Logo de dosmanzanas

Importante estudio el publicado en Pediatrics, que avala la estrategia de utilizar bloqueadores reversibles de la pubertad en menores transexuales hasta que estos confirmen su voluntad de iniciar el proceso de reasignación de sexo. Se trata de la primera evaluación conjunta a largo plazo de este tratamiento, que revisa la situación de 55 personas transexuales (22 mujeres y 33 hombres), ya en la edad adulta, en los que se utilizó esta estrategia siendo adolescentes. Las conclusiones no pueden ser más positivas: estos jóvenes disfrutan de una situación emocional equivalente, si no mejor, a la de otros jóvenes no transexuales de su misma edad.

El bloqueo de la pubertad facilita a los menores transexuales el no tener que pasar por la desagradable experiencia de ver cómo tu cuerpo se desarrolla en una dirección contraria a la de tu identidad de género. Es además un tratamiento reversible, que permite “congelar” el desarrollo de los caracteres sexuales secundarios (vello, barba, pechos…) durante unos pocos años hasta que el menor está legalmente capacitado para tomar la decisión de afrontar su proceso de reasignación.

Los jóvenes incluidos en el estudio comenzaron el bloqueo de la pubertad a una edad media de 13,6 años, mientras que se sometieron a la cirugía de reasignación a una edad media de 20,7 años (tras el correspondiente tratamiento hormonal, que comenzaron a una edad media de 16,7 años). Fueron evaluados tanto en los momentos intermedios como un año después de la cirugía. Los resultados finales son indiscutibles: los índice de ansiedad, distrés emocional y preocupación por la propia imagen corporal fueron similares o mejores a los de la población no transexual de su misma edad. También los indicadores de calidad de vida y felicidad. Ninguna de las personas se arrepintió del proceso seguido.

“La supresión de la pubertad es una intervención médica completamente reversible, lo que permite tanto a los adolescentes como a sus familias disponer de tiempo para explorar sus sentimientos relativos a la disforia de género y tomar una decisión definitiva sobre el tratamiento de reasignación de sexo”, ha expresado la autora principal del estudio, Annelou de Vries, psiquiatra infantil de la Unidad de Disforia de Género de la Universidad Libre de Ámsterdam.

Más allá del legítimo debate sobre si este tipo de estudios no vienen sino a reforzar el enfoque patologizante de la transexualidad, creemos que se trata de una buena noticia, dadas las reticencias que establishment médico y autoridades sanitarias -de quienes en último término depende el acceso a este tipo de tratamientos- han venido presentando hasta ahora. Hasta la evidencia científica más ortodoxa avala ya una realidad sobre la que desde hace tiempo insisten las familias de los menores transexuales: el inicio de la pubertad supone un punto de inflexión que puede sumir al que hasta entonces era un niño u una niña feliz en un auténtico infierno que es sin embargo perfectamente evitable.

Las declaraciones de algunos rostros populares pueden ser más o menos predecibles. Sin embargo, descoloca escuchar las palabras de Julia Volkova, ex miembro del desaparecido grupo t.A.T.u, teniendo en cuenta que buena parte de su fama le llegó debido a la ambigua relación que mantenía con su antigua compañera Lena Katina, con la que no tenía problemas en besarse o en aparecer en fotografías en la prensa en actitud erótica, para vender más discos. Volkova, ahora, ha aparecido recientemente en un programa de la televisión ucraniana asegurando que no apoyaría ni aceptaría que un hijo suyo fuera gay. Y por si tal afirmación homófoba no fuera suficiente, remataba su intervención asegurando que “un hombre no tiene derecho a ser marica”.

El grupo t.A.T.u fue creado a principios del año 2000 y en 2002 ya había vendido más de 7 millones de discos y lideraba las listas de éxitos de varios países europeos. De hecho, el dúo fue elegido para representar a Rusia en el festival de Eurovisión de 2003, con el tema “No creas, no temas” (en ruso “Ne ver’, ne boysia”), obteniendo un tercer puesto en la final. Pero por aquel año ya se sabía que Volkova y Katina no eran lesbianas ni bisexuales y que todo respondía a una estrategia de marketing de su productor musical Ivan Shapovalov. Así se recoge en el documental t.A.T.u. Anatomy (2003), en el que la propia Volkova explica que el hecho de besarse con su compañera en público “yo lo entendí como algo comercial. Sin embargo, nos lo tomamos en serio”. En la pieza audovisual, Volkova también reconocía haber abortado en 2003.

Para los que le hayan perdido la pista a una de las cantantes de All The Things She Said o Malchik Gay, Volkova, además de quitarse la careta y revelarse como una homófoba intransigente, ha cambiado radicalmente su look, con diversas operaciones estéticas que la convierten en irreconocible. Julia Volkova, de 29 años, ha participado recientemente en un programa de la televisión ucraniana,  que es una especie de adapación del concurso estadounidense The Moment of Truth (en España se emitió en Telecinco y La Siete bajo el título El juego de tu vida).

Cuando el presentador le pregunta si condenaría a su hijo si fuera homosexual, la ex t.A.T.u no duda al responder que “sí”, lo que se traduce en una respuesta “verdadera” que le permite seguir concursando. A continuación, igual como solía ocurrir en la versión española del programa, la concursante tiene la oportunidad de explicar el motivo de su respuesta. Es entonces cuando Julia Volka se acaba de confirmar como una homófoba radical completa: “creo que un verdadero hombre debe ser un hombre de verdad”. Esta declaración la sustentaba en la siguiente teoría: “Dios creó al hombre para la procreación, que es la naturaleza. El hombre para mí es el apoyo, la fuerza… No voy a aceptar a un hijo gay”.

Asimismo, Volkova considera que es más aceptable la homosexualidad femenina que la masculina: “Un hombre no tiene derecho a ser un marica. Me parece que las lesbianas se ven estéticamente mucho más bonitas que dos hombres que se dan la mano o se besan”. Y aunque, pretendidamente, se esmeraba en esgrimir el manido argumento de “tengo muchos amigos gays”,  por muchos y diversos que tenga la artista, solo cree que ser gay “es un poco mejor” que ser “asesinos, ladrones o drogadictos”. En definitiva, Julia Volkova da la espalda al público LGTB, que en gran medida la encumbró y la apoyó comprando sus discos. Una aténtica decepción.

Crece la aceptación de la realidad LGTB entre las comunidades religiosas de Estados Unidos: según un estudio de la Universidad de Duke, el número de congregaciones que aceptan abiertamente a gays y lesbianas entre sus miembros creció considerablemente entre los años 2006 y 2012.

La investigación, dirigida por el catedrático de Sociología Mark Chaves, muestra que la inclusión de las personas LGTB en las comunidades religiosas de Estados Unidos es cada vez mayor. Para realizar dicha investigación preguntaron a 1.331 líderes religiosos si en sus congregaciones podían ser miembros de pleno derecho quienes estuvieran públicamente en pareja homosexual. Los encuestados eran de diferentes comunidades religiosas: cristianas, musulmanas, judías o de otra adscripción. El resultado es un ascenso en las agrupaciones que aceptan públicamente a las parejas del mismo sexo: del 37,4 % de 2006 se ha pasado al 48 % en 2012. En este sentido, Chaves considera que “las iglesias no son una excepción” a la creciente tendencia a la aceptación de la realidad LGTB.

El estudio (cuyo detalle puedes descargar aquí) muestra sin embargo que la tendencia no es uniforme. Así, las congregaciones católicas manifestaron menor aceptación en 2012 que en 2006. De acuerdo con el director de la investigación, este descenso podría estar correlacionado con una visibilidad creciente de la realidad homosexual en la Iglesia católica, que quedaría patente por ejemplo, y paradójicamente, en las noticias sobre despidos de trabajadores LGTB en colegios católicos.

Este cambio en las congregaciones se corresponde a grandes rasgos con lo que ocurre en el nivel de las diferentes iglesias. Así, la Iglesia católica permanece en un compás de espera ante el Sínodo extraordinario de la Familia. Por un lado, están las ya famosas declaraciones del papa Francisco (“¿Quién soy yo para juzgar?”) o algunas declaraciones de obispos aperturistas, como el de Amberes. Por el otro, se insiste en el mantenimiento de la doctrina tradicional y declaraciones homófobas de otros jerarcas. Mientras tanto, en el campo de las iglesias protestantes las noticias son de una mayor aceptación, por ejemplo con la Iglesia presbiteriana votando a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo o con todos los pasos dados por los episcopalianos (rama estadounidense de la comunión anglicana) para fomentar la inclusión de las personas LGTB.

De nuevo tenemos que dar una mala noticia desde África. Según informa Radio France Internationale, el Gobierno de Chad ha aprobado un nuevo código penal que introduce el delito de homosexualidad, que sería castigado con multas y encarcelamiento de hasta 20 años. Las relaciones entre personas del mismo sexo han venido siendo legales, hasta ahora, en la república africana.

Los dos puntos principales de la nueva normativa van en sentidos opuestos: la otra gran novedad del texto propuesto es la supresión de la pena de muerte, un castigo que en la práctica lleva diez años sin aplicarse. Por el contrario, la práctica de la homosexualidad pasaría a estar penada, en el artículo 361, con multas de entre 50 y 500.000 francos CFA (entre 7,62 y 76.224 euros) y entre 15 y 20 años de cárcel; por el momento no han trascendido las circunstancias en las que se impondría una pena u otra. Según el Gobierno chadiano, la reforma persigue “proteger a la familia y adaptarse a la sociedad”.

El director de la sección africana de la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH), Florent Geel, ha lamentado que la inclusión del artículo 361 se haya producido de espaldas a esta organización, que lleva años trabajando con el Gobierno en la redacción del nuevo código penal. Geel se felicita por la derogación de la pena de muerte, pero tacha de regresión electoralista la penalización de la homosexualidad y reclama la pervivencia de la situación actual, “una forma de equilibrio” en la que las relaciones entre personas del mismo sexo no estaban ni completamente prohibidas ni completamente defendidas”. Para el portavoz, “no había ningún tipo de presión política” para cambiar el statu quo en este sentido. La FIDH confía aún en poder enmendar la propuesta antes de su promulgación para que no incluya este punto.

Un precedente peligroso

La república de Chad es uno de los contados países del continente que no contemplan (por el momento) la penalización de la homosexualidad en su cuerpo legal, junto con la mayoría de las antiguas colonias francesas y belgas de África occidental y central, además de Sudáfrica (el único Estado que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo).

En claro contraste se sitúan las legislaciones represivas procedentes de la herencia británica o de la ley islámica en países de los que hemos hablado frecuentemente en dosmanzanas, como Nigeria o Uganda, entre otros muchos. Si Chad, un país cuya población se reparte casi a partes iguales entre el cristianismo y el islam, finalmente lleva a cabo esta reforma, podría ser real el riesgo de contagio a países vecinos en los que la situación (al menos a nivel penal) no es todavía tan negativa.

Continúa la sangría tránsfoba en América Latina, un área del mundo en la que quizá más que en ninguna otra se evidencia cómo las personas transexuales constituyen sin lugar a dudas el grupo más vulnerable del colectivos LGTB. Si los asesinatos de hombres gays causan cada vez más repulsa social, los de personas transexuales, y muy especialmente los de mujeres que no encuentran otra salida que el trabajo sexual, pasan muchas veces desapercibidos.

Somos los primeros en dosmanzanas en reconocer y ser corresponsables de esta discriminación informativa. Es por eso que hoy queremos hacernos eco de dos terribles muertes ocurridas en Colombia y República Dominicana, respectivamente, que en esta ocasión han pasado el filtro de los medios locales y que vosotros mismos habéis puesto en nuestro conocimiento.

En Colombia, una mujer de 46 años, de nombre Marcela (aunque su identificación registral era Gabriel Mario Duque) murió a causa de las heridas recibidas en un barrio de Medellín por las pedradas que le lanzó un grupo de hombres, de los que poco se sabe aparte del color de la piel y de que uno de ellos vestía una camiseta morena.

Es bastante probable que Marcela, que al parecer era una conocida líder local del colectivo LGTB, fuera atacada por mera transfobia. Con ella iba un joven de 19 años (la fuente utilizada no específica nada sobre su identidad de género) que pudo escapar corriendo y avisar a un grupo de policías apostados a unas cuantas manzanas de distancia, que cuando llegaron al lugar donde Marcela yacía en el suelo no pudieron hacer nada por su vida.

En la República Dominicana, una joven de 27 años (que la fuente utilizada identifica como “un travestí de nombre Alexis”) y que se dedicaba al trabajo sexual murió tras recibir una puñalada en un glúteo durante la celebración de las fiestas patronales de El Deán (provincia de Monte Plata). Las circunstancias que rodearon la puñalada son confusas, pero la joven llegó a acudir a un centro sanitario donde se le practicaron primeros auxilios y fue dada de alta. A la mañana siguiente su cuerpo fue encontrado sin vida en la habitación del “centro de diversión” Mambo Río. No queda claro si la muerte fue consecuencia directa de la herida, en cuyo caso es posible que la joven no recibiera la atención sanitaria que merecía.

La muerte de estas dos mujeres se une así a una larga lista de crímenes tránsfobos ocurridos en América Latina (el último de los asesinatos recogidos en dosmanzanas ocurría en Chile hace pocas semanas, pero se trata de un espanto global. Según datos recientes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, solo entre octubre de 2013 y enero de 2014 al menos 58 mujeres trans fueron asesinadas en Argentina (2), Belice (1), Brasil (39), Chile (1), Colombia (2), Honduras (1), Jamaica (1), México (3), Perú (2), Estados Unidos (2), Uruguay (1) y Venezuela (3).

Distintos informes señalan también que al menos 58 hombres gays habrían sido asesinados en el mismo período en Brasil (50), Chile (3), Cuba (1), Honduras (1), México (2) y Perú (1), aunque no es descartable que algunas de estas víctimas reportadas como homosexuales fueran en realidad mujeres transgénero (sin contar con que en principio la población de hombres gays es mayor que la de mujeres transgénero).

Y en Brasil, asesinato de un joven gay de 18 años

Sin movernos de América Latina no podemos dejar de reseñar el asesinato de João Antônio Donati, un joven gay brasileño de 18 años cuyo cadáver fue encontrado hace varios días con señales de violencia en Inhumas (Estado de Goiás). La muerte de Donati ha tenido gran repercusión en redes sociales al difundirse la noticia de que le habían introducido papeles en la boca, en uno de los cuales podía leerse “Vamos a terminar con la plaga de los homosexuales”. Incluso ha tenido lugar una campaña de repulsa en Brasil en la que jóvenes LGTB han posado con papeles en la boca en los que podían leerse #NãoVocêsNãoVão  (“No, no van a hacerlo”) y #NaoSomosPraga (“No somos plaga”). Una información que finalmente parece que no era cierta, lo que no impide que la muerte del muchacho sea en cualquier caso un crimen espantoso.

La muerte del adolescente quizá podría tener relación con la homofobia internalizada de su agresor, otro joven de 20 años que ya ha sido detenido y que ha confesado haberle matado tras una discusión que tuvo lugar tras mantener relaciones sexuales. El asesino ha contado a la policía que no conocía antes a la víctima y que pese a mantener con cierta frecuencia relaciones con otros hombres él “no es homosexual”. Esperamos que la investigación policial aclare lo que realmente sucedió y que en cualquier caso la muerte del joven Donati y la reacción de solidaridad que ha despertado sirva para combatir la LGTB en un país como Brasil, que tanto lo necesita.

Izquierda Unida presentó hace unos días una batería de preguntas en el Congreso de los Diputados, cuestionando al Gobierno acerca de la postura que adoptará en relación con la homofobia existente en el mundo del fútbol, así como con la intención de saber si, al igual que la canciller alemana Angela Merkel, dará su apoyo público a los futbolistas gays que jueguen en la liga española y decidan reconocer su condición.

En definitiva, IU ha querido saber qué valoración hace el Gobierno sobre la necesidad de frenar la homofobia en el fútbol y qué medidas prevé impulsar para lograrlo y para evitar que los futbolistas homosexuales se vean obligados a abandonar la práctica de este deporte por no poder vivir su sexualidad en libertad. Los representantes de la formación aprovecharon para interpelar al Gobierno sobre la posible formación en España de una selección de futbolistas similar a la que se ha creado en Alemania, cuya inspiración principal se dirige a combatir la homofobia.

Se trata de una iniciativa promovida por el exfutbolista alemán Marcus Urban, que anunció su homosexualidad en 2007, años después de retirarse. Urban, comprometido con la lucha por la igualdad en el mundo futbolístico, preside ahora una asociación para la defensa de la diversidad en el deporte y la sociedad. Según cuenta el propio jugador, la idea surgió cuando dos estudiantes le comentaron que algunos jugadores organizaban matrimonios de conveniencia únicamente para acallar los rumores de una supuesta homosexualidad. “Los tres nos dijimos que no deberíamos tener que vivir en una sociedad que no acepte la diversidad y que obligue a la gente a esconderse“, afirmó Urban.

Si todo sale según lo previsto, la idea inicial  se dará a conocer en un partido frente a un club de la Bundesliga (la competición donde juegan los equipos de la primera división de fútbol alemana). “Hay jugadores de la Bundesliga que son homosexuales, el problema es que tienen miedo a reconocerlo, y con razón“, explica Urban.

Afortunadamente, Urban no es el único jugador comprometido con la lucha por la igualdad en el mundo del deporte. Hace unos días, el también exfutbolista alemán Hitzlsperger afirmaba que salir del armario podía suponer, aún hoy, el fin en la carrera deportiva de un jugador, “si sales del armario sin estar verdaderamente preparado“. Hitzlsperger, que se convirtió en el primer futbolista de élite en declarar públicamente su homosexualidad, es también uno de los principales apoyos de la campaña de los cordones arcoíris, que busca acabar con la homofobia en el fútbol animando a los jugadores de la Premier League a vestir cordones arcoíris en sus botas.

Por estas razones IU considera “importante” que el fútbol no se viva, ni por los que lo practican ni por los aficionados, como un hecho aislado de la sociedad y de sus valores. Asimismo, desde esta formación se insta a los poderes públicos a “poner mucha atención en aquellas manifestaciones que dañan nuestro ecosistema de relaciones y que involucionan la conciencia y la disposición de nuestro entorno”.

“Obras son amores…”

En declaraciones a dosmanzanas, el diputado de IU Ricardo Sixto, portavoz de La Izquierda Plural en la Comisión de Educación y Deporte del Congreso y encargado de presentar las preguntas antes citadas, explica que “defendí en la Comisión de Educación y Deporte una Proposición No de Ley sobre la homofobia en el fútbol, planteando que se hiciese un plan específico, a imitación de la posición alemana al respecto, para facilitar la visibilización de los deportistas gais, sobre todo en un deporte tan armariado como el fútbol“. A este respecto, Sixto añade que “el PP la votó en contra, demostrando un nulo interés en trabajar contra la homofobia en el fútbol, a pesar de sus declaraciones contrarias. Pero obras son amores...”.

Cabe recordar que IU, muy posiblemente el partido político español más claramente comprometido con la lucha LGTB, ya dirigió una pregunta al Gobierno sobre este asunto en el mes de julio tras unas declaraciones homófobas realizadas por el jugador croata Iván Rákitic, uno de los últimos fichajes del F.C. Barcelona. Por otra parte, Ricardo Sixto ya presentó en marzo del pasado año una iniciativa parlamentaria para instar al Gobierno a que elaborase algún documento o guía que permitiera hacer frente a la invisibilidad de los deportistas LGTB.

Con 39 años, el malagueño Manuel Huertas se ha convertido en uno de los letrados más conocidos del país. Aficionado a Twitter, le gusta disfrutar de su pareja, “que me ha hecho descubrir el senderismo y las rutas gastronómicas por los pueblos de la provincia”, viajar y echarse “una minisiesta” cuando puede. Dice que es “de los que se mete en todos los charcos”. Sobre el colectivo LGTB, “¡En mi casa no hay armarios!”.

Abogado penalista, tribunero, columnista, tertuliano radiofónico, bloguero…. ¿España va bien?

Y más cosas… Hijo, hermano, amigo, pareja, ciudadano…  Todo me parece poco para alzar la voz contra una de las peores crisis, no ya económicas, sino incluso de valores, que está atravesando España en mucho tiempo, con el peligro que ello puede llegar a suponer.

Yo decidí no quedarme callado y mientras me lleguen las fuerzas voy a seguir dando la batalla, allá donde y como pueda. Me parecería una irresponsabilidad no dar un paso al frente y decir ‘no’ a esta degeneración democrática a la que estamos asistiendo. Como digo siempre, se lo debemos a la próxima generación.

España no va bien. Definitivamente no. Que no nos vendan la moto. A ver si se enteran de una vez, unos y otros, que los españoles no somos tontos.

Con tanto saqueo político al ciudadano, ¿no es el chollo del siglo XXI lo de ser abogado?

No, no lo es. Créame. Particularmente, he de reconocer que no me puedo quejar. Soy muy afortunado en los tiempos que corren. Pero la crisis nos ha golpeado a todos por igual,  abogados y procuradores incluidos.

Para colmo, la Ley de Tasas Judiciales de Gallardón ha venido a poner la puntilla a la profesión. Si por un lado se cercena el acceso gratuito de los ciudadanos a la Justicia, como postula la Constitución, por otro ha encarecido los procedimientos judiciales en aquellas jurisdicciones en que éstas se aplican, de modo que el justiciable, ante su elevado coste, en muchas ocasiones desiste de la defensa de sus derechos, en beneficio de aquellos que sí hubieran podido pagarlas. Nuevamente se beneficia al más poderoso económicamente en perjuicio del ciudadano medio.

Si de verdad hubiese una decidida y valiente voluntad por parte de PSOE y PP de acabar con la corrupción en España, con una profunda reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal para acelerar la resolución de los procedimientos judiciales penales, la dotación de medios suficientes a Juzgados y Tribunales, y una Fiscalía y un CGPJ totalmente independientes, amén de la eliminación del aforamiento de 10.000 cargos públicos, seguramente muchos abogados tendrían los despachos colapsados.

Bueno, quizás el mayor chollo no. Antes está el de ser político….

Político, para mí, es quien hace política. Y política puede hacerse desde el Congreso, el Senado, un ayuntamiento, o la asociación de vecinos de un barrio. No debería identificarse necesariamente al  ‘político’ con el cargo institucional u orgánico en ningún partido. Política, al menos, en la noble acepción que siempre debió tener.

Cuando yo escribo una tribuna en un periódico hago política. Cuando usted vota, hace política. Cuando una madre de familia se implica en los problemas de su barrio y lucha por que su ayuntamiento coloque un parque infantil necesario, hace política. Para ello no hace falta estar sentado en un escaño o en un despacho oficial.

Otra cosa es que los ciudadanos nos hayamos desentendido de ‘la cosa pública’ y hayamos dejado que éstos monopolicen una función que nos corresponde a todos, por derecho, y por deber cívico. Quizás no son los corruptos los únicos responsables de esta situación si, imputados en las listas electorales vuelven a ser reelegidos en las urnas por los ciudadanos. Como bien dice Rosa Díez, “votar corruptos es indultarles”. Reflexionemos sobre ello.

Dicho lo anterior, rompo una lanza por todos aquellos concejales, diputados, parlamentarios y senadores, del partido que sean, que sí son honestos y están en esto por una auténtica vocación de servicio público, que los hay y los conozco. Y sé que les está costando dinero de su bolsillo, y tiempo de su familia y su negocio, trabajar por sus conciudadanos. Generalizar sin más, como siempre, y decir que ser político es un chollo, no me parecería justo.

¿Es un chollo ser un delincuente? No debería serlo, ni nosotros permitir que lo fuera. Y cada cuatro años votamos en España. Piense ahora por qué muchos de los que están en estos momentos en Soto del Real llevan tantos años disfrutando de ese ‘chollo’ del que me habla.

Dice Bárcenas que política y mafia son la misma cosa. ¿Por qué le cuesta tanto a los políticos españoles no caer en la tentación choricera?

Bárcenas no me parece ningún referente ético para hablar de política. Desde su celda en una cárcel, mejor haría centrándose en sus procedimientos judiciales en lugar de lanzar sentencias de este tipo. De paso, ya podría colaborar con la justicia y decir, de una vez, si tiene más cuentas secretas repartidas por el mundo.

En el caso que se demuestren las imputaciones que se le han hecho, Sr. Bárcenas, vergüenza debería darle decir eso. No creo que la madre de familia de la asociación de vecinos de barrio a que antes me refería sea una mafiosa. Ni creo que nunca llegue a serlo. Otra cuestión sería preguntarse por qué muchos se acercan a la política, y con qué intenciones.

¿Qué tal se le da lo de hacer de abogado del diablo?

Yo no tengo al diablo entre mis clientes.

“No hay ley sin agujero para quien sabe encontrarlo”, proverbio alemán. ¿Añadiría “Y si eres la hija de un rey, ni que buscarlo tienes”?

Las leyes no son perfectas, pues tampoco son perfectos quienes las hacen. Hay leyes mejores y peores. Pero no comparto lo de los ‘agujeros legales’, por mucho que digan los alemanes.

Una ley es una norma que contempla un supuesto en abstracto con una respuesta jurídica al mismo. Es imposible que esa norma contemple toda la casuística que a diario en miles de procedimientos en todos los juzgados de un país se planteen en una sala de vistas. La Ley no se aplica de forma automática como si fuere un programa informático. Existen en cada caso concreto, innumerables variables e imponderables de carácter humano que deben ser enjuiciados individualmente atendiendo a las concretísimas circunstancias del supuesto que se plantea al Juez.

Lo de ‘hecha la ley, hecha la trampa’, y éste sí es un proverbio de aquí, no es más que la incomprensión que a veces suscitan ciertas resoluciones judiciales que son precisamente las que son noticia en los medios por salirse de lo común. En muchos casos está justificado por las peculiaridades que se dan en el hecho y la persona que se ha enjuiciado. Y también muchas veces eso no sale en el titular.

Por otro lado, no olvide que estamos en un sistema jurídico garantista y que existen unas reglas del juego que todos, abogados, policía, jueces y fiscales debemos observar escrupulosamente.

¿La solución para evitar resoluciones que no nos han gustado a ninguno? Tan simple como hacer bien las cosas pues las normas procesales las conocemos todos y son muy claras. Y que nadie, insisto, nadie, piense que está por encima de la ley al hacer su trabajo. Y aquí me repito: abogados, policía, jueces y fiscales.

Las garantías procesales están para cumplirse. Tanto cuando ostentas una defensa como cuando ejerces la acusación. Son el pilar fundamental del estado de derecho que nos hemos dado y que, no lo olvidemos nunca, nos beneficia a todos. Son una conquista histórica que como letrado defiendo a diario con uñas y dientes en cualquier juicio.

¿Es de justicia tener un ministro como Gallardón?

Ni de justicia, ni de recibo. Mire, basta reproducir las palabras del presidente de la Audiencia Provincial de Málaga, Antonio Alcalá Navarro, hace ahora un año en que lo calificaba literalmente como “el peor ministro de Justicia que había conocido”. Las suscribo completamente. Más retrasos en los juicios, recortes asfixiantes de medios, volvemos al tema de las tasas judiciales; espérese a que entre en vigor, si lo hace, la nueva Ley de Demarcación y Planta Judicial, pregúntele además a los procuradores por su labor…

Y ya con lo de la reforma de la Ley del Aborto, y la nueva Ley de Seguridad Ciudadana se ha cubierto de gloria. Al final llevaban razón quienes veían ya al lobo bajo la piel de cordero.

Yo, personalmente, no me voy a resignar a esta vuelta atrás en derechos y libertades. Como ciudadano estoy dispuesto a dar batalla. Faltaría más.

Militó en el PSOE y dejó de hacerlo harto de defender lo indefendible, ¿le echó una bronca Rubalcaba?

Jajajaja. ¡No! Si me hubiera llamado, se la habría echado yo a él. A mí las broncas sólo me las echa mi madre. Y casi siempre con razón. Bueno, siempre. No la llamo tan a menudo como debería y menuda es Paqui Cantero para eso. Tengo que ponerle solución. Esas son las únicas broncas que me afectan.

Ahora va con UPyD, ¿es de los que ve la vida de color magenta?

Yo veo la vida del mismo color que la he visto siempre. Mi discurso político no ha variado un ápice desde que me afilié a UPyD. Nadie me lo ha pedido, y he sentido una absoluta libertad para ello. Es más, si acaso permítame la licencia de decir que me he vuelto más radical en ciertos aspectos. Entre otros, la crítica a la corrupción de que antes hablábamos.

Ahora, desde la formación magenta, puedo hacerlo con absoluta coherencia y sin que nadie me eche nada en cara. No he cambiado de ideas políticas. He cambiado de siglas. Me equivoqué de partido; eso sí. Rectificar es de sabios.

De UPyD, ¿qué le seduce más, el afán de protagonismo de Rosa Díez o la incontinencia verbal de Toni Cantó?

Rosa Díez no tiene ese afán. Es protagonista por sí misma. Cofundadora del partido y portavoz del mismo en el Congreso. Indudablemente la cara más conocida y reconocible de UPyD y en todas las encuestas la política más valorada por los españoles.

UPyD tiene además otras voces muy valiosas y de gran peso. Si se le diera el mismo espacio en los medios que a otras formaciones políticas (y es claro que no se hace), a buen seguro muchos más españoles podrían conocer la magnífica labor que están haciendo Gorka Maneiro, Carlos Martínez Gorriarán, Irene Lozano, Beatriz Becerra, Martín de La Herrán, Maite Pagazaurtundúa, Álvaro Anchuelo, Ignacio Prendes y tantísimos otros.

También me pregunta por Toni Cantó. Discrepo con usted. ¿Ha visto alguna de sus intervenciones en el Congreso de los Diputados o en alguna comisión parlamentaria? Écheles un vistazo. Están en YouTube. Magníficas. ¿Errores? ¿Quién no se ha equivocado nunca? Yo mismo lo hago a diario. Lo importante es reconocerlo y rectificar. Eso es noble. De todas formas, le digo que prefiero que un político meta la pata, en lugar de que ‘meta la mano’.

Y la coleta de Pablo Iglesias, ¿no le pone ni un poquito?

No. Ni un poquito.

Parece el hombre que cualquier madre querría por yerno. Alguna perversión tendrá…

¿Está seguro de lo que dice? Me preocupa.

Los hombres que cualquier madre querrían por yerno suelen ser los más aburridos. Me lo tengo que hacer mirar.

¿Alguna perversión? No me gusta nada esa palabra. Yo no tengo perversiones. Vicios confesables, sí. Los macarrones al horno que hace mi pareja y los huevos rotos con jamón que ponen en el restaurante de debajo de mi casa. Soy de buen comer. ¡Ah! Y las corbatas. ¡Ya no sé dónde guardar tantas!

Ahora que Málaga cuenta con metro, solo nos queda construir una réplica de la Giralda sevillana, ¿no?

No veo la relación. Construyamos pues también una réplica de la Sagrada Familia, una Puerta de Alcalá, un Empire State o un Big Ben. El Metro ha llegado a Málaga. Para eso no hemos tenido que mirar a Sevilla ni a ningún otro sitio. ¿De dónde salió esa idea de comparar y enfrentar siempre ambas ciudades sino de intereses políticos localistas? Málaga tiene la suficiente personalidad como para no mirarse en ningún espejo, sea Sevilla, Guadalajara, Hanoi o Ulan Bator.

Que los complejos de inferioridad de algunos políticos no nos arrastren a los malagueños. Nosotros sabemos lo que somos, quiénes somos, y lo que valemos. Por nosotros mismos. Sin compararnos con nadie.

Según una senadora del PP por Ceuta, la culpa de la deuda pública la tienen las subvenciones otorgadas por Zapatero a homosexuales, ¿cree que el PP dejó de invertir en I+D porque ellos son la excelencia científica?

¿Cree que tonterías como ésta, de esta señora, merecen se le dé el más mínimo pábulo? Ser senador no da necesariamente vitola de inteligencia. Y en cuestiones relacionadas con el colectivo LGTBI, el Partido Popular no se caracteriza precisamente por ello.

¿Lo de la inversión en I+D?, ¿y en dependencia?, ¿y en comedores escolares?, ¿y en sanidad?, ¿y en educación pública?, ¿y en justicia? Nadie está libre de decir una sandez, pero con un micrófono delante, señora, piense usted dos veces antes de hablar.

¿Lo de abstenerse o votar a favor del convenio de adopción con Rusia que discrimina a las parejas homosexuales es tan gayfriendly como decir que uno no es homófobo pero que no toleraría tener un hijo gay?

Yo también critiqué duramente la firma de ese convenio y el plegamiento a las imposiciones y condiciones homófobas de Putin.

Siendo homosexual, me sentí traicionado como ciudadano español cuando mi gobierno firmó un tratado internacional con un tercer país importando prácticas discriminatorias que aquí habíamos logrado vencer y que no se defendiera la igualdad de todos los españoles en el ejercicio de sus derechos con independencia de su condición sexual, incluido el de adoptar. Quede claro que yo, a título particular, hablando en mi propio nombre y no en el de nadie, ni por supuesto en el del partido, habría votado en contra.

Tres parejas italianas del mismo sexo han podido ya inscribir su matrimonio en Bolonia, cuyo alcalde, Virginio Merola, firmaba hace pocas semanas la orden que insta al registro civil de la ciudad a que a partir de este lunes 15 de septiembre inscriba los matrimonios entre personas del mismo sexo celebrados en países en los que son legales. Bolonia se suma así a otras ciudades italianas como Fano o Nápoles y vuelve a poner de manifiesto la cada vez más incomprensible situación de Italia, que sigue sin aprobar ningún tipo de reconocimiento de las uniones entre personas del mismo sexo.

Italia es de hecho el único estado de Europa occidental que sigue sin reconocer las uniones entre personas del mismo sexo, más allá de algunas regulaciones municipales de escaso alcance. Es por eso que las parejas del mismo sexo de ese país siguen a merced de lo que los tribunales de justicia decidan. En abril de este año, por ejemplo, un tribunal de Grosseto ordenaba inscribir en el registro civil de la ciudad el matrimonio de una pareja gay italiana casada en Nueva York en 2012, en virtud de una sentencia previa de la Corte de Casación que reconoció a otra pareja gay, en este caso casada en Holanda, su “derecho a una vida familiar”, a “vivir libremente una condición de pareja” y a beneficiarse de un “trato homogéneo al que la ley asegura a la pareja casada” (noticia que recogimos en 2012).

Y en junio era la Corte Constitucional italiana la que, en respuesta al recurso de Alessandra Bernaroli (una mujer transexual), declaraba inconstitucional la normativa que obliga a disolver un matrimonio cuando uno de los cónyuges es reconocido como de sexo contrario al que tenía legalmente cuando contrajo dicho matrimonio. Una sentencia que, más allá de su interpretación jurídica, invitaba de forma bastante explícita al Parlamento italiano a que regulase la situación de las parejas del mismo sexo.

Es en este contexto en el que varias ciudades italianas han comenzado en los últimos meses a inscribir matrimonios entre personas del mismo sexo celebrados en otros países (en Italia los registros civiles dependen de la administración local). Es el caso de Fano, a iniciativa del que ya es su exalcalde, Stefano Aguzzi (que estaba por cierto al frente de una coalición de centro-derecha); de Nápoles, por decisión del alcalde Luigi de Magistris (del Movimiento Naranja, una formación de centro-izquierda; de Reggio Emilia, cuyo consejo municipal -con mayoría del centro-izquierda- aprobó hace pocos días la propuesta presentada por la concejala Luisa Lucenti (de Izquierda Ecología Libertad, SEL) o de Empoli, cuya alcaldesa Brenda Barnini (Partido Democrático, PD) ha aprobado esta misma semana la orden que lo hace posible. En Reggio Emilia, por cierto, fue donde en 2012 un tribunal de justicia ya reconoció a un ciudadano no comunitario casado en España con un ciudadano italiano el derecho a residir en Italia.

En el caso de Bolonia, aunque la orden fue firmada por Virginio Merola (PD) en julio, no ha sido hasta ahora cuando ha entrado en vigor, permitiendo el registro de sus primeros tres matrimonios, entre ellos el del expresidente de Arcigay y actual senador Sergio Lo Giudice. Y todo apunta a que no será la última ciudad en sumarse: el alcalde de Roma, Ignazio Marino, ya ha expresado su voluntad de llevar el tema ante la asamblea capitolina.

¿Cuál es el valor real de estas inscripciones? Está por ver su alcance jurídico (el prefecto de Bolonia, una especie de delegado del gobierno, ya ha advertido que el registro de matrimonios entre personas del mismo sexo en esa ciudad puede considerarse un acto nulo, al no estar contemplados estos en el ordenamiento jurídico italiano) pero de lo que no cabe duda es de que suponen una llamada de atención al Parlamento italiano. Una cámara que se ha mostrado incapaz de aprobar ni siquiera una ley de uniones civiles largamente prometida por el primer ministro Matteo Renzi pero que este, ante la indignación de los colectivos LGTB italianos, supeditó al principio del verano a la aprobación de una serie de reformas políticas y que tras la vuelta de las vacaciones ha excluido de sus prioridades al considerarlo en todo caso una promesa a cumplir a lo largo de sus próximos “1000 días” de gobierno.

El activista LGTB Desmond Sone Mbecho, que dirige la sección de educación y cultura de la organización Acción Afirmativa en Camerún, se ha visto obligado a abandonar su domicilio y buscar refugio debido a las amenazas de muerte recibidas por parte de sus vecinos. Sone se ve obligado actualmente a vivir en la sede de su organización mientras trata de encontrar un nuevo hogar. Entre las labores desarrolladas por Desmond Sone Mbecho se encuentra su prolongada dedicación a proyectos de prevención del sida respaldados por el Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Malaria y la Tuberculosis.

El pasado mes de agosto, los vecinos de Sone le amenazaron con matarle si no abandonaba el barrio de Ngousso, donde residía. El motivo esgrimido era su orientación homosexual. Tras las amenazas, Sone recibió la visita de la policía, pues su casero había interpuesto una demanda contra él en la que le acusaba de practicar la homosexualidad.

Acción Afirmativa envió inmediatamente al responsable de su sección de derechos humanos para que le prestase ayuda, para lo que contó con la colaboración del abogado del Fondo Mundial Jathan Ndongo. Durante dos días, la policía entrevistó tanto al abogado como a Sone y su casero. Finalmente, en presencia de la autoridad policial y la fiscalía, este último se disculpó por haber realizado una falsa acusación contra Sone, retirando la denuncia. Aún así, insistió en que Sone debía abandonar su domicilio, para lo cual le concedió un plazo de dos semanas.

Esa misma noche, cuando Sone se dirigía a una tienda de alimentación cercana a su casa, vio cómo su arrendatario reunía allí a varios jóvenes del vecindario, señalándole como homosexual, e incitándoles a propinarle una paliza para así ahuyentarle del barrio. Presa del pánico, Sone huyó hasta su domicilio, que pronto fue rodeado por una multitud que golpeaba puertas y ventanas mientras profería amenazas de muerte.

Cuando la multitud se dispersó, Sone consiguió escapar a casa de un amigo, donde pudo pasar la noche. Actualmente se ve obligado a vivir en la sede de Acción Afirmativa, que le ha facilitado una pequeña dependencia donde refugiarse mientras tratan de encontrarle un nuevo hogar. Acción Afirmativa ha emitido un comunicado en el que condena la homofobia de los residentes y el fracaso del gobierno en tomar medidas adecuadas para frenar la violencia.

La historia de Desmond Sone Mbecho es representativa de la intensa homofobia de la sociedad camerunesa, a pesar de que su ministro de Comunicación, Issa Bakary Tchiroma, declarara a principios de año que “no hay un acoso judicial” hacia los homosexuales en Camerún y que “en Camerún, los homosexuales conocidos deambulan libremente por las calles y algunos de ellos se ganan su sustento sin ser molestados”. Recordemos que las relaciones homosexuales están castigadas en Camerún con hasta cinco años de prisión.

La dura realidad camerunesa para las personas LGTB

A finales de 2012, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos expresaba su preocupación por la situación de las personas LGTB en Camerún, realmente complicada. Y es que cada poco tiempo se producen noticias de detenciones, algunas de las cuales hemos recogido a lo largo de los últimos años.

En febrero de 2012 informamos de la detención de al menos tres mujeres lesbianas. En enero de 2012 eran cuatro hombres los detenidos. En noviembre de 2011 tres hombres fueron condenados a cinco años de cárcel acusados de mantener relaciones homosexuales en un coche (una de las pruebas que el juez tuvo en cuenta fue que los acusados hubieran estado bebiendo Baileys, un licor considerado típicamente femenino. Por fortuna este caso fue luego reconsiderado). En octubre de 2011 se condenó a tres años de cárcel a Jean-Claude Roger Mbédé por declararse a otro hombre por SMS, pena que fue confirmada en diciembre de 2012. Lamentablemente, en enero de 2014 Jean-Claude fallecía, abandonado por su familia, por las complicaciones derivadas del maltrato sufrido.

En abril de 2011 se detuvo a otros tres jóvenes acusados de homosexualidad. En marzo de 2011 un nuevo detenido fue condenado a 36 meses de cárcel, motivo por el cual Amnistía Internacional llevó a cabo una acción. En octubre de 2010 dos jóvenes sufrían una detención y un trato degradante por parte de la Policía. En mayo de 2010 dos detenidos fueron luego condenados a cinco meses de cárcel. En marzo de 2010 otra detención se mezcló con un intento de extorsión por parte de la Policía a un ciudadano australiano. En diciembre de 2009 un joven fue finalmente liberado tras permanecer varios días en prisión en condiciones miserables. En julio de 2013, se conoció la sentencia a prisión de dos hombres detenidos dos años antes por mantener relaciones homosexuales. Más recientemente, en junio de 2014, se dio a conocer la historia de una pareja homosexual que se vio obligada a huir de su localidad tras ser ataca por sus vecinos y detenida por la policía.

Uno de los sucesos más terribles tuvo lugar en julio de 2013, cuando fue brutalmente torturado y asesinado en su domicilio el activista LGTB Eric Ohena Lembembe, conocido por su labor en apoyo a los enfermos de sida y por sus continuas denuncias de las leyes homófobas del gobierno de Camerún y su pasividad ante la violencia desatada contra la población LGTB.

Y estos son solo los casos que trascienden a los medios internacionales. Según Human Rights Watch, al menos 28 personas han sido detenidas por delitos relacionados con la homosexualidad en los últimos tres años.

También nos hemos hecho eco de la serie de vídeos “Homosexuales en Camerún: gentes como tú y yo”, breves reportajes que recogen testimonios de personas LGTB perseguidas por su orientación sexual en el país africano.

En Camerún, como citábamos anteriormente, las relaciones homosexuales están penadas con hasta cinco años de cárcel, pero según la activista LGTB Alice Nkom solo se puede detener a una persona si se la encuentra en situación de “flagrante delito”. Desgraciadamente, tal y como corrobora Human Rights Watch, son cada vez más los casos en los que la Policía ignora este requerimiento. Hace ahora un año las autoridades políticas de Camerún rehusaron de hecho seguir las recomendaciones del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas de despenalizar la homosexualidad y actuar contra la violencia homofóbica.

Organizaciones homófobas y políticos de varios países participaron la semana pasada en el “Foro Internacional por la Familia y el Futuro de la Humanidad”, evento organizado en Moscú a mayor gloria de la legislación homófoba rusa, que sus participantes han propuesto exportar al resto del mundo. El encuentro, al que el presidente ruso Vladimir Putin hizo llegar un saludo personal, sustituye al que el denominado “Congreso Mundial de las Familias” tenía previsto celebrar también en Moscú pero que fue cancelado tras el inicio de la crisis entre Rusia y Ucrania.

El Congreso Mundial de las Familias es una organización itinerante, con base en Estados Unidos, que en mayo de 2012 celebró por ejemplo una de sus cumbres en Madrid. Un encuentro en el que se defendieron valores como la vuelta de la mujer al hogar, la oposición frontal al aborto y la negación de derechos a las parejas del mismo sexo, y que contó entonces con el respaldo de miembros del PP y de representantes de los Gobiernos central, de la Comunidad de Madrid y del Ayuntamiento. El Congreso Mundial de las Familias se ha significado también por sus elogios a la legislación homófoba rusa, que como alertábamos hace ahora un año ha articulado en torno a su defensa una auténtica “internacional homófoba”. Es por eso que tenía pendiente organizar una de sus cumbres en Moscú, pero el estallido de la crisis ucraniana y las sanciones contra Rusia por parte de los Estados Unidos daban al traste con el proyecto tal y como fue inicialmente concebido. Hace unos meses el Congreso Mundial de las Familias anunciaba su suspensión, sin que ello significara retirar su apoyo “a las iniciativas del pueblo ruso, a través de sus representantes electos, de proteger la vida, la familia y la inocencia de los niños”.

El forzado paso atrás del Congreso Mundial de las Familias no amilanó sin embargo a sus correligionarios rusos, que promovieron un evento alternativo que lo sustituyera, con la misma localización y en las mismas fechas. De hecho, dos dirigentes de la organización estadounidense han seguido formando parte del comité organizador. La nueva conferencia ha contado en cualquier caso con el patrocinio de varias organizaciones rusas “profamilia” y ortodoxas, aunque ni mucho menos ha estado limitada al ámbito de esa religión. Dos de sus participantes han sido por ejemplo Talgat Tajuddin, muftí supremo de Rusia, que destacó como “los valores familiares del islam tradicional” siempre han sido respetados en Rusia, o el gran rabino de ese mismo país, Berel Lazar, que destacó la necesidad de que el estado ruso otorgue apoyo no solo material sino “moral” a la familia tradicional.

En el encuentro han estado representadas organizaciones de Estados Unidos, Canadá, Australia, Reino Unido, Italia, Francia, Polonia, México, Venezuela, Nigeria o Filipinas, sin olvidar a países de la órbita exsoviética. Destacable fue por ejemplo la presencia, pese al boicot estadounidense a Rusia, de Brian Brown, presidente de National Organization for Marriage, una de las organizaciones homófobas más destacadas de los Estados Unidos.

Presencia de políticos europeos

Al evento también acudieron políticos de derecha de países de la Unión Europea, como el diputado griego por Nueva Democracia Anastasios Nerantzis -secretario general de la interparlamentaria ortodoxa- o el eurodiputado del Frente Nacional francés Aymeric Chauprade, que defendió que el mundo vive una guerra entre la “barbarie” representada según él por el aborto, la gestación subrogada o el matrimonio homosexual y la “espiritualidad”, representada por los valores tradicionales.

El eurodiputado francés se deshizo por cierto en alabanzas a Putin, del que dijo representaba “la esperanza” en esta supuesta guerra. No conviene olvidar en este punto que los grupos homófobos occidentales tienen grandes esperanzas puestas en la “vía rusa”. Y es que si legislaciones homófobas como las existentes en la mayoría de los países musulmanes o en territorios que en su momento formaron parte del imperio colonial británico (o incluso las que hoy se promueven en países africanos) resultan difíciles de defender ante la opinión pública occidental, la ley rusa sí proporciona elementos interesantes para este fin. Rusia es un país de enorme importancia económica y geoestratégica, de herencia cultural cristiana, y su legislación homófoba comulga con lo que algunos autores han dado en llamar “homofobia liberal”: la homosexualidad se tolera como conducta privada, pero no como una realidad afectiva, sexual y familiar visible, equiparable a la heterosexualidad y merecedora de su misma protección jurídica.

Conviene recordar que la ley rusa utiliza como argumento la “protección a la infancia”: prohíbe informar positivamente sobre homosexualidad en cualquier ámbito al que tengan acceso menores. Ello supone en la práctica que ni marchas del Orgullo, ni manifestaciones públicas, ni programas contra el acoso escolar, ni información sobre salud sexual, ni cualquier actividad que se considere susceptible de ser entendida como “propaganda homosexual” puede tener lugar en todo el estado ruso. La homosexualidad queda reducida a una conducta invisible a los ojos de la sociedad, y el activismo LGTB resulta estrangulado.

Manifiesto homófobo enviado a Naciones Unidas

El fruto más visible del encuentro ha sido sin embargo una resolución en la que se hace una llamada “a las naciones del mundo” a que adopten medidas para proteger la que llaman “familia natural”, como la extensión de las legislaciones que prohíben la “propaganda homosexual” o investigar los supuestos efectos nocivos de que parejas del mismo sexo puedan criar hijos.

El manifiesto ha sido enviado, entre otros, a la Asamblea General de Naciones Unidas, a su secretario general y a su Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, con objeto de que sus programas se reformulen en favor de sus postulados. Puede sonar disparatado, pero no está de más recordar por ejemplo que hace unas semanas el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas adoptaba una resolución de protección a la familia de la que, precisamente tras la intervención de Rusia, quedaba excluida toda mención a la diversidad de realidades familiares.

“No se puede dejar solo al alumnado frente a problemas de integración, discriminación y rechazo”. Así se expresaba Luciano Alonso, consejero andaluz de Educación, cuando presentaba el pasado mes de junio el protocolo de actuación para menores transexuales que deberán seguir los colegios e institutos financiados con fondos públicos. En este sentido, más de 30 familias andaluzas, con hijos transexuales que no han alcanzado la mayoría de edad, se han reunido este fin de semana en Sevilla. El objeto de la cita ha sido analizar el nuevo contexto legal, tras la entrada en vigor de la ley integral de transexualidad, y manifestar la necesidad de apremiar la aprobación de la orden que obligue al cumplimiento del citado protocolo de actuación en todos los centros públicos y concertados de las diferentes etapas educativas de la comunidad autónoma.

El verano comenzó con buenas noticias para el colectivo LGTB de Andalucía, ya que el Parlamento regional aprobaba la proposición de ley para la no discriminación por motivos de género y reconocimiento de los derechos de las personas transexuales, presentada por los grupos parlamentarios socialista y de IULV-CA. Una relevante noticia en materia de igualdad y de derechos, fruto del esfuerzo y de la lucha del activismo de las organizaciones trans andaluzas. Solo unos días después de la aprobación de la ley, el consejero de Educación, Cultura y Deportes de la Junta de Andalucía, Luciano Alonso, anunciaba el protocolo de actuación sobre identidad de género en el sistema educativo andaluz.

Como explicábamos en dosmanzanas, la finalidad del protocolo es poder establecer las oportunas orientaciones y pautas de intervención para una adecuada atención educativa al alumnado transexual, así como garantizar el libre desarrollo de su personalidad. La norma, entre otros aspectos, recoge la necesidad de que el centro acuerde con la familia el nombre con el que dirigirse al alumno, además de respetar su libre elección de la indumentaria y el uso de los aseos en función de su identidad.

Por todo ello, ahora que se acaba el verano y comienza un nuevo curso escolar, ATA Sylvia Rivera (Asociación de Transexuales de Andalucía) y la organización Chrysallis Andalucía, han celebrado una reunión en Sevilla, con más de 30 familias con menores trans, para exigirle a la Junta que acelere la tramitación de la orden para que el protocolo de actuación pueda empezar a aplicarse cuanto antes. Mar Cambrollé, presidenta de ATA Sylvia Rivera, ha expresado sobre esto que “el libre desarrollo de la personalidad  y el respeto a la identidad de género de los menores trans, no pueden depender de la ‘gracia’ y la ‘voluntad’ de los centros educativos”. Por este motivo se justifica la “urgente la aprobación de la Orden que  obligue a su cumplimiento y convierta  el carácter ‘graciable’ que actualmente presenta este protocolo en un ‘derecho’ para todos  los menores trans de Andalucía”.

Por su parte, la presidenta de Chrysallis Andalucía, Pilar Sánchez, se ha lamentado de que el procolo no esté ya vigente, porque este hecho ha provocado “algunos problemas de desinformación a nivel de Centros y de toda la comunidad educativa” que, además, está generando “un gran desgaste  para estas familias”. En el encuentro entre familias y entidades LGTB también han partidipado la diputada de Izquierda Unida Alba Doblas, miembro de la Comisión de Igualdad del Parlamento de Andalucía, y Juan Gavilán, antropólogo y profesor de la Universidad de Málaga.

Impedir casos como el de la niña discriminada en Málaga

La ley integral de transexualidad en Andalucía es la tercera de estas características que se aprueba en España, tras las de Navarra y Euskadi, aunque es sin duda el marco legislativo más amplio y ambicioso que se desarrolla en una cámara autonómica, a falta de una norma de carácter estatal que garantice la igualdad de todos los ciudadanos con independencia de su territorio de origen o de residencia.

Meses antes de la probación de la ley andaluza y del anuncio por parte de la Junta del protocolo de actuación en los colegios e institutos públicos y concertados, asistimos a lamentables sucesos tránsfobos como el de Gabi, la niña transexual a la que un colegio religioso concertado de Málaga se negó a respetar su identidad de género. La familia de Gabi deció llevar el caso ante los tribunales, basándose en que el centro ignoró los informes y “manifestaron una posición intransigente que consistió en tratar a Gabi de manera particular, señalándola como diferente”. El colegio, además, se jactó de que, con independencia de cualquier informe, “nunca trataría a la menor de manera acorde a su condición femenina”.

El pasado 11 de septiembre tuvo lugar en Almaty, la ciudad más populosa de Kazajistán, una reunión de grupos y organizaciones de corte homófobo, que han solicitado a su gobierno la aprobación de una normativa contra la llamada “propaganda homosexual” a imitación de las leyes rusas, e incluso la reintroducción en el Código Penal del delito de sodomía. Dauren Babamuratov, líder del movimiento de corte nacionalista Bolashak, llegó a afirmar que se puede identificar a los homosexuales mediante análisis de sangre que mostrarían una supuesta degeneración en su ADN.

En la conferencia de prensa posterior al encuentro, Babamuratov expresó su preocupación por lo que considera una “invasión” de activistas LGTB en los medios de comunicación kazajos. Según sus datos “más de 100 historias que mencionan a representantes LGTB se han ‘colado’ en los medios de comunicación del país durante los últimos dos años“. A este supuesto incremento de noticias acerca del colectivo LGTB, se une la proliferación de clubes de ambiente homosexual en Almaty, la ciudad más poblada de Kazajistán, que, según el activista homófobo, la han convertido en “la capital gay de Asia central”.

Babamuratov teme que esta supuesta proliferación contribuya a la degeneración de la sociedad kazaja, ya que en su opinión “se ha caído tan bajo que las personas LGTB ya no ocultan su orientación. Se puede ver a un montón de ellos en los centros comerciales de la ciudad y en otros lugares públicos. Se trata de personas jóvenes que llevan pantalones de colores. Eso significa que ya no ocultan su orientación sexual. Creo que es muy fácil identificar a una persona gay por su ADN. Un análisis de sangre puede mostrar la presencia de degeneración en una persona”.

En la misma conferencia de prensa se encontraba el jefe del Departamento de Políticas para la Juventud de la ciudad de Almaty, que consideraba que la comunidad LGTB “está apoyada y financiada desde el extranjero”, lo cual, en su opinión, supone “un gran problema para la sociedad de Kazajistán”.

El secretario del Partido Comunista del Pueblo, Yelnur Beisenbayev, mostraba su conformidad con estas declaraciones, añadiendo que “además de la prohibición legal de la propaganda también debemos adoptar una ley contra la sodomía como la que tuvimos durante la época soviética. Necesitamos estas leyes, que harán que los homosexuales se avergüencen de sí mismos en nuestra sociedad”.

También hizo declaraciones Nagashybay Yesmyrza, un periodista conocido por considerar a Hitler un héroe de guerra. Según Yesmyrza, “para preservar la raza aria es importante que la sangre no se mezcle. Por eso Hitler estaba en contra de las personas homosexuales“. Si bien, al ser preguntado por cómo se puede “mezclar la sangre” mediante la unión de dos personas del mismo sexo, no supo dar respuesta.

Por todas estas razones, tanto desde el movimiento Bolashak como desde otras organizaciones afines se ha exigido al gobierno que incluya una normativa contra la “propaganda homosexual” en la reforma del Código de Matrimonio y Familia que se encuentra en trámite parlamentario. Dicho Código ya recoge un articulado que prohíbe la adopción a las parejas del mismo sexo. Además, los activistas homófobos solicitan que se impida a las personas abiertamente LGTB el desempeño de cargos públicos o servir en el ejército.

Homofobia social y ausencia de políticas antidiscriminatorias

Kazajastán es un estado laico, aunque su población es mayoritariamente musulmana. La homosexualidad no está penada desde 1998, año en que se reformó el Código Penal y se derogaron los artículos que incluían penas de cárcel para el delito de sodomía. La edad de consentimiento para las relaciones homosexuales son los 16 años, la misma que para las relaciones heterosexuales.

Sin embargo, no existe ningún reconocimiento legal de las parejas del mismo sexo, ni ninguna política contra la discriminación laboral o social de las personas LGTB. La adopción está expresamente prohibida a las parejas del mismo sexo. Tampoco se reconoce legalmente la identidad de género de las personas transexuales.

Para la periodista y activista Zhanar Sekerbayeva “no hay ‘propaganda homosexual’ en Kazajistán, pero sí hay homofobia”.  Sekerbayeva  acusa al gobierno kazajo de seguir los pasos del gobierno de Vladimir Putin, pues la intolerancia contra las personas LGTB es una característica común de Rusia y Asia Central. La cuestión del matrimonio homosexual en Kazajistán nunca ha estado en la agenda”, afirma con rotundidad, “nadie ha estado promoviendo el ‘estilo de vida gay’. No ha habido discursos públicos o desfiles del Orgullo Gay. Sólo existe homofobia y discriminación contra las mujeres”.

Para la directora de Freedom House en Kazajstán, Viktoria Tyuleneva, la aprobación de un proyecto de ley semejante supondría “discriminación basada en la orientación sexual, que está prohibida por el derecho internacional y la legislación de Kazajistán, partiendo de su propia Constitución. Si se adopta esta ley, Kazajistán se enfrentará a quejas en todos los foros internacionales a los que asiste, y acarreará una tormenta de críticas por parte de todas las organizaciones internacionales”.

Al grito de “no queremos extranjeros en Belgrado”, un grupo de jóvenes agredieron brutalmente el pasado sábado a un activista alemán de 27 años que participaba en una conferencia sobre derechos LGTB en la capital serbia. La víctima sufre heridas de gravedad en la cabeza, que en un primer momento hicieron temer por su vida, y se encuentra en la unidad de cuidados intensivos. El ataque motivó una concentración espontánea de solidaridad y repulsa de varios cientos de personas ante el ayuntamiento belgradense.

La víctima asistía a una conferencia, de cuatro días de duración, con el título “El futuro nos pertenece: los derechos LGTB en el camino hacia la Unión Europea” en la capital de Serbia, país candidato a la integración en el mercado común. Según la activista de Labris Jovanka Todorović, el ataque se produjo en la madrugada del sábado por parte de un grupo de jóvenes que golpeó salvajemente a la víctima provocándole un grave traumatismo craneoencefálico, que obligó a una intervención de urgencia y a su ingreso en la unidad de cuidados intensivos. El embajador alemán en Belgrado, Heinz Wilhelm, ha informado de que su compatriota ha recuperado la conciencia tras ser operado y su evolución es positiva.

La embajada alemana ha estado en contacto con las autoridades serbias; la ministra de Interior del país balcánico, Nebojsa Stefanović, ha declarado que no permitirán que “actos como este queden impunes”. Según medios serbios, la policía habría apresado este domingo a un sospechoso, tras analizar la grabación de una cámara de vigilancia. El ataque, de clara motivación homófoba y xenófoba a juzgar por los datos que se conocen hasta ahora, movió a varios centenares de activistas y participantes en la conferencia a convocar una marcha espontánea hacia el ayuntamiento de Belgrado, en solidaridad con la víctima. La policía protegió a los participantes, entre los que se contaban el embajador alemán y miembros del Gobierno alemán y serbio, durante el recorrido.

Serbia: una realidad difícil para las personas LGTB

Por desgracia no es la primera vez que nos hacemos eco de una noticia de este tipo en Serbia, país en el que la situación de las personas LGTB es todavía muy difícil, debido principalmente a la homofobia social azuzada por grupos nacionalistas y por la iglesia ortodoxaEn el plano legal, el país balcánico ha introducido legislación antidiscriminatoria y contra los crímenes de odio homófobos, para cumplir con las condiciones de ingreso en la Unión Europea. Probablemente también con este objetivo, el Gobierno serbio emitió un comunicado con motivo del Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia en el que calificaba la lucha contra “todas las formas de discriminación y protección de la diversidad” como “uno de los principales objetivos del desarrollo de una sociedad democrática”. El año pasado incluso se barajó la posibilidad de discutir una ley de uniones civiles con derechos limitados para las parejas del mismo sexo, del la que por el momento no tenemos más noticia.

En dosmanzanas hemos informado además de los intentos frustrados de celebrar una marcha del Orgullo LGTB en Belgrado, la capital del país, en 20092011, 2012 y 2013. Hace dos años, el veto del Gobierno (que adujo motivos de seguridad) fue condenado por las Naciones Unidas y la Unión Europea. En 2010 sí que se pudo celebrar la marcha, que terminó no obstante con graves incidentes protagonizados por los contramanifestantes. La iglesia ortodoxa actuó entonces añadiendo leña al fuego de la homofobia. Los activistas LGTB, sin embargo, no se rinden, y los actos de este año, pospuestos en mayo debido a las inundaciones que asolaron el país, están convocados para dentro de dos semanas.

Tyler Maddick, un joven fotógrafo de 20 años, ha perdido la visión en un ojo (ya previamente dañado) después de que le arrojaran gasolina a la cara en lo que parece ser un claro ataque homófobo. La agresión ocurrió el pasado jueves por la noche en Swansea (Gales), cuando Maddick volvía a su casa desde el centro de la ciudad.

Maddick caminaba tranquilamente cuando un vehículo se le acercó. El joven pudo escuchar entonces como le gritaban maricón” instantes antes de que le arrojaran gasolina a la cara. Maddick, que al principio creyó que se trataba de agua (“olí a gasolina, pero en ese momento pensé que el olor procedía del coche”) se alejó corriendo sin poder avisar a nadie, ya que su teléfono móvil se había quedado sin batería. Cuando llegó a su casa y se lavó comenzó a sentir un fuerte escozor en el ojo izquierdo, en el que ya sufría una pérdida visual de cerca del 90 % debido a una infección que sufrió hace cuatro años. No fue sin embargo hasta el día siguiente, al examinarle en el hospital, cuando fue consciente de que había perdido la poca visión que le quedaba en ese ojo.

El joven está seguro de que fue agredido debido a su orientación sexual. “En mi caso es muy obvio, supongo que por eso me eligieron”, ha declarado. Sospecha además que el ataque pudo estar relacionado con otro incidente ocurrido dos o tres horas antes, cuando alguien a quien no pudieron identificar arrojó agua contra él y contra una amiga transexual que le acompañaba en ese momento por la calle.

Maddick, fotógrafo de profesión, se acababa de mudar a Swansea, donde ya vivió durante su infancia y parte de su adolescencia, pocos días antes del ataque. “Nunca pensé que algo así pudiera pasarme a mí”, expresa. “En realidad me siento más enfadado que otra cosa. Soy una persona fuerte, y al fin y al cabo el daño que me han hecho no es muy grande. Es el hecho de que si han venido a por mi pueden ir a por cualquier otro”, afirma el joven, que por otra parte se siente reconfortado por las muestras de afecto y solidaridad que ha recibido estos últimos días.

“Es horrible”, ha expresado por su parte Andrew Davies, de la organización LGBT Unity Project Wales, que considera “inusual” un ataque así. Se da la circunstancia que en los últimos tiempos han aumentado las denuncias de agresiones homófobas en Gales, aunque Davies estima que más que un aumento real del número total lo que hay es una mayor proporción de agresiones denunciadas, en parte gracias a una mejor relación entre la comunidad LGTB y la policía galesa.