"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Finaliza el plazo para que personas LGTB represaliadas durante el franquismo soliciten indemnización

El próximo 31 de diciembre finaliza el plazo para que las personas LGTB represaliadas durante la dictadura franquista y la transición puedan solicitar una indemnización por el tiempo pasado en la cárcel por su orientación sexual o identidad de género, según lo establecido por el actual Gobierno en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para el año 2013. Antoni Ruiz, presidente de la Asociación de Ex Presos Sociales, fue el primer homosexual al que se le reconoció el derecho a esta ayuda, que fue denegada en un tercio de los casos presentados.

Como él, se calcula que otras cinco mil personas LGTB pasaron por prisión en virtud de lo establecido en la Ley de Vagos y Maleantes (1954) y la de Peligrosidad Social (1970). “Negociamos con el Gobierno, pero el PSOE no quería que se les tachase de pro-gays, y no aceptaron las cuantías que pedíamos en base a los datos que manejábamos sobre el número de personas que podían solicitar dicha indemnización”, señala Ruiz. A ello añade que la idea inicial era “crear un fidecomiso” con los cuatro millones aprobados para este fin en los Presupuestos Generales del Estado para 2010. Sin embargo, sostiene que pelearon por lograr que “se entregase una cantidad de 12 mil euros en concepto de indemnización, y una pensión vitalicia de 800 euros mensuales” a los damnificados. Nada de esto llegó a cumplirse, y a día de hoy son solo 111 las personas que han obtenido esta indemnización.

Sobre el apoyo recibido por parte del PP, Ruiz asegura que “Siempre hemos contado con ellos y desde un principio apoyaron las indemnizaciones, aunque otras cosas no las hagan”. La única crítica que hace al Gobierno es que “Se han dado mucha prisa en cerrar el plazo para la presentación de solicitudes, aunque quizás no sea tan exagerado teniendo en cuenta que ya no están apareciendo más personas con intención de pedirlas”. Efectivamente, la demanda ha sido escasa en los últimos años debido a que “la mayoría de los represaliados han fallecido”. Por desgracia, esas víctimas no podrán disfrutar nunca de resarcimiento moral alguno.

Cuatro meses en prisión por homosexual

Ten cuidado con este, que es maricón”. Esas fueron las palabras con las que un agente de la policía “advertía” a su compañero de que Antoni Ruiz, la persona a la que acababan de solicitar el DNI en un control en 1995, era homosexual. Como es lógico, Ruiz no entendió nada y, asombrado por el comentario, preguntó por qué afirmaban tal cosa. “Si quieres saber más, búscate un abogado”, le respondió el agente. Y eso fue precisamente lo que hizo. A partir de ahí, descubrió con estupefacción que su nombre constaba en una base de datos junto a su orientación sexual, y en el año 2000 consiguió que dicho expediente fuese destruido, no sin antes hacerse con una copia del mismo. Tras esto, “empecé a tomar contacto con otras personas y así nació la Asociación en 2004”. Desde entonces, Ruiz no ha parado de luchar por los derechos legales y sociales de las personas LGTB.

Su historia, como la de otros muchos, es surrealista, cuando menos. Corría el año 1976 y, con tan solo 17 años, Ruiz le acababa de contar a su familia que era homosexual. “Mi madre, a falta de información y con lo que suponía ser gay en el Franquismo, se lo contó a una monja y esta me denunció ante la Brigada Criminal”. Relata que, poco después, “cuatro secretas se presentaron en mi casa y me llevaron detenido a la Comisaría de Valencia, y de ahí al calabozo”. Y allí pasó tres interminables días con sus tres noches, en las que fue sometido a inquisitoriales interrogatorios, con el fin de hacerle delatar a otros homosexuales de la zona, e incluso sufrió una violación “incitada por un gris que le dijo a otro preso que había en el calabozo que hiciese conmigo lo que quisiera porque yo era maricón”. Tras un juicio plagado de irregularidades y carente de toda garantía procesal, fue condenado a varios meses de prisión. Pasó varios días en la cárcel Modelo de Valencia y en la de Carabanchel, antes de ser trasladado a la prisión para homosexuales pasivos de Badajoz, donde estaría noventa días. El mismo día en el que cumplía dieciocho años fue puesto en libertad, después de que un cura avisara a sus padres del “lugar en el que su hijo se encontraba”. A partir de ahí, se vio obligado a cumplir un año de “destierro” a más de 100 kilómetros de su población natal. “Tiene gracia que una monja me metiera en la cárcel y un cura me sacase de ella”, comenta entre risas.

 

Veces compartido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido