Logo de dosmanzanas

Tim Cook, el consejero delegado de Apple, ha salido públicamente del armario en un artículo firmado por él mismo que publica la revista BusinessWeek. Hasta ahora, y pese a que su condición de gay no era un secreto, Cook había evitado manifestarse públicamente sobre el tema. Ahora lo hace, y de una forma ejemplar: Cook explica que él no se considera activista en materia LGTB, pero reconoce que si su vida como gay es la que es se debe a la lucha de otros, y que ahora ha decidido devolver así lo recibido. “Si el hecho de saber que el consejero delegado de Apple es gay puede ayudar a alguien que está luchando consigo mismo por aceptarse, o puede llevar consuelo a alguien que se siente solo, o inspira a personas a seguir luchando por su igualdad, ya solo eso compensa el sacrificio de mi intimidad”, explica.

Cuando hace pocos meses, apenas dos días después de que un columnista de The New York Times se refiriera a su orientación sexual en televisión, Tim Cook se presentó por sorpresa en el Orgullo LGTB de San Francisco junto a sus empleados vistiendo una camiseta diseñada especialmente para la ocasión pocos podían imaginar el gesto que el hasta ahora tímido consejero delegado estaba dispuesto a protagonizar. Y es que, filias y fobias aparte, Apple es una de las compañías más importantes del planeta, una marca global como posiblemente ninguna otra, y el hecho de que su máximo responsable se visibilice de una forma tan explícita y con unos argumentos tan sólidos ayudará sin duda a millones de personas.

Por su significación, reproducimos a continuación (en traducción propia) el texto publicado por Cook en BusinessWeek:

A lo largo de toda mi vida profesional he tratado de mantener un nivel básico de privacidad. Tengo raíces humildes, y no me gusta atraer la atención sobre mí. Apple ya es una de las empresas más observadas del mundo, y me gusta mantener el foco de atención sobre nuestros productos y las cosas increíbles que nuestros clientes hacen con ellos.

Al mismo tiempo, creo profundamente en las palabras del Dr. Martin Luther King, cuando dijo: “la pregunta más persistente y urgente de la vida es, ‘¿Qué haces por los demás?’”. A menudo me hago a mí mismo esa pregunta, y he llegado a comprender que mi deseo de privacidad personal me ha frenado a la hora de hacer algo más importante. Eso es lo que me ha llevado a este punto. Durante años, he sido abierto con muchas personas sobre mi orientación sexual. Muchos compañeros en Apple saben que soy gay, y eso no supone una diferencia en cómo me tratan. Por supuesto, he tenido la buena suerte de trabajar en una empresa que ama la creatividad y la innovación y que sabe que estas solo puede florecer cuando aceptas la diversidad de las personas. Pero no todos son tan afortunados. Aunque nunca he negado mi sexualidad, tampoco he hablado públicamente de ella, hasta ahora. Así que déjenme ser claro: estoy orgulloso de ser gay, y considero que ser gay uno de los más grandes regalos que Dios me ha dado.

Ser gay me ha permitido comprender de una forma más profunda de lo que significa pertenecer a una minoría y me ha abierto una ventana hacia los desafíos a los que las personas de otras minorías se enfrentan a diario. Me ha hecho más empático, lo que me ha permitido tener una vida más rica. Ha sido duro e incómodo a veces, pero me ha dado la confianza para ser yo mismo, para seguir mi propio camino y superar la adversidad y la intolerancia. También me ha hecho desarrollar piel de rinoceronte, lo que por cierto viene muy bien cuando eres el consejero delegado de Apple.

El mundo ha cambiado mucho desde que era un niño. América avanza hacia la igualdad en el acceso al matrimonio, y los personajes públicos que valientemente han salido ya del armario han ayudado a cambiar las percepciones y han hecho a nuestra cultura más tolerante. Aún así, todavía siguen existiendo en la mayoría de los estados leyes que permiten a los empleadores despedir a personas solo por su orientación sexual. Todavía en muchos lugares los propietarios de viviendas pueden desalojar a sus inquilinos por ser homosexuales, o en los que se nos prohibe visitar a nuestras parejas enfermas y ser sus herederos legales. Innumerables personas, especialmente niños, se enfrentan a diario al miedo y al abuso debido a su orientación sexual.

No me considero un activista, pero comprendo lo mucho que me he beneficiado del sacrificio de otros. Si el hecho de saber que el consejero delegado de Apple es gay puede ayudar a alguien que está luchando consigo mismo por aceptarse, o puede llevar consuelo a alguien que se siente solo, o inspira a personas a seguir luchando por su igualdad, ya solo eso compensa el sacrificio de mi intimidad.

Admito que ha sido una elección fácil. La privacidad sigue siendo importante para mí, y me gustaría retener una pequeña parte. Apple es el trabajo de mi vida, y voy a seguir dedicando todo mi tiempo a conseguir ser el mejor consejero delegado que sea capaz. Es lo que nuestros empleados merecen, y lo que nuestros clientes, desarrolladores, accionistas y proveedores merecen también. Parte del progreso social consiste en comprender que a una persona no la define solo su sexualidad, su raza o su género. Yo soy ingeniero, tío, amante de la naturaleza, apasionado del ejercicio, hijo del sur, fanático de los deportes, y muchas otras cosas. Espero que la gente respete mi deseo de centrarme en las cosas para las que estoy mejor preparado y en el trabajo que me hace feliz.

La empresa que tengo la fortuna de dirigir ha defendido durante mucho tiempo los derechos humanos y la igualdad. Dimos nuestro apoyo al proyecto de ley de igualdad en el trabajo discutido por el Congreso, igual que nos posicionamos a favor del matrimonio igualitario en California, nuestro estado natal. También nos pronunciamos en Arizona cuando la legislatura de ese estado aprobó una ley discriminatoria contra la comunidad gay. Seguiremos luchando por nuestros valores, y estoy seguro de que cualquier consejero delegado de esta empresa increíble haría lo mismo, sin importar la raza, el sexo o la orientación sexual. Y yo personalmente seguiré apoyando la igualdad para todas las personas hasta que me llegue la hora.

Cuando cada mañana llego a mi oficina me saludan los retratos enmarcados del Dr. King y de Robert F. Kennedy. No pretendo que escribir estas palabras me situe a su altura. Pero me permite mirar esas fotos y saber que estoy haciendo mi parte, por pequeña que sea, para ayudar a otros. Juntos construimos, ladrillo a ladrillo, un camino iluminado por el sol hacia la justicia. Y este es mi ladrillo.

Desayuno en Urano

Llega a Madrid uno de los momentos culturales del año en cuanto a cine se refiere: el Lesgaicinemad, que alcanza su 19ª edición. Ya se imaginan: montones de películas, múltiples sedes y horarios para todos los gustos y largas colas para conocer gente, que al final es casi lo que importa.

Vamos a empezar recomendándoles algunas de las películas que ya hemos visto, que luego no nos da tiempo a verlo todo. El festival se inaugura hoy con Test (Estados Unidos, 2013), un bonito film (sobre todo para los aficionados al ballet contemporáneo) que se acerca a la época en la que aparecen los primeros tests sobre el VIH. Inseguridades, temores y discriminación pero también solidaridad grupal y concienciación y adaptación al problema en una película muy didáctica que sirve para no olvidar.

Para dar en el clavo, les recomendamos Flores raras (Reaching for the moon) (Brasil, 2013), que cuenta la historia de amor entre la poeta Elizabeth Bishop y Lota de Macedo Soares, la arquitecta del Parque del Flamenco en Rio. Una película de factura correctísima que, si no les convence del todo, al menos les acercará a la fascinante historia de Brasil del siglo XX (Carlos Lacerda como amigo de Lota), en el que dos mujeres (y una tercera, amiga de la infancia de Elizabeth) conviven junto a una niña pequeña en una casa impactante en medio de la selva, ganando premios y bebiendo alcohol. La locura, el éxito, el alcoholismo, los coqueteos con la dictadura acabarán minando la relación. Pero los amantes de la Bishop ya lo sabemos todo, no en vano The art of losing es uno de los poemas más deprimentes de la historia universal. El arte de perder se aprende fácil. Así que les veo a ustedes corriendo a las librerías a leer todo de la Bishop. O mirando las farolas del Parque del Flamenco.

Uno sale de tan mala leche (valga el juego de palabras desafortunado) después de ver Zwei Mütter (Two mothers) (Alemania, 2013) película que narra el más que sórdido proceso de dos mujeres lesbianas alemanas a la busca de un bebé, que solo aplaudiendo el espléndido y controvertido final más que esperable (y concitando seguramente las miradas de odio del resto de la sala) se resarce uno de tanta insensatez. Pero yo es que, ya saben, prefiero los peces. Debo tener el mismo instinto paternal/maternal que una grapadora. La película, independientemente de esa mala leche que se le pone a uno, es excelente, quizá por eso.

Hay que tener paciencia con Julián Hernández, viejo conocido de estos desayunos. Si no es la primera vez que se acercan a su cine (ya digo que si lo es, no será porque no se lo hemos recomendado veces), precaución. Se verá usted inmerso en una película en la que pasan pocas cosas, y esas pocas cosas duran mucho y a veces son incomprensibles o nos falta contexto. Pero esos mexicanos de ojos turbios que valen más por lo que callan que por lo que dicen, que parecen arrastrar la pena negra de un pasado que desconocemos (casi mejor) les harán disfrutar de las hipnóticas imágenes de Hernández como si de una pieza de museo se tratara. No es Yo soy la felicidad de este mundo (México, 2014) su mejor película, pero al menos es de duración aceptable (pese a un largo interludio algo molesto que deben ustedes obviar si no quieren perder el control).

Si es usted de los que adoró Los juncos salvajes o Tormenta de verano, su película es Jongens (Holanda, 2014): juventud, belleza, lagos, deporte, naturaleza, despertar sexual. Una joya fresquísima, con la presencia de Ton Kas (¿aún no han visto Matterhorn?), un actor que convierte en oro puro cada una de las escenas en las que aparece. Un universo masculino (y esa madre ausente pero siempre presente), en el que los sentimientos, cuando afloran, lo hacen de forma violenta. Pero no siempre. Sonrisa en la boca para toda una semana y una música deliciosa de guitarritas indie pop.

Getting Go: the Go Doc Project (EEUU, 2013) parte de una idea muy inteligente aunque quizá todo se diluya un poco. Un gogo para echarle de comer aparte que se convierte en la obsesión de un videoblogger. Lo mejor, dos bellos homenajes al Kiss y al Sleep de Warhol. Superromántica. No es tan fresca como Greek Pete pero tampoco llega al aburrimiento de Boy culture.

Si lo suyo son las tías buenorras acostándose unas con otras, la acción, la juerga, el rock y el despiporre, su película es Girltrash: all night long (EEUU, 2014). Todo pasa en una sola noche. Las canciones son una monada y empezará a tararearlas desde la primera escucha. Si se ve dos veces se disfruta el doble, suele pasar con los musicales.

No pueden ustedes perderse Kidnapped for Christ, un documental sobre unos señores que bajo el nombre de Dios torturan y secuestran adolescentes “conflictivos” con la aprobación de sus papás, que pagan cantidades enormes de dinero por su reeducación. Escuela Caribe, en la República Dominicana, es uno de esos centros en el suceden cosas tan horribles que uno se consuela pensando que esto es un fake. Hasta que descubre que no. Solo un aviso: canalicen toda la rabia que van a sentir después de verlo hacia algo positivo. Imprescindible si se encuentran lo suficientemente fuertes de ánimo.

Otra maravilla de visión obligatoria es How to survive a plague, el documental sobre la historia de Act Up (no solo sus luces, también sus sombras), tan emocionante que es casi imposible mantener la serenidad ante algunas de las acciones públicas de este grupo de activistas que hizo todo lo que pudo para que muchos de nosotros sigamos vivos. Y para los jóvenes que no vivieron aquello, para que aprendan, recuerden y se sientan orgullosos de un pasado colectivo que nos honra y nos hace mejores y más fuertes.

Hay muchas más cosas que no hemos visto: las nuevas pelis de Bruce Labruce, Monika Treut o Ira Sachs y el estreno de Abdellah Taia como director. O los esperados documentales de Javi Larrauri (sobre la lucha de las mujeres) y Fernando Olmeda sobre Carla Antonelli. De todas ellas daremos debida cuenta en dosmanzanas. Busquen toda la información en la página del festival y no se olviden de que hay muchas sedes en las que se proyectan cortos, documentales y largometrajes que merecen la pena visitar: Casa de América, Cineteca Matadero, DLRO live, Club 33, Fulanita de Tal, Fundación 26 de Diciembre, la UCM, la ECAM… además de las que ustedes ya conocen: la Sala Berlanga y el auditorio de CCOO. Nos vemos en el cine.

Y una advertencia que les hago todos los años: los chicos guapos salen en las pelis “de chicas”. Y al revés. Empaticen, muestren interés. Demos ejemplo.

Otras películas en Desayuno en Urano
Página de Facebook de Desayuno en Urano

Malas noticias desde el sudeste asiático. El Tribunal de Apelación de Singapur (la más alta instancia judicial del país) decidió este miércoles que la sección 377-A del Código Penal, que establece la criminalización de las relaciones homosexuales masculinas, se ajusta a la Constitución de la ciudad-estado, y deja su posible derogación en manos del legislativo.

El artículo en cuestión es, como en otros muchos países, una herencia de la época colonial británica, y había sido recurrido por un hombre y una pareja gays. Tan Eng Hong fue llevado ante la justicia en 2010 tras ser descubierto practicando sexo oral con otro hombre en los baños de un centro comercial. Hong se enfrentaba entonces a una posible pena de dos años de cárcel, aunque con posterioridad se decidió acusarlo de un delito no contra la sección 377-A, sino contra la sección 294, que castiga de forma genérica los actos obscenos en lugares públicos, lo que rebajaba la amenaza de cárcel a tres meses como máximo.

Pese a todo, su abogado M. Ravi decidió solicitar la declaración de inconstitucionalidad de la sección 377-A para acabar con la posibilidad de persecución penal de los hombres homosexuales. La Alta Corte rechazó valorar el caso al no haber sido finalmente aplicada la mencionada sección. Sin embargo, dos años después, el Tribunal de Apelación reconoció el derecho del demandante a acudir a la justicia para preguntar si la sección 377-A es constitucional o no. “Esta provisión afecta las vidas de una porción nada insignificante de nuestra comunidad de una manera muy real e íntima”, expresaba la sentencia. “Un efecto indeseado de la 377-A es que puede convertir en criminales a las víctimas”, añadía.

El segundo caso ante la justicia singapurense es el de la pareja formada por Gary Lim y Kenneth Chee, que presentaron una demanda ante la Alta Corte de Singapur en 2012 con el objetivo de que la criminalización de las relaciones homosexuales masculinas fuera declarada inconstitucional. Lim y Chee, aunque no se sentían directamente amenazados por una penalización que en la práctica no se aplica cuando las relaciones homosexuales tienen lugar en privado, denunciaban sentirse etiquetados como “criminales y que cualquiera pueda denunciarles con la ley en la mano.

Ahora, el Tribunal de Apelación ha rechazado ambas demandas, arguyendo que la sección 377-A no viola el derecho a la vida y la libertad recogido en la Constitución de Singapur, porque este artículo se refiere a la protección frente al encarcelamiento ilegal y no al derecho a la privacidad y la autonomía personal. En cuanto a la no discriminación, según el juez, las categorías de género, sexo y orientación sexual no están protegidas por la Carta Magna, a diferencia de la religión, la raza o el lugar de nacimiento. El Tribunal afirma “entender los profundos sentimientos de los demandantes”, pero traslada el “remedio” de esta situación a la “esfera legislativa”. El abogado M. Ravi ha lamentado una decisión que, según él, supone “un enorme paso atrás para los derechos humanos en Singapur”.

Una sociedad muy conservadora

Singapur es una ciudad-estado del sudeste asiático, con una economía capitalista fuertemente desarrollada. Poblada por diferentes grupos étnicos y religiosos, la mayor parte de su población es de origen chino, aunque hay una elevada proporción de malayos e indios. La religión más practicada es el budismo, si bien existen importantes minorías musulmana y cristiana. Es, en cualquier caso, una sociedad globalmente muy conservadora.

Singapur no despenalizó hasta 2007 tanto el sexo oral como el sexo anal, pero sólo para heterosexuales. Las relaciones homosexuales masculinas siguen penalizadas como actos de indecencia” de acuerdo a la ya mencionada sección 377-A del Código Penal, aunque en la práctica no se persiguen, siempre y cuando se practiquen, como se dijo arriba, en privado. De hecho, en 2006 se anunció una reforma para despenalizarlas que nunca se llegó a materializar. Tímidamente empieza además a surgir un movimiento en favor de los derechos de las personas LGTB (hace cinco años hacíamos referencia a una concentración en su apoyo). Y el año pasado salía del armario el primer político abiertamente gay del país.

Casi la mitad de las personas LGTB en Europa se han sentido personalmente discriminadas o acosadas en el año inmediatamente anterior a ser preguntadas sobre la materia. Más del 80 % recuerdan comentarios negativos o actos de intimidación en el ámbito escolar. Dos tercios, de hecho, escondieron “a menudo” o “siempre” su condición LGTB en la escuela. Son algunos de los resultados de un estudio de la Agencia de Derechos Fundamentales de la Unión Europea conocido en el contexto de una conferencia de alto nivel en materia LGTB que ha tenido lugar en Bruselas.

En 2010, la Comisión Europea pidió a la Agencia de Derechos Fundamentales de la Unión Europea, que ya por aquel entonces alertó de las distintas velocidades a la que los países europeos afrontaban el problema, que recabara datos comparables sobre la discriminación y la violencia de las que son víctimas las personas LGTB en los estados miembros (más Croacia, que no era todavía miembro). Atendiendo tal petición, la Agencia puso en marcha una encuesta online que recibió 93.079 respuestas, un elevado volumen que de hecho ha permitido formular recomendaciones basadas en datos.

Los resultados ponen de manifiesto que las personas LGTB de la Unión Europea sufren habitualmente por no poder ser “ellas mismas” en el ámbito escolar o laboral, o en público en general. Muchos ocultan su identidad y viven aislados, incluso atemorizados. Otros son víctimas de discriminación o de actos de violencia. Existen, eso sí, diferencias importantes entre países en lo que atañe a la percepción y la experiencia de los consultados. Algunos de los datos globales son:

  • Casi la mitad (47 %) de los encuestados señaló que se habían sentido personalmente discriminados o acosados por motivo de su orientación sexual en el año anterior a la encuesta.
  • Más del 80 % recuerda comentarios negativos o actos de intimidación en el ámbito escolar.
  • Dos tercios (67 %) declararon que “a menudo” o “siempre” escondieron u ocultaron su condición LGTB en su etapa escolar.
  • Uno de cada cinco encuestados empleados o en busca de empleo en los doce meses anteriores al estudio se había sentido discriminado en tales situaciones laborales. La cifra se eleva a una proporción de uno de cada tres en el caso de las personas transgénero.
  • De los encuestados que habían acudido a una cafetería, restaurante, bar o club nocturno en el año precedente, uno de cada cinco había sido víctimas personalmente de discriminación.
  • Una cuarta parte de las personas que respondieron a la encuesta habían sido agredidas o amenazadas con violencia en los últimos cinco años.
  • Tres de cada diez personas transgénero consultadas señalaron que habían sido víctimas de actos de violencia, o que habían sido amenazadas con tales actos, en más de tres ocasiones en el año precedente.
  • Una mayoría de los consultados que habían sido víctimas de actos de violencia (59 %) en el año precedente señaló que la última agresión o amenaza de violencia obedeció, parcial o plenamente, a que fueron percibidos como LGTB.
  • Menos de uno de cada cinco (17 %) encuestados denunció a la policía el incidente más reciente de violencia sufrido. En torno al 66 % de los consultados tiene miedo de ir de la mano en público con una pareja de su mismo sexo. En el caso de los varones gays y bisexuales, tal proporción se eleva al 74 y el 78 %, respectivamente.
  • Más de cuatro quintas partes de los consultados señalaron que las bromas sobre personas LGTB son generalizadas en la vida diaria.
  • Casi la mitad creen que la utilización de un lenguaje ofensivo respecto a las personas LGTB por parte de políticos se encuentra generalizada en su país.

Recomendaciones

Las recomendaciones que se desprenden de estos resultados son claras. Según la Agencia de Derechos Fundamentales de la Unión Europea, debe garantizarse un entorno educativo seguro y propicio para los jóvenes LGTB, en el que no quepa la intimidación ni la exclusión. Los estados miembros deben garantizar que una información objetiva sobre orientación sexual e identidad y expresión de género forme parte de los planes de estudios. Debe combatirse la discriminación con planes de acción concretos, prestándose especial atención a las personas transgénero y a los jóvenes LGTB.

Hay más recomendaciones: debe reconocerse y protegerse a las personas LGTB que son víctimas de delitos motivados por prejuicios. Los estados miembros deben considerar la adopción de leyes que aborden la incitación al odio y los delitos motivados por prejuicios homofóbicos y transfóbicos. Debe garantizarse, finalmente, la igualdad de trato, tanto en el empleo como más allá del empleo.

Puedes descargar el resumen del estudio (en castellano) pinchando aquí. También están disponibles versiones más extendidas en inglés, francés y alemán.

Una conferencia cargada de buenas intenciones

La conferencia que ha tenido lugar en Bruselas, promovida por la Agencia para los Derechos Fundamentales de la Unión Europea y por la presidencia del Consejo de la Unión (que este semestre recae en Italia) tenía como propósito revisar los próximos pasos que los estados miembros deberían dar para combatir la discriminación a causa de la orientación sexual o identidad de género.

En ella han intervenido líderes políticos y activistas LGTB de diversos países. Una de las asistentes ha sido la comisaria europea de Justicia y Derechos Fundamentales, la luxemburguesa Martine Reicherts, que ha insistido en la necesidad de desbloquear las directivas europeas contra la discriminación. También estuvo presente -en la distancia- la ganadora del último festival de Eurovisión, Conchita Wurst, quien en una intervención grabada en vídeo hizo un llamamiento a que las personas LGTB de Europa puedan vivir en sus países en paz, libertad, sin odio y sin miedo… Terminamos con su intervención:

Decenas de homófobos atacaron a tres activistas LGTB rusos que pretendían celebrar un encuentro en la ciudad de Lipetsk. La reunión, cuyo objetivo era concienciar a la población de la discriminación a la que se ven sometidos las personas LGTB rusas, se convirtió en un acto de linchamiento verbal, que no llegó a mayores debido a la intervención de las fuerzas del orden, que también sufrieron los ataques de los fanáticos. Sin embargo, los primeros en ser detenidos fueron los propios activistas.

El pasado domingo 26 de octubre, un exiguo grupo de tres jóvenes activistas LGTB (compuesto por dos mujeres y un varón) se reunió en la ciudad de Lipetsk con la pretensión de mantener una reunión pública en la que concienciar a la ciudadanía rusa de la discriminación a la que se ven sometidos sus compatriotas con diferente orientación sexual o identidad de género desde la aprobación de la ley contra la llamada “propaganda homosexual”.

En palabras de una de las componentes de grupo, Reida Linn, se trataba de hablar con claridad sobre “la lucha contra la homofobia, la discriminación y las violaciones de la Constitución y de los derechos de las personas LGTB”. Sin embargo, las autoridades de la ciudad no dieron su conformidad para la celebración de ese encuentro, que se convirtió en clandestino y por lo tanto sujeto a sanción según la legislación rusa.

Cuando acudieron a la plaza Sobornaya Ploshchad, en el centro de la ciudad, los tres activistas fueron recibidos por decenas de fanáticos homófobos de orientación nacionalista. También se encontraron con un fuerte dispositivo policial. Los fanáticos comenzaron a proferir todo tipo de insultos a los tres jóvenes y a lanzarles tomates. Uno de ellos exclamaba “no hay sitio para vosotros en suelo ruso”.

Al crecer el nivel de violencia verbal, los miembros de la policía decidieron detener a los tres activistas e introducirlos en uno de sus furgones. Los homófobos, envalentonados, atacaron el furgón, momento en el que finalmente las fuerzas del orden procedieron a la detención de algunos de los violentos y a la dispersión del resto. El oficialista diario Komsomolskaya Pravda, el segundo en tirada en todo el territorio ruso, justificaba la detención de los activistas LGTB como un acto de protección.

Sin embargo, esta respuesta violenta e intolerante de la ciudadanía y la negativa actitud de las fuerzas policiales son lamentablemente frecuentes en Rusia. La propia Reyda Linn, una de las activistas atacadas, fue detenida en Moscú hace unas semanas cuando intentaba participar en un acto de celebración del Día de Salir del Armario.

Marwan Bensaid, fundador de la revista LGTB Aswat Magazine, publicada desde 2012 a través de Internet por el colectivo que lleva el mismo nombre, ha puesto en marcha un nuevo proyecto que lleva por nombre Kaynin y que mostrará, a través de una serie de vídeos en los que se recogen los testimonios de distintas personas LGTB marroquíes, el nivel de sufrimiento y exclusión social al que se ven sometidas las personas LGTB en ese país.

Ser homosexual en Marruecos es algo muy difícil, porque tienes que lidiar a diario con los estereotipos sociales preconcebidos, que no aceptan diferencias, especialmente el ser gay“. Con estas palabras comienza el duro testimonio de Hamza, un joven gay marroquí de 22 años y protagonista de la primera de estas entregas. En poco más de seis minutos y sin mostrar su rostro en ningún momento, Hamza cuenta cómo, antes de hacer frente a una sociedad altamente prejuiciosa, tuvo que afrontar una crisis de identidad. ”Después de un tiempo, empecé a aceptar la persona que soy, y que no soy anormal o antinatural, como ellos piensan. Pero entonces me tuve que enfrentar a la crueldad de la sociedad y a la criminalización de la homosexualidad en la ley“, asegura.

Para Hamza, lo más difícil fue tener que hacer frente a la intolerancia y homofobia de su entorno más cercano. “Mi madre me hacía comer pimientos picantes para que me comportase como un hombre“, dice a la vez que recuerda que “mis amigos siguen burlándose de mí y tengo que encajar comentarios despectivos por parte de mis maestros“. “Cuando tenía 14 años, mi hermano me pisó la cabeza y me rompió dos dientes“, añade. Por si esto fuera poco, Hamza asegura que poco después su familia le echó de casa. “Ellos entendían que yo no podía acudir a la policía, y que si denunciaba me iban a meter en la cárcel“, comenta resignado. Efectivamente, Hamza lamenta que no haya “leyes que me protejan” y que, en caso de buscar ayuda, “yo me convertiría en el criminal“.

No estoy contando esto para obtener la piedad de nadie, ni para aparecer como una víctima, porque todos somos realmente víctimas cuando se trata de nuestros derechos; el derecho a la educación, a poder expresarse libremente, a la libertad de creencias, al trabajo, a contar con un buen sistema de salud… Todos somos víctimas”, afirma Hamza. Para este joven, “tengo el derecho a vivir en una sociedad donde todo el mundo me acepte, y que acepte a los que son diferentes”.

Bensaid señala que, además de mostrar las historias de estas víctimas de la homofobia social, el colectivo Aswat “establece un seguimiento de estos casos y trata de ayudar en la medida de lo posible“. Ya hace unos meses, en dosmanzanas dábamos cuenta de la puesta en marcha, por parte de este colectivo, de una campaña para combatir la homofobia a través de las redes sociales.

A continuación, os dejamos el vídeo con el testimonio de Hamza, publicado a través de YouTube el pasado día 12 de octubre y que ya ha recibido más de doscientas cincuenta mil visitas:

Un tribunal ugandés ha desestimado los cargos contra el activista LGTB Sam K. Ganafa, que fue detenido hace un año acusado de propagar el VIH. Ganafa, director ejecutivo de Spectrum Uganda Iniciatives y presidente de la coalición Sexual Minorities Uganda, se enfrentaba a unos cargos que podían suponer su condena a cadena perpetua. La corte, sin embargo, ha fallado a su favor después de que la Fiscalía no haya podido presentar prueba alguna que le inculpara.

Sam K. Ganafa es director ejecutivo de Spectrum Uganda Iniciatives, una organización que se ocupa de ofrecer información y asesoramiento sobre el VIH a los hombres que practican sexo con hombres, a la vez que lucha por la defensa de los derechos LGTB en el país africano. Desde su cargo, Ganafa ha abierto las puertas de la sede de la organización a todos aquellos que han necesitado cobijo, sobre todo a las personas LGTB que se han quedado sin hogar debido a su orientación sexual. Se trata de una persona conocida y respetada por la comunidad LGTB como un modelo a seguir, siendo uno de los pocos hombres homosexuales de edad avanzada que viven su orientación sexual abiertamente en Uganda.

Ganafa, según informó la policía en su día, fue denunciado por un joven llamado Disan Twesiga, que le acusaba de haberle sodomizado e infectado con el VIH. Los activistas de Kampala, sin embargo, sospechaban que se trataba de un montaje destinado a desacreditarle socialmente y dar un golpe de gracia al activismo LGTB en Uganda. La detención se produjo a principios de noviembre de 2013, en el propio domicilio de Ganafa, siendo también arrestados los invitados que se encontraban presentes en ese momento. Tras la instrucción preliminar, todos ellos fueron puestos en libertad bajo fianza. Posteriormente, tan solo se mantuvieron los cargos contra Ganafa. El activista contó para su defensa con el trabajo del bufete Onyango & Co. Advocates, que fue contratado por Sexual Minorities Uganda.

Ganafa fue sometido, a instancias de la Fiscalía, a una prueba forzada de VIH. Sin embargo, cuando el juicio debía iniciarse, el ministerio fiscal pidió un aplazamiento tras otro. Este 8 de octubre, casi un año después de su detención, la Fiscalía solicitaba una nueva demora al tribunal. Pero en esta ocasión, ante la falta de pruebas que sostuvieran la acusación, la corte ha decidido desestimar los cargos contra Sam K. Ganafa definitivamente.

Satisfacción… y prudencia

El activista se mostraba satisfecho por esta decisión, dejando el siguiente comentario en su página de Facebook: “La actuación del tribunal es una buena señal, porque ha sido independiente y abre así una ventana de esperanza para todos nosotros. Esperamos también que se tomen las mismas medidas en otros casos que actualmente están ante los tribunales. Rezo para que los tribunales eviten posibles presiones del lobby antigay. Con la misma postura independiente, el Tribunal Constitucional revocó la anterior ley homófoba, citando la falta de quórum en su aprobación. Es bueno para el pueblo de Uganda que se respeten los derechos humanos de las minorías sexuales. Sé que va a tomar tiempo el que la mayoría aprecie la diversidad sexual dentro de nuestra sociedad y de la humanidad”.

Ganafa considera, sin embargo, que no se debe bajar la guardia ante los homófobos: “Con respecto a mi seguridad personal, sigue siendo una prioridad, ya que algunos de nuestros adversarios se han comprometido a atacar de nuevo. Eso quiere decir que tanto yo como muchos otros tenemos que ser muy cuidadosos con las personas que se nos acercan”.

Human Rights Watch ha hecho público un informe que detalla la situación que viven las personas LGTB en Jamaica. Discriminación, amenazas, palizas, violaciones y asesinatos están a la orden del día. Expulsadas de sus casas, sin trabajos a los que poder acceder, muchas de ellas acaban malviviendo por las calles.

No es ningún secreto que la sociedad jamaicana es muy probablemente la más homofóbica de América. Resulta muy simbólico que el último 28 de junio, Día del Orgullo LGTB, los que se manifestaran por las calles de Kingston, la capital del país, fueran los homófobos, que alentados por sus líderes religiosos protestaron contra una supuesta “agenda gay” y contra lo que consideran “creciente amenaza de la homosexualidad”. Miles de personas llenaron una de las plazas más importantes de la ciudad para exigir, por ejemplo, que se mantenga la criminalización de las relaciones homosexuales masculinas, castigadas según los casos con penas de hasta 10 años de cárcel. Legislación de la que apenas se hace uso en la práctica, pero que sirve de paraguas legal al acoso y la violencia contra la comunidad LGTB.

En dosmanzanas hemos recogido numerosos episodios de esta violencia a lo largo de los últimos años. En diciembre de 2010 era asesinado un activista gay que, según informó entonces el colectivo J-FLAG (Jamaica Forum for Lesbians, All-sexuals and Gays) había sido previamente amenazado. En junio de 2012 eran asesinados otros dos hombres gays. A finales de ese mismo año, dos jóvenes descubiertos manteniendo relaciones en los baños de la Universidad Tecnológica de Jamaica caían en manos de una muchedumbre enfurecida y uno de ellos era golpeado brutalmente por los guardas de seguridad.

En septiembre de 2013, conocimos el caso de un joven que escapó milagrosamente de un linchamiento homófobo. Tan solo dos semanas más tarde, cuatro hombres homosexuales que compartían vivienda vieron cómo un grupo de agresores le prendían fuego. Esa misma casa había sido también el último lugar en el que vivió Dwayne Jones, una joven adolescente transgénero asesinada pocas semanas antes por una turba de personas que descubrieron su condición.

El informe de Human Rights Watch, uno más…

Esta terrible realidad ya ha sido denunciada por ejemplo por la CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos), que en un informe sobre la situación de los derechos humanos en Jamaica publicado en 2012 puso de manifiesto la vulnerabilidad de su colectivo LGTB. El informe (que se puede descargar en castellano aquí) dedicaba quince páginas a la discriminación basada en la orientación sexual e identidad de género (páginas 105 a 120). Como respuesta, el Gobierno de Jamaica anunció la aprobación de una normativa antidiscriminatoria contra las minorías que por el momento no se ha materializado.

Precisamente la CIDH tiene pendiente de resolución la denuncia de Gareth Henry, un activista jamaicano que obtuvo asilo político en Canadá debido a la persecución que sufría en su país debido a su orientación sexual. Henry, que fue líder de J-FLAG, vio morir asesinados a 13 de sus amigos y él mismo fue objeto de amenazas de muerte por parte de la policía.

… aunque especialmente completo

Pero ahora es la organización Human Rights Watch la que detalla, en un completo documento de 86 páginas (que puedes descargar en PDF aquí) hasta 56 casos de violencia contra personas LGTB, en muchos de los cuales ni siquiera se llevó a cabo investigación policial. Denunciaron 19 víctimas, pero solo fueron tenidos en cuenta 8 casos, y de estos solo en 4 hubo detenciones. En algún caso los propios polícias contribuyeron a la agresión.

El informe también recoge casos de discriminación flagrante, llevada a cabo tanto por instituciones públicas como privadas, así como la situación de personas LGTB que repudiadas por sus propias familias se ven obligadas a malvivir por las calles.

A continuación insertamos un vídeo producido por Human Rights Watch, de algo más de 4 minutos de duración, en el que -en inglés- se recogen declaraciones de activistas (que recuerdan, por ejemplo, el asesinato de Dwayne Jones) y se hace un resumen de la situación. Entre los entrevistados está el mencionado Gareth Henry, que con lágrimas en los ojos recuerdan las amenazas de las que fue objeto.

“Reinas de la alcantarilla”

Insertamos por último el reportaje que Vice presentó hace escasas semanas sobre las denominadas “reinas de la alcantarilla”, un grupo de personas LGTB sin techo (fundamentalmente hombres gays y mujeres transgénero) que han hecho de unas viejas alcantarillas de Kingston su hogar y que pese a las adversidades han sido capaces de crear una incipiente comunidad de resistencia frente a la violencia de la que son objeto.

El reportaje, de casi 25 minutos de duración (y que cuenta con subtítulos en castellano), cuenta también con declaraciones de Maurice Tomlinson, uno de los activistas LGTB más conocidos de Jamaica, que lucha por conseguir la eliminación de su legislación homófoba:

Durante la celebración del segundo aniversario de la apertura del centro de apoyo a personas LGTB del Comité de Helsinki para los Derechos Humanos de la República de Macedonia, un grupo de unos treinta radicales atacó sin contemplaciones a los activistas LGTB allí congregados, niños incluidos. Los hechos ocurrieron entre las 21:20 y las 21:30 de la noche del pasado 23 de octubre en el Café Damar, situado en el barrio del Viejo Bazar de Skopje (capital del país). Los atacantes, enmascarados y encapuchados, iban armados con botellas de vidrio, piedras y otros objetos. Los delincuentes hirieron a dos menores y profirieron gritos como “maricones iros de aquí”.

Un ataque perfectamente calculado. Es la conclusión a la que llegan los testigos de la agresión LGTBfóbica acaecida en Skopje. Al parecer, cortaron los dos extremos de la calle y apedrearon el edificio en el que se encuentra el Café Damar, punto de reunión de las personas que celebraban el segundo aniversario del centro de apoyo a personas LGTB del Comité de Helsinki para los Derechos Humanos de la República de Macedonia. Después del ataque, el grupo de ultras huyó y se dispersó a través de las calles aledañas.

En el momento del evento, en la barra del Café Damar había al menos sesenta personas, mientras que un niño y una niña  se encontraban fuera del edificio, junto a la puerta de entrada de la cafetería. A la turba violenta no le importó descargar su rabia homófoba y tránsfoba contra los menores, al impactar las piedras y las botellas contra sus cabezas y sus cuerpos, causándoles lesiones de distinta consideración.

Según explica Gordan Kalajdziev, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad Santos Cirilo y Metodio de Skopje y fundador del Comité de Helsinki para los Derechos Humanos de la República de Macedonia, “con la legislación de la Unión Europea se garantiza el proceso de armonización de la legislación nacional que contempla el derecho a la vida, a la seguridad y a la protección contra la discriminación, así como el derecho a la libertad de expresión. Estas libertades y derechos son de todos, independientemente de su orientación sexual o identidad de género”.

En este sentido, Kalajdziev se ha preguntado “¿cuánto tiempo vamos a seguir ignorando que estas personas [LGTB] hacen frente, día a día, a amenazas reales a su vida y a su integridad?”, razón por la que ha exigido la necesidad de desarrollar una “protección legal especial”, es decir una legislación que castigue los delitos motivados por el odio, como el del Café Damar de Skopje.

Inacción del Gobierno ultraconservador

Representantes del Comité de Helsinki han denunciado que este es el sexto ataque en dos años y han exigido “una condena pública del Primer Ministro y del Ministro del Interior con respecto a la violencia de odio homófobo contra las personas LGBT”. Sin embargo, el populista y ultranacionalista VMRO, el partido que apoya al Gobierno, no parece demasiado interesado en los derechos de las personas LGTB. Antes al contrario, recordemos que el Parlamento de Macedonia, gracias a la mayoría absoluta de VMRO, iniciaba hace pocos meses los trámites para plasmar en su Constitución la prohibición del matrimonio igualitario.

Activistas LGTB de Liberia denuncian que miembros del colectivo están siendo atacados y acosados después de que desde las iglesias cristianas se les haya culpado de la epidemia de ébola que sufre el país. Para los líderes religiosos, el ébola es un castigo divino causado por la corrupción y los actos inmorales como la homosexualidad.

En Liberia, uno de los países afectados por la epidemia de ébola, los principales líderes de las iglesias cristianas, entre los que se encontraba el arzobispo católico de Monrovia, Lewis Zeiglier, se reunieron el miércoles 30 de julio con el fin de dar una respuesta espiritual a la crisis. De la reunión, en lugar de un mensaje de consuelo y misericordia, como se podría esperar, lo que salió fue un intento de utilizar el tema para denunciar “el homosexualismo” como una de las causas de un supuesto enfado de Dios hacia Liberia que habría desencadenado una “plaga”.

Ya en el pasado mes de abril, el principal representante de la Iglesia católica liberiana había responsabilizado de las diferentes catástrofes a las que se enfrenta Liberia a las supuestas ofensas de sus ciudadanos a Dios. Por supuesto, no olvidó condenar la homosexualidad. “¿Hacia dónde nos dirigimos como liberianos si defendemos la homosexualidad? ¿Acaso no estamos atrayendo la maldición sobre nosotros mismos? Que un hombre se case con otro hombre, esto es abominación. Estas son las mismas cosas que hicieron caer a Sodoma y Gomorra”.

Tras este cúmulo de declaraciones, los miembros del colectivo LGTB liberiano han tenido que sufrir el acoso de sus vecinos y ataques tanto contra sus personas como contra sus bienes. Leroy Ponpon, un conocido activista LGTB residente en Monrovia, denunciaba que “desde que los ministros de la iglesia declararon que el ébola era una plaga enviada por Dios para castigar la sodomía en Liberia, la violencia hacia los homosexuales se ha intensificado. Incluso están pidiendo la pena de muerte. Vivimos con miedo”.

François Patuel, representante de Amnistía Internacional en África Occidental, corroboraba las declaraciones de Ponpon, señalando que ha habido informes de amenazas y violencia contra la comunidad LGTB en Monrovia desde las declaraciones incendiarias hechas por los líderes cristianos locales. “Amnistía ha recibido imágenes de coches, al parecer pertenecientes a homosexuales, con las ventanillas rotas, así como informes de homosexuales que han sido obligados a abandonar sus hogares y han tenido que pasar a la clandestinidad”, confirmaba dijo Patuel a la Fundación Thomson Reuters.

Leroy Ponpon, que debe ocultarse día y noche desde que la prensa local publicara su fotografía en portada, solicita el amparo del gobierno de la nación para las personas LGTB. “Ahora mismo, lo único que queremos es protección”, afirma, ”queremos que el gobierno se ponga al frente y diga que se trata de un grupo minoritario y que se merece los mismos derechos que cualquier otra persona, y entonces la gente dejará de atacarnos “.

En Liberia, la homosexualidad es ilegal

En Liberia las relaciones homosexuales son ilegales y no existe previsión alguna de que ello vaya a cambiar en el futuro. En 2012, de hecho, el Senado de Liberia votó unánimemente a favor de modificar la Constitución del país para incluir en ella la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo (que en cualquier caso no estaba permitido) e incluso se llegó a plantear que las relaciones homosexuales fueran consideradas delito grave de primer grado.

Una propuesta que se produjo después de una campaña de activistas del movimiento LGTB liberiano que desató una enfurecida reacción de las iglesias cristianas de Liberia, que amenazaron con una revuelta si se llegaban a aprobar medidas favorables a las personas LGTB. La propia presidenta del país, Ellen Johnson Sirleaf, que poco antes había recibido el Premio Nobel de la Paz, se mostró en contra de la despenalización de la homosexualidad, declaraciones que luego matizó.

El juez federal Juan M. Pérez-Giménez ha dictaminado que la ley que prohíbe el matrimonio entre personas del mismo sexo en Puerto Rico es plenamente constitucional. La sentencia del juez Pérez-Giménez quiere fundamentarse en algunos de los precedentes más relevantes de la historia judicial del matrimonio igualitario en los Estados Unidos, aunque los utiliza en un sentido completamente opuesto a como lo han hecho las Cortes de Apelaciones en los últimos meses. Lambda Legal, que forma parte del equipo demandante, ya ha comunicado que apelará esta resolución ante la Corte de Apelaciones del 1er Circuito.

El pasado 21 de octubre se fechaba la sentencia del juez Pérez-Giménez, que resolvía la demanda presentada por la pareja formada por Ada Conde Vidal e Ivonne Álvarez Vélez. Ambas habían contraído matrimonio en el estado de Massachusetts en 2004, poco después de que fueran legalizados los enlaces entre personas del mismo sexo. Sin embargo, tienen fijada su residencia en Puerto Rico, donde su estado civil no es reconocido. El Código Civil de la isla, modificado a este respecto en 1999, establece que el matrimonio es la unión de un hombre y una mujer e impide específicamente reconocer los matrimonios entre personas del mismo sexo celebrados en otras jurisdicciones.

La pareja tiene una hija, que en Puerto Rico únicamente es reconocida como descendiente de una de ellas, Ada, por lo que Ivonne siempre ha albergado el temor de que, si ocurría una desgracia, ella no podría tomar legalmente decisiones médicas o de otro tipo sobre su propia hija. Eso las animó a demandar a la administración de Puerto Rico ante la justicia federal estadounidense, por fundamentar su denuncia en la vulneración de sus derechos constitucionales, entre ellos el de igual protección recogido en la Decimocuarta Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos. Como Estado Libre Asociado, el ordenamiento judicial de Puerto Rico depende en estos asuntos del Tribunal Supremo de los Estados Unidos y su circuito de tribunales federales.

El juez Pérez-Giménez, sin embargo, ha dictaminado que el derecho al matrimonio de las personas del mismo sexo no está amparado por la Constitución. Curiosamente, no se refiere al derecho de las parejas del mismo sexo a acceder a la misma institución del matrimonio que las parejas de distinto sexo, sino a la constitucionalidad del derecho al “matrimonio del mismo sexo”, figura legal completamente inexistente y que nadie reclama.

Para ello cita en su argumentación los casos en que la Corte Suprema de Massachusetts o el propio Tribunal Supremo de los Estados Unidos resolvieron la inconstitucionalidad de la sección 3ª de la DOMA (Defense of Marriage Act, la ley que impedía el reconocimiento de los enlaces entre personas del mismo sexo por parte de la autoridad federal). Su lectura, no obstante, es completamente distinta a la que han hecho los tribunales federales en casos similares. El juez Pérez-Giménez cree que esta declaración de inconstitucionalidad únicamente se refería a la falta de autoridad de la administración federal para contravenir las legislaciones sobre el matrimonio de los distintos estados.

De la resolución del Tribunal Supremo de los Estados Unidos acerca de la DOMA, el juez portorriqueño prefiere escoger el voto discordante con la sentencia del juez Alito, que en su argumentación definía el matrimonio como “una institución entre personas de distinto sexo inextricablemente ligada a la procreación”. Pérez-Giménez llega a afirmar que “en última instancia, la supervivencia misma del orden político depende del potencial procreativo encarnado en el matrimonio tradicional”.

El juez se permite incluso criticar y hacer burla de las decisiones favorables al matrimonio igualitario tomadas por otros tribunales, al afirmar que “una clara mayoría de tribunales han derogado las leyes que permitían únicamente el matrimonio entre personas de distinto sexo. En su ingenuidad e imaginación han construido una estructura jurídica aparentemente integral para esta nueva forma de matrimonio”. Además, llega a elucubrar sobre cuál será el siguiente paso en este orden de cosas: “¿Las leyes que prohíben la poligamia, o, por ejemplo, el matrimonio entre padres e hijas, son ahora de dudosa validez? ¿Es el ‘matrimonio mínimo’, en el que ‘las personas pueden tener relaciones maritales legales con más de una persona, recíproca o asimétricamente, determinando por sí mismos el sexo y el número de partes implicadas’ el modelo para su diseño?”.

Tras estos argumentos, se desestima la demanda con perjuicios, lo que significa que no se puede volver a presentar el caso ante el tribunal federal. Los abogados de Lambda Legal han comunicado que recurrirán la sentencia del juez Pérez-Giménez, a la que califican de “aberrante”, ante la Corte de Apelaciones del 1er Circuito, de la que depende el tribunal federal de Puerto Rico.

Omar González-Pagan, abogado de Lambda Legal, estimaba que “el fallo del tribunal entra en conflicto directamente con la ola de recientes decisiones que han encontrado que la prohibición de estos matrimonios es inconstitucional y perpetúa la discriminación e inflige daño a las parejas del mismo sexo de Puerto Rico y a sus familias. Es un desafío a la importancia inconfundible del fallo en Windsor y va en contra de la avalancha de sentencias del año pasado, las resoluciones razonadas por las Cortes de Apelaciones del 4º, 7º, 9º y 10º Circuitos y la decisión del Tribunal Supremo de los Estados Unidos de mantener efectivas las sentencias sobre cinco prohibiciones similares a la de Puerto Rico de. Hay que hacer un esfuerzo para entender cómo este juez ha llegado a una conclusión diferente”.

La Corte de Apelaciones del 1er Circuito, considerada una de las más liberales del país, no ha tenido que dictaminar sobre el matrimonio igualitario hasta el momento, pues en el resto de los estados de su jurisdicción, Maine, Massachusetts, New Hampshire y Rhode Island ha sido aprobado por decisión de sus Cortes Supremas, sus Parlamentos o mediante referéndum.

Nuevo éxito de convocatoria del Orgullo de Taipéi, la capital de Taiwán, evento que se consolida como uno de las principales citas anuales LGTB de Asia. Bajo el lema “Walk in Queer Shoes”, unas 65.000 personas volvieron a reclamar la igualdad legal el pasado sábado en una de las sociedades más abiertas a la diversidad del continente.

En la 12ª edición del Orgullo en la capital de la (oficialmente) República de China, los manifestantes han vuelto a demandar, como ya lo hicieran el año pasado, la aprobación de una ley de matrimonio igualitario. La lucha se centra ahora en el plano legislativo, después de que el año pasado el histórico activista Qi Jia-wei (o Chi Chia-wei) y su novio emprendieran una batalla jurídica tras intentar infructuosamente contraer matrimonio. La pareja decidió llevar su caso a la Corte Administrativa de Taipéi, que en marzo de este año desestimó su demanda al considerar que según la legislación vigente en Taiwán, el matrimonio debe contraerse entre un hombre y una mujer.

Anteriormente ya había protagonizado un esfuerzo similar la pareja formada por Chen Ching-Hsueh (o Nelson Chen) y Kao Chih-wei, cuyo caso estuvo a punto de generar una sentencia en el Tribunal Constitucional en enero de 2013. En aquella ocasión, los interesados retiraron el recurso antes de obtener una resolución del alto tribunal, debido a las presiones y amenazas que recibieron en las redes sociales por parte de extremistas homófobos. Nelson Chen aseguraba entonces que él y su prometido ya no querían “ser la única pareja gay de Taiwán en dar la cara”.

El apoyo a los derechos LGTB, por otra parte, progresa a nivel social, a pesar de la ausencia de avances legales. En septiembre del año pasado, 800 activistas celebraron con gran éxito un banquete nupcial frente a la sede presidencial para reclamar la aprobación del matrimonio igualitario. Una encuesta conocida hace unas semanas mostraba, de hecho, que un 53% de los taiwaneses lo apoyaría. Taipéi, por su parte, es considerada por muchos la ciudad más gay-friendly del continente asiático y es hoy un destino turístico LGTB en alza. Las marchas del Orgullo (“Taiwan LGBT Pride“) se consolidan además como un hito de visibilidad que aúna reivindicación y fiesta con una participación más que considerable. Ya en 2012 recogíamos el éxito de la celebrada entonces, que convocó a más de 65.000 personas.

Un éxito que se ha repetido este año en su 12ª edición, en la que la principal reivindicación sigue siendo el matrimonio igualitario. Tras el inicio de la discusión de un proyecto de ley en este sentido, la situación parecía haberse estancado hasta que en septiembre, la diputada Yu Mei-un prometiera la tramitación de la iniciativa antes de que acabe el actual periodo de sesiones. Mientras tanto, los activistas siguen intentando registrar sus matrimonios, pero la administración deniega sistemáticamente sus peticiones y los grupos homófobos liderados por una minoría cristiana también comienzan a organizarse para intentar obstaculizar cualquier avance. De hecho, la Alianza de Guardianes de la Familia de Taiwán ha tachado de “inmoral” la marcha del Orgullo y ha pedido que se investigue por si se produjo algún delito de “escándalo público”.

Tiene 26 años “reales y demostrables” y está inscrita como pareja de hecho desde hace cinco años, “momento en el cual conocí a mi marido Alejandro y supe que quería pasar con él el resto de mi vida”. Admite ser adicta a los cosméticos y a las cirugías, aunque cree que a estas alturas “eso lo sabe todo el mundo”. Le encanta cocinar y apunta que encuentra el placer “en las cosas más sencillas”.

 

¿Qué tiene en común con el superhéroe de cómic del Universo Marvel?

Si te soy sincera, me siento mucho más identificada con Catwoman que con este personaje que nombras.

Si le dieran a elegir, ¿qué superpoder le gustaría tener?

Succionar los cerebros de gente intolerante y transfóbica, para más tarde volvérselos a implantar libres de transfobia, mediocridad y todo lo malo que pudiera haber en ellos. [Risas] No sé si este superpoder existe pero, desde luego, seria el que yo querría. Volar ya vuelo en sueños.

“Me aparté del ruedo mediático, en gran parte por el ridículo al que me vi sometida en algunos espacios”. ¿Hizo un ejercicio de autocrítica?

Siempre he sido muy autocrítica conmigo misma y me considero, además, bastante objetiva. Otra cosa es la imagen que a veces se ha transmitido de mi. He podido cometer errores pero me pregunto qué chavala de catorce o dieciséis años, expuesta a la opinión publica como lo he estado yo, no hubiera cometido errores. Lo importante es aprender de ellos y curtirse. Pero sigo afirmando que, en determinados espacios de corazón, fui machacada y utilizada. Reírse de Richy era muy fácil y rentable para algunos espacios, pero con Nova el listón se puso más elevado y comenzaron a escucharme y respetarme.

Hablando de circos y ruedos, ¿cuál es la peor fiera con que le ha tocado lidiar últimamente?

¡Uf! A lo largo de mi vida me he topado con huesos duros de roer pero siento que he salido siempre airosa de todos los obstáculos. Si hay algo que no soporto es la falta de educación y la gente que, en vez de hablar o argumentar, utiliza el insulto o la violencia. Eso sí que me resulta asqueroso.

Ahora se dedica a esculpir uñas a domicilio. ¿Le cunde el negocio?

España atraviesa una crisis terrible que afecta a todos los sectores. En el caso de las personas transexuales, la situación es aún más grave por la exclusión social y laboral a la que estamos sometidas. Con mi trabajo de uñas esculpidas a domicilio tengo para vivir, afortunadamente, aunque no para lujos. Pero soy una persona que se conforma con poco y me adapto a todo tipo de etapas. Soy muy perseverante.

¿Se metió en el negocio de la manicura porque como cantante no se comía una rosca?

Comencé en el mundo del transformismo y la televisión con solo trece años. No me ha ido nada mal, pues he vivido de ello íntegramente desde entonces, durante más de quince años, incluyendo un proceso médico y quirúrgico que superó los sesenta mil euros. Sin el apoyo de los medios de comunicación no habría podido pagarlo puesto que venía de un entorno muy humilde y cuando inicié mi proceso de cambio, la transexualidad aún no estaba cubierta en la seguridad social. Cuando vi que venían las vacas flacas y que todos los programas de televisión donde colaboraba eran eliminados de la parrilla, me formé como técnico de uñas y me tiré a la piscina. Renovarse o morir.

 ¿A qué político le haría las uñas gratis?

A Mar Cambrollé, para mí, la activista que más ha hecho por los derechos de hombres y mujeres transexuales. Es un ejemplo vivo de la realidad transexual.

¿Y a quién se las clavaría en la cara?

No soy partidaria de la violencia nunca, prefiero argumentar y defenderme con la palabra. No voy a ser cínica, te reconozco que le metería un buen zarpazo a personas como Amor Romeira de Gran Hermano, por su discurso transfóbico, incluso siendo ella transexual. Ella misma afirma que la transexual que no se opera los genitales es un ‘maricón’ y no una mujer. Siempre he dicho lo mismo, que cada mujer u hombre transexual lleve su proceso de cirugías solo hasta donde él o ella quieran. Ninguna cirugía es una imposición. Cada uno decide hasta dónde y cómo quiere llevar a cabo su transición y todo es respetable.

¿En casa de herrero, cuchillo de palo?

¡Ja, ja, ja! Soy una mujer coqueta, pero no vanidosa. Me gusta cuidarme, siempre que puedo hacerlo y, evidentemente, mis manos son parte de mi carta de presentación. Me encantan las uñas largas, me parecen muy femeninas. Que conste que friego y cocino a diario [risas].

Le llamaron para presentar el Primer Orgullo Transexual en Sevilla. ¿Se le puso el ego por las nubes?

Quienes me conocen saben que soy una mujer humilde y sencilla. Sí te  puedo asegurar que cuando se pusieron en contacto conmigo desde la Asociacion de Transexuales de Andalucia para presentar el primer Orgullo Trans Europeo. A nivel personal y profesional es de las cosas de las que más orgullosa me siento. Fue maravilloso, y tanto ATA como su  presidenta, Mar Cambrollé, me hicieron sentirme como en casa.

Grabó una canción titulada Toda una mujer. ¿Sabe si se compuso pensando en Gallardón? 

El género está en el cerebro, no en la forma física de las personas. Eso es otro tema. Siempre he defendido mi lema de ‘no reduzco una mujer a una vagina, ni un hombre a un pene’. Ya es hora de que, con la información y los avances que hay, se deje de medir la ‘autenticidad’ de los géneros con protocolos de diagnóstico obsoletos y que son más propios de la edad de piedra. Dar a luz unos genitales o los colores que te gustaban de pequeña… ¡Eso no define a una mujer! Hay tantas formas de ser mujer u hombre como personas somos  en el planeta

Como mujer transexual, ¿se siente el ‘patito feo’ del colectivo LGTB?

Para nada. Fui la primera menor transexual de la que se siguió toda una auténtica transformación como mujer transexual en los medios de comunicación de España. Conseguí colar la temática de la transexualidad en espacios de máxima audiencia y hablar de mi realidad cuando nadie más lo hacía. Desde que me hice conocida he colaborado con charlas, ponencias y artículos que me han pedido desde diversas asociaciones LGTB. Si han contado conmigo es porque les gusto y me consideran un referente positivo. Siempre queda la parte más reaccionaria y carca, incluso dentro de entidades como la LGTB. Pero a ese tipo de personas no les hago el mínimo caso. Todo lo que hice y hago, lo hago desde el corazón y con total conocimiento de causa.

“Hay mucho progresismo de boquilla pero la realidad en la calle es muy dura”. ¿Se lo ha hecho saber a Pedro Sánchez?

Je, je, je. No tengo el gusto de conocerle en persona, aunque a este paso lo mismo un día coincidimos en los pasillos de Sálvame. Sé que ha sido muy criticada su intervención telefónica en este programa y, sinceramente, no entiendo el revuelo. Me parece fantástico que un político no entienda de elitismo y se atreva a hablar en un programa que reúne cada tarde a cerca de dos millones de telespectadores. Te guste o no el formato o contenido de un espacio, un político se debe al pueblo y a la opinión publica.

También me indigna que la parte más carca de algunas entidades LGTB se lleve las manos a la cabeza cuando soy propuesta para dar una charla, porque alegan que no quieren mezclar algo serio con colorín. Que se centren en las vivencias y el testimonio y no en el micrófono que se elige para transmitir un mensaje. Basta ya de tanto carca clasista.

Antes de ser Nova fue Richy Bastante. ¿Ha perdonado ya al criminal que le bautizó artísticamente? 

Mis padres me bautizaron con el nombre de Ricardo y mi apellido era Bastante. Desde que aparecí en las televisiones nacionales, en mi etapa como transformista, antes de iniciar mi transición, fueron los mismos medios del corazón los que me apodaron como Richy Bastante, y todo el mundo me conocía así. Terminé cogiéndole cariño al nombre, ya que me trajo muy buenos momentos en toda aquella época, a pesar de algunos quebraderos de cabeza. Mi nombre desde el año 2006 es Nova, y pasó a figurar en mi actual DNI en el 2008, tras la aprobación de la Ley de Identidad de Género.

 

El Ministerio de Sanidad sigue sin arbitrar una solución para los damnificados por el caso Reandron, medicación muy usada por los hombres transexuales (aunque no solo) y que Bayer España ha decidido retirar del mercado español después de que el Ministerio rebajara su precio de referencia, al considerar la compañía que ya no le resulta rentable comercializarlo como medicamento financiado. Ares Piñeiro, uno de los afectados, ha promovido junto a la FELGTB una petición en change.org solicitando una solución al problema. Hace unos días Piñeiro y representantes de la FELGTB -entre ellas su presidenta, Boti García Rodrigo- fueron recibidos por la dirección General de Farmacia del Ministerio de Sanidad, sin que de momento haya habido novedades.

Reandron es un preparado hormonal que hace más fácil la vida a todas aquellas personas que necesitan inyecciones periódicas de testosterona, ya sea por ser hombres transexuales o por presentar un déficit de dicha hormona debido a causas médicas, al permitirles pincharse solo cada tres o cuatro meses. Se trata de uno de los muchos medicamentos cuyo precio de referencia ha disminuido en la revisión publicada por el Boletín Oficial del Estado en julio (el precio de referencia es el máximo que el estado está dispuesto a pagar cuando de medicamentos con receta médica y sufragados por el Sistema Nacional de Salud se trata).

La bajada del precio de referencia hizo que Bayer solicitara la suspensión de comercialización del producto, al considerar que ya no le resulta rentable, y solicitara voluntariamente su exclusión de la sanidad pública, de forma que solo se vuelva a comercializar como medicamento no financiado (que los pacientes deben por tanto sufragar íntegramente de su propio bolsillo si quieren seguir usándolo). Una retirada que en su momento se hizo con absoluta falta de transparencia tanto hacia los usuarios como hacia incluso los médicos que prescriben el medicamento. El Ministerio de Sanidad, por su parte, argumenta que existen otras alternativas a Reandron, por lo que no parece preocupado por el tema pese a que dichas alternativas sean, en el mejor de los casos, más incómodas para los usuarios.

“Con este movimiento, Bayer se garantiza poder cobrarlo al precio que quiera en un futuro. Y mientras el Ministerio decide si saca o no el medicamento de la financiación pública, el Reandron no está disponible en las farmacias, afectando a los pacientes que lo necesitamos”, explica Piñeiro en change.org. “El Ministerio de Sanidad asegura que existen alternativas y que la retirada del medicamento de Bayer no supone ningún problema. Esto no es cierto. Efectivamente existen alternativas, pero no tienen las mismas condiciones: con Reandron basta una inyección cada 3 o 4 meses pero el resto de tratamientos tienen una efectividad menos duradera y tenemos que estar más pendientes y hacer uso del sistema sanitario de forma más frecuente. Por no hablar de los efectos secundarios (…) Nuestra salud no puede depender de que un laboratorio que tuvo 3.000 millones de euros de beneficio en 2013 quiera ganar más”, añade Piñeiro.

Insertamos a continuación un vídeo con declaraciones de Boti García Rodrigo y Ares Piñeiro momentos antes de ser recibidos en el Ministerio de Sanidad (donde hicieron además entrega de las casi 60.000 firmas recogidas hasta entonces en change.org):

Petición en change.org

Si aún no lo has hecho, te invitamos a sumarte a la petición pinchando aquí. Ya se han recabado más de 63.000 apoyos, pero debemos conseguir muchos más. No podemos permitir que este asunto caiga en el olvido.