Logo de dosmanzanas

Como consecuencia de la venta de la obra homófoba Comprender y Sanar la homosexualidad, de Richard Cohen, en los establecimientos de la Casa del Libro, el Front d’Alliberament Gai de Catalunya (FAGC) y el Observatorio contra la homofobia han asegurado que “si no quieren acatar la Ley, las autoridades deben sancionar”. Diversos activistas de las citadas entidades, junto con representantes de ERC, PSC, CUP e ICV-EUiA, se presentaron el jueves por la mañana en una de las librerías de la Casa del Libro de Barcelona, donde exigieron la retirada del libro de Cohen por vulnerar la legislación catalana contra la homofobia. Mientras esta petición no sea escuchada, el activismo LGTB catalán llama al boicot contra la Casa del Libro.

No es la primera vez que colectivos LGTB solicitan la retirada de publicaciones homófobas que atentan contra la integridad sexual o de género. Y a pesar de tratarse de una ley reciente, tampoco es la primera ocasión en que las entidades igualitarias de Cataluña se apoyan en la ley catalana contra la LGTBfobia para solicitar la descatalogación de libros discriminatorios. Sin ir más lejos, dosmanzanas se hizo eco el pasado mes de noviembre de la denuncia presentada contra El Corte Inglés por vender la obra homófoba de Joseph Nicolosi. Ahora se señala la venta en la Casa del Libro de Comprender y sanar la homosexualidad, una publicación que define la homosexualidad como una “conducta” modificable, como si se tratara de la alimentación o el sueño.

Activistas del FAGC y del Observatorio contra la Homofobia de Cataluña, así como representantes de distintas formaciones políticas y personas a título individual se citaron el pasado jueves por la mañana en una de las librerías de la Casa del Libro de Barcelona, para trasladar su malestar por la venta del libo de Cohen y exigir su retirada, aludiendo a la legislación catalana contra la homofobia. Según recoge la Directa, la responsable del establecimiento aseguró desconocer la ley y se negó a retirar el libro “hasta que no me lo ordenen mis superiores”.

Por su parte, Eugeni Rodríguez, presidente del Observatorio contra la homofobia, ha recordado que es responsabilidad de la administración pública difundir la ley entre la ciudadanía. Rodríguez también ha anunciado que han remitido el caso al Síndic de Greuges (defensor del pueblo catalán), ante la carencia de un organismo específico para tramitar las denuncias de homofobia, bifobia o transfobia. De momento, el Sindic lo ha derivado a la Fiscalía, pero las entidades solicitan la intervención de la Generalitat, amparada en la ley contra la LGTBfobia.

El fracaso de las “terapias reparadoras”

Aunque las mal llamadas “terapias reparadoras” (que carecen de cualquier aval científico) están en franca decadencia y muchos de sus históricos protagonistas e impulsores se han desvinculado públicamente de las mismas, todavía persisten sus ecos y las acciones de los que se resisten a abandonar su homófobo y poco ético medio de vida. Cabe recordar que, en 2013, la organización Exodus International, originaria de los Estados Unidos, cesó sus actividades y el que hasta ese momento fuera su vicepresidente, Randy Thomas, se disculpaba “por mi participación inexperta en cuestiones de políticas públicas, poniendo mi ambición personal por encima de servir a la comunidad homosexual de forma auténtica, como un amigo cristiano”. Un año después, nueve líderes de distintas organizaciones internacionales optaban por una disculpa de similar calado que la de Thomas, entre ellos varios responsables de Exodus International.

Los firmantes aseguraban en su carta que “la terapia de conversión refuerza la homofobia internalizada, la ansiedad, la culpa y la depresión. Esto conduce al odio hacia uno mismo y al daño emocional y psicológico pues el cambio no sucede”. En este sentido, continuaban, muchas de sus víctimas optarán por el suicidio “como resultado de su sentimiento de fracaso” razón por la que, ahora, “unidos en nuestra convicción de que la ‘terapia’ de conversión no es ‘terapia’” reconocían que “es ineficaz y perjudicial”.

No obstante, otros personajes como Richard Cohen siguen manteniendo sus particulares teorías sobre la “curación” de la homosexualidad. Pero los intentos de “curar” la homosexualidad no son solo algo que ocurra o que haya ocurrido en Estados Unidos o en otros países de África, Asia o América Latina. En España, algunos pseudo profesionales y centros, sobre todo vinculados directa o indirectamente a la Iglesia católica, dicen aplicar los métodos “reparadores” de Richard Cohen, un supuesto “psicoterapeuta” que carece de licencia para ejercer como tal en Estados Unidos y que fue expulsado de la Asociación Americana de Counseling por múltiples violaciones éticas. Sin ir más lejos, el obispado de Alcalá de Henares (encabezado por el homófobo Reig Pla) ofrece “terapias para revertir la orientación sexual”, a partir de las teorías de Cohen, que fueron denunciadas en 2012 en un reportaje televisivo.

Recordemos, además, que en junio de 2014 el hotel Tryp Chamartín de Madrid canceló en su sede un seminario sobre la “cura de la homosexualidad” del polémico Cohen. Asimismo, unas semanas después, se inició una recogida de firmas en Change.org para que las librerías retirasen su último libro Hijos gay, padres heterosexuales. ¿Qué hacer? Un plan familiar, que pretende ser una guía para padres que prefieren para sus hijos gais una orientación heterosexual.

Una pareja de lesbianas ha sido víctima de un violento ataque homófobo en la ciudad irlandesa de Limerick. Lo que comenzó siendo una arremetida verbal, terminó convirtiéndose en una salvaje agresión física, que acabó con una de las víctimas inconsciente y la otra en estado de shock. La Policía ha iniciado una investigación, aunque se enfrenta a la dificultad de identificar a los agresores.

Los hechos tuvieron lugar en Limerick, la tercera ciudad en población de Irlanda, en la madrugada del pasado 9 de febrero. Roisin Prendergast, de 20 años de edad, y Ciara Murphy, de 17, acababan de salir de su apartamento y se dirigían a una tienda de alimentación, cuando dos hombres empezaron a dirigirles insultos homófobos.

“Al principio respondimos a sus gritos, porque estamos acostumbradas a este tipo de ataques, pero entonces se volvieron hacia nosotras y empezaron a empujarnos”, contaba Roisin. A partir de ese momento, la violencia de la agresión se incrementó terriblemente. “Nos empujaron hasta hacernos caer, y entonces nos pusieron el pie en el pecho y empezaron a darnos rodillazos y patadas”, proseguía narrando Ciara.

El salvaje ataque se prolongó durante unos interminables diez minutos, tras lo cual los dos hombres inicialmente se alejaron, tras robarles a ambas sus gorros. Pero, de repente, uno de ellos regresó y empujó a Ciara contra el cristal de un escaparate, y destrozó su gorro delante de ella. Debido al golpe sufrido en la cabeza, la joven quedó inconsciente, mientras Roisin permanecía a su lado en estado de shock.

Una pareja de viandantes acudió en su auxilio y avisó a una ambulancia y a la Policía. Se ha iniciado inmediatamente una investigación sobre los hechos, pero la dificultad en la identificación de los agresores es muy alta. Las víctimas los describen como dos jóvenes de unos veinte años que iban bien vestidos, como si acabaran de venir de una noche de fiesta, sin poder dar muchos más detalles. Lamentablemente, la calidad de las imágenes de las cámaras de seguridad de los alrededores es muy deficiente.

Ambas han pedido la colaboración ciudadana a través de las redes sociales, por si alguien puede haber sido testigo de la agresión. “Hasta ahora no tenemos información de quiénes pueden ser los dos hombres”, declara Roisin, “pero nos han inundado de mensajes de apoyo”. Las dos jóvenes afirman sentirse muy conmovidas por todos los ánimos que están recibiendo. Sin embargo, el dolor y el trauma por la salvaje agresión sufrida permanecen.

Rosin escribía en su cuenta de Facebook al día siguiente a la agresión: “Sé que nuestros moretones se curarán, sé que vamos a estar bien, pero no lo voy a dejar pasar. Ver que hacen daño a alguien que amas mientras que te hacen daño a ti es algo que nunca nadie tendría que soportar, ya sea heterosexual u homosexual. Esto para mí ha sido un crimen de odio. Ya he acabado de llorar, hoy va a empezar la primera de las muchas acciones que se van a tomar para conseguir que se haga justicia”.

Estados Unidos ha nombrado al que será su rimer enviado especial en defensa de los derechos humanos de las personas LGTB en el mundo. Se trata de Randy Berry, un diplomático de carrera (desde 2012 es cónsul general en Ámsterdam) adscrito al Departamento de Estado de los Estados Unidos. Su nombramiento ha sido recibido con satisfacción por las organizaciones en defensa de los derechos LGTB.

Según la biografía que aún puede leerse en la web del consulado de los Estados Unidos en Ámsterdam, Randy Berry ha estado destinado con anterioridad en países tan dispares como Nueva Zelanda, Nepal, Bangladesh, Egipto, Uganda o Sudáfrica. Habla castellano y árabe, es abiertamente gay, y desde su nueva posición como enviado especial por los derechos LGTB tendrá como misión potenciar los esfuerzos de su país para “avanzar hacia un mundo libre de violencia y discriminación contra las personas LGTB”, según expresaba el secretario de Estado John Kerry en el comunicado en el que hizo público el nombramiento.

“La defensa y la promoción de los derechos humanos de las personas LGTB forma parte del núcleo de nuestro compromiso con el avance de los derechos humanos a nivel global, el corazón y la conciencia de nuestra diplomacia. Es por eso que vamos a trabajar para revocar las leyes que penalizan la conducta consensual del mismo sexo en países de todo el mundo. Es por eso que vamos desarrollar nuestra capacidad de responder rápidamente a la violencia contra las personas LGTB, y es por eso que estamos trabajando con los gobiernos, con la sociedad civil y con el sector privado a través del Fondo Global para la Igualdad para apoyar los programas de avance de los derechos humanos de las personas LGTB en todo el mundo”, añade el texto. El Fondo Global para la Igualdad (Global Equality Fund) es un programa del Departamento de Estado creado en 2011 -cuando Hillary Clinton estaba a su frente- cuyo objetivo es precisamente potenciar los derechos LGTB mediante ayudas a organizaciones de todo el mundo que les permitan desarrollar iniciativas en ese sentido.

El nombramiento de Berry ha sido muy bien acogido por organizaciones de defensa de los derechos LGTB, como Human Rights Campaign, que ha alabado la buena disposición de John Kerry y del propio Obama en este campo. Para Chad Griffin, su presidente, supone una excelente oportunidad de reforzar desde los Estados Unidos a todas las personas y organizaciones que luchan a favor de los derechos LGTB en el mundo.

Las dueñas del local de ambiente lésbico de San Petersburgo Infinity están siendo acosadas por sus vecinos y la Policía, tras publicar en las redes sociales unas fotografías en las que aparecían besándose en un avión, delante del político y conocido activista homófobo Vitaly Milonov. Las denuncias de que permiten la entrada a menores en el local y de que se dedican al tráfico de drogas son continuas, aunque no se sustenten en ninguna prueba material. La intención inequívoca es que se aplique la vigente ley contra la supuesta “propaganda homosexual” a menores, que conllevaría fuertes multas y el cierre del club y sus redes sociales.

Las amenazas del homófobo ruso Vitaly Milonov, miembro de la Asamblea Legislativa de San Petersburgo, se están cumpliendo. Su afán de venganza contra las dos valientes lesbianas que se tomaron varios selfies besándose en el mismo avión en el que él viajaba se está materializando en un incesante acoso vecinal y policial al club Infinity, que ambas regentan en San Petersburgo.

Según denuncia Vitaly Cherkasov, abogado del grupo de defensa de los derechos humanos Agora, la Policía ha practicado una redada en Infinity en respuesta a más de 100 denuncias presentadas por residentes del vecindario, que denuncian la presencia de menores y tráfico de drogas. El gerente del  club y el administrador de sus redes sociales han sido convocados para ser interrogados.

Tan solo dos días después de que se tomaran las famosas fotografías, un grupo homófobo radicado en Moscú denunció al club Infinity ante la Fiscalía, la Policía, la agencia de vigilancia de medios de comunicación y la agencia federal antidrogas. Pedían tanto el cierre del local como de sus redes sociales, acusándoles de permitir la entrada a menores y de traficar con estupefacientes.

Moscú no es Sodoma ni San Petersburgo es Gomorra”

El grupo se denomina “Moscú no es Sodoma ni San Petersburgo es Gomorra”, y alega, por ejemplo, que en la página de Infinity en Vkontakte (la red social mayoritaria en Rusia, semejante a Facebook) hay registrados 524 menores de edad. Acusación difícil de demostrar, ya que el acceso a la página en cuestión está restringido a socios. Es evidente que su intención es que se aplique la vigente ley que prohíbe la “propaganda homosexual” a menores. Por ello, en su denuncia no dudan en afirmar, sin pruebas, quetenemos todas las razones para creer que las actividades de promoción llevadas a cabo en el club de lesbianas Infinity representan una seria amenaza para la salud física y mental de los menores que logran entrar en el establecimiento”.

Las dueñas del local tienen el total convencimiento de que todas estas denuncias, y la actuación policial subsiguiente, están ligadas al propio Vitaly Milonov, que en su día, tras la difusión de las fotografías, ya se jactó de queigual sigo con la broma cerrándoles su club gay en San Petersburgo, o prohibiéndoles reunirse en lugares públicos, eso es también divertido”.

Por si quedara alguna duda al respecto, el grupo homófobo aclara que ha centrado su interés en el club Infinity debido a quefue precisamente el personal de esta discoteca el que fue protagonista de una provocación hace unos días. Ante los ojos de todo el mundo, a bordo de un vuelo de Moscú a San Petersburgo, demostraron sus inclinaciones perversas, causando un escándalo en Internet”.

Según ha denunciado el sindicato CGT, la cadena de supermercados Supersol ha despedido a un trabajador después de que este comunicara a la dirección de la empresa el acoso homófobo al que estaba siendo sometido por algunos compañeros de trabajo.

Los pasados 16 y 17 de febrero Supersol despidió a tres empleados en Madrid. Dos de ellos habrían sido despedidos, siempre según CGT, por recoger firmas para convocar una asamblea de trabajadores. Un tercero fue despedido tras denunciar al departamento de recursos humanos de la empresa el acoso homófobo al que llevaba meses siendo sometido por parte de algunos compañeros del supermercado donde prestaba sus servicios como dependiente de panadería y solicitar un traslado de tienda.

En lugar de investigar lo sucedido, el departamento de recursos humanos lo despidió argumentando que insultó a una compañera, que según CGT es precisamente una de las que lo descalificaba continuamente con insultos como “maricón” y “bujarra”.

“Desde CGT condenamos esta conducta retrógrada e intolerante de Supersol hacia las personas que deciden libremente su vida y su orientación sexual”, ha expresado el sindicato, que ha puesto el caso en manos de su gabinete jurídico para denunciarlo ante los tribunales.

La vida de miles de soldados estadounidenses, gais, lesbianas y bisexuales, cambió radicalmente con la derogación de la ley conocida como “No lo preguntes, no lo digas” (“Don’t ask, don’t tell”). Ahora una serie de fotos artísticas refleja la doble vida que llevaban hasta entonces, obligados a ocultar quiénes eran y a quiénes querían (doble vida que aún siguen llevando los militares transexuales). El proyecto aún está en curso y busca apoyos a través de internet.

Uno de los cambios más importantes de los Estados Unidos en materia LGTB fue el final de la política de “Don’t ask, don’t tell”, que prohibía a los militares gais, lesbianas y bisexuales vivir fuera del armario. La decisión -aprobada por el Congreso en diciembre de 2010 y definitivamente en vigor desde septiembre de 2011- cambió literalmente la vida a miles de personas que antes se veían forzadas a ocultar su vida e identidad. Ahora, un excelente trabajo fotográfico de Devin Mitchell ha querido reflejar cómo vivían mientras estaba vigente la prohibición de personas abiertamente no heterosexuales en el ejército.

La discriminación les obligaba a vivir una doble vida. Es precisamente esto lo que ha querido reflejar el trabajo. Para ello, nos pone ante escenas de vida íntima de diferentes veteranos y veteranas LGB. Junto a esta escena, aparece reflejada en un espejo la imagen de la persona con uniforme militar.

En palabras de Devin Mitchell: “Como hombre gay, puedo imaginarme lo que puede ser el estigma opresivo de la homosexualidad. La legislación es solo el principio de un largo proceso sociológico de aceptación. Las personas retratadas en este proyecto podrían ser un ejemplo de este desarrollo en nuestras comunidades. Imágenes como éstas no habrían tenido precedente antes de 2010. Quizás dentro de un siglo los estudiantes mirarán atrás y conmemorarán el cambio de corriente.

Las fotografías se inscriben en un proyecto que lleva por título Veteran Vision Project. Aún está en elaboración y se ha abierto una campaña de recogida de fondos en internet para continuar el proceso. Como señala el mismo autor, aún la mayoría son de hombres gais. Conforme avance el proyecto, incorporarán a personas de otros grupos del colectivo LGTB.

No debemos olvidar además que el ejército de los Estados Unidos sigue prohibiendo la incorporación de personas abiertamente transexuales, algo que quizá podría cambiar pronto, a la luz de unas recientes declaraciones del nuevo secretario estadounidense de Defensa, Ashton Carter (el cambio, en este caso, requeriría solo una modificación de las ordenanzas sanitarias militares). Con todo, las fotografías presentadas ya muestran a nuestro juicio una notable diversidad. Podéis verlas en la página web del proyecto, os lo recomendamos.

Para acabar con la discriminación, se debe acabar o modificar todos los argumentos legales que, todavía hoy en día, hacen que las personas que viven con VIH no puedan acceder a ciertas profesiones o servicios como residencias para mayores o seguros de salud o de vida. Asimismo, deberían hacerse campañas a nivel institucional que llegasen a toda la ciudadanía de sensibilización e información actualizada sobre el VIH/sida y, por supuesto, la inclusión en el ámbito educativo de formación en educación sexual.

En España, en mayo de 2013, la entonces ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, y la Alianza de Plataformas de Respuesta al VIH llegaron a un acuerdo para impulsar las iniciativas encaminadas a alcanzar un pacto social para paliar la discriminación y el estigma hacia las personas que viven con VIH y sida en todos los ámbitos.

Mato se comprometió a mantener la colaboración con todos los agentes implicados para la elaboración conjunta del nuevo Plan Estratégico de Prevención y Control de la Infección por VIH que abarcaría de 2013 a 2017, según informaba entonces el Ministerio en un comunicado.

Dos años después, “El pacto social contra la discriminación no es más que uno de los muchos compromisos incumplidos del gobierno de Mariano Rajoy, y una muestra más del desinterés del Ministerio de Sanidad hacia el VIH/sida”, denuncia Miguel Luis Tomás, secretario general de la Coordinadora estatal de VIH y sida, CESIDA.

Para Tomás, “el estigma que padecemos las personas que vivimos con VIH está asociado, principalmente, al estigma que ya padecen algunos de los colectivos más vulnerables y afectados por esta infección, como los hombres que practican sexo con hombres, personas usuarias de drogas y personas trabajadoras del sexo”. Acabar con el estigma pasa por una sensibilización de la población en general, empezando por que la educación en salud sexual y en diversidad forme parte del currículo escolar.

Estigmatizar a quienes viven con el VIH desincentiva a las personas a hacerse la prueba del VIH y a recibir la asistencia sanitaria y el tratamiento, que son vitales, indica ONUSIDA con motivo de la segunda edición del ‘Día para la cero discriminación’, que este año tiene como lema ‘Ábrete al mundo, extiende la mano’, y se celebra el próximo domingo 1 de marzo.

Desayuno en Urano

Dos mujeres es una de esas novelas de largo recorrido y extraña historia. Aunque comparte título con otra novela transgresora (escrita por Gertrudis Gómez de Avellaneda en 1843), a la que nos referimos hoy es a la publicada originalmente en México 1990 a espaldas de la familia de la autora (Sara Levi Calderón). Parece ser que la familia (especialmente el padre, un exitoso hombre de negocios) hizo todo lo posible por retirar todos los ejemplares de la circulación por su más que evidente origen autobiográfico (o eso dice la leyenda). Pero ya se sabe lo que pasa con estas cosas: que se acabó publicando en varios países más y que en 2015 lo haga en nuestro país de la mano de Egales.

La novela cuenta la historia de Valeria, una mujer judía cuya familia, de origen lituano, llega a México huyendo de la Alemania nazi. Curiosa (y sabiamente), el orden cronológico ha sido invertido y comenzamos en plena madurez de la protagonista, que está inmersa en una relación con una mujer llamada Genovesa, judía también. Hacia la mitad del libro, regresamos a su infancia y juventud y sus primeros escarceos sentimentales y sexuales con hombres y su matrimonio con uno de ellos, la llegada de los hijos…En el último capítulo volvemos a la actualidad, y ahora sabemos mucho más sobre Valeria y quizá todo cambia con la perspectiva.

Una novela que transcurre en espacios luminosos pero que se interna en las profundidades inquietantemente oscuras de la memoria personal.

Mirándonos por el espejo envahecido le dije que a nosotras nos hubiera ido mal por partida doble: una por judías y otra por amarnos.

___________________________

Por otro lado, esta misma tarde en la librería Berkana, tengo el honor de presentar, junto a su autor y a Alberto Mira, la nueva novela de Fernando P. Fuenteamor, Mi mano en tu oscuro corazón, del que ya conocen ustedes Las colinas de Brooklyn. Ya hablaremos de ella próximamente en estos Desayunos.

Otros libros en Desayuno en Urano
elputojacktwist@gmail.com
Página de Facebook de Desayuno en Urano

Tras varios meses de espera, parece que por fin el Congreso de Perú volverá a debatir un proyecto de ley de uniones civiles entre personas del mismo sexo. La Comisión de Justicia y Derechos Humanos lo tiene en su orden del día del próximo 3 de marzo. Veremos si está vez el proyecto avanza. La decisión adoptada en junio de 2014, cuando esta misma comisión optó por impulsar un sucedáneo denominado “unión solidaria” (un contrato entre dos personas con independencia de su sexo que regularía aspectos patrimoniales pero que no las reconoce como unidad familiar) supuso un parón en un proceso que hasta entonces parecía avanzar -tampoco ese sucedáneo ha sido aprobado- y que ahora podría retomarse.

En junio de 2014, la Comisión de Justicia y Derechos Humanos del Congreso de Perú elaboró un predictamen a favor de la “unión solidaria”, un contrato entre dos personas que incluiría derechos como el acceso a la seguridad social y pensión de supervivencia, a visitas íntimas en penales, a la autorización para procedimientos médicos en caso de emergencia, a la adquisición de nacionalidad peruana para el compañero extranjero, a la protección contra la violencia familiar y a herencia (no en las mismas condiciones que el matrimonio). Sin embargo las dos personas firmantes (del mismo o de distinto sexo) no serían reconocidas como familia, no verían su unión inscrita en el registro civil y no se les concedería ni el parentesco de primer grado ni el derecho a cambiar su estado civil. El predictamen se basaba en varios proyectos alternativos a la unión civil presentados por congresistas conservadores con el objetivo de descafeinar aquella.

El promotor del proyecto de ley de unión civil, Carlos Bruce, daba inicialmente su brazo a torcer y “en aras del consenso” se adhería a la propuesta, pero finalmente, tras la respuesta negativa de los colectivos LGTB y la degeneración del debate (cargado de alusiones homófobas y de discusiones procedimentales) la posibilidad de un acuerdo se venía abajo y el predictamen quedó incluso sin votar. Bruce acabó solicitando que el proyecto de unión civil fuese desacumulado del proyecto de unión solidaria.

Supuestamente las discusiones debían haberse reanudado pocas semanas después, pero lo cierto es que los retrasos se han ido acumulando y la situación ha permanecido empantanada durante meses. La intensa reacción homófoba por parte de los sectores más conservadores de la sociedad peruana se imponía, al menos temporalmente, y ello pese a que el proyecto de uniones civiles contaba con el aval del Ministerio de Justicia y la Defensoría del Pueblo y había conseguido el apoyo de sectores relevantes de la sociedad civil peruana, como el escritor Mario Vargas Llosa (lo que por cierto le valió las críticas de la Iglesia católica). El proyecto había sumado también los apoyos del ministro del Interior o de la ex primera dama.

Tú puedes contribuir con tu firma

Veremos si en esta ocasión se produce el desbloqueo. Para contribuir a ello, desde la plataforma Unión Civil Ya han lanzado una iniciativa para que activistas, dirigentes políticos y/o representantes públicos puedan sumarse, ya sea a título individual o colectivo, a una petición de apoyo a la aprobación de la unión civil en el Perú.

Uruguay, Argentina, Brasil, Colombia, México, Ecuador, Chile… Durante los últimos años, América Latina está avanzando de forma decidida hacia el reconocimiento legal de las parejas del mismo sexo. Pero en países como Perú el Estado se niega todavía a reconocer en igualdad las distintas formas de amar y formar una familia.

En septiembre de 2013 el congresista peruano Carlos Bruce presentó en el Congreso de la República un proyecto de ley para reconocer la Unión Civil no matrimonial entre personas del mismo sexo. Sin embargo, más de un año después, este proyecto aún no ha sido debatido por la Comisión de Justicia y Derechos Humanos del Congreso. Aunque dicho proyecto de ley cuenta con informes favorables de varias instituciones estatales de Derechos Humanos y administración de Justicia, la fuerte presión y oposición de los sectores conservadores (congresistas, iglesias, etc.) ha obstaculizado su proceso parlamentario.

El próximo martes, 3 de marzo de 2015. la Comisión de Justicia y Derechos Humanos tiene como primer punto de la Orden del Día en su agenda el debate sobre el proyecto que reconocería la Unión Civil para personas del mismo sexo en el Perú. No podemos dejar pasar esta oportunidad histórica: en el Perú la igualdad no puede, ni debe, esperar más.

Ante este contexto, las personas abajo firmantes:

  • Expresamos nuestro firme compromiso con los Derechos Humanos de todas las personas, recogidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos y otros tratados internacionales. Porque creemos en el derecho a amar en igualdad y diversidad, defendemos la plena igualdad de derechos de lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales en Perú.
  • Pedimos a las y los congresistas del Perú impulsar sin demora el debate y la aprobación del proyecto de ley que reconoce la Unión Civil entre personas del mismo sexo, como un importante avance en el reconocimiento de la plena igualdad que recoge la Constitución peruana como un derecho fundamental, ya que, en democracia, a iguales deberes, iguales derechos.
  • Llamamos a la comunidad internacional, comprometida con la igualdad, la diversidad y la democracia sin fronteras, a que se pronuncie con urgencia a favor de los derechos de lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales en el Perú y respalde el citado proyecto de ley de unión civil. El mismo amor, los mismos derechos. ¡Unión Civil YA en Perú!

Dosmanzanas ya se ha adherido a la iniciativa. Tú también lo puedes hacer, pinchando en este enlace y cumplimentando un sencillo formulario.

María José, una adolescente transexual de 14 años, ha visto vetada su entrada en la misa que tiene lugar en Umbrete (Sevilla) en el contexto de la Fiesta del Mosto y la Aceituna. La chica se había apuntado en el Ayuntamiento para participar vestida de flamenca en los actos festivos, pero el propio concejal de Fiestas acudió a su casa para pedirle que no acudiera a la iglesia ante la negativa del párroco. El incidente es un nuevo ejemplo de la peor transfobia, la que se dirige contra una menor de edad. 

La menor, que cuenta con el apoyo absoluto de su madre, estaba de hecho muy ilusionada con el hecho de vestirse de flamenca y participar con normalidad en el evento, encuadrado en la Fiesta del Mosto y la Aceituna. Pero el pasado jueves, tres días antes, el concejal de Fiestas, el socialista José Llorente, se presentó en el domicilio de la niña y comunicó a su madre que no podría asistir a misa porque el párroco del pueblo se negaba. Se trata del sacerdote de Nuestra Señora de la Consolación, la misma iglesia a la que la niña asiste a misa los fines de semana vestida de mujer sin que antes se hubiera percatado). “El cura teme que la gente del pueblo se le eche encima por permitir la entrada en la iglesia de un chico vestido de flamenca”, argumentó el concejal a la madre de la menor, según recoge 20 Minutos. La madre afirma que el concejal les ofreció la posibilidad de que la niña se quedase en el Ayuntamiento durante la misa, lo que la propia menor descartó. “No me tengo que esconder de nada. Me quedaré en la puerta de la iglesia”, respondió. Así lo hizo: el domingo la chica, vestida de flamenca, se quedó en la puerta de la iglesia acompañada de unas amigas.

La madre de la menor no entiende que desde el Ayuntamiento se preguntase al sacerdote. “No nos dieron opción. No la han apoyado. Deberían haber entrado las 200 flamencas o haber suspendido la parada en la iglesia”, asegura. El alcalde, Joaquín Fernández Garro, explica que fue un miembro de la comisión de festejos y no el concejal el que creyó conveniente plantearle al párroco que una menor transexual participaría en el festejo vestida de flamenca. Tras la respuesta del sacerdote, el concejal decidió intervenir. “No estoy de acuerdo con el párroco y con que se discrimine a nadie por razón de sexo. Tenemos un respeto absoluto hacia este colectivo”, ha declarado el alcalde, que da el asunto por zanjado tras hablar con los implicados.

La noticia tenía por cierto una derivada en Twitter, donde Gabriel Trigo difundía la noticia en un tuit dirigido a Carla Antonelli (“Quiero denunciar un acto transfóbico en Umbrete (Sevilla). Una persona transexual expulsada de una iglesia en plena celebración”). Manolo Rosado, coordinador del grupo LGTB del PSOE de Sevilla, respondía que “la chica trans no fue expulsada porque no fue a la iglesia. Participó vestida de flamenca como las demás”. Otro tuitero, Nk, les echaba en cara que “Antonelli ni lo retwitea [lo que era falso: sí que lo había retuiteado] y Rosado lo niega, grandes defensores de l@s trans…” y se enzarzaba en una polémica con Antonelli.

ATA condena lo sucedido

La Asociación de Transexuales de Andalucía, por su parte, ha denunciado de forma “contundente” los hechos, que “no se ajustan al nuevo marco jurídico vigente en Andalucía que garantiza los derechos y la no discriminación de las personas transexuales en nuestra comunidad”. “Por ello, como principal órgano local que debe cumplir y hacer que se cumplan las leyes, exigimos una respuesta contundente de condena por parte del Ayuntamiento de Umbrete donde se exija al Obispado de Sevilla la destitución del cura”, ha declarado Mar Cambrollé, su presidenta.

Por desgracia lo sucedido no es el primer episodio de discriminación tránsfoba contra una menor en Andalucía. No conviene olvidar lo sucedido en Málaga, donde un colegio concertado dependiente de una fundación diocesana discriminó a una niña transexual que se vio obligada a trasladarse de centro.

Claro que también el Ayuntamiento de Umbrete -en este caso gobernado por el PSOE- parece haber jugado un papel en el incidente (derivado de la que parece una excesiva permeabilidad entre eventos civiles y eventos religiosos). Sería deseable que desde el Ayuntamiento se ofreciera una explicación sólida y en todo caso disculpas públicas.

El programa para refugiados de Iranian Queer Organization (IRQO), grupo iraní de defensa de los derechos LGTB radicado en Canadá, denuncia el incremento de las agresiones que sufren los refugiados LGTB iraníes en Turquía. Muestra de ello es la que sufrieron dos hombres gais por parte de un oficial de policía el pasado 26 de enero, por el simple hecho de dar a conocer su condición de pareja. IRQO señala también que la confusa nueva Ley de Extranjería y Protección Internacional turca, que entró en vigor en 2013, está aumentando la inseguridad y la violencia contra los refugiados LGTB. La situación adquiere mayor gravedad al ser Turquía el destino preferente de los cada vez más numerosos refugiados LGTB iraníes que, según IRQO, sufren en su país una represión política y social cada vez mayor.

Omid Parsa, trabajador del programa para refugiados de IRQO, documentaba el caso de dos hombres gais, de unos treinta años de edad, que acudieron a la comisaría de policía de una pequeña localidad turca para informarse del procedimiento para la obtención legal de asistencia sanitaria. El agente que les atendió se volvió abiertamente hostil en cuanto escuchó a uno de ellos decir que eran pareja. Como resultado, ambos fueron insultados, vejados y golpeados gravemente. La identidad de las víctimas, así como la localidad donde ocurrieron los hechos, se ha preferido que permanezcan ocultas para su protección.

Parsa también detalla cómo se rechazó, a principios de este mes de febrero, la solicitud de asilo de una mujer transexual iraní, que únicamente fue entrevistada por la policía turca, sin serlo también por la oficina de ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados), como es la práctica habitual. A la mujer simplemente se le denegó la solicitud y se le informó que tenía un plazo de 30 días para recurrir. Se trata de la primera vez que una solicitud de asilo de una persona transexual iraní es rechazada en Turquía.

En su condición de portavoz de IRQO, Omid Parsa denuncia que “las condiciones de los refugiados gais, lesbianas y transexuales iraníes en Turquía son cada vez más confusas, debido a la nueva Ley de Extranjería y Protección Internacional, que entró en vigor en 2013. Nadie sabe con certeza cuál es el alcance real de poder, la responsabilidad y autoridad de la Policía con respecto a los refugiados. Existen problemas como el mercado negro de trabajo, los seguros de salud, la duración del tiempo de espera para las entrevistas con la policía y con ACNUR y, ahora, con la violencia policial contra los refugiados LGTB”.

Según IRQO, existen actualmente al menos 200 personas LGTB iraníes en lista de espera para ser entrevistados por ACNUR y así completar el proceso de asilo. En esta situación tan delicada, son víctimas frecuentes de agresiones y discriminación homófobas, sobre todo en ciudades pequeñas o en el entorno rural.

Aumento de la represión contra las personas LGTB en Irán

La importancia de solventar con urgencia toda esta problemática estriba en que Turquía es el destino preferido por quienes huyen de la represión iraní contra las personas LGTB. Según detalla Omid Parsa, “estos dos últimos años han sido aún más difíciles para la comunidad y las personas LGBT en Irán. Hemos tratado con un creciente número de arrestos y detenciones, que terminan con libertad bajo fianza, pero también con la exposición de la identidad sexual ante las familias y los demás detenidos, lo que conlleva la tortura durante la detención y el chantaje después”.

Parsa prosigue denunciando que “el número de adolescentes y personas adultas que son puestos en manos de profesionales de la salud mental por los padres, con el fin de ‘curarlos’ de su orientación sexual e identidad de género, también ha aumentado. Ha habido en este período un incremento de los matrimonios forzados para la comunidad de lesbianas y gais, cuyo objetivo es que el individuo homosexual se ‘cure’ después de la boda. Naturalmente, el número de refugiados aumenta, y la mayoría de ellos eligen Turquía como destino para huir”.

El Gobierno de Chile y el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (MOVILH) han acercado posturas para llegar a una solución amistosa a la demanda interpuesta por este colectivo en 2012 contra el Estado chileno ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIHD) por prohibir el matrimonio igualitario. La buena disposición del actual ejecutivo chileno ante otras demandas en materia LGTB y la perspectiva de que un proyecto de ley de matrimonio igualitario se discuta próximamente en el Congreso allanan el camino.

En una reunión mantenida la semana pasada con representantes del Gobierno de Chile, el MOVILH presentó una propuesta que incluye la aprobación de diversas medidas antidiscriminatorias y la fijación de plazos para el Congreso discuta un proyecto de ley de matrimonio igualitario. El ambiente fue cordial y la disposición del Gobierno parece favorable. “Salimos muy satisfechos de la reunión, pues apreciamos una buena disposición del Gobierno en torno a nuestras propuestas y principios, los cuales enfatizan que el matrimonio igualitario como un tema de derechos humanos”, expresaron los representantes del MOVILH tras el encuentro. Sus abogados esperan que el Gobierno responda a la propuesta (reelaborada tras la reunión) a lo largo de marzo. Si la respuesta es favorable se formaría una mesa de trabajo y se firmaría la solución amistosa en abril.

La demanda presentada en 2012 por el MOVILH contra el Estado chileno era respuesta directa a un fallo emitido por la Corte Suprema de Chile, que rechazó un recurso contra una sentencia previa de la Corte de Apelaciones de Santiago que daba la razón al Registro Civil en su negativa a registrar los matrimonios de tres parejas casadas en el extranjero (en su momento nos hicimos eco del caso).

La demanda considera que la negativa constituye una infracción a varios artículos de la Convención Americana de Derechos Humanos y solicita a Chile su corrección mediante la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo. En concreto, se alega que su prohibición vulnera el artículo 1, que obliga a los estados signatarios a “respetar los derechos y libertades reconocidos” en el texto y a “garantizar su libre y pleno ejercicio a toda persona que esté sujeta a su jurisdicción, sin discriminación”; el artículo 2, por el cual los estados se comprometen a “adoptar, con arreglo a sus procedimientos constitucionales y a las disposiciones de esta Convención, las medidas legislativas o de otro carácter que fueren necesarias para hacer efectivos” los derechos garantizados en el artículo 1, y los artículos 17,  que resguarda la protección de la familia y el derecho y al matrimonio, y 24, relativo a la igualdad ante la ley y la no discriminación, entre otros.

Aprobada unión civil, pendiente matrimonio igualitario

Chile aprobó hace escasas semanas una avanzada ley de uniones civiles abierta a parejas del mismo sexo, lo que no supone que los activistas LGTB de ese país hayan abandonado la lucha por el matrimonio igualitario, que la presidenta Michelle Bachelet prometió promover en campaña (“Matrimonio igualitario: convocaremos a un debate abierto, con participación amplia para la elaboración y posterior envío de un proyecto de ley en esta materia”, decía literalmente su programa).

De hecho, ya en diciembre veía la luz una primera iniciativa parlamentaria coordinada por diputados de la Nueva Mayoría (la amplia coalición de fuerzas políticas que sustenta al gobierno de Michelle Bachelet) con los movimientos LGTB. Ello no asegura el éxito: no son pocos los integrantes del bloque que apoya a Bachelet que en el pasado han mostrado su oposición a una ley de matrimonio igualitario (es el caso del propio presidente del Partido Socialista, Osvaldo Andrade, pero su caso no es el único). El proceso será sin duda complicado, pero nunca antes las perspectivas habían sido mejores.

Preocupantes noticias nos llegan desde Dubái (Emiratos Árabes Unidos): dos mujeres transexuales fueron detenidas el pasado 22 de enero cuando se dirigían de vuelta a su hotel, después de realizar compras y hacer turismo. Aunque las afectadas lo niegan, se les acusa de haber utilizado un baño público “exclusivo para mujeres”, así como de “ir disfrazadas de mujer”. Unión, Progreso y Democracia (UPyD) ha registrado en el Congreso de los Diputados una pregunta al Gobierno con el fin de conocer la situación de la española Alesandra Chanel y de la portuguesa Sofía Janeiro. La formación que encabeza Rosa Díez quiere saber si se han iniciado los trámites para realizar las correspondientes expatriaciones de las detenidas a España y Portugal, respectivamente.

Alesandra Chanel y Sofía Janeiro, dos mujeres transexuales de España y Portugal, respectivamente, permanecen en la prisión central de Dubái tras ser arrestadas hace un mes por su supuesta utilización de un aseo “exclusivo para mujeres” y por “ir disfrazadas de mujer”. Concretamente, los hechos ocurrieron el pasado 22 de enero en la estación de metro de Burj Khalifa, cuando las detenidas regresaban de dar una vuelta turística y realizar compras en la capital de los Emiratos Árabes.

El 19 de febrero un tribunal las condenó a pagar una multa de 2.000 dírhams cada una (equivalentes a 478 euros). No obstante, al no poder efectuar el pago, tanto la mujer española (de 36 años) como la portuguesa (de 18) siguen retenidas en el centro penitenciario. “Cualquier hombre disfrazado con ropa de mujer y que entre en un lugar restringido solo a las mujeres será penado como máximo a un año de cárcel y a una multa de 2.000 riales”, reza la retrógrada ley de Dubái (artículo 182 del Código Penal) sobre la que se sostiene la detención de Alesandra Chanel y Sofía Janeiro.

Amnistía Internacional ha asegurado que “arrestar, encarcelar o multar, únicamente por su identidad de género, es una grave violación de los derechos humanos”. En este sentido, la ONG denuncia que “Alesandra y Sofía son presas de conciencia”. La única salida para estos lamentables sucesos es que ambas sean liberadas “inmediatamente y sin condiciones”. Porque “estamos profundamente preocupados por su seguridad”, la organización internacional ha transmitido la necesidad de intervenir con urgencia a los gobiernos de España y Portugal.

UPyD lleva el caso al Congreso

En nuestro país, UPyD ha exigido la “inmediata puesta en libertad” de Alesandra Chanel y Sofía Janeiro, además de la correspondiente “anulación de la multa y que se les permita volver a España y Portugal”.

La formación magenta ha registrado además una pregunta al respecto en el Congreso de los Diputados, dirigida al Gobierno. El partido de Rosa Díez quiere saber si el Ministerio de Asuntos Exteriores ha iniciado ya los “trámites diplomáticos” para que la ciudadana española sea repatriada a España. UPyD también ha aseverado que “a pesar de que estas dos mujeres se identifican y viven como tales, sus pasaportes, a día de hoy, no las identifican como tales, y están expuestas a que Dubái aplique su código penal que podría suponerles un año de cárcel y una multa de 2.000 riales saudíes”.

Dos hombres han sido detenidos en el condado keniano de Kwale acusados de practicar la homosexualidad. Ambos se enfrentan a penas de hasta 14 años de prisión, según una legislación que data de la época colonial británica. El abogado defensor de los detenidos denuncia que sus clientes son víctimas de acoso policial, mientras que la Fiscalía pretende que sean sometidos a infames pruebas médicas que demuestren su homosexualidad.

Todo apunta a que la detención de George Maina Njeri y Caleb Omar Idris forma parte de una operación policial más amplia, con la que se pretendería dar ejemplo tras salir a la luz unos informes que señalan un aumento del turismo homosexual en la zona costera de Kenia. Debido a ello, la pareja fue puesta a disposición del tribunal de primera instancia el pasado 19 de febrero, bajo el cargo de “realizar actos contra natura”, pero no se les permitió presentar ninguna alegación hasta que la investigación concluya.

La Policía afirma que los dos detenidos confesaron ser “una pareja casada”, aunque el matrimonio entre personas del mismo sexo está prohibido en Kenia. Aducen también que los actos por los que fueron detenidos tuvieron lugar entre el 2 y el 17 de febrero en la localidad de Ukunda. El fiscal George Mungai pretende relacionar este caso con un conjunto de detenciones, fruto de una más amplia investigación policial, entre las que se contaría la de cuatro extranjeros acusados de difundir pornografía homosexual entre menores.

Mungai ha solicitado a la juez de primera instancia Christine Njagi que los detenidos sean obligados a someterse a exámenes médicos para probar su homosexualidad. El abogado de los acusados, David Omuya, afirma sin embargo que sus clientes están dispuestos a colaborar con la Justicia, pero que son víctimas de “acoso por parte de la Policía, en contra de sus derechos constitucionales”. También acusa a los agentes encargados de la detención de no haberse identificado correctamente, pues iban vestidos de paisano. La juez estimó que debería abrirse una investigación sobre este asunto. También ordenó que los detenidos permanecieran en comisaría hasta este 24 de febrero, fecha en la que podrán presentar sus alegaciones.

La difícil situación de las personas LGTB en Kenia

Kenia es un país mayoritariamente cristiano (aunque con una importante minoría musulmana) y profundamente homófobo, que castiga la práctica de la homosexualidad con penas de hasta 14 años de cárcel, en base a leyes heredadas de la época colonial británica). Según un estudio del Pew Global Attitudes Project del pasado 2013, únicamente un 8% de sus 44 millones de habitantes estaría dispuesto a algún reconocimiento social de los homosexuales, y un 90% considera tal orientación sexual inaceptable.

Sin embargo, existe en Kenia un valeroso grupo de activistas LGTB muy productivo. Entre sus miembros se encuentra Denis Nzioka, que incluso trató de presentarse en las últimas elecciones presidenciales como candidato y así visibilizar a la población LGTB. También David Kuria Mbote se presentó como senador en las últimas elecciones, aunque tuvo que cancelar su campaña debido a las fuertes amenazas recibidas y la falta de fondos. Su breve campaña, sin embargo, sirvió para que por primera vez una persona abiertamente gay pudiera dirigirse a sus conciudadanos y ser escuchado.

La salida del armario del escritor keniano Binyavanga Wainaina y el que se desarrollaran sin incidentes las protestas convocadas en Nairobi el pasado 2014 contra la legislación ugandesa alentaban incluso la esperanza de una mayor apertura en Kenia para los derechos LGTB. Esperanza que se ha visto truncada, como muestra la detención en julio de 2014 de sesenta personas en un club de ambiente de Nairobi. Incluso se ha presentado una iniciativa ante el Parlamento de la nación, que pretende que los actos homosexuales sean sancionados con cadena perpetua para los kenianos y lapidación para los extranjeros.