes contra la homosexualidad, este porcentaje asciende al 93 % y al 85 % respectivamente. En estas áreas geográficas, el mayor porcentaje es para  Ghana (98 %), Jordania (95 %), Egipto (95 %), Palestina (94 %) y Túnez (92 %).

En el área de Asia y el Pacífico, tan solo en Australia (18 %) y Japón (31 %) el rechazo a la homosexualidad es minoritario. Más de la mitad de la población de gigantes como la India (67 %) y China (61 %) se muestra contraria a aceptarla, aunque es en Indonesia (93 %), Malasia (88 %) y Pakistán (85 %) donde el rechazo es mayor.

Páginas como The New Civil Rights Movement no dejan de destacar el hecho de que España, un país donde el 71 % de la población se declara católica, se sitúe en primer lugar en cuanto a aceptación de la homosexualidad. Realmente, si se atiende a las otras cuestiones objeto del estudio, resulta interesante comprobar cómo las opiniones de la población española divergen completamente de aquello que la jerarquía de la confesión católica considera moralmente reprobable. Aparte del escaso rechazo a la homosexualidad, tan solo un 8 % de los españoles desaprueba el sexo prematrimonial, un exiguo 4 % es contrario al divorcio, un insignificante 2 % no está de acuerdo con el uso de anticonceptivos y un minoritario 26 % rechaza el aborto.

El ministro de Información de Etiopía, Redwan Hussein, ha comunicado que finalmente su Gobierno no incluirá los actos homosexuales entre los delitos no sujetos a indulto, contrariamente a lo previsto en un principio durante la tramitación de la Ley de Indultos y Amnistía. También ha declarado que se ha retirado la autorización para la manifestación homófoba convocada para el próximo 26 de abril por grupos religiosos.

Hace unas semanas, la página web estadounidense LGBTQNation, citando fuentes locales, informaba de que el Consejo de Ministros etíope había aprobado y enviado al Parlamento para su tramitación la Ley de Indultos y Amnistía, que incluía a la homosexualidad como infracción sin posibilidad de indulto, junto a delitos como la corrupción, el tráfico de seres humanos, la violación o el terrorismo. Sin embargo, el ministro de Información, Redwan Hussein, ha declarado que finalmente la reforma no incluirá los delitos relacionados con la homosexualidad.

Las razones esgrimidas por el ministro para este cambio de postura del gobierno etíope son que la homosexualidad “no es un delito grave. Además, no está tan extendida como algunos sugieren. Ya es un crimen y está prescrita una determinada pena. El gobierno estima que la pena de prisión actual es suficiente”. Recordemos que las penas por mantener relaciones con personas del mismo sexo en Etiopía pueden llegar a los 15 años de cárcel, ampliables hasta los 25 años si se produce una infección por VIH.

Hussein también informaba de que la gran manifestación homófoba prevista para el sábado 26 de abril en la capital, Adís Abeba, ha sido desautorizada. La movilización había sido organizada por el Foro de la Juventud de Adís Abeba y la Asociación Weyiniye Abune Tekelehaimanot, vinculada a la iglesia ortodoxa etíope. El ministro de Información quería distanciarse de estos grupos, asegurando que el gobierno no apoyaba la convocatoria ni tenía previsto en su agenda el incrementar las sanciones contra la homosexualidad, tal como exigían los convocantes.

Dereje Negash, presidente de Weyiniye Abune Tekelehaimanot, declaraba que habían sido miembros de su misma confesión quienes habían solicitado al gobierno la retirada de la autorización para las movilizaciones. Sin ocultar su contrariedad y su fanatismo, Negash añadía que “actualmente estoy siendo amenazado por la comunidad gay por organizar de la manifestación. A pesar de las amenazas, voy a proseguir con mi lucha contra la comunidad gay. Creo que he recibido una llamada de Dios para realizar esta tarea. Y la haré incluso si es cuestión de vida o muerte”.

Una situación que ya es grave para las personas LGTB

La situación de las personas LGTB en Etiopía, el segundo país más poblado de África, ya es muy complicada en la actualidad. Según una encuesta de 2007, el 97% de los etíopes rechaza la homosexualidad. Como indicábamos anteriormente, las penas por mantener relaciones con personas del mismo sexo pueden llegar a los 15 años de cárcel, ampliables a 25 si se produce una infección por VIH. Además, el activismo es una actividad de alto riesgo en el país africano, donde las organizaciones que reciban más de un 10% de su financiación desde el extranjero tienen prohibida la promoción de la igualdad y los derechos humanos.

Como en los otros países que están recrudeciendo la persecución homófoba, también en Etiopía los grupos religiosos homófobos juegan un papel central. Dos tercios de la población profesan el cristianismo (principalmente ortodoxos etíopes), frente a un tercio de musulmanes. En dos ocasiones hemos informado en dosmanzanas de sendos encuentros celebrados en Adís Abeba, con el objetivo de instilar el miedo a las “desastrosas consecuencias” de la homosexualidad: en mayo del pasado 2013 y en junio de 2012. En ambos participaron líderes políticos y religiosos, algunos de los cuales instaron a los legisladores a endurecer los castigos por mantener relaciones con personas del mismo sexo incluso hasta llegar a la pena de muerte.

El pequeño estado musulmán del sudeste asiático no hace honor a su nombre oficial de “Brunéi Darussalam”, que en castellano significa “Morada de la Paz”. La aprobación de un nuevo Código Penal introduce la pena capital para delitos como la violación pero también castigará con la vida las relaciones homosexuales, el adulterio o la blasfemia de carácter religioso, entre otros. Si nada lo impide, la nueva norma entrará en vigor el próximo martes 22 de abril.

Con menos de 500.000 habitantes, este minúsculo país ubicado en el norte de la isla de Borneo se suma a la penosa lista de naciones que ampara legalmente el asesinato de personas inocentes por su orientación homosexual. La nueva legislación, que actualiza el Código Penal de Brunéi de acuerdo a la sharía o ley islámica, fue aprobada el pasado mes de octubre, aunque será la próxima semana cuando entre en vigor.

Ya en enero el nuevo Código Penal mereció la condena de la Comisión Internacional de Juristas, que ahora se ha hecho extensiva a Naciones Unidas. Según ha explicado Rupert Colville, portavoz de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, “la aplicación de la pena de muerte para una amplia gama de delitos contraviene el derecho internacional”. Asimismo, Colville ha recordado que “la lapidación a muerte constituye tortura u otros tratos o penas crueles, inhumanas o degradantes, y por lo tanto está claramente prohibida” en el ámbito internacional.

El representante de la ONU ha realizado estas declaraciones institucionales durante una conferencia de prensa celebrada en Ginebra (Suiza). Colville también ha manifestado que desde Naciones Unidas “instamos al Gobierno a retrasar la entrada en vigor del Código Penal revisado y a llevar a cabo una revisión integral, garantizando el cumplimiento de las normas internacionales de derechos humanos”.

El doble rasero del sultán

Bajo el yugo del sultán absolutista Muda Hassanal Bolkiah, Brunéi no ha firmado ni ratificado prácticamente ninguno de los principales tratados internacionales en materia de derechos humanos. Eso sí, repasando la trayectoria personal y el estilo de vida desaforado del jefe del estado, no parece que se aplique a sí mismo el rigor moral que exige a sus súbditos.

El sultán de Brunéi se ha casado tres veces y, aunque la religión islámica permite la poligamia para los hombres, está divorciado de dos de sus mujeres. Según la revista Forbes, en 2007, Bolkiah era la persona con la mayor fortuna de todo el mundo (estimada en 22 billones de dólares). El sultán lleva en el poder desde 1967 y consiguió la independencia de Reino Unido en 1984. Su patrimonio familiar ha ido creciendo progresivamente gracias a los beneficios que el país genera a raíz de las ricas explotaciones de petróleo y gas natural y a la falta de control del origen de sus ingresos.

Un litigio económico con su hermano menor Jefri, que acabó en el Privy Council de Londres (que sigue ejerciendo como una especie de tribunal de última instancia pese a la independencia) permitió conocer que el sultán derrocha el dinero a espuertas. Solo en 2007, gastó 1,26 millones de libras en un instructor de bádminton o 1,25 millones en acupunturistas y masajistas, por poner algunos ejemplos. Su palacio (más grande que el Vaticano) cuenta con bóvedas de oro y se calcula que posee cientos de automóviles de lujo, entre ellos varios Fórmula 1.

En definitiva, así es y así vive el hombre que se arroga el derecho, convertido en ley, de acabar con la vida de aquellos que comparten su amor y su sexualidad con personas de su mismo sexo en el “Estado de Brunéi, Morada de la Paz”.