"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

La pareja de jubilados chinos que salió del armario en una red social celebra una ceremonia de boda

Hace un par de semanas os presentábamos la historia de una pareja de jubilados chinos se que se animó  a salir del armario en Weibo, una red social muy popular en su país, animados por la campaña Big Love iniciada en Hong Kong a favor de los derechos LGTB. Tal y como prometieron entonces, ahora la pareja ha celebrado una ceremonia de boda (sin validez legal, ya que China no permite el matrimonio entre personas del mismo sexo) y ha difundido fotografías de la celebración. La iniciativa ha causado sensación en China, país desde el que poco a poco nos llegan muestras de una creciente visibilidad y de un mayor conocimiento de la realidad homosexual.

La pareja está formada por un profesor jubilado de Pekín, divorciado y padre un hijo, y un repartidor de agua embotellada. La pareja se habría conocido, precisamente, gracias a que este último le llevaba el agua a domicilio al primero. Acabaron enamorándose, y ahora forman una pareja a la que, según sus palabras, solo la muerte separará. Poco les ha importado que muchos de sus antiguos amigos, e incluso el hijo de uno de ellos, les hayan retirado la palabra. Ellos han defendido con firmeza su relación en Weibo, una especie de Twitter a la china, donde se han convertido en unos de los protagonistas del momento.

Las fotografías de la boda que la pareja ha difundido no dejan lugar a dudas del amor que se profesan, además de su buen humor. Rodeados de un grupo de amigos, la pareja celebró su enlace ataviada a la occidental, uno de ellos vestido de novio y otro vestido con un traje de boda femenino y un velo. La nota desgradable la puso el hijo de uno de los novios, que no acepta la salida del armario pública de su padre y que al parecer se presentó en la fiesta, apagó la música e incluso golpeó a alguno de los invitados.

Os dejamos con el vídeo de la pareja que ya reprodujimos en el anterior post que le dedicamos, en el que a dúo cantan La luna representa mi corazón, una canción de amor muy popular en China:

La situación de las personas LGTB en China

La situación de las personas LGTB en China parece estar mejorando, especialmente en las grandes ciudades, pero la intolerancia sigue siendo la tónica general. La República Popular China sigue sin ofrecer ningún tipo de reconocimiento de las parejas homosexuales, pese a los intentos de los activistas. La homosexualidad es legal desde 1997 y dejó de estar catalogada como enfermedad mental en 2001 (aunque la creencia de que se trata de una enfermedad curable aún sigue extendida), pero las autoridades no parecen simpatizar en exceso con la causa LGTB: obstaculizaron la celebración del primer Orgullo de Shanghái, boicotearon el certamen de Mister Gay China y votaron en contra de conceder estatus consultivo en Naciones Unidas a ILGA (International Lesbian and Gay Association).

En dosmanzanas hemos informado además de redadas en locales gays y sitios de cruising. En diciembre de 2009, sin embargo, se inauguró el primer local dirigido al público gay con apoyo económico del Estado. En enero de 2011, la celebración de otra boda gay simbólica ya despertó un tímido debate sobre la utilidad del matrimonio entre personas del mismo sexo para frenar las nuevas infecciones por VIH, en junio tuvo lugar la primera conferencia nacional sobre liderazgo LGTB en el país y en julio el Ministerio de Sanidad decidía permitir a las lesbianas donar sangre.

Pero si hay una realidad social dramática es quizá la de numerosos gays y lesbianas que se ven abocados a casarse con personas del sexo opuesto. Hasta un 70% de los hombres gays acaban contrayendo matrimonio con mujeres heterosexuales, según varios estudios, que indican que podría haber unos 16 millones de mujeres en esta situación. Hace ahora un mes recogíamos precisamente la decisión de un juzgado de Chengdu (en la provincia de Sichuan) que desestimaba la demanda presentada por los padres de una mujer que se suicidó hace año y medio después de descubrir que su marido era gay. A estos matrimonios hay que sumar los celebrados entre gays y lesbianas con el propósito de mantener una fachada de respeto a la tradición. Por ejemplo, la web chinagayles.com cuenta con más de 150 mil miembros, gays y lesbianas que usan el portal para encontrar “pareja” entre usuarios del otro sexo.

Para un análisis en profundidad sobre la historia del hecho LGTB en China, recomendamos la lectura de Los siglos de China (partes 1, 2, 3, 4 y 5). El periódico China Daily también ha publicado recientemente un extenso artículo sobre la historia de la homosexualidad en el país que puedes leer (en inglés) aquí, en el que entre otras cosas se destaca como en el pasado China fue una sociedad más tolerante con la homosexualidad que la occidental, mientras que ahora ha quedado rezagada. Una opinión significativa, si se tiene en cuenta que se trata de un medio controlado por el estado chino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.