Logo de dosmanzanas

En los primeros seis meses de 2014, la homofobia, la bifobia y la transfobia han seguido constituyendo la principal causa de delitos de odio en España. Lo ha desvelado la cadena SER, que ha tenido acceso a los correspondientes informes policiales. Sin contar todavía con los datos de Cataluña y País Vasco, los delitos denunciados por razón de orientación sexual o identidad de genero en ese periodo ascendieron a 235 (el 42,7 % del total). Los colectivos LGTB piden medidas contundentes para atajar esta terrible realidad.

Según los datos desvelados por la cadena SER (nos preguntamos la razón por la cual el Ministerio del Interior no publica esta información de forma pública y transparente), y a falta de los datos de Cataluña y País Vasco, de los 550 delitos por odio denunciados en los primeros seis meses de este año 235 fueron por LGTBfobia, 124 por racismo y xenofobia, 124 por discapacidad, 32 por odio a personas pobres (aporofobia), 19 por antisemitismo y 16 por odio religioso. Andalucía -la comunidad por otra parte más poblada- acumula el mayor número de casos, tanto en número total de delitos de odio denunciados (166) como muy especialmente de delitos LGTBfobos (93). La segunda y tercera comunidades con más delitos LGTBfobos denunciados son sin embargo Baleares y Galicia, por delante de comunidades más pobladas como Madrid o la Comunidad Valenciana, que sin embargo acumulan más delitos totales.

Las cifras de los primeros seis meses de 2014 coinciden en cualquier caso con las que se conocieron hace pocas semanas sobre 2013, año en que por primera vez el Ministerio del Interior hizo recuento de las denuncias por delitos de odio. De los 1.172 delitos denunciados el año pasado, 452 se debieron también a LGTBfobia (38,6 %) por delante del origen étnico o racial (el 32,5 %) y la discapacidad (el 24,7 %). En 2013 fueron las tres comunidades más pobladas (Andalucía, Cataluña y Madrid) las que acumularon un mayor número de casos.

Las cifras reales son con total seguridad mayores, si se tiene en cuenta que según los expertos la mayoría de las víctimas de este tipo de crímenes no los denuncian (entre el 60 y el 90 %, según la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea), bien por vergüenza, porque piensan que no va a servir de nada, o por las dos cosas.

Colectivos LGTB piden medidas

Datos terribles tras los cuales los colectivos LGTB insisten otra vez en que se tomen medidas. Para el presidente de Fundación Triángulo, José María Núñez, “resulta acuciante la necesidad de intervención por parte de los poderes públicos. Los avances legislativos y sociales en nuestro país son innegables, pero la homofobia crece al hacerlo nuestra visibilidad, y los datos son claros, incuestionables. El gobierno tiene la obligación de asumir la homofobia y la transfobia como una realidad demostrable en nuestro país, y debe actuar contra ella, de manera inmediata además”.

Nuñez reclama medidas legislativas “en la línea que marcan la avanzada ley contra la homofobia y la transfobia en Cataluña o el proyecto de ley que en otoño entra en la Asamblea de Extremadura. Y este avance legislativo debe ir mucho mas allá de la mera condena a estas actitudes y conductas, debe penalizar la discriminación contra gais, lesbianas, bisexuales y transexuales. La homofobia debe ser mucho mas que un agravante que es tan solo como se considera hoy en nuestro ordenamiento jurídico. Hay que penalizarla, sin excusas”. El presidente de Triángulo, al mencionar la ley catalana, se refiere en realidad a una proposición de ley que todavía no ha podido ser aprobada por el Parlamento de Cataluña debido a las maniobras del PP, que se opone a ella por incluir un capítulo sancionador contra las conductas discriminatorias.

También la confederación COLEGAS se ha manifestado al respecto. Esta organización se congratula de que comiencen a contabilizarse en España este tipo de delitos, aunque advierte que las denuncias conocidas son solo la punta de un iceberg. COLEGAS también denuncia “la poca o nula formación por parte de las fuerzas de seguridad para tratar este tipo de delitos. Aparte de la tipología del delito (hurto, agresión, violencia, insultos…) desconocen y no señalan la otra variable del delito, que es la causa o motivación del mismo, y que muchas veces es el odio y la intolerancia. Por ello desde COLEGAS pedimos que las fuerzas de seguridad del estado se formen en atender de forma correcta a las víctimas de delitos de odio y registrar correctamente en las denuncias e informes”.

“La falta de una ley que castigue la discriminación motivada por el odio (…) está logrando que muchos delitos de odio queden impunes o cuando no son castigados levemente. Es necesario una urgente Ley de Igualdad de Trato y No Discriminación que regule este tipo de delitos en nuestro país, ante la ambigüedad y el vacío legal existente en este momento”, ha añadido el presidente de COLEGAS, Paco Ramírez.

“¿Casaría a dos personas del mismo sexo?”, le preguntan a José María Fresneda, secretario general de la Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (ASAJA) Castilla-La Mancha en la sección “entrevista irreverente” de encastillalamancha, diario digital de esa comunidad. “¡Amos no jodas! No, no, hombre no… ¡Me da una angustia eso que me muero! Porque no lo entiendo”, responde…

“¿Pero no entiende que dos personas del mismo sexo se puedan casar o lo que no entiende es la homosexualidad?”, le piden que aclare a continuación. “Sí, la homosexualidad la entiendo, pero de ahí a llevarlo al matrimonio… El matrimonio es un hombre y una mujer. A ver si me dan muchos, muchos, muchos cursos de formación y al cabo de los años lo entiendo. Yo, hoy, no lo entiendo”, responde Fresneda.

Este hombre de entendederas tan cortas no es otro que el secretario general de la principal organización agraria de Castilla-La Mancha, de 61 años y cercano al PP (en la misma entrevista admite ser votante de Mariano Rajoy y de María Dolores de Cospedal). Agricultor, aficionado a los toros, cooperante en Haití, monárquico (“porque nos va bien”), campechano (no le importa contar al periodista los lugares más extraños en los que ha practicado sexo) y mucho nos tenemos que un pelín homófobo, aunque “entienda la homosexualidad”. No nos extrañaría que dentro de poco declarara que tiene muchos amigos gays.

Respuesta de ALEAS IU de Castilla-La Mancha

Las declaraciones de Fresneda han sido contestadas por ALEAS IU (el Área de Libertad de Expresión Afectivo Sexual de Izquierda Unida) en Castilla-La Mancha, que las considera “impropias de alguien que representa un sindicato en el que como en todos los colectivos, hay representados/as todo tipo de personas con sus diversas, preferencias sexuales, identidad de género, peculiaridades, físicas y pluriculturales. Y entre ellas seguramente también homosexuales. También personas que sin serlo, tienen alturas de miras suficiente y sensibilidad humana, para enpatizar con las personas lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersexuales”.

“El señor Fresneda parece salido de los tiempos del NO-DO. De una España gris, de una región de casas de adobe y cal; tras las que detrás de unas persiana de madera, se escondía alguna persona rumoreando; que si tal o cual persona es maricón, bollera o si a la hija de ‘La Paca’ la ‘han Preñao’. ‘Amos’ que este ‘Jesús Gil’ de tractor y moscas no se ha dado cuenta que vive en otra sociedad, en la cual el agua corriente ya ha llegado al total de las viviendas del país, y que no es necesario que siga utilizando la palancana para ‘mear’ por las noches”, ironiza esta organización. “No se ha dado cuenta, que con el avance en infraestructuras, también llegaron avances y conquistas en derechos sociales y libertades. El matrimonio igualitario, el apoyo a la diversidad familiar, el derecho al aborto, son derechos consolidados y asumidos por la inmensa sociedad, incluidas muchas personas honestas, pacificas respetuosas y trabajadoras del campo”, continúa su comunicado, ya en un tono más serio.

“Este es un ejemplo de que el mundo rural continúa siendo refugio de las actitudes más retrogradas y conservadoras. En este contexto los colectivo LGTBI se encuentra en una situación especialmente vulnerable, ya que constantemente se ve relegado a la invisibilidad por temor al rechazo o a las consecuencias perjudiciales que la visibilidad de su condición sexual pueda tener en los ámbitos laboral, familiar o social. Se ponen en duda las relaciones sexuales y afectivas no heteronormativas y la diferenciación de géneros queda cuestionada. Es este también, un ejemplo de mentalidades inamovibles a las que como sociedad no debemos dar cabida ni amparo y si pública respuesta”, añade el texto.

Izquierda Unida de Castilla-La Mancha ha pedido además a ASAJA que manifieste “si comparte las declaraciones intolerantes e irrespetuosas de su secretario general” y anima a esta organización agraria a que se plantee si debe ser su portavoz una persona “que tan mala repercusión pública” les da.

En el momento de escribir esta entrada no había trascendido disculpa alguna por parte de ASAJA Castilla-La Mancha.

Unas 5.000 personas, según la policía local, se manifestaron el pasado domingo en las Islas Feroe en favor de los derechos LGTB y del matrimonio igualitario. Una cifra ya importante de por sí, pero que adquiere todo su significado si se tiene en cuenta que la población total del archipiélago es de unas 50.000 personas. Uno de cada diez habitantes mostraron activamente su apoyo a una causa que según las encuestas cuenta con la opinión favorable de más de dos tercios de los feroeses.

Las Islas Feroe son parte del Reino de Dinamarca, pero constituyen un ente autónomo con lengua y cultura propias, que funciona -salvo en cuestiones de defensa y política exterior- como un estado independiente. Mantienen además una especial vinculación cultural y lingüística con Islandia. En materia LGTB, sin embargo, su legislación está lejos de la de cualquiera de los dos países, ambos con matrimonio igualitario. De hecho se trata del único territorio escandinavo que no reconoce derechos a las parejas del mismo sexo, y ello a pesar de que encuestas recientes le dan un apoyo ciudadano del 68 %.

La clase política feroesa, sin embargo, es mucho más conservadora que sus votantes. En marzo de este año el Parlamento de las Islas Feroe rechazaba una propuesta de ley de matrimonio civil igualitario por 20 votos contra 11. Los dos principales partidos del archipiélago, de hecho, son conservadores (uno partidario de mantener la unión con Dinamarca, otro independentista).

Existe además un tercer partido conservador y cristiano, el Partido del Centro, que también tiene representación parlamentaria, aunque minoritaria. Su líder, Jenis av Rana, atrajo la atención del mundo en 2010 al negarse a asistir a una cena en honor de la entonces primera ministra de Islandia, Jóhanna Sigurðardóttir, abiertamente lesbiana, que visitaba las Feroe acompañada de su esposa. Av Rana justificó su ausencia por el hecho de que su mujer no había sido invitada y él “no sale nunca a cenar sin ella” pero lo cierto es que el político ya había calificado la visita de Sigurðardóttir y su esposa como una “provocación a las creencias de la sociedad feroesa”.

Confiemos en que el éxito de este Orgullo LGTB ayude a cambiar la opinión de los legisladores feroeses. Por lo pronto, en este enlace podéis acceder a una completa galería de fotos publicada en su página oficial de Facebook.

Indignación de los colectivos LTGB italianos tras la entrevista que el primer ministro italiano Matteo Renzi ha concedido a Avvenire, el diario de la Conferencia Episcopal Italiana, en la que confirma que el proyecto de uniones civiles anunciado en junio, y que la senadora del Partido Democrático (PD) Monica Cirinnà ya había registrado en el Parlamento italiano, no será finalmente discutido. Renzi supedita ahora el reconocimiento de las parejas del mismo sexo a que se apruebe su paquete de reformas políticas y ha anunciado que será el propio gobierno italiano el que en su momento presente una propuesta.

“Siempre he dicho que los derechos civiles forman parte de un paquete que parte de las reformas constitucionales. Una vez que el Parlamento haya terminado de votar estas, discutiremos sobre lo que creo que debe ser una representación completa y precisa de la unión civil según el modelo alemán. El proyecto Cirinnà quedará superado, porque también en este campo habrá una propuesta ad hoc del gobierno, que promoverá su propia iniciativa”, ha afirmado Renzi al diario católico italiano.

En definitiva, la promesa de que en otoño se discutiría un proyecto de ley de uniones civiles que concedería a las parejas del mismo sexo derechos equivalentes a los del matrimonio, salvo la adopción conjunta (sí se contemplaba la posibilidad de que uno de los miembros de la unión pudiera adoptar a los hijos del otro) es ya papel mojado, y las familias LGTB quedan a la espera de que las reformas políticas en Italia evolucionen de acuerdo a los deseos de Renzi. Lo que el primer ministro proponga entonces, y solo entonces, solo él lo sabe en este momento.

En este punto conviene precisar que Matteo Renzi se encuentra sumido en un proceso de reformas cuyo objetivo es consolidar en Italia un sistema político bipartidista en el que el partido más votado gobierne sin ataduras parlamentarias. Entre estas reformas se cuenta una cambio de la ley electoral, ya pactada con Silvio Berlusconi, que impone umbrales mucho más altos a los partidos minoritarios para conseguir representación y otorga un “premio de mayoría” en la Cámara de Diputados al partido más votado, y una reforma del Senado, que en Italia tiene hoy día verdaderos poderes legislativos, y que quedaría convertido en una cámara testimonial que ni siquiera sería elegida por sufragio universal. Reforma esta última que exige además un cambio constitucional (que si no es apoyado por dos tercios de las cámaras debe ser aprobada en referéndum).

Satisfacción de los homófobos

Si bien Renzi no ha especificado de qué forma el proyecto de uniones civiles presentado por la senadora Cirinnà será “superado” por un futuro proyecto del gobierno (que en este momento está sostenido por una coalición entre el PD de Renzi y varias formaciones de derecha), las reacciones a sus palabras no auguran nada bueno. Un ejemplo es la alegría que ha mostrado el diputado homófobo del PD Mario Adinolfi (precisamente uno de los apoyos internos de Renzi y perteneciente como el propio primer ministro al ala democristiana del partido), que considera que “la batalla está ganada, y parecía difícil. Pero la guerra no. Rnezi sigue hablando del modelo alemán (…) Pero al menos hemos ganado espacio político y tiempo”.

Entre los colectivos LGTB la reacción es de incredulidad e indignación. Arcigay critica el “enésimo cambio de ruta” y considera “grotesco” y “al límite de la esquizofrenia” que Renzi vete ahora la discusión de un proyecto de ley acorde con sus promesas y presentado por una senadora del partido del que él mismo es secretario general. El presidente de Arcigay, Flavio Romani, ha exigido a Renzi que defina claramente qué es lo que tiene en mente ofrecer a las parejas del mismo sexo y se deje de una vez de “trucos”.

También Aurelio Mancuso, de Equality Italia, y Franco Grillini, de GayNet, han criticado con dureza a Renzi. Incluso miembros del PD, como el senador abiertamente gay Sergio Lo Giudice, se muestran perplejos. Lo Giudice defiende que sea un debate parlamentario abierto a las fuerzas políticas y libre de “vínculos de mayoría” el que aborde el asunto. “Me temo que una propuesta del gobierno endurecerá la situación, en lugar de ayudar a encontrar una solución”, ha declarado.

Dos años después de que Alfredo Pérez Rubalcaba prescindiera de él, Pedro Zerolo vuelve a la dirección federal del PSOE como secretario de Movimientos Sociales, posición que ya ocupó cuando José Luis Rodríguez Zapatero era secretario general del partido. En nuestro conocimiento, Zerolo es la única cara abiertamente LGTB de una Comisión Ejecutiva de 38 miembros.

El nuevo líder socialista, Pedro Sánchez, sí ha decidido contar con Pedro Zerolo, concejal en el Ayuntamiento de Madrid y durante estos dos últimos años secretario de Movimientos Sociales del Partido Socialista de Madrid. El PSOE recupera así al que sin duda es uno de los líderes socialistas más claramente comprometidos con las políticas de izquierda, especialmente en el ámbito de la lucha en favor de las mujeres y de las personas LGTB. El hecho de que Zerolo libre desde hace unos meses una dura batalla contra el cáncer no ha actuado en este caso como freno a su vuelta a la dirección del partido. Una decisión que creemos acertada, dada la excelente forma política que Zerolo ha seguido mostrando pese los inconvenientes derivados de su duro tratamiento.

Además del regreso de Pedro Zerolo, merece la pena destacar también la inclusión como secretaria de Igualdad de Carmen Montón, diputada que en su momento tuvo gran protagonismo en la elaboración de leyes como las del matrimonio igualitario o la de la identidad de género.

No mucho más en clave LGTB podemos decir sobre el Congreso Federal Extraordinario que el PSOE ha celebrado este fin de semana. Las políticas LGTB han estado de hecho ausentes del discurso de Pedro Sánchez, más allá de su referencia a la ley de igualdad de trato como uno de los proyectos que un hipotético PSOE ganador de las próximas elecciones promovería. El nuevo secretario general perdió su primera ocasión de visibilizar ante la opinión pública sus promesas en esta materia, definidas en el manifiesto que hizo público con ocasión del Día del Orgullo.

Destacamos, eso sí, una de las promesas de Sánchez más aplaudidas: la de “proponer el fin de los acuerdos con la Santa Sede”. Promesa que casa mal con el hecho de que fuera precisamente el anterior gobierno socialista el que pactara el que hasta el momento ha sido el más ventajoso acuerdo económico para la Iglesia católica. Si el PSOE liderado por Sánchez logra recuperar posiciones de poder -mucho tendrá que pelear para ello, a tenor del declive electoral que sufre ese partido en un contexto de revitalización de otras opciones de izquierda menos pacatas- no serán pocos los que le recordarán esta promesa.

La representante republicana por Minnesota Michele Bachmann ha vuelto a hacer gala de su homofobia durante una entrevista el pasado miércoles al afirmar, sin ningún reparo, que la comunidad LGTB persigue la derogación de las leyes sobre la edad de consentimiento o, lo que es lo mismo, legalizar la pederastia.

Bachmann, uno de los rostros más conocidos del movimiento Tea Party, declaró para la página ultraconservadora Faith and Liberty que los activistas LGTB “quieren abolir las leyes sobre edad de consentimiento”, lo que tendría como consecuencia que “acabaríamos con las leyes sobre abuso de menores, con lo que los adultos podrán abusar sexualmente de los niños pequeños”. Sin aportar ningún dato que avalara su grave acusación, la congresista remachó que “esta es la aberración que nuestra cultura está aceptando hoy en día”.

La candidata a la nominación presidencial por el partido republicano en 2012 (no descartó volver a intentarlo en 2016), también atacó duramente la sentencia del Tribunal Supremo de junio de 2013 que obliga al Gobierno federal a reconocer los matrimonios entre personas del mismo sexo celebrados en los estados donde ello es legal. Bachmann calificó el fallo de “negación de la cláusula sobre protección igualitaria” recogida en la Constitución estadounidense y de “revolución”, y afirmó que “durante todos los miles de años de historia humana escrita, no hay ningún ejemplo de una cultura, nación o tribu que haya establecido un estándar de matrimonio diferente al de hombre y mujer”.

La política republicana podría incluso preferir la poligamia al matrimonio igualitario, por lo que se infiere de su razonamiento “histórico”: “Puede haberse tratado de varias mujeres y un hombre, puede haber sido algo de eso, pero siempre ha sido entre hombres y mujeres”, añadió. Eso sí, según Bachmann los homófobos que dedican sus fuerzas a intentar socavar los derechos de las personas LGTB solo buscan “difundir bondad y alegría y plenitud y curación” mediante un “Dios amoroso con un mensaje que libera a las personas”.

Representante republicano a favor de la igualdad matrimonial

Por suerte, mientras una parte del Partido Republicano se enroca en sus posiciones más reaccionarias, todavía hay unos pocos capaces de dar un paso en público a favor de la igualdad LGTB. Es el caso del representante por Florida David Jolly, quien en una entrevista para The Washington Post el pasado lunes juzgó “completamente apropiado” que un estado reconozca los matrimonios entre personas del mismo sexo junto con los “tradicionales”. El político republicano respondía a una pregunta sobre la decisión judicial de declarar inconstitucional el veto al matrimonio igualitario en Florida.

A pesar de afirmar que “por mi fe cristiana, creo en el matrimonio tradicional”, Jolly añadía que “por principio constitucional, creo en una forma de gobierno limitada que proteja la libertad personal”. Para el congresista, definir la “santidad” de un matrimonio está en manos de las organizaciones religiosas y no de la Administración, que puede perfectamente “reconocer tanto el matrimonio tradicional como el matrimonio entre personas del mismo sexo”.

Jolly se convierte así en el octavo congresista y el cuarto representante republicano en activo en apoyar el matrimonio igualitario, tras los senadores Susan Collins, Rob Portman, Lisa Murkowski y Mark Kirk y los representantes Ileana Ros-Lehtinen, Richard Hanna y Charlie Dent. Una toma de posición que, por otra parte, le ha valido un aluvión de peticiones de retractación por parte de sus compañeros de filas en Florida, que lo acusan de ceder a la “intimidación de los activistas homosexuales”.

Colorado y Florida se han sumado esta semana a la ya larga lista de estados en los que un juez ha declarado contraria a la Constitución de los Estados Unidos la prohibición del matrimonio igualitario. En ambos casos la aplicación de las sentencias se mantienen en suspenso en espera de las posibles apelaciones. En cualquier caso, parece cada vez más complicado para el Tribunal Supremo de los Estados Unidos no pronunciarse sobre el fondo de la cuestión en un tiempo menor al previsto.

En el caso más reciente, el de Florida, ha sido la jueza del condado de Miami-Dude Sarah I. Zabel la que ha dado la razón a la organización Equality Florida y a seis parejas del mismo sexo que demandaron al condado al no permitirles tramitar su solicitud de matrimonio. En la sentencia conocida este viernes la jueza Zabel considera que la prohibición del matrimonio igualitario en Florida viola “el debido proceso y las cláusulas de protección igualitaria de la Constitución de Estados Unidos y ofende a la dignidad humana básica” (puedes acceder a la sentencia íntegra aquí).

En el caso de Colorado era el juez federal Raymond P. Moore el que daba a conocer el miércoles la sentencia que declara contraria a la Constitución de Estados Unidos la prohibición del matrimonio igualitario en ese estado. La sentencia de Moore, a la que puedes acceder aquí, daba la razón a otras seis parejas del mismo sexo a las que Colorado o bien no permitió contraer matrimonio o bien no reconoció su matrimonio celebrado en otro estado.

La sentencia de Moore se producía además en un contexto ya de por sí revuelto. Algunos condados de Colorado ya habían comenzado a emitir licencias del matrimonio a parejas del mismo sexo en junio, al considerar que una sentencia del 10º Circuito de Apelaciones referida a Utah (y favorable al matrimonio igualitario) obligaba a Colorado, que también pertenece al área jurisdiccional del 10º Circuito (de hecho su sede es Denver). Días después la Corte Suprema de Colorado ordenaba paralizar la emisión de dichas licencias. En paralelo, solo un par de semanas antes de conocerse la sentencia del juez federal Moore un juez local consideraba también inconstitucional prohibir el matrimonio igualitario.

Dos jalones más en una larga carrera de fondo

Desde que el Tribunal Supremo declaró inconstitucional la sección 3 de la DOMA (Defense of Marriage Act, la norma que impedía el reconocimiento por parte de la administración federal de los matrimonios entre personas del mismo sexo), todas las sentencias dictadas por tribunales federales o estatales han sido favorables al reconocimiento del matrimonio igualitario.

Se ha generado así una pendiente deslizante que de momento ha consolidado el matrimonio igualitario en Oregón y Pensilvania, donde las sentencias adquirieron firmeza al no presentarse apelación, y que ha dado ya lugar a dos pronunciamientos favorables en Corte de Apelaciones, el escalón intermedio entre la justicia federal a nivel de los estados y el Tribunal Supremo. Se trata de las apelaciones referidas a Utah y a Oklahoma. Eso sí, también en estos dos casos la aplicación de la sentencia queda en suspenso hasta que decida una instancia superior, ya sea al pleno de los doce jueces que integran la Corte de Apelaciones (y no solo un panel de tres jueces) o directamente el Tribunal Supremo. Oklahoma no ha decidido aún que opción tomar, pero en Utah la Fiscalía General del estado acudirá directamente al Supremo.

Pero aunque Utah y Oklahoma son los dos estados en los que la situación judicial está más avanzada, son muchos los estados con sentencia favorable al matrimonio igualitario que esperan la correspondiente apelación. Junto a Colorado y Florida (en el primer caso por acción de la justicia federal, en el segundo por acción de la justicia local) se encuentran Virginia, Texas, Michigan, Arkansas, IdahoWisconsin, Indiana y Kentucky, cuyas sentencias de inconstitucionalidad permanecen también en suspenso.

En Ohio y en Tennessee, por su parte, hay sentencias que obligan a reconocer los matrimonios celebrados en otros estados, también pendientes de apelación. Ligeramente diferente es la situación en Nevada, donde la Corte de Apelaciones de 9º Circuito debe pronunciarse sobre la materia, aunque aquí no existe una sentencia anterior que declare inconstitucional la prohibición del matrimonio igualitario.

Multitud de transformistas, vecinos y visitantes se reunieron este viernes 25 de julio en la Plaza de la Nogalera de Torremolinos en señal de protesta por la prohibición expresa por el Ayuntamiento de Torremolinos de la celebración del “Orgullo Solidario” con participación de transformistas, y con el objetivo de celebrar el primer Día Internacional del Transformismo. Durante el acto, al que acudieron numerosos medios de comunicación, se pidió la dimisión del alcalde Pedro Fernández Montes (PP) al tiempo que se gritaba “¡Viva la libertad!, ¡Viva la igualdad!, ¡Viva la diversidad!“.

Lo que en un principio iba a ser un evento solidario con un componente lúdico para poner fin a la campaña de recogida de alimentos emprendida por el colectivo LGTB y los empresarios de locales de ocio gay de Torremolinos se convirtió al final en un acto de protesta. Sin embargo, nada impidió que se alcanzase, con éxito, el principal objetivo de la campaña solidaria y se lograron recaudar más de 900 kilos de alimentos destinados a un comedor social.

Por su parte, hace unos días que un grupo de profesionales encabezado por la artista Nacha La Macha decidió crear una plataforma social y organizar una caravana reivindicativa con la que protestar contra la discriminación del Ayuntamiento de la localidad costasoleña. Así, y tras obtener el permiso de la Subdelegación del Gobierno en Málaga, lograron reunirse este viernes en La Nogalera. Además, varios artistas y personalidades como Conchita Wurst, Mónica Naranjo o Alaska se hicieron eco de la campaña de protesta y la apoyaron públicamente a través de vídeos o de sus perfiles en redes sociales.

Durante el acto, Santiago Rubio, presidente de COLEGA-Torremolinos, leyó un manifiesto en el que apelaba a la defensa de las libertades y a la lucha contra la discriminación impuesta por parte de algunos poderes públicos. “Desde nuestra diversidad, alertamos a los poderes públicos y al conjunto de las formaciones políticas que no daremos un paso atrás en los derechos conquistados, que no permitiremos que políticos del Partido Popular como el alcalde de Torremolinos sigan usando su posición para relegarnos a la sumisión y la invisibilidad”, rezaba parte del reivindicativo texto.

Fue un acto genial”. Así de positivamente valoró Rubio el acto de protesta, al tiempo que añadía que “más de seiscientas personas” se habían congregado en el lugar. Y todo ello pese a que “fallaron los autobuses” con destino Torremolinos que los promotores del movimiento “Caravana de Travestis” intentaron poner en marcha desde distintas ciudades de España, con la colaboración de entidades como la ONG Apoyo Positivo. Esto demuestra, una vez más, que los únicos que tienen un problema severo de LGTBfobia son los políticos que intentan boicotear, con absurdas excusas, la celebración de la diversidad.

Con su anterior nombre, Andrej Pejić, acaparó titulares debido a su look andrógino, que la llevó a convertirse en una de las modelos más cotizadas del momento, desfilando en pasarelas tanto con ropa masculina como femenina. Ahora Pejić, nacida en Bosnia-Herzegovina en 1991 pero de nacionalidad australiana, ha decidido visibilizarse públicamente como mujer transexual y cambiar definitivamente su nombre a Andreja.

Pejić ha hecho pública su historia en tres entrevistas, concedidas a las revistas People y Style y al programa de la CBS Entertainment Tonight. La modelo, que antes había rechazado identificarse como hombre o como mujer, cuenta que ha llevado a cabo un proceso de reasignación de sexo, cirugía genital incluida, y que es ahora cuando se siente plenamente feliz con su cuerpo. La modelo, que afirma explícitamente “me identifico como mujer”, considera su situación actual como el resultado natural de un proceso que comenzó cuando en sus años adolescentes “decidí que necesitaba expresar mi feminidad”. “Estaba contenta con el aspecto que tenía, pero la cirugía de reasignación de sexo es como una última fase, una especie de guinda del pastel, que me hace sentir más libre que nunca. Ahora puedo ponerme delante del espejo desnuda, y disfrutar con el reflejo. Y esos momentos personales son importantes”, añade Pejić, cuya decisión de visibilizar su condición de mujer transexual no solo afecta a su vida personal, también a la profesional. Y es que la modelo ha confirmado que ya solo desfilará en pasarelas de moda femenina.

La modelo ha querido también agradecer el apoyo recibido a través de redes sociales, donde ha insistido en la necesidad de ser feliz antes y después de acometer un proceso de reasignación como el que ella ha experimentado. “Como mujer transexual espero poder demostrar como después de la transición las personas pueden ser felices y exitosas en este nuevo capítulo sin necesidad de alienar su pasado”, afirmaba en Facebook. “¡Gracias a todos por todo este amor! A veces hay que parar un segundo para comprender la belleza de la vida. Y este es mi segundo :) expresaba en Twitter.

Os dejamos para terminar con un vídeo (en inglés) que muestra la entrevista concedida por Andreja Pejić a Entertainment Tonight, que repasa además la trayectoria de otras personas transexuales conocidas:

Raymond Bardet, de 72 años, es alcalde de Ville-la-Grand, un pueblo francés de 8.000 habitantes cercano a la frontera suiza, y en su momento se significó en contra del matrimonio igualitario. Ahora se ha tenido que tragar sus palabras tras la salida del armario de su hijo, que le pidió además que fuera él quien celebrara su boda. Bardet, de ideología conservadora (aunque no afiliado a ningún partido), llegó a organizar una parodia de boda gay para burlarse de los que reivindicaban el derecho al matrimonio igualitario.

Fue en enero de 2013 cuando Bardet organizó una parodia de boda entre su director de servicios técnicos y su responsable de comunicación (con uno de ellos ataviado con un velo de novia). No se trató de un acto reivindicativo a favor del matrimonio igualitario, sino de una forma de burlarse de dicha reivindicación y de dejar clara su oposición a celebrar en el futuro bodas entre personas del mismo sexo. Aunque el gesto homófobo de Bardet pretendía ser una “broma”, conviene recordar que por aquel entonces los sectores más conservadores de la sociedad francesa se movilizaban contra el matrimonio igualitario, que aún no era legal en Francia, con una virulencia extrema y sin parangón en cualquier otro de los países europeos que han acabado por aprobarlo.

Por aquellas fechas Bardet desconocía la homosexualidad de su propio hijo, de 40 años de edad, y que vive en París. El hijo (resulta comprensible, conociendo al personaje) le había ocultado buena parte de su propia vida, como el propio Bardet reconoce ahora. Finalmente, hace dos meses, decidió salir del armario ante su padre, y lo hizo por la puerta grande: pidiéndole además que celebrara su boda con otro hombre. Tras pensarlo brevemente, Bardet aceptó, y de hecho casó a la pareja hace ahora una semana, sin que ello parezca haberle supuesto problema de conciencia alguno. “Mi hijo se casaba, no era cuestión de confiárselo a nadie más. Si hubiera pedido a un asistente celebrar el matrimonio, la gente podría pensar que yo denigraba a mi hijo o que estábamos peleados”, explica. “En absoluto, yo soy su padre, me correspondía a mi celebrar su unión, como hice con su hermana. Yo no conocía a su compañero, es un hombre de bien, forman una buena pareja”, añade además.

Curiosamente, Bardet sigue afirmando que él es contrario al matrimonio entre personas del mismo sexo. “No he cambiado de opinión. No creo que sea esto lo que quiere la naturaleza. Pero no soy militante, nunca saldría a manifestarme a la calle”, sostiene ahora. Bardet también asegura que no casará a más parejas del mismo sexo. “Celebro muy pocas bodas. Son los asistentes los que se encargan. Es muy raro. Pero no celebraré más bodas gays. Esta la he hecho porque era mi hijo”, argumenta.

Pocas veces un beso tan breve ha resultado tan simbólico. Ocurrió durante la transmisión de la ceremonia inaugural de los XX Juegos de la Commonwealth, que tuvo lugar la noche del miércoles en Glasgow. El número Bienvenidos a Escocia repasaba todas aquellas cosas por las que destaca ese país, integrado en el Reino Unido. En ese momento, la televisión mostró en primer plano el beso que dio en la boca el actor John Barrowman, abiertamente gay, a uno de los figurantes, mientras por megafonía se hacía referencia a la igualdad. Y es que el Parlamento de Escocia, recordemos, aprobaba en febrero su ley de matrimonio igualitario por 105 votos a favor y solo 18 en contra.

Un gesto, conviene aclarar, que formaba parte del guión de la ceremonia, y que debe ponerse en valor si se tiene en cuenta que 42 de los 54 estados de la Commonwealth consideran ilegales las relaciones homosexuales.

Se calcula que la inauguración de los XX Juegos de la Commonwealth, un evento espectacular en el que además de Barrowman participaron estrellas como Rod Stewart, Ewan McGregor o Susan Boyle, y que fue presidido por la reina Isabel, pudo ser seguida por unos mil millones de personas.

En los Juegos participan cerca de 5.000 deportistas que representan a 71 delegaciones (hay más delegaciones que estados, ya que muchas de las delegaciones representan a territorios autónomos y de ultramar. Escocia, Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte compiten además por separado).  La mayor parte de ellas procedentes de estados que de hecho penalizan las relaciones homosexuales, como  Bangladesh, Camerún, India, Jamaica, Malasia, Nigeria, Uganda… y así hasta 42. Con este panorama no es de extrañar por ejemplo que la Commonwealth evitara en 2013 incluir en su nueva carta de derechos cualquier referencia al colectivo LGTB en el apartado en que se insta a acabar con los motivos de discriminación.

La inclusión de un beso explícitamente gay en la ceremonia de los Juegos de la Commonwealth es, desde luego, una buena primera respuesta de sus organizadores a las demandas que en las semanas previas se habían escuchado para que se visualizase de forma expresa la realidad LGTB en un evento que goza de un importante seguimiento en los países que una vez fueron parte del vasto imperio colonial británico, muchos de los cuales conservan leyes penalizadoras de la homosexualidad que paradójicamente son herencia de la antigua metrópoli.

También se han escuchado estos días voces de políticos británicos en favor de los derechos LGTB en los países de la Commonwealth aprovechando el altavoz de los Juegos. Entre ellos el viceprimer ministro, el liberal-demócrata Nick Clegg, o el presidente de la Cámara de los Comunes, el conservador John Bercow.

El acoso a los activistas LGTB rusos por parte de las autoridades de su país no cesa. Ahora le ha tocado el turno a Coming Out, colectivo LGTB de San Petersburgo, que ha sido oficialmente declarada por un juez “agente extranjero”, lo que limita su capacidad legal para dirigirse a los ciudadanos rusos y permite el control estricto de sus actividades por parte del estado. La sentencia considera además que las actividades del grupo “violan los derechos de las personas con orientación sexual tradicional” y que el material que editan es propaganda peligrosa.

Coming Out lleva 15 meses luchando contra las autoridades rusas para evitar la declaración legal de “agente extranjero”, que ni siquiera se basa en pruebas fehacientes de que el colectivo haya recibido financiación de otros países (algo que por otra parte sería perfectamente respetable) sino en motivos de corte ideológico. El tribunal, en este sentido, no atendió a ninguno de los argumentos de la defensa, dando la razón a Ministerio de Justicia y fiscal, según los cuales la simple información positiva sobre homosexualidad y derechos de las personas LGTB debe ser considerada como de origen extranjero y legalmente identificada como tal. “Cualquiera que lea este folleto [en referencia al material informativo sobre los derechos LGTB editado por Coming Out] puede empezar a compartir sus pensamientos con otras personas, promover un grupo y empezar actividades”, razona la jueza responsable de la sentencia para argumentar la “peligrosidad” del grupo.

Ello no supone la ilegalización de Coming Out, pero si limita seriamente su margen de maniobra y sobre todo permite al estado supervisar estrechamente su funcionamiento. Coming Out recurrirá la decisión, aunque cuenta con pocas probabilidades de éxito. La catalogación de grupos de defensa de los derechos humanos en Rusia (y no solo de los de las personas LGTB) como “agentes extranjeros” es de hecho una de las armas que el régimen de Vladimir Putin está utilizando desde hace más de un año para desarmar a la ya de por sí debilitada oposición. Ayer mismo otras cinco organizaciones no LGTB recibían dicha catalogación, según ha denunciado Human Rights Watch.

Según informa el diario emiratí Gulf News, un hombre de 24 años ha sido detenido en Arabia Saudí por buscar contactos con otros hombres en la red social Twitter. Un tribunal ha condenado al joven a recibir 450 latigazos y a tres años de prisión.

La policía religiosa del país (formalmente la Comisión para la Promoción de la Virtud y la Prevención del Vicio) recibió el aviso de que el acusado habría posteado varios tuits, en los que al parecer buscaba establecer contacto con otros hombres gays, y le tendió una trampa usando un agente encubierto. Registraron su teléfono móvil, en el que encontraron imágenes “inmorales”, lo cual fue motivo suficiente para llevarlo ante la justicia. El fiscal exigió una dura condena y la confiscación del móvil por “promoción del libertinaje”. La sentencia ha sido finalmente de tres años de encarcelamiento y la administración de 450 latigazos en 15 sesiones, después de que el joven, según parece, admitiera los hechos.

Arabia Saudí, una monarquía absoluta y teocrática, es fuente frecuente de noticias de naturaleza homófoba. Se trata de un país que aplica la sharía, la cual contempla castigos para los condenados por homosexualidad que pueden variar entre la cárcel, latigazos y la pena de muerte, aunque su aplicación varía ampliamente según la clase social y la nacionalidad del “culpable”: normalmente son mucho más duros para trabajadores inmigrantes de origen no occidental que para los miembros de las clases altas del país.

En dosmanzanas ya hemos dado cuenta de algunos de los casos de persecución a personas LGTB que han trascendido: en octubre de 2011 fueron detenidos 20 hombres gays durante la celebración de otra boda. Un año antes un ciudadano británico fue agredido y amenazado por la policía religiosa por su condición de gay. En enero de 2012, en un caso parecido al que nos ocupa, un hombre era arrestado por usar Facebook para establecer contacto con otros hombres, y en abril de ese mismo año informábamos de la intención de las autoridades de expulsar del sistema educativo a homosexuales y chicas de aspecto masculino. Pocas semanas después, en agosto, nos hicimos eco de la oposición del gobierno saudí al uso del dominio .gay en Internet, y en junio del año pasado, cinco hombres fueron detenidos por participar supuestamente en una boda homosexual.

Miles de personas (unas 60.000, según el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual, MOVILH) participaron el sábado en la marcha conmemorativa del Día Internacional del Orgullo LGTB en Santiago de Chile, centrada esta vez en la reivindicación de la adopción homoparental. Un éxito de convocatoria que tiene lugar en un nuevo contexto político tras la llegada de Michelle Bachelet a la presidencia, pero que no por ello resulta complicado para el avance de los derechos LGTB, como demuestra el nuevo retraso en la larga tramitación del denominado “Acuerdo de Vida en Pareja”.

La que fue bautizada de hecho como “Primera Marcha por la Adopción Homoparental” arrancó en Plaza Italia y terminó en el Paseo Bulnes, frente a La Moneda, reuniendo a multitud de personas y parejas tanto del mismo como de distinto sexo en compañía de sus hijos e hijas con carteles a favor de la igualdad.

En el arranque de la manifestación tuvo lugar un acto más puramente político en el que intervinieron el senador Fulvio Rossi, los diputados Maya Fernández, Daniel Melo y Leonardo Soto, la directora del Instituto Nacional de Derechos Humanos Lorena Fríes y representantes de diversos partidos políticos y organizaciones. Tampoco faltó una representación de la Embajada de Estados Unidos, así como el director del Instituto Nacional de la Juventud (INJUV), Nicolás Preuss, quien dio a conocer que encuestas efectuadas por su institución revelan que la mayoría de los jóvenes chilenos apoyan el matrimonio y la adopción para parejas del mismo sexo. “Hoy es cuando la lucha por la adopción homoparental pasa a ser parte de las movilizaciones ciudadanas en la vía pública. Por primer vez en la historia esta demanda se toma las calles y el mensaje es claro: cuando comencemos el debate legislativo sobre el matrimonio para personas del mismo sexo este debe venir de la mano de la adopción. No aceptaremos una ley de matrimonio que no nos permita adoptar, pues esa sería una ley de guetto o una ley que discriminaría”, expresó el MOVILH.

El final de la manifestación, ya en el Paseo Bulnes, tuvo un acento más artístico y social. Allí intervinieron las diversas organizaciones que se adhirieron al evento, así como el portavoz del MOVILH, Óscar Rementería, su coordinador juvenil Felipe Geisbuhler y la activista Danielle Smith, además de varias actuaciones que pusieron el broche festivo. “La convocatoria de esta marcha superó nuestras expectativas, por tratarse de la primera movilización por la adopción homoparental y por ser un evento postergado [originalmente se iba a realizar el 28 de junio], que finalmente terminó haciéndose en vacaciones de invierno y con un feriado en medio de la semana. Damos las gracias a todas y todos, en especial a las familias que marcharon con sus hijos e hijas y a los artistas que gratuitamente colaboraron con esta causa”, manifestaron representantes del MOVILH.

Insertamos a continuación un interesante reportaje sobre el evento realizado por Radio Cooperativa, que incluye varias entrevistas a sus participantes:

Y el Acuerdo de Vida en Pareja se retrasa de nuevo

Esta nueva marcha del Orgullo tiene lugar en el nuevo contexto político salido de las elecciones del pasado noviembre, que supusieron la elección de Michelle Bachelet como nueva presidenta y de un nuevo Congreso más escorado a la izquierda que en anterior. Bachelet, recordemos, ha prometido promover la discusión de una ley de matrimonio igualitario.

Ello no significa ni mucho menos que los obstáculos en el reconocimiento de los derechos de las familias LGTB hayan desaparecido. Un buen ejemplo de ello es lo que está sucediendo con el prometido Acuerdo de Vida en Pareja (AVP), un proyecto de ley de uniones civiles abierto a las parejas del mismo sexo cuya tramitación se viene arrastrando desde la legislatura anterior (en su momento fue una promesa del ya expresidente Sebastián Piñera) y sobre el que existe el compromiso de finalizar su tramitación con independencia de la discusión sobre el matrimonio.

Este martes se esperaba de hecho que la Comisión de Constitución, Legislación y Justicia del Senado lo despachara definitivamente, pero no fue así. Un retraso que los colectivos LGTB ya no entienden. “Es incomprensible abrir períodos de presentación de indicaciones habiéndose cerrado el plazo para ello y votar varias veces lo aprobado en distintas ocasiones, más aún en este período donde los legisladores oficialistas son mayoría en la Comisión y en un contexto donde el Gobierno se ha cuadrado con mejorías a la ley. Aquí hay una insensibilidad extrema con las parejas convivientes que viven en la más absoluta indefensión jurídica”, sostenía ayer el MOVILH, que anunciaba además que si no se despacha el asunto en la próxima sesión de la Comisión comenzarán las movilizaciones “contra todos quienes tienen el poder y la posibilidad de apresurar la ley, pero aún no lo hacen”