Logo de dosmanzanas

Tiene 63 años y lleva toda su vida dedicándose al periodismo y a la literatura, desde que con solo diecinueve años publicase su primer libro de poemas. Se considera una persona “vitalista” y asegura que no le interesa el catolicismo, “más allá de la cultura”. Tampoco se muestra muy optimista con la situación del país, y cree que España nunca ha estado mejor “que en la etapa de Felipe González”.

Cuenta que de pequeño ya era un niño rarito y muy tímido. ¿Ha mejorado la cosa con el paso de los años?

Sí, claro. En realidad no era un niño muy tímido. Lo parecía porque yo era hijo único y mi padre había muerto cuando yo tenía unos diez años, y en aquella época eso me hizo una persona retraída. La ausencia de padre crea esa sensación de orfandad y de que necesitas a alguien. Esa forma de ser apocada e indefensa se confundía con timidez, lo que conllevó que durante años fuese un niño acosado por otros niños en la pre-adolescencia. Cuando eso ocurre luego tienes que luchar mucho para creer en la bondad de los demás. Yo iba a un colegio de alta burguesía donde estudiaban niños con papás muy ricos. Eso no quitaba que fueran brutos y tuvieran un lado salvaje que no he perdonado nunca.

De eso habla precisamente en Mi colegio. ¿Qué otros traumas le quedan aún por resolver?

Bueno… Cuando tenía once años tuve un profesor que era cura y que me metía mano todos los días. Con esa edad yo era un niño muy guapito, así que el profesor me buscaba, me llevaba a una habitación y me tocaba. Pero no pasaba nada más; ni me violaba, ni me besaba ni me decía cosas sucias. Se limitaba a hablar conmigo y preguntarme cosas como dónde iba a ir de vacaciones o qué había pasado el domingo, y a la vez me hacía tocamientos. Pero a mí eso no me causó ningún trauma. Entiendo que es un abuso sexual a un nivel bajo. Yo no pensaba que ese profesor era malo o un pervertido, solamente un pesado. A mí me hizo muchísimo más daño el acoso de mis compañeros. La Iglesia católica ha tenido un fondo de homosexualidad reprimida brutal.

“El mundo literario está lleno de sinvergüenzas, mala gente y malos amigos que por triunfar hacen cualquier cosa”. ¿Me va a contar quién es el belcebú de las letras?

No creo que haya un belcebú de las letras, pero ese es el ámbito que yo conozco mejor. En todos los gremios hay personas que se quieren aprovechar de los demás. En todos los ámbitos cerrados hay una lucha por el poder continua. Eso me parece normal, lo que es feo es hacer cualquier cosa por triunfar: hacer trampas, engañar a uno, buscar la amistad de uno para aprovecharte de eso…. Se trata de la calidad mala de muchísima gente. Hablo de esa gente mafiosa que hace lo posible por trepar y por triunfar, a veces engañando a los demás y a veces pisándoles la cabeza para subir ellos encima y aprovechándose de ellos. Es lo que yo llamo los ‘lameculos’. Eso da una sensación de que la raza humana es deplorable. Pero los hay en el mundo de las letras y en todos los mundos. Digamos que hay un 40% de indeseables lameculos y un 60% de gente honesta.

¿Va de erudito por la vida?

No voy de erudito por la vida. Soy una persona de libros, a quien siempre le ha gustado leer y conocer. Soy un enamorado de la sabiduría. Lo que ocurre en este momento es que como el nivel de educación es muy bajo, cuando hay alguien que destaca un poco por sus conocimientos parece que es que sabe mucho más y que va de sabio por la vida. Quizás algunas personas de mi entorno saben mucho menos que yo y, como se suele decir, en el país de los ciegos, el tuerto es el rey.

Dice que en España la cultura está en trance agónico. Aparte de la sinvergonzonería, ¿hay algo que marche como la seda aquí?

Me temo que en estos momentos no hay nada que marche muy bien en España. Lo del trance agónico se refiere a que aquí siempre estamos agonizando sin saber si el país va a marchar o no va a funcionar. Luego nos hemos encontrado con una clase política llena de corrupción y una clase de banqueros y personas que han robado lo que era inverosímil creer. Casos como el de la familia Pujol, que es de una vergüenza verdaderamente increíble. Presentarse como el patriota número uno de Cataluña y haber tenido durante treinta años millones en el extranjero. Es como pensar que los catalanes son imbéciles. Aparte de eso, la economía no está muy bien, la cultura está fatal porque necesita ayudas y no las tiene… Somos como un perro lleno de pulgas. Yo, que ya soy una persona mayor, no recuerdo una etapa peor que la actual desde que murió Franco. Y tampoco había vivido peor. En los años ochenta y noventa vivía muchísimo mejor que ahora, no solo por cuestiones económicas, sino porque todo parecía más fácil y abundante, la gente parecía más feliz y alegre. Ahora nos parece que la anterior etapa de gobierno socialista era el paraíso.

Dice que la Iglesia está muy habituada a la corrupción sexual y moral. ¿Hay algo que le una al Papa Francisco?

Realmente no. Yo me eduqué en un colegio católico y estuve ocho años con curas y marianistas y terminé harto. Ese colegio tenía un alto nivel intelectual, se salía con un nivel cultural muy bueno pero contaba con un catolicismo puro, obsesivo y represor. Cuando salí del colegio dejé de ser católico a los dos meses. No me gusta nada el catolicismo, y menos el español que ha sido especialmente duro y ofensivo contra todos los que no eran católicos. El Papa Francisco me pareció al principio distinto, y ahora lo veo menos distinto. Su problema es que dice muchas cosas y hace muy pocas. Va de campechano por la vida pero no hace nada por cambiar las cosas.

¿Qué le enseñaron en el colegio católico de la congregación marianista donde estudió?

A nivel de formación cultural, en el Colegio de El Pilar me enseñaron mucho y bien. Cuando terminé el bachillerato de letras salí con un nivel intelectual que, comparado con el actual, es inmenso. Lo peor es que era un colegio anticuado, de derechas, enormemente religioso y que mis compañeros eran bastante brutos, a pesar de pertenecer todos a la alta burguesía. Como siempre, había una minoría bruta y una mayoría silenciosa, que es la cosa más tonta que puede haber en el mundo. Esa minoría especialmente bruta es la que me hizo tanto daño cuando era pequeño.

Y usted, ¿es más marianista o podemista?

No he sido de ningún partido político, ni lo soy. Creo que en este momento la política está mal y que todos los políticos tienen un tono vulgar que me repele bastante. El PP no me gusta, el PSOE está muy de capa caída y Podemos me parece una historia poco clara con un populismo que no está muy nítido. Yo soy una persona de izquierdas pero no sé en qué partido podría militar. No me interesan los partidos, me interesa la libertad individual y los derechos del hombre. En definitiva, la lucha por todas las libertades ilustradas, es decir, no la libertad de un pueblo ignorante sino la libertad de un pueblo culto, porque solo esa libertad merece la pena. La libertad de un pueblo ignorante no existe en realidad porque, con un pueblo ignorante como hemos visto ahora en Cataluña, los gobernantes hacen lo que quieren; los hacen nacionalistas, antinacionalistas, católicos, comunistas….

Una vez comentó que Zapatero era un hombre con muy buenas intenciones, pero que la crisis económica le destrozó. ¿Cómo ve las intenciones de Rajoy?

Las intenciones de Rajoy son muy elementales. Es un títere absoluto de Angela Merkel. Él intenta poner en práctica todas las recetas que le da Merkel para salir de la crisis, porque se da cuenta de que la crisis, no solo es mala para todos los españoles, sino que puede también arruinar al PP. Si el PP no logra mejorar la situación de aquí a las próximas elecciones, las perderá de una manera abrumadora. Eso es lo que creo que en estos momentos persigue Rajoy. Eso y frenar a Artur Más, que es otro ridículo. Mas es un político de pacotilla al que Rajoy quiere quitarse de encima, un mentiroso que ha mentido a España y a Cataluña, que es una parte de España le guste a él o no. En los últimos meses ha dicho una cantidad de necedades que si la gente fuera un poco inteligente le habría mandado ya a freír espárragos.

“El cristianismo terminó con la pluralidad moral”. ¿Es una persona de moral relajada?

No, yo soy una persona libre. En ese momento me refería al mundo que he estudiado mucho, al mundo de la Antigüedad. Ese mundo grecorromano que está en el fondo de Europa. Era un mundo muy plural, en el que había muchas religiones y se permitían todas. Y había muchas morales, porque ellos sabían que la libertad consistía en la posibilidad de poder elegir. Uno no es libre si no puede elegir. Así que en el mundo antiguo había una gran libertad moral. Cuando llegó el cristianismo, que se impuso en la Antigüedad y prohibió todas las religiones, se creó una única moral: la moral cristiana. Y todo lo que quedaba fuera de esa moral era malo y negativo. La modernidad ha recuperado la pluralidad moral. Hoy sabemos que hay distintas morales y que ninguna es mejor o peor que otra. Yo estoy a favor de la eutanasia y los cristianos están en contra, y ambas buscan el bien del hombre. Y esa felicidad se puede buscar por muchos caminos. Yo no la busco por el camino cristiano, porque me ha defraudado. La busco por otros caminos más laicos.

“El sexo metafórico es mucho más rico que el sexo directo”. ¿Está en abstinencia perpetua de carne?

¡No, hombre! Yo he sido una persona muy promiscua, incluso. Cuando tenía en torno a treinta años era una persona que disfrutaba mucho con la promiscuidad. La sexualidad ha sido un factor muy bueno y atractivo para mí. Lo que siempre he dicho es que el sexo real siempre se queda más corto que el sexo mental. Cuando nosotros pensamos en el sexo siempre vamos mucho más lejos que cuando luego nos encontramos con alguien. El sexo real es siempre más moderado que el sexo mental. Pero eso pasa casi en todo. Los sueños van siempre más lejos que la vida real. Eso puede tener algo que ver con mi propia sexualidad. A mí me gusta el sexo tranquilo y dulce, quedarme con la ternura.

“Estoy deseando pedir asilo político en Francia, porque España me parece intratable”. ¿Qué tiene la quiche que no tenga el cocido?

Esa frase fue una pequeña provocación para llamar la atención sobre un problema español. Yo he sido una persona muy educada en los valores franceses, soy algo afrancesado. Pero lo cierto es que España es un país lleno de problemas de identidad. Aquí se pierde mucho tiempo tratando de averiguar qué somos o qué no somos. Que si los catalanes son españoles o si los españoles son catalanes. El nacionalismo es algo ridículo y atrasado. En Francia no existe ese problema, los franceses son franceses y luego se dedican a otras muchas cosas mucho más productivas que mirarse el ombligo.

Javier María le otorgó el título de Duke of Malmundo en 1999. ¿Va a pedir que se lo convaliden si finalmente se marcha al país vecino?

¡No! ¡No tiene nada que ver! [risas]. Además, no es un título español sino británico. Javier Marías heredó una historia literaria sobre un reino llamado reino de Redonda, que es una isla del Caribe. Y este es un juego literario que existió en Inglaterra desde principios del siglo XX y es un título que, de alguna manera un tanto peculiar, le fue a caer a Javier, como el Rey de Redonda. Y como ese rey da títulos y yo soy amigo suyo, en 1999 me dio el título de Duke of Malmundo, ya que yo acababa de publicar una novela, bastante gay por cierto, llamada El mal mundo y que le había gustado.

Según denuncian asociaciones de defensa de los derechos humanos, nueve hombres homosexuales han sido detenidos en Uganda tras ser perseguidos por una horda de homófobos que pretendían lincharlos. La policía, con la excusa de salvarlos del ataque, procedió a su arresto oficial y a someterlos a la infame tortura de los exámenes anales, con los que pretendían demostrar su homosexualidad. Tras cinco días de encarcelamiento y maltrato, los nueve hombres fueron finalmente puestos en libertad, pero sus vidas corren grave peligro al verse obligados a regresar a sus domicilios, por lo que las asociaciones de derechos humanos buscan desesperadamente fondos para poder encontrarles un refugio seguro.

Rainbow Health Foundation es una organización que en Uganda provee de recursos médicos a hombres que mantienen sexo con hombres. Según sus responsables, el pasado 15 de enero el equipo de detección de enfermedades de trasmisión sexual (ETS) de la fundación ofrecía sus servicios en un hospital, como parte de un programa auspiciado por el ayuntamiento, por el que se trataba de ofrecer asistencia a jóvenes del entorno rural.

Algunos de los jóvenes que se habían sometido a las pruebas de ETS aprovecharon el viaje a la ciudad para visitar a un amigo, sin sospechar que eran seguidos por un grupo de fanáticos que decidieron darles caza, al parecer provenientes de su mismo lugar de origen. El grupo irrumpió en la casa donde estaban de visita y atacaron a los allí presentes. Pero la policía, al parecer alertada de que se preparaba una “caza” de homosexuales, había seguido al grupo homófobo y entró en el domicilio logrando poner a los jóvenes a salvo.

Según Dismus Aine Kevin, director de Rainbow Health Foundation , una vez que los jóvenes habían sido conducidos a las dependencias policiales, una multitud creciente se agolpó en el exterior gritando “no tengáis misericordia con ellos”. Dismus Aine afirma que “la turba enfurecida dejaba claro que deseaba derribar las puertas de la comisaría”. La situación llegó al extremo de que la policía decidió trasladarles a sus oficinas centrales, tras solicitar refuerzos, pues la multitud furiosa no paraba de crecer “por minutos”.

Detención y tortura

Allí, los jóvenes fueron conducidos a celdas, donde pasaron la noche. Rainbow Health Foundation solicitó el apoyo legal de la organización Human Rights Awareness and Promotion Forum (HRAPF), que provee de defensa a quienes pertenecen a minorías marginadas. Los miembros de HRAPF acudieron al día siguiente a comisaría para negociar la puesta en libertad de los jóvenes, sin obtener éxito alguno. La policía les informó de que los nueve iban a ser detenidos oficialmente por practicar la sodomía, y que les mantendrían encarcelados hasta que concluyera la investigación.

Desde Rainbow Health Foundation trataron de apelar a los responsables del ayuntamiento, con quienes habían acordado su programa de atención, y fueron recibidos por el alcalde. No solo no hubo ninguna colaboración por su parte, sino que, tras confirmar los hechos, el alcalde les espetó que hubiera deseado “que hubieran matado al menos a dos de ellos para que los demás aprendieran la lección”.

El sábado 17 de enero, finalmente, Dismus Aine Kevin logró el permiso para visitar a los nueve jóvenes detenidos. Según su testimonio, “habían sido torturados y atormentados pero seguían aguantando. Hicimos algunas bromas para poner una sonrisa en sus caras. Hacía daño verlos a todos tan indefensos. Les habían sometido a un examen médico, incluido un examen anal y a preguntas sobre su sexualidad”. Los exámenes anales son considerados una inequívoca forma de tortura y degradación, además de no tener ningún sentido desde el punto de vista científico.

El equipo legal de HRAPF siguió presionando para obtener la libertad de los jóvenes, hecho que se produjo el pasado día 20, aunque aún deben presentarse periódicamente en las dependencias policiales. Sin embargo, desde Rainbow Health Foundation alertan de que los jóvenes, debido a su falta de medios económicos, han tenido que volver a su población de origen, donde también residen los fanáticos que intentaron su linchamiento. Por ello, están solicitando la provisión de fondos para que puedan encontrar un refugio seguro. Asimismo, han requerido a los medios que no revelen en sus noticias datos como el lugar donde se desarrollaron los hechos o el de residencia de las víctimas, por evidentes motivos de seguridad.

Uganda, en proceso de aprobar una nueva ley homófoba

Como es bien conocido, el clima de odio hacia las personas LGTB en Uganda se ha exacerbado con motivo del proceso de discusión y aprobación de una ley que pretendía endurecer el trato penal a la homosexualidad, una ley que ha sido anulada por el Tribunal Constitucional de Uganda por un defecto de forma, a pesar de lo cual ya se ha puesto en marcha otra iniciativa para aprobar una nueva ley que sustituya a la anterior. Una norma que eliminaría las referencias directas a la homosexualidad, que sería sustituida por el eufemismo “prácticas sexuales antinaturales” y se centraría en castigar con penas de cárcel cualquier actividad considerada como “promoción” de las relaciones no tradicionales.

Una jugada con la que el presidente Yoweri Museveni intentaría mantener su popularidad sin poner en riesgo la ayuda externa que recibe el país. Aunque el presidente amagó en su momento con vetar la anterior ley, al final optó por sumarse a la corriente homófoba y apoyarla; una decisión adoptada en clave interna, pero que a nivel internacional no le trajo más que quebraderos de cabeza, incluyendo sanciones económicas en forma de reducción de la ayuda exterior.

Un informe elaborado por Sexual Minorities Uganda en mayo de 2014 denunciaba el extraordinario aumento en los ataques contra las personas LGTB en el país desde que se inició todo este proceso legal. Desde su aprobación inicial y hasta la fecha de elaboración del informe, se habían producido 162 de estos incidentes, que incluían linchamientos, violencia colectiva, incendio de hogares, chantaje, pérdida de puestos de trabajo, detenciones, expulsiones y suicidios. El informe denunciaba el ambiente de hostilidad creado durante todo el proceso de tramitación de la ley, cuyo fruto es la autoridad práctica para perseguir a las personas LGTB con total impunidad.

Lo sucedido este año en Fitur, una de las ferias de turismo más importantes del mundo, es una perfecta metáfora de como España gestiona algunos aspectos de la realidad LGTB. Mientras que en un rincón de la feria un grupo de emprendedores intenta visibilizar iniciativas relacionadas con el turismo LGTB, los operarios del stand del Ayuntamiento de Madrid se veían obligados a redecorarlo de forma precipitada para que no pareciera “demasiado gay”…

Una de las primeras en dar la voz de alarma fue la diputada socialista Carla Antonelli en redes sociales. Posteriormente la noticia alcanzaba los medios generalistas. El stand de Madrid en FITUR estaba ya preparado y lucía un bonito aspecto multicolor, gracias a las láminas que en su parte superior mostraban los colores del arco iris. Algo que al parecer no gustó a los representantes municipales que lo inspeccionaron, por dar una imagen “demasiado gay”, y que forzaron a que de forma precipitada (los operarios tuvieron que estar trabajando en ello hasta altas horas de la madrugada) se repintaran las láminas antes de la visita de la alcaldesa, Ana Botella. El Ayuntamiento reconoce haber forzado el cambio, pero argumenta que ello se debe a que el aspecto que mostraba el stand no se adecuaba a la propuesta original.

Los autores del proyecto, del estudio Arquitectura & Diseño 01, confirman que se les obligó al cambio de última hora y justifican el uso de un abanico arcoíris de colores en el friso superior. “Decidimos ampliar los colores para reflejar esa diversidad que caracteriza a Madrid”, han declarado.

Desconocemos el margen de maniobra real del que los autores gozaban a la hora de ultimar los detalles del stand y no entraremos a valorar si han podido incurrir en algún tipo de incumplimiento de compromisos. Lo que resulta risible y transmite desde luego una imagen de pobreza mental es que se relacione el uso de cualquier elemento decorativo multicolor con “lo gay”, y ya es verdaderamente vergonzoso que ese sea el motivo que fuerce un cambio de esta naturaleza.
Un cambio a peor, en nuestra opinión, a la vista de las fotos que Carla Antonelli compartió en su Facebook (arriba, el aspecto original, abajo, como quedó después del repintado):

FITUR LGBT, en expansión

En otro orden de cosas, más positivo, este año 2015 ha sido el de la consolidación de FITUR LGTB, que ha crecido en espacio y expositores y sigue ampliando su oferta, mayor que la de 2014.

Por otra parte, con independencia de la opinión que cada uno tenga sobre el aspecto mercantilista de este tipo de eventos, donde acuden iniciativas empresariales ávidas de clientes (no se trata precisamente de un espacio activista) debemos reconocer el esfuerzo que los organizadores de FITUR LGBT están haciendo por incluir en su agenda otras realidades. La cartelería y la imagen tanto de la feria como de los diferentes stands empieza poco a poco a dar preponderancia a las siglas LGBT sobre la palabra “gay” -una evolución positiva, que esperamos se complete en próximas ediciones- y se empiezan a incluir actos de interés más allá de la actividad de los stands.

Agradecemos, en este sentido, a los organizadores de FITUR LGBT que invitaran expresamente a dosmanzanas a participar en una mesa redonda sobre transexualidad para aportar la visión de un medio especializado LGTB sobre como se aborda mediáticamente la realidad trans y lo mucho que debe mejorarse. Se trata de la primera vez que FITUR LGBT hace un acercamiento expreso a la realidad trans después de lo sucedido el año pasado, cuando Juan Pedro Tudela, uno de los responsables del espacio, pidió perdón por unas desafortunadas declaraciones tránsfobas, que reconoció derivadas de su absoluto desconocimiento de la realidad trans, y anunció su disposición a conocer más sobre ella.

En nuestra visita a FITUR LGBT 2015 aprovechamos también para felicitar a Fundación Triángulo Extremadura, entidad promotora de la fiesta de Los Palomos de Badajoz y que ha sido reconocida como “mejor evento LGBT del año” por el portal de turismo LGTB RAGAP. Un galardón que les ha sido entregado en la feria. “Recibir este premio es una oportunidad para devolver la ciudadanía el agradecimiento por la implicación en la fiesta (…) El 26 de abril de 2015 celebraremos la 5ª edición, y eso se lo debemos a los ciudadanos y ciudadanas que han participado masivamente año tras año, que ha hecho que el esfuerzo de la organización por consolidar el evento, merezca la pena”, declaraba Pablo A. Cantero, vicepresidente de Triángulo Extremadura.

Os dejamos con una pequeña galería de fotos de FITUR LGBT 2015, que todavía puede visitarse a lo largo de este fin de semana. Puedes acceder a su programa pinchando aquí.

Como podría haber hecho cualquier pareja enamorada, dos jóvenes gays lituanos (que han optado por mantener en el anonimato su identidad) decidieron subir a su perfil de la red social Facebook una fotografía en la que aparecen besándose. Pero una acción tan inocente como compartir su amor les está suponiendo todo un calvario. Comenzaron a lloverles amenazas y mensajes de extrema violencia homófoba y decidieron llevar su caso ante la Fiscalía General de la República de Lituania, con el apoyo de la asociación LGTB Lithuanian Gay League (LGL). Sorprendentemente, acaban de recibir una desconcertante respuesta del tribunal: desestiman su caso porque, según la fiscalía, los agresivos comentaristas “utilizaron palabras inadecuadas para expresar desaprobación a las relaciones homosexuales. Sin embargo, el uso de malas palabras no es base para la responsabilidad penal”.

La justicia viene a decir que ellos se lo han buscado por su “comportamiento excéntrico”. El escrito en el que el tribunal de Klaipeda (una ciudad portuaria, situada al oeste de Lituania) desestima la denuncia de los jóvenes amenazados recoge textualmente que cuando alguien difunde una fotografía en la que se aprecia una muestra de afecto entre dos personas del mismo sexo “tiene que prever que tal acto excéntrico desalentaría claramente la comprensión y tolerancia comunes entre las personas de nuestra sociedad que tienen diferentes puntos de vista y opiniones”.

Por su parte la asociación LGL ha anunciado que presentará un recurso y manifiesta su perplejidad, ya que “algunos comentarios constituían información pública ofensiva que alentaba a discriminar a los gais y a la violencia física” y, por lo tanto, violan el Código Penal de la República de Lituania y la Ley de Suministro de Información al Público. Además de la indiferencia judicial, la propia jueza de instrucción, Rasa Stonkuvienė, ha apostillado que es conveniente animar a que el público en general “atesore valores tradicionales de la familia”.

Algunos de los comentarios que, según este miope tribunal serían únicamente fruto de una mala expresión, pero carentes de responsabilidad penal, incluían términos como “aplastar la cabeza”, “arder en el infierno”, “muerte a los maricones”, así como otras palabras tales como “quemar” o “destruir”. El presidente de la asociación LGL aseguraba que “no veía un ataque tan masivo contra personas  LGBT  en internet desde hace mucho tiempo”.

Crece la intransigencia en Lituania respecto a los derechos LGTB

Hace solo unos días, dosmanzanas se hacía eco de las amenazas veladas de un diputado lituano contra la asociación LGL, a la que acusaba de “jugar con fuego” con “provocaciones” que podrían costarles un ataque como el sufrido por la revista satírica Charlie Hebdo en París. Todo a cuenta de la iniciativa de LGL de vender como souvenirs los antiguos billetes de 10 litas (obsoletos tras la reciente incorporación del euro en Lituania), aprovechando la imagen de los dos hombres en uniforme, añadiendo el reclamo de “dos buenos amigos compartiendo algo más que amistad”.

El país báltico lleva un tiempo dirigiéndose de manera preocupante hacia posiciones cada vez más intolerantes con la realidad LGTB. En octubre de 2010 entró en vigor la reforma que prohíbe la “manifestación y promoción” de contenidos publicitarios referidos a orientación sexual. Una prohibición que afecta a servicios publicitarios dirigidos a toda la población, y no solo a menores. Poco antes, en marzo de 2010, había entrado en vigor la ley de “de protección de menores contra el efecto perjudicial de la información pública” con el objetivo de obstaculizar la información positiva sobre diversidad sexual. Y aunque su versión inicial fue corregida por las protestas, su redacción definitiva sigue estigmatizando la información sobre homosexualidad. En septiembre del año pasado informábamos sobre la prohibición de un inocente spot contra la homofobia, teniendo en cuenta esta legislación.

A todo lo anterior se suman otras iniciativas recientes encaminadas a endurecer la legislación contra la visibilidad LGTB. Entre ellas, destaca un paquete de medidas que incluía la aprobación de una ley contra la “propaganda homosexual” similar a la rusa. La iniciativa quedó en suspenso en el Parlamento lituano en marzo de 2014, no tanto porque no dispusiera de apoyos como por temor a las consecuencias diplomáticas de una decisión así (la mayor parte de los diputados del principal partido de centro-derecha no votaron, con lo cual la iniciativa, pese a reunir la mayoría simple, no consiguió suficientes votos para ser tomada en consideración). Y la propuesta de Patackas para conceder la impunidad legal a los discursos de incitación al odio homófobo se encuentra en tramitación parlamentaria.

Ya se ha estrenado en Sundance I am Michael, película que como informamos en su momento aborda la historia real de Michael Glatze y su transformación de prominente activista LGTB en pastor cristiano homófobo. La positiva recepción que ha tenido en Sundance refuerza la impresión de que la cinta, protagonizada por James Franco, será una de los más relevantes en materia LGTB de este 2015.

I am Michael es una intensa reflexión sobre los conflictos que viven las personas para definir o redefinir su identidad. Habla también de los diversos caminos que tomamos a la hora de construir la vida, configurar nuestras relaciones y decidir nuestro futuro. En especial, intenta comprender cómo es posible que una persona como Glatze pase de activista LGTB a pastor cristiano fundamentalista. Todo ello sin juzgarlo, pero tampoco sin aprobar sus tesis homófobas.

En el plano de las interpretaciones, el film cuenta con un reparto muy notable. El papel de Michael está interpretado por James Franco, que ya ha recreado como actor varios personajes gays y que ha dirigido Interior. Leather Bar, un falso documental con referencias a Cruising. El papel de su novio Benjie Nycum (“Bennet” en la película) lo interpreta el actor abiertamente gay Zachary Quinto, mientras que Emma Roberts interpreta a la mujer de Michael, Rebekah Glatze. Por su parte, Charlie Carver interpreta a Tyler, que establece una relación con la pareja de Michael y Bennet.

Comprender sin juzgar ni aprobar

La realización de la película tuvo momentos intensos. Destaca en especial el encuentro que tuvo el equipo de realización con el propio Michael Glatze. Como cuenta el director, Justin Kelly, se trato de un encuentro cordial que no impidió que Glatze expresara sus actuales opiniones (les llegó a preguntar si eran gays y les dio a entender que si no compartían sus creencias irían al infierno). Con todo, al realizador y a los actores les llamó la atención que el ahora pastor no reniegue de su pasado y hable sin problemas del mismo, reconociendo las personas que para él fueron importantes en esa época. Glatze, de hecho, prestó su consentimiento a que la película tratara su historia y asistió al festival para ver el film. La película también ha servido también para que vuelva a contactar con su antiguo novio.

En todo caso, la película busca un difícil equilibrio. No busca establecer un juicio sobre Glatze pero tampoco quiere contribuir a dar alas al movimiento “ex-gay”. Así lo señalaron Carver y el director en una entrevista para The Huffington Post. En este sentido, Carver señala que para él “la sexualidad es inherente” pero también cree que “el amor puede ser separado de la sexualidad” y que tras conocer a Michael cree que él “ama realmente a su mujer”. De este modo, la película habría logrado captar a Michael “buscando un sentimiento de identidad”. Por su parte, el director apunta que si se hubiera tratado de la habitual historia relatada por pretendidos “ex–gays” esto no le habría interesado. Lo relevante es el peculiar trayecto vital del personaje, cómo la súbita conciencia de que puede morir le lleva a decidir por sí mismo, sin consultar a ningún pastor, leer la Biblia de manera literal y seguir el camino de un cristianismo fundamentalista.

La película ha evitado tratar la historia como la de un gay que hubiera “cambiado”. En su lugar, aborda cómo afrontamos las crisis vitales y qué puede llevar a que alguien reniegue de lo que hasta la fecha ha sido básico en su vida. En este sentido, el personaje representado por James Franco representa a quien cree que debe rechazar lo que ha sido su identidad hasta el momento. En oposición a él se encuentra el personaje interpretado por Zachary Quinto, que refleja quien acompaña como mejor puede a su compañero mientras insiste en su identidad como gay y cree que debe mantenerse fiel a la mismo. De hecho Benjie Nycum está ahora casado con otro hombre y vive en Canadá, según nos cuenta la crónica original de The New York Times en que se inspiró la película:“Mi amigo ex-gay”, de Benoît Denizet-Lewis.

Según se desprende de su positiva recepción en Sundance parece que la película logra su objetivo de comprender sin juzgar ni aprobar. Esperemos en cualquier caso que no tarde en llegar al mundo hispanohablante y la podamos juzgar de primera mano.

La foto de una escena de sexo con Franco, Quinto y Carver se hace viral

En un plano más anecdótico, no podemos dejar de referirnos a una escena de sexo en trío protagonizada por James Franco, Zachary Quinto y Charlie Carver. Una escena que ha llamado la atención y de la cual una imagen ya ha conseguido hacerse viral.

Preguntado a este respecto, Carver respondió de una manera que en inglés se presta al juego de palabras. Al describir cómo fue rodar un trío con Franco y Quinto, afirmó que había sido “hot as hell”, aclarando inmediatamente que se había roto el aire acondicionado. Y es que esta expresión puede entenderse en su sentido literal de “hacía un calor infernal” o con una explícita connotación sexual…

El diputado de UPyD Toni Cantó responde a la llamada de dosmanzanas para analizar la situación actual del colectivo LGTB en nuestro país. Defiende el compromiso de su partido con los derechos de las personas gais, lesbianas, bisexuales y transexuales y critica la postura del actual Gobierno en cuestiones esenciales que afectan a la lucha por la igualdad de derechos.

El actor valenciano comentaba en una controvertida entrevista concedida en 2011 que su primera experiencia homosexual tuvo lugar con un grupo de compañeros de clase cuando tenía 14 años. “Con aquello intentaba normalizar algo y usar un discurso del siglo XXI. Espero que lo logremos y sigamos avanzando en igualdad”, señala ahora.

El candidato de UPyD a la presidencia de la Generalitat valenciana considera que España es un país “modélico” a nivel mundial y que “puede dar lecciones a muchos”, pero que “tiene mucho que aprender” aún. “No es lo mismo como pueda vivir su sexualidad una persona en una ciudad como Madrid, Barcelona o Valencia, a como se pueda vivir en un pueblito recóndito”, añade.

Para Cantó, la homofobia social sigue siendo una cuestión preocupante. Lamenta el repunte de violencia homofóbica que ha habido en los últimos meses, especialmente en Madrid. “La homofobia no es una cuestión superada. De hecho, hace poco hemos sabido de alguna que otra paliza o problema de violencia. Además, el colectivo LGTB no está incluido en una ley de violencia doméstica o familiar, que es como a nosotros nos gustaría que se llamara y legislara. Hace poquito vimos también la muerte de un actor homosexual en el País Vasco a manos de su pareja. Y esa persona no estaba protegida con una ley de violencia doméstica o familiar, y eso me parece también grave”, apunta.

Resulta evidente la desprotección que en ciertos aspectos sigue padeciendo el colectivo LGTB. “Hay que ser inflexible con todo lo que tiene que ver con lo penal”. ¿Cómo paliar el problema de la homofobia social? Cantó lo tiene claro: “esto es un trabajo que debemos hacer en un ámbito que hay que mejorar muchísimo en nuestro país y que debe ser el germen de la política del futuro: la educación”.

Cantó, de 49 años, piensa que no tenemos una Educación para la Ciudadanía “completa“, si no habla “de esa realidad y de la explicación de la sexualidad y las infinitas sexualidades que pueden existir“, así como de “muchas otras cosas que tienen que ver con la educación y la cultura democrática“. Considera insuficiente la dedicación de “una o dos horitas con suerte” a este tipo de enseñanzas y tiene claro que la realidad LGTB debe tratarse como “algo muy transversal que esté incluido en todas las asignaturas, así como en la convivencia y el trabajo que hagan los profesores con el grupo de alumnos que configuran cada clase“.

A ese respecto, Cantó manifiesta que ha vivido en ambientes donde la homosexualidad se ha visto con una “absoluta” normalidad. Considera que la LGTBfobia es “una cuestión de miedos” principalmente. “Uno rechaza por miedo. Y el miedo se quita conociendo. Las únicas herramientas para avanzar en este tema son el conocimiento, la educación y la prevención”. Así, y desde su propia experiencia personal como padre, Cantó afirma que “la mejor forma de que mis hijos aceptaran y vivieran con tremenda naturalidad esta cuestión ha sido conviviendo con esa realidad”.

Compromiso con el colectivo LGTB

Lo cierto es que la formación en la que Cantó milita desde hace años se ha alineado tradicionalmente con los derechos LGTB. Sin embargo, nos han faltado las críticas al partido por las salidas de tono de varios de sus miembros o simpatizantes. Algunos, como el filósofo Fernando Savater, llegaron a afirmar que era inmoral y egoísta que una familia homoparental tuviera hijos porque los condenaba a ser huérfanos de padre o madre. El escritor Álvaro Pombo, por su parte, declaraba ser un homosexual homófobo. “Este tipo de manifestaciones tienen que ver con una diferencia generacional más que ideológica. Me estás hablando de gente que tiene otra edad, muy distinta a la nuestra, y que no ha podido aceptar o vivir los cambios a la velocidad que los ha vivido la sociedad española. Y creo que no hay que exagerar ni es de extrañar que haya gente que no lo haya podido seguir a esa velocidad”.

Cantó tampoco evita pronunciarse sobre algunos de los momentos más lamentables de la actuación de nuestro Gobierno en materia de derechos LGTB. Uno de ellos se produjo hace tan solo unos meses, cuando PP, PSOE y CiU votaban a favor del convenio acordado por los gobiernos ruso y español para regular las adopciones de niños rusos por parte de parejas heterosexuales españolas y que excluía a las familias LGTB. UPyD se abstuvo. “Yo me manifesté en contra, por una cuestión de sentido común y de igualdad. Lo hice así porque considerábamos que era un disparate y que el Gobierno había cedido en un asunto que para nosotros era muy importante”, explica.

Asimismo, Cantó se pronunció sobre la decisión del Consejo de Ministros de aprobar un proyecto de ley que entre otros aspectos reformaba los procedimientos de inscripción de los recién nacidos en el Registro Civil. Una ley que, tal y como estaba redactada, niega los derechos básicos derivados de la ciudadanía a los hijos nacidos mediante gestación subrogada en el extranjero, una vía a la que cada vez recurren más parejas del mismo sexo para poder tener hijos. “Es urgente que demos seguridad jurídica a esa gente que ha hecho algo que es legal. Nosotros estamos apoyando la apertura de un diálogo que no sea solamente una pose y que nos lleve a algún lado para poder legislar acerca de una posibilidad que está ahí como es la de la gestación subrogada. Y yo, personalmente, estoy a favor de ello”.

Desayuno en Urano

Hoy traemos a estos desayunos dos libros de una nueva editorial (La calle) que ha publicado ya una serie de libros que podéis consultar en su web. Los dos primeros ejemplares que nos han llegado corresponden a las nuevas novelas de dos escritoras que ustedes ya conocen (una más, a la otra quizá menos) y que además han sido mamás recientemente.

Empezamos con Las andanzas de Lara, de Raquel García Íñiguez, que ha encontrado un personaje (Lara) que entendemos que le va a dar mucho de sí. La novela es muy divertida y con la suficiente cantidad de escenas de sexo, acción y amor como para que la dosis de ninguno de estos ingredientes resulte excesiva. El libro consta de escenas independientes (se podría leer casi como un libro de relatos, o como una serie de televisión en la que perderse alguno de los capítulos no supone abandonar el siguiente): la vuelta a la residencia, un flash back del verano en Tenerife (que tendrá su culminación en el episodio final), una turbia y divertida historia con una mujer llamada Gregoria…

Lara estudia Medicina y está en una residencia universitaria de chicas en Madrid. Un buen principio desde luego: chicas, juventud, mucho tiempo libre y noches muy largas. Si hay que elegir una historia (no se trata de eso, pero uno siempre tiene un capítulo de Friends favorito), me quedo con la de Gregoria (Goya), amante del bondage y del SM, un personaje tan fascinante y tan bien construido que uno desearía un spin off urgente.

Exnovias con manía persecutoria, góticas amantes del bondage y otras artes del BDSM, examantes famosas, amigas heteroconfusas que se pierden en una isla remota, nuevos amores personificados… nada de lo que había imaginado, y quizás, todo lo que sabía que ocurriría.
Soy Lara Ertxaniz, y estas son mis andanzas.

El libro rojo de Raquel, de Mónica Martín (que creo que es la escritora que más veces ha desayunado con nosotros), es otra cosa. Martín ha demostrado ya con creces sus habilidades con la lengua y su capacidad para crear personajes multidimensionales. Pero en su nueva novela añade, además, una estructura compleja, algo que solo los escritores de oficio saben hacer bien. Y no por compleja resulta menos asequible, y eso, desde luego, no es fácil.

Tres personajes (Raquel, una mensajera de esas que se recorren la ciudad en moto, Marta, bailarina convertida en stripper y Tony, uno chico complejísimo con una bipolaridad mal diagnosticada), tres historias que transcurren en paralelo y que confluyen en la apoteosis final (Cassandra: la que anunció la caída de Troya). Y efectivamente, arde Troya y arde todo. Son más de 400 páginas pero yo les diría que son tres libros (o cuatro) en uno. Y que no resulta difícil de leer. Lo que resulta difícil es abandonarlo.

Por cierto: no solo hay sexo lésbico. Hay de todo. Como en botica.

Que, en realidad, se hubiera apagado el sol y Marta y yo hubiéramos muerto abrazados esa noche en el parque a merced de los vientos polares que asolarían la tierra”.

Otros libros en Desayuno en Urano
elputojacktwist@gmail.com

Cuatro años después de que diera comienzo la tramitación del actual proyecto, y once años después de que por primera vez se planteara la posibilidad, el Parlamento de Chile ha aprobado definitivamente el Acuerdo de Unión Civil, una ley de uniones civiles abierta a parejas del mismo y de distinto sexo. El texto definitivo -incluyendo el nombre definitivo con el que se conocerá la institución- no se ha conocido hasta estos últimos días, después de que una comisión mixta Cámara de Diputados-Senado resolviera las divergencias existentes entre los textos ya aprobados por amabas cámaras. Día histórico, sin duda, para los derechos LGTB en Chile.

Finalmente el Acuerdo de Unión Civil (tercer y definitivo nombre de la institución, tras “Acuerdo de Vida en Pareja” y “Pacto de Unión Civil”) ha sido aprobado por 25 votos a favor, 6 en contra y 3 abstenciones (en el Senado) y 78 votos a favor, 9 en contra y 4 abstenciones (en la Cámara de Diputados). El texto reconoce a las parejas unidas civilmente una parte importante de los derechos de los que disfrutan las parejas casadas (en materia patrimonial, de seguridad social, de herencia o de reconocimiento de estado civil específico) y contempla la posibilidad de mantener la custodia de los hijos de la pareja en caso de fallecimiento o inhabilitación de los padres biológicos. En este sentido, se igualan jurídicamente las posibilidades a la de los ascendientes (será el juez el que deberá decidir en función de los intereses del menor).

Otro dato interesante es que, a la espera de que Chile disponga en el futuro de matrimonio igualitario, los matrimonios entre personas del mismo sexo celebrados en el extranjero serán reconocidos como uniones civiles.

La redacción final, algo diferente por tanto a la previamente aprobada por el Senado en el mes de octubre y por la Cámara de Diputados la semana pasada, satisface a los activistas LGTB que llevaban años esperando este día. “Son once años de trabajo por una legislación que reconozca a las parejas de hecho. Los heterosexuales, que por el hecho de no querer casarse fueron estigmatizadas a lo largo de nuestra historia y las homoparentales, de gais y lesbianas, porque no tenían ningún reconocimiento ni validez para la sociedad chilena. Hoy día saldamos esa deuda histórica, esa deuda de humanidad y de democracia con las familias diversas”, declaraba Rolando Jiménez, presidente del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (MOVILH).

“Hoy pasamos a ser parte del ordenamiento jurídico, pasamos a ser no sólo sujetos de deberes, sino también de derechos”, expresaba por su parte Luis Larraín, presidente de la Fundación Iguales, que sin embargo lamenta el retraso en aprobar el proyecto. “Nos preocupa que estás discusiones se tomen tanto tiempo. Esta es una discusión de la dedada pasada, es una batalla cultural ya ganada y que sentimos que deberíamos estar discutiendo el matrimonio igualitario como en Argentina y Uruguay”, matizaba.

Se trata de un proyecto, recordemos, cuya tramitación se viene arrastrando desde la legislatura anterior (fue una promesa del expresidente Sebastián Piñera) y sobre el que después de las elecciones de noviembre de 2013, que renovaron tanto la Presidencia como el Congreso, existía el compromiso de finalizar con carácter de urgencia. Aún así el proceso ha vuelto a sufrir retrasos y el trámite parlamentario ha resultado especialmente laborioso (no han faltado bochornosas escenas de violencia protagonizadas por el homófobo pastor evangélico Javier Soto). Finalmente la razón se ha impuesto y el proyecto ha sido aprobado. Será ley en cuanto la presidenta, Michelle Bachelet, la promulgue, lo que se estima inminente.

La lucha por el matrimonio igualitario continuará

La aprobación del Acuerdo de Unión Civil no supone que los activistas LGTB chilenos abandonen la lucha por el matrimonio igualitario, que Michelle Bachelet prometió promover en campaña (“Matrimonio igualitario: convocaremos a un debate abierto, con participación amplia para la elaboración y posterior envío de un proyecto de ley en esta materia”, decía literalmente su programa).

Ya en diciembre daba sus primeros pasos una iniciativa parlamentaria coordinada por diputados de la Nueva Mayoría (la amplia coalición de fuerzas políticas que sustenta al gobierno de Michelle Bachelet) con los movimientos LGTB. Ello no asegura el éxito: no son pocos los integrantes del bloque que apoya a Bachelet que en el pasado han mostrado su oposición a una ley de matrimonio igualitario (es el caso del propio presidente del Partido Socialista, Osvaldo Andrade, pero su caso no es el único). El proceso será sin duda complicado.

Todo este movimiento se da además en paralelo a la demanda contra Chile presentada en 2012 por el MOVILH ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por denegación del derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo, de la que informamos en su momento, y que es una patata caliente en manos del actual gobierno.

La Rada Suprema (el parlamento de Ucrania) ha excluido de su agenda legislativa para el actual periodo de sesiones un proyecto de ley para castigar con penas de cárcel la divulgación de informaciones positivas acerca de la homosexualidad. Una medida que iba en la línea de la ya vigente en la vecina Rusia, circunstancia que parece haber sido clave para el abandono de su tramitación.

La idea de instaurar una ley contra la “propaganda homosexual” se instaló en Ucrania en los primeros meses de 2012. Tras haber quedado en suspenso en julio de ese año, en octubre el Parlamento aprobaba en primera lectura un proyecto de ley que preveía un castigo de hasta cinco años de prisión para aquellos que divulguen información positiva sobre la homosexualidad. Aunque contemplaba penas más duras aún, se trataba de una norma en la línea de la ya aprobada hace dos años en Rusia, con el supuesto objetivo de “proteger a los menores”. El último ejemplo sobre los efectos de su aplicación lo recogíamos esta misma semana.

Volviendo a Ucrania, la “capitulación” de julio de 2012 fue el resultado de la movilización del movimiento LGTB local y de las presiones de la comunidad internacional. La ley había sido, en efecto, denunciada por las instituciones europeas, la administración Obama y varias organizaciones de defensa de los derechos humanos. Una petición internacional lanzada por la plataforma AllOut.org para pedir su retirada recogió en pocas semanas más de 120.000 firmas. También Elton John se posicionó contra la ley (el cantante, que en 2009 intentó sin éxito adoptar un niño ucraniano, aprovechó un concierto en Kiev para pedir a los ucranianos que pusieran fin a la persecución de las personas LGTB). La tramitación del proyecto, finalmente, quedó en suspenso hasta las elecciones del año pasado.

Tras el triunfo de la revuelta que llevó a la salida del poder del presidente prorruso Víktor Yanukóvich y el conflicto con Rusia en la parte oriental del país, poco ha cambiado la situación para las personas LGTB en Ucrania. Pero el afán por distanciarse de Rusia ha tenido al menos un efecto colateral positivo: esta semana, la iniciativa homófoba salía de la agenda legislativa de la Rada Suprema tras considerarse que ha “perdido su relevancia” en aplicación del reglamento de la cámara. El activista Svyatovslav Sheremet explicó que este tipo de iniciativas “conectadas con Rusia y el ‘mundo ruso’” tienen muy pocas posibilidades de prosperar.

Y ello a pesar de la fuerte homofobia que sigue imperando en el país. El verano pasado recogíamos las pavorosas grabaciones del intento de asalto de un grupo neonazi a un local de ambiente gay en Kiev. En 2013 los tribunales prohibían la que hubiera sido primera Marcha del Orgullo de la capital ucraniana a petición de un grupo de parlamentarios que esgrimían como motivo para la prohibición los posibles disturbios entre manifestantes y opositores a los derechos LGTB. Sin embargo, a pesar de la orden judicial, una cincuentena de activistas se manifestaba días después por las calles de Kiev, teniendo que ser protegidos por la policía de la violencia de los grupos de fanáticos. La amenazante presencia de esos mismos grupos obligó a suspender en 2012 todos los actos reivindicativos programados.

Las espantosas imágenes del ataque al activista LGTB Svyatoslav Sheremet, a quien antes hacíamos mención, cuando comunicaba esta suspensión estremecieron al mundo y se convirtieron en símbolo de la implacable homofobia social que asola a Ucrania. Y es que, cuando de los derechos de las personas LGTB se trata, pocas son las diferencias reales entre Rusia y Ucrania.

La policía islámica de Kato, una ciudad al norte de Nigeria, ha comunicado la detención de doce personas, acusadas de participar en una “boda gay”. Los detenidos, sin embargo, niegan los hechos, aduciendo que simplemente celebraban una fiesta de cumpleaños. La ley vigente en Nigeria, promulgada a principios del año pasado por el presidente Goodluck Jonathan, castiga con hasta 14 años de prisión a quienes participen en una ceremonia de unión homosexual.

La policía islámica, o Hisbah, es quien vela en los territorios del norte de Nigeria, donde rige la sharia (o ley islámica), el cumplimiento de sus preceptos. Su jefe en la ciudad de Kato, Aminu Daurawa, comunicaba a los medios de comunicación la detención de doce hombres por participar en lo que sospechan que era una “boda gay”. Según Daurawa, fuentes de la investigación habían detectado días atrás que los supuestos novios habían invitado a un grupo de amigos para celebrar su unión bajo el pretexto de una fiesta de cumpleaños.

Las fuerzas de la Hisbah irrumpieron en la fiesta, donde se encontraban catorce personas, a quienes describieron como “de aspecto y comportamiento afeminado”, lo que provocó su detención inmediata. Los supuestos contrayentes eran Faruk Maiduguri, de 20 años de edad y a quien las responsables policiales identifican como “novio”, y Abba Mohammed, de 25 años, a quien identifican como “novia”. Faruk, entre lágrimas, repetía a los agentes que se trataba tan solo de su fiesta de cumpleaños y no de una boda homosexual.

Según el informe policial, dos de los presentes lograron huir, por lo que el total de los detenidos asciende a doce personas. El jefe Daurawa afirma que la intervención de sus fuerzas impidió que los invitados fueran linchados por una horda de vecinos, que habían tenido conocimiento de la celebración del enlace.

Aunque aún no se conocen los cargos definitivos de los que serán acusados, las familias de los jóvenes han sido convocadas. La sharia, vigente en esa zona del país, puede llegar a castigar las relaciones homosexuales con la pena de muerte, aunque son más habituales las penas de prisión y los fuertes castigos físicos. La ley aprobada el pasado año, que rige en todo el territorio nigeriano, establece que “las personas implicadas en la formalización de un contrato de matrimonio o unión civil entre personas del mismo sexo cometen un delito y podrán ser condenadas a una pena de 14 años de prisión”.

Desde su exilio en Londres, donde vive refugiado por temer por su vida de permanecer en Nigeria, el activista LGTB Davis Mac-Iyalla mostraba su indignación por estas detenciones. “La policía de Nigeria y el gobierno no tienen derecho a invadir la privacidad de las personas”, afirmaba con contundencia. “La prensa va a etiquetar esto como una boda para que se vea como un crimen y un tabú”, proseguía, añadiendo que “es una vergüenza que las autoridades nigerianas no sean capaces de combatir a los terroristas de Boko Haram, que sacrifican a los ciudadanos, pero que sí estén siempre dispuestas a perseguir a los gais… (…) Me enfurece que las autoridades de mi país de nacimiento no tengan ninguna clase de respeto por los derechos humanos. Esto también incluye a los principales líderes religiosos de Nigeria”.

Violencia social y de estado

Desde la promulgación de la ley que agrava el tratamiento penal para todo aquello relacionado con la homosexualidad en Nigeria, no cesan de sucederse los actos de barbarie de la población civil contra las personas LGTB, alentados por los líderes políticos y religiosos que han creado un ambiente de profunda homofobia social. En dosmanzanas hemos informado de algunos de estos terribles hechos, aunque es de suponer que la información de la mayoría de este tipo de actos execrables no alcance a los medios de comunicación occidentales.

En enero de 2014, una multitud de miles de personas rodeaba un tribunal islámico, donde se juzgaba a once hombres acusados de practicar la homosexualidad, exigiendo su ejecución inmediata. Meses después, cuatro de los detenidos, que confesaron los hechos probablemente bajo tortura, fueron condenados a recibir públicamente 15 latigazos y al pago de una multa o un año de prisión.

En febrero del mismo año, otra horda enfurecida asaltó los domicilios de doce homosexuales en la capital, Abuja, a quienes terminaron por arrancar de sus casas y golpearles incluso ante las puertas de la comisaría local. En las mismas fechas, en la localidad sureña de Port Harcourt, otros dos homosexuales fueron arrastrados fuera de su hogar y obligados a realizar actos sexuales ante una multitud agresiva.

Actuaciones de este tipo han provocado que el Parlamento Europeo aprobara en marzo de 2014, con el acuerdo de los principales grupos, una resolución de condena a las leyes homófobas de Uganda y Nigeria. El texto de la resolución solicita su derogación y propone que si no hay marcha atrás se suspenda a los dos países del acuerdo de Cotonú sobre intercambio comercial y asistencia entre la Unión Europea y los estados de África, Caribe y Pacífico.

Sin embargo, la directora del programa africano del Centro Europeo para la Gestión de Políticas de Desarrollo (ECDPM), Faten Aggard-Clerx, muy crítica con lo que considera una postura hipócrita de la Unión Europea, se preguntaba, en referencia a Nigeria, si el organismo europeo está dispuesto a “mantener sus valores a pesar de sus intereses en algunas partes de África”. Aggard-Clerx denunciaba que la Unión Europea no había alzado la voz contra las leyes homófobas aprobadas en Etiopía en 2004, pero sí lo hacía una vez que las condenas por homosexualidad iban a carecer de la posibilidad de indulto. También ponía el ejemplo del presidente de Uganda, Yoweri Museveni, muy criticado por aprobar una ley fuertemente homófoba, pero alabado por su papel en Sudán del Sur.

Nuevo golpe mediático del papa, que ha recibido en su residencia vaticana de Santa Marta a Diego Neria, un hombre transexual de 48 años, natural de Plasencia y católico practicante. Neria, que durante años ha sentido el rechazo de la Iglesia de la que se siente partícipe, consiguió hacerle llegar una carta al papa en la que le expresaba su pesar. Francisco lo llamó por teléfono y lo invitó al Vaticano. Un gesto sin duda digno de alabanza, pero que casa mal con la postura que la Iglesia católica mantiene hacia la transexualidad, ejemplificada por ejemplo en el discurso de odio de obispos como los de Córdoba o Alcalá de Henares. Respetando y comprendiendo el natural sentimiento de gratitud de Neria, lo cierto es que cada vez nos cuesta más dar valor a este tipo de gestos, que proporcionan a Francisco una imagen “amable” en los medios pero que a nuestro juicio se revelan expresión de una marcada hipocresía.

“Nunca antes me hubiera atrevido, pero con el Papa Francisco sí; después de oírle en muchas intervenciones, sentí que él me escucharía”, ha afirmado Diego Neria, un hombre transexual y creyente, católico practicante pese a las ofensas que él mismo ha recibido por parte de la Iglesia. “Eres la hija del diablo”, le llegó a espetar un sacerdote, ya después de salir del armario como varón transexual. Antes de eso se mantuvo años en silencio, ocultando a los demás su verdadera identidad. “No conocí un verano feliz en el que poder ir a la piscina con los amigos”, ha declarado. Incluso después de contárselo a sus padres y a su hermana, Diego mantuvo durante años el cuerpo femenino con el que nació a petición de su madre. “Por ella en una y mil vidas esperaría siempre”, afirma. No fue hasta después de la muerte de esta, ya con sus 40 años cumplidos, cuando Diego comenzó su proceso de transformación física.

Aun así, Diego ha continuado durante todos estos años con una espina clavada: la de sentirse rechazado por la Iglesia. Es por eso que hizo el esfuerzo de intentar hacerle llegar al papa una carta contándole su historia a través de diverso medios (incluso con la mediación del obispo de Plasencia, Amadeo Rodríguez). La carta llegó finalmente a su destino y Francisco, tras leerla, llamó por teléfono a Diego el pasado 8 de diciembre y mantuvo una breve conversación con él. Días más tarde, el 20 de diciembre, le volvió a llamar y le propuso acudir al Vaticano junto a su novia para conocerlo. Finalmente el encuentro se produjo el pasado sábado, 24 de enero.

Diego le preguntó al papa si todavía “hay algún rincón en la casa de Dios” para él, y Francisco, al parecer  le abrazó y le respondió “¡claro que eres hijo de la Iglesia!”. Hoy es un hombre feliz, que prefiere no entrar en más detalles sobre lo hablado con el papa durante su encuentro.

La obsesión de algunos obispos con la transexualidad

Muy loable el gesto de Francisco, sin duda, pero no deja de sorprender que el papa se muestre tan comprensivo y misericordioso a nivel individual pero siga sin propiciar cambio doctrinal alguno por lo que respecta al tratamiento que reciben las personas LGTB en la Iglesia católica.

Por lo que se refiere a las personas transexuales, tradicionalmente ignoradas por la institución -que suele centrar sus ataques en las relaciones homosexuales- en los últimos años se viene observando una intensificación de la condena. En España tenemos el ejemplo del obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Pla, que no ha dudado en incluir a las personas transexuales en sus diversas diatribas. La última de ellas de la que nos hicimos eco fue hace pocas semanas, cuando incluyó a la “despatologización de la así llamada transexualidad” en la lista de supuestos objetivos de una perversa agenda LGTB. Otro ejemplo es el del obispo de de Córdoba, Demetrio Fernández, que hace ahora un par de años difundía su mensaje tránsfobo en una carta pastoral en la que criticaba la supuesta “ideología de género” que según él “rompe todo lazo del hombre con Dios a través de su propia naturaleza, sitúa al hombre por encima de Dios, y entonces Dios ya no es necesario para nada, sino que hemos de prescindir de Él, porque Dios es un obstáculo para la libertad del hombre. La ideología de género es una filosofía, según la cual el sexo ya no es un dato originario de la naturaleza, que el hombre debe aceptar y llenar personalmente de sentido, sino un papel social del que se decide autónomamente”.

“Ya no valdrían las ecografías que detectan el sexo de la persona antes de nacer. Esperamos un bebé. ¿Es niño o niña? La ecografía nos dice claramente que es niña. No. Lo que vale es lo que el sujeto decida. Si quiere ser varón, puede serlo, aunque haya nacido mujer. Y si quiere ser mujer puede serlo, aunque haya nacido varón. No se nace, se hace. Al servicio de esta ideología existen una serie de programas formativos, médicos, escolares, etc. que tratan de hacer ‘tragar’ esta ideología a todo el mundo, haciendo un daño tremendo en la conciencia de los niños, adolescentes y jóvenes”, añadía el obispo de Córdoba.

De hecho, en noviembre de 2006, Fernández publicaba otra carta titulada “Dios ama también a los homosexuales” (sic) en la que calificaba a la ley de identidad de género como “contraria a la verdad del hombre”. “Es una extorsión del plan de Dios, no ayuda a las personas con dificultad en este campo y siembra la confusión en el ambiente social donde vivimos. A un niño o a un joven hoy le es más difícil vivir el plan de Dios con estas leyes que enrarecen el ambiente”, escribía entonces, en referencia a la ley que en España permite a las personas transexuales modificar su identidad registral mediante un procedimiento administrativo.

Papa Francisco y personas LGTB: política de gestos mediáticos

Por lo que respecta a la realidad LGTB, lo cierto es que conforme avanza el pontificado de Francisco queda más en evidencia la debilidad del proceso de flexibilización del rigorismo moral católico tan alabado por los medios de comunicación. Hace solo unos días Francisco alertaba de la “amenaza a la familia” que suponían las leyes de matrimonio igualitario, pocas semanas después de que hiciera otras declaraciones muy parecidas en el mismo sentido.

Así, convive en la comunicación del papa un doble discurso, que depende en buena parte de la audiencia a la que se dirija, pero frente a declaraciones inclusivas como mencionar la homoparentalidad al referirse a la necesidad de abrirse a nuevas realidades o mostrarse abierto a aceptar las uniones civiles, a la hora de la verdad parece que la ortodoxia se impone. Así quedó también de manifiesto en el documento final del reciente Sínodo de la Familia, que había generado unas expectativas que se tornaron finalmente en decepción (y que los trabajos preparatorios de la que será su segunda parte tampoco parecen confirmar).

La justicia rusa, en aplicación de la ley contra la llamada “propaganda homosexual”, ha sancionado con una fuerte multa a una página web dedicada a ofrecer apoyo a los adolescentes LGTB. El juicio ha tenido lugar tras la denuncia presentada por Molodaïa Gvardia (Joven Guardia), un grupo juvenil de inspiración progubernamental.

El sitio web Deti-404 (Muchachos-404) está dedicado a apoyar a los jóvenes LGTB rusos. Los adolescentes LGTB pueden enviar cartas, fotografías o trabajos en los que expresar y compartir sus temores, sus angustias, su soledad…  en una etapa de la vida que es siempre difícil, pero que lo es aún más cuando el ambiente que rodea es manifiestamente hostil.

El mismo nombre del espacio web hace referencia al mensaje de error que se muestra cuando no se encuentra una página, como símbolo de la soledad en que se encuentran los niños y adolescentes LGTB rusos. Desde la página web se les ofrece, además de ese espacio, artículos, vídeos, noticias e información diversa que puedes ser de su interés, así como números de teléfono desde donde pueden ofrecerles apoyo psicológico.

Para la justicia rusa, sin embargo, toda esa dedicación no es más que “propaganda de relaciones no tradicionales ante menores”, y por ello la fundadora de la página, Elena Klimova, ha sido sancionada con 50.000 rublos (690 euros, 730 dólares) de multa. Klimova, que es periodista y activista LGTB, ha comunicado que apelará la sentencia.

Por su parte, Ilya Podsevatkine, responsable de la denunciante Molodaïa Gvardia, ha expresado su satisfacción por la sentencia, pues, según su criterio “puede suponer el cierre de Deti-404”. Roskomnadzor, la autoridad responsable de la supervisión de los medios de comunicación, comunicó el pasado mes de noviembre que se habían presentando más de cien quejas contra Deti-404, por, según el organismo, “dar a entender que las relaciones homosexuales son mejores que las tradicionales”.

Consultando la página, sin embargo, lo que se encuentran son testimonios de adolescentes que muestran el dolor que les produce el aislamiento y la incomprensión que deben sufrir. Muchos de ellos hablan del acoso que sufren por parte de sus compañeros de estudios, otros de la fuerte LGTBfobia que demuestran sus propios profesores o padres. Unos se muestran esperanzados y apuestan por un futuro mejor, mientras otros, como se lee en uno de los últimos testimonios enviado por una joven lesbiana, desearían “morir o ni siquiera haber nacido” porque no ven ese futuro.

A nadie, salvo a los fanáticos que denuncian y aplican las leyes, se le puede escapar lo importante que puede ser para estos adolescentes un punto de encuentro como el que les ofrece Elena Klimova, cuyo empeño en no arredrarse y continuar en su labor es otro ejemplo más de la extraordinaria valentía que demuestran los activistas LGTB rusos.

 Un ambiente de opresión y violencia

Esta sentencia es una muestra más de la homofobia de estado vigente en Rusia, representada sobre todo por la legislación aprobada en 2013 por el Parlamento ruso, que prohíbe informar positivamente sobre “relaciones no tradicionales” a menores y que ha servido para acallar, como en este caso, cualquier reivindicación de los derechos LGTB, con continuadas detenciones de aquellos activistas que valientemente se resisten a permanecer en silencio. También han tenido lugar despidos de funcionarios que declaran abiertamente su orientación sexual y cierres de medios que respaldan las reivindicaciones de los activistas.

A la homofobia de estado, se une la violencia social, tanto contra individuos aislados (es el caso de la violenta red de grupos homófobos Occupy Pedofilyaj, que retiene y tortura a personas a las que suelen tender una trampa) como contra locales de ambiente y por supuesto contra activistas que reclaman sus derechos (el último episodio del que nos hicimos eco ocurrió a finales de octubre, cuando tres activistas fueron asediados en Lipetsk).

Se cierra definitivamente el caso de los 26 hombres arrestados en una sauna de la capital egipcia. Aunque otro tribunal ya los absolvió hace apenas unos días, se confirma la decisión judicial tras la apelación que había interpuesto la fiscalía. La presentadora amarillista de televisión Mona Iraqi, que fue la responsable de llevar “el caso” ante la justicia y que pudo verse en primer término mientras arrestaban medio desnudos a los usuarios de la sauna, anuncia en su perfil profesional de Facebook que, ahora que se ha hecho pública la absolución, hablará del tema en el programa del próximo miércoles. Algunos de los acusados han manifestado, por medio de sus abogados, que estudian querellarse contra la “informadora” y el programa por la emisión pública del reportaje y por la vulneración de sus derechos.

Como ha recogido dosmanzanas en diversas informaciones, la homosexualidad no es delito en Egipto. Sin embargo, y a pesar de los agitados cambios políticos y civiles que ha experimentado el país en los últimos años, se aprecia un incremento en la presión hacia el colectivo LGTB, al que se persigue con acusaciones tan peregrinas como “escándalo público”, “atentado contra el orden y la moralidad”, “perversiones” o “libertinaje”. En este sentido, diversas organizaciones egipcias e internacionales apuntan que durante los últimos meses se habrían producido unas 150 detenciones ilegales a personas sexualmente diversas.

Pero el episodio de los arrestos en la sauna de El Cairo es uno de los que, con diferencia, ha tenido una mayor repercusión internacional. Tanto que, desde la llegada al poder en Egipto del presidente Abdel Fattah el-Sassi, es la primera ocasión en la que se ha puesto en tela de juicio la legitimidad de una operación policial de estas características, cuestionando, asimismo, la relación entre el poder político y los medios de comunicación del país.

El colectivo LGTB egipcio, en el ojo del huracán

El pasado mes de noviembre dosmanzanas se hacía eco de la condena de un tribunal de Egipto a tres años de prisión para ocho hombres por aparecer en un vídeo en el que presuntamente se representaba la celebración de “la primera boda gay” de este país. No obstante, los ocho acusados habían negado los cargos que se les atribuían, así como que la controvertida boda fuese una ceremonia real.

El matrimonio entre personas del mismo sexo no es posible en Egipto, país árabe de mayoría musulmana donde las relaciones homosexuales no son formalmente ilegales pero (con independencia del régimen político) sí están perseguidas socialmente y se castigan a través de otras figuras legales como la “indecencia”, la “conducta inmoral” o la “ofensa a los sentimientos religiosos”.

Sin ir más lejos, hace solo unos meses nos hacíamos eco de la sentencia de un tribunal egipcio que condenaba a cuatro hombres a varios años de prisión por crear una supuesta red de prostitución homosexual, después de que la policía encontrase ropa de mujer y maquillaje en la casa de uno de ellos.

Después de que el vídeo de su salida del armario se convirtiera en un auténtico fenómeno viral, los gemelos Austin y Aaron Rhodes han asistido con su padre al programa de Ellen DeGeneres. Una aparición que ha dado aún mayor impacto a su vídeo y ha convertido a los hermanos Rhodes en símbolo de lo importante que es la autenticidad y la aceptación incondicional.

Hace un par semanas el vídeo en el que dos hermanos gemelos salían del armario ante su padre alcanzaba de repente una grandísima difusión. Se trataba de los hermanos Rhodes, Austin y Aaron, que tienen un popular canal en YouTube, “The Rhodes Bros”. Tras hacer pública su homosexualidad con el resto de la familia, solo les quedaba el padre, que vive en otra ciudad. Decidieron entonces contárselo por teléfono, grabarlo en vídeo y colgar el momento en su canal. La fuerte emotividad del momento facilitó su difusión, alcanzando de hecho los 14 millones de visionados en solo una sola semana. Las imágenes mostraban con claridad cómo salir del armario sigue siendo un momento de revelación de sí que puede resultar duro incluso cuando se espera una reacción comprensiva.

La popularidad del vídeo ha propiciado que reciba atención de los medios. En especial, destaca la intervención The Ellen Show, el programa de la popular presentadora Ellen DeGeneres, esta pasada semana. Asistieron los dos hermanos y su padre. En ella dieron a conocer más detalles sobre la historia de la familia. Se supo, por ejemplo, que  los gemelos son originales de Ohio pero que ahora viven en Los Ángeles. Por ello, han tenido una relación poco estrecha con su padre debido a la lejanía, lo que ayuda a entender por qué les costó más trabajo contárselo a él. Y es que primero hablaron entre sí de su sexualidad cuando tenían 16 años, luego con su madre y el resto de su familia a los 17, dejando en último lugar a su padre.

Esta breve entrevista remarcó lo importante que había sido la aceptación de su padre e incidió en lo fundamental que resulta un entorno de aceptación para los jóvenes LGTB. Si para los gemelos el momento de hablar con su padre fue “el más temible” de sus vidas, para su padre una respuesta acogedora era la única opción. En palabras suyas: “Cuando llamaron sabía que estaban llorando y sabía que algo iba mal. Como padre debes notar que algo va mal. Lo oía en sus voces. Cuando me lo dijeron, simplemente sentí que lo único que podía venir de mí era: os quiero a los dos. Os quiero incondicionalmente. Sois mis hijos, no puede dejar de ser vuestro padre y no quiero dejar de serlo”.

Os dejamos con el vídeo de la intervención de los gemelos Rhodes y su padre en el programa de Ellen (a falta de subtítulos en español, este los tiene en inglés, lo que facilita su seguimiento). Y si eres de los pocos que aún no viste el vídeo original, que lleva ya más de 15 millones de visitas, lo insertamos más abajo.