"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Human Rights Watch presenta un completo informe que denuncia la situación de las personas LGTB en Irán

Se trata de una realidad desgraciadamente ya conocida, como ejemplifican los casos de Ebrahim HamidiReza, Alireza, Hamid y Amir Hossein o Nemat Safavi, entre otros. Ahora, sin embargo, la conocemos con mayor detalle. La organización de defensa de los derechos humanos Human Rights Watch (HRW) ha presentado un informe, basado en los testimonios de más de un centenar de iraníes, que hace un completo repaso de la situación de las personas LGTB en Irán, «víctimas tanto de los agentes del Estado como de particulares, en parte porque dichos actores saben que pueden abusar de ellas sin consecuencias».

Según ha constatado HRW, las fuerzas de seguridad de Irán recurren a leyes discriminatorias para acosar, arrestar y detener a personas que consideran homosexuales. Los incidentes suelen ocurrir en parques y cafés, aunque también ha documentado casos en los que allanaron casas y vigilaron sitios de internet. El informe presenta también casos en los que las fuerzas de seguridad maltrataron y torturaron a personas realmente LGTB o sospechosas de serlo. Varias personas han contado como fueron atacadas sexualmente o violadas.

Un ejemplo es la historia de Navid, un hombre gay de 42 años propietario de un café en las afueras de Teherán, que ha contado a HRW un ataque que sufrió en 2007 a manos de dos agentes de paisano. Lo capturaron cuando salía del trabajo, lo esposaron y lo llevaron a su casa. Lo arrojaron fuera del vehículo, le golpearon y le obligaron a entrar en la casa, donde le atacaron sexualmente. «[Uno de ellos] me introdujo su pene en la boca por la fuerza. Vomité y me ensucié. Me arrastraron hasta el baño y me lavaron con agua fría. Estuvieron golpeándome por todas partes durante todo el tiempo», ha contado. Los agentes se lo llevaron después a otra residencia, donde lo encerraron en una cocina maloliente y llena de cucarachas. «[Uno de los agentes] me quitó la ropa. Después me violó con una linterna y un bastón. Me tiró al suelo y me violó. Los otros le ayudaron».

El informe documenta también violaciones del debido proceso ocurridas durante el enjuiciamiento de personas LGTB. Los acusados de delitos de prácticas sexuales consensuadas con personas del mismo sexo tienen pocas posibilidades de recibir un juicio justo. Los jueces ignoran las disposiciones sobre pruebas del Código Penal en los casos de sodomía y suelen aceptar confesiones obtenidas mediante tortura y presión psicológica. En otros casos, los tribunales han condenado a acusados de sodomía basándose solamente en el «conocimiento del juez derivado de métodos consuetudinarios». Las disposiciones probatorias del Código Penal de Irán permiten a los jueces basarse en pruebas circunstancialmente débiles para determinar si se ha cometido un delito en ausencia de otras evidencias, o incluso ante la presencia de pruebas exculpatorias.

El Código Penal iraní criminaliza todas las relaciones sexuales fuera del matrimonio tradicional, y muy especialmente los «delitos» de relación entre personas del mismo sexo. Los castigos son severos, y pueden llegar a la pena de muerte cuando el juez determine que ha habido penetración. De hecho, Irán es uno de los únicos siete países con leyes que permiten ejecuciones por la conducta sexual consensuada entre personas del mismo sexo (llos otros son Mauritania, Nigeria, Arabia Saudí, Somalia, Sudán y Yemen). Desde la revolución iraní de 1979, los medios de comunicación han publicado muchas historias acerca de ejecuciones por relaciones entre personas del mismo sexo. La abrumadora mayoría son varones acusados de sodomía, entre ellos menores de 18 años cuando cometieron presuntamente el acto. El Gobierno iraní mantiene que la mayoría de estas personas fueron acusadas de violación. Y dado que en Irán los juicios por delitos contra la moral se celebran habitualmente a puerta cerrada, es difícil determinar qué proporción de los acusados son LGTB y qué proporción de las presuntas conductas delictivas fueron consensuadas. Y todo ello pese a que Irán ha ratificado, por ejemplo, la Convención sobre los Derechos del Niño, que prohíbe la imposición de la pena capital a personas que eran menores de 18 años en el momento de cometer el delito. 

Puedes descargar el informe completo, «Somos una generación enterrada: Discriminación y violencia contra las minorías sexuales en Irán», de 102 páginas (en inglés, formato PDF) pinchando aquí.

Veces compartido
Comentarios
  1. Pústula
  2. Ozores
  3. José Manuel Lucía Megías

Responder a Pústula Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido