Logo de dosmanzanas

Tras recibir el visto bueno del Tribunal Constitucional, la presidenta Michelle Bachelet promulgó el pasado 13 de abril en el Palacio de La Moneda la histórica ley de Acuerdo de Unión Civil aprobada en enero por el Congreso de Chile, abierta a parejas del mismo y de distinto sexo. Por cierto que Bachelet, en un gesto precioso, citó a la poetisa chilena Gabriela Mistral, Premio Nobel de Literatura, cuya relación con otra mujer ha sido un tema tabú hasta años muy recientes…

El texto reconoce a las parejas unidas civilmente una parte importante de los derechos de los que disfrutan las parejas casadas (en materia patrimonial, de seguridad social, de herencia o de reconocimiento de estado civil específico) y contempla la posibilidad de mantener la custodia de los hijos de la pareja en caso de fallecimiento o inhabilitación de los padres biológicos. En este sentido, se igualan jurídicamente las posibilidades a la de los ascendientes (será el juez el que deberá decidir en función de los intereses del menor). Otro dato interesante es que, a la espera de que Chile disponga en el futuro de matrimonio igualitario, los matrimonios entre personas del mismo sexo celebrados en el extranjero serán reconocidos como uniones civiles. Puedes descargar el texto completo de la ley aquí, mientras que en este enlace puedes aclarar algunas de las dudas más frecuentes.

La promulgación de la ley, que será efectiva en seis meses, era recibida con alborozo por los colectivos LGTB chilenos. “Cuando nos creamos 1991 jamás pensamos en esto. Pensamos solamente en luchar para que el Estado nos dejara de considerar delincuentes, lo que conseguimos en 1999, y creíamos que no alcanzaríamos a estar vivos para ver lo que hoy ocurre. Es muy emocionante. Este momento es solo comparable al día cuando las mujeres ganaron su derecho a voto y al término de las atroces categorías de hijos legítimos e ilegítimo”, expresaban desde el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (MOVILH). “Después de cinco años de tramitación de este proyecto y doce años desde la presentación del primer proyecto al respecto, es tremendamente emocionante verlo por fin convertido en ley. La gran noticia de esta nueva norma es el reconocimiento por primera vez por parte del Estado de Chile de que dos personas del mismo sexo que tienen una relación también constituyen una familia”, declaraban a su vez desde la Fundación Iguales.

Los colectivos LGTB chilenos, en cualquier caso, y como hemos recogido en entradas anteriores, no renuncian a la lucha por el matrimonio igualitario, que Bachelet prometió promover (“Matrimonio igualitario: convocaremos a un debate abierto, con participación amplia para la elaboración y posterior envío de un proyecto de ley en esta materia”, decía literalmente su programa). Ya en diciembre daba sus primeros pasos una iniciativa parlamentaria, pero el proceso será sin duda complicado (también entre los integrantes del bloque que apoya a Bachelet hay opositores al matrimonio igualitario). Todo este movimiento se da además en paralelo a la demanda contra Chile presentada en 2012 por el MOVILH ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por denegación del derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo, de la que informamos en su momento, una patata caliente en manos del actual gobierno, que negocia con el MOVILH una salida amistosa.

Os dejamos con algunos de los fragmentos del largo discurso que pronunció Bachelet recogidos por Radio Tierra:

No hemos podido encontrar un vídeo del discurso íntegro, pero puedes leerlo pinchando aquí.

Como decíamos más arriba, especialmente emotiva nos ha parecido una frase del final de su discurso. “Nuestra Gabriela Mistral escribió una vez a su querida Doris Dana: ‘Hay que cuidar esto, Doris. Es una cosa delicada el amor’. Y lo recuerdo hoy porque, a través de esta ley, lo que hacemos es reconocer, desde el Estado, el cuidado de las parejas y las familias, y dar un soporte material y jurídico a esa vinculación nacida del amor”. Y es que la relación afectiva entre Gabriela Mistral y Doris Dana ha sido tabú hasta hace pocos años, cuando ha sido publicada su correspondencia íntima.

La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) ha entregado los Premios Plumas y Látigos 2015, que reconocen a las personas y entidades que fomentan la igualdad del colectivo LGTB y penalizan a aquellos que atentan contra sus derechos. Si el año pasado se premió a José Luis Rodríguez Zapatero por la aprobación en 2005 de la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo, ahora la FELGTB ha querido ensalzar la apuesta igualitaria de Marisa Castro, exdiputada de Izquierda Unida y primera parlamentaria española en defender en el Congreso el matrimonio entre personas del mismo sexo en 2001. Barack Obama, El Intermedio, las recientes leyes igualitarias de Cataluña y Extremadura, así como el reportaje El Sexo Sentido de Documentos TV completan la nomina de galardonados. El premio Látigo fue para Dolce & Gabbana, por sus declaraciones contra la diversidad familiar.

El centro cultural Casa del Reloj de Madrid acogió en la tarde del jueves 16 de abril la entrega de los Premios Plumas y Látigos 2015 de la FELGTB. El auditorio se puso en pie y ovacionó largamente a la exparlamentaria de IU Marisa Castro, que recibió un Premio Pluma por su defensa del matrimonio igualitario, cuatro años antes de su aprobación en 2005. Castro, ya jubilada, agradeció el galardón y aseguró que “siempre consideré que vivíamos en un déficit democrático hasta que la igualdad fuera posible”. Castro, que se autodefine como feminista y activista LGTB, fue ponente de la proposición de ley sobre el derecho a la identidad sexual y la primera en llevar al Congreso de los Diputados la defensa del matrimonio entre personas del mismo sexo.

En su discurso, Marisa Castro se ofreció a la FELGTB y al movimiento en general “para que contéis conmigo en todo aquello en lo que os pueda servir”. Según explicaba la exdiputada, “no hay que bajar la guardia”, porque aún con la aprobación de leyes igualitarias la sociedad no está exenta de “algunos” que atentan contra los derechos del colectivo LGTB o contra los de las mujeres. Asimismo, Castro aseguró que “hay que transversalizar la lucha LGTB” y puso como ejemplo la última campaña publicitaria de Coca-Cola. Emilio Menéndez y Carlos Baturín, la primera pareja homosexual que contrajo matrimonio en España fue la encargada de entregarle el Premio Pluma a Marisa Castro. La galardonada confesó que este reconocimiento la hacía “muy feliz” y quiso compartirlo “con todas las mujeres que forman parte del movimiento feminista, con Joaquín Álvarez y con Pedro Zerolo, una persona a la que amo y respeto”.

La “Pluma Internacional” se otorgó al presidente de los Estados Unidos Barack Obama, por sus decididas políticas a favor de la igualdad de las personas LGTB, como la supresión del “Don’t ask, don’t tell”, las medidas contra la discriminación laboral en la administración federal o su oposición al matrimonio excluyente. En este sentido, la FELGTB proyectó un vídeo en el que Obama defiende la igualdad y anima al colectivo LGTB, especialmente a los adolescentes que padecen la discriminación y el odio LGTBfóbico. Rubén López, responsable de hacer la entrega del galardón, ironizó sobre la posibilidad de que el propio Obama apareciera en el salón junto a su mujer para recoger su Pluma (no sucedió…). En todo caso, López comentó que Obama “ha conseguido los mayores avances en políticas LGTB” y alabó sus “decididas medidas a favor de las personas LGTB”.

Dos programas de televisión recibieron, respectivamente, sus Plumas. El Intermedio se alzó con la “Pluma Mediática” por haber “azotado con su humor a todo tipo de intolerancias, intransigencias e injusticias, también jugando con la ironía en contra de la LGTBfobia”. El Gran Wyoming, su presentador, envió un vídeo y excusó su presencia por la coincidencia con la preparación de la emisión en directo del programa.

Por su parte, Documentos TV de Televisión Española ha vuelto a ver reconocido su reportaje El Sexo Sentido, sobre seis menores transexuales, “por su contribución poderosa a la visibilidad de una realidad prácticamente desconocida en la sociedad española”. Recordemos que este reportaje ya fue galardonado en los Premios Triángulo de COGAM de 2014. Concha Inza, redactora del reportaje, arrancó entre el público un gran aplauso al defender contenidos audiovisuales “de calidad” como este, y más teniendo en cuenta que “la televisión de todos, sobre todo ahora, necesita todo el apoyo de los trabajadores y de la ciudadanía”. Además de la propia Inza, subieron al escenario el director del programa y otros miembros del equipo, así como una de las niñas protagonistas del reportaje.

Dado que este año que la FELGTB ha decidido trabajar con el lema “Leyes por la Igualdad Real, ¡ya!”, también se otorgó una Pluma ex aequo a las avanzadas leyes antidiscriminatorias de Cataluña y Extremadura. Miembros de dos de los colectivos que participaron en las respectivas legislaciones enviaron unos mensajes de vídeo. Durante la gala también se han entregado dos menciones especiales: al diario Marca, por una portada en apoyo a la campaña de la FELGTB #LaLigaArcoiris contra la LGTBfobia en el fútbol, y a la película Pride, de Matthew Warchus, “por la emocionante y divertida recuperación de la memoria histórica del movimiento LGTB británico, que sirve igualmente como memoria del movimiento LGTB español”.

El Látigo 2015 fue por último para Domenico Dolce y Stefano Gabbana “por su homofobia interiorizada, mostrada en unas impactantes declaraciones contra la diversidad familiar”. En una entrevista a una revista italiana publicada el pasado mes de marzo, los modistos de éxito internacional mostraban su rechazo hacia los “úteros de alquiler” y “niños sintéticos”. Unas declaraciones cuya homofobia provocaba una llamada al boicot iniciada por celebridades como el cantante Elton John y la marcha de Dolce & Gabbana de Giuliano Federico, hasta entonces director de Swide (revista de la marca).

Conflicto político-jurídico en la isla de Guam, territorio del Pacífico bajo soberanía de los Estados Unidos, que aunque no forma parte de ese país si está sometido a su justicia federal. Sobre Guam tiene jurisdicción el 9º Circuito de Apelaciones, uno de los que ya se ha pronunciado a favor del matrimonio igualitario. Es por eso que su fiscal general, Elizabeth Barrett-Anderson, ha dado órdenes de emitir licencias de matrimonio para parejas del mismo sexo. El gobernador, el republicano Eddie Calvo, ha emitido la orden contraria…

La orden de Elizabeth Barrett-Anderson era emitida apenas dos días después de que Kathleen Aguero y Loretta Pangelinan, una pareja de mujeres, interpusieran una demanda ante la justicia federal tras haberles sido denegada su solicitud de matrimonio. Se trata, al parecer, de la primera pareja del mismo sexo que intenta contraer matrimonio en Guam, una pequeña isla que cuenta con poco más de 150.000 habitantes. La fiscal general, en aplicación de la sentencia emitida en octubre de 2014 por la Corte de Apelaciones del 9º Circuito (que consideró que la prohibición del matrimonio igualitario viola el derecho a la igual protección recogido en la 14ª Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos) ordenó expresamente que se emitieran licencias de matrimonio a las parejas del mismo sexo que lo solicitaran. Guam, uno de los territorios que España cedió a Estados Unidos tras la guerra de 1898, parecía sumarse de este modo a la cada vez mayor lista de lugares que reconocen el matrimonio igualitario.

Sin embargo la situación no está ni mucho menos resuelta. Eddie Calvo, el gobernador de Guam, perteneciente al Partido Republicano (Guam reproduce el mismo sistema de partidos que su metrópoli), daba la orden contraria, al estimar que la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo es competencia de la legislatura de Guam e incluso sugería la celebración de un referéndum al respecto (la legislatura unicameral de Guam, formada por 115 senadores, está en estos momentos bajo control demócrata). Cabe destacar, en este sentido, que la Constitución de Guam no prohíbe expresamente el matrimonio igualitario ni se refiere al matrimonio como entre un hombre y una mujer, aunque sí lo hacen normas inferiores.

La resistencia del gobernador abre de este modo un conflicto que muy posiblemente deberá ser resuelto por la justicia federal, ya sea por orden expresa del 9º Circuito o incluso, si el proceso se retrasa, del propio Tribunal Supremo de los Estados Unidos, que tiene previsto emitir una sentencia de alcance federal en junio. A menos que Eddie Calvo de marcha atrás y decida confluir con el criterio de la fiscal general, algo que ya le están los grupos de defensa de los derechos LGTB, como Human Rights Campaign; políticos demócratas locales, como la senadora Nerissa Bretania Underwood, o el principal diario de la isla, el Pacific Daily News, que en un editorial publicado este viernes reprochaba al gobernador no tomar “la decisión valiente de poner fin a la discriminación contra los homosexuales en Guam”.

“Esperpéntico”. Así califica CESIDA (Coordinadora estatal de VIH y sida) la actuación de los responsables del parque de bomberos de Parla, algunos de cuyos miembros asistieron a una persona con VIH que sufrió un accidente de tráfico. Tras el accidente se activaron los recursos NBQ (Nuclear-Bacteriológico-Químico) para descontaminar los trajes y el material que usaron.

Ocurrió el pasado martes 14 de abril en el parque de bomberos de Parla, al sur de Madrid, tras la atención a una persona con VIH que resultó herida en un accidente de tráfico ocurrido en Torrejón de Velasco. La intervención, según los propios bomberos, se produjo siguiendo las medidas de prevención universales y se apoyó en tareas sanitarias. Una hora después de volver al parque recibieron una llamada del SUMMA (Servicio de Urgencia Médica de Madrid) para informarles de que la persona atendida vive con VIH.

A partir de ese momento se desencadena la situación que CESIDA considera “lamentable y absolutamente desproporcionada”, ya que se puso de baja operativa a toda la dotación que participó en la intervención, incluyendo a personas que ni siquiera habían atendido a la víctima del accidente. A continuación se inició un proceso de activación de los recursos NBQ localizados en el parque de Las Rozas (al este de Madrid), utilizados para protegerse ante una amenaza por agentes químicos, biológicos o radiactivos.

Para el presidente de CESIDA, Juan Ramón Barrios, lo sucedido cuestiona la formación que poseen los responsables de las intervenciones con riesgo biológico del parque. Barrios ha denunciado además lo que considera un “evidente despilfarro de recursos materiales y humanos” y ha pedido responsabilidades a la Jefatura de Bomberos de la Comunidad de Madrid por “el episodio de nerviosismo y ansiedad que ha provocado esta situación a bomberos y familiares”. “A nivel social este tipo de prácticas contribuyen a crear alarma social y a aumentar el estigma hacia personas que viven con VIH, esta situación nos hace rememorar la época de desinformación cuando comenzaban a conocerse los primeros casos de VIH en los años ochenta, situación superada hace ya muchos años”, ha añadido.

Los responsables se defienden

El inspector del Cuerpo de Bomberos de la Comunidad de Madrid Juan Carlos Pérez se ha defendido, y en declaraciones a 20minutos asegura que se procedió “dentro de unos términos de normalidad”, que los recursos NBQ se usan “en múltiples intervenciones” y que en este caso se utilizaron para descontaminar equipos “que cortan”, como circuitos hidráulicos y uniformes. También la Dirección General de Protección Ciudadana de la Comunidad de Madrid asegura que los recursos NBQ se activan “para mil cosas” incluyendo las alertas “por olor a gas”…

El inspector Pérez también ha negado que toda la dotación de bomberos que participó en la intervención se pusiera en baja operativa, argumentando que el lapso de tiempo en el que permanecieron inactivos se debió a que se llevaron sus trajes a limpiar y les dieron otros. Pérez asegura desconocer que hayan existido tensiones o ansiedad en los bomberos y sus familias (en contra de lo que afirma CESIDA, que recordemos citan como fuente a los propios bomberos).

Desayuno en Urano

¡Qué gratificante resulta escribir sobre Pride (Reino Unido, 2014), qué fácil resulta! Digamos que después de ver la decepcionante segunda (y última, no nos extraña) temporada de Looking uno necesitaba ver algo como esto para recuperar la fe en el mundo.

No es la primera vez que los británicos consiguen la unanimidad con una película de este estilo, de esas que te acercan a una realidad social dura a través de la empatía, del humor, del cariño. Lo hicieron con The Full Monty (1997), con Billy Elliot (2000) y con algunas más que seguro que todos ustedes tienen en la cabeza.

En Pride se recuerda la confluencia de dos luchas tan distintas (la de los derechos LGTB y la de los mineros en la época de Thatcher) como ejemplo de lo importante que resulta para las minorías tejer redes de solidaridad, de apoyo mutuo: ese tipo de cosas que el poder no quiere.

Podría seguir hablando de lo emocionante (hasta las lágrimas) de Pride, del magnífico trabajo actoral de Bill Nighy, de la reivindicación histórica de personas tan importantes en nuestra lucha colectiva como la de Mark Ashton (fallecido a los 26 años), de que la deberían ver y recomendar a todo el mundo, pero casi prefiero dejarles con las palabras de Paco Vidarte, que habló muy bien del tema que trata la película de Matthew Warchus: “la homofobia, como forma sistémica de opresión, forma un entramado muy tupido con el resto de formas de opresión, está imbricado con ellas, articulado con ellas de tal modo que, si tiras de un extremo, el nudo se aprieta por el otro, y si aflojas un cabo, tensas otro. Si una mujer es maltratada, ello repercute en la homofobia de la sociedad. Si una marica es apedreada, ello repercute en el racismo de la sociedad. Si un obrero es explotado por su patrón, ello repercute en la misoginia de la sociedad. Si un negro es agredido por unos nazis, ello repercute en la transfobia de la sociedad. Si un niño es bautizado, ello repercute en la lesbofobia de la sociedad”.

Y si fácil resulta escribir sobre Pride, aún más fácil resulta hacerlo sobre 49 goles espectaculares, la nueva novela de Editorial Dos bigotes escrita por Davide Martini, autor italiano residente en Madrid. La novela fue publicada originalmente en Italia y nos llega ahora traducida (impecablemente, creemos) por Elisa Rossi Hernández.

Bajo el título futbolero se esconde una novela de iniciación sexual de un adolescente italiano, que se enamora de un compañero de clase. No es, sin embargo, una novela para adolescentes sino sobre adolescentes. En cualquier caso, convendría dejarla a la vista de los jóvenes: les ayudará.

Davide Martini consigue que la levedad de los diálogos sea solo aparente: los grandes temas de las grandes novelas están presentes en las charlas de los muchachos, que a veces recuerdan a Corazón, la fantástica novela de Edmundo de Amicis que marcó mi infancia, y otras a Proust, que marcó mi vida (como probablemente marcó la de Martini: “¡Si no has leído En busca del tiempo perdido no puedes ser escritor!”) y que además está presente durante todo el tiempo. El autor ha prometido una segunda parte que esperamos casi ansiosos.

La portada de Raúl Lázaro, de nuevo, un acierto.

—¿Te das cuenta de que esto lo vas a recordar siempre?

Riccardo, que dibujaba con un dedo círculos concéntricos sobre la palma de mi mano, la apretó fuerte y entrelazó nuestros nudillos. Me impulsé hacia atrás y lo besé. El sol me calentaba la nuca. Él volvió a sentarse y me oprimió contra su cuerpo.”

Otras películas en Desayuno en Urano
Otros libros en Desayuno en Urano
elputojacktwist@gmail.com
Página de Facebook de Desayuno en Urano

La reacción social ha conseguido doblegar en esta ocasión al gobierno español, que tras mantenerla retenida en Barajas más de tres semanas y haber intentado deportarla ha accedido a que entre en España Christelle Nangnou, mujer camerunesa cuya vida corre peligro en su país debido a su condición de lesbiana, a la espera de que se resuelva su petición de asilo. El presidente del gobierno Mariano Rajoy confirmaba este miércoles en respuesta al diputado de ERC Joan Tardá que había dado ya órdenes de resolver “a la mayor celeridad posible ese tema por el que usted se ha interesado”.

No ha sido hasta que la noticia saltaba a la opinión pública a través de eldiario.es que el gobierno español ha dado muestras de querer cumplir con su obligación de otorgar el asilo en un caso en el que hay claros indicios de que la vida de la solicitante corre peligro en su país debido a su orientación sexual. Así lo explicábamos en una anterior entrada en la que se detalla la difícil situación de las personas LGTB en  Camerún -en general- así como las condiciones que rodean el caso particular de Christelle Nangnou, que incluyen la publicación de su fotografía en un periódico local, el repudio de su propia familia y amenazas de muerte. Hasta entonces, Nangnou ha permanecido 24 días en la sala de “no admitidos” de la Terminal 1 del aeropuerto de Barajas, en Madrid, e incluso se la ha intentado deportar en tres ocasiones, a lo que ella se ha resistido. “Tengo un golpe en el ojo derecho, una uña levantada, me duele todo el cuerpo y estoy mareada por todo el trajín. Les he dicho que no puedo volver a mi país porque allí no puedo tener vida”, ha declarado en conversación telefónica a eldiario.es, el mismo medio digital que daba a conocer el caso.

Las primeras reacciones por parte de los colectivos LGTB se producían el mismo lunes, incluyendo una petición en la plataforma Change.org que ha reunido más de 65.000 firmas. Poco a poco se iban sumando las reacciones políticas. Pedro Zerolo, secretario de Movimientos Sociales del PSOE de Madrid, consideraba la situación “inaceptable” y exigía al gobierno “que cumpla y haga cumplir las resoluciones aprobadas por las Cortes Generales sobre la persecución de las personas LGTBI en África”. La eurodiputada de Izquierda Unida Marina Albiol lo denunciaba desde Bruselas a la Comisión Europea. Lo mismo hacía la eurodiputada de UPyD Beatriz Becerra, que pedía a la Comisión “garantizar una política común de asilo, haciendo efectivos los instrumentos ya existentes, también para aquellas personas perseguidas por su  orientación sexual”.

Estas eran algunas de las reacciones. Finalmente, un grupo de diputados de PSOE, IU, ERC, CiU, PNV, Amaiur y UPyD se reunían este miércoles en la Subdirección General de la Policía con responsables de la Oficina de Asilo y Refugio y expertos de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) para buscar una solución, consiguiendo que Christelle Nangdou pudiera acogerse a una autorización de entrada y estancia en España. El grupo se personaba después en el propio aeropuerto de Barajas para ver a Nangdou y transmitirle personalmente los avances.

No era sin embargo hasta la sesión parlamentaria en la que se debatía sobre el último Consejo Europeo que el republicano Joan Tardá preguntaba directamente sobre el tema a Rajoy, que de forma lacónica confirmaba la buena noticia. Nangdou podrá esperar en un centro de acogida la resolución de su proceso de asilo, negada por el gobierno español pero que sus abogados recurrieron ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que por el momento mantiene paralizada la expulsión. En cualquier caso todo apunta, vista la reacción del gobierno ante el revuelo causado, a que podrá finalmente ver reconocido el asilo.

¿Cabe felicitarse?

Cabe felicitarse, sin duda, por el éxito conseguido en el caso de Christelle Nangdou tras la movilización social de los últimos tres días. Rubén López, vocal de la FELGTB, se mostraba satisfecho y esperaba ”que el caso de Christelle sirva como referente para casos similares tras innumerables casos rechazado en idénticas circunstancias”.

Lo sucedido, sin embargo, pone de manifestó una realidad sombría: la de la vergonzante actuación del Ministerio del Interior a la hora de conceder el asilo a personas LGTB perseguidas, derecho reconocido por la legislación española desde 2009. El de Christelle no es el primer caso que trasciende (ya en 2013 Interior denegó el asilo a otra mujer lesbiana de Camerún y expulsó a una ciudadana de Panamá que había sufrido malos tratos en su país debido a su condición transexual, pese a contar con informes favorables al asilo tanto por parte del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados como de CEAR) pero nos tememos que ha habido muchos otros que ni siquiera han tenido eco mediático. Las razones para felicitarse, por tanto, son limitadas.

Continúa la espiral de homofobia de Estado en Egipto. Un tribunal de este país falló el pasado martes a favor de la decisión tomada por el Ministerio del Interior de deportar y prohibirle la entrada al país a un ciudadano libio, por ser gay.

El caso se remonta a 2008. Las autoridades egipcias expulsaron del país a un joven procedente de Trípoli y que estudiaba en la Academia Árabe de Transporte Marítimo de El Cairo desde 2006. Aunque se desconocen las acusaciones concretas que motivaron su deportación, entre ellas se encontraba la sospecha de homosexualidad. El acusado recurrió la sentencia, alegando que le impedía terminar sus estudios; un tribunal administrativo, sin embargo, ha desestimado el recurso y ha dado la razón al Gobierno. El objetivo, según los jueces, es “preservar el interés nacional, los valores religiosos y morales y evitar la propagación de la inmoralidad”.

La sentencia sienta un precedente que puede dar carta blanca a las autoridades y a la policía para detener y deportar a cualquier ciudadano extranjero sospechoso de ser homosexual. El diario Daily News Egypt ha entrevistado a un estadounidense residente en El Cairo, que ha mostrado su temor por ser descubierto y expulsado en base a lo que publico en Facebook o lo que hay en mi historial de búsqueda, si alguna vez es investigado”, según sus palabras.

Este expatriado cree, de todas formas, que la medida está pensada principalmente para perseguir a los residentes procedentes de otros países de Oriente Próximo y África. “Creo que las autoridades egipcias tratarían a alguien de forma diferente si es un occidental y tiene dinero”, aseguró. De igual manera opina un compatriota suyo, que cree que la homofobia es “un asunto de clase y etnia; cuando eres blanco y occidental, la sociedad te acosa menos”. Este mismo ciudadano cree en Egipto “es más difícil ser una mujer” que ser gay.

Egipto persigue la homosexualidad sin ser ilegal

El pasado mes de noviembre dosmanzanas se hacía eco de la condena de un tribunal de Egipto a tres años de prisión para ocho hombres por aparecer en un vídeo en el que presuntamente se representaba la celebración de “la primera boda gay” de este país. Sin embargo, los ocho acusados habían negado los cargos que se les atribuían, así como que la controvertida boda fuese una ceremonia real.

El matrimonio entre personas del mismo sexo no es posible en Egipto, país árabe de mayoría musulmana donde las relaciones homosexuales no son formalmente ilegales pero (con independencia del régimen político) sí están perseguidas socialmente y se castigan a través de otras figuras legales como la indecencia, la conducta inmoral o la ofensa a los sentimientos religiosos.

Según la organización estadounidense de defensa de los derechos humanos Human Rights First, la policía egipcia ha detenido a más de ochenta personas durante el último año por el delito de ser LGTB. Hace un año nos hacíamos eco de la sentencia de un tribunal egipcio que condenaba a cuatro hombres a varios años de prisión por crear una supuesta red de prostitución homosexual, después de que la policía encontrase ropa de mujer y maquillaje en la casa de uno de ellos. Y en diciembre del año pasado recogíamos la noticia de una redada en una sauna gay de El Cairo, que se saldó con 33 detenidos. A pesar de que el juicio se resolvió con la absolución de todos los acusados, la humillación pública a la que fueron sometidos llevó a uno de ellos a intentar quemarse vivo el pasado febrero.

El Ministerio del Interior ha hecho público, por segundo año consecutivo, su informe sobre incidentes relacionados con los delitos de odio en España, referido a 2014 (que puedes descargar aquí). Los datos no son tranquilizadores: en 2014 se contabilizaron 1.285 delitos de odio, de los cuales el grupo más numeroso (513, un 39,9% del total) se debieron a orientación sexual o identidad de género. Las cifras son peores que las de 2013 (aunque el Ministerio advierte que ello no significa necesariamente que haya habido más delitos), y se si se tiene en cuenta que en esta materia solo se denuncian una parte de los delitos, el panorama es inquietante.

Tras los delitos relacionados con la orientación sexual y la identidad de género se sitúan los relacionados con el racismo y la xenofobia (475, un 37% del total), la discapacidad (199, un 15,5%), las creencias o prácticas religiosas (63, un 4,9%), el antisemitismo (24, un 1,9%) y la aporofobia o rechazo de la pobreza (11, un 0,9%). El 65,6% de los casos fueron esclarecidos, porcentaje que en el caso de los delitos por LGTBfobia es algo mayor (el 77,4%).

Por distribución territorial, en lo que a los delitos LGTBfobos se refiere, las comunidades autónomas con mayor número de denuncias fueron Andalucía (188), Cataluña y Galicia (ambas con 43) y Baleares (41).

¿Hay provincias en las que no se recogen los delitos por LGTBfobia?

Por provincias, una distribución más afinada, destaca muy singularmente Cádiz, provincia en la que se contabilizaron 115 incidentes, seguida de Sevilla (63), A Coruña y Baleares (41), Zaragoza (35), Barcelona (29), Madrid (26) y Valencia (20). Por el contrario, no se registraron incidentes en las provincias de Álava, Burgos, Cantabria, Cáceres, Córdoba, Guadalajara, Huelva, Jaén, La Rioja, Lugo, Ourense, Palencia, Salamanca, Soria y Teruel.

No necesariamente esto último nos parece una buena noticia. Ello puede significar más bien que en estas provincias -al menos en algunas- hay una deficiencia en el reconocimiento de los incidentes. Resulta poco coherente, por mencionar un ejemplo llamativo, que Cádiz y Sevilla encabecen la clasificación provincial mientras que en las vecinas Córdoba, Huelva y Jaén no se haya contabilizado un solo delito…

Los agresores, casi siempre hombres

Especial interés tiene ver el sexo de víctimas y agresores. En contra de lo algunos pudieran pensar, la mayoría de las víctimas de delitos por LGTBfobia que se denuncian fueron mujeres (401 víctimas, frente a 157 hombres). En cambio la inmensa mayoría de los agresores fueron hombres (264, frente a solo 9 mujeres).

De hecho, de las seis tipologías de delitos de odio reconocidas en el estudio, es en los delitos por orientación sexual e identidad de género donde esta diferencia entre los dos sexos es más pronunciada. Resulta obvio que, aunque existan características propias, la violencia machista y la violencia LGTBfoba beben de las mismas fuentes.

Mas delitos contabilizados que en 2014

Las cifras, como ya adelantábamos en el encabezamiento, suponen un empeoramiento respecto a las de 2013 (puedes descargar aquí el informe correspondiente a ese año), pero según el Ministerio del Interior no por ello debe deducirse necesariamente que haya habido más delitos, al haberse desarrollado en este tiempo programas de formación y sensibilización a los distintos cuerpos policiales, haberse establecido procedimientos operativos más eficaces (como la implementación de un protocolo de delitos de odio) y haberse hecho un mayor esfuerzo de acercamiento a las víctimas para que estas sean conscientes de la necesidad de denunciar lo sucedido.

Todo ello, según el Ministerio, puede explicar el que haya existido un mayor número de contabilizaciones sin que necesariamente haya un crecimiento real de las agresiones respecto al año anterior.

La FELGTB recuerda que se trata de la punta del iceberg

La FELGTB (Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales) ha hecho público un comunicado en el que celebra la continuidad en la recogida de datos por parte del Ministerio del Interior, pero recuerda que según sus propios datos más del 70% de quienes sufren agresiones físicas o verbales o amenazas con tintes LGTBfóbicos no lo denuncia (entre el 60 y el 90%, según la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea).

La FELGTB ha pedido también al gobierno español que promueva una ley de protección integral contra los delitos de odio que regule las denuncias, su tratamiento y  el apoyo a las víctimas y ha aprovechado para insistir en su preocupación por la negación del derecho de asilo a Christelle Nangnou, perseguida en Camerún por lesbiana. “Resulta paradójico que el Ministro de Interior el mismo día que habla de la necesidad de combatir la LGTBfobia permita que una mujer que ha huido de su país perseguida por su orientación sexual continúe en una sala de no admitidos del Aeropuerto de Barajas sin ver reconocido su derecho a protección y refugio, tal y como reconoce nuestra ley”, ha destacado su presidente, Jesús Generelo.

También la confederación COLEGAS ha reaccionado ante la publicación del informe. Esta organización considera ”muy positivo” que España se integre en la lista de los principales países de la Unión Europea “que recogen tan exhaustivamente los datos de incidentes sobre delitos de odio” pero recurre al mismo símil de iceberg para explicar que en esos otros países el número de incidentes registrados es mayor. “La infradenuncia es el principal caballo de batalla de las organizaciones LGBT y las fuerzas de seguridad (…) por lo que es crucial la plena colaboración entre sociedad civil y las fuerzas y cuerpos de seguridad para aumentar la confianza mediante campañas específicas destinadas a la población LGBT. Desde COLEGAS animamos a la población LGBT a que denuncie cualquier tipo de incidente del que sea víctima por nimio que parezca, ya que es la única forma de que se luche contra la LGBTfobia social que aún permanece en la sociedad española a pesar de los avances legislativos en materia de igualdad en los últimos años. También pedimos colaboración al resto de la población a que denuncie cualquier incidente del que sea testigo o tenga conocimiento”, ha declarado su presidente, Paco Ramírez.

La Corte de Apelaciones del 1er. Circuito no escuchará los argumentos orales en el caso de la prohibición del matrimonio igualitario en Puerto Rico hasta el fallo al respecto del Tribunal Supremo de los Estados Unidos. Este último se espera que se produzca a finales del próximo mes de junio, fecha a partir de la cual la Corte de Apelaciones fijará el calendario de audiencias.

En una orden ejecutiva fechada este 14 de abril, la Corte de Apelaciones del 1er. Circuito ha denegado la solicitud de los demandantes de fijar la fecha de presentación de los argumentos orales en el recurso presentado contra la sentencia del juez Juan M. Pérez-Giménez, que ratificaba la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo en Puerto Rico. En cambio, la Corte sí ha establecido que en el plazo de 14 días desde la decisión del Tribunal Supremo de los Estados Unidos sobre las sentencias desfavorables al matrimonio igualitario dictadas por la Corte de Apelaciones del 6º Circuito, las partes presenten sus propuestas de calendario para los procedimientos pendientes. Se espera que la decisión del alto tribunal tenga lugar a finales del próximo mes de junio.

Esta decisión ha resultado decepcionante para muchos, toda vez que la composición de la Corte de Apelaciones del 1er. Circuito parece en principio favorable a los derechos LGTB. Sin embargo, este tribunal no ha tenido hasta ahora oportunidad de dirimir sobre la cuestión del matrimonio igualitario, porque en el resto de los estados de su jurisdicción, Maine, Massachusetts, New Hampshire y Rhode Island, ha sido aprobado por decisión de sus Cortes Supremas, sus Parlamentos o mediante referéndum. Las esperanzas sobre un fallo positivo se habían avivado aún más después de que la Fiscalía de Puerto Rico comunicase que no defendería ante el tribunal la sentencia del juez Pérez-Giménez.

Los expertos, no obstante, no ven en esta decisión una actitud hostil o reacia a los derechos LGTB por parte de la Corte de Apelaciones, sino simplemente un problema de calendario. Fijar audiencias para la presentación de los argumentos orales favorables, las réplicas y contrarréplicas, más la recepción de todo tipo de informes y propuestas por parte de asociaciones y organismos implicados, ajustándose a los plazos establecidos en la normativa judicial, haría que un fallo rápido de la Corte de Apelaciones tuviera lugar, como muy pronto, a mediados de junio. Todo ello sin que se produjeran demoras no previstas. Una fecha demasiado próxima a la prevista para el fallo del Tribunal Supremo como para que la Corte de Apelaciones no la tenga en cuenta. Parecida decisión tomó la Corte de Apelaciones de 11º Circuito en los recursos de Florida y Alabama, aunque en ambos casos las sentencias apeladas eran favorables.

Hillary Clinton ha oficializado por fin lo que todo el mundo daba por hecho: optará a la nominación demócrata para luchar por la presidencia de los Estados Unidos en las elecciones de noviembre de 2016. Y lo ha hecho a través de un vídeo en el que la realidad LGTB tiene cabida en dos momentos y en el que se hace mención expresa al matrimonio igualitario.

El vídeo muestra a personas y familias que mencionan los proyectos vitales que están a punto de iniciar. Entre ellos, a una pareja de hombres que van a casarse este verano (minuto 0:49), en lo que puede interpretarse como un rotundo apoyo al matrimonio igualitario, al que Clinton dio su apoyo de forma explícita hace ahora dos años, tras dejar su puesto como secretaria de Estado.

No es hasta los momentos finales del vídeo cuando Hillary Clinton aparece y da a conocer el que será su proyecto: intentar convertirse en presidenta de los Estados Unidos. Y entre las imágenes que acompañan a las palabras de Clinton se muestra (minuto 1:58) a una pareja de chicas que los medios LGTB han interpretado como una relación lésbica:

La inclusión de estas imágenes en el vídeo de presentación de Hillary Clinton no supone realmente una gran sorpresa, teniendo en cuenta que la ex “primera dama” (1993-2001), exsenadora (2001-2008) y exsecretaria de Estado (2009-2013) está considerada una de las más firmes defensoras de la causa LGTB. Pero sí suponen un reconfortante contrapunto a la hostilidad que el Partido Republicano sigue mostrando, salvo honrosas excepciones, cuando de derechos LGTB se trata, como ha quedado de manifiesto en la reciente polémica sobre la ley de Indiana.

Aún resuenan en el recuerdo de muchos activistas el histórico discurso que como secretaria de Estado de los Estados Unidos pronunció en la sede ginebrina de Naciones Unidas en diciembre de 2011, con motivo del Día de los Derechos Humanos, y que marcó un antes y un después en la consideración de la realidad LGTB a nivel diplomático. “Hay una violación de los derechos humanos cuando las personas son apaleadas o asesinadas debido a su orientación sexual, o cuando no se adaptan a las normas culturales sobre el aspecto que hombres y mujeres deben tener o sobre cómo deben comportarse. Hay una violación de los derechos humanos cuando los gobiernos declaran ilegal ser homosexual, o permiten a aquellos que agreden a las personas homosexuales quedar impunes. Hay una violación de los derechos humanos cuando mujeres lesbianas o transexuales son sometidas a las llamadas ‘violaciones correctivas’, o cuando personas son sometidas a la fuerza a tratamientos hormonales, o cuando son asesinadas personas después de llamamientos públicos a la violencia contra los homosexuales, o cuando son obligadas a dejar sus países y buscar asilo en otras tierras para salvar sus vidas. Y hay una violación de los derechos humanos cuando se le retira la asistencia a una persona por ser homosexual, cuando se le niega el acceso equitativo a la justicia por ser homosexual, o se les deniega el uso del espacio público por ser homosexual”, expresaba la que puede ser, a partir de enero de 2017, presidenta estadounidense.

Tiempo habrá de detallar sus promesas en este campo en la larga campaña que se avecina. Pero de lo que caben pocas dudas es de que Hillary será la candidata favorita del colectivo LGTB…

Christelle Nangnou se encuentra en la cuerda floja. Si el Ministerio del Interior se mantiene impasible y no da marcha atrás en la posible deportación a Camerún de esta mujer lesbiana, la estará enviando a la boca del lobo. Camerún es uno de los países africanos más beligerantes contra las personas LGTB y que menos respeto muestran por el cumplimiento de los derechos humanos más elementales. De hecho, las relaciones homosexuales están penadas con hasta cinco años de cárcel y, aunque solo se puede detener a una persona si se la encuentra en situación de “flagrante delito”, aumentan las detenciones arbitrarias vinculadas a la orientación sexual. En este sentido, la FELGTB ha enviado una misiva a Interior en la que exige que “cumpla la ley” en el caso de Nangnou, a la que la policía camerunesa acusa de lesbiana”.

Si hace tan solo unos días nos hacíamos eco de la negativa del Reino Unido de conceder el asilo a la activista nigeriana Aderonke Apata, por no creer que sea realmente lesbiana, ahora recogemos una historia similar en España. La camerunesa Christelle Nangnou lleva más de dos semanas en el área de inadmitidos del aeropuerto de Barajas, en Madrid, y podría ser deportada a su país el próximo viernes. A pesar de la indiferencia mostrada hasta el momento por el Ministerio del Interior (al frente del cual se sitúa Jorge Fernández Díaz), la devolución de Nangnou ha sido paralizada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. No obstante, el tiempo corre en contra de esta mujer lesbiana y su defensa solo dispone hasta el próximo miércoles para presentar las pruebas que puedan demostrar la persecución y la vulnerabilidad a la que se vería sometida en caso de regresar a su país de origen.

En declaraciones a eldiario.es, el letrado Eduardo Gómez Cuadrado lamenta que “debe ser que tienes que llegar con un cuchillo clavado en la espalda para que tu versión sea ‘creíble’”. Gómez Cuadrado, que trabaja en el caso con el equipo de Red Jurídica, explica que se interpuso un recurso ante la Audiencia Nacional y se solicitó junto a él, como medida cautelar, que Nangnou no fuera expulsada hasta que se resolviera dicho recurso. Sin embargo, la Audiencia Nacional también denegó esa solicitud. Ante la falta de una resolución positiva por parte de Interior y de la justicia española, la esperanza de Nangnou está depositada en Estrasburgo. La suerte de esta activista camerunesa puede cambiar si Tribunal Europeo de Derechos Humanos da validez a las pruebas y estima su petición de asilo.

Uno de los documentos que el tribunal tendrá sobre la mesa es el lamentable artículo publicado en un diario de Yaoundé (capital de Camerún) titulado “se busca a la líder de un grupo de lesbianas”, en el que figura su nombre y su fotografía. El rotativo, además, define la homosexualidad como una “práctica satánica”.

La propia Nangnou relata que “estando en Camerún la policía fue a buscarme acusándome de lesbiana. Fue así como mi familia se enteró de mi orientación sexual. Mi propia familia me dijo que me repudiaba por ello. El asunto se extendió por toda mi comunidad de un día para otro, recibí cartas amenazantes, incluso con amenazas de muerte y por eso decidí huir”. Atemorizada por las amenazas y sin el apoyo de su entorno familiar, Christelle Nangnou decidió huir el pasado 25 de marzo. Para poder escapar, Nangnou camufló su identidad, utilizando la documentación de otra persona, pero no consiguió pasar la frontera aeroportuaria española.

Maternidad: una “prueba” recurrente para negar la homosexualidad

Según un comunicado del Área de Libertad de Expresión Afectivo-Sexual de Izquierda Unida (ALEAS IU), uno de los argumentos esgrimidos por el instructor del caso para denegar el asilo político de Nangnou habría sido que estaba embarazada cuando solicitó el estatuto de refugiada. Un argumento que desde ALEAS IU consideran “fácilmente desmontable ya que sabemos que la orientación sexual de una persona no tiene nada que ver con que esta (voluntaria o involuntariamente) se haya quedado embarazada”.

Lo cierto es que, según ha podido saber dosmanzanas tras la publicación de la primera versión de esta entrada, Christelle Nangdou no está embarazada. Ello no invalida la crítica que hacíamos en ese momento al hecho de que la maternidad se utilice como una supuesta “prueba” de heterosexualidad, como ha sucedido en el caso de Aderonke Apata en el Reino Unido. Lo que sí parece probado es el desconocimiento de la realidad social y familiar de las personas LGTB por parte de magistrados e instructores: vincular la maternidad exclusivamente a la heterosexualidad no hace sino reforzar la idea de que quien utiliza este argumentarlo ignora la diversidad familiar y afectivosexual del colectivo LGTB.

Movilización de la FELGTB y Fundación Triángulo

Por su parte, la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) se ha movilizado para evitar la extradición de Christelle Nangnou a Camerún. Además de presentar en el Ministerio del Interior una carta para exigirle que “cumpla la ley” en el caso de Christelle Nangnou (a la que la policía camerunesa acusa de lesbiana), la FELGTB ha pedido a los miembros que conforman la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados que se impliquen en el caso de Nangnou y no permitan que la devuelvan “a un país donde será excluida y posiblemente encarcelada por el simple hecho de amar a otras mujeres”.

Asimismo, la FELGTB ha impulsado una campaña en Change.org, dirigida al ministro del Interior, en la que se exige que le conceda el asilo a Nangnou. En el momento de redactar este post, se habían recogido más de 28.000 firmas. La diputada socialista en la cámara autonómica madrileña Carla Antonelli es una de las muchas personas que ha utilizado su cuenta de Twitter para expresar su apoyo a la campaña.

También Fundación Triángulo ha mostrado su extrema preocupación por el caso. “La Oficina de Asilo y Refugio del Ministerio del Interior debe replantearse la decisión que ha tomado ante esta petición de Christelle, dado que devolverla a Camerún la condena a la cárcel, como mínimo, además de al escarnio público. Es inhumano deportar a una mujer que se sabe que está abocada a ser encarcelada por el simple hecho de amar a otras mujeres. No podemos permitirlo”, ha afirmado su presidente, José María Núñez. En Extremadura, donde cuenta con un especial arraigo, Fundación Triángulo está además trabajando con la Agencia de Cooperación para el Desarrollo y la Delegación del Gobierno para instar a Interior “a que cambie su decisión de manera inminente”.

España da la espalda a los refugiados

No es la primera vez que el Ministerio del Interior deniega el asilo a una mujer lesbiana. Tal y como recogió dosmanzanas, la también camerunesa Carin pasó por una situación similar a la Christelle Nangnou en abril de 2013. Según varias entidades de derechos humanos, el acceso al procedimiento de asilo en nuestro país se está convirtiendo en un auténtico escollo. Eldiario.es publica que el año pasado aumentaron las peticiones de asilo en España, sobre todo por parte de demandantes sirios y ucranianos. Sin embargo, el número no llega a las 6.000 peticiones, cuando en Alemania hay en torno a 200.000 solicitudes anuales.

“Para aceptar la solicitud no hace falta que haya una amenaza concreta justo contra la persona demandante de asilo, sino una situación de guerra o persecución contra un grupo de gente que implica riesgo para esa persona”, argumenta Patricia Bárcena, de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR).

Camerún y su deriva LGTBfóbica

La violación de los derechos humanos del colectivo LGTB es una triste y reiterada realidad en Camerún. En los últimos años, dosmanzanas ha publicado numerosas historias de amenazas, ataques, encarcelamientos y asesinatos de personas debido a su orientación homosexual. En una carta abierta al presidente Paul Biya, la organización Human Rights Watch (HRW) denunciaba en 2013 los oídos sordos que hacen las autoridades al acoso al que son sometidos los abogados que defienden a las personas acusadas bajo la ley contra la sodomía vigente en el país africano. Cabe señalar que la profundidad de la homofobia en Camerún no solo afecta a la administración, sino que está instalada en todas las capas de la sociedad. En septiembre de 2014, por ejemplo, un activista LGTB se veía obligado a abandonar su domicilio por las amenazas de muerte de sus vecinos.

En 2012, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos expresaba su preocupación por la situación de las personas LGTB en Camerún. Cada poco tiempo se producen noticias de detenciones, algunas de las cuales hemos recogido: dos hombres condenados a dos años y a un año de prisión, respectivamente, tras ser encontrados culpables de homosexualidad en julio de 2013, la detención de al menos tres mujeres lesbianas en febrero de 2012, cuatro jóvenes detenidos acusados de homosexualidad en enero de 2012, otros cuatro hombres arrestados en agosto de 2011. Y las detenciones siguen remontándose en el tiempo: en abril de 2011, en octubre de 2010, en mayo de 2010 (los dos detenidos entonces fueron luego condenados a cinco meses de cárcel), en marzo de 2010 (en este caso la detención se mezcló con un intento de extorsión por parte de la Policía a un ciudadano australiano) o en diciembre de 2009 (en este caso el joven fue finalmente liberado tras permanecer varios días en prisión en condiciones miserables).

Desde dosmanzanas también nos hemos hecho eco de la serie de vídeos “Homosexuales en Camerún: gentes como tú y yo”, breves reportajes que recogen testimonios de personas LGTB perseguidas por su orientación sexual en el país africano.

La sede de Labrys, una asociación de defensa de los derechos LGTB de Kirguizistán, ha sido atacada con cócteles molotov el pasado 3 de abril. Aunque afortunadamente no haya que lamentar ninguna víctima del atentado, los activistas de Labrys denuncian que es la aprobación de la ley contra la “propaganda homosexual”, actualmente en trámite parlamentario, la que está creando un clima generalizado de hostilidad hacia las personas LGTB, cuyo fruto son estos actos de violencia.

Las cámaras de seguridad de la sede de Labrys en Biskek, la capital kirguís, recogieron a las 22:30 del pasado 3 de abril cómo dos individuos, que no han podido ser identificados, lanzaban cócteles molotov contra el edificio, con la intención inequívoca de provocar un incendio. Afortunadamente, la ausencia de personal en las instalaciones a esas horas de la noche evitó posibles víctimas humanas. Los infiltrados tampoco fueron certeros en su ataque, fracasando en su intento destructivo.

Los representantes de Labrys denuncian que no es el primer ataque que recibe su sede, que ha sido apedreada en numerosas ocasiones. Los miembros de la asociación también han recibido repetidas amenazas de violencia física. Esas amenazas, dirigidas tanto hacia los integrantes de asociaciones LGTB como hacia miembros de organizaciones de defensa de los derechos humanos, se han incrementado desde que se presentó el proyecto de ley contra la “propaganda homosexual”, que ya fue aprobado en primera lectura por el Parlamento kirguís, aunque para su promulgación definitiva aún debe pasar por dos lecturas más en el Parlamento y ser firmado posteriormente por el Presidente.

La ley en trámite, mucho más dura que la vigente en Rusia, persigue castigar con multas y/o penas de cárcel a todos aquellos que difundan una actitud positiva hacia “la sodomía, el lesbianismo y otras formas de comportamiento sexual no tradicional” que las hagan parecer “atractivas” o “despierten interés” en las mismas. También prohíbe la difusión por cualquier medio de contenidos de este tipo, así como la organización y participación en asambleas pacíficas en las que se informe sobre la realidad LGTB. Sus promotores han justificado la reforma en la necesidad de “salvaguardar y proteger los valores familiares, humanos, morales e históricos tradicionales de la sociedad kirguís”.

Para la activista de Labrys Syinat Sultanalieva, “la aparición de iniciativas legislativas destinadas a la limitación de los derechos humanos siempre trae como resultado  el incremento de las agresiones y del odio en la sociedad. El gobierno de Kirguizistán, así como su presidente, que es el garante de la Constitución de Kirguizistán, debe condenar públicamente las manifestaciones de odio de cualquier tipo en la sociedad, así como retirar todas las iniciativas, que, de una u otra manera, influyan en el cumplimiento de los derechos humanos de los diferentes grupos que componen la sociedad”.

El proyecto de ley ha recibido la condena del gobierno de los Estados Unidos y de la  Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. También ha sido rechazado por el Parlamento Europeo, que pidió expresamente al gobierno kirguís su retirada.

Los activistas de la Labrys han decidido no denunciar el ataque ante la Policía kirguís, pues en numerosas ocasiones son los propios miembros de las fuerzas del orden los responsables de la violencia contra las comunidad LGTB. Sí que informarán a la Relatora Especial de la ONU sobre defensores de los derechos humanos, ya que es posible que los mecanismos de Naciones Unidas sean capaces de inducir al gobierno de Kirguizistán a que garantice la seguridad de todos sus ciudadanos, independientemente de su orientación sexual o identidad de género.

La dura realidad del colectivo LGTB en Kirguizistán

Kirguizistán es el séptimo país de la órbita de la antigua Unión Soviética en discutir un proyecto de este tipo, tras Rusia (que inició la senda homófoba), Ucrania, Moldavia, Lituania, Armenia y Kazajistán, aunque solo en el primero ha entrado plenamente en vigor.

En cualquier caso, aun en el supuesto de que el proyecto no vea finalmente la luz, la situación del colectivo LGTB en Kirguizistán es ya muy dura, como muestra un informe de Human Rights Watch que recogimos a principios de 2014. Los testimonios hablan de amenazas continuas, violencia psicológica y física, detenciones arbitrarias, abusos sexuales o violaciones. Especialmente frecuentes son el chantaje y la extorsión, de forma que muchos de los extorsionados se ven obligados a pagar cantidades de dinero a los agentes para impedir que estos revelen su orientación sexual a amigos y familiares y les expongan al rechazo social o a la pérdida de sus trabajos. En las semanas que siguieron a la publicación del informe, uno de los activistas que contribuyó a su elaboración fue amenazado de muerte.

Los políticos del país y los líderes religiosos (Kirguizistán es un país de mayoría musulmana, aunque hay una importante población ortodoxa) también añaden leña al fuego de la estigmatización social de gais, lesbianas y transexuales desde los medios de comunicación.

Los derechos LGTB son “el gran asunto de justicia de nuestro tiempo”. Así de contundente se ha mostrado el obispo de Cashel y Ossory, una de las doce diócesis de la Iglesia anglicana de Irlanda. Michael Burrows se ha comprometido a apoyar la campaña del sí en el referéndum sobre el matrimonio igualitario que se tendrá lugar el próximo 22 de mayo.

Burrows, uno de los miembros más progresistas de la Iglesia de Irlanda, se suma a su compañero el obispo de Cork, Cloyne y Ross, Paul Colton, que ya en 2014 se pronunció explícitamente a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo. Dos años antes, los dos prelados habían votado en contra de una moción del Sínodo de la Iglesia de Irlanda que, a pesar de ello, fue aprobada y ratificó la posición contraria a este derecho de la confesión anglicana (la segunda del país por número de fieles).

Ahora, Burrows ha dado también el paso de apoyar sin ambages la igualdad LGTB. “Creo desde hace tiempo que las iglesias deberían tomarse muy en serio la trayectoria de las leyes sobre derechos humanos”, declaró. El matrimonio entre personas del mismo sexo es “un desarrollo lógico y oportuno en el avance de las reformas legales y la igualdad”, añadió. El obispo calificó la lucha por los derechos LGTB como “el gran asunto de justicia de nuestro tiempo” y lo comparó con la abolición de la esclavitud o la emancipación de las mujeres.

El posicionamiento sin reservas a favor del matrimonio igualitario de Michael Burrows cobra mayor relevancia aún al contrastarlo con el del obispo católico de Elphin, Kevin Doran. El pasado mes de marzo, en una entrevista, Doran comparaba ser homosexual con tener síndrome de Down o espina bífida, para justificar que ello no puede ser la voluntad de Dios. La Iglesia católica, que lidera la oposición al matrimonio igualitario, ha advertido que su campaña ante el referéndum se centrará en el peligro de “la redefinición de la familia” y en los “intereses de los niños”. Y ello a pesar de que, sea cual sea finalmente el resultado de la consulta popular, las parejas del mismo sexo seguirán teniendo derecho a la adopción en igualdad de condiciones, gracias a la nueva ley aprobada a principios de este mes.

El incierto resultado del referéndum sobre el matrimonio igualitario

El referéndum del 22 de mayo dirimirá si se reforma la Constitución irlandesa para que se permita unirse en matrimonio a las parejas del mismo sexo. Los expertos están alertando de que los partidarios de que no se permita el matrimonio entre personas del mismo sexo, con la jerarquía católica a la cabeza, siguen sustentando su oposición en un argumento de gran fuerza emocional entre sus bases: los niños deben tener un padre y una madre. Pero esa cuestión no se dirime en el referéndum, y de hecho queda ya zanjada con la aprobación de la Ley para la Infancia y las Relaciones Familiares. Un argumento basado en una falsedad que no obstante parece estar dando sus frutos y que hace prever una movilización masiva de los detractores de los derechos LGTB, a pesar de ser minoritarios en las encuestas. La postura favorable a esos derechos, que se basa en la bondad de la igualdad, cuenta con la simpatía de la mayoría de la población, pero no parece tener la fuerza emocional necesaria para que esa simpatía se materialice en votos.

Los mismos expertos recuerdan la campaña de los contrarios al derecho al divorcio cuando se convocó el referéndum en 1995. Se basó en unas imágenes que mostraban a un niño que rebotaba de su padre a su madre, hasta que el padre desaparecía y el niño quedaba con un mano tendida en espera de la figura paterna. El divorcio, según sus detractores, suponía el abandono de los hijos. Las encuestas mostraban que los partidarios del derecho al divorcio doblaban en número a los detractores. Sin embargo el referéndum se ganó por un escueto 50,2% de votos favorables frente a 49,72% de votos contrarios. La movilización de la minoría que se oponía al divorcio, fuertemente motivada emocionalmente, fue masiva, la de los partidarios, no.

Una imagen tomada en el metro de Río en la que se puede ver a dos mujeres dándose un abrazo se hizo viral en poco tiempo, causando gran revuelo en las redes sociales y medios de Brasil. El autor de la publicación de la foto es Nelson Felippe, empleado de Google Brasil, quien decidió compartirla con sus seguidores y amigos en Facebook acompañándola con un texto que comenzaba así: “No tengo prejuicios, creo que cada uno es libre de hacer lo que quiere con su vida. Pero me parece absurdo tener que presenciar una escena como esta. Lo que cada uno hace en el ámbito privado es su problema, pero lo que se hace en público afecta a los demás…”.

Hasta aquí, sería fácil pensar que el autor pretendía criticar la normalización de la homosexualidad. De hecho, en tan solo unos minutos y sin haber terminado de leer el mensaje, fueron muchos los que dejaron comentarios de carácter homófobo al hilo de la fotografía.

Sin embargo nada más lejos de la intención de Felippe. El texto publicado junto a la fotografía continuaba de la siguiente forma: “Y yo me niego a ver una escena así y considerar que es algo normal […] Lo peor de todo es el ejemplo que damos a los niños. ¿Cómo va a quedar la cabeza de un niño después de ver esta escena? Los niños van a pensar que es normal esperar el metro sobre la línea amarilla. No me gusta la actitud del chico que está al fondo de la foto. Siga el ejemplo de las chicas que se abrazan. Espere al vagón antes de la franja amarilla, y sólo cruce la línea cuando el tren esté parado y con las puertas abiertas”.

La polémica, de gran repercusión en redes sociales y medios de comunicación brasileños, estaba servida. Y es que este tipo de experimentos ponen de relieve que aún son muchas las personas con un fuerte prejuicio sexual. Cabe recordar que, a pesar de los avances en el reconocimiento jurídico de las parejas del mismo sexo, Brasil sigue registrando un elevado índice de LGTBfobia social, lo que cada año causa la muerte violenta de varios cientos de personas.

Lo cierto es que Felippe, que ni siquiera es el autor de la instantánea -la cogió de una página de Facebook de un colectivo LGTB-, consiguió su verdadero objetivo: concienciar a la sociedad de la normalidad de ver a dos mujeres abrazándose.