Logo de dosmanzanas

El pueblo de Irlanda ha votado mayoritariamente a favor de que en su Constitución se recoja el derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo. Un proceso que se inició en 2013, y que poco a poco ha ido convenciendo tanto a la mayoría de los miembros del espectro político como a la ciudadanía. Un hecho de importancia histórica, por ser la primera vez que los ciudadanos de un país aprueban el matrimonio igualitario en referéndum. Ni siquiera la feroz y mendaz campaña realizada en contra, con la jerarquía de la Iglesia católica a la cabeza, ha servido para impedir que la igualdad LGTB quede reflejada definitivamente en la Carta Magna irlandesa. ¡Enhorabuena, Irlanda!

Los ciudadanos irlandeses han decidido este 22 de mayo de 2015 que debe añadirse a la Constitución de Irlanda una 34ª Enmieda con el siguiente texto: “el matrimonio podrá ser contraído por dos personas, conforme a la ley, sin distinción de su sexo”. Y lo han hecho con contundencia, con una alta participación del 60,52 %. El resultado final de la consulta ha sido de un 62,07 % de votos a favor de la reforma constitucional y un 37,93 % en contra. De los 43 distritos electorales en que se divide el territorio irlandés, 42 han votado a favor y tan solo 1 en contra. Estas son las cifras:

  • 3.221.681 irlandeses mayores de edad se registraron para votar en el referéndum.
  • 1.949.725 de ellos han ejercido el derecho al voto. Un 60,52 % del total.
  • 1.201.607 han votado a favor del matrimonio igualitario, lo que representa el 62,07 % de los votantes.
  • 734.300 han votado en contra, el 37,93 % de los votantes.
  • 13.818 papeletas fueron anuladas.
  • Dublín Sudeste ha sido el distrito electoral con un mayor porcentaje de votos favorables, el 74,91 %.
  • Roscommon-Sur Leitrim es la única circunscripción donde los votos contrarios han sido mayoritarios, alcanzando el 51,42 %.

La movilización de la población ha sido, sin duda, la causante de que se refleje en el resultado final el apoyo social incontestable que avanzaban las encuestas de los últimos años. El temor de que una minoría desfavorable muy implicada superara a una mayoría favorable pero desmotivada ha resultado definitivamente infundado. Los analistas, aunque los datos merecerán análisis más detallados, estiman que la gran implicación de los más jóvenes y residentes en áreas urbanas ha sido decisiva. Para encontrar una participación tan alta tenemos que remitirnos a 1995, año en que se celebró el referéndum por el que se estableció el derecho al divorcio con un 62.2 % de participantes. Desde de esa fecha se han celebrado 14 consultas populares más para decidir reformas constitucionales, sin que en ningún caso se haya superado la cifra de participación de este referéndum sobre el matrimonio giualitario.

Una vez aprobada la enmienda constitucional, el ejecutivo tiene que desarrollar la legislación para hacerla efectiva, que implicará la reforma del Código Civil de 2004, que en la actualidad únicamente permite el matrimonio a las parejas heterosexuales. Según informaciones, el proceso empezará este mismo lunes, y se espera que la reforma se pueda promulgar dentro de seis semanas, aunque aún es pronto para aventurar una fecha de entrada en vigor.

Un país que se suma a la lista de la igualdad

Con esta última incorporación, la ya larga lista de países europeos en permitir el matrimonio entre parejas del mismo sexo asciende a 14, e incluye a Bélgica, Dinamarca, Eslovenia (entrada en vigor por decidir), España, Finlandia (entrada en vigor en 2017), Francia, Holanda, Irlanda, Islandia, Luxemburgo, Noruega, Portugal, Reino Unido (excepto en Irlanda del Norte) y Suecia.

Fuera de las fronteras europeas, el matrimonio igualitario está permitido en Argentina, Brasil, Canadá, Nueva Zelanda, Sudáfrica y Uruguay, con lo que ya son 20 los países que lo han legalizado. A ellos hay que sumar algunas demarcaciones de los Estados Unidos y de México.

Irlanda, en todo caso, es el único de todos estos países en que el derecho al matrimonio de las parejas del mismo sexo ha sido corroborado por la opinión pública mediante referéndum. En algunas demarcaciones de nivel local, como en algunos estados de los Estados Unidos, también se había decidido este derecho por consulta popular, pero nunca en una demarcación de ámbito nacional. Fue la propia Convención Constitucional irlandesa, organismo encargado de proponer las reformas de la Constitución, quien quiso que la igualdad ante la institución del matrimonio no se reflejara únicamente en una ley, sino que constara en la propia Carta Magna. La legislación irlandesa exigía para ello que la reforma fuera convalidada mediante consulta popular vinculante.

A pesar de las reticencias que siempre despierta el hecho de que los derechos de las minorías se resuelvan mediante referéndum, la importancia de la decisión del pueblo irlandés es incontestable. Sobre todo si se tiene en cuenta que las últimas consultas realizadas al respecto en el continente europeo han sido de signo contrario, como en el caso de Croacia, cuya población se movilizó vergonzosamente para que su Constitución incluyera la prohibición del matrimonio igualitario. El pueblo de Irlanda, por el contrario, ha mostrado ante el mundo su determinación a favor de la igualdad ante la ley de todos sus ciudadanos, independientemente de su orientación sexual. Un avance espectacular de la consideración de los derechos LGTB en un país donde la homosexualidad estuvo penada con penas de cárcel hasta 1993, fecha en la cual la legislación irlandesa finalmente se adaptó a lo establecido por la Convención Europea de Derechos Humanos.

Un proceso firme y decidido

Pese a ser un país de fuerte tradición católica, a lo largo de los últimos años el peso de la Iglesia en Irlanda se ha reducido muy considerablemente, en buena parte debido al conocimiento de los abusos cometidos durante décadas sobre niños y adolescentes. Un proceso que ha debilitado fuertemente su capacidad de influencia sobre la política nacional y que permitió, por ejemplo, que en el año 2010 el Parlamento aprobara una ley de uniones civiles entre personas del mismo sexo por práctica unanimidad de las fuerzas políticas pese a la declarada oposición de la Iglesia católica.

Visto con perspectiva, esa aprobación fue el pistoletazo de salida en la lucha a favor del matrimonio igualitario, que ha ido acumulando con el tiempo cada vez más muestras de apoyo. El principal partido de la oposición, Fianna Fáil (que ha estado en el Gobierno durante 61 de los últimos 79 años) aprobaba en 2012 una moción de apoyo al matrimonio entre personas del mismo sexo. Poco después, también lo hizo la corporación municipal de Dublín, la capital, por una abrumadora mayoría de 38 votos a favor frente a solo cuatro en contra. La expresidenta Mary McAleese, figura muy respetada en el país, se pronunciaba en aquellos momentos a favor, apoyo que reiteró apenas unos días antes del referéndum. También desde un principio, el vice primer ministro, el laborista Eamon Gilmore, se destacó como un decidido partidario.

El proceso definitivo se inició en abril de 2013, con la aprobación por parte de la Convención Constitucional de una propuesta de reforma de la Constitución irlandesa para que, de forma expresa, permitiera el matrimonio entre personas del mismo sexo. La propuesta fue remitida oficialmente al Gobierno  en el mes de julio, abriendo un plazo de cuatro meses durante los cuales el ejecutivo (sustentado por una coalición entre el centroderechista Fine Gael y el Partido Laborista) podía decidir o no tomarla en consideración. Finalmente lo hizo, y de una forma contundente, con la comunicación a finales de ese 2013 de la convocatoria del referéndum, que tendría lugar en la primera mitad del 2015. El primer ministro Enda Kenny, perteneciente al Fine Gael, mostraba su más firme apoyo al matrimonio igualitario.

Tras la convocatoria, empezaron a sucederse los gestos de simpatía hacia la comunidad LGTB. Enda Kenny visitaba por primera vez un local de ambiente gay de Dublín, mientras el conocido actor irlandés Colin Farrell pedía directamente el voto favorable al matrimonio igualitario. Farrell calificaba de demencial el hecho de que su hermano, abiertamente gay, hubiera tenido que abandonar Irlanda y viajar hasta Canadá para casarse con su pareja.

En enero de 2015, el Gobierno irlandés daba a conocer el texto que se votaría en el referéndum. Los ciudadanos deberían decidir si se añadía a la Constitución de Irlanda el siguiente texto: “el matrimonio podrá ser contraído por dos personas, conforme a la ley, sin distinción de su sexo”. La ministra de Justicia e Igualdad, Frances Fitzgerald, señalaba que la intención de la coalición gubernamental era que el referéndum se ciñera única y exclusivamente a la apertura de la institución del matrimonio civil a las parejas del mismo sexo. Sin embargo, los detractores de los derechos de las personas LGTB, con la Iglesia Católica a la cabeza, no dudaron en esgrimir el fantasma de la protección infantil, en referencia a la adopción homoparental, para convencer a sus adeptos de expresar mediante su voto su oposición al matrimonio igualitario.

La mendacidad de este argumento era patente, ya que la cuestión de la adopción homoparental iba a ser abordada mediante un proyecto de ley propio. Un proyecto que se convirtió en ley en abril de 2015, tras su aprobación por el Parlamento irlandés por una amplia mayoría, y que establecía la elegibilidad para adoptar a un niño en igualdad de condiciones a quienes hubieran contraído unión civil y a las parejas de hecho que hubieran convivido durante tres años, fueran del mismo o distinto sexo. Es decir, aunque el matrimonio entre personas del mismo sexo no se hubiese aprobado, las parejas del mismo sexo hubieran tenido igualmente el derecho a adoptar. Sin embargo, la oposición a la adopción homoparental siguió siendo el principal argumento de quienes promovían el voto contrario en el referéndum sobre el matrimonio igualitario.

Poco antes de la aprobación de este proyecto de ley, el ministro de Sanidad de Irlanda, Leo Varadkar, salía públicamente del armario como gay, haciendo una encendida defensa del derecho al matrimonio de las parejas del mismo sexo. Por parte de la jerarquía católica, el obispo de Elphin, Kevin Doran, comparaba la homosexualidad con tener síndrome de Down o espina bífida, e insistía en relacionar el matrimonio igualitario y la adopción homoparental.

Afortunadamente, el pueblo irlandés ha hecho caso omiso de la insidiosa campaña de los contrarios a los derechos de la comunidad LGTB, y ha decidido por una consistente mayoría que todos los ciudadanos de Irlanda puedan acceder al derecho al matrimonio sin distinción por razón de orientación sexual.

A las 22:00 horas de este viernes 22 de mayo (23:00 horas en la España peninsular) han cerrado las urnas en Irlanda, país que ha llevado a referéndum una posible reforma constitucional para abrir el matrimonio a las parejas del mismo sexo. El recuento no comenzará hasta mañana sábado a las 09:00 horas, y de hecho los resultados oficiales no se conocerán hasta horas después.

Dosmanzanas no publicará una nueva entrada sobre el tema hasta que se conozcan los resultados, momento en que esperamos poder celebrar un resultado favorable. Lo que sí se puede adelantar ya es que la participación ha sido claramente más elevada que en referéndums anteriores. Una circunstancia que según los analistas debería ser favorable al “sí”, pero que no permite despejar las dudas (como explicábamos en enero, cuando se conoció la redacción definitiva de la pregunta, el elevado apoyo al matrimonio igualitario en las encuestas no tiene por qué reproducirse igual en las urnas).

De producirse alguna novedad importante en este intervalo trataremos de adelantarla a través de Twitter.

Grave agresión de carácter homófobo en Mieres (Asturias), ocurrida en la madrugada del domingo 10 de mayo. El joven agredido estaba en ese momento con una amiga cuando fue sorprendido por un grupo de jóvenes que comenzaron a proferir insultos homófobos y acabaron golpeándolo, mientras persistían en sus insultos. El chico necesitó asistencia hospitalaria.

Ocurrió en la Plaza de la Libertad de Mieres. Los agresores insultaron y golpearon al joven sin mediar provocación alguna, arrebatándole además una cazadora, la cartera y una cámara de fotos. La víctima fue luego atendida en el Hospital Álvarez Buylla de Mieres por contusiones diversas, precisando varios puntos de sutura. Afortunadamente, tras ser interpuesta la correspondiente denuncia, la policía identificó, detuvo y puso a disposición judicial a cuatro personas por su participación en los hechos, una de ellas menor de edad. Se encuentran en libertad con cargos a la espera de juicio.

La agresión ha merecido la repulsa del alcalde de Mieres, Aníbal Vázquez, que ha expresado su más absoluto rechazo “a cualquier tipo de violencia o agresión sea cual sea el motivo, pero más aún cuando esta responde a cuestiones como la orientación sexual, la religión o el género”. El alcalde ha anunciado también que propondrá a los grupos municipales una declaración institucional de condena de unos hechos que ha calificado de “vergüenza”.

Condena de XEGA

También el colectivo LGTB asturiano XEGA ha mostrado su “total apoyo y solidaridad al joven agredido, a su familia y amistades” y ha expresado su rechazo ante estas agresiones, “desgraciadamente nada infrecuentes en nuestra sociedad”. XEGA ha recordado que según el informe sobre delitos de odio recientemente hecho público por el Ministerio del Interior y referido al año 2014, un 40% fueron motivados por la orientación sexual o identidad de género real o percibida de las víctimas.

“Desde XEGA hacemos un especial llamamiento para que la Policía y la Justicia se impliquen en el esclarecimiento de esta agresión y para que caiga sobre los responsables de la misma todo el peso de la ley (…) XEGA exige siempre -y muy especialmente en este periodo de elecciones en que nos hallamos- que todas las fuerzas políticas y sociales expresen su compromiso claro y contundente para erradicar cualquier forma de discriminación hacia gais, lesbianas, transexuales y bisexuales. No caben medias tintas ni ambigüedades, pues ni la homofobia ni ninguna otra discriminación basada en la orientación sexual o en la identidad de género deben tener cabida en nuestra sociedad, por ser graves lacras a las que solo cabe combatir y rechazar. Lesbianas, gais, bisexuales y transexuales exigimos nuestro derecho a ser visibles en cualquier espacio público y privado, y a poder expresar libremente nuestro afecto y nuestra forma de ser sin temor a ser discriminados, rechazado o agredidos”, añade el comunicado del colectivo asturiano.

La actriz Cate Blanchett ha desmentido haber mantenido relaciones con otras mujeres en el pasado, tal y como numerosos medios recogimos hace unos días. Blanchett ha asegurado que sus declaraciones a la revista Variety fueron inadecuadamente transcritas (aunque el periodista que la entrevistó sostiene lo contrario).

Blanchett fue preguntada por esta cuestión durante la rueda de prensa de presentación de la película Carol, de la que es protagonista, en el Festival de Cannes. “Tal y como yo la recuerdo, la conversación fue ‘¿ha tenido relaciones con mujeres?’, a lo que yo respondí: ‘sí, muchas veces. Pero si lo que quiere decir es que si he tenido relaciones sexuales con mujeres, entonces la respuesta es no’. Pero obviamente esto [la última parte de la respuesta] no apareció”.

Blanchett, que en cualquier caso no parecía estar molesta por lo sucedido, añadió: ”En 2015, la cuestión es: ¿a quién le importa?. Llámenme chapada a la antigua pero creo que el trabajo de uno como actor no es presentar un universo aburrido, pequeño, microscópico, sino establecer una conexión psicológica con las experiencias del personaje. Mi propia vida no le interesa a nadie. O quizá sí, pero, desde luego a mí no me interesa mostrar mis propios pensamientos y opiniones”.

Tras conocer el desmentido, el periodista que hizo la entrevista a Blanchett, Ramin Setoodeh, insistía en Twitter en que la actriz sí había reconocido haber tenido relaciones de carácter lésbico. “Cuando pregunté a Cate Blanchett si había tenido relaciones lésbicas en la vida real, ella me respondió ’muchas veces’. Fue citada de forma precisa”, aseguró…

No se trata, por cierto, de la primera vez que nos referimos en dosmanzanas a este periodista, abiertamente gay, que en 2010 desencadenó la polémica al asegurar en un artículo -bastante desafortunado y que recibió numerosas críticas- que los actores gais no resultan creíbles cuando interpretan a personajes heterosexuales.

Carol, historia de amor entre dos mujeres, un auténtico éxito

Más allá de polémicas (ni Blanchett ni Setoodeh han vuelto a referirse al tema) lo cierto es que Carol, adaptación al cine de la novela de Patricia Highsmith El precio de la sal, ha sido acogida con grandísimo éxito en Cannes y se perfila como una de las favoritas para hacerse con alguno de los premios mayores.

El precio de la sal (o Carol, título con el que también ha sido publicada) narra la relación entre Therese, una joven que busca abrirse camino como escenógrafa pero que trabaja como en unos grandes almacenes, y Carol, sofisticada mujer en proceso de divorcio, que entra a comprar una muñeca para su hija. Un encuentro que cambiará para siempre sus vidas. La novela (publicada en 1952 bajo pseudónimo) supuso un hito en su época por presentar una relación entre dos mujeres que a diferencia de lo que sucedía con otras historias que retrataban relaciones entre personas del mismo sexo no tenía un final trágico.

Carol cuenta con guión de Phyllis Nagy y dirección de Todd Haynes, siendo sus dos protagonistas Cate Blanchett y Rooney Mara (que interpretan a Carol y Therese, respectivamente). Os dejamos con una de las pocas escenas disponibles por el momento…

Desayuno en Urano

Comentamos hoy las canciones que pasan directamente a la final, y elegimos ganadora.

Alemania. Ann Sophie. “Black smoke”
No parece que Alemania tenga muchas ganas de ganar este año. Y con los amiguitos que se están haciendo, no sé yo si le va a votar Rita o su prima. Canción floja y serios problemas de afinación.

Australia. Guy Sebastian. “Tonight again”
Sí: costará trabajo convencer a la abuela de que es Australia y no Austria. Pero vamos, que si el año pasado ganó una mujer barbuda ¿no va a ganar este año Australia, si encima es una canción maja y el muchacho canta bien, y probablemente nadie les odie aún?

Austria. The Makemakes. “I am yours”
Austria ganó. Y ya no va a ganar probablemente nunca más en el siglo XXI. Pero vamos, que si le hubieran puesto un poquito más de ganas… Y no: no es Conchita otra vez.

España. Edurne. “Amanecer”
Pensando que es la peor canción que hemos llevado nunca a Eurovisión (algo difícil pero posible) y que Edurne falla en directo más que las instrucciones de un mueble de IKEA, junto a una puesta en escena que se prevé penosa… ¿qué quieren que les diga? Que puede llegar a un “solerazo” o darse un “sorayazo”. Nos tememos que será lo segundo.

Francia. Lisa Angell. “N’oubliez pas”
Y si hubiera justicia en el mundo (que no la hay), Francia quedaría muy bien este año. Ahora vas y le cuentas a otra lo que es una canción épica. Y no digo más.

Italia. Il Volo. “Grande amore”
Sería mejor cantada solo por uno y sin tanto delirio barato de pseudo ópera provinciana. Pero entonces no sería Eurovisión, supongo. A ver cómo suena en directo. Quedará entre las diez primeras.

Reino Unido. Electro Velvet. “Still in love with you”
No he sido capaz de llegar al final nunca. Directa al hoyo.

Hagamos nuestras apuestas en una edición tan mediocre (salvo excepciones honrosas) que no recordamos otra peor.

-Nuestros guilty pleasures: canciones que solo apreciamos con altas dosis de alcohol. Rumanía, Italia e Israel. Después de ver a estos últimos en la semifinal, les auguramos estar entre los tres primeros. Metemos también a Serbia en este grupo, al menos actuará en algún orgullo por ahí.

-Las maravillas: Letonia, tan excepcional que uno se pregunta qué hace aquí. Si ganara (nada podría hacernos más felices) cambiaría para siempre el rumbo de Eurovisión. Pero para que ganara habría que cambiar el mundo antes. Y Bélgica, que quizá no es tan buena pero es una propuesta tremendamente interesante. Y tenemos dos tuertas este año: Georgia, que estuvo espléndida en su semifinal pero lleva una canción semitruño de uno de los suecos de siempre, y Francia, con una cantante que quizá no llega a trasmitir todo lo que exige una canción extraordinaria.

-Las sorpresas: siempre las hay. No les hacemos caso y se plantan ahí, arrastrando miles de votos: Rusia, Azerbayán y puede que Australia, una canción simpática que puede ganar muchos votos.

-Las favoritas de los eurofans: Noruega, Estonia y Eslovenia. Que sí, que os gusta Pimpinela más que a un tonto un lápiz. Ya lo sabemos. Pero ¿tres el mismo año? Entendemos que el voto se diluirá entre tres propuestas bastantes casposas (¡algunas incluso van de indies!) cuyas puestas en escena rozan el bochorno. Y España: solo hay tres canciones peores: Reino Unido, Polonia y Armenia. Así que cuenten. Un Bottom 4.

-La ganadora: Suecia. Lo dicen las casas de apuestas, lo dice el Big Data y lo digo yo tras verlo en la semifinal. Puesta en escena elegante, enérgico y emocionado, vibrante y con la voz perfecta y una canción resultona. Que el chico es homófobo, pero en el pecado lleva la penitencia: toda la vida ya cantando en bares gays. Pero vamos, que en 10 años habrá gestado subrogadamente cuatrillizos y será la reina de la fiesta. Lo veo.

Hasta el año que viene.

elputojacktwist@gmail.com
Página de Facebook de Desayuno en Urano

A pocas semanas de que el Tribunal Supremo se pronuncie sobre la materia (en lo que podría ser la sentencia definitiva que extienda el derecho de las parejas del mismo sexo a contraer matrimonio a todo el país), la encuesta Gallup registra el record histórico de apoyo al matrimonio igualitario en Estados Unidos. El 60% de los ciudadanos estadounidenses, según Gallup, se muestra ya a favor, frente a solo un 37% en contra.

El vuelco en la encuesta Gallup se produjo en 2011, primer año desde que esta se lleva a cabo en que los partidarios del derecho de las parejas del mismo sexo a contraer matrimonio superaron a los contrarios (53% frente al 45%). En 1996, primer año en que se realizó la encuesta con la misma formulación actual (“¿Cree que los matrimonios entre personas del mismo sexo deberían ser legalmente reconocidos como válidos y con los mismos derechos que el matrimonio tradicional?”), el 68% de los estadounidenses se oponía y solo un 27% se mostraba a favor.

Desde 2011 la cifra de partidarios del matrimonio igualitario siempre ha superado la de contrarios, y salvo un repunte puntual de estos últimos en 2012, la brecha ha ido en aumento, hasta los 23 puntos de diferencia que se registran actualmente.

También por opiniones políticas la tendencia es creciente a favor del matrimonio igualitario. A día de hoy, el 37% de los que se definen como votantes republicanos se posicionan a favor, la cifra más alta de la historia en este subgrupo de población (siempre según Gallup). De hecho, el aumento en solo un año es muy importante: ha pasado del 30% en 2014 al 37% en 2015. También apoyan el matrimonio igualitario, aunque en este caso resulta menos soprendente, la inmensa mayoría de los demócratas (76%) y la mayoría de los que se definen como independientes (64%):

La oposición al matrimonio igualitario, cada vez más “envejecida”

Por lo que se refiere a las posturas mantenidas según la edad, se confirma la brecha generacional que ya las encuestas daban en años anteriores, aunque el “punto de inflexión” se sitúa a edades más avanzadas, como por otra parte era de esperar: el tiempo pasa y los jóvenes maduran…

Y es que en 2015 el apoyo al matrimonio igualitario supera ya al rechazo en todos los intervalos de edad por debajo de los 65 años. En el grupo de personas de 50 a 64 años el apoyo es ya del 52%, mientras que en 2014 se quedaba justo en el 48%. Una franja de edad, por tanto, “conquistada” ya para el lado de la igualdad.

El próximo viernes podría ser un día histórico para la igualdad LGTB en Europa. Los irlandeses están llamados a las urnas para votar en referéndum una serie de reformas constitucionales, entre las que se encuentra la apertura del matrimonio a las parejas del mismo sexo. Una de las políticas más conocidas y queridas del país, la expresidenta Mary McAleese, pronunció un emotivo discurso el pasado martes animando a las familias irlandesas a sumarse, como la suya, al “sí”.

Como venimos informando, el día 22 del presente mes de mayo se celebrará en Irlanda un referéndum, en el que se decidirá si se permite el matrimonio entre personas del mismo sexo. Partidarios y detractores manifiestan sus distintas posturas en debates públicos en los medios de comunicación. La clave del resultado estará muy probablemente en la participación, pues si bien las principales encuestas otorgan una victoria holgada al “sí”, la mayor movilización de los sectores homófobos podría producir un resultado más ajustado del previsto.

En este contexto, el apoyo expreso de conocidas personalidades puede ser crucial. Por eso es de destacar la reciente intervención de McAleese, presidenta de Irlanda entre 1997 y 2011, quien ya en 2012 (antes de que se abriera el actual debate) se posicionó públicamente a favor del matrimonio igualitario. Ahora, en un discurso ante la organización BeLonG To de apoyo a jóvenes LGTB en Dublín, la exmandataria ha hecho un decidido llamamiento al voto afirmativo en el referéndum, explicando lo que significa para ella la igualdad al tener un hijo gay y ser católica practicante.

McAleese quiso animar a las familias tradicionales a apoyar el derecho al matrimonio para las parejas del mismo sexo, pues este no plantea “ninguna amenaza” al matrimonio tradicional; pero sí aportará una gran beneficio no solo a las parejas que se quieran casar, sino también a los menores LGTB que estén en el proceso de descubrir y aceptar su identidad. “Los que somos padres, hermanos y hermanas, compañeros de trabajo y amigos de los ciudadanos gays y lesbianas de Irlanda, sabemos cómo han sufrido por su ciudadanía de segunda clase”, afirmó.

En su alocución, la expresidenta también intentó desmontar el argumento utilizado por los sectores homófobos en la campaña, esto es, que se oponen al matrimonio igualitario para “defender el derecho de los niños a tener un padre y una madre”. Lo cierto es que la homoparentalidad no forma parte del referéndum y la adopción por parte de las parejas del mismo sexo es legal desde abril de este año. “Los únicos niños que se verán afectados por este referéndum serán los niños gays y lesbianas de Irlanda. Es su futuro el que está en juego. Está en nuestras manos”, recordó McAleese.

Sin duda será una jornada emocionante la del próximo viernes, y la expresidenta puede haber jugado un importante papel si finalmente la victoria del “sí” es una realidad. Os dejamos, mientras tanto, con el vídeo del discurso completo (en inglés):

“Nos sumamos al repudio que funcionarios, instituciones y organismos han manifestado al fallo de estos señores de la Justicia”, aseguran a través de un comunicado de prensa desde la Federación Argentina de Lesbianas, Gais, Bisexuales y Trans de Argentina (FALGBT). Este rechazo es a cuenta de la polémica sentencia de la Cámara de Casación Penal de Buenos Aires, por la que se establece una condena más laxa para un hombre que agredió sexualmente a un menor de 6 años, debido a que este, supuestamente, manifiesta “una orientación sexual homosexual y estaba habituado a que lo abusen”. Al parecer, el niño ya había sido víctima de violaciones a manos de su propio padre con anterioridad.

Difícil de creer pero cierto. Los jueces de la Cámara de Casación bonaerense Horacio Piombo y Sal Llargués han decidido reducir la pena al agresor sexual de un niño de 6 años, basándose en argumentos peregrinos como que el menor “es gay, ya tiene su sexualidad definida. El abuso pasó pero no fue tan ultrajante”. El violador, Mario Tolosa, ocupaba el cargo de vicepresidente del Club Florida. Los hechos se remontan al 6 de marzo de 2010, cuando el pederasta recogió al menor en su domicilio para llevarlo a su habitual entrenamiento. Ya en el campo de fútbol, según se desprende de la acusación, Tolosa acompañó al baño al niño y abusó sexualmente de él. A volver a casa, el pequeño confesaba lo sucedido a su abuela quien, al comprobar las lesiones, tramitaba la correspondiente denuncia.

En primera instancia, la Justicia argentina estableció una pena de 6 años a Mario Tolosa, por un “abuso sexual con acceso carnal”. No obstante, el fallo de Piombo y Sal Llargués, ambos jueces de la Cámara de Casación, le rebaja la pena a 3 años y dos meses. Uno de los homófobos motivos esgrimidos por los magistrados, además de que supuestamente el menor “es gay”, es que previamente ya había sido violado por su progenitor. Por su parte, desde la FALGBT advierten que “ya estamos avanzando en un pedido de juicio político junto a organizaciones de derechos humanos, legisladorxs, diputadxs y funcionarixs”.

Boicot a los jueces homófobos

La sentencia ha encontrado la fuerte oposición del colectivo LGTB, así como de la comunidad académica y de otros jueces. En este sentido, la decana de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Mar del Plata de Argentina, María del Carmen Ortega, considera que las valoraciones de la sentencia son “vejatorias y lesivas a derechos consagrados en convenciones internacionales de jerarquía constitucional, protectorios de los derechos del niño, así como también percibidas como ofensivas y repudiables por la comunidad en general, de la cual la universidad es parte”.

La decana Ortega, además, ha anunciado la revocación del contrato de Horacio Piombo, a la sazón profesor universitario de la facultad, además de corresponsable del polémico fallo. La pelota está ahora sobre el tejado del Departamento de Legal y Técnica de la Universidad para que el despido de Piombo se produzca “lo antes posible”, en el caso de darse “las condiciones jurídicas objetivas”. La agrupación estudiantil Franja Morada, perteneciente al mismo centro universitario, expresa que “la universidad y nuestra facultad no pueden concebir la posibilidad que la formación académica que recibimos dentro de las aulas esté disociada de contenidos éticos y morales impregnados de un alto contenido social”.

Piombo: “Ya se había determinado en el chico el travestismo”

Sin embargo, el juez Piombo, lejos de aceptar su responsabilidad, asevera que las críticas a su sentencia se deben a “un tema político” y una “persecución” en su contra. Además, Piombo dice en una entrevista que tanto él como el otro juez, Sal Llargués, “desde el año 2011 estamos sometidos a una campaña para que renunciemos”. Entre otras “perlas”, Piombo continúa manteniendo, erre que erre, que “el verdadero ultraje que el chico recibió, lo había recibido con el padre” y justifica que “nosotros somos un tribunal de casación, tenemos que decir hasta dónde llega un agravante, no para nosotros, sino para los casos que vengan en el futuro”. Una justificación difícil de sostenerse en estos pobres argumentos.

En otra entrevista de televisión, Piombo reitera que es una víctima de “grupos políticos”, que no le gusta que “se tergiversen los términos del fallo” y se desdice a sí mismo declarando que “nosotros no hablamos de chico gay ni nada, simplemente tomamos nota que lo gravemente ultrajante había determinado en el chico el travestismo”. Casi peor su justificación que las atribuciones iniciales.

César Cigliutti, presidente de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), denuncia en un comunicado de su organización que “no puede haber de ninguna manera y bajo ninguna circunstancia ningún atenuante ante una violación de un niño o de una niña”. Esto se debe, según Cigliutti, al hecho de que “apelar a la orientación sexual de un menor de 6 años para reducir una pena no sólo es una discriminación sino atentar contra los derechos de todos/as los/as niños/as”. Por todos estos razonamientos, desde CHA “esperamos que a la condena social que se está expresando en estos momentos, se le sume la resolución del juicio político y la destitución de estos jueces que violan los derechos más elementales y más sensibles de la infancia”.

Instalados en la polémica

No es la primera sentencia socialmente cuestionada de los jueces Horacio Piombo y Sal Llargués. Ambos se enfrentan a la apelación de la fiscalía ahora, a la que se les suma la petición de un nuevo juicio político por otro caso de reducción de pena a un condenado por abuso de menores, entonces a cargo por un pastor evangélico. Desgraciadamente, la lista es más larga y, cabe señalar, que en todos los casos son relativas a hombres no solo imputados o acusados sino condenados en firme.

En octubre del año pasado, Piombo redujo de 40 a 25 años la condena a un profesor de música que abusó sexualmente de cuatro alumnos, de entre 6 y 9 años, en la ciudad bonaerense de Bahía Blanca. En 2010, condecía la libertad asistida a un condenado por la violación de su hijastra, de 12 años, aunque durante su detención incumplió con los reglamentos carcelarios. Piombo y Sal Llargués también le redujeron la pena a un violador por su perfil de “sátiro” y “psicópata”, en el año 2006. Colectivos feministas como Mujeres de la Matria Latinoamericana Mumala, por su parte, vienen denunciando la posición machista de Piombo en otras sentencias e incluso han protagonizado escraches para expresarle su desaprobación.

Lo de que personas abiertamente homófobas y más o menos conocidas en sus respectivas comunidades sean descubiertos con perfiles en Grindr empieza a convertirse en una costumbre. Si hace pocos días el “pillado” era el político republicano Randy Boehning (Dakota del Norte) ahora es el pastor protestante Matthew Makela, de Michigan, el que ha tenido que renunciar a su puesto en la parroquia tras ser descubierto en la más popular red de contactos para hombres que quieren tener sexo con otros hombres…

Matthew Makela, pastor de la St. John’s Lutheran Church, en Midland (Michigan) vio como Queerty, una conocida web estadounidense de noticias LGTB, publicaba capturas de pantalla con sus fotografías y con algunos de los mensajes, del tipo de “Me encanta hacérmelo desnudo. Oral y masajes. Y yo arriba” o “Me encantaría juguetear con un chico bi-curioso”, que intercambió con otro usuario. Nada censurable, por supuesto, si no fuera porque Makela, casado con una mujer y padre de cinco hijos, ha destacado por sus comentarios de tipo homófobo y tránsfobo en el pasado.

“Amo a las personas que sienten atracción por el mismo sexo, como lo hace también Dios. La prueba está en el sacrificio que Él hizo por todos nosotros, pecadores… Pero no decimos a las personas que nacieron con tendencia a abusar del alcohol que sigan cediendo a sus deseos innatos solo porque no lo puedan evitar. Intentamos ayudarles en su lucha”, era por ejemplo el comentario público que Makela hacía a un artículo de un compañero que defendía que los deseos homosexuales son tentaciones que deben evitarse.

El pastor también ha defendido en Facebook el matrimonio “natural” frente el matrimonio igualitario y se ha mostrado abiertamente tránsfobo al asegurar, también en Facebook, que la lucha de las personas transexuales por usar las instalaciones que corresponden a su identidad de género dará cobertura a pervertidos. “¿Cómo pueden los propietarios de un negocio y las autoridades distinguir entre un hombre que se identifica como una mujer y un hombre que quiere aprovecharse de las niñas o de las mujeres en los baños o en los vestuarios”, añadía.

Makela ha reconocido a Queerty la autenticidad de las fotos y comentarios y ha presentado su renuncia como pastor de la St. John’s Lutheran Church, iglesia que cuenta con un colegio asociado, aunque no ha querido hacer comentarios. La iglesia, de hecho, intentó en un principio mantener en secreto la causa de la renuncia, aunque al final optaba por retirar de su web el comunicado (cuya versión en caché aún puede leerse en Google). por su parte, Queerty se ha reafirmado en su satisfacción por el hecho de destapar la hipocresía de Makela y así compensar el hecho de que “un solo niño LGTB” haya podido ver como el pastor le hacía sentir avergonzado por ser honesto consigo mismo.

En definitiva, otro nombre que unir a la larga lista de personas LGTB que en el ejercicio de su acción política, pastoral o social se posicionan contra los derechos LGTB. En dosmanzanas hemos recogido ya numerosos casos, y de hecho en Estados Unidos ya crearon hace años la web gayhomophobe.com, que registra algunos de los casos que van saliendo a la luz en ese país.

Desayuno en Urano

La segunda semifinal es mucho más interesante que la primera. Vamos con ella.

Lituania. Monika Linkytė & Vaidas Baumila. “This time”
A ver: que aquí la canción es lo de menos. Que lo que nos gusta es el Vaidas Baumila. Pero mucho mucho

Irlanda. Molly Sterling. “Playing with numbers”
Irlanda, Eurovisión y baladas: pura historia del festival. Tras Francia, la mejor balada de este año, pese a que no llega a abandonar ese espacio plano en el que se encuentra bastante cómoda y al que se lanza la francesa sin miedo.

San Marino. Michele Perniola & Anita Simoncini. “Chain of lights”
Yo repetiría en bucle los cinco primeros segundos en plan meme de esos que se pueden usar en todas las ocasiones. El inicio más dramaqueen de la historia del festival. Mucho nos tememos que ver a San Marino en la final no va a ser fácil este año.

Montenegro. Knez. “Adio”
Vale, sí, soy fan de Montenegro: porque suenan a Montenegro. Distintas, lejanas. Pero, este año se podían haber estirado un poco más. No creo que lleguen muy lejos.

Malta. Amber. “Warrior”
Y otra que se va a ir a su casa antes de tiempo va a ser Malta. La chica parece que se ha escapado de una discoteca de Torralba de Calatrava en los ochenta. Lo cual no es malo: es lo que es.

Noruega. Mørland & Debrah Scarlett. “A monster like me”
Sé que estáis todas medio enloquecidas con esta canción así que no me voy a cebar. Solo decir que Azerbayán ya ganó con esta misma canción en 2011. Y que no cantan bien. Y que, si gana, solo me cortaré las venas en horizontal en vez en vertical como hice cuando ganó Loreen.

Portugal. Leonor Andrade. “Há um mar que nos separa”
Después de lo del año pasado, Portugal lo tenía fácil para enviar algo mejor… Y sin embargo (y pese a ser una canción bonita), hay algo que no termina de encajar. O quizá es Portugal el que no termina de encajar, nunca, en general. Mejor para ellos.

República Checa. Marta Jandová & Václav Noid Bárta. “Hope never dies”
Václav Noid Bárta. Preparen los clínex si tienen suficiente intimidad o poca vergüenza. Mortifiquen su cuerpo. Y no se hable más.

Israel. Nadav Guedj. “Golden boy”
Si eres capaz de pasar de los primeros 30 segundos aún quedan otros 30 hasta llegar al (estupendo) estribillo de este collage de tres canciones en plan mash up del que solo se salva una. La frase final, maravillosa: ok, nos tenemos que ir, tres minutos, adios.

Letonia. Aminata. “Love injected”
Vale, que no es Bjork ni los Young marble giants, pero los mínimos arreglos exquisitos, la música casi inexistente, la convierten en una de las joyas de este año.

Azerbaiyán. Elnur Hüseynov. “Hour of the wolf”
Vale. El directo no es lo suyo. La canción es penosa. Pero solo de pensar en los callejones asolados por el viento en Bakú, se pone uno malito.

Islandia. María Ólafsdóttir. “Unbroken”
Otra canción pesadísima de esas que parecen alargar el tiempo cual viaje intergaláctico. 3 minutos pueden contener todos los minutos del mundo. Recomendable poner los fines de semana.

Suecia. Måns Zelmerlöw. “Heroes”
¿Un homófobo en Eurovisión, dirán ustedes? Pues como todos los años. Pero vamos, que visto lo visto en la organización del orgullo madrileño, cualquier cosa. Canción favorita, que es un truño disfrazado. Un pollazo el chaval tiene, eso es así. Quedará entre las cinco primeras, me temo.

Suiza. Mélanie René. “Time to shine”
Dice que es momento para brillar, o algo así. Pero habrá que frotar mucho.

Chipre. John Karayiannis. “One thing I should have done”
¿Un hipster en Eurovisión? Pues sí. En Chipre es que ya hay de todo. Y con canción monísima.

Eslovenia. Maraaya. “Here for you”
Mucha fatiguita ya llegar hasta aquí: pero atención, aguanten que hay mucha tontuna y una canción que podría llegar a tener cierto interés si uno se abstrae de los últimos 35 años de historia de la música.

Polonia. Monika Kuszyńska. “In the name of love”
Si Portugal es el país que históricamente más me gusta, Polonia es el que menos. Perezón absoluto. Y no defrauda.

A nosotros nos gusta Letonia, Noruega, Chipre, Montenegro e incluso podemos bajar el listón hasta Irlanda e Israel. Seguramente pasen también Eslovenia, Suecia, República Checa y Lituania (aunque preferiríamos que lo hiciera Portugal). Lo peor de todo es que Azerbayán pasará y dejará fuera a uno de los del primer grupo (¿Irlanda, Montenegro, Chipre?): toca sufrir.

ACTUALIZACIÓN: finalmente pasaron Letonia, Noruega, Chipre, Montenegro, Israel, Eslovenia, Suecia y Lituania. Azerbayán pasó, efectivamente y el horror de Polonia.

elputojacktwist@gmail.com
Página de Facebook de Desayuno en Urano

Preocupante inconsistencia del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), que gobierna en coalición con la CDU/CSU de Angela Merkel, en relación a la apertura del matrimonio a las parejas del mismo sexo. En tan solo dos días, el ministerio de Justicia –liderado por el socialdemócrata Heiko Maas– ha pasado de rechazar la medida por requerir, en su opinión, una reforma constitucional, a reafirmar el compromiso de su partido con la misma. El ministro avisa, eso sí, de que convencer a sus socios democristianos en el Gobierno se presenta muy difícil.

Todo comenzó con la pregunta escrita de Los Verdes al ministro de Justicia para saber el estado de tramitación de la proposición de ley de este grupo para equiparar los derechos y obligaciones de las uniones civiles y los matrimonios. El proyecto fue registrado el pasado día 5 de marzo y se requería una respuesta del ministerio antes del 8 de mayo. El departamento comandado por Maas contestó que quiere revisar el texto de Los Verdes por encontrarlo “confuso”, pero sorprendentemente fue incluso más allá del contenido de la pregunta al afirmar que el matrimonio igualitario requeriría una reforma constitucional.

Los socialdemócratas cambiaban completamente su postura “oficial” y secundaban con esta toma de posición el mismo argumento que los sectores más conservadores de la CDU/CSU y la propia canciller Merkel utilizan contra la igualdad LGTB: que el artículo de la Constitución alemana que consagra la “protección especial del matrimonio y la familia” debe ser interpretado para discriminar a las familias no tradicionales y a las parejas del mismo sexo. Esta inesperada respuesta provocó la reacción del portavoz de Interior de Los Verdes. Volker Beck, que es abiertamente gay, acusó a Maas de aliarse con “una minoría homófoba y anticuada” de la CDU/CSU para perpetuar la discriminación de las personas LGTB.

También el grupo LGTB del SPD, Schwusos, criticó el escrito del ministerio de Justicia y le “recordó” que el artículo de la Constitución que hace referencia al matrimonio ni establece ni prohíbe el matrimonio igualitario. Ante el revuelo generado, el propio Heiko Maas intentaba recomponer el daño con un post en Facebook, en el que achaca todo a un malentendido:

Como hoy ha habido “intentos de interpretación” sobre este tema, aclaro aquí de nuevo sin problemas: la apertura completa del matrimonio para parejas del mismo sexo es y sigue siendo nuestra posición. Para ello no es necesaria una reforma constitucional. Pero también es cierto que en la coalición con CDU/CSU, por desgracia, es difícil llevar a cabo una equiparación completa [de derechos]. Pero no debería haber ninguna duda: seguiremos luchando por ello.

Decepcionante papel de los socialdemócratas

Lo cierto es que, pese a la rectificación de Maas, la tramitación de la iniciativa de Los Verdes se retrasa, y con ello la igualdad legal de las personas LGTB en multitud de áreas. La política del Gobierno de gran coalición se limita por ahora a “parchear” las leyes que hacen referencia al matrimonio para incluir en ellas a las uniones civiles, a menudo únicamente por mandato del Tribunal Constitucional alemán; un procedimiento que Los Verdes han tachado de “chapucero e incompleto”.

El papel de los socialdemócratas, por mucho que aseguren lo contrario, es además bastante decepcionante: si ya en el acuerdo de coalición relegaban la igualdad LGTB de la lista de asuntos prioritarios, hace un año votaban disciplinadamente con sus socios contra la adopción homoparental y ahora se vuelven a escudar en la lealtad al partido de Merkel para excusar la falta de avances que probablemente se verá en esta legislatura.

Finalmente la Fiscalía de Colombia ha imputado a tres directivas del colegio Gimnasio Castillo Campestre por el acoso homofóbico sufrido por Sergio Urrego, el adolescente que se quitó la vida en 2014. El calvario de Urrego, falsamente acusado de acosar a un compañero, comenzó después de que un profesor descubriera en el teléfono móvil del chico una fotografía en la que se besaba con su novio. En una decisión histórica, la justicia ha decretado prisión para dos de las imputadas.

Dosmanzanas ha seguido de cerca el caso de Sergio Urrego, adolescente gay, ateo y anarquista, además de brillante estudiante, que cursaba bachillerato en el colegio Gimnasio Castillo Campestre, un centro privado y de orientación católica de Bogotá. El 4 de agosto de 2014 Sergio decidió quitarse la vida lanzándose desde la terraza de un centro comercial tras ser injustamente acusado de acosar a otro alumno después de que un profesor descubriera en su móvil una foto en la que ambos aparecían besándose. En ese momento, el centro acusó a los dos jóvenes de haber cometido una falta grave, porque el manual de convivencia decía que estaban prohibidas “las manifestaciones de amor obscenas, grotescas o vulgares en las relaciones de pareja dentro y fuera de la institución” y que estas relaciones debían ser autorizadas por los padres. Por ello, la psicóloga del centro obligó a ambos adolescentes a contar lo sucedido a sus progenitores.

Los padres de Sergio reaccionaron positivamente, pero los del otro joven aislaron a su hijo y le impidieron seguir acudiendo a clase. La madre de Sergio mantuvo entonces una reunión con la rectora Amanda Azucena Castillo, quien le dijo que su hijo no podía volver. Alba Reyes decidió presentar una queja por la discriminación a la que su hijo se estaba viendo sometido. Poco después, la dirección del centro se defendía alegando que el motivo por el cual Sergio no podía volver era porque existía una queja por acoso sexual contra él, algo que el joven negó sorprendido y ante lo que el centro nunca presentó prueba alguna. La familia de Sergio llegó a aportar además, a requerimiento del centro, un certificado de acompañamiento psicológico según el cual el joven no tenía problema alguno, pese a lo cual se le negó el poder reanudar sus clases y terminar el curso. Finalmente, los padres del novio de Sergio interpusieron una demanda por supuesto acoso sexual, lo que acabó de destrozar al joven, que se quitó la vida después de dejar varias notas que probaban su inocencia.

Durante todo este tiempo se han sucedido las noticias relacionadas con el caso, como la sorprendente revocación del fallo del Tribunal Administrativo de Cundinamarca que en primera instancia reconoció la discriminación sufrida por Urrego o la sanción impuesta al colegio por las autoridades educativas. Pero en paralelo al proceso administrativo, la Fiscalía ha investigado lo ocurrido. No ha sido sin embargo hasta la semana pasada, después de varios intentos fallidos por dilaciones de las acusadas -ya en noviembre pasado se adelantaba la imputación de Amanda Azucena Castillo, rectora del centro, y a Ivón Andrea Cheque, la psicóloga- que ha tenido lugar la audiencia en la que la Fiscalía ha imputado a Castillo, a Cheque y a Rosalía Ramírez, veedora del colegio, por los delitos de discriminación agravada y ocultamiento, alteración o destrucción de elemento material probatorio y falsa denuncia.

Y es que el que fuera novio de Sergio apareció además para declararse víctima en el proceso y denunciar que hubo presión a su familia por parte de la rectora para denunciar a Urrego. También varios compañeros de clase dieron versión a la Fiscalía en la que se evidencia que las directivas del colegio denigraron a Urrego por su condición de homosexual y de ateo, llegando incluso a prohibirles faltar a clase para acudir a su funeral. La Fiscalía afirma de hecho contar con más de 43 pruebas que indicarían que hubo manipulación por parte de Castillo al pedir a varios menores cambiar su versión de los hechos. Estaremos atentos a cómo se desarrolla el juicio…

La flamante ganadora de la pasada edición de Eurovisión, Conchita Wurst, asegura en una entrevista concedida a The Guardian que “nos pasamos la vida adulta desmontando nuestras inseguridades adolescentes”. En este sentido, la artista austríaca explica que, a pesar de todo, desde su tierna infancia “solía ir a la guardería con falda” y, aunque no recuerda la reacción del resto de niños, no tuvo falta de confianza hasta la adolescencia. Durante la pubertad, Tom Neuwirth (su nombre real) sufrió la intolerancia y la discriminación a la que, desgraciadamente, se enfrentan a menudo muchos escolares LGTB. Hasta que aprendió a decir: “soy gay, y qué”. A partir de ese momento, “nadie ha podido herirme”.

Indudablemente, el triunfo de Eurovisión 2014 en representación de Austria, cambió la vida de Conchita Wurst. Desde el punto de vista personal, destaca la oportunidad de haber conocido al diseñador Jean Paul Gaultier y al secretario general de Naciones Unidas, Ban ki-moon, y desde la óptica profesional, como artista, el hecho de haber conseguido la victoria en Eurovisión se suma a la obtención de un premio Grammy. “No sé si volveré a conseguir uno, pero lo necesito como una meta. Tal vez lo que reciba por el camino sea mejor que cualquier Grammy”, exclama sin embargo Wurst.

Desde dosmanzanas tuvimos la oportunidad de realizarle una entrevista en persona el año pasado y comprobamos que Conchita Wurst es una persona que no se corta en decir lo que siente y, como ha demostrado con sus hechos todos estos meses (tras ganar Eurovisión), antepone los derechos de las personas (especialmente LGTB) por encima de conveniencias o intereses políticos. “Todo lo que digo es únicamente mi opinión. Me hice la promesa de expresar públicamente siempre lo que creo que es correcto. Así que es realmente increíble cuando hay gente que dice que le sirvo de inspiración. Es un gran honor”, asevera la artista.

Pero a pesar del dulce momento por el que atraviesa en estos momentos, Wurst admite haber pasado etapas difíciles, especialmente durante la adolescencia. Este reconocimiento se suma al de otras figuras públicas que, años después, confiesan haber sido víctimas de bullying homofóbico. Por ejemplo, el pasado mes de marzo, sin ir más lejos, el cantante y compositor Sam Smith hacía público el acoso homófobo del que fue víctima durante su etapa escolar. En el caso de Conchita Wurst, según explica ella misma, todo acabó cuando decidió plantarle cara a los intolerantes diciéndoles “soy gay, y qué”. Ahora asegura sentirse “feliz de ser un hombre dentro del vestido de una mujer” y añade que “la gente solo mira mi barba por un momento. Luego se derrite y lo ve solo como otra parte de mí”.

A pocos días de la gran final de Eurovisión 2015

El próximo sábado, 23 de mayo, tendrá lugar en el Wiener Stadthalle de Viena (capital de Austria) la gran final del festival de la canción Eurovisión 2015. En estos días, dosmanzanas informaba de la campaña de bienvenida que se ha llevado a cabo en Viena, como ciudad sede del festival. La capital austríaca ha adornado algunos de sus semáforos con imágenes de parejitas del mismo sexo y corazones. Por otra parte, en la presente edición del certamen musical más popular del continente europeo, por primera vez en la historia, participa un país tan distante como Australia (Oceanía). Asimismo, recordemos que Conchita Wurst, además de actuar como ganadora del año pasado, estará en el backstage entrevistando a los representantes de los diversos países participantes.

También conviene hacer memoria de la polémica en la que se vio envuelto el representante sueco, Måns Zelmerlöw. Antes de ser conocido en nuestro país por su música lo fue por sus polémica declaraciones homófobas: “no es natural que los hombres quieran dormir con otros hombres”, matizando que “no hay nada malo en ello en absoluto, pero la cosa más natural del mundo es que los hombres y las mujeres hagan los niños juntos”.  Ante la polvareda que levantaron estas opiniones intolerantes, Zelmerlöw se vio obligado a emitir un comunicado en el que “quiero pedir disculpas a todos los que se hayan ofendido. Creo y espero que la gran mayoría sabe que respeto las difencias y todas las formas de amor”.

La representación española correrá a cargo de Edurne, con la canción Amanecer. “Es un tema que me ha llegado al corazón y deciros que es un estilo con el que España no ha participado. Estoy feliz y vamos a por todas”, aseguraba la artista. La de Collado Villalba (Madrid) se dio a conocer al gran público en la cuarta edición de Operación Triunfo (Telecinco), un programa del que llegó a ser finalista. Su participación en ¡Mira quién baila! (TVE) finalizó con el segundo puesto, pero la victoria en Tu cara me suena (Antena 3) relanzó su popularidad. En 2014 presentó el programa Todo va bien de Cuatro y desde antes de Navidad su nombre empezó a sonar en la mayoría de quinielas como representante española de Eurovisión, como finalmente ha ocurrido.

Tras la reciente conmemoración del Día Internacional contra la LGTBfobia nos hacemos eco de otro suicidio de un adolescente LGTB. En esta ocasión, sin embargo, la historia proviene de un país del que no suelen llegar noticias a España en el ámbito LGTB, la República Checa. Su nombre era Filip Havlíček y su muerte, ocurrida el año pasado, ha provocado toda una serie de reacciones, la última de ellas un “antipremio” al homófobo párroco de su localidad.

Filip se quitó la vida en febrero del año pasado, a los 14 años. Su suicidio causó una profunda conmoción en la República Checa. Se da además la circunstancia de que el chico era sobrino de Ester Janečková, conocida presentadora de televisión en ese país. Uno de los aspectos más llamativos de la historia fue el papel que jugaron diferentes sacerdotes católicos, muy singularmente el párroco del pueblo de Filip, Marián Benko, que en sus sermones trataba reiteradamente sobre la homosexualidad en términos condenatorios. Filip, que era católico, acabó por dejar de ir a la iglesia. Fueron precisamente sus sermones, unidos a la homofobia que encontraba entre los vecinos de su pueblo, los que le afectaron profundamente.

No acaba aquí el triste papel del párroco, que tuvo el mal gusto de pronunciarse contra la homosexualidad en el mismo funeral de Filip. Durante la celebración, un representante de una asociación LGTB habló públicamente y denunció la homofobia que había empujado al adolescente a quitarse la vida. Frente a ello, el párroco protestó, diciendo que los homosexuales tenían la obligación de “comportarse normalmente“. Esta reacción provocó una enorme indignación y llevó incluso a que fuera públicamente contradicho por otras personas de Iglesia. Es el caso de uno de los tíos de Filip, sacerdote y capellán del ejército: Ivan Havlíček. Fue rotundo. No sólo condenó las palabras del párroco sino que además habló abiertamente de la plena inclusión de las personas LGTB dentro de la Iglesia católica: “Veo a los homosexuales como a cualquier otro ser humano. En la Iglesia no hay ninguna indicación de cómo acercarse al tema. Deberíamos aprender a aceptarnos como somos. Como dijo ya Jesús: lo que no quieras que hagan contigo, no lo hagas tú“, afirmó.

No quedaron ahí las reacciones. Aunque más comedida, merece destacarse la intervención de Tomáš Halík, jesuita y presidente de la Academia Cristiana Checa, que señaló también lo profundamente inadecuado de la respuesta de Benko: “El escándalo causado por uno de los sacerdotes… es inaceptable desde el punto de vista de la Iglesia. Nosotros vemos a las personas con orientación homosexual como creación de Dios. Todos somos iguales. Todos, independientemente de su orientación sexual, tienen derecho a una digna ceremonia y despedida en la iglesia. Estoy convencido de que, sea cual sea la opinión del sacerdote, tendría que haber mantenido el decoro, sobre todo teniendo en cuenta a los familiares. Se tendría que haber guardado sus opiniones personales“.

La homofobia del párroco, “reconocida”

Si la historia ha vuelto ahora a la actualidad es gracias al ”reconocimiento” que ha merecido Marián Benko, el párroco de la localidad de Filip, que ha sido “galardonado” por la Asociación por la memoria queer (Společnost pro queer paměť). Esta organización ha querido hacer notar su homofobia otorgándole el premio “protiPROUD” (que se puede traducir como “anti-orgullo”).

En definitiva, un caso más entre tantos que habla de la urgencia de luchar contra la LGTBfobia, también en la República Checa, un país que aunque parte del antiguo bloque del este y país eslavo, tiene algunas características peculiares. Por un lado, la homofobia social es menor que en otros países de su entorno (con la excepción, quizá, de Eslovenia). Por otro, el peso de la religión es muy inferior al de otros países, pues no en vano se trata de uno de los países con mayores índices de ateísmo del mundo. Todo ello ayuda a entender que incluso desde la misma Iglesia católica hayan tenido que corregir al párroco.