Logo de dosmanzanas

Desayuno en Urano

Aquí van, un año más, nuestros Premios Desayuno en Urano de literatura LGTB. Enhorabuena a los premiados. Y al resto, seguid escribiendo tan bien, por favor. Y paciencia que vuestro día llegará.

Premio de Novela “Desayuno en Urano” 2014

Otra vida para vivirla contigo, Eduardo Mendicutti (Tusquets)

“Tras Mae West y yo, que uno pensaba que sería su novela más triste (la enfermedad y la muerte rondaba todo el tiempo por entre sus páginas, a pesar del humor), Otra vida para vivirla contigo supera a la anterior en hondura trágica, casi una Muerte en Venecia a lo gaditano. Porque lo tristeza del ser humano no es la muerte de la vida, sino la muerte del amor, porque quizá sea éste el último, porque seguramente lo es. ¿Qué queda del amor entonces, salvo los ecos de las pisadas de los caballos en la arena rosada de la playa, al atardecer?”

Fueron los mejores:
2013: El último gesto de la Sirena, Antonio Chulvi Beltrán Vidal
2012: Heliópolis. El Blues del Hada Azul, Galileo Campanella
2011: Mae West y yo, Eduardo Mendicutti
2010: Malditos, Luis Antonio de Villena
2009: El mal francés, Lluís Maria Todó
2008: Sangre como la mía, Jorge Marchant Lazcano
______________

Premio de Ensayo “Desayuno en Urano” 2014

Trans*exualidades, Raquel (Lucas) Platero (Edicions Bellaterra)

Resulta siempre inoportuno decir que un libro como Trans*exualidades es el libro definitivo, porque esperemos que no lo sea, que todo se siga estudiando y se hagan muchos más como éste. Pero, a día, de hoy, refleja de manera estupenda el estado de la cuestión y resulta estimulante, aleccionador y emocionante.

‘Si no puedo conseguir que se duche en dos minutos ¿cómo voy a poder hacer que sea un niño?’, dice la madre de la madre de una niña trans* de 8 años ante la recomendación de un ‘especialista’. Efectivamente, resulta bastante complicado hacer ver a las personas que no son lo que ellas creen que son, lo que ellas dicen que son. A lo mejor es que son lo que dicen que son. Y nosotros, unos ineptos.”

Fueron los mejores:
2013: Intersecciones: cuerpos y sexualidades en la encrucijada, Raquel (Lucas) Platero
2012: Nuevas subjetividades /Sexualidades literarias, ed. María Teresa Verojas
2011: Por el culo, Javier Sáez y Sejo Carrascosa
2010: Ellas y nosotras, Elina Norandi
2009: Deseo y resistencia (1977-2007), Gracia Trujillo
2008: Miradas insumisas, Alberto Mira

__________________

Premio de Poesía “Desayuno en Urano” 2014

Los príncipes de catorce versos, Guillermo Arróniz (E-ditaloContigo)

‘Las rimas del poeta, tan sonoras,
prisión y hechizo encierran para él:
la cárcel de barrotes de oro y miel
en donde, por estar, luchan las horas.

Hechizo hecho de lágrimas cantoras,
grandezas y agonías sin cuartel:
la gloria, las batallas, el laurel,
las crueles actitudes desertoras.

El príncipe, no obstante, siempre quiere
los versos de la historia de Jacinto
que en brazos de su amado Apolo muere,

por ser amor auténtico y distinto.
La voz del vate brilla cuando llora
y el hombre sobre el trono se enamora.

Fueron los mejores:
2013: Deseo. Palabras en el viento, Gustavo Pecoraro
2012: Polvo eres, Luis Cremades
2011: Volveré mucho más tarde de las doce, María Castrejón
2010: Del lado del amor, J.A. González Iglesias
2009: Concierto del desorden. Poesía reunida, Leopoldo Alas
2008: Desayuno en la cama, Lawrence Schimel

Otras películas en Desayuno en Urano
Otros libros en Desayuno en Urano
elputojacktwist@gmail.com

La sangría no se detiene. Dos nuevos adolescentes se han quitado la vida estas últimas semanas, en Estados Unidos y Reino Unido. Ronin Shinizu, de 12 años, no pudo soportar el acoso al que fue sometido por ser el único chico que formaba parte del grupo de cheerleaders de su colegio. En el caso de Elisabeth Lowe, de 14 años, fueron los sentimientos de culpa provocados por su fe religiosa los que la llevaron a suicidarse sin ni siquiera haber tenido el valor de desvelar su homosexualidad a sus propios padres.

La historia de Ronin Shinizu, un chico que en las fotos que han trascendido de él aparece siempre feliz y sonriente, es especialmente triste. Su “falta”, haber querido integrarse el pasado curso en el grupo de cheerleaders de su colegio, en Folsom (California). Ello desembocó en el acoso de sus compañeros, varios de los cuales no dejaban de llamarle “gay”. Hasta tal punto llegó el acoso que sus padres decidieron sacarlo del colegio y proseguir su formación escolar en casa, algo que no acabó con la tristeza del chico, que hace un par de semanas acabó por quitarse la vida. Un responsable de su distrito escolar ha confirmado que la familia había denunciado el acoso, pero asegura que se habían seguido los protocolos. No parece desde luego que funcionasen muy bien: la familia afirma que su hijo seguía siendo víctima de acoso y de hecho había decidido mantenerlo fuera del colegio este nuevo curso.

La historia de Shinizu trae a nuestra memoria la de de Tyler Wilson, otro chaval que también sufrió acoso por formar parte de un grupo de animadores (actividad de gran tradición en Estados Unidos, desempeñada mayoritariamente por chicas, pero en la que también participan algunos chicos). A Wilson le dieron una paliza y le rompieron un brazo en 2010, aunque ello no le hizo perder la ilusión. Peor final tuvo la historia de Jeffrey Fehr, que sí acabó quitándose la vida a los 18 años el Día de Año Nuevo de 2012. Fehr era abiertamente gay ante sus amigos y su familia, y también había sido capitán del equipo de animadores de su instituto en California.

Algo distinta es la historia de Elisabeth Lowe, una chica británica de 14 años que se quitó la vida en septiembre, aunque es ahora cuando ha trascendido que detrás del suicidio, ocurrido en Manchester, se encontraba la angustia que sentía al sentirse incapaz de reconciliar su condición de lesbiana con la fe cristiana de sus padres y de ella misma.

Los padres de Elisabeth, abatidos, han declarado no saber nada de la lucha interna que vivía su hija, asegurando que sus miedos era injustificados. Su hermano Kevin confirma la versión de sus padres y asegura que también desconocía los sentimientos de su hermana, aunque afirma que si se los hubiera comunicado no le hubiera sorprendido demasiado ya que su hermana “era mucho más chico que muchos chicos”.

Iniciativas como It Gets Better siguen siendo imprescindibles

Se trata de dos casos más de suicidio adolescente por acoso LGTfóbico, ya sea por la orientación sexual de las víctimas, por su identidad de género o simplemente por cómo su expresión de género es percibida por los demás. Dos casos más que suponen solo la punta de un iceberg y que ponen de manifiesto la permanente necesidad de iniciativas como It Gets Better, que como informamos hace pocos días acaba de aterrizar en España.

En su presentación, que tuvo lugar el pasado sábado, estuvo por cierto dosmanzanas. Allí, como ya sabéis los que nos seguís  a través de Twitter, pudimos escuchar los testimonios de personas LGTB que en algún momento de sus vidas se han tenido que enfrentar al acoso, como Zach Portilla (antiguo asesor de Obama y hoy destinado en la Embajada de España en Madrid), Sergio Lavilla (uno de los impulsores de la iniciativa en España), el conocido decorador y empresario Lorenzo Castillo, la estudiante de periodismo Lourdes Salvo o el ejecutivo Miguel Castro, todos ellos buenos ejemplos de que pese a ser víctimas de acoso “todo mejora” después.

No faltó el toque de sentido del humor e ironía de la galerista argentina Topacio Fresh, que entre otras muchas anécdotas dio un perfecto ejemplo de cómo darle la vuelta al insulto y transformarlo en un instrumento contra la transfobia. Topacio Fresh desveló que en realidad su actual nombre comenzó siendo el apodo despectivo que le dedicaban cuando comenzó a hacer visible su identidad femenina (época en la que una telenovela de nombre Topacio triunfaba en las televisiones). “Hoy es mi nombre en el DNI, tanto en el español como en el argentino”, concluyó.

Os dejamos con una galería fotográfica del acto:

El Ministerio del Interior ha presentado esta semana el primer protocolo de actuación de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado ante los delitos de odio, que dota por primera vez a los cuerpos policiales de una herramienta de identificación y homogeneización de los procedimientos a seguir en este tipo de delitos, y que debe servir no solo para cuantificarlos, sino para permitir a fiscales y jueces perseguirlos y condenarlos adecuadamente.

Francisco Martínez, secretario de Estado de Seguridad, fue el encargado de presentar el protocolo (puedes acceder a su intervención, grabada en vídeo, en la página web del Ministerio del Interior. También puedes, si lo prefieres, descargar la presentación en formato PDF). Martínez explicó que Interior ha trabajado con diversos organismos como el Observatorio Español contra el Racismo y la Xenofobia así como con el Ministerio de Empleo y Seguridad Social y el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad para recopilar información y combatir más eficazmente los delitos de odio, que por primera vez fueron cuantificados en un informe el pasado año 2013 (que puedes descargar pinchando aquí). En este contexto, el secretario de Estado de Seguridad destacó como un gran logro la adaptación del sistema estadístico de criminalidad para identificar este tipo de delitos.

El protocolo de actuación para las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado incluye unos “indicadores de polarización” que, según explicó Martínez, recogen los datos que deben ser debidamente recopilados e incorporados al atestado policial con el fin de dotar a fiscales y jueces de los suficientes indicios racionales de criminalidad que permitan formular imputaciones y, en su caso, condenas en el caso de delitos de odio. También se incluirá en la web del Ministerio del Interior información básica sobre lo que es un delito de odio, por qué hay que denunciarlo y consejos, así como otros enlaces de interés. Se difundirán finalmente trípticos informativos (como el que puedes descargar aquí) que ayuden a identificar y en su caso denunciar este tipo de delitos.

Colectivos LGTB y de derechos humanos se felicitan

En el acto de presentación estuvo presente Paco Ramírez, presidente de la confederación COLEGAS, una de las organizaciones que han colaborado en la elaboración del protocolo. Para Ramírez, se trata de “un instrumento que puede ser de mucha utilidad” para “permitir visibilizar todo el iceberg de incidentes de odio que no se procesan en la actualidad de forma correcta”, lo que impide que puedan considerarse como delitos de odio en la fase judicial y aplicar los agravantes previsto en la legislación. “Esperamos que este sea un primer paso de una estrategia más amplia y continuada para lograr emerger muchos delitos de odio que hasta ahora aparecían como meras infracciones de insultos y agresiones”, añadió Ramírez.

Ramírez recordó el reciente informe la Agencia de Derechos Fundamentales de la Unión Europea según el cual la mayoría de las víctimas de agresiones LGTBfobas no denuncian, entre otras razones por la sensación de que quedarán impunes o recibirán penas mínimas, por el miedo a represalias a las víctimas por parte de los agresores o su entorno, por la hostilidad o poca receptibilidad por parte de algunos policías ante este tipo de delitos, e incluso por el temor a exponer su situación ante la familia o su entorno. Ramírez consideró en cualquier caso necesario que se apruebe una ley de no discriminación e igualdad de trato que acabe con la “mucha ambigüedad” que existe a la hora de perseguir y castigar los delitos de odio.

Entre los asistentes a la presentación se encontraban también Boti García Rodrigo y Esteban Ibarra, presidentes de la FELGTB y del Movimiento Contra la Intolerancia, que se congratularon también por la puesta en marcha del protocolo aunque reclamaron además avances legislativos. Para Esteban Ibarra, es necesario un enfoque integral contra los delitos de odio que no solo los persiga de forma más eficaz sino que ofrezca además protección específica a las víctimas, parecido al que adopta por ejemplo la ley contra la violencia de género.

Nuevo éxito contra la invisibilización de la realidad LGTB en los colegios. El parlamento del estado federal de Baja Sajonia, en el noroeste de Alemania, aprobó el lunes pasado la inclusión de la diversidad afectivo-sexual y la lucha contra el acoso como parte del currículo educativo. Se trata del segundo Land que introduce legislación de este tipo, tras Baden-Wurtemberg.

La propuesta de los partidos que sostienen al gobierno de coalición, socialdemócratas (SPD) y verdes, contó también con el apoyo de los liberales del FDP. Según la ministra de Educación Frauke Heiligenstadt, con el proyecto de ley se quiere poner en valor “la contribución de la escuela a la apertura y la tolerancia frente a las opciones e identidades sexuales” y sensibilizar en la lucha contra el acoso homófobo y tránsfobo. El portavoz del FDP, partido que en Baden-Wurtemberg se oponía a una medida similar, destacó que la iniciativa pretende simplemente reconocer en el espacio educativo que cada persona tiene una orientación sexual. Los democristianos de la CDU, coherentes con sus postulados contrarios a los derechos LGTB, se opusieron.

Como ya ocurriera en el primer estado que aprobó un cambio de este tipo, la oposición en la calle ha sido virulenta. El pasado mes de noviembre, durante la discusión de la misma, varios centenares de personas se manifestaban en Hannover en el marco del movimiento homófobo Demo für alle. Protestaban contra lo que consideran una “sexualización de los niños” y una “disolución de los géneros”, asimilando de nuevo, y de manera poco disimulada, la homosexualidad con la pedofilia. En Baden-Wurtemberg, de hecho, la incansable campaña homófoba (en la que el pujante partido de derecha populista Alternativa para Alemania (AfD) tuvo un papel destacado) empujó al gobierno regional a posponer la entrada en vigor del nuevo plan de estudios inclusivo con la diversidad afectivo-sexual.

Si finalmente llegan a buen puerto ambas iniciativas, a los estados de Baden-Wurtemberg y Baja Sajonia se podría unir en los próximos meses el de Turingia. El acuerdo de gobierno entre La Izquierda, SPD y verdes (el primero que va a otorgar la presidencia de un Land a un miembro de Die Linke) incluye la puesta en marcha de un currículo escolar que incluya las diferentes orientaciones e identidades sexuales. En Baviera, sin embargo, la mayoría absoluta de los conservadores de la CSU rechazó una propuesta similar de la oposición.

A la escritora J. K. Rowling le gusta estar en contacto con sus lectores, cosa que hace también a través de las redes sociales. Por su parte, a los amantes de la saga de Harry Potter les gusta seguir imaginando a Hogwarts como un lugar real, e inquieren continuamente a la autora con sus cuitas y ensoñaciones. Hace unos días, uno de ellos compartió con la autora sus reflexiones y dudas, a las que Rowling respondió de manera impecable.

La usuaria tiny gay tati // 8 hacía llegar a J. K. Rowling, a través de su cuenta de Twitter, sus inquietudes sobre cómo sería Hogwarts para los alumnos LGTB de la escuela de magia. Así, le preguntaba: “¿Crees que hay una gran cantidad de alumnos LGBT en el Hogwarts de la era moderna? Me gusta pensar que formarían un club LGBT”. Después añadía: “debe suponerse que en Hogwarts había una gran variedad de gente y me gusta pensar que es un lugar seguro para los alumnos LGBT”.

La respuesta de la escritora no se hacía esperar: “pues claro que sí”. Y enlazaba con una imagen que contenía el texto: “Si Harry Potter nos ha enseñado algo, es que nadie debe vivir en un armario” sobre los colores del arcoíris:

 

Con esta imagen, Rowling jugaba de manera deliciosa con el hecho de que su héroe vivía en el armario situado bajo las escaleras de la casa de los insoportables Dursley, lo que constituía uno más de los tratos vejatorios a los que era sometido por sus tíos. Se trataba, efectivamente, de un lugar donde nadie debería vivir, y que, como todos sabemos, no es solo un lugar físico.

La escritora ya había revelado en su día la homosexualidad del que también ha declarado que es su personaje más querido, Albus Dumbledore, director de Hogwarts y mentor de Harry Potter. En un encuentro con sus lectores en Nueva York, Rowling les hacía saber que la gran tragedia personal de Dumbledore fue su amor no correspondido por el malvado mago Gellert Grindelwald, añadiendo que “desde luego, para mí nunca ha sido una novedad el que un hombre brillante y valiente pueda amar a otros hombres”. En el mismo encuentro, definió la saga del joven mago como “un prolongado debate sobre la tolerancia”.

Ya han solicitado audiencia en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), pero diversas organizaciones relacionadas con la diversidad sexual y de género de Centroamérica han expresado públicamente que el incremento de crímenes motivados por el odio contra personas LGTB podría constituir un genocidio. Las entidades participaron el miércoles pasado en un encuentro celebrado en San José (capital de Costa Rica) y se lamentaron de que en 2014 se han cometido 133 homicidios contra víctimas sexualmente diversas en Guatemala, Honduras y El Salvador.

Zoila América Narváez, presente en la reunión de organizaciones en San José, ha sido una de las voces denunciantes de la oleada de crímenes LGTBfóbicos en Centroamérica. Narváez forma parte de la agrupación Casa Abierta y es hija de la primera dama de Nicaragua Rosario Murillo, así como hijastra del presidente de esta república, Daniel Ortega, al que acusó públicamente en 1998 de supuestos abusos sexuales durante su infancia (Ortega respondió con la solicitud de prescripción de la acción penal, ya que los hechos denunciados habrían sido presuntamente cometidos entre 1978 y 1982). Narváez ha dicho que en Centroamérica, y especialmente en Guatemala, Honduras y El Salvador, “no solo hay ausencia de derechos sino también persecución a activistas y defensores de derechos humanos en el tema de diversidad sexual”.

Por su parte, el activista de la agrupación Gente Positiva de Guatemala Aldo Dávila insistía en que “no estamos pidiendo derechos nuevos, sino una equiparación con los derechos humanos de los demás ciudadanos, porque somos víctimas a todo nivel: se nos niega la educación, el estudio, el trabajo y encima somos víctimas de los crímenes de odio”.

Por el fin de la impunidad

De los 133 crímenes de odio homófobo y tránsfobo a los que aluden representantes y entidades LGTB, 50 corresponden a Guatemala, 76 a Honduras y 7 a El Salvador. La propia Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), a la que las organizaciones en favor de la diversidad sexual y de género han solicitado una audiencia, manifestaba su preocupación a finales de febrero de este mismo año ante los “niveles inquietantes de violencia y ataques brutales” perpetrados contra personas LGTBI y contra organizaciones y personas que defienden sus derechos en varios países de América.

Según la información recabada entre octubre de 2013 y enero de 2014, la CIDH alerta del creciente número de ataques contra organizaciones LGBTI. “Por ejemplo, en Puerto Príncipe, Haití, una ONG LGBTI informó que su oficina fue ferozmente saqueada y que sus miembros fueron atacados físicamente, amenazados y hostigados. Los atacantes les habrían proferido agravios de carácter homofóbico y habrían robado computadoras y materiales”, expresa el comunicado de la CIDH (el informe se refiere en este punto al ataque a la oficina de la organización jamaicana Kouraj, recogido por dosmanzanas en su momento).

“En Tegucigalpa, Honduras, defensoras y defensores de personas LGBTI y de personas que viven con VIH se vieron en la necesidad de cerrar su oficina a causa de ser continuamente objeto de amenazas y ataques. Durante los meses previos, integrantes de la organización habrían sido víctimas de ataques físicos, persecuciones por la calle, ataques por parte de agentes de policía y, en julio de 2013, la hija de una de las lideresas habría sido secuestrada. Otros informes señalan que, en enero de 2014, una pandilla habría ingresado violentamente en la oficina de una organización trans nicaragüense en la ciudad de Managua y habrían atacado a integrantes de la organización, robado materiales y causado daños en el lugar”, continúa el texto. La CIDH recuerda que los estados tienen la obligación de investigar estos actos de violencia y sancionar a sus responsables.

Algunos de los últimos episodios de discriminación y agresiones homófobas en España -y muy singularmente en Madrid- están teniendo gran repercusión en medios LGTB internacionales. Lo cierto es que asistimos en los últimos tiempos a un aparente rebrote de la violencia contra las personas LGTB, que aunque solo fuera la expresión de que las agresiones se denuncian más (como los más optimistas teorizan) pone en cualquier caso en evidencia la inacción de nuestros legisladores, que amenaza con acabar con el prestigio internacional alcanzado en anteriores legislaturas por España en el ámbito LGTB.

Buen ejemplo de ello es la repercusión que la agresión sufrida por una pareja gay a manos de un grupo de jóvenes de estética neonazi en los alrededores del Templo de Debod, en pleno centro de Madrid, ha alcanzado en medios LGTB de otras lenguas como Attitude, Gay Star News o Pink News (Reino Unido), Towleroad (Estados Unidos), queer.de (Alemania) o Yagg (Francia). Cierto es que las agresiones no solo ocurren en Madrid (hace pocas horas conocíamos la noticia de otro ataque, en esta ocasión en Málaga), pero produce especial desazón que en el caso de la capital española, una ciudad que poco a poco y gracias sobre todo a su multitudinario Orgullo comenzaba a hacerse un hueco en el circuito LGTB internacional (en el que Madrid sigue a gran distancia, por ejemplo, de Barcelona, Sitges o Gran Canaria), vea como su aún escaso prestigio se derrumba debido, entre otros factores, a la absoluta inacción de las autoridades locales y regionales, incapaces de promover avances legislativos contra la discriminación y la LGTBfobia similares al recientemente aprobado por el Parlamento catalán.

Este mismo martes, la diputada socialista en la Asamblea de Madrid y activista transexual Carla Antonelli reclamaba en la Comisión de Asuntos Sociales de la Asamblea medidas urgentes en este sentido. “Todo esto se está produciendo ante el inmovilismo del Partido Popular madrileño que rechaza cualquier iniciativa que se ha llevado al pleno de esta Asamblea para combatir la LGTBfobia, porque afirman que no existe o que exageramos mucho”, se ha lamentado Antonelli, que ha denunciado que el aumento de la violencia al colectivo LGTB en la región “es un hecho incuestionable” a la luz de la propia memoria de la Fiscalía de Madrid, presentada en septiembre. La diputada también ha hecho un repaso de las últimas agresiones conocidas públicamente (incluyendo la ocurrida junto al Templo de Debod), “pero esto solo es la punta del iceberg”, ha proseguido, recordado que solo el 17 % de las personas agredidas denuncian, tal y como recoge un reciente informe de la Agencia Europea de Derechos Fundamentales.

Concentración y besada de protesta el viernes

En cualquier caso, la respuesta activista contra este tipo de agresiones también es cada vez más fuerte y decidida. Al igual que sucedió hace un par de semanas tras el incidente discriminatorio en un Burger King de Madrid, ya ha sido convocada a través de las redes sociales una concentración-besada el próximo viernes, a las 18:00 horas, junto al Templo de Debod.

Confiemos en que la protesta alcance la misma repercusión que alcanzó la besada anterior, o incluso mayor, y sirva de elemento de presión para que las agresiones LGTBfobas sean más eficazmente perseguidas.

Algunos de los equipos defensores de las parejas del mismo sexo que han demandado a sus estados por no permitirles contraer matrimonio han decidido solicitar que los jueces castiguen las prácticas abusivas de las fiscalías. En Wisconsin y Carolina del Sur se han presentado solicitudes judiciales para que se condene a los representantes jurídicos de los estados a sufragar las minutas de los abogados defensores. Las cifras pueden superar el millón de dólares en Wisconsin y los cien mil dólares en Carolina del Sur.

El equipo legal de la organización de defensa de los derechos civiles American Civil Liberties Union (ACLU) fue el encargado de sostener la demanda presentada por ocho parejas del mismo sexo a quienes el estado de Wisconsin impedía contraer matrimonio o no reconocía sus enlaces celebrados en otros estados. Aunque la sentencia del tribunal federal presidido por la juez Barbara Crabb fue favorable al matrimonio igualitario, los demandantes tuvieron que enfrentarse a prácticas por parte de la Fiscalía de Wisconsin cuyo objetivo era la mera dilación del proceso.

El fiscal general del estado, el fuertemente conservador J.B. Van Hollen, intentó por todos los medios retrasar la ejecución de la sentencia, consiguiendo que la juez Crabb la suspendiera en espera de la apelación. La juez, sin embargo, estableció un plazo de diez días antes de la suspensión, plazo en el cual algunas secretarías de los condados facilitaron licencias de matrimonio a parejas del mismo sexo. La reacción del fiscal fue la de amenazar con demandas a los secretarios que cumpliesen con la sentencia federal y la de calificar a los matrimonios celebrados de “ficticios”.

La Corte de Apelaciones del 7º Circuito, al que pertenece Wisconsin, confirmó la sentencia favorable al matrimonio igualitario, aunque el fiscal continuó recurriendo hasta llegar al Tribunal Supremo. El alto tribunal no admitió a trámite el recurso y desde esa fecha el matrimonio entre personas del mismo sexo adquirió completa legalidad en el estado de Wisconsin.

Pero el equipo legal de ACLU considera que las prácticas disuasorias de la Fiscalía merecen  un resarcimiento. Según se hace constar en la petición presentada, ”la decisión de los demandados de presentar innumerables mociones, hallazgos, nuevos argumentos y tratar frenéticamente de detener los matrimonios, produjo un aumento de la complejidad sustantiva y procesal de los demandantes e incrementó el trabajo de sus abogados, tanto en el tribunal de primera instancia como en el tribunal de apelaciones, y por lo tanto el tiempo requerido para el procedimiento“.

Por ello, teniendo en cuenta que la ley federal en los pleitos civiles puede compensar en este sentido a los demandantes, han solicitado que la Fiscalía de Wisconsin se haga cargo de la minuta del equipo defensor por el trabajo y las horas añadidas con sus prácticas. La cifra asciende a casi 1.250.000 dólares (algo más de 1.000.000 de euros). Desde la oficina del fiscal general no se han querido hacer declaraciones.

Petición de resarcimiento en Carolina del Sur

Los abogados defensores de las parejas del mismo sexo que demandaron al estado de Carolina del Sur por no permitirles contraer matrimonio esgrimen un argumento semejante, aunque con sus diferencias.

Carolina del Sur pertenece al ámbito de la Corte de Apelaciones del 4º Circuito, que en el mes de julio corroboró la sentencia que había declarado inconstitucional la prohibición del matrimonio igualitario en el estado de Virginia. Al igual que en el caso de Wisconsin, el Tribunal Supremo no admitió a trámite el recurso contra ese dictamen. Por ello, según argumentan los abogados de los demandantes, el estado de Carolina del Sur debería haber acatado la jurisprudencia de su Corte de Apelaciones, aceptada de facto por el Tribunal Supremo, y haber derogado las leyes que prohibían el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Sin embargo, la Fiscalía, al cargo del también ultraconservador Alan Wilson, no solo continuó defendiendo esas leyes ante el tribunal federal presidido por el juez Richard Mark Gergel, sino que, cuando este dictaminó a favor del matrimonio igualitario, intentó su suspensión permanente durante el proceso de apelación, que fue denegada por la Corte de Apelaciones del 4º Circuito, e incluso llegó a recurrir al Tribunal Supremo, que tampoco admitió la solicitud. Tras todo este proceso, se celebraron los primeros matrimonios entre personas del mismo sexo  en Carolina del Sur.

A pesar de todo, la Fiscalía ha continuado con el proceso de apelación, a sabiendas de la práctica seguridad del resultado adverso a su propósito tanto ante la Corte de Apelaciones del 4º Circuito como ante el Tribunal Supremo.

Y ese es precisamente el argumento del equipo de abogados defensores, que denuncian que todo ese trámite inútil acarrea cientos de horas de trabajo para sus bufetes, que deben contrarrestar ante los tribunales las apelaciones de la Fiscalía. Por ello han solicitado que el departamento presidido por el fiscal Wilson se haga cargo de los emolumentos correspondientes a las horas dedicadas al alargamiento del proceso, que cifran en unos 150.000 dólares (unos 120.000 euros).

Si prosperan estas solicitudes, estos emolumentos se sumarán al no cifrado pero sin duda enorme gasto en recursos públicos, e incluso en contratación de bufetes privados, que los estados han dilapidado en la defensa de las leyes contrarias a la igualdad de derechos LGTB.

Los terribles sucesos del Lindt Chocolate Café de Sídney han conmocionado a la sociedad australiana y al mundo. Tras más de dieciséis horas del secuestro de 17 rehenes, la policía decidió asaltar el local al escuchar cómo se producían disparos. El desenlace fue el trágico fallecimiento de dos de las personas retenidas, a los que hay que sumar al propio secuestrador. Según se ha dado a conocer, Katrina Dawson y Tori Johnson, los dos rehenes fallecidos, mantuvieron un comportamiento heroico que evitó que el derramamiento de sangre fuera mayor. Los familiares y allegados de Tori Johnson, abiertamente gay, facilitaban a la prensa este emotivo texto de despedida: “Tori Johnson, amada pareja de Thomas, hijo de Ken, hermano de Jamie y Rhada. Descansa en paz, hermoso niño. Tus heroicas acciones nos procuran consuelo”.

Tori Johnson, de 34 años, era el gerente del Lindt Chocolat Café. Katrina Dawson, de 38 años, era abogada y madre de tres niños. Ambos formaban parte del grupo de 17 rehenes retenidos en el Lindt Chocolate Café por Man Haron Monis y terminaron siendo las dos víctimas mortales del conjunto de los secuestrados.

En un servicio dedicado a orar por las víctimas, el arzobispo Anthony Fisher ofreció a los asistentes información de cómo se produjo su fallecimiento, al parecer con datos que le había facilitado la Policía. Se refirió a ambos como “héroes que dispuestos a dar sus vidas para que otros pudieran vivir”.

De Katrina Dawson, dio a conocer que falleció intentado salvar la vida de una de las amigas que le acompañaban, que estaba embarazada. Katrina protegió con su propio cuerpo a su amiga cuando comenzaron los disparos, siendo alcanzada mortalmente por uno de ellos.

A continuación, daba detalle de “los informes que se han facilitado esta mañana sobre el heroísmo de la víctima masculina de este asalto. Al parecer, viendo una oportunidad, Tori Johnson agarró el arma [del secuestrador], que trágicamente le disparó, causándole la muerte. Pero ello provocó la respuesta de la policía y la consiguiente liberación de la mayoría de los rehenes. El corazón de nuestra ciudad se rompe por la muerte de dos personas inocentes”.

Don Baxter, consejero para los programas internacionales de la Federación Australiana de Organizaciones sobre el Sida, corroboraba esta versión: “la policía de Sydney ha confirmado ahora a los medios locales que el gerente del Lindt Café, Tori Johnson, murió cuando atacó al hombre armado, tratando de arrebatarle su escopeta. Esta acción es casi seguro que salvó muchas vidas”. Según Baxter, ”los gais australianos comparan lo que ha hecho Tori con lo que hizo Mark Bingham, cuando el 11de septiembre de 2001 encabezó el ataque contra los secuestradores del avión de Washington, derribándolo y evitando con ello más muertes”.

También se ha conocido que Tori Johnson mantenía una relación de más de 14 años con su pareja, Thomas Zinn, a quien ofrecen consuelo los familiares y amigos de Tori en su residencia de la localidad australiana de Redfern. Sus allegados han emitido el siguiente comunicado, que han difundido los medios de comunicación este mismo martes: “Estamos muy orgullosos de nuestro hermoso niño Tori, que ha dejado esta tierra, pero que siempre estará en nuestra memoria como la más asombrosa pareja, hijo y hermano que pudiéramos desear”.

La extenista estadounidense de origen checo Martina Navratilova contrajo matrimonio el pasado lunes con su novia, la rusa Julia Lemigova, con la que llevaba saliendo seis años y con quien reside en Florida. A la ceremonia, de carácter privado y celebrada en Nueva York, asistieron los familiares y amigos de la pareja.

Tengo 58 años… ¡y me he casado por primera vez! Era cuestión de tiempo. Al crecer como una mujer gay, simplemente ni llegas a pensar en ello. Y después, hace unos diez años, pensé: ‘¿Sabes? Creo que dentro de diez años el matrimonio gay será legal’, y aquí estamos diez años después, haciéndolo legal”, confesaba Navratilova tras la ceremonia, en declaraciones a la BBC.

Apenas habían pasado tres meses desde que Navratilova, retirada definitivamente de la competición desde el año 2006, le pidiera matrimonio a Lemigova, ex modelo y Miss URSS 1990, durante uno de los descansos de la semifinal masculina del Abierto de Estados Unidos, celebrado en Nueva York.

Hemos estado juntas durante seis años y no puedo imaginar mi vida sin ti. Por favor, cásate conmigo”. Con estas emotivas palabras, petición de mano incluida, se declaraba a su novia la ex tenista. Un momento, el del “sí, quiero” de Lemigova, retransmitido en directo a través de las pantallas gigantes instaladas en la pista Arthur Ashe, y al que el público respondió con una gran ovación.

Navratilova, ganadora de 18 títulos de Grand Slam y que en su día se convirtió en la primera deportista de élite en salir del armario públicamente, tiene dos hijas, Victoria y Emma, y siempre se ha mostrado comprometida con la causa LGTB. En 2010 pasó por uno de los momentos más amargos de su vida cuando le fue detectado un cáncer de mama.

Las asociaciones que conforman la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales, FELGTB, llevarán a cabo este jueves 18 de diciembre una acción conjunta en todas las comunidades autónomas tras la publicación el pasado 6 de noviembre en el BOE de la exclusión en la Cartera Común del Sistema Nacional de Salud del acceso a las técnicas de reproducción asistida de todas las mujeres sin pareja varón.

Coincidiendo con el día que se aprobó la convención sobre la eliminación de la discriminación contra la mujer, el 18 de diciembre, los colectivos pedirán a las consejerías de Sanidad que las carteras de servicios de las diferentes comunidades recojan la igualdad en el acceso de forma específica. La acción tendrá lugar también en aquellas autonomías como Asturias, Euskadi, Andalucía, Extremadura y Canarias donde se han comprometido a continuar dando asistencia a las mujeres solteras y a las parejas de dos mujeres para solicitarles que la promesa tome forma legal, siendo Cataluña la única cuya legislación ampara a todas las familias a través de su ley antihomofobia.

El acto de Madrid será el que escenifique la acción estatal, con presencia de representantes de FELGTB para atender a los medios. Tendrá lugar el jueves 18 de diciembre, a las 12:00 horas, ante la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid (calle Aduana, 31).

Se difunde públicamente una nueva agresión homófoba, que en esta ocasión tuvo lugar hace unos días en Málaga. Una pareja gay fue agredida por un hombre que al parecer trabaja como vigilante de seguridad de la estación de RENFE, y que de hecho ya antes habría dedicado insultos homófobos a la pareja.

Sebas, uno de los chicos agredidos, difundía la historia en redes sociales (nosotros la hemos encontrado en un tuit de @patriarcadomata, al que el propio Sebas enlaza desde su perfil de Twitter (@FuriousHeadbang): “Lo que supuso ser un día bonito junto a mi pareja terminó siendo un día terrible. Teníamos ya todo planeado, ir a comer al Domino’s Pizza y pasar el día juntos por llevar 11 meses. En el camino hacia el Domino’s Pizza nos cruzamos con un guarda de Renfe con el cual ya habíamos tenido problemas anteriormente pero dentro de las estaciones Renfe, hoy nos lo cruzamos en la calle y empezó a meterse con nosotros por (según él) haberle mirado mal. Empezó a decirnos que si somos unos ’maricones de mierda’ terminando con el típico repertorio de insultos que suele tener un homófobo. Al decidir irnos y al terminar el repertorio de insultos corrió hacia nosotros con el resultado de acabar en el Clínico de Málaga (Facultad de Medicina) y mi pareja con varias lesiones en la cara y grave en el ojo (no puede abrir el ojo derecho y posiblemente haya roto algún hueso”.

“A lo que quiero llegar es que estamos en el siglo XXI y que aún haya personas capaces de hacer cosas tales como las que nos han pasado a nosotros. No podemos andar tranquilamente por Málaga sin que algún bala perdida nos haga cosas así, por favor decid NO a la homofobia, que ya estamos en unos tiempos dónde se deberían aceptar la sexualidad de cada cual sin repercusión alguna. De nuevo a NO a la homofobia y si no os importa compartir esta publicación en vuestros tablones para hacer que esto llegue a ser conocido. Gracias”, finaliza el relato del joven.

Su pareja, Álvaro (@Mr_Chups), que fue de hecho el que se llevó la peor parte, colgaba en su cuenta de Instagram, con fecha 12 de diciembre, una foto en la que se aprecia con claridad un hematoma orbitario derecho. “Esto señores es la sociedad en la que vivimos hoy en día. Pasear con tu pareja por la calle se ha convertido en una situación de alto riesgo. Aquí veis las consecuencias de haberme arriesgado a salir a la calle; claro si hubiera sabido que un ‘primate’ andaba suelto por Málaga me fuera quedado mejor en casa. En conclusión, hay dos clases de personas; las que respetan todo y las que no respetan nada e incluso tampoco la condición sexual y a mi desde luego que no me ha tocado las personas civilizadas”, expresa el texto que acompaña a la imagen.

Por el momento desconocemos más detalles de la agresión, como el día y hora exacta y si ya ha sido denunciada (lo que parece claro es que en este caso el agresor es perfectamente identificable). De hecho, no ha sido hasta que la revista Shangay y la web de informativos Telecinco se han hecho eco de la agresión cuando hemos conocido los primeros detalles de la noticia.

Las agresiones homófobas, lejos de reducirse, han aumentado durante 2014 en India, tras la decisión de su Corte Suprema de revocar la despenalización de las relaciones homosexuales decretada por el Alto Tribunal de Delhi en 2009. Esta es la conclusión a la que ha llegado más de 500 activistas LGTB reunidos la semana pasada en Nueva Delhi para analizar la situación del colectivo en el gigante asiático.

Hace ahora un año quedaba reinstaurada la sección 377 del Código Penal de la India, que castiga las relaciones sexuales “contra natura”. Dicha sección había sido derogada por el Alto Tribunal de Delhi en 2009, al considerar que penalizar actos sexuales consentidos entre adultos violaba derechos fundamentales reconocidos por la Constitución. Sin embargo, en diciembre de 2013 esta decisión fue revocada por la Corte Suprema, que estimó que el Alto Tribunal se había extralimitado en sus funciones, pues la derogación de la sección 377 sería una competencia del poder legislativo. Por consiguiente, las relaciones homosexuales actualmente son penadas en la India con hasta 10 años de prisión por ser consideradas un acto “contra natura”.

En enero de 2014, la Corte Suprema rechazó la petición del Gobierno indio y de varios grupos de defensa de los derechos humanos de reconsiderar su resolución. La última instancia posible ante el alto tribunal era la presentación de una curative petition, un recurso especial para que la decisión sea revisada por un panel de cinco jueces de la Corte, y que finalmente fue interpuesta el pasado mes de abril por el prestigioso abogado Anand Grover representando a diversas organizaciones de defensa de los derechos LGTB.

Coincidiendo con el triste primer aniversario de este hecho, la organización India HIV/AIDS Alliance convocó una audiencia pública para discutir las consecuencias de la sentencia en la sociedad india. Al encuentro acudieron tanto activistas LGTB como representantes del Gobierno y de organizaciones internacionales, así como de la sociedad civil y los medios de comunicación. Varios de los participantes relataron la violencia y la persecución de las que han sido víctimas.

Por ejemplo, un mes antes del fallo de la Corte Suprema en 2013, trece hombres fueron arrestados durante las celebraciones de Diwali, una festividad hindú, acusados de mantener relaciones “contra natura”. “Nuestra identidad se hizo pública y a consecuencia de ello hemos caído en el ostracismo social, hemos sido ridiculizados por nuestra familia, acosados por vecinos y despedidos de nuestros trabajos”, relató uno de los asistentes. Y a principios de noviembre de este año informábamos de la detención de un hombre, por el mismo motivo, tras ser denunciado por su esposa.

El expresidente de la Corte Suprema y actual director de la Comisión de Derechos Humanos de la India, K. G. Balakrishnan, defendió que los “derechos humanos de la comunidad LGTB necesitan protección” y se opuso a su criminalización. Las asociaciones de lucha contra el VIH/sida lamentaron el perjuicio que supone la “la violencia, el estigma y la discriminación” para las campañas de prevención contra la enfermedad. En el foro intervino también Sushant Divgikar, elegido Mister Gay India 2014 y rostro conocido de la televisión tras su participación en la edición local de Gran Hermano, quien se mostró “profundamente consternado” por las “injusticias a las que hacen frente a diario mis hermanos y hermanas LGTB”. Divgikar hizo un llamamiento contra la homofobia y la transfobia internalizadas y a “transformar nuestro miedo en el valor de celebrar lo que somos”.

La derogación definitiva de la sección 377, por otra parte, fue la principal reivindicación del Orgullo de Nueva Delhi, que tuvo lugar el pasado domingo 30 de noviembre. Cientos de personas participaron en una colorida manifestación por las calles de la capital india en la séptima edición de esta jornada reivindicativa.

Lo ha denunciado públicamente el activista Álvaro Escudero, con quien un amigo de la pareja agredida se puso en contacto. Dos chicos de 17 y 23 años que se encontraban en el parque que rodea al Templo de Debod, en Madrid, sufrieron el pasado viernes una agresión de carácter homófobo. Uno de los chicos llegó a necesitar asistencia hospitalaria.

De acuerdo al relato de Escudero en Twitter, fue un amigo de la pareja el que contacto con él a través de un mensaje directo. El activista consiguió finalmente ponerse en contacto con las víctimas, que le dieron permiso para que hiciera pública la historia aunque manteniendo su anonimato. Miembros del colectivo COGAM se reunirán este mismo lunes con ellos para ofrecerles asesoramiento jurídico y psicológico. “Tienen mucho miedo”, ha declarado el portavoz de COGAM, Santiago Rivero.

Según detalla Escudero en un artículo publicado en La Oveja Roja, la pareja se encontraba en un banco del parque en compañía de otro amigo, a eso de las nueve de la noche, cuando se les acercó un grupo de unos doce jóvenes, entre los que había una chica, vestidos de negro y calzando botas militares. “Al vernos abrazados, nos empezaron a preguntar: ‘¿Sois maricones?, ¿Sois antifas?, ¿De qué palo vais? ¿Qué camiseta lleváis, mariconas?’ y después nos empujaron y nos pegaron”, cuentan los agredidos, que atribuyen a los agresores ideología neonazi tanto por su estética como por el hecho de que les preguntaran si eran antifascistas. Se da además la circunstancia de que ese día habían aparecido esvásticas pintadas en los árboles de la zona.

De acuerdo la versión de los agredidos, los agresores primero empujaron al chico mayor pero acto seguido fueron a por el menor, propinándole una patada en la nuca, otra patada en el ojo izquierdo y varios puñetazos en la cara. El amigo que acompañaba a la pareja no fue físicamente agredido. En cuanto pudieron, las víctimas huyeron corriendo y denunciaron lo sucedido en la comisaría de Legazpi. El chico menor fue trasladado al Hospital 12 de Octubre por la contusión en la nuca y porque veía borroso a través del ojo golpeado. Afortunadamente esa misma madrugada pudo volver a casa.

Esta nueva agresión se suma a las ocurridas en los últimos meses en pleno centro de Madrid. Algunas de ellas han trascendido públicamente, como las ocurridas en febrero y marzo contra sendas parejas de chicos gays en el entorno de la Gran Vía, la terrible paliza sufrida por una pareja gay en septiembre (por cierto, no muy lejos del lugar donde se ha producido este último incidente) o la agresión verbal ocurrida en el metro de Madrid en noviembre. Un escenario de violencia física y verbal preocupante, al que se suman episodios de discriminación como el ocurrido hace un par de semanas en un Burger King de Madrid, y que dio lugar a una besada de protesta.