Logo de dosmanzanas

Tiene 48 años y es escritora, filóloga y periodista. Puede presumir de haber ganado el Premio Nadal y el Premio Planeta, y también de cocinar “espectacularmente bien”. Se confiesa una apasionada de la ciudad de Barcelona —”es cosmopolita, bonita y tiene mar”—, y afirma dedicarse “a muchas otras cosas aparte de escribir” tan dispares entre sí como ser traductora, agente de prensa, dueña de un bar y hasta dj ocasional.

A los seis años escribía poesía y pintaba. Ya era rarita entonces.

Mi hija escribe y pinta como yo hacía a los seis años. Es una pena que se considere que eso es raro y sin embargo no se considere raro que un niño se pase el día enganchado a una consola de videojuegos o viendo Sálvame con su abuela o con la cuidadora porque sus dos padres trabajan.

Escribe novelas, cuentos para niños, ensayo político, literario y feminista, y hasta guiones de cine. ¿A qué cosas prefiere no meterle mano? 

Se me dan muy mal los números y todas las cosas que requieran mucha organización y planificación. Soy muy buena en cualquier actividad creativa: cocinar, pintar, componer, escribir…

¿Se considera usted un producto del marketing?

Sinceramente, después de catorce libros publicados y diecisiete años de carrera me parece una pregunta insultante, la verdad.

Publicó Tu corazón no está bien de la cabeza. ¿A usted qué cosas le hacen perder la cordura?

A mí nada me hace perder la cordura. Cuando decidí abandonar el programa de Telecinco y demandar a Mediaset iniciaron una campaña contra mí arguyendo, precisamente, que estaba loca. En juicio hemos presentado dos informes de peritos forenses que insisten en que mi estabilidad mental está fuera de toda duda. Si te das cuenta, hace dos años que Telecinco ni siquiera menciona mi nombre precisamente porque están demandados y tienen prohibido hacerlo.

Desde hace un tiempo dirige Allegra Mag, una revista online de actualidad bautizada así en honor a su hija. Lo de ser madre, ¿se le da mejor o peor que escribir? 

Se me da muy bien ser madre. Me llevo muy bien con mi hija, nos queremos mucho y nos llevamos muy bien.

¿Logró limar asperezas con la Agencia Tributaria?

Lo de la agencia tributaria también está en tribunales. Ellos me pedían una cantidad que a mí me parecía una locura, así que presenté un recurso, pero para presentar el recurso necesitas dinero y poner una fianza.

En 2011 amenazó con no volver a publicar por el pirateo que sufrían algunas de sus obras. ¿Para todo tiene tan poca palabra?

No tengo poca palabra. No dije que no volvería a publicar. Dije que no volvería a publicar novelas, cosa que hasta ahora no he hecho.

Si el Congreso fuese un barco pirata, ¿qué partido representaría al capitán pirata? 

Si el Congreso fuese un pirata evidentemente el capitán pirata sería Bárcenas, pero le han pasado por el tablón.

¿Hay tierra a la vista para el sector económico? 

Sí, porque con la inyección de capital chino el paro descenderá. Pero eso será una segunda burbuja. Después, la situación económica volverá a empeorar.

El sector más conservador del Partido Republicano se niega a aceptar las sucesivas derrotas en su batalla contra el matrimonio igualitario en Estados Unidos y se ha lanzado a promover una serie de iniciativas de corte homófobo en varios de los estados bajo control republicano. El primero de sus éxitos es el de Indiana, un estado cuyo gobernador, Mike Pence, ha sancionado una ley, aprobada por la legislatura del estado, cuyo objetivo es impedir que entes locales o el propio estado puedan aprobar normativas antidiscriminatorias que afecten a la “libertad religiosa”.

La ley aprobada en Indiana pertenece a las llamadas leyes “de restauración de la libertad religiosa”, vigentes en más de una veintena de estados del país, que blindan las creencias religiosas frente a otras posibles normas legales. La última de ellas fue la aprobada hace un año en Mississipi. De hecho, existe una norma similar a nivel federal, que fue aprobada en 1993 con la unanimidad de demócratas y republicanos y sancionada por el entonces presidente, Bill Clinton. Una norma, por cierto, que jugó un papel clave en la polémica sentencia del Tribunal Supremo que por 5 votos a 4 dio el pasado año la razón a Hobby Lobby, una cadena de tiendas propiedad de un multimillonario evangélico que reclamaba su derecho a no costear una serie de tratamientos anticonceptivos como parte del seguro médico de sus trabajadoras, como obligaba la reforma sanitaria de Obama. El Supremo falló a favor de Hobby Lobby, considerando que dicha obligación violaba la libertad religiosa de sus propietarios y que el Gobierno federal estaba obligado a buscar otra solución para que las empleadas de la empresa pudieran acceder a contraceptivos.

La de Indiana, sin embargo, es la primera de estas leyes que podemos considerar producto directo de la reacción contra el impulso judicial al matrimonio igualitario en Estados Unidos, que de aquí a junio libra su batalla final ante el Tribunal Supremo. Indiana es, de hecho, uno de esos estados a los que el matrimonio igualitario ya ha llegado como consecuencia de una decisión judicial. En septiembre de 2014, un panel de tres jueces de la Corte de Apelaciones del 7º Circuito, con sede en Chicago, fallaba por unanimidad que la prohibición del matrimonio igualitario en los estados de Indiana y Wisconsin violaba el derecho al debido proceso y a la igual protección garantizados por la 14ª Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos. Lo hacía además con una sentencia en la que uno de los juristas más prestigiosos del país, Richard Posner, ridiculizaba los argumentos contrarios a que las parejas del mismo sexo puedan casarse. Pocas semanas después, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos rechazaba las apelaciones de los contrarios al matrimonio igualitario en Indiana (y en otros cuatro estados), dando de esa forma validez a lo que la justicia federal había dictaminado en el nivel inferior.

La reacción homófoba no se hizo esperar, cristalizando en el proyecto de ley ahora aprobado, que no busca otra cosa que reforzar legalmente a todas aquellas personas e instituciones que se niegan a aceptar las relaciones entre personas de su mismo sexo, permitiéndoles discriminarlas alegando motivos religiosos. Una pareja del mismo sexo, por ejemplo, podría no ser atendida por el propietario de un negocio si este alega que ello entra en contradicción con sus creencias religiosas, sin que ninguna norma local o estatal contra la discriminación se lo pueda ya impedir. Algo que niegan los promotores de la ley (que en ningún momento se refiere expresamente a la las personas LGTB o a la homosexualidad) pero que a ningún observador se escapa.

El proyecto, pese a la polémica generada, fue finalmente aprobado por el Senado de Indiana por 40 votos a favor (todos republicanos) y 10 en contra (todos demócratas) y por la Cámara de Representantes por 63 votos contra 31 (todos los votos favorables fueron republicanos. De los votos contrarios, 26 fueron demócratas y 6 republicanos). El gobernador republicano, Mike Pence, firmó de forma casi inmediata la ley rodeado de religiosos, una imagen que simboliza de una forma perfecta lo sucedido:

 

¿Boicot al estado de Indiana?

Lo sucedido en Indiana ha tenido una gran repercusión a nivel de todo el país, provocando reacciones de profundo desagrado e incluso llamadas al boicot al estado de Indiana, que el conocido actor George Takei (Star Trek) impulsaba en Twitter con el hashtag #BoycottIndiana, que en pocas horas se convertía en Trending Topic en Estados Unidos.

Marc Benioff, presidente de la tecnológica Salesforce (con sede en California) ya ha anunciado en Twitter la cancelación de aquellos programas que supongan la necesidad de que trabajadores de la compañía viajen a Indiana. Por su parte, Gen Con, una de las principales convenciones mundiales de juegos (juegos de rol, cartas, estrategia, etc.), y que el año pasado atraía a casi 60.000 visitantes a Indianápolis, ya había anunciado en una carta enviada por su presidente Adrian Swartout al gobernador Pence que se plantearía abandonar Indiana si la ley llegaba finalmente a buen puerto.

Otros líderes empresariales, sin llegar a amenazar tan directamente con el boicot, han expresado su contrariedad por lo sucedido en Indiana. Es el caso de Max Levchin, fundador de compañías como Affirm, HVF, Slide o PayPal, o del mismísimo presidente de Apple, Tim Cook.

Próxima parada… Arkansas

Hay que recordar que la amenaza a la economía local fue precisamente la que impidió hace poco más de un año que una ley muy similar viera la luz en Arizona (fue aprobada por la legislatura del estado, pero la entonces gobernadora Jan Brewer, también republicana, decidió finalmente vetarla).

Está por ver qué sucederá ahora en Arkansas, otro estado cuya legislatura, también bajo control republicano, acaba de dar su visto bueno a una ley similar que está ya solo pendiente de la firma del gobernador. Las expectativas desde luego no son buenas. El gobernador Asa Hutchinson ya ha anunciado que la refrendará, argumentando que no se trata de una ley distinta a la ya vigente en otros muchos estados, “de Illinois a Connecticut”.

Las declaraciones de Domenico Dolce y Stefano Gabbana contra las familias homoparentales no solo han encontrado comprensión en entornos socialmente conservadores. También hay personas abiertamente LGTB que les han mostrado apoyo e incluso suscriben sus palabras. Es el caso de Pavel Kortan y Filip Vaněk, de la República Checa.

La controversia por las declaraciones de Dolce y Gabbana en la revista Panorama aún sigue viva. En el entorno LGTB la gran mayoría de las reacciones han sido, desde luego, de repulsa. Pero tampoco faltan quienes les apoyan y suscriben sus opiniones. Es el caso de dos personajes checos conocidos, el estilista Pavel Kortan y el maquillador Filip Vaněk, los dos abiertamente gais y reconocidos profesionales en su país. Ha sido en unas declaraciones a medios checos, publicadas el 24 de marzo. Así, Kortan, después de señalar su sorpresa por la reacción ante la entrevista a Dolce y Gabbana, señala que “¿Acaso no puedes tener otra opinión sólo porque pertenezcas a la minoría? Pues yo, aunque no me gusta nada su moda, estoy completamente de acuerdo con Dolce y Gabbana“.

Filip, por su parte, declara también su apoyo, “decididamente, vestiré la ropa de DG“, afirma, discrepando de su colega, “y también estoy de acuerdo con su opinión de que los gais no deben educar niños. Ya me he llevado palos por decir esto pero lo mantengo“, añadió.

República Checa: un país que acepta a las personas LGTB

Estas declaraciones tienen lugar en un país que, dentro del contexto del antiguo bloque comunista, es bastante favorable a las personas LGTB. En el año 2006 se aprobó una ley de unión civil (registrované partnerství) que reconocía derechos a las parejas del mismo sexo y que era similar a la ley alemana. En cuanto a la aceptación social, presenta unos índices algo más bajos que en Europa occidental, pero notablemente mayores que lo habitual en Europa central y oriental. Así, por ejemplo, según una encuesta reciente, un 56% se mostraba de acuerdo con la adopción de niños por parejas del mismo sexo mientras que un 51% aprobaba que las parejas de mujeres tuvieran hijos por inseminación artificial. Curiosamente, donde había menor aceptación era con que una persona homosexual sola pudiera adoptar un niño de un centro de menores: sólo un 33% lo aprobaba, lo que contrasta con un 47% que lo respaldaba si la adopción la hacía una pareja del mismo sexo y no una persona sola.

Además, desde 2011 se organiza una manifestación del Orgullo LGTB en Praga (Prague Pride), que ha alcanzado unas dimensiones notables. Por otro lado, hay un festival de cine LGTB, Mezipatra, que lleva varios años en Praga y Brno. Asimismo, hay en marcha una campaña en internet de visibilización del colectivo LGTB (Pride Voices) por parte de la misma organización que coordina el Orgullo de Praga. En definitiva, difícilmente puede interpretarse la posición de Kortan y Vaněk como motivadas por la presión de amoldarse a un entorno hostil.

Dolce y Gabbana se retractan… parcialmente

Volviendo a los iniciadores de la polémica, Dolce y Gabbana se han visto obligados a retractarse parcialmente, tras la reacción en su contra personificada en el boicot a su marca promovido por Elton John. Aunque inicialmente su reacción fue la de enrocarse en sus declaraciones, el impacto internacional que alcanzó la noticia les llevó a conceder una entrevista a la CNN, en la que matizaban sus palabras. Domenico Dolce, el autor original de las declaraciones contra el uso por las parejas del mismo sexo de la gestación subrogada o de las técnicas de reproducción asistida, que según él daban lugar a “niños sintéticos”, insistía en que sus opiniones eran estrictamente personales y se basaban en su visión tradicional de la familia, resultado de la educación “siciliana” que había recibido, pero que en ningún momento pretendió dar lecciones a nadie. “Quizá escogió las palabras equivocadas”, le apoyaba su colega (y expareja), Stefano Gabbana.

“Nos encantan las parejas gais. Somos gais. Nos encantan las parejas gais, la adopción gay, todo… Solo expresaba mi punto de vista privado”, añadía Gabbana. Los diseñadores intentaban además rebajar la tensión hacia Elton John, del que aseguraban “aman su música”. Eso sí, insistían en verse como víctimas de una supuesta intolerancia hacia las opiniones diferentes. “¿Boicot a Dolce & Gabbana por qué? ¿Porque no pienso como tú? ¿Es esto correcto? No es correcto, estamos en 2015. Esto es medieval”, insistía Gabbana.

Una forma de pensamiento, por cierto, que parece haber calado entre algunos articulistas. El pasado sábado, el diario El País sorprendía por ejemplo con un artículo de opinión titulado La polémica sinceridad de Dolce y Gabbana, en el que su autor presentaba a los diseñadores como víctimas de la intransigencia de la red social Twitter solo por expresar una opinión que consideraba políticamente poco correcta. Como si el llamamiento a un boicot por parte de un padre que vio como llamaban a sus hijos “niños sintéticos” -y que sus seguidores tienen la libertad de seguir o no seguir- no fuera al fin y al cabo ejercicio de la misma libertad de expresión a la que apelan los diseñadores.

Interesante iniciativa del colectivo Arcópoli, que ha pedido a las librerías que sean conscientes del peligro que entrañan algunos de los títulos que venden y de la importancia de advertir a sus compradores. Representantes de Arcópoli han visitado tres Llbrerías madrileñas (la Librería San Pablo en la Plaza de Jacinto Benavente, la librería de El Corte Inglés de la Puerta del Sol y la Casa del Libro de la Gran Vía) en las que han detectado la venta de libros LGTBfobos, ofreciéndoles un identificador que advierta que su contenido no es acorde con la evidencia actual en Psicología y que de hecho pueden ser peligrosos.

“Desde hace muchos años los colectivos en defensa de los derechos de las personas LGTB reivindican que editoriales y librerías tengan especial cautela a la hora de difundir determinados títulos que ofrecen ciertas ideas muy particulares sobre la realidad de la diversidad sexual y de género”, explican desde Arcópoli, “ya que, en muchos casos, los planteamientos que se ofrecen en ellos no solo carecen de toda credibilidad científica sino que además pueden llegar a generar un gran sufrimiento si llegan a manos de personas que no entiendan que las ideas que allí se ofrecen son rotundamente falsas”. “Hacemos referencia, fundamentalmente, a algunos volúmenes que exponen la diversidad sexual y de género como una cualidad que puede ser curada cuando ya en 1990 la Organización Mundial de la Salud eliminó de su catálogo de enfermedades la homosexualidad y bisexualidad y en el reciente DSM-V ha sido descatalogada también la transexualidad como patología. La diversidad sexual y de género no puede ser curada, del mismo modo en que no pueden curarse los ojos azules o la altura. Son todos ejemplos de la diversidad que presenta el ser humano”, añaden.

Arcópoli no reclama sin embargo la prohibición de venta de dichos libros, “ya que considera que en ningún momento el trabajo en defensa de los derechos humanos debe apoyarse en la censura”. “No creemos que la consecución de ningún derecho sea posible limitando otros derechos, pero sí demandamos que las librerías que venden dicho material se involucren en nuestro trabajo por la dignidad de las personas LGTB y al menos se advierta a los posibles compradores de que esos títulos contienen un discurso de odio que fomenta la homofobia, la bifobia y la transfobia”, explican desde el colectivo. Arcópoli, en este sentido, sigue una línea diferente a la de otros grupos LGTB, que sí reclaman abiertamente que se dejen de vender estos textos y que piden el boicot contra las librerías que los ofrecen. Hace un mes, sin ir más lejos, activistas catalanes solicitaban en una de las tiendas que la Casa del Libro tiene en Barcelona la retirada de una de estas obras y llamaba al boicot contra esta cadena hasta que lo haga.

“El mayor peligro de estos libros reside en que alguien intente entender su orientación sexual o su identidad de género no heterodoxa y para ello recurra a estas publicaciones. O que una persona intente entender mejor la realidad de un familiar o un amigo y ocurra lo mismo. No conseguiría información veraz, comprobada y avalada por personas que se dedican a la investigación científica, sino una serie de notas prejuiciosas que agravarían su malestar o fomentarían los pensamientos homófobos, bífobos y tránsfobos con los que se nos educa”, advierte la coordinadora de Arcópoli, Amanda Rodríguez.

La lista de libros que Arcópoli ha detectado que fomentan la intolerancia hacia personas lesbianas, gais, bisexuales y transexuales está formada por:

  • Aardweg, Gerard J. M. van den, Homosexualidad y esperanza, Barañáin, Ediciones de la Universidad de Navarra, 2004
  • Alario Bataller, Salvador, Homosexualidad, aplicación clínica de la evaluación y terapia de conducta en las homosexualidades egodistónica y egosintónica, Valencia, Promolibro, 1993
  • Burggraf, Jutta, Cartas a David. Acerca de la homosexualidad, Madrid, Palabra, 2006
  • Cohen, Richard, Abriendo las puertas del armario, Madrid, Libroslibres, 2013
  • Cohen, Richard, Comprender y sanar la homosexualidad, Madrid, Libroslibres, 2004
  • Irala, Jokin de, Comprendiendo la homosexualidad, Barañáin, Ediciones de la Universidad de Navarra, 2006
  • Labrador, Francisco Javier; Cruzado, José Antonio; Manuel, Manual de Técnicas de Modificación y Terapia de Conducta, Madrid, Pirámide, 2001
  • Libertad Digital, 10 cosas que no se pueden decir en España, Madrid, Ciudadela, 2010
  • Macià Antón, Diego; Méndez Carrillo, Francisco Javier, Aplicaciones clínicas de la evaluación y modificación de conducta: estudio de casos, Madrid, Pirámide, 1991
  • Melina, Livio; Belardinelli, Sergio (eds.), Amar en la diferencia. Las formas de la sexualidad y el pensamiento católico, Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos, 2013
  • Moa, Pío, La sociedad homosexual y otros ensayos, Madrid, Criterio Libros, 2001
  • Morrison, David, Un más allá para la homosexualidad, Madrid, Palabra, 2006
  • Nicolosi, Joseph, Quiero dejar de ser homosexual: casos reales de terapia reparativa, Madrid, Encuentro, 2009
  • Nicolosi, Joseph, Cómo prevenir la homosexualidad, Madrid, Palabra, 2009
  • Nicolosi, Joseph; Nicolosi, Linda Ames, La confusión de género en la infancia, Madrid, Palabra, 2012
  • Olivares Rodríguez, José; Méndez Carrillo, Francisco Xavier, Técnicas de Modificación de la Conducta, Madrid, Biblioteca Nueva, 1998
  • Palacios, Rafael, La conspiración del movimiento gay. Apoteosis de la guerra de sexos, Madrid, Mandala, 2012
  • Pérez de la Plaza, Evangelina, Técnicas Básicas de Enfermería, Madrid, McGraw-Hil, 2008
  • Pi, Rafael, Los gays, vistos por un hetero, Barcelona, Pyre, 2005
  • Ríos González, José Antonio, Manual de Orientación y Terapia familiar, Madrid, Instituto Ciencias del Hombre, 1994
  • Trevijano, Pedro, ¿Puede tener esperanza el homosexual?, Alcobendas, Vozdepapel, 2011

Nos gustaría conocer vuestra opinión. ¿Debe prohibirse la venta de estos libros?  ¿Acaso la vara de medir no debería ser la misma que para los textos de carácter racista o antisemita? ¿O por el contrario creéis que, por mucho que nos pueda desagradar, estos libros debe pese a todo poder ser ofrecidos en las librerías, en base a la libertad de expresión? ¿Creéis que la solución propuesta por Arcópoli es razonable? El debate está abierto…

Buenas noticias. Por 53 votos a 21, el Parlamento de Eslovenia ha suspendido el proceso iniciado por los opositores a la ley que abre el matrimonio a las personas del mismo sexo (aprobada el pasado 3 de marzo) y que buscaba convocar un referéndum revocatorio sobre la materia. El Parlamento esloveno considera que en este caso es de aplicación la norma que prohíbe el uso del referéndum para derogar leyes que garantizan derechos humanos y libertades fundamentales. A los homófobos les queda todavía la vía del recurso al Tribunal Constitucional.

El Parlamento esloveno aprobaba el 3 de marzo, por 51 votos frente a 28, la reforma de la Ley de Matrimonio y Relaciones Familiares para permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo con los mismos derechos que el matrimonio entre personas de distinto sexo, adopción incluida. Eslovenia se convertía así en el primer país de la antigua Europa del Este, y el primero de mayoría eslava, en hacerlo. La reforma fue inicialmente promovida por el grupo parlamentario de Izquierda Unida, que presentó su propuesta ante el Parlamento en diciembre. El 10 de febrero de este 2015, el comité parlamentario correspondiente aprobó dicha propuesta por una mayoría de 11 votos a 2, con lo que podía proseguir su tramitación. Finalmente el proyecto conseguía el respaldo mayoritario de la cámara. A favor votaron los diputados de Izquierda Unida, los del centrista Partido de Miro Cerar (el actual primer ministro), los Socialdemócratas (que forman parte de la coalición de gobierno) y los liberales de la  Alianza de Alenka Bratušek. El Partido Democrático de los Pensionistas (tercer partido de la coalición de gobierno) dejó libertad de voto a sus parlamentarios, mientras que votaron en contra los diputados del centroderechista Partido Democrático Esloveno y los del democristiano Nueva Eslovenia.

Los opositores al matrimonio igualitario se pusieron inmediatamente manos a la obra para conseguir la convocatoria de un referéndum que anulase la reforma, tal y como sucedió en 2012, cuando una reforma mucho menos ambiciosa fue invalidada por un 55% de los votos en un referéndum cuya participación fue inferior al 30%). En este intervalo de tiempo, sin embargo, las condiciones para convocar un referéndum se han endurecido. A día de hoy, un referéndum que intente derogar una ley aprobada por el Parlamento necesita el respaldo del 20% de los electores solo para ser convocado. Eso supone el apoyo de 340.000 eslovenos, muy por encima de los 40.000 que hacían falta en 2012 e incluso de los 280.000 que votaron en 2012 contra los derechos de las parejas del mismo sexo.

Aún así, y cuando los homófobos llevan recogidas unas 40.000 firmas, el Parlamento ha decidido de forma muy mayoritaria suspender el proceso, al considerar que el referéndum tiene como objeto derogar una ley que reconoce derechos fundamentales, y por lo tanto es ilegal. Los opositores al matrimonio igualitario tienen ahora la posibilidad de recurrir la decisión del Parlamento al Tribunal Constitucional, de forma que el proceso de recogida de firmas pueda seguir adelante y el referéndum tenga lugar si consiguen reunir las necesarias.

Veremos lo que sucede, dado que hay antecedentes contradictorios. A finales de 2011 el alto tribunal consideró constitucional la convocatoria del anterior referéndum (si bien es cierto que las circunstancias eran muy distintas y no existía un pronunciamiento claro del Parlamento, como ahora). Sin embargo, en 2013 el mismo Tribunal Constitucional consideraba inconstitucional la legislación eslovena en materia de herencia por discriminar a las parejas del mismo sexo. El fallo completaba, de hecho, una sentencia previa que ya consideraba inconstitucional la legislación eslovena de parejas de hecho por un motivo similar.

En definitiva, hay motivos para ser optimistas. Estaremos atentos.

Más de un millón de correos electrónicos han sido enviados a los parlamentarios australianos que sostienen al gobierno liberal-conservador para pedirles que voten en conciencia el proyecto de ley de matrimonio igualitario que promueve el senador liberal David Leyonhjelm. La cuestión de la libertad de voto es la que está centrando en estos momentos el debate: todos los observadores dan por seguro que en el momento en que los parlamentarios liberales dispongan de libertad de voto, el matrimonio igualitario será una realidad en Australia.

Hace ahora una semana revisábamos precisamente el estado de la situación, a raíz de la aprobación por el Senado australiano de una moción de los Verdes a favor de la libertad de voto en esta materia. El debate viene de lejos: antes de las elecciones de septiembre de 2013 fueron los laboristas, entonces al frente del Gobierno, los que actuaron como freno al matrimonio igualitario. La que hasta junio de ese año había sido primera ministra, Julia Gillard, se oponía, y durante sus años de gobierno no dudó en maniobrar para impedir que los partidarios de la igualdad dentro del Partido Laborista -en teoría mayoritarios- trasladaran su criterio al Parlamento. Y ello pese a que en su congreso nacional de 2011 el partido lo incorporaba a su ideario. Ideario que Gillard se encargó de convertir en papel mojado al imponer que los legisladores laboristas tuvieran libertad de voto, política que hasta ahora el partido no ha modificado. Una libertad que el liberal Tony Abbott negó entonces a los suyos, obligándolos a acatar la disciplina de partido contraria a la igualdad, y que desembocó en el fracaso de la iniciativa.

La impopularidad de Gillard llevó a Kevin Rudd a arrebatarle el liderazgo del partido y el puesto de primer ministro. Ya por entonces Rudd se había convertido en defensor del matrimonio igualitario, pese a que su anterior etapa como primer ministro se caracterizó también por un rechazo frontal al mismo. Pero la sustitución de Gillard no fue suficiente para evitar la derrota laborista, y tras las elecciones el liberal Tony Abbott se convertía en primer ministro. Abbott es un católico conservador opuesto al matrimonio igualitario, pese a tener una hermana abiertamente lesbiana. Su victoria alejó las expectativas de aprobación a corto plazo, pese a que un número no determinado de diputados de su partido son partidarios del matrimonio igualitario, y de hecho el propio Abbott reconoció que resultaría complicado mantener la disciplina de voto en esta materia.

El verano pasado (invierno en Australia), el senador liberal David Leyonhjelm anunciaba por fin sus intenciones de presentar un proyecto de matrimonio igualitario y hacía un llamamiento a los “verdaderos liberales” a dar su apoyo al proyecto. El senador insistió entonces en que solo lo presentaría cuando tuviera la seguridad de que su partido permitiría votar en conciencia. Por ello, a pesar de que medios australianos daban por prácticamente seguro que Leyonhjelm presentaría la iniciativa pasadas unas pocas semanas, el senador se contuvo tras escuchar a los partidarios del matrimonio igualitario, que le pidieron esperar al momento idóneo. Finalmente, el pasado 26 de noviembre Leyonhjelm presentaba el proyecto. El senador revelaba además que el primer ministro Tony Abbott le había pedido que no lo hiciera. Según el senador, la intención del líder del Ejecutivo era retrasar indefinidamente la medida para no tener que permitir a sus diputados votar libremente. Es por ello que decidió iniciar la tramitación.

La presentación del proyecto y la aprobación de la moción de los Verdes precipitaron los acontecimientos. Partidarios y opositores al matrimonio igualitario se movilizaban, y la organización Australian Marriage Equality conseguía reunir más de un millón de correos electrónicos (enviados por casi 8.000 personas) para los parlamentarios del Partidos Liberal y de su socio minoritario, el Partido Nacional (con el que está coaligado a nivel federal), pidiéndoles un voto en conciencia. Eso sí, los activistas han tenido la cortesía de “empaquetar” todos los correos en un único archivo para no bloquear los correos electrónicos de los parlamentarios.

Una demanda no escuchada, al menos por ahora

Una demanda, la del voto en conciencia, que a día de hoy sigue sin ser reconocida por Abbott, lo que ha motivado que Leyonhjelm decidiera no presentar al debate el proyecto este jueves 26 de marzo, tal y como en principio se esperaba.

Está por ver cuando volverá a intentarlo, aunque algunas informaciones lo retrasan a después de la discusión presupuestaria, que tiene lugar en mayo.

Australia, no Austria…

Varios medios LGTB en castellano, por cierto, se han hecho eco del envío masivo de correos electrónicos promovido por Australian Marriage Equality pero lo han situado en el otro extremo del planeta, en concreto en Austria… Alguno llega a hablar del matrimonio del senador “austriaco” David Leyonhjelm con un tal Bill, debido a una mala traducción de “Freedom to Marry Bill” (“proyecto de ley de libertad para contraer matrimonio”).

No es así. Por desgracia, la batalla a favor del matrimonio igualitario en Austria no está tan candente… Austria cuenta con una ley de uniones civiles aprobada en 2009, aunque luego el Tribunal Constitucional ha ampliado los derechos de las parejas del mismo sexo más allá de dicha ley (eliminando la prohibición a las parejas de lesbianas de acceder a la reproducción asistida y dictaminando que excluir a las parejas del mismo sexo de la adopción conjunta es discriminatorio).

Una encuesta en el Reino Unido muestra que el tabú de la homosexualidad en el mundo del fútbol profesional esconde una realidad de no pocos jugadores gays que no revelan públicamente su orientación, aunque sí a sus compañeros de equipo. El 11% de los futbolistas consultados afirma conocer a alguno de ellos.

En la encuesta, realizada por la revista deportiva FourFourTwo y de la que se ha hecho eco la web Gay Star News, se preguntó a cien futbolistas de las distintas categorías, once de los cuales declaró tener conocimiento de compañeros gays. Por ejemplo, el integrante de un club de la Premier League (la primera división inglesa), aseguró haber compartido equipo con un jugador homosexual: “Todos los saben y la mayoría de los chicos no tienen ningún problema con ello. Algunos se sienten un poco incómodos, pero es su problema”, afirmó.

También manifestó una actitud comprensiva aunque cauta otro de los consultados, quien juega en la League One o segunda división: “Si un jugador saliera del armario, creo que todos lo apoyarían, pero estoy seguro al 100% de que la gente en el vestuario haría bromas”. El mismo futbolista entendería que un compañero gay no quisiera salir del armario por la posible reacción de los demás.

Sin duda el fútbol británico se encuentra entre los más abiertos a la diversidad afectiva y sexual, a pesar de que, en la actualidad, no cuente con ningún futbolista abiertamente gay de primer nivel. En septiembre del año pasado, por ejemplo, nos hacíamos eco de un spot contra la homofobia en el fútbol en la que participaron los españoles Mikel Arteta y Santi Cazorla. La campaña también contó con la implicación activa del exfutbolista alemán Thomas Hitzlsperger, que en enero de ese año hacía historia al salir del armario pocas semanas después de retirarse. Se trata, recordemos, de un futbolista que además de haber formado parte de la selección alemana jugó en tres de las ligas más importantes del mundo (la italiana, la inglesa y la de su propio país) y cuya salida del armario suscitó grandes apoyos y tuvo una gran repercusión internacional.

Y es que si bien varios otros jugadores como Robbie Rogers, el estadounidense David Testo o el sueco Anton Hysén ya habían dado el mismo paso, se trataba de jugadores de segundo orden en el momento de dar este paso. El gesto de Hitzlsperger inspiró también, según ellos han reconocido, al jugador británico Liam Davis y a la capitana de la selección inglesa Casey Stoney, que hicieron pública su homosexualidad el año pasado. Rogers, por su parte, salió del armario al mismo tiempo que anunciaba que dejaba el fútbol profesional, decisión que luego revirtió. Y afortunadamente, porque hace pocos meses hizo historia al convertirse en el primer futbolista abiertamente gay en conquistar el título de liga en Estados Unidos.

En mayo de 2013, antes de la salida del armario de Hitzlsperger, supimos también que al menos ocho jugadores de ligas británicas habrían anunciado su homosexualidad a sus compañeros, aunque sin hacerlo público por temor a la reacción de los aficionados. Una realidad que queda de nuevo confirmada con este sondeo.

La homofobia en el deporte es una lacra a erradicar. Por ello, en cumplimiento del compromiso adquirido por las principales federaciones deportivas de Australia hace ahora un año, la Unión Australiana de Rugby (ARU, en sus siglas en inglés) ha impuesto al jugador Jacques Potgieter una sanción de 20.000 dólares australianos (equivalentes a unos 14.357 euros) por gritar “maricón” durante un partido, el pasado domingo. Aunque el jugador se disculpó enseguida y achacó el insulto homófobo al fragor del momento, la federación ha sido firme y ejemplarizante. Según el dirigente de la ARU Bill Pulver “no hay absolutamente ningún lugar para la homofobia o cualquier forma de discriminación en nuestro juego, por lo que nuestras acciones y palabras dentro y fuera del campo deben reflejar eso”.

El pasado fin de semana, la estrella de Rugby de Nueva Gales del Sur Jacques Potgieter lanzó el grito de “maricón” contra el equipo rival de los Brumbies durante el partido celebrado en el estadio Allianz. El jugador de los Brumbies David Pocock, firme defensor del matrimonio igualitario y de los derechos del colectivo LGTB, fue quien se dirigió al árbitro para protestar por los insultos homófobos de Potgieter en el minuto 64 del partido con las siguientes palabras: “escuchó eso, señor… no se puede decir eso; puede haber jugadores gais alrededor”. La Unión Australiana de Rugby tomó buena nota y decidió sancionar con 20.000 dólares australianos a Potgieter, cumpliendo con el compromiso contra la homofobia que adquirió en abril del año pasado junto al resto de las principales federaciones deportivas del país.

El propio Jacques Potgieter no tardó en darse cuenta del transfondo de sus palabras y se disculpó después del partido. Incluso utilizó su cuenta de Instagram para expresar a “toda la comunidad de rugby, los fans y público” que “me disculpo sinceramente por las palabras hirientes que dije en el encuentro contra los Brumbies”. Ocurrió, según admite él mismo, “en el calor del momento en que, lamentablemente, pronuncié una palabra, sin intención de discriminar”. Potgieter  concluía que “yo respeto a todos, desde todos los ámbitos de la vida y nunca he pretendido lastimar intencionalmente o juzgar a nadie, ya que eso no forma parte de mi carácter”.

En todo caso, aunque el uso de términos homófobos a cargo de Potgieter no fuera intencionado y reconociera rápidamente su error, disculpándose públicamente, la Unión Australiana de Rugby se mantiene firme en su sanción económica. En palabras del CEO de la federación, Bill Pulver, “nuestra política de inclusión refuerza el compromiso del rugby de Australia para asegurar que cada individuo, ya se trate de jugadores, aficionados, entrenadores o administradores, pueda sentirse seguro, bienvenido e incluido sin importar la raza, el género o la sexualidad”.

Desayuno en Urano

Uno nunca sabe qué va a pasar con lo que escribe, pero en este caso solo pasan cosas buenas. Sebastián en la laguna, mi segunda novela, ha agotado la primera edición en estos tiempos tan duros para el sector editorial (y para la cultura, en general), y ya está a la venta la segunda edición. Solo puedo darles las gracias a todos ustedes por las muestras de cariño y agradecimiento que recibo de manera constante y por la difusión que están haciendo de esta historia. Les dejo con un trozo de la novela, que ya es de ustedes.

 

Con Sebastián aprendí palabras como aprensión o magnolia, como crepuscular o alambicado. Este verano está resultando tan crepuscular, eso decía Sebastián con el cuarto tomo allí en la mano (¿o sería ya el quinto?, en cualquier caso le vi retroceder un par de veces al tomo primero e incluso adelantarse al último, temiendo que pasara algo, a él o a su hermano, antes de acabarlo), es muy aprensivo, mi padre, mi madre no lo es tanto y menos la tuya, que se pasa allí las tardes. Creo que lo que hace falta es un magnolio, pero aquí no se dan bien, me gustaría explicarte lo que está pasando este verano, pero es demasiado alambicado para todos, mucho más para ti que te pierdes de la misa la media, con lo de mi hermano y Wences y Marisa y los italianos.

Yo intentaba reproducir las palabras con mis padres, que me miraban con los ojos espantados cuando decía que Orlac me resultaba tremendamente crepuscular, o que me daban aprensión sus manos, o que me gustaría que oliera a magnolia en vez de a tinto de verano, e incluso que un café con hielo era demasiado alambicado y prefería un agua de soda. Supe por Sebastián que hay palabras que no ayudan sino que se interponen, que definir es limitar y que es difícil definir lo que no tiene límites, y el ser humano, tú mismo, el ser tú mismo, es inabarcable y por tanto no es posible utilizar palabras para hablar de ciertas cosas, de lo que no se puede hablar es mejor no hablar, eso decía Sebastián que decía no sé qué filósofo de nombre irreproducible (tampoco de su nombre era fácil hablar). Así que por más que yo me deleitara (qué palabra, deleite) con las palabras que aprendía de él, Sebastián insistía en minusvalorar el lenguaje, tan simple a veces, tan inexacto. Bellísimas palabras que ya conocía: mandarina, lapislázuli, repiquetear, albahaca, pero que en su boca parecían nuevas, y otras que me sonaban, pero cuyo significado desconocía hasta entonces como reverberar, culmen, boreal, alevosía, cerúleo, amaranto o claraboya, e intentaba formar frases absurdas que las incluyeran a todas para no olvidarlas, para no olvidarle a él, para no olvidar cómo su espalda de amaranto reverberaba a través de la claraboya por la que se filtraba con alevosía una luz cerúlea y que me llevaba al culmen (boreal o no). Y se sentaba allí con su sillita de plástico, pletórico, lustral, inmanente, atribulado, atrabiliario, iridiscente, opaco, ponzoñoso, quimérico, pusilánime, argénteo, algodonoso, saltimbanqui, cucurbitácea, vicisitud, masturbatorio, guacamayo, pluscuamperfecto, consuetudinario, trepidante, crótalo, luciérnaga, septentrión, helicoidal, jacarandá, hemisferio, trementina…

Otros libros en Desayuno en Urano
elputojacktwist@gmail.com
Página de Facebook de Desayuno en Urano

Rusia ha perdido su pulso contra el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, por lo que al reconocimiento de los beneficios para aquellos de sus empleados que cuenten con parejas del mismo sexo que sean legalmente reconocidas se refiere. El Comité de Presupuestos de la 69ª Asamblea General ha rechazado las pretensiones de Rusia de forzar a la organización a dejar de reconocer las uniones contraídas por sus empleados con personas de su mismo sexo en países donde estas sean legales con independencia de su lugar de origen. Lo ha hecho por 80 votos contra 43, con 37 abstenciones (otros 33 países ni siquiera han votado). La decisión se puede considerar todo un triunfo para los derechos LGTB.

Antes de que en junio del año 2014 Ban Ki-moon promoviera la orden administrativa que ahora Rusia buscaba invalidar, Naciones Unidas tan solo reconocía las uniones entre personas del sexo de aquellos de sus empleados que provinieran de países donde estas tuvieran reconocimiento legal. Esto era así desde 2004, cuando el entonces secretario general Kofi Annan emitió otra orden que ampliaba los beneficios matrimoniales a las parejas en una unión civil que tuviera validez en el país de origen de los contrayentes. Una decisión que ya entonces recibió una fuerte contestación por parte de la Santa Sede y de países de mayoría musulmana, a pesar de ser claramente discriminatoria para los empleados de la ONU procedentes de estados que no permiten las uniones entre personas del mismo sexo.

Como explicábamos el pasado julio, la nueva medida promovida por Ban Ki-moon sí permite el reconocimiento de las uniones entre personas del mismo sexo legalmente contraídas, sea cual sea su país de origen. De esta manera, los cónyuges del mismo sexo de un empleado de Naciones Unidas (incluyendo agencias y organismos especializados, como Unesco, UNICEF, FAO o ACNUR) pueden ya beneficiarse, entre otras prestaciones, de su seguro de salud o del acceso a visados de residencia. Un ejemplo real, que ya entonces mencionamos, es el de Anna Guerraggio, una ciudadana italiana que trabaja para Naciones Unidas, que se felicitaba de poder contraer matrimonio con su pareja, también italiana, en Nueva York, y que esta accediese así a las prestaciones. Con la normativa anterior, al no reconocer Italia el matrimonio igualitario los beneficios a su cónyuge estaban vedados.

La decisión despertaba sin embargo la oposición de Rusia, cuyas autoridades parecen haber asumido el liderazgo político mundial en contra de los derechos LGTB, y que argumenta que con esta decisión el secretario general se ha extralimitado en las funciones que tiene reconocidas. Rusia, como informábamos hace pocas semanas, tenía intención de forzar una votación sobre el asunto en el Comité de Presupuestos de la 69ª Asamblea General, donde no existe derecho de veto, al considerar que podría convencer a una mayoría de países hostiles a los derechos LGTB para derogar la orden administrativa emitida por Ban.

Pues bien, finalmente la votación tenía lugar este martes 24 de marzo, y el resultado ha arrojado una contundente derrota de Rusia. Defendieron el voto contrario a la propuesta rusa Letonia (en representación de la Unión Europea), Estados Unidos, Australia (en representación suya y de Canadá y Nueva Zelanda), Finlandia (en representación del bloque de países nórdicos), Suiza, Francia, Sri Lanka, Reino Unido, Alemania y México. Defendieron el voto favorable la propia Rusia, Arabia Saudí, Bielorrusia y China. Tras la votación algunos países quisieron explicar su voto, como Brasil (que votó en contra), Malasia (que votó a favor) o Indonesia (que se abstuvo, argumentando que aunque la decisión hubiera merecido una discusión previa, entraba dentro de las atribuciones del secretario general).

En la página web de Naciones Unidas puedes consultar algunas de estas argumentaciones (ítem 137). Para México, por ejemplo, por citar al único país de habla hispana que intervino…

“(…) Durante las discusiones previas a la votación de esta propuesta, quedó claro (…) que el boletín del Secretario General no establece la existencia de un estándar internacional para los matrimonios, sociedades de convivencia o figuras equivalentes, ni sobre otros arreglos legales en los que participan las personas en el ejercicio de su libertad. Las acciones del Secretario General tampoco invaden las competencias de las legislaciones nacionales, en donde se regulan este tipo de actos.

Por esta razón, mi delegación apoya la decisión del Secretario General, en el sentido de que el otorgamiento de prestaciones a los empleados de las Naciones Unidas se determine tomando en cuenta la legalidad del acto en el lugar en que sea efectuado, en sustitución de la nacionalidad del empleado. Este ajuste permite dotar de mayor certidumbre a los funcionarios de las Naciones Unidas y a sus familias, en beneficio de la Organización diversa y plural a la que todos pertenecemos.

La decisión del Secretario General promueve, además, la eliminación de la discriminación con base en cualquier motivo (…)”.

Hasta el momento de redactar esta entrada no hemos encontrado en la página web de Naciones Unidas el listado completo de países que han votado en un sentido u otro. Según medios internacionales, además de los países ya citados, han votado a favor de la propuesta rusa numerosos países de mayoría musulmana, africanos y la India. En contra, la mayoría de países europeos y latinoamericanos.

En cualquier caso, y aunque posiblemente el voto pueda entenderse más como expresión de un pulso geopolítico que como un aval mayoritario a los derechos LGTB, no cabe duda de que se trata de una buena noticia de la que felicitarse.

Saray B.S., de 49 años, sufrió una brutal agresión tránsfoba el pasado domingo en Sevilla, por la que tuvo que ser atendida en el Hospital Virgen de la Macarena, donde le suturaron con hasta seis grapas quirúrgicas una gran herida en el cuero cabelludo (ver imagen). La Asociación de Transexuales de Andalucía (ATA) ha denunciado lo sucedido e insiste en la necesidad de una ley andaluza contra la LGTBfobia.

La agresión tuvo lugar en la mañana del 22 de marzo en un local de la Plaza de la Encarnación en Sevilla, donde el agresor, tras identificar a Saray como mujer transexual, comenzó a insultarla y amenazarla. Esta le advirtió que avisaría a la policía si persistía en sus insultos, ante lo cual el individuo le rompió un vaso de cristal en la cabeza, provocándole, según el comunicado de ATA (que se acompaña de la fotografía insertada más arriba) hasta tres heridas incisocontusas en la región craneal por las que precisó asistencia hospitalaria. Una de ellas tuvo que ser suturada con seis grapas.

La agredida ha presentado ya la correspondiente denuncia, pero ATA ha dado además traslado de lo sucedido a Flor Torres, la fiscal andaluza contra la violencia de género y contra la discriminación por razones de orientación sexual e identidad de género. “Estos hechos evidencian la necesidad de una ley contra la LGTBfobia en Andalucía que garantice la igualdad real y contemple sanciones para este tipo de delitos”, ha declarado la presidenta de ATA, Mar Cambrollé.

Pedro Zerolo será finalmente el número tres de la candidatura del Partido Socialista de Madrid a la Asamblea de Madrid, con lo que el histórico expresidente de la FELGTB y secretario de Movimientos Sociales del PSOE seguirá en la primera fila de la política madrileña, aunque cambiando de institución: dejará el Ayuntamiento y pasará a la Comunidad. Carla Antonelli, por su parte, repite presencia en la lista, en concreto en el número 22, algunas posiciones por debajo de lo que lo hizo en 2011. Una buena noticia, en cualquier caso, después de que durante el día de ayer cundiera el temor entre el activismo LGTB a que su partido decidiera no mantenerla.

La elección como diputado regional de Zerolo, quien hace pocas semanas se postuló como posible candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid tras la defenestración de Tomás Gómez a manos de la dirección socialista federal (que prefirió a Ángel Gabilondo), puede darse por tanto como segura. Una magnífica noticia para la comunidad LGTB madrileña, al margen de otras consideraciones políticas. Pedro Zerolo es uno de líderes socialistas con un discurso más vibrante y más claramente comprometidos con las políticas de igualdad, especialmente en el ámbito de la lucha en favor de las mujeres y de las personas LGTB, y desde dosmanzanas siempre hemos lamentado que su partido haya desaprovechado su figura durante años. Pedro Zerolo dejará pues de ser concejal en el Ayuntamiento de la capital, posición que mantenía desde 2003 (fue sexto en la lista socialista en 2003, quinto en 2007 y décimo en 2011).

A Zerolo la acompañará, en el número 22 de la lista, la actriz y activista transexual Carla Antonelli, diputada en la Asamblea desde 2011 y que en estos últimos cuatro años ha llevado a cabo un trabajo incansable a favor de los derechos LGTB. Una buena noticia, sobre todo si se tiene en cuenta que en los mentideros de la política madrileña se daba como muy probable su salida de las listas (Carla Antonelli fue incluida en 2011 en la candidatura socialista por iniciativa del caído en desgracia Tomás Gómez). Por fortuna la comisión gestora encargada de la elaboración de la lista tuvo finalmente en cuenta el enorme trabajo desarrollado por Antonelli, algo de lo que en dosmanzanas nos congratulamos especialmente.

Hubiéramos preferido, eso sí, que Antonelli mantuviera como mínimo la posición con la que su partido la presentó en 2011 (18), para dar ya por cierta su reelección. En un escenario político al uso esta quedaría garantizada (los socialistas obtuvieron 36 escaños en 2011) pero la volatilidad de la situación política actual y la irrupción con gran fuerza de nuevas formaciones políticas no permitirán estar absolutamente seguros de la presencia de Antonelli en la Asamblea hasta la noche electoral.

¿Dos expresidentes de la FELGTB en la Asamblea de Madrid?

No podemos sino dejar de destacar, como circunstancia curiosa, la posibilidad de que dos expresidentes de la FELGTB puedan coincidir en la próxima legislatura en la Asamblea de Madrid. Y es que la que fue sucesora de Zerolo al frente de principal organización LGTB española, Beatriz Gimeno, cuenta con muchas posibilidades de ir en los primeros puestos de la lista de Podemos, como ya recogimos hace un par de semanas.

Gimeno, miembro del Consejo Ciudadano de Podemos en la Comunidad de Madrid, figura como número 4 en la candidatura pactada entre los sectores “oficialista” y “crítico” de ese partido, que integra también a representantes de la plataforma Convocatoria por Madrid y Equo. Aunque la candidatura debe enfrentarse todavía al voto de las bases, parece bastante probable que Gimeno (que ya fue la tercera persona más votada del mencionado Consejo) figure en la lista definitiva.

A pocas semanas del referéndum sobre el matrimonio igualitario en Irlanda, que tendrá lugar el próximo 22 de mayo, se suceden las opiniones tanto de partidarios como de detractores de la igualdad LGTB. También se están dando a conocer testimonios de quienes han sufrido toda una vida de discriminación y ocultación, y ven en la igualdad jurídica de las parejas del mismo sexo un símbolo de aceptación que era inimaginable hace apenas unos años. Al director del diario Sunday Independent llegaba una carta de un homosexual de 60 años, cuya trayectoria vital de hombre que “sufrió el daño de una sociedad que me escarnecía activamente” puede ser el fiel reflejo de generaciones enteras de personas LGTB.

Quizás a algunos les resulta difícil comprender el profundo significado que la igualdad legal tiene para quienes han sido permanentemente humillados y ofendidos. No es tanto un fin sino un comienzo esperanzador, y para quienes han sufrido el oprobio y el escarnio, público y generalizado, durante toda una vida, la esperanza suele ser un lujo que se percibe inalcanzable. De todo ello habla el remitente de una carta estremecedora, certera y lúcida. Un homosexual de 60 años que nunca ha salido del armario.

La reproducimos por completo:

Muy señor mío, este año cumpliré 60 y soy un hombre gay que nunca ha “salido del armario” formalmente. Mis queridos padres, que lamentablemente han fallecido, nunca supieron la verdad. Lo hice más por ellos que por mí. La religiosa Irlanda rural lo hubiese hecho muy difícil para ellos, para sus creencias y para su entorno. Yo no podía esperar, en los años 70, para salir de ese entorno.

Fui consciente de mi sexualidad desde que tenía ocho años. Definitivamente me escapé a la ciudad a los 22 años de edad, que eran 15 emocionales y aún menos en sabiduría callejera. Visité parques y baños públicos, no por sexo, sino por encontrar el consuelo de la intimidad y la identificación. El consuelo de que todo el mundo podía mostrarse abiertamente y ser aceptado.

Fui bien educado y tenía una saludable guía moral, por lo que traté de que la mayoría de mis encuentros se acomodaran a ello. Pero sufrí el daño de una sociedad que me escarnecía activamente y los que conocí habían sufrido un daño semejante. Las personas dañadas se sienten inclinadas hacia otras personas dañadas, que frecuentemente se dedican a dañarse entre sí. Abusaron de mí, pero estoy seguro de que no era culpa mía, sino por ser “uno de ellos”. Los policías me acosaban constantemente y me sometían a humillantes interrogatorios. Solo “hacían su trabajo” pero algunos tenían un exceso de celo.

Sentí entonces que tendría que moverme entre las criaturas de la noche, y que eso me conduciría a la clandestinidad, al abuso, a los robos y atracos. Sentí que tener que negar mi verdadero yo me conduciría a la negación de mis verdaderas capacidades potenciales y reales. Luché contra ello. A veces para bien, a veces para mal, pero siempre he pagado mis impuestos y he sido un excepcional voluntario para muchas causas.

Probablemente no exagere si digo que en el proceso ayudé a salvar muchas vidas. He tenido buenos compañeros de viaje. Y mi secreto permanecía, incluso para mi familia.

Algunos otros de mi generación optaron por casarse, muchos incluso por tener hijos. Sé que muchos de ellos llevaban una vida más torturada que la mía. Sostengo que la “caritativa” Iglesia, dominante en aquellos tiempos, fue la principal responsable de mi aislamiento.

Históricamente, he sentido su insidiosa doble moral y su abuso de la sociedad. Lo tenían todo bien atado. Incluso mientras escribo ahora noto su actual descontrol, su insidiosa hipocresía disfrazada de compasión. No busco que pidan perdón, pero en esta época de retribución muchos consideran que sería oportuno.

Este referéndum me permite albergar la idea del matrimonio por primera vez, a mis 60 años, algo que muchos otros chicos podían considerar desde que nacieron. Me imagino la euforia cuando pase el referéndum. Sin duda aún dañado por mis experiencias y todavía inseguro, buscaré activamente, a mi edad, una pareja. Lo haré con la intención última de pedirle que se case conmigo.

Una lágrima se me escapa con ese pensamiento. Mi pérdida ha sido elevada y aún más vívida si se considera ahora la posibilidad de un cambio así. Hubiera sido un padre fantástico. Esa oportunidad ya llega tarde para mí. Pero no la de envejecer con alguien al lado, en una relación de igualdad.

Cuando todo haya pasado, sé que voy a llorar, probablemente en privado y a solas, pero mis lágrimas serán de alivio, reconocimiento, aceptación y esperanza.

Por último, es posible que hasta experimente una sensación de inclusión en ese entorno rural del que no podía esperar para escapar. Mis esperanzas, sueños y aspiraciones están depositadas en vuestras papeletas de voto. Por favor, tratadlas con el máximo cuidado, porque son frágiles. Después de 50 años, me atrevo a soñar.

El Departamento de Justicia de Puerto Rico ha anunciado que no seguirá defendiendo ante los tribunales la prohibición del matrimonio igualitario vigente en sus leyes. Así lo ha argumentado en un alegato presentado ante la Corte de Apelaciones del 1º Circuito estadounidense, donde se tendrá que dirimir el recurso presentado contra la sentencia del juez Juan M. Pérez-Giménez, que ratificaba la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo con una argumentación rebosante de polémica. La administración portorriqueña estima que la decisión del Tribunal Supremo de los Estados Unidos de aceptar deliberar sobre las sentencias negativas al matrimonio igualitario anula su principal argumentación, que se basa en la falta de sustento federal del caso. El gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, defiende esta decisión al estimar que “a los líderes políticos no nos toca imponer nuestros credos. Nos toca adelantar el progreso de los derechos civiles y humanos en igualdad de condiciones para todo ciudadano y ciudadana. Como gobernador de Puerto Rico, ese es mi deber”.

El pasado 21 de octubre, el juez federal Juan M. Pérez-Giménez resolvía desfavorablemente la demanda presentada por la pareja formada por Ada Conde Vidal e Ivonne Álvarez Vélez, en la que solicitaban que la administración de Puerto Rico reconociese el matrimonio que ambas habían contraído en Massachusetts en 2004. El Código Civil de la isla, modificado a este respecto en 1999, establece que el matrimonio es la unión de un hombre y una mujer e impide reconocer los matrimonios entre personas del mismo sexo celebrados en otras jurisdicciones. Sin embargo, las demandantes fundamentaban su denuncia en la vulneración de sus derechos constitucionales, entre ellos el de igual protección, recogidos en la Decimocuarta Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos. Como Estado Libre Asociado, el ordenamiento judicial de Puerto Rico depende en estos asuntos del Tribunal Supremo de los Estados Unidos y su circuito de tribunales federales.

El juez Pérez-Giménez, sin embargo, dictaminó que el derecho al matrimonio de las personas del mismo sexo no está amparado por la Constitución estadounidense. Curiosamente, no se refería al derecho de las parejas del mismo sexo a acceder a la misma institución del matrimonio que las parejas de distinto sexo, sino a la constitucionalidad del derecho al “matrimonio del mismo sexo”, figura legal completamente inexistente y que nadie reclama. En su sentencia, de compleja y alambicada redacción, el juez llegaba a hacer mofa del grueso de sentencias favorables al matrimonio igualitario que han dictado tribunales federales, que mayoritariamente han sido ratificadas por las Cortes de Apelaciones.

El equipo jurídico de Lambda Legal, que representa a las demandantes, recurrió la sentencia del juez Pérez-Giménez, que calificó de “aberrante”, ante la Corte de Apelaciones del 1er Circuito, de la que depende el tribunal federal de Puerto Rico. Este tribunal no había tenido hasta ahora oportunidad de dirimir sobre la cuestión del matrimonio igualitario, porque el resto de los estados de su jurisdicción, Maine, Massachusetts, New Hampshire y Rhode Island ha sido aprobado por decisión de sus Cortes Supremas, sus Parlamentos o mediante referéndum.

La Fiscalía renuncia a defender la discriminación LGTB

Pero el pasado 20 de marzo, la Fiscalía de Puerto Rico presentaba un alegato ante la Corte de Apelaciones, en el que informaba de que declinaría seguir defendiendo la legislación contraria al matrimonio igualitario vigente en la legislación portorriqueña. El equipo legal de la Fiscalía pretendía defender esta prohibición en base al dictamen del Tribunal Supremo de los Estados Unidos en el caso Baker v. Nelson de 1972. Se trata de una apelación contra una sentencia de la Corte Suprema de Minnesota, que había fallado a favor del derecho de los legisladores a prohibir el matrimonio entre personas del mismo sexo en el estado. En aquella ocasión, el Tribunal Supremo desestimó la apelación por no encontrar que hubiera “una cuestión federal sustancial”.

Sin embargo, la Fiscalía reconoce que el hecho de que el Tribunal Supremo anunciara en enero que considerará en este primer semestre de sesiones las sentencias desfavorables al matrimonio igualitario de Kentucky, Michigan, Ohio y Tennessee ha invalidado completamente esa argumentación. En el escrito, además, declara que “en la medida en que la ley de este territorio autónomo no otorga a las parejas homosexuales los mismos derechos y beneficios que disfrutan las parejas heterosexuales, este territorio autónomo reconoce que el mandato que garantiza la aplicación de la igual protección y el debido proceso debe experimentar un escrutinio más riguroso en este caso. En virtud de esta alta norma, este territorio autónomo no puede promover responsablemente ante este tribunal ningún argumento lo suficientemente importante o de peso para justificar el trato diferenciado que ofrece hasta ahora a la parte demandante”.

Es decir, la Fiscalía reconoce que la discriminación hacia las parejas del mismo sexo no tiene ninguna defensa legal. A pesar de ello, en el mismo escrito ha solicitado que la Corte de Apelaciones posponga el calendario de presentación de los argumentos orales hasta después de que el Tribunal Supremo de los Estados Unidos haya dictaminado sobre la cuestión del matrimonio igualitario, dictamen que se espera para finales del mes de junio. Eso significa que, a pesar del reconocimiento de la injusticia que supone la situación legal de las parejas LGTB de Puerto Rico, la administración no actuará al respecto hasta que decidan los tribunales.

Reacciones positivas a la medida

El secretario del Departamento de Justicia, César Miranda, informaba de la nueva postura de la administración portorriqueña respecto al matrimonio igualitario fundamentándola en que “creemos en una sociedad con valores arraigados en la igualdad, la justicia y el bienestar de los demás, pues uno de los principios básicos de nuestra democracia es que todos los ciudadanos tengamos un trato igual frente a la ley. Creemos en una sociedad equitativa en la que todos y todas gocemos de los mismos derechos y en donde se nos valore por nuestra calidad y dignidad como seres humanos, independientemente de nuestra raza, color, sexo, credo religioso, orientación sexual, nacimiento, origen o condición social”,

Por su parte, el gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, que en su día defendió la sentencia homófoba del juez Pérez-Giménez, ahora defendía públicamente la decisión de su administración con el siguiente comunicado:

En el día de hoy, el Departamento de Justicia anunció la posición que habrá de presentarle al Tribunal Apelativo federal en Boston en el pleito de Ada Conde, et. al. v. Ana Ríus, et. al. El Pueblo de Puerto Rico me eligió para defender las Constituciones del Estado Libre Asociado y de Estados Unidos de América. El desarrollo de la jurisprudencia en múltiples jurisdicciones estadounidenses apunta a un consenso innegable. Esto es, que nuestro ordenamiento constitucional no permite distinciones discriminatorias como la que está contenida en el Código Civil respecto a los derechos de las parejas del mismo sexo.

En ausencia de otro mecanismo legal validado por los tribunales para reconocerles a estas parejas los mismos derechos que a las uniones heterosexuales, la posición de Justicia es la única alternativa que tiene el ELA para asegurar la igualdad de todos sus ciudadanos ante la ley. Todos conocen mis creencias religiosas pero a los líderes políticos no nos toca imponer nuestros credos. Nos toca adelantar el progreso de los derechos civiles y humanos en igualdad de condiciones para todo ciudadano y ciudadana. Como gobernador de Puerto Rico, ese es mi deber.

El presidente del Senado de Puerto Rico, Eduardo Bathia, era también contundente en su valoración positiva: “Puerto Rico finalmente se une a la corriente mundial. Esta administración sigue haciendo historia en la defensa, expansión y reconocimiento de los derechos humanos. Como he dicho anteriormente, es momento de seguir librando la batalla en contra del discrimen y la exclusión y de luchar porque se reconozca la igualdad de todas las personas a expresar su amor y compromiso de vida. Espero que esta declaración y la nueva posición del Ejecutivo ayude al Tribunal Federal de Apelaciones en Boston, MA a revocar la determinación del Juez Pérez Giménez en la Corte Federal de Distrito en San Juan. Hay que hacer honor a nuestra Constitución que dicta que ‘todos somos iguales ante la Ley’. Todos es todos. La igualdad en el matrimonio y la libertad de amar y constituir un hogar con quien uno quiera es un derecho fundamental que debe ser respetado por todos”.

Omar González-Pagan, del equipo de Lambda Legal, expresaba su satisfacción porque “al no seguir defendiendo la prohibición discriminatoria del matrimonio para personas LGBTT en la isla, el gobierno de Puerto Rico por fin reconoce que negarle el matrimonio a las personas LGBTT es nocivo y no puede ser justificado. El único objetivo de la prohibición es perpetuar la discriminación y eso es simplemente injusto. Las parejas del mismo sexo, las personas LGBTT y sus familias son parte de la rica cultura y sociedad puertorriqueña. Las acciones tomadas en el día de hoy cumplen las promesas constitucionales de justicia e igualdad para las personas LGBTT en Puerto Rico. Puramente, la discriminación nunca está en los mejores intereses de Puerto Rico”.

Pedro Julio Serrano, presidente de la organización LGTB Puerto Rico Para Tod@s, estimaba que “las luchas no se ganan en un solo día. Son producto del sacrificio de mucha gente. Hoy es un gran día. Es un día histórico. Siempre lo he dicho, la igualdad es inevitable. El gobernador hoy se coloca en el lado correcto de la historia. Por muchos años, las personas lesbianas, gais, bisexuales, transgéneros y transexuales hemos sido tan pisoteadas, que cuando se nos afirma, es maravilloso. Y más cuando es el gobierno que al fin te reconoce como el ser humano digno y pleno que eres”. El activista expresaba también su esperanza: “Ahora solo falta que el Tribunal de Apelaciones del Primer Circuito haga lo correcto, validar la dignidad de todas las parejas reconociendo el derecho al matrimonio a las personas LGBTT. Estamos a un paso de la igualdad matrimonial. Venceremos”.

Quien daba ya esa victoria por cumplida era el conocido cantante portorriqueño Ricky Martin, abiertamente gay, que desbordaba de satisfacción con el siguiente tweet: “Mi agradecimiento al Gobernador Alejandro García Padilla por demostrar que es un líder que no teme al los retos del presente. Su respaldo a la determinación del Tribunal de Boston sobre el matrimonio igualitario hace justicia a la igualdad. Mi reconocimiento a Senadores y Representantes y a mis hermanas y hermanos que se unieron a esta lucha por la igualdad y los derechos humanos. Hoy es un gran día para mi Isla, el corazón se me sale del pecho. Que orgulloso estoy de vivir en un País de igualdad. Te amo Puerto Rico”.

Reacciones desfavorables

Pero no todas las reacciones han sido positivas. María Milagros Charbonier, representante del opositor Partido Nuevo Progresista, partidario de la anexión completa a los Estados Unidos, describía la decisión de la administración de García Padilla como una “bofetada a la sociedad portorriqueña”. Para la política, “este gobernador ha jugado con el pueblo cristiano. Esto es un abuso de primer orden”, calificando la decisión como “una muestra clara del cinismo que permea a esta administración” y “una afrenta al pueblo cristiano”.

También ha expresado su disgusto el obispo de Arecibo, Daniel Fernández Torres, para quien “la naturaleza no cambia. No se puede reclamar trato igual a lo que por naturaleza no es igual”. El jerarca católico ponía como ejemplo de la repercusión que puede tener la aprobación del matrimonio igualitario el que en Boston se considere legal que a los niños se les eduque desde el jardín de infancia en la aceptación de las relaciones entre parejas del mismo sexo. Según el obispo, la educación en la tolerancia y el respeto demuestra  que “no es lo mismo el efecto de las decisiones de las personas sobre su vida privada que el efecto público de llamar matrimonio a lo que por naturaleza no lo es. Es lamentable que se hayan traicionado de este modo lo valores fundamentales de nuestro pueblo y el futuro de nuestro país”.