Logo de dosmanzanas

En una nueva encuesta realizada por el prestigioso instituto de investigación social estadounidense Pew Research Center, España aparece a la cabeza de los países con mayor aceptación de la homosexualidad. Según el estudio, tan solo un 6 % de los españoles estima que la homosexualidad es “moralmente inaceptable”, el menor porcentaje de los cuarenta países en que se ha realizado el sondeo. Un 93 % de los españoles, por el contrario, opina que la homosexualidad es “moralmente aceptable” o que ni siquiera es un problema moral. Este resultado corrobora el estudio de parecido signo realizado en 2013 por el mismo instituto de investigación, en el que España también aparecía a la cabeza del mundo en cuanto a la aceptación de la homosexualidad.

La encuesta, realizada en cuarenta países de los cinco continentes, forma parte del estudio Global Views on Morality, que investiga cómo son percibidas en los distintos países cuestiones como las relaciones extramatrimoniales, el juego, la homosexualidad, el aborto, el sexo prematrimonial, el consumo de alcohol, el divorcio o el uso de anticonceptivos.

Ciertamente, entre esos cuarenta países faltan algunos de los que se muestran más favorables a los derechos LGTB, como los países escandinavos, Holanda, Bélgica o Uruguay. Pero, sin salirnos de Europa y América, tampoco aparecen lugares tan contrarios a esos mismos derechos como Hungría, Ucrania, Croacia, Jamaica o Barbados. Fuera de ese ámbito, tampoco están incluidos países donde la homosexualidad está castigada con fuertes penas de prisión, o incluso la pena de muerte, como Arabia Saudí, Irán, los Emiratos Árabes Unidos, Qatar o Yemen. Se debe entender, por lo tanto, que los datos de posicionamiento se refieren siempre al conjunto de los países integrantes de la encuesta.

Tomando como referencia el indicador que se refiere a aquellos que consideran la homosexualidad como “moralmente inaceptable”, encontramos que en más de la mitad de los cuarenta países la mayoría de la población se muestra contraria a aceptar a los homosexuales.

Es en Europa y América donde se obtienen los mejores resultados en cuanto a aceptación de la homosexualidad. Como adelantábamos, España es el país con un mayor índice de aceptación, pues tan solo un 6 % de su población la considera “moralmente inaceptable”. En el ámbito europeo, tras España se sitúan Alemania (8 %), la República Checa (14 %), Francia (14 %), el Reino Unido (17 %) e Italia (19 %). El porcentaje se incrementa considerablemente en los casos de Polonia (44 %) y Grecia (45 %), aun quedando por debajo de la mitad de la población. Tan solo Rusia, uno de los países donde la legislación homófoba se ha endurecido recientemente, supera esa barrera, con un 72 % de la población que  desaprueba la homosexualidad.

En América, el país donde hay una mayor aceptación es Canadá (15 % de contrarios a la homosexualidad), seguido de Argentina (27 %), Chile (32 %), Estados Unidos (37 %), Brasil (39 %), México (40 %) y Venezuela (49 %). Los países donde más de la mitad de la población se muestra contraria a la homosexualidad son El Salvador (70 %) y Bolivia (51 %).

En todos los países de África y Oriente Medio la población se muestra abrumadoramente contraria a aceptar la homosexualidad, con la excepción de Israel, donde el rechazo es de un 43 %. En países como Uganda y Nigeria, donde también se han endurecido recientemente las leyes contra la homosexualidad, este porcentaje asciende al 93 % y al 85 % respectivamente. En estas áreas geográficas, el mayor porcentaje es para  Ghana (98 %), Jordania (95 %), Egipto (95 %), Palestina (94 %) y Túnez (92 %).

En el área de Asia y el Pacífico, tan solo en Australia (18 %) y Japón (31 %) el rechazo a la homosexualidad es minoritario. Más de la mitad de la población de gigantes como China (61 %) y la India (57 %) se muestra contraria a aceptarla, aunque es en Indonesia (93 %), Malasia (88 %) y Pakistán (85 %) donde el rechazo es mayor.

Páginas como The New Civil Rights Movement no dejan de destacar el hecho de que España, un país donde el 71 % de la población se declara católica, se sitúe en primer lugar en cuanto a aceptación de la homosexualidad. Realmente, si se atiende a las otras cuestiones objeto del estudio, resulta interesante comprobar cómo las opiniones de la población española divergen completamente de aquello que la jerarquía de la confesión católica considera moralmente reprobable. Aparte del escaso rechazo a la homosexualidad, tan solo un 8 % de los españoles desaprueba el sexo prematrimonial, un exiguo 4 % es contrario al divorcio, un insignificante 2 % no está de acuerdo con el uso de anticonceptivos y un minoritario 26 % rechaza el aborto.

El ministro de Información de Etiopía, Redwan Hussein, ha comunicado que finalmente su Gobierno no incluirá los actos homosexuales entre los delitos no sujetos a indulto, contrariamente a lo previsto en un principio durante la tramitación de la Ley de Indultos y Amnistía. También ha declarado que se ha retirado la autorización para la manifestación homófoba convocada para el próximo 26 de abril por grupos religiosos.

Hace unas semanas, la página web estadounidense LGBTQNation, citando fuentes locales, informaba de que el Consejo de Ministros etíope había aprobado y enviado al Parlamento para su tramitación la Ley de Indultos y Amnistía, que incluía a la homosexualidad como infracción sin posibilidad de indulto, junto a delitos como la corrupción, el tráfico de seres humanos, la violación o el terrorismo. Sin embargo, el ministro de Información, Redwan Hussein, ha declarado que finalmente la reforma no incluirá los delitos relacionados con la homosexualidad.

Las razones esgrimidas por el ministro para este cambio de postura del gobierno etíope son que la homosexualidad “no es un delito grave. Además, no está tan extendida como algunos sugieren. Ya es un crimen y está prescrita una determinada pena. El gobierno estima que la pena de prisión actual es suficiente”. Recordemos que las penas por mantener relaciones con personas del mismo sexo en Etiopía pueden llegar a los 15 años de cárcel, ampliables hasta los 25 años si se produce una infección por VIH.

Hussein también informaba de que la gran manifestación homófoba prevista para el sábado 26 de abril en la capital, Adís Abeba, ha sido desautorizada. La movilización había sido organizada por el Foro de la Juventud de Adís Abeba y la Asociación Weyiniye Abune Tekelehaimanot, vinculada a la iglesia ortodoxa etíope. El ministro de Información quería distanciarse de estos grupos, asegurando que el gobierno no apoyaba la convocatoria ni tenía previsto en su agenda el incrementar las sanciones contra la homosexualidad, tal como exigían los convocantes.

Dereje Negash, presidente de Weyiniye Abune Tekelehaimanot, declaraba que habían sido miembros de su misma confesión quienes habían solicitado al gobierno la retirada de la autorización para las movilizaciones. Sin ocultar su contrariedad y su fanatismo, Negash añadía que “actualmente estoy siendo amenazado por la comunidad gay por organizar de la manifestación. A pesar de las amenazas, voy a proseguir con mi lucha contra la comunidad gay. Creo que he recibido una llamada de Dios para realizar esta tarea. Y la haré incluso si es cuestión de vida o muerte”.

Una situación que ya es grave para las personas LGTB

La situación de las personas LGTB en Etiopía, el segundo país más poblado de África, ya es muy complicada en la actualidad. Según una encuesta de 2007, el 97% de los etíopes rechaza la homosexualidad. Como indicábamos anteriormente, las penas por mantener relaciones con personas del mismo sexo pueden llegar a los 15 años de cárcel, ampliables a 25 si se produce una infección por VIH. Además, el activismo es una actividad de alto riesgo en el país africano, donde las organizaciones que reciban más de un 10% de su financiación desde el extranjero tienen prohibida la promoción de la igualdad y los derechos humanos.

Como en los otros países que están recrudeciendo la persecución homófoba, también en Etiopía los grupos religiosos homófobos juegan un papel central. Dos tercios de la población profesan el cristianismo (principalmente ortodoxos etíopes), frente a un tercio de musulmanes. En dos ocasiones hemos informado en dosmanzanas de sendos encuentros celebrados en Adís Abeba, con el objetivo de instilar el miedo a las “desastrosas consecuencias” de la homosexualidad: en mayo del pasado 2013 y en junio de 2012. En ambos participaron líderes políticos y religiosos, algunos de los cuales instaron a los legisladores a endurecer los castigos por mantener relaciones con personas del mismo sexo incluso hasta llegar a la pena de muerte.

El pequeño estado musulmán del sudeste asiático no hace honor a su nombre oficial de “Brunéi Darussalam”, que en castellano significa “Morada de la Paz”. La aprobación de un nuevo Código Penal introduce la pena capital para delitos como la violación pero también castigará con la vida las relaciones homosexuales, el adulterio o la blasfemia de carácter religioso, entre otros. Si nada lo impide, la nueva norma entrará en vigor el próximo martes 22 de abril.

Con menos de 500.000 habitantes, este minúsculo país ubicado en el norte de la isla de Borneo se suma a la penosa lista de naciones que ampara legalmente el asesinato de personas inocentes por su orientación homosexual. La nueva legislación, que actualiza el Código Penal de Brunéi de acuerdo a la sharía o ley islámica, fue aprobada el pasado mes de octubre, aunque será la próxima semana cuando entre en vigor.

Ya en enero el nuevo Código Penal mereció la condena de la Comisión Internacional de Juristas, que ahora se ha hecho extensiva a Naciones Unidas. Según ha explicado Rupert Colville, portavoz de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, “la aplicación de la pena de muerte para una amplia gama de delitos contraviene el derecho internacional”. Asimismo, Colville ha recordado que “la lapidación a muerte constituye tortura u otros tratos o penas crueles, inhumanas o degradantes, y por lo tanto está claramente prohibida” en el ámbito internacional.

El representante de la ONU ha realizado estas declaraciones institucionales durante una conferencia de prensa celebrada en Ginebra (Suiza). Colville también ha manifestado que desde Naciones Unidas “instamos al Gobierno a retrasar la entrada en vigor del Código Penal revisado y a llevar a cabo una revisión integral, garantizando el cumplimiento de las normas internacionales de derechos humanos”.

El doble rasero del sultán

Bajo el yugo del sultán absolutista Muda Hassanal Bolkiah, Brunéi no ha firmado ni ratificado prácticamente ninguno de los principales tratados internacionales en materia de derechos humanos. Eso sí, repasando la trayectoria personal y el estilo de vida desaforado del jefe del estado, no parece que se aplique a sí mismo el rigor moral que exige a sus súbditos.

El sultán de Brunéi se ha casado tres veces y, aunque la religión islámica permite la poligamia para los hombres, está divorciado de dos de sus mujeres. Según la revista Forbes, en 2007, Bolkiah era la persona con la mayor fortuna de todo el mundo (estimada en 22 billones de dólares). El sultán lleva en el poder desde 1967 y consiguió la independencia de Reino Unido en 1984. Su patrimonio familiar ha ido creciendo progresivamente gracias a los beneficios que el país genera a raíz de las ricas explotaciones de petróleo y gas natural y a la falta de control del origen de sus ingresos.

Un litigio económico con su hermano menor Jefri, que acabó en el Privy Council de Londres (que sigue ejerciendo como una especie de tribunal de última instancia pese a la independencia) permitió conocer que el sultán derrocha el dinero a espuertas. Solo en 2007, gastó 1,26 millones de libras en un instructor de bádminton o 1,25 millones en acupunturistas y masajistas, por poner algunos ejemplos. Su palacio (más grande que el Vaticano) cuenta con bóvedas de oro y se calcula que posee cientos de automóviles de lujo, entre ellos varios Fórmula 1.

En definitiva, así es y así vive el hombre que se arroga el derecho, convertido en ley, de acabar con la vida de aquellos que comparten su amor y su sexualidad con personas de su mismo sexo en el “Estado de Brunéi, Morada de la Paz”.

 La Corte Suprema de la India ha emitido una sentencia que obliga a ese país a reconocer un “tercer sexo” en los documentos oficiales para dar acomodo jurídico a la realidad de las personas transgénero, una comunidad especialmente discriminada en la India. Pero la sentencia va más allá al ordenar tanto al gobierno federal como a los gobiernos de los estados incluir específicamente a las personas transgénero en los programas de ayuda social y en materia de educación, sanidad y trabajo.

Es por ello que la sentencia de la Corte Suprema india puede considerarse histórica al reconocer derechos y proporcionar un marco de protección jurídica más general a las personas transgénero. Conviene aclarar que las tradiciones india y paquistaní reconocen a los “eunucos” o hijras, como se les llama en lengua urdu, y que en su mayoría son mujeres transgénero. Si bien han tenido asignadas ciertas funciones en la cultura tradicional, a día de hoy estas personas pertenecen al estrato más mísero de la sociedad y la mayoría vive en la marginalidad, siendo sujeto de discriminación a la hora de acudir a la escuela o a los hospitales o de ser propietarias o arrendatarias. A veces son directamente asesinadas. En muchos casos la discriminación llega más allá de la muerte, al negársele la celebración de los ritos funerarios habituales. Por ello con frecuencia se ven obligadas a establecerse juntos en colonias o barriadas separadas, que con frecuencia han sido atacadas u hostigadas, incluso por las propias fuerzas del orden.

La India sigue así el ejemplo de su vecina Pakistán, donde ya los hijras han conseguido reconocimiento legal. Fue en 2009 cuando la Corte Suprema de ese país ordenaba que se les censara, se les permitiera tener documentación propia que les reconociera como un tercer sexo y se tuvieran en cuenta sus necesidades. De hecho ya en la propia India habían visto conquistado su derecho, también en el año 2009, a identificarse como una categoría separada de los sexos masculino y femenino en los formularios de registro electoral, un documento de gran importancia en un país de más mil millones de habitantes y con grandes dificultades para censar a su población.

También en otros países, como Nepal o Australia

También en Nepal, otro vecino de la India, las personas transgénero e intersexuales pueden registrarse como un tercer sexo si así lo desean. Una posibilidad que fue autorizada en mayo de 2012. Los documentos de identidad sin identificación de género empezaron a emitirse en enero del año pasado. Pero no solo los países asiáticos han establecido este tipo de soluciones para las personas cuya identidad no es conforme a uno de los dos sexos tradicionales. También lo han hecho, aunque de distintas formas, algunos países occidentales. En Alemania, ya desde el pasado noviembre, los padres pueden decidir qué sexo debe figurar en el certificado de nacimiento de sus hijos y tienen la opción de dejar en blanco ese campo del certificado.

Y en Australia ya desde 2011 es posible que personas transgénero e intersexuales se acojan a una tercera categoría de género (“indeterminado, no especificado o intersexual”) en los pasaportes, sin que ello signifique que las personas transexuales que deseen modificar el género de masculino a femenino o viceversa no puedan hacerlo de acuerdo a los cauces legales establecidos para ello. Hace pocos días, además, la Alta Corte australiana daba definitivamente la razón a una militante transgénero de Sydney que llevaba años batallando para conseguir el reconocimiento del estatus de “sexo no identificado” de forma general. Tras conseguirlo momentáneamente en 2010, el eco mediático alcanzado por la noticia (tratada en muchos casos de un modo amarillista) movió al fiscal general de Nueva Gales del Sur a intervenir en el asunto y pedir aclaraciones, al tiempo que la oficina del Registro Civil comunicó a la activista que el certificado que ya le había sido entregado no era válido dado que este solo podía consignar dos posibilidades: o sexo masculino o sexo femenino. Cuatro años después la justicia le ha dado la razón. Habrá que ver ahora qué ajustes legales hacen tanto el estado de Nueva Gales del Sur como la autoridad federal australiana en respuesta a la sentencia.

La Asamblea Legislativa de Irlanda del Norte debatirá el próximo 29 de abril una moción presentada por seis de sus miembros en favor del matrimonio entre personas del mismo sexo, ya aprobado en el resto del Reino Unido. Aunque ya otras veces este órgano legislativo ha rechazado el matrimonio igualitario debido a la oposición de buena parte de los unionistas (lo que hace imposible su entrada en vigor debido al mecanismo de doble mayoría que lo rige) en esta ocasión el objetivo es conseguir al menos una mayoría simple de la cámara, lo que tendría un alto valor simbólico.

La última vez que la Asamblea Legislativa de Irlanda del Norte se pronunció sobre el tema fue hace un año, a iniciativa de los nacionalistas del Sinn Féin. De los 95 diputados que votaron entonces, 42 lo hicieron a favor y 53 en contra. Pocos meses antes el resultado había sido de 45 votos contra 50. En ambos casos, el apoyo al matrimonio igualitario procedió en su mayoría del bloque nacionalista, partidario de la unificación con la República de Irlanda, y de los pocos diputados “no alineados”. La mayoría del bloque unionista votó en contra. El Partido Unionista Demócratico, principal partido unionista, se opuso frontalmente y además activó la cláusula que regula el funcionamiento de la Asamblea de Irlanda del Norte surgido de los acuerdos de paz de 1998 para temas sensibles (que puede ser activada por una minoría de 30 diputados). Ello obliga a que, independientemente del resultado global, para que una votación se considere positiva debe haber alcanzado la mayoría en cada uno de los dos bloques.

El resultado de las votaciones previas pone de manifiesto lo paradójico de la situación sociopolítica de Irlanda del Norte: mientras que los partidos nacionalistas, partidarios de que los condados retenidos bajo soberanía británica tras la independencia de la República de Irlanda se unan a esta -y representantes de una población mayoritariamente católica- se muestran a favor del matrimonio igualitario, mientras que los que defienden la continuidad de Irlanda del Norte en el Reino Unido -representantes de una población mayoritariamente no católica- se muestran en contra.

Los partidarios de la igualdad, sin embargo, no descansan, y volverán a dar la batalla. El objetivo en esta ocasión, una vez que ya se están celebrando matrimonios entre personas del mismo sexo en Inglaterra y Gales y que Escocia ha aprobado su ley, es que la resistencia unionista comience a dar muestras de debilitamiento y conseguir al menos una mayoría simple global favorable al matrimonio igualitario. La oposición de los 38 diputados del Partido Unionista Democrático se sigue dando por segura, pero el poder simbólico que tendría ese resultado es indudable, máxime si se tiene en cuenta que la lucha a favor de la igualdad también se desarrolla en los tribunales. Por lo pronto la Alta Corte de Belfast ya dictaminó en octubre de 2012 que la prohibición de adoptar conjuntamente a las parejas del mismo sexo vigente por aquel entonces en Irlanda del Norte era discriminatoria y violaba su derecho a formar una familia, sentencia que luego era confirmada por el Tribunal Supremo de Irlanda del Norte. Amnistía Internacional y grupos LGTB ya anunciaron entonces que se están preparando demandas ante los tribunales para reclamar el derecho de las parejas del mismo sexo a contraer matrimonio.

Mientras tanto, como explicamos en noviembre, en la vecina República de Irlanda tendrá lugar en 2015 un referéndum de reforma de la Constitución de Irlanda para decidir si se incluye la autorización expresa del matrimonio igualitario.

El pastor evangélico Javier Soto ha sembrado la polémica en Chile al afirmar que dos de las más recientes tragedias que ha asolado ese país -el terremoto que afectó a su zona norte y el terrible incendio de Valparaíso- son el resultado de la ira de Dios por el hecho de que Chile se plantee aprobar leyes de reconocimiento de las parejas del mismo sexo.

Javier Soto alega que ya después del terremoto que afectó a la región de Iquique, ocurrido hace un mes, alertó a la presidenta Michelle Bachelet de que si el Congreso seguía debatiendo el denominado “Proyecto de Vida en Pareja” (un proyecto de unión civil abierto a parejas del mismo sexo) y si seguía adelante con su promesa electoral de promover la aprobación del matrimonio igualitario ocurriría un nuevo terremoto aún más desastroso. “El terremoto del día de ayer en el norte del país es solo un aviso de advertencia, el próximo será nefasto (…) La palabra de Dios dice claramente, en el libro de Salmos, capitulo 104, versículo 32: Él mira la tierra y ella tiembla, toca los montes y humean. Tenga la certeza que Dios tiene su mirada puesta fijamente en nuestra nación. Para su bien, estas palabras que vienen de parte de la autoridad máxima que gobierna sobre toda nación, se las entrego en el nombre del poderoso, de Jesucristo de Nazareth, amén y amén”, dejó grabado en un vídeo subido a YouTube. Si bien no ha ocurrido el nuevo terremoto con el que Soto había amenazado, parece que el incendio de Valparaíso ha sido suficiente, según él, para demostrar que Dios está muy enfadado por lo que está ocurriendo en Chile.

Javier Soto es un pastor evangélico que su momento se plantó ante el Palacio de la Moneda con un altavoz anunciado “miles de muertos en la quinta región del país” si el Congreso de Chile aprobaba el reconocimiento de las parejas del mismo sexo. Soto ha sido denunciado además por el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (MOVILH) ante el Servicio Nacional de Menores por utilizar a niños en un vídeo de carácter homófobo.

Os dejamos con la entrevista que el programa de televisión Mañaneros hizo a Javier Soto después de la polémica sobre el terremoto, donde el pastor llega a afirmar que él mismo recibió la revelación divina de que estos desastres ocurrirían. Más allá de que el de Soto sea un caso extremo, la entrevista muestra el grado de fanatismo que pueden llegar a alcanzar este tipo de líderes religiosos, un elemento de creciente preocupación en muchos países de América Latina en los que las iglesias evangélicas progresan muy rápidamente y están alcanzando cotas significativas de poder político:

Las autoridades de Sebastopol, en la península de Crimea, han prohibido la celebración de las Marchas del Orgullo programadas para los días 22 y 23 del presente mes de abril. La prohibición se ha dictaminado en base a las leyes homófobas vigentes en Rusia sobre la llamada “propaganda homosexual”. Se trata de la primera vez que se aplica esa normativa en la ciudad tras su anexión a Rusia en marzo bajo el estatus de ciudad federal.

El referéndum mediante el cual Sebastopol se separaba de Ucrania para anexionarse a Rusia como “sujeto federal” dividió a la comunidad LGTB de la ciudad. Si bien muchos se consideraban culturalmente rusos, también temían verse sometidos a las leyes vigentes en ese país, que coartan la visibilidad de las personas LGTB, impidiendo, entre otras cosas, la celebración de las Marchas del Orgullo.

Sin embargo, la secesión de Ucrania triunfó en el referéndum, con un apoyo del 97 % de los participantes, aunque los países occidentales no han reconocido el resultado por considerarlo ilegal. Tras la aprobación de la independencia de Crimea por su Parlamento, el Ayuntamiento de Sebastopol aplicó el resultado del referéndum, votando a favor de la integración de la ciudad en la Federación de Rusia como territorio federal, es decir, como una entidad diferenciada del resto de Crimea, con el mismo estatus de las ciudades de Moscú y San Petersburgo.

De la homofobia social de Ucrania…

Ciertamente, la situación de la población LGTB en Ucrania es complicada. La homosexualidad fue legalizada en 1991, pero más allá de eso no se reconoce ningún derecho. La homofobia, amparada desde ámbitos como el religioso o el policial, es generalizada. Un sondeo hecho público en noviembre de 2011 mostraba que el 78,1 % de los ucranianos condena las relaciones entre personas del mismo sexo.

Es imposible no recordar, por ejemplo, la brutal agresión que sufría en mayo de 2012 el activista LGTB Svyatoslav Sheremet con ocasión de la que iba a ser primera marcha del Orgullo en Kiev, la capital ucraniana, suspendida en el último momento ante la presión de cientos de contramanifestantes. Cuando Sheremet explicaba a un grupo de periodistas el porqué de la anulación, fue brutalmente atacado por una decena de jóvenes que se ensañaron con él, pateándole con fuerza incluso cuando ya estaba en el suelo. Un año después, en mayo de 2013, el Orgullo era prohibido por los tribunales a petición de un grupo de parlamentarios ucranianos, argumentando posibles disturbios. Aún así, la marcha se acabó celebrando, y 50 activistas se manifestaron durante algo menos de una hora.

La situación actual en Ucrania tras el conflicto con Rusia es aún menos halagüeña para el colectivo LGTB, si se tiene en cuenta que el partido de extrema derecha Svoboda (“Libertad”), algunos de cuyos miembros han atacado en el pasado a activistas LGTB, es uno de los grandes triunfadores de la “revolución ucraniana”, hasta el punto de que ha colocado en el nuevo gobierno al vice primer ministro, a tres ministros y al fiscal general, además de a varios gobernadores de provincias. Otra de las formaciones que ha crecido al calor de las revueltas es el denominado Pravy Sektor (“Sector de Derechas”), una organización neonazi de carácter paramilitar cuyo líder es Dmitri Yarosh, que en una entrevista al diario El País expresaba su actitud negativa hacia los homosexuales, indicando que no aceptaba la “propaganda homosexual” ni el matrimonio igualitario.

…a la homofobia de estado rusa

Pero, con la anexión a Rusia, esa misma población se enfrenta a una homofobia social de igual o mayor intensidad y a una legislación que impide de hecho la propia visibilidad de las personas LGTB. Cualquier celebración de las festividades del Orgullo, por ejemplo, es prohibida por ser considerada “propaganda de relaciones no tradicionales a menores”.

Quienes simplemente enarbolan una bandera arcoíris o reivindican la celebración del Orgullo son detenidos y sancionados. Aun más temible es la práctica impunidad con que actúan grupos como Occupy Pedofilyaj y similares, dedicados al acoso, tortura e incluso asesinato de personas LGTB ante la pasividad muda de autoridades y población.

En un correo electrónico dirigido a la cadena de noticias estadounidense NBC News, uno de los miembros de la comunidad LGTB de Crimea, Maxim Kornilov, resumía la situación actual de la siguiente manera: “antes de la ocupación rusa era muy complicado ser gay en Ucrania, por eso seguía en el armario y me sentía atrapado. Ahora es absolutamente insoportable”.

Las principales calles de la capital peruana fueron ocupadas el pasado sábado por una auténtica marea arco iris. Congresistas, intelectuales, artistas, activistas y sobre todo muchos jóvenes respondieron a la convocatoria de la plataforma Unión Civil Ya para marchar en defensa de la igualdad y los derechos de las personas LGTB. De esta forma, hacia las 15:30 horas partió del Parque Washington una nutrida manifestación que finalizó más de dos horas después en la emblemática Plaza San Martín.

La movilización, respaldada por asociaciones LGTB como MHOL y PROMSEX, ONG pro-derechos humanos, organizaciones feministas y colectivos estudiantiles, entre otros, llegó a su fin con los discursos de varios representantes políticos, sociales y culturales y los conciertos de varios grupos musicales. Entre los asistentes pudieron verse caras muy conocidas, como políticos, cantantes y actores peruanos, pero especial protagonismo adquirió la presencia de Carlos Bruce, el congresista de Concertación Parlamentaria que ha impulsado el proyecto de ley de unión civil entre personas del mismo sexo que durante estos días se debate en el Congreso de la República. Bruce, claramente posicionado a favor de los derechos LGTB, sufrió el mismo día de la marcha varios insultos y ofensas a través de las redes sociales, incluyendo graves amenazas de muerte que ya habrían sido denunciadas ante las autoridades competentes.

Activistas LGTB y medios de comunicación han coincidido en calificar esta marcha como “histórica” en el Perú, ya no por su significado cuantitativo (las cifras de asistentes varían entre 3.000 y hasta 10.000), sino por su valor cualitativo. Hay que destacar que esta marcha logró reunir el respaldo de una buena parte del mundo de la política, la cultura, los medios de comunicación y la sociedad civil organizada del Perú, que como hemos señalado en anteriores entradas respaldan de forma muy amplia el proyecto de unión civil. Una de las últimas figuras públicas en darle su apoyo ha sido el presidente del Congreso, Fredy Otárola.

Sin embargo, el debate social generado en Perú por esta cuestión, siempre polémica, dista mucho de haber terminado. Así, la Marcha por la Igualdad ha sido precedida de una movilización de grupos conservadores vinculados a sectores religiosos, que articularon su rechazo a la aprobación de la unión civil en una marcha celebrada días antes bajo el título de “Marcha por la Vida”. Y este polarizado debate ocupa frecuentemente las portadas de los principales diarios peruanos.

Libertad de voto para los parlamentarios

Según la agenda parlamentaria, en los próximos días se prevé el debate del proyecto de ley en la Comisión de Justicia del Congreso, y no todos los parlamentarios parecen tener decidido el sentido de su voto. Hay que recordar que la mayoría de bancadas o grupos parlamentarios han dado libertad a sus congresistas para que voten en conciencia. Si el proyecto es aprobado en dicha comisión, pasaría al plenario del Congreso en dos meses aproximadamente, donde sería debatido de forma definitiva. Por esta razón la presión ciudadana en favor de los derechos civiles de las personas LGTB continúa siendo tan importante en estos momentos en el país andino.

Os dejamos con un vídeo de la marcha, elaborado por el diario El Comercio. Y en este enlace puedes ver algunas instantáneas.

El periodista y escritor Fernando Olmeda se encuentra inmerso en la realización de un nuevo trabajo audiovisual de temática LGTB que homenajeará a la diputada y activista transexual Carla Antonelli. El documental, que lleva por nombre El viaje de Carla, cuenta con la participación de un nutrido número de compañeros de profesión, amigos y familiares de la protagonista.

Entre otros, intervienen conocidos rostros como los activistas Pedro Zerolo, Antonio Poveda y Boti García Rodrigo o el presentador de televisión Jordi González. Gracias a sus recuerdos y testimonios, unidos a los de la propia protagonista, se abordarán algunos de  los momentos más -y también menos- conocidos de la biografía de Carla, así como su intachable trayectoria en defensa de los derechos del colectivo transexual, lo que la ha convertido en todo un “referente nacional e internacional del colectivo LGTB“.

Olmeda asegura que conoció a Carla durante el “proceso de documentación y realización de entrevistas” para su libro El látigo y la pluma, aunque no sería hasta 2009 cuando le expuso por primera vez “mi idea de hacer un documental sobre su vida”, después de que la activista recibiera el Premio Cardón de Güímar. Cuenta en el blog dedicado al proyecto que acompañó a Carla en “aquella ocasión tan especial” y pensó que “merecía la pena reunir en un documental todo lo que había vivido, desde que se vio obligada a salir de Canarias a finales de los años setenta”.

En palabras de su autor, la idea de este trabajo es la de mostrar la lucha personal por “conseguir una existencia acorde a su identidad de género y libre de los prejuicios sociales vigentes en aquella época”. Para ello, se hace un repaso por los momentos más trascendentales en la vida de Carla, como su marcha de la localidad tinerfeña de Güímar, donde se crió y vivió, o “el regreso a su pueblo natal para reencontrarse con sus recuerdos y hacer balance de su vida” treinta y dos años después.

Crowdfunding para colaborar con el proyecto

Asimismo, el director y guionista del documental ha abierto una página de crowdfunding donde quien quiera podrá colaborar económicamente en su financiación hasta el próximo día 1 de julio. A cambio, Olmeda ofrece a los mecenas “una amplia variedad de recompensas relacionadas con la película, con sus autores y con sus protagonistas”. El viaje de Carla se encuentra en plena fase de posproducción y recopilación final de imágenes, y su estreno está previsto para los próximos meses de octubre o noviembre.

El compromiso de Olmeda con el colectivo LGTB no nace, sin embargo, de este proyecto. Ya en 2004 publicó el libro El Látigo y la Pluma, reeditado en formato electrónico en 2013 y dedicado a recuperar la memoria de todas aquellas personas perseguidas durante el franquismo por su condición sexual. No en vano, este ensayo recibió el Premio Shangay al mejor libro de temática LGTB, y dio nombre a los premios que cada año otorga la FELGTB. “En este momento daría un Premio Pluma a los padres y madres comprometidos con la igualdad, que han hecho y están haciendo el enorme esfuerzo de entender que su hijo es gay, que su hija es lesbiana o que su hijo o hija es transexual o bisexual, y que tratan de hacer entender a la sociedad que sus hijos son iguales al resto“, asegura sin dudar.

Itella Posti, compañía  postal finlandesa, emitirá en septiembre una serie de sellos dedicados a Tom de Finlandia, uno de los más grandes artistas gráficos gays de todos los tiempos y cuya obra, impregnada de un inconfundible homoerotismo, forma ya parte de la iconografía popular del siglo XX.

Será una serie de tres sellos insertos en una lámina que se convertirá sin duda en pieza codiciada por coleccionistas. La lámina contiene dos dibujos de Tom de Finlandia: a la izquierda, un musculoso uniformado en actitud dominante sobre otro hombre desnudo. A la derecha, vista por detrás, la figura de otro musculado hombre desnudo, entre cuyas piernas y bajo sus nalgas se vislumbra el rostro de un cuarto hombre. Nunca el gesto de lamer un sello tuvo tal carga homoerótica, pensarán muchos a la vista de esta última imagen…

Todo un homenaje a la figura de Touko Laaksonen (ese era el nombre de Tom de Finlandia, fallecido en 1991), obra del diseñador gráfico Timo Berry y de Susanna Luoto, representante finlandesa en la Fundación Tom of Finland de Los Ángeles:

Nota para coleccionistas: es posible adquirir online los sellos de Itella Posti a través de esta web. Recordad en cualquier caso que la serie de Tom de Finlandia será emitida en septiembre.

Día grande para los derechos LGTB en Europa. El Parlamento de Malta, el pequeño país mediterráneo situado a caballo entre Sicilia y el norte de África, ha aprobado este lunes 14 de abril el proyecto de ley de uniones civiles que concede a las parejas del mismo sexo derechos similares a los del matrimonio, adopción incluida. El avance puede considerarse histórico si tenemos en cuenta que hablamos de un estado confesionalmente católico.

Ya en noviembre de 2011 recogíamos las intenciones del Partido Nacionalista de Malta, entonces en el gobierno, de reconocer jurídicamente las parejas del mismo sexo. El Partido Laborista, entonces en la oposición, ya se había mostrado a favor. Meses después el ministro de Justicia llegó a anunciar la presentación del proyecto, pero la proximidad de las elecciones impidió que llegara a buen puerto. El panorama se despejaba definitivamente tras las elecciones generales de marzo del 2013, cuando el Partido Laborista conseguía una contundente victoria. Ya en junio el nuevo primer ministro, Joseph Muscat, anunciaba su intención de aprobar la ley antes de finales de año, cumpliendo por otra parte su compromiso electoral. El proyecto llegó al Parlamento maltés en octubre, y ahora, unas pocas semanas más tarde de lo previsto, ha sido finalmente aprobado con el voto favorable de 37 diputados laboristas y la abstención de los 30 diputados nacionalistas, que preferían una ley de uniones que no incluyera la adopción.

Todo apunta a que el retraso en la tramitación parlamentaria se habría debido en buena parte a la actitud del anterior presidente de la República de Malta, George Abela, contrario a estampar su firma en la ley por “razones morales”. El 4 de abril, sin embargo, se producía el relevo en la jefatura del estado. La nueva presidenta, Marie Louise Coleiro Preca, no presenta objeción alguna para sancionar la ley, lo que ha precipitado su aprobación definitiva.

Aunque Malta no haya aprobado el matrimonio igualitario, su ley de uniones civiles se encuentra entre las más avanzadas de Europa, al otorgar a las parejas del mismo sexo derechos similares a los del matrimonio incluyendo la adopción. Malta se sitúa así en un “segundo escalón” de la igualdad, por delante de numerosos países europeos, y desde luego muy por delante de la vecina Italia, cuya clase política sigue sin reconocer derecho alguno a las parejas del mismo sexo, obligadas a recurrir a la justicia para reclamar lo que les corresponde.

El Parlamento de Malta, iluminado con los colores del arco iris

La noticia adquiere aún más relevancia si se tiene en cuenta que la sociedad maltesa mantiene sólidos vínculos con la iglesia -de hecho el estado maltés es aún confesionalmente católico y más del 90 % de la población se declara católica- si bien un 41 % de los malteses aprueba ya el matrimonio igualitario. Un porcentaje que, además, crece hasta el 60 % entre los menores de 34 años. Muestra de una modernización social que ya se hizo muy evidente en mayo de 2011, cuando los malteses aprobaron por un 52% la legalización del divorcio pese a la agresiva campaña en contra de la iglesia católica de Malta, muchos de cuyos sacerdotes advirtieron a sus feligreses que votar a favor era un grave pecado que impedía recibir la comunión. Ya entonces el resultado del referéndum fue visto con esperanza por los partidarios de los derechos LGTB, como recogimos en dosmanzanas.

Esperanzas que ahora se han visto confirmadas y que a última hora de la noche del lunes eran festejadas por una multitud que se concentraba frente al Parlamento de La Valeta, capital del país. Un Parlamento que fue iluminado, por cierto, con los colores del arco iris.

Os dejamos con un vídeo que muestra la alegría de las personas allí concentradas, los aplausos al Gobierno -el primer ministro Muscat se mostraba visiblemente satisfecho- y los abucheos al jefe de la oposición a su salida del Parlamento por su decisión de abstenerse:

El juez federal Timothy Black ha dictaminado que el estado de Ohio deberá reconocer los matrimonios entre personas del mismo sexo que hayan sido celebrados legalmente en otras circunscripciones. Según el juez Black, la normativa estatal que impide ese reconocimiento vulnera la Constitución de los Estados Unidos, siendo labor de los tribunales garantizar los derechos recogidos en ella, sobre todo cuando “las minorías se ven afectadas por el poder legislativo de la mayoría”. La sentencia ha quedado en suspenso pendiente de apelación.

El juez Timothy Black ya había ordenado hace unos meses que Ohio reconociera el matrimonio formado por John Arthur y Jim Obergefell debido al estado terminal del primero. También falló que David Michener apareciera como cónyuge supérstite en el certificado de defunción de su marido William Herbert Ives. Ambas parejas se habían casado en Maryland y Delaware respectivamente, estados que reconocen el derecho al matrimonio a las parejas del mismo sexo.

Las dos parejas formaban parte de una demanda conjunta, efectuada por un total de cuatro parejas del mismo sexo, en la que reclamaban que el estado de Ohio reconociera sus matrimonios legalmente celebrados en otros estados. El juez dictaminó el reconocimiento de estos dos matrimonios en concreto por vía de urgencia, debido a lo excepcional de ambos casos, aunque la validez de dicho reconocimiento era provisional en espera de que comenzase la vista oral.

El juez Black ya había avanzado hace unos días, en unas declaraciones a la prensa, cuál sería el sentido de su fallo, lo que provocó la indignación de los contrarios a los derechos de las personas LGTB, que incluso plantearon su destitución por haberlas efectuado.

La sentencia, como ya es habitual en casos semejantes, ha quedado en suspenso en espera de apelación por orden del propio juez. Sin embargo, el magistrado también ha indicado a los abogados de las cuatro parejas demandantes y a la fiscalía que presenten alegaciones en un plazo de 24 horas, tras el que, aunque deje en suspenso la sentencia, posiblemente dictaminará su aplicación inmediata a las cuatro parejas litigantes.

Con este fallo, Ohio se une a Kentucky y Tennessee, donde la justicia federal también resolvió el reconocimiento de los matrimonios del mismo sexo celebrados en otros estados. Mientras que la sentencia de Kentucky también está en suspenso pendiente de apelación, la de Tennessee es de aplicación inmediata, si bien tan solo afecta a las tres parejas demandantes.

Reconocimiento de un matrimonio en Indiana

A estos tres estados se une Indiana, donde el también juez federal Richard Young ha ordenado que el estado reconozca el matrimonio formado Amy Sandler y Niki Quasney, dos lesbianas que se casaron el pasado año en Massachusetts. Ambas forman parte de una demanda interpuesta el pasado mes de marzo en defensa del matrimonio igualitario en Indiana, pero la larga duración del proceso y el estado terminal de Niki Quasney, que lleva cinco años luchando contra un cáncer de ovarios, han obligado a sus abogados a pedir esta orden al juez, a la que ha accedido.

Se trata de una orden de restricción temporal, con una duración de 28 días, durante la cual el estado de Indiana debe otorgar al matrimonio formado por Amy Sandler y Niki Quasney todos los derechos y prestaciones establecidos para las parejas casadas. Por ejemplo, si en este período de tiempo Niki Quasney falleciera, su viuda podrá obtener un certificado de defunción en el que aparecería como cónyuge supérstite.

Amy Sandler y Niki Quasney se unieron a otras tres parejas del mismo sexo para demandar al estado de Indiana por impedirles contraer matrimonio o por no reconocer sus matrimonios contraídos legalmente en estados donde se permite el matrimonio igualitario. La demanda fue interpuesta en su nombre por Lambda Legal, quienes, dado el estado en que se encuentra actualmente Niki Quasney, decidieron solicitar al juez Young la orden de restricción temporal para proteger “la dignidad humana de la pareja y sus hijos”.

La Constitución de Indiana no prohíbe el matrimonio entre personas del mismo sexo, pero sí lo hace la Ley de Defensa del Matrimonio estatal, al establecer que “solo el matrimonio entre un hombre y una mujer será válido o reconocido como matrimonio en Indiana”. Recientemente, por razones de procedimiento, fracasó una iniciativa para llevar en  2014 a referéndum una propuesta de enmienda constitucional para prohibir el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Una auténtica avalancha

Desde la sentencia del Tribunal Supremo de Estados Unidos que derogaba la parte de la DOMA que impedía el reconocimiento federal de los matrimonios entre personas del mismo sexo en junio del año pasado, se han presentado varias decenas de demandas en diversos estados, en las que de una u otra forma se desafía la prohibición del matrimonio igualitario. Algunas ya han dado resultados favorables, como en Utah, OklahomaVirginia, Texas y Michigan aunque las sentencias están en suspenso mientras se resuelven las apelaciones.

En dosmanzanas también hemos aludido a algunas otras de las que están en marcha (como las de Nevada o Pensilvania), pero en realidad el proceso alcanza ya a la práctica totalidad de los estados y cubren todos los territorios judiciales del país. A fecha de hoy son tan solo cinco los estados donde no hay presentada ninguna demanda para el reconocimiento del matrimonio igualitario: Alaska, Georgia, Montana, Dakota del Norte y Dakota del Sur. Todo apunta a que esta auténtica avalancha judicial tendrá que culminar más pronto que tarde en una nueva sentencia del Tribunal Supremo que aclare la situación.

Actualmente, y en espera de que se resuelvan las diversas apelaciones y procesos, en los Estados Unidos el matrimonio entre personas del mismo sexo es legal en California, Connecticut, Delaware, Hawaii, Illinois, Iowa, Maine, Maryland, Massachusetts, Minnesota, New Hampshire, Nueva Jersey, Nueva York, Nuevo México, Rhode Island, Vermont y Washington. A estos 17 estados se unen además Washington DC (la capital federal) y ocho jurisdicciones tribales.

Emotivo homenaje a Pedro Zerolo de sus compañeros socialistas el que tuvo lugar este domingo en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, donde el PSOE hizo entrega al histórico activista LGTB del II Premio Carmen Cerdeira. Un galardón que fue instituido en honor de la política socialista fallecida en 2007, que tuvo un papel muy destacado en la promoción de las políticas de igualdad y a favor de la extensión de los derechos civiles.

Allí estuvieron arropando a Pedro Zerolo importantes dirigentes socialistas. Entre ellos, el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba; su vicesecretaria general, Elena Valenciano; el secretario general de los socialistas madrileños, Tomás Gómez; la secretaria de Igualdad del PSOE, Purificación Causapié; los portavoces socialistas en el Ayuntamiento de Madrid y en el Congreso de los Diputados, Jaime Lissavetzky y Soraya Rodríguez; los exministros Ángel Gabilondo o Trinidad Jiménez y la diputada socialista en la Asamblea de Madrid y activista transexual Carla Antonelli. Pero no solo hubo compañeros de partido. También quisieron acompañar a Pedro Zerolo activistas LGTB como Beatriz Gimeno o la actual presidenta de la FELGTB, Boti García Rodrigo, por mencionar solo dos ejemplos.

Abrió el turno de intervenciones en directo Purificación Causapié, que recordó que “la esencia de la política es cambiar la vida de las personas” y alabó el papel de Pedro Zerolo en la consecución de leyes que ampliaron derechos fundamentales para diversos colectivos. Siguió Tomás Gómez, que tuvo un recuerdo para el expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que el año pasado recibía precisamente el I Premio Carmen Cerdeira. El propio Zapatero, de hecho, había intervenido minutos antes a través de un vídeo en el que expresó que “hay premios justos y premios imprescindibles, y el que hoy recibe Pedro es de esta segunda categoría”. Para Tomás Gómez, de hecho, Zapatero y Zerolo han sido “las dos personas más importantes de socialismo contemporáneo” por lo que a la ampliación de derechos civiles se refiere. El líder de los socialistas madrileños alabó también de Zerolo su valentía al visibilizar la diferencia y al elegir siempre “la trinchera más difícil”.

Vibrante discurso de Zerolo

Tras Tomás Gómez intervino el propio Zerolo, que en un vibrante discurso recordó a sus compañeros de partido la importancia de ir de la mano de los movimientos sociales. Zerolo también reivindicó el papel del PSOE a la hora de haber puesto por primera vez en la historia a España a la vanguardia mundial con leyes como las del matrimonio igualitario, la de identidad de género o la que reconocía la lengua de signos como una lengua oficial más, una ley de la que dijo sentirse especialmente orgulloso. “Eso sí es marca España”, ironizó. Zerolo reservó muy especialmente una parte de su discurso a la lucha feminista y a reivindicar el papel de las mujeres.

“Yo conocí a Pedro en la batalla feminista”, comenzaba de hecho su discurso Elena Valenciano, que como cabeza de lista de su partido a las próximas elecciones europeas cerró un acto que no podía dejar de tener cierto cariz electoral. Digno de elogio fue el ataque de honestidad de Valenciano, por cierto, al recordar que la batalla a favor del matrimonio igualitario también se libró en su momento dentro del propio partido socialista. “Porque ahora parece que siempre hemos sido así. Pero no, compañeros”, recordaba Valenciano, dejando entrever el papel fundamental que Pedro Zerolo había jugado internamente a la hora de conseguir que el PSOE asumiera como propia la batalla del matrimonio igualitario.

Un acto al que dosmanzanas fue invitada -invitación que agradecemos muy especialmente- y que sobrepasó los límites de un mero acto de partido para convertirse en todo un homenaje a la que ha sido una figura fundamental en la lucha por los derechos civiles en este país, que atraviesa en estos momentos una difícil situación personal debido al cáncer al que se enfrenta con entereza. Sin embargo, y pese a las evidentes secuelas físicas de su tratamiento, Zerolo apareció políticamente igual de entusiasmado que siempre, con un discurso vibrante que, en nuestra humilde opinión, brilló a una altura bastante superior a la de sus compañeros. A estas alturas uno no puede dejar de preguntarse por qué el PSOE parece haber desaprovechado un activo tan valioso -quizá los techos de cristal siguen sin romperse del todo en ese partido- y si no haría bien en recuperarlo.

Una nueva fecha que añadir a la pequeña historia del matrimonio igualitario. Si el 29 de marzo se celebraban por fin las primeras bodas civiles, este sábado 12 de abril tuvo lugar en Bournemouth la primera boda religiosa con validez civil desde que entró en vigor la ley que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo en Inglaterra y Gales. Las contrayentes fueron Jan Tipper y Barb Burden, una pareja de lesbianas que llevan 19 años de vida en común y que pertenecen a la Iglesia de la Comunidad Metropolitana, una iglesia inclusiva.

La Iglesia de la Comunidad Metropolitana es una iglesia protestante fundada en 1968 por el reverendo Troy Perry (un antiguo pastor baptista que fue expulsado por homosexual). Desde el principio se ha definido como una iglesia inclusiva y abierta a todas las personas con independencia de raza, sexo, identidad de género u orientación sexual. Desde sus orígenes se ha ido extendiendo desde Estados Unidos a otros lugares del mundo, y aunque no deja de ser una iglesia minoritaria su expansión es continua. De hecho está presente en España desde hace un par de años (hace ahora un mes nos hacíamos eco precisamente de la polémica que había generado un acto celebrado en Madrid con participación de dicha iglesia y de la Iglesia Evangélica de España).

En Reino Unido la Iglesia de la Comunidad Metropolitana se ha distinguido precisamente por ser una de las confesiones religiosas que de manera más activa ha luchado por la aprobación de una ley de matrimonio que permitiera a las iglesias que así lo desearan ser autorizadas a celebrar bodas entre personas del mismo sexo con validez civil, algo a lo que accedió el Gobierno británico salvo para la iglesia de Inglaterra y iglesia de Gales, ambas anglicanas. Otras confesiones que así lo pidieron son el movimiento unitario, el Movimiento por el Judaísmo Reformado, el Judaísmo Liberal, los cuáqueros (que llevan reclamando desde 2009 que el matrimonio religioso entre parejas del mismo sexo sea reconocido civilmente por el Reino Unido) o de la Federación Pagana británica.

Varios de estos grupos llegaron a reunirse en septiembre de 2011 en Edimburgo para solicitar al Gobierno escocés (que inició su proceso de aprobación del matrimonio igualitario antes que el Gobierno de Londres) que permitiera la celebración de estos matrimonios, considerando que su prohibición suponía una “importante intrusión” del estado en la libertad religiosa. De hecho, la ley escocesa de matrimonio igualitario mejora en este aspecto a la ley inglesa, en tanto que no establece blindaje religioso para ninguna iglesia: en Escocia todas las confesiones tendrán libertad para decidir si quieren permitir el matrimonio religioso igualitario, si bien ningún ministro de ninguna confesión podrá ser forzado a celebrarlo contra su voluntad.

¡Nuestra enhorabuena a las recién casadas!